El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

No, no voy a escribir sobre mi marido sino sobre otro compañero sin el cual no puedo dormir bien y que me acompaña desde hace justamente 7 años.
Me refiero a un aparato cuya mascarilla administra la terapia CPAP o Presión positiva continua en la vía aérea en español. En palabras sencillas, la maquinita genera aire que hace que respire normalmente mientras duermo.
Toda la vida he roncado y en México me habían dicho que una posible razón era mi tabique desviado, el cual me “arreglaron” cuando cumplí 18 años. Al poco tiempo se volvió a desviar y no quise saber más de operaciones.
No fue sino hasta hace 7 años que mi marido me comentó que no solo roncaba, sino que a veces dejaba de respirar por un par de segundos y que me tenía que mover para que respirara normalmente. Fui con un otorrinolaringólogo que inmediatamente me hizo una prueba sencilla de mi respiración y tuve que llenar un formulario relacionado a mi rutina diaria. Entre las preguntas se hacía mucho hincapié en el cansancio durante el día, a que si te quedabas dormido viendo la televisión o conduciendo. Mis hijas tenían en aquel entonces 4 y 5 años y mi cansancio extremo lo relacionaba a la actividad con ellas y no a la forma de dormir.
En fin, el doctor me mandó a una clínica de sueño en Hamburgo donde tuve que dormir una noche conectada a mil cables mientras era monitoreada por cámara. Curioso que en una clínica de sueño se duerma tan mal! Pero al parecer por las gráficas que me enseñaron al día siguiente había dormido entre 4 y 5 horas. El doctor que me las mostró, me dijo que padecía de apnea severa y que cada mañana amanecía como si hubiera corrido un maratón durante la noche. El esfuerzo de mi corazón era muchísimo y me dijo que tendría que dormir una noche más en la clínica para probar la terapia CPAP y ver si sería una solución para mi problema.

Y desde entonces duermo con este aparato al lado de mi cama y lo llevo a las vacaciones porque ya me da miedo dormir sin él, además de que me he acostumbrado tanto que si no me coloco la mascarilla tengo problemas para conciliar el sueño.
Es incómodo? Un poco, pero a todo se acostumbra uno y al tratarse de mi salud, el ruido del compresor y la mascarilla en la cara pasan a segundo término.
Cada año voy con el otorrinolaringólogo para control y no es necesario dormir en una clínica sino que me prestan un aparatito que mide la funcionalidad del dispositivo y si es necesario, el otorrino puede hacer los ajustes necesarios.
Para qué escribo sobre esto tan personal? Pues porque curiosamente en los últimos meses he hablado con varias personas que se quejan de sus parejas porque roncan mucho o incluso dejan de respirar por segundos como yo, o ellas mismas padecen de trastornos similares durante el sueño. Mi consejo: ir con un otorrinolaringólogo (HNO en alemán) para averiguar las razones y buscar una posible solución. Incluso en la clínica de sueño donde estuve dan conferencias y charlas sobre estos temas de forma gratuita y frecuente. Doy gracias a Dios que mi marido me alertó sobre mis espasmos, porque de no atenderse puede tener consecuencias fatales en algunos casos.

A cuidarse! Feliz semana!

Trapos y trapitos

Creo que la cocina es el lugar donde se presentan mas diferencias entre una pareja bicultural. Es increíble como heredamos hábitos y costumbres de nuestra casa sin darnos cuenta! Por ejemplo, cómo se acomodan las cosas en la alacena o en el refrigerador, si se cocina con aceite o mantequilla, cómo se guarda lo que sobra después de comer, etc. Pequeños detalles que simplemente vimos y aprendimos de pequeños y que implementamos en nuestro nuevo hogar sin percatarnos conscientemente de ellos.

Muchas diferencias entre parejas serán normales por la crianza familiar o porque las mujeres somos de Venus y los hombres de Marte, pero si a eso le agregamos el factor cultural, definitivamente pocas cosas habrá en común entre una mujer y un hombre de diferentes países que tienen que convivir diariamente en la cocina.

Ya tenemos 15 años de casados y hay una lista casi interminable de cosas que no hemos cambiado, ni mi marido ni yo a la hora de cocinar, limpiar o preparar los alimentos. Aquí algunos ejemplos:

– mi marido guarda lo que sobra de comer en el sartén u olla que se haya cocinado. Tengo un cajón lleno de recipientes plásticos, pero se le hace más fácil ocupar medio refrigerador con un sartén, eso sí con tapa con la mitad o menos de la comida que quedó.

– toda la vida he comido en platos y en Alemania es común cenar el pan con embutidos en tablas de madera o de plástico, costumbre que hasta ahora me parece rara, así que a la hora de poner la mesa colocamos 3 platos y una tabla para Tom 🙂

IMG_0016

– mi marido no tolera cosas “fuera de lugar” o en medio de la nada, y por lo mismo no puede ver mi “porta-cucharas” al lado de la estufa. Y dónde se supone que debo colocar la cuchara que uso para menear la sopa? Además compré una roja para que combine con la decoración 🙂IMG_0015

– casi diariamente comemos o cenamos con tortillas así que por comodidad dejo el comal (sartén plano) sobre la estufa. Siempre! y en la primera oportunidad mi marido lo guarda en el cajón, para yo tenerlo que sacar unas horas después a la hora de la cena! Y eso tooodos los días 🙂

IMG_0014

– la forma de lavar platos es muy diferente! Mientras que yo los enjabono con una esponjaIMG_0012 y luego los paso por agua limpia, los alemanes llenan el fregadero de agua jabonosa y los pasan por ahí quitándoles el resto de comida con un trapo, y de ahí a secarse con otro trapo. Gracias a Dios la mayoría de lugares tiene lavavajillas pero nunca falta un evento o una situación donde se tiene que lavar a mano y simplemente me quedó con cara de 😮

– y hablando de secar platos… tenemos lavavajillas como la mayoría de hogares en Alemania, pero siempre hay algo que debe lavarse a mano y lo dejo secando al lado del fregadero (como en México) y cuando esta seco lo guardo en su lugar. Mi marido no puede ver nada escurriendo, tiene que secarlo inmediatamente y guardarlo.

Y con qué seca los platos? Con un trapo especial… y a eso voy con esta entrada. Hace unos años vi una fotogaleria en el sitio de DW sobre cosas típicas alemanas y me llamó la atención ver una que decía: los alemanes utilizan un trapo diferente para cada cosa. Y si es cierto!

En casa hay una eterna discusión referente a los “secadores” que yo tengo colgados cerca IMG_0011del fregadero y en el horno… su uso? Para secarme las manos, sacar cosas calientes del horno, sacudir migajas y en caso de un accidente limpiar algo que haya caído al suelo. Para mi marido, el “secador” para secarse las manos tiene que ser de toalla y no de tela normal. Y para secar la vajilla tiene otros especiales de un material que no deja marcas en los vasos.

IMG_0013

Además, tiene trapos para limpiar ventanas, otros para limpiar el suelo y unos más para limpiar la superficie de la estufa (de inducción). Y el trapo que yo llamo “tela yes” (por la marca mexicana) es fuente de disgustos porque yo la uso para limpiar la mesa, el fregadero, etc. y mi marido la usa para lavar los platos!

Divertido, no? Definitivamente esto de las parejas o familias biculturales es interesante y enriquecedor. Conocer otras culturas no quiere decir que tengamos que cambiar nuestras costumbres o hábitos, sino que nos acostumbramos a vivir con diferentes o inventamos costumbres nuevas que combinen un poco de cada cultura. Así nuestro hogar tiene un poco de alemán y un poco de mexicano… la pregunta es: qué harán nuestras hijas en sus hogares?

“Noviazgo” infantil

Nuestra hija mayor como saben acaba de cumplir 12 años y el año pasado llegó de la escuela con la novedad que su mejor amiga “andaba” (ist zusammen) con otro compañerito del salón, es decir eran novios. Cabe mencionar que los dos tenían 11 años en aquel entonces.

Como mamá latina se pueden imaginar mi cara pero para no espantar a mi hija y hacerme la ignorante, le pregunté qué significaba “ist zusammen” a esa edad y en 6to año. Sinceramente no tenía ni idea y solo me dijo que su amiga estaba enamorada (verliebt) en el amiguito y que él le había preguntado por “whatsapp” si quería ser su novia.

Ah, bueno… pensé yo… se trata de esos noviecitos de juego que se agarran de la mano y listo… pero no! Al paso de las semanas, ya tienen 4 meses “juntos”, mi hija me fue contando que han ido al cine ellos solos, va uno o el otro a comer a la casa del otro y pasan toda la tarde juntos.

Y entonces ya no es el “noviazgo” que yo conocía de mis tiempos en el que se mandaban cartitas o dibujitos, se agarraban de la mano y todo sucedía en la escuela. Incluso los papás de la amiguita hablaron con los papás del “novio”. De qué y para qué no tengo idea!

Mmm… no sé que piensen ustedes pero yo sí me sorprendí un poco (o mucho). Desde hace años que me estoy preparando psicológicamente para el día que mis hijas traigan al novio a casa con 14-15, y ahora resulta que empiezan desde los 11-12!!!

No, no se trata de permitir o prohibir el noviazgo a X edad, sino de pensar si realmente es necesario adelantar tanto lo que tarde o temprano llegará. Porque claro, de las tardes juntos sigue el quedarse a dormir y por mas años que tenga viviendo en Alemania todavía no me parece que niños o pre-adolescentes pasen la noche con el “novio/novia”. Para qué? Para que empezar tan pronto? Por más que busco no encuentro respuestas que me convenzan.

Así que en estos meses he hablado mucho con Victoria de este tema y le he dicho que es normal que le gusten niños, que en su momento podrá enamorarse y que la vida aunque parece corta es muy larga y que seguro llegará un chico que la quiera y empiece una relación de noviazgo. Y sí, si le menciono edades… 15? 16 mejor, no? 🙂

Gracias a Dios no se trata de la mayoría de los compañeritos de mis hijas, sino de dos o tres que han empezado con el tema. Y lo mismo pasa con el uso de pastillas anticonceptivas entre chicas de 13-14 años, que aunque no es mayoría, ya me ha tocado oír argumentos como “más vale prevenir”, “de todas formas lo hacen”, etc. entre conocidas con hijas de esa edad. Y en ese aspecto también pienso que es muy prematuro y todavía no sé si mis hijas serán tan precoces con su sexualidad.

Definitivamente son aspectos culturales con los que tengo que aprender a vivir, pero no necesariamente implementar en casa sólo porque los demás quieran experimentar antes de tiempo. Qué necesidad hay de empezar con celos, decepciones amorosas y líos del corazón a tan temprana edad. Sí, también en mis tiempos los niños lloraban cuando la niña que les gustaba los “cortaba”, pero no había depresiones ni cosas por el estilo. Ahora todo se toma tan en serio y se va al psicólogo desde muy joven.

Todo a su tiempo y a disfrutar cada etapa de la vida sin prisas ni presiones. Al menos eso intento hacer con mis hijas y que ellas disfruten su infancia mientras dure, que la adolescencia y la adultez llegarán con seguridad y durarán lo suficiente para conocer el amor, el desamor y todo lo que conllevan las relaciones sentimentales 🙂

Entrevista sobre mamá

En Facebook algunas de mis amigas circularon una “entrevista” a sus hijos sobre ellas mismas y ni tarde ni perezosa decidí aplicarla a mis hijas pero un poco diferente. Quité, cambié y agregué algunas preguntas para completar 20, las imprimí y mis hijas las contestaron de forma individual.

Después de leer sus respuestas decidí escribir una entrada sobre sus respuestas en lugar de postearlas en mi perfil, donde seguramente generarían algunos “likes” o comentarios pero que en un par de días pasarían a la eternidad. De esta forma, en mi blog podré leerlas en el futuro y volverme a reír de sus ocurrencias.

Las preguntas son sobre mí y sobre lo que piensan de mí. Hubo sorpresas y aunque algunas respuestas ya las suponía, no dejaron de enternecerme y llenar mis ojitos de lágrimas. Amo a mis hijas y me encanta saber que ellas me aman (aún) 🙂

El cuestionario lo hice en español pero sus respuestas son una mezcla de alemán, español y “ale-ñol” 🙂 Lean ustedes mismos:

Qué es algo que yo digo?

V- “Recojan la recámara!”

C- “Recojan la recámara!”

Mmmm… creo que eso dicen todas las mamás, no?

Qué me hace feliz?

V- cuscheliar

C- que recojamos la recámara, cuscheliar

“Cuscheliar” es la modificación del verbo “Kuscheln” al español que significa: Hacerse mimos, acurrucarse y que en nuestro caso es el momento en que nos acostamos en mi cama y nos abrazamos, damos besos, cosquillas, etc. Y que sucede al levantarnos cada mañana (es parte del ritual diario), después de comer (tipo siesta) y después de cenar. Puede variar de 5 a 30 minutos 😉 Y sí, estos momentos me hacen MUY feliz y los aprovecho al máximo porque sé que son contados, aún y cuando ellas dicen que también de adultas seguirán “cuscheliando” con mamá 🙂

Qué tan alta soy?

V- 1,68 cm

C- 1,73 cm

Todavía me ven muy alta, más alta de lo que soy realmente (1,62)

Cuál es mi color favorito?

V- türkis, bunt (turquesa, de colores)

C- azul

Ambas tienen razón… el azul y todas sus tonalidades y todo lo que sea de colores, de preferencia “arco iris” 🙂

Qué es lo que más me gusta hacer?

V- auf FB gehen, im IPAD spielen (estar en FB, jugar con mi ipad)

C- cuscheliar!!!, pintar

Mmmm, perspectivas muy diferentes pero ciertas 🙂

Qué me hace sentir orgullosa de ti ?

V- que soy ordenada

C- que estamos muy bonitas y lindas

No pude evitar soltar la carcajada con la respuesta de Caty… sí, soy mamá cuervo

Cuál es mi comida favorita?

V- Chili (chile)

C- Bohnen Suppe (caldo de frijoles recién hecho)

Notese que soy y siempre seré mexicana 🙂

Cuál es mi artista favorito?

V/C- Shakira

Crees que podrías vivir sin mí?

V/C- NO!!!!

Así en mayúsculas y con signos de admiración.


Si pudiera ir a algún sitio, dónde estaría?

V- en Monterrey con Tito y Tita

C- México (Monterrey)

Tito y Tita son mis papás. Esta respuesta me sorprendió un poco porque esperaba que escribieran la playa o algún lugar exótico que ellas saben que quisiera conocer, pero parece que mi nostalgia por Monterrey es más que clara.

Cuál es mi programa de televisión favorito?

V/C- Tatort

Un programa policíaco alemán que transmiten los domingos por la noche.

Qué es lo que amo?

V- Nosotros

C- Besos

Ambas respuestas con sus respectivos corazoncitos dibujados. Y Caty se refiere a sus besos.

En qué soy buena?

V- pintar, cocinar

C- dormir, pintar, cocinar…

Qué hago para trabajar?

V- Spanisch Unterricht, irgendwas mit Computer (clases de español, algo con computadoras)

C- Spanisch Lehrerin, Spanishnachhilfe (maestra de español, asesoría a alumnos)

Qué no me gusta?

V- Que no recojemos

C-Unordnung (desorden), mascotas

Y dale con recoger la recámara. Creo que las estoy traumatizando, no?

Qué me pone triste?

V- las notas de la escuela

C- Tito y Tita en México donde están (hay) problemas

La respuesta de Caty me puso sentimental…

Qué te gusta más de mi?

V- TODO (tu estilo, tu pelo, tu cuerpo)

C- tu pelo, tu cara, tu pansita

Qué risa! Sí, a Caty le gusta mi pansita!!! Que yo digo jugando que tengo panza por no hacer ejercicio, y ella dice que le gusta mi pansita. Por otro lado me sorprende que mis hijas vean una belleza exterior que no creo tener y que ha subido mi autoestima 🙂

Qué no te gusta de mí?

V/C- nada!

Menos mal no se acordaron de mis regaños 😉

En qué te pareces a mí?

V- Estoy bonita, porque tú eres bonita

C- los ojos y las uñas

Qué te gusta hacer conmigo?

V- cuscheliar, todo!

C- cuscheliar


La entrada queda perfecta para el día del amor y la amistad (14 de febrero) que se celebra mañana. Comercialmente se celebra el amor de pareja, pero nosotros celebramos todo tipo de amor ( de pareja, de padres-hijos y de hermanas). En Alemania eso de regalar detalles o dulces a los amigos de escuela no se acostumbra 😦 y mi marido desde que eramos novios me regala flores y chocolates. En los últimos años nos hemos acostumbrado a hacer tarjetas o cartitas para los demás y hago una cena especial para celebrar nuestro amor de familia 🙂

Amo a mis hijas y aprovechando la ocasión les cuento lo que dijeron mis hijas la semana pasada después de haber visto unos álbumes de fotografías de nuestro noviazgo y los primeros años de casados… ambas me dijeron:  “mami, eres una top model!!!” y me mostraron las fotos donde según ellas parezco modelo de pasarela. Ya se pueden imaginar cómo me puse… y me las quería comer a besos. Son simplemente mi mayor tesoro y espero Dios nos conceda muchos años mas de esta convivencia llena de amor, besos, cosquillas, abrazos y momentos cursilindos 😉

Feliz día del amor y la amistad!

Por fin! Mascotas en casa

Creo que no hay niño en este mundo que no deseé una mascota en su vida, sea un perro, gato, conejo o tortuga. De niña en casa siempre hubo uno o más gatos (cuando se reproducía la gata) y mi marido solo disfrutó una vez de un conejo mientras llegaba la Navidad para sacrificarlo. Así que podríamos resumir que no somos los amantes #1 de mascotas y logramos vivir casi 15 años sin ellas.

Desde que nuestras hijas estaban en el jardín de niños han soñado y nos han pedido todo tipo de mascotas, desde hamsters, gatos o conejos. Claro, la mayoría de sus amiguitas tenían y cuando volvían de sus casas después de jugar nunca faltaba la pregunta de rigor: ¿Y porqué nosotros no tenemos “X” animal?

Los argumentos eran muchos: un animal necesita espacio, en invierno tienen que estar adentro y no hay donde ponerlos, cuestan dinero, las mascotas implican cuidado y responsabilidad de sus dueños, etc. pero el mejor era: quién lo cuidará cuando nos vayamos de vacaciones?! En los buenos tiempos solíamos pasar hasta 6 semanas en México y con ese argumento sobrevivimos mi marido y yo muchos años, pero ahora los viajes tan largos son improbables y la insistencia por otro lado iba en aumento.

El año nuevo la pasamos en la casa de unos amigos, cuya hija tiene 2 ratoncitos de mascota en su habitación. Y esta vez no pudimos contra los argumentos de nuestras hijas que ya están más grandes (10 y 12): nosotros los cuidaremos, los pagaremos y nos encargaremos de ellos. Obviamente me refiero a dos ratoncitos también!

img_0117

Después de varias pláticas familiares, mi marido y yo accedimos. Con el dinero que recibieron de Navidad compraron:

  • dos ratones o gerbillos que sería su nombre correcto
  • el lugar donde vivirán
  • accesorios y alimentación

Y han prometido:

  • atenderlos
  • cuidarlos
  • jugar con ellos
  • y sobrevivir el día que enfermen o mueran

“Jack” y “Cookie” (ambos machos) llegaron a casa el 19 de enero y se han adaptado muy bien a sus nuevas dueñas y a su nuevo hogar. Para quien no conozca este tipo de ratón, les cuento que aquí son muy populares como mascotas, viven en los desiertos de Mongolia y llegan a vivir 3 o 4 años en cautiverio.

Cada mañana las niñas les cambian el agua, limpian su baño de arena y les colocan comida especial… verduras frescas pueden empezar a probar en un par de semanas. Por la tarde que llegan de la escuela juegan con ellos y revisan su comida y área de juegos.

img_0005_2

Sobra decir que nuestras hijas están felices con sus nuevas mascotas y veremos cuánto sobreviven bajo sus cuidados. Si ellas están felices, yo también 🙂

Una de las cosas que me sorprendió cuando llegué a Alemania fue la poca variedad de vasos y platos desechables en los supermercados y su uso casi nulo en eventos públicos.  Y desechables con algún personaje para fiestas infantiles era algo muy difícil de encontrar.img_0114

Para los alemanes no es raro ver un pequeño espacio en el súper destinado a servilletas, vasos, cubiertos y platos de plástico , pero para alguien que viene de una cultura donde el desechable ocupa un pasillo entero en cualquier supermercado sí lo es.

Han pasado casi 15 años desde que llegué y 12 desde la primera fiesta infantil que organicé en este país y ahora sí podría comprar platos de las princesas de Disney o de Bob Sponge en mi súper local, pero ya no lo hago. Ya me hice anti-desechables 🙂

En el jardín de niños, donde los pequeños desayunan todos juntos a media mañana se usan ikeaplatos y vasos de vidrio que ellos mismos enjuagan al terminar de desayunar. En la escuela primaria, los niños no desayunan en mesas, sino en sus escritorios o en el patio y no es necesario sacar platos o vasos. Pero en los eventos como inicio de cursos, tarde de lectura o festival de Navidad, se usan platos y vasos de plástico duro (IKEA) que se pueden lavar en el lavavajillas o rápidamente a mano. Nuestra primaria local tiene 100 alumnos aproximadamente y nunca vi un plato desechable en los 5 años que mis hijas estudiaron ahí.

El desayuno internacional al que asisto mensualmente se realiza en un salón comunitario donde la cocina tiene suficiente vajilla para las asistentes, pero como no se alcanza a lavar todo y muchas veces faltan manos, la organizadora nos pide que cada quién lleve su plato, taza y cubiertos cada mes. Lo mismo se hace en días de campo organizados por la escuela, en excursiones o eventos al aire libre: cada familia lleva sus platos, vasos y cubiertos no desechables.

En las ferias o festivales la comida rápida por excelencia es la salchicha asada que se sirve en un pedazo de papel (que no puedo llamar plato) que tiene una tira para agarrar la tellersalchicha (ver foto), así se evita el uso de cubiertos y en algunos casos de servilleta. Las papas fritas se entregan en un platito de cartón muy pequeño o en un cono/cucurucho de papel. Otro tipo de comida como crepas, champiñones, torta/sandwich de pescado, etc. se sirve también en platos minúsculos de papel o en servilleta. Es muy raro ver platos desechables de plástico en este tipo de eventos.

Y vasos? Menos! En Alemania servir la cerveza en un vaso desechable es una grosería, así que el tarro o vaso de vidrio donde se sirve se cobra de forma temporal: lo que llaman “Pfand” (depósito) y que se devuelve cuando regresas el vaso al local. Lo mismo funciona

bier

Vaso para cerveza

en los mercados de Navidad donde el vino caliente, ponche o chocolate se sirve en tazas de cerámica y que se cobra en 3 o 4€ por si te quieres quedar con ella de souvenir. En algunos eventos se maneja el vaso de plástico duro para cerveza o refresco que también lleva “pfand”, el cual se puede lavar y volver a utilizar.

Todo sea por la ecología, el sabor de la bebida o la limpieza. El uso de material desechable además de general toneladas de basura que pueden terminar en calles y parques, afectan al medio ambiente y en Alemania es sinónimo de informalidad, así que en carnes asadas, fiestas de cumpleaños y días de campo no uso platos ni vasos desechables.

Desde hace un par de años se empezó a vender el “Coffee to go” en panaderías y pequeños quioscos en vaso desechable de cartón. Y no tardaron mucho en sacar la primera iniciativa de vender el café con “pfand” en Freiburg. Desgraciadamente con poco éxito pero no dudo que este tipo de proyectos sigan apareciendo de forma aislada, más hoy en día que la preocupación por el medio ambiente y la ecología es tema en todas partes.

El término “Pfand” es el mismo que aplica para las botellas de vidrio o plástico que se regresan para ser recicladas. En casi todos los supermercados se pueden encontrar máquinas donde se introducen las botellas y se imprime un papel con el valor del material recibido. No se trata de “vender” las botellas, sino de recibir lo que se pagó por la botella al comprar el refresco o la cerveza. Aquí pueden ver un vídeo de como funcionan estas máquinas que ahí mismo trituran el plástico 🙂

Ojalá esta pasión por el reciclaje se copiara en todo el mundo y no al revés! Porque eso de encontrar platos de princesas y servilletas de Winnie Pooh en el supermercado indica que la idea de “consumismo” desechable esta llegando a estas tierras, cosa que no me agrada en lo absoluto! A poner cada uno su granito de arena evitando el consumo exagerado de material desechable, o no?

P.D. En estos días vi el siguiente documental que me partió el corazón… creo que aquí en Alemania nunca he visto vasos de unicel (poliestireno) y qué bueno! DI NO AL UNICEL!

 

Atracciones en Hamburgo

Como saben, vivo en el norte de Alemania en una ciudad a 60 kms de Hamburgo y esta vez voy a escribir sobre dos atracciones que acabo de conocer en esta bella ciudad. La primera ya tiene algunos años en operación pero como nuestra hija menor todavía no podía entrar tuvimos que esperar hasta ahora para conocerla. La segunda debería haber sido inaugurada hace 7 años pero por causas que no vale la pena recordar, apenas se terminó y aunque no la conocimos por dentro si pudimos apreciarla por fuera 🙂

Ambas atracciones las conocimos el mismo día: en el cumpleaños #12 de nuestra hija mayor que como siempre coincidió con las vacaciones navideñas y sólo el papá tuvo que pedir el día libre.

La primera parada fue el “Hamburg Dungeon”, una exposición interactiva donde se presentan diversos eventos importantes de la historia de Hamburgo a lo largo de 90 minutos. La atracción existe desde el año 2000, pero en el 2008 se inauguró el punto final de la exposición que consiste en una “caída libre” de 8 metros y en el 2014 se renovó el paseo en barco que simula la época de contrabando en 1700.

hd

La gente se organiza en grupos de 20-30 personas que van caminando por pasadizos y túneles para presenciar en diversas paradas hechos históricos como el gran incendio de Hamburgo en 1842, la Inquisición o la Peste. Como pueden imaginar, gran parte del recorrido es a oscuras, y con actores que representan su papel a la perfección causando miedo o pánico a los asistentes. Por esta razón sólo se permite la entrada a mayores de 10 años y bajo su propio riesgo, los niños de 8 a 10 años deben ir acompañados por un adulto y firmar un papel de autorización. La verdad es que no lo recomendaría, ya con 10 años mi hija menor que es bastante valiente estaba muuuuuy asustada a medio recorrido.

Desde hace años que tenía ganas de visitar este “calabozo” (Dungeon) y finalmente se me hizo conocerlo en compañía de mi marido e hijas. Una atracción que vale la pena, pero que como pueden imaginar esta dirigida al público alemán, ya que los actores solo hablan este idioma y aunque en algunas paradas unas pantallas incluyen subtítulos (inglés) en su programación, no es suficiente para entender todo lo que se ve. Además, en casi todas las estaciones se elige a uno o dos voluntarios entre el público y si no hablas alemán, será difícil participar 😉

Después del susto, la caída libre y las sorpresas no tan agradables del espectáculo nos fuimos a comer al “Markthalle Hafencity” que esta a un par de cuadras y en el que se encuentran 10 diferentes restaurantes de todo tipo de comida. Mis hijas se decidieron por una pizza, mi marido por una hamburguesa y yo por comida hindú. Todo muy rico!

El día estaba frío pero soleado así que seguimos caminando por esta parte de la ciudad llamada “HafenCity” donde se encuentra la “Speicherstadt” (ciudad de almacenes), que desde el 2015 es Patrimonio de la Humanidad. Y es aquí justamente donde se encuentra la segunda atracción que conocimos ese día: la Filarmónica del Elba (Elbphilarmonie), un edificio modernísimo construído sobre un antiguo almacén de cacao.

Nosotros íbamos acercándonos y tomando fotos encantados por la majestuosidad y el poderla ver terminada desde tan cerca. Cabe mencionar que se tardaron casi 10 años en terminarla, así que desde hace años la veíamos inconclusa como parte del paisaje del puerto. Pero el tenerla enfrente y terminada nos tenía con la boca abierta, cuando nos percatamos que podíamos hacer fila para subir a la “Plaza” del edificio de donde se puede apreciar el puerto en todo su esplendor. Para subir hay que obtener boletos que son gratuitos pero necesarios para poder entrar. Hicimos la fila en taquilla, nos dieron nuestros boletos, volvimos a hacer fila para entrar y subimos por una escalera eléctrica larguísima! 82 metros!

Estaba todo llenísimo de gente igual de curiosa que nosotros! Paseamos por la plaza y tomamos muchas fotos de las vistas de Hamburgo:

img_5582

Si visitan Hamburgo, no duden en visitar esta parte de la ciudad y sobre todo, conocer la “Elphi”, el nuevo símbolo de la ciudad que seguramente atraerá muchos turistas cada año. Incluso el New York Times incluyó a Hamburgo entre los Top-10 destinos a visitar en el 2017!

Y si quieren conocer más detalles de esta construcción única en el mundo, les recomiendo este vídeo que está en alemán pero las imágenes dicen más que mil palabras:

https://www.zdf.de/dokumentation/zdf-reportage/die-elbphilharmonie-106.html

Un día muy especial, lleno de lindos momentos, sorpresas y aventuras! Sin duda, uno de los mejores cumpleaños de nuestra Victoria que ya es pre-adolescente 🙂

El 2016 se fue en un abrir y cerrar de ojos, y al final del año no queda más que recordar los lindos momentos que pasamos y hacer planes para el año que está por comenzar. Esta vez celebramos con unos amigos que viven en Flensburg y el día 1 de enero cuando llegamos a casa decidí poner en práctica una dinámica familiar:

Entregué a cada miembro de la familia una hoja en blanco y pusimos como título “2016” para después apuntar todas las cosas buenas que logramos, lugares que visitamos, experiencias positivas y bonitos momentos. Una vez escritos, por turnos cada uno leímos nuestros apuntes y comentábamos en familia si otros miembros habían apuntado lo mismo.

En mi lista no podían faltar:

Después les pedí que escribieran por el otro lado de la hoja “2017” y en una lista pusieran todos los planes o propósitos para el año nuevo. Esta vez no los leímos en voz alta, sino que rolamos las hojas y en un pequeño “post-it” cada persona podía agregar un “propósito” a los demás. Al final recibimos nuestra hoja con 3 “recomendaciones” que cada uno podía o no incluir en su lista de forma definitiva. Fue muy interesante ver los comentarios de los demás y la mayoría fueron aceptados.

Algunos de mis planes y propósitos para el 2017 son:

  • celebrar nuestro 15. aniversario de casados con un crucero por el Mediterraneo con nuestras hijas en Octubre y conocer Roma, aprovechando que partimos de ese puerto
  • hacer ejercicio 2-3 veces por semanaphoto-on-2-01-2017-at-16-52
  • encontrar la forma de practicar y seguir mejorando mi alemán
  • celebrar de forma especial mis XV años en Alemania
  • seguir escribiendo en este blog y lograr los 500 likes en mi página de FB
  • organizar el reencuentro de las mexicanas en Hamburgo

De momento no hay plan para viajar a México aunque ganas no me faltan. Si no se da la oportunidad este año, seguro vamos en el 2018 🙂

Les deseo lo mejor para este nuevo año y aprovecho para agradecer a mis lectores que sigan acompañándome en mis experiencias de este lado del mundo. Seguro el 2017 traerá muchas sorpresas, aventuras y nuevos momentos que compartir.

an%cc%83o-nuevo

 

Este año no solo visité el mercado de Navidad de mi ciudad (Stade) como es costumbre, sino que nos fuimos de tour al este de Alemania para conocer los de Dresden y Berlín. No puedo decir que conozco muchos pero en los últimos años he tenido oportunidad de visitar los del norte de Alemania como Hamburgo y Bremen, y el año pasado el de Magdeburg.

Mucha gente me decía constantemente que en los mercados de Navidad del norte no se venden tantas artesanías como en los del sur y que más bien se concentran en los puestos de comida y bebida. Así que decidí comprobar esta teoría en nuestro tour… y sí! Efectivamente, sobretodo en el de Dresden, venden muchísima artesanía local con todos los materiales que se puedan imaginar: vidrio, metal, cerámica, madera, estambre, encaje, lana, cuero, cristal, etc.

Aprovechando que mi marido tomó unos días de vacaciones previos a la Navidad empezamos el tour el 21 de diciembre en Dresden donde pernoctamos dos noches en un hotel localizado en el corazón de dicha ciudad. Dejamos el coche en el estacionamiento del hotel y recorrimos a pie todo el centro, en el cual se localizaban 5 o 6 mercados de Navidad. Los que mas me gustaron fueron:

  • Striezelmarkt Dresden. Uno de los más antiguos de Alemania que se instaló por primera vez en 1434! Sí, hace 582 años para ser exactos! El de mi ciudad cumple este año apenas su 50. aniversario 🙂  La atracción mas importante de este mercado es su pirámide de casi 15 metros de altura que es la más grande de Europa.Y como nos subimos a la pequeña rueda de la fortuna del mercado pudimos apreciar mejor toda la plaza donde se encuentra:

Lo que más me gusto es que cada puesto del mercado tiene una decoración diferente en la parte de arriba que lo hace único. Aquí les pongo algunos ejemplos:

  • Advent auf dem Neumarkt. Este mercado está localizado en una plaza muy cercana a la iglesia “Frauenkirche” y tiene unos pinos grandísimos decorados con estrellas iluminadas. Aquí nos tomamos el tradicional vino caliente y probamos diferentes platillos que no venden en los mercados que ya conocía. Y como “highlight” de la noche escuchamos a un pianista que tocó piezas maravillosas en su piano iluminado:
  • Traditioneller Weihnachtsmarkt an der Frauenkirche. Este mercado está muy cerca del anterior pero en lugar de instalarse en una plaza, los estands están en las calles contiguas a la Iglesia. Muy acogedor y para no perder la costumbre también aquí nos tomamos algo, pero no el tradicional vino caliente sino un “Feuerzangenbowle” que se sirve con un pedazo de azúcar encendido 🙂
  • Mittelalter- Weihnacht im Stallhof. Mi favorito! Este pequeño mercado es algo espectacular! Como su nombre lo indica, esta situado en la Edad Media y no hay detalle que no cumpla con dicha época: ropa, utensilios, comida, bebida, atmósfera y hasta la moneda a usar, que obviamente es el Euro pero que en el mercado llaman “Taler”. Uno se transporta a la Edad Media y ve a los artesanos, cocineros y vendedores en su papel, incluso no pueden andar por ahí con teléfono celular.  100% recomendable!

Y para cerrar con broche de oro nuestra estancia en la bellísima ciudad de Dresden cenamos en un restaurante tradicional en un sótano del centro que se llama “Pulverturm”, y donde también la decoración, el vestuario de los meseros y el ambiente es de la Edad Media. Comimos lechón y disfrutamos de una velada inolvidable!

Como estaba planeado el 23 de diciembre lo pasamos en Berlín, justo unos días después del atentado en uno de sus mercados de Navidad y donde fallecieron 12 personas. Desde que estábamos en Dresden notamos el exceso de policía en los mercados y en Berlín había todavía más. Afortunadamente la gente no dejó de asistir a los mercados y encontramos un ambiente tranquilo y alegre en los dos que visitamos:

  • Gendarmenmarkt. Esta situado en el centro de la capital alemana y no es muy grande pero sí muy acogedor. Probamos unas papas a la “Mexiko” y nos tomamos el tradicional ponche navideño. Paseamos por sus estánds y luego visitamos la Puerta de Brandenburgo donde se suponía que habría un pino de Navidad decorado con esferas mexicanas. Vimos el árbol pero no tenía esferas mexicanas sino unas normales y simples. De todas formas nos tomamos la foto del recuerdo y tomamos el metro para dirigirnos a la “Alexanderplatz” donde nos encontraríamos con unos amigos.
  • Alexanderplatz. Este mercado es grandísimo y no lo recorrimos a detalle porque la mayor parte del tiempo la dedicamos a tomar algo con nuestros amigos para ponernos al corriente de nuestras vidas ya que no nos veíamos desde hace 6 años. El “highlight” del día fue subirme al carrusel con mis hijas y mi amiga, algo que no sólo fue divertido sino mágico! Mis hijas también se subieron a la gigantesca rueda de la fortuna y apreciaron el mercado desde las alturas 🙂

Después de 5 horas en Berlín tuvimos que partir ya que nos esperaban a cenar en casa de los abuelos paternos donde pasaríamos la Navidad. Definitivamente este tour por los mercados navideños fue una gran idea y seguro lo repetiremos cada año, siempre buscando nuevos rincones para descubrir más artesanías, probar nuevos sabores y disfrutar los días de Adviento en este ambiente único y muy alemán.

Para mi colección de tazas no podían faltar una de cada mercado visitado. No compré más porque no siempre son bonitas, y éstas si me gustaron mucho:IMG_5213.jpg

Aprovecho para desearles un año nuevo lleno de sorpresas, aventuras y bendiciones!!! Hasta la próxima!

Me hubiera gustado haber publicado esta entrada desde principios de diciembre, pero como cuenta con información “sorpresa” para algunas personitas, no quedó mas remedio que postearla hasta después de Navidad. Sorry! De todas formas creo que esta entrada podrá servir de inspiración para muchos de ustedes para el próximo año 😉

Los calendarios de adviento son parte fundamental de la cultura navideña en Alemania, y desde que las niñas estaban en el jardín de niños nunca han faltado en nuestro hogar. Empezamos con los sencillitos de chocolates para luego migrar a los de juguetitos como Playmobil, Monster High o Barbie. Desde el año pasado las niñas hacen uno para su hermana y como pueden ver, las beneficiarias principales de esta mercadotecnia son nuestras hijas. Para no desentonar, Tom y yo nos compramos uno de chocolatitos para también poder abrir una puertita cada mañana.

Pero este año una amiga alemana me invitó a participar en un calendario de adviento entre amigas y como me gustó tanto la idea organicé otro entre mis amigas, así que tuve oportunidad de abrir DOS calendarios de advientos hechos para MI! No sé que disfruté más, si la planeación o abrir los regalos, pero de lo que si estoy segura es de que hasta ahora este año ha tenido el mejor tiempo de adviento en los 14 años que tengo viviendo en este país.

Mi amiga me invitó desde octubre a formar parte de un proyecto el cual no entendí muy bien al principio, después me explicó a detalle y me animé a participar. La idea consiste en contar con 24 participantes más el organizador, de tal forma que cada uno prepara 24 regalitos con un número asignado del 1 al 24. Los regalitos son pequeños detalles y en este caso se nos pidió que de preferencia fuera hecho por uno mismo (selbstgemacht, algo muy alemán) pero no estaba prohibido comprarlo 😉

La organizadora pone una fecha límite para la entrega de los paquetes y dos días después de esa fecha (todo antes del 1 de diciembre), podemos pasar a recoger nuestro “calendario de adviento”, que tiene 23 regalitos de las participantes más el de la organizadora que se coloca en el número que nos tocó. A mí me asignaron el número 19, así que entregué 24 paquetitos con el número 19 que la organizadora repartió entre las participantes y para que no me tocara mi mismo número 19, ella colocó SU regalo en el 19. Suena complicado, pero no lo es 🙂

De las participantes solo conozco personalmente a dos de ellas, así que me decidí por una manualidad navideña que encontré en Pinterest: un adornito basado en una veladora eléctrica en forma de monito de nieve.

Hice tres modelos diferentes: con gorrito negro, con gorrito de invierno y con orejeras. Además les coloqué una tarjetita a juego y siguiendo las instrucciones de la organizadora, puse los 24 regalitos en una caja etiquetada con mi nombre y número (19).

img_3713

En esa misma caja se me entregaron mis 24 regalitos de regreso, listos para abrirse del 1 al 24 de diciembre:

img_4249img_4256

La idea me pareció genial y muy original y dado que a finales de noviembre estaba planeada una posada con mis amigas mexicanas que conocí en el encuentro de Kassel, no dudé en preguntarles si estaban interesadas en participar en algo similar. Sólo se apuntaron 20, pero aún así decidimos hacerlo. Asigné los numeritos y esta vez yo sería la organizadora así que tenía oportunidad de regalar algo mas personalizado.

Desde el principio tuve la idea de que fuera algo mexicano y pensé en hacer un pequeño nacimiento, pero no encontré algo rápido y sencillo por lo que descarté la idea. Mmmm, seguía dandole vueltas a la cabeza mientras que hacía unas manualidades navideñas para mi ahijada, y CLICK! Haría algo con fieltro y lentejuelas, ya que de cada paquete siempre me sobra material… pero qué? Finalmente Dios me iluminó y decidí hacer pequeñas piñatas para decorar el pinito, eso sí, con el nombre de cada una de las participantes bordado en ellas.

Me tardé más de lo esperado pero disfruté cada puntada pensando en cada una de mis amigas, en el tiempo que tenemos de conocernos y en el destino que nos ha puesto en el mismo camino. Usé muchos colores y agregué una tarjetita en cada paquete:

No todas las participantes fueron a la posada pero enviaron sus regalitos por correo y con la ayuda de las chicas, hicimos la repartición de cajitas y bolsitas para completar 21 calendarios de adviento. img_4073
Como sólo eran 20 regalitos en este calendario mis hijas decidieron hacer los 4 restantes para completarlo 🙂

img_4252

A mis hijas les gustaron mucho las piñatitas y me pidieron una para ellas, así que bordé 4 más para nuestro arbolito de Navidad:

img_4010

Al igual que mis hijas, este adviento disfruté abriendo regalitos que alegraron cada uno de los días hasta la llegada de la Navidad! Si les gustó la idea, no duden en ponerla en practica con amigos, familiares o conocidos! Vale la pena, se los aseguro!

Aquí tienen algunas ideas. Cada regalo fue especial y tiene un lugar especial en mi casa o en mi estómago, jiji… porque muchos eran para comer y no quedó mas remedio que consumirlos 🙂

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Creo que no es difícil identificar los regalos de mis amigas mexicanas de los de las alemanas 🙂 Todos bellos, no creen?

El siguiente texto viene en uno de los libros que uso para enseñar español a mis alumnos universitarios y queda perfecto como introducción al tema que quiero comentar: cómo se aprende en Alemania y cual es la función de los profesores, los alumnos y los padres de familia.

–Veronica, tú eres alemana, ¿no?
– Soy de Leipzig, en el este de Alemania.
–¿Y qué estudias aquí en España?
–Estoy estudiando Económicas.
–Ajá, económicas. Y… ¿cómo has venido?
– Vine el año pasado con una beca Erasmus, pero me he quedado también este año porque me lo estoy pasando muy bien.
– Aja, qué bien. ¿Y qué tal en la universidad?

– Bueno, la verdad es que la universidad es muy diferente de mi país y he tenido que acostumbrarme.
–Ah, sí, ¿por qué?
– Bueno, en Alemania el sistema es más libre, puedes elegir tus asignaturas y organizarte tu horario… es más flexible. Lo más extraño es tomar notas de todo lo que dice el profesor, apuntes como dicen aquí.

–¿Por la lengua o por…?
– Bueno, la lengua es un problema, claro, porque los profesores hablan muy rápido, pero es el hecho de tomar apuntes de lo que dice el profesor y luego escribirlo en el examen. Eso me parece raro. En Alemania tenemos que leer mucha bibliografía, investigar sobre un tema que nos interesa… me parece más profundo.
– Claro, y la clase será más participativa, entonces, ¿no?
– Sí, mucho más. Aquí tengo la sensación de que todo el mundo escribe y nadie hace preguntas. En Alemania hay más discusión, más participación…

Mis hijas todavía no están en universidad, pero desde primaria he notado que el sistema educativo alemán es muy diferente al de México. Y no, no me refiero solo a la estructura y distintos tipos de escuela que ya he comentado en otras entradas sino a la forma de enseñar y aprender.

En la primaria de mis hijas siempre dejaron muy poca tarea, máximo 30 minutos que normalmente incluían solo tareas de matemáticas y alemán. Los exámenes no son acumulativos y en general solo había uno por materia por semestre, además de dictados esporádicos en alemán. Y lo que más me llamaba la atención era el porcentaje asignado a la “participación oral” que en algunas materias llegaba a ocupar el 60% de la calificación final.

Qué incluye dicha participación (Mündliche Mitarbeit)? Aunque hay reglas y estatutos para calificarla, cada maestro puede o no incluir la disciplina, las tareas, el trabajo en equipo y la participación activa en clase en la nota oral. Así que desde pequeños se fomenta hablar en público, contestar a las preguntas del profesor, pasar al pizarrón, etc. Lo cual me parece excelente pero qué pasa con los niños tímidos o introvertidos? Yo lo fui y mi hija mayor también, pero a diferencia del sistema mexicano donde los exámenes escritos prácticamente forman el total de la calificación final, mi timidez no afectó nunca mis notas como ha pasado con Victoria.

De hecho ese fue tema de discusión para elegir la secundaria ya que una de sus profesoras opinaba que el Gymnasium no era la escuela adecuada para ella, a pesar de ser ordenada, responsable y estudiosa. Su maestro titular confió en que con el paso del tiempo Victoria se desenvolvería mejor y nos recomendó inscribirla al Gymnasium.

Ya lleva año y medio en dicha escuela y ahora entiendo mejor el miedo de su profesora. Definitivamente la calificación oral es muy importante, incluso a veces tiene mayor peso que la escrita y como si no fuera suficiente, los exámenes escritos no sólo incluyen datos que pueda uno memorizar, sino que piden explicaciones, argumentos y descripciones que requieren de un desarrollo mental muy parecido al oral.

En mis tiempos de estudiante (no sé si ahora sea diferente) los exámenes se basaban en datos memorizados y casi nunca tuve que dar explicación u opinión a un problema, teoría o experimento. Así que al principio ayudaba a mi hija a estudiar con el método mexicano en el que le hacía preguntas de los temas del examen y listo. Y sorpresa! Empezaron a llegar notas regulares y al ver el contenido de los exámenes me dí cuenta de que no se trataba de pregunta-respuesta memorizada, sino de explicar o justificar el porqué de dicha respuesta. Blop! Tal y como Condorito!

Desde este año hemos cambiado la estrategia y tratamos de apoyar a nuestras hijas en el pensamiento razonado. No es nada fácil, pero lo estamos intentando. Cada semestre hay un día asignado para charlar con los profesores (Elternsprechtag) y hace unos días hablé con las profesoras titulares de mis hijas. Al parecer el profesor de primaria de Victoria tenía razón ya que a diferencia del año pasado, esta vez la maestra nos dijo que participa mucho y no ve ningún problema con su trabajo activo en clase. Con la pequeña ese aspecto no me ha preocupado tanto, y su maestra esta muy contenta con ella… y una vez más escuchamos eso de “el brillo de sus ojos habla por ella”. Ella es como una castañuela y donde quiera que va la gente admira su mirada coqueta, alegre y pispireta. Su carácter le ayuda a la hora de la calificación oral y creo que no hay de que preocuparse. En el desarrollo escrito y razonado si tenemos trabajo por hacer, porque es un poco rollera y no sabe expresar bien sus ideas.

En los días que leí el texto de arriba con mis alumnos universitarios, otra alumna de mis cursos de la VHS me comentaba de su experiencia en las escuelas ecuatorianas. Ella es profesora retirada y trabajó varios años en un colegio de monjas en Ecuador, donde impartía sus clases de biología con el método alemán. Me contó lo difícil que fue trabajar con las chicas que no estaban acostumbradas a discutir, a salir a los bosques cercanos ni a cuestionar lo que ella les enseñaba. Incluso la madre superiora tuvo que intervenir para evitar problemas con los padres de familia que no estaban de acuerdo con las calificaciones asignadas.

Choque cultural? Sí, en ambos sentidos. Los que venimos a Alemania desconocemos el sistema educativo y los alemanes que estudian o trabajan en el extranjero como la chica del texto inicial o mi alumna profesora no pueden creer que los sistemas sean tan distintos al propio.

Hay alguno mejor o peor? Después de vivir en Alemania tantos años he llegado a la conclusión que en vez de criticar uno u otro sistema, lo mejor es tomar lo bueno de cada uno, conocerlo a detalle y aceptarlo para poder apoyar a nuestros hijos en cual sea el sistema que les toque vivir. Comparar unos con otros ayuda a ver sus diferencias, pero criticarlos? Estoy convencida de que no los cambiaré yo y difícilmente cambiarán en un futuro próximo. Así que a verles el lado bueno para sacar el mejor provecho para nuestros hijos que ellos son los que saldrán beneficiados o perjudicados de nuestras decisiones.

En otra entrada escribiré sobre el rol de los padres de familia a detalle porque ya me extendí mucho y no quiero aburrirlos. El sistema educativo alemán no es perfecto, ya lo he escrito varias veces… así que no queda mas que tratar de hacerlo perfecto buscando las mejores alternativas, mezclando estrategias de aprendizaje y apoyando a los pequeños con sus propias habilidades y capacidades. Vaya trabajo!!! 🙂

El año pasado fue la primera vez que mis hijas hicieron un calendario de adviento para su hermana y este año agregué una idea para hacerlo diferente, además de gastar menos y tener al final algo útil para cada Navidad.

En mis años de soltera empecé una colección de nacimientos/belenes porque tuve la fortuna de viajar mucho a Sudamérica y en cada viaje compraba uno diferente. Todavía están en México pero espero algún día traérmelos a Alemania cuando mi mamá ya no los ocupe. Cada Navidad pongo uno muy típico mexicano debajo del árbol y pensé que sería buena idea regalarles uno hecho por mí a cada una de mis hijas.

En mi búsqueda de ideas encontré unos muy sencillos y cambié de parecer, en lugar de hacerlos yo, les propuse a las niñas que si se animaban a hacer un nacimiento para su hermana y aceptaron. Les enseñé varias opciones con diferentes materiales como corcho, fieltro, papel, madera, etc. con la condición de que tendrían que elegir uno diferente y hacerlo de forma secreta para que fuera sorpresa. Al mismo tiempo, se me ocurrió que cada pieza del nacimiento podría incluirse en el calendario de adviento, y así no tener que comprar tantos regalitos.

La mayor se decidió por un nacimiento de FIMO, una especie de plastilina que se hornea:

 

Y la menor que no es tan paciente para eso de las manualidades, eligió trabajar con piedras y pintura acrílica:

 

La única diferencia con la idea original de internet, es que nosotros le agregamos brillitos a algunas de las figuras 🙂

Cada una hizo 10 piezas diferentes en sus nacimientos donde no podían faltar los personajes principales: María, José y el niño Jesús así como los 3 Reyes Magos, y el resto fueron un poco diferentes como el ángel y la estrella en el de Catalina, o el pastor con sus animalitos en el de Victoria.

El fin de semana pasado nos fuimos de compras y con un presupuesto de 20 euros, cada una compró 10 regalitos. De los 4 que faltaban, 1 se los hice yo y el resto fueron cupones para actividades mutuas como una sesión de fotoshooting, un manicure o una invitación a comer un helado.

Así quedaron empacados y ya están listos para ser abiertos a partir del 1 de diciembre:

 

24 regalitos hechos con amor que al paso de los días irán completando un nacimiento y alegrando el camino de espera hasta Navidad 🙂

Feliz tiempo de adviento!

Posada navideña entre amigas

El pasado febrero asistí al primer encuentro de mexicanas que se organizó en Kassel y como se los conté en aquella ocasión, fue una experiencia maravillosa que creó lazos de amistad increíbles que gracias al Whatsapp ha sido posible mantener y fortalecer. No hay día en que no mandemos un chiste, preguntemos alguna duda o confiemos alguna inquietud a las que ya considero como mis primas. Sí, hay una convivencia y una comunicación con confianza, respeto, armonía que va más allá de la amistad y que raya en la empatia familiar. Yo no tengo primas de mi edad, así que no sé si sea así en realidad pero el grupo de chicas que conocí en febrero se ha convertido en mi fuente de energía, alegría e información, mi rincón para desahogar penas o tristezas y mi motor de motivación.

Por esa y muchas razones más empezamos a contemplar la posibilidad de reunirnos otra vez, y como en eso de reuniones, fiestas y posadas no se nos dificulta, rápidamente un pequeño grupo que vive relativamente en el centro de Alemania organizó la primera posada navideña para Noviembre.

img_4047

Desde hace dos meses se eligió la fecha en la que la mayoría podía asistir, y de 31 integrantes finalmente asistimos 19. Todo empezó el viernes 18, día en que llegó la mitad: unas por coche, otras por tren e incluso una en avión. Nos fuimos a cenar a un restaurante italiano de la ciudad, donde comimos delicioso y platicamos muchísimo.

Es difícil describir la emoción de encontrarse con amigas con las que solo has coincidido dos días en persona pero que sientes que conoces desde hace años. Es muy curioso pero real! Y aunque era prematuro predecir como sería ese fin de semana, estaba segura de que sería otro momento especial, igual o mejor que nuestro primer encuentro.

Todas las que llegamos el viernes (6) nos quedamos a dormir en casa de una de las organizadoras, mientras que las que llegaron el sábado (9) se quedaron en casa de la otra organizadora. El sábado había programa completo para todo el día:

  • Comenzamos con un almuerzo riquísimo en un restaurante de la ciudad donde a lo largo de la mañana fueron llegando otras de las chicas.
  • Después nos fuimos de tour por la ciudad que curiosamente se parece mucho a Stade, donde yo vivo. Caminamos, compramos, tomamos fotos y café, reímos y pasamos el rato, mientras que llegaba la hora del siguiente punto en el programa.
  • Visita al castillo de Wolfenbüttel donde nos esperaba una sorpresa! La visita guiada al museo del mismo fue hecha ni más ni menos que por un personaje del siglo XV, con peluca de rizos blancos, tacón y medias. Él no solo nos dio un tour por las habitaciones y salas del castillo, sino que también nos enseñó como debíamos hacer reverencias, caminar y saludar como damas de la alta sociedad de aquella época. Fue divertidísimo y creo que el guía tuvo problemas para contener la risa con nuestras ocurrencias.
  • Luego tuvimos dos horas para descansar y ponernos guapas para el evento más esperado del año: la tradicional posada que empezaría a las 7 de la noche.
  • Como toda posada mexicana no pudieron faltar los elementos principales que las hacen únicas, ya que combinan tradición con fiesta, reflexión con diversión y de verdad que fue un momento lleno de todo eso y más!
    • Empezamos con la bendición del sacerdote en una iglesia que estaba al lado del salón que rentamos para el evento. El padre nos sorprendió cantando una pequeña estrofa en español y en un círculo con velas encendidas recibimos la bendición para terminar la pequeña ceremonia con una de las canciones que mas me gustan: El pescador de hombres. Ufff! Las lágrimas no tardaron en rodar por mis mejillas al sentirme como en México y escuchar esa estrofa: he dejado mi barca… junto a ti, buscaré otro mar.
    • 15157014_1189371341111110_5260832227600764126_o
    • Con las velas prendidas caminamos al salón donde nos dividimos en dos grupos para cantar la tradicional canción En nombre del cielo con los de adentro y los de afuera. Y adelante peregrinos para seguir la fiesta!
    • img_4058
    • Rápidamente entre todas organizamos mesas, pusimos música navideña, preparamos el buffet, hicieron guacamole, calentaron tortillas y quedó todo listo para cenar la rica barbacoa que nos habíamos saboreado desde hace meses.
    • Cenamos, brindamos y bailamos…
    • Luego rompimos dos piñatas con ojos vendados y como niñas chiquitas nos tirábamos al piso por las golosinas mexicanas 🙂
    • img_4117
    • Y como se acerca la navidad, no podían faltar los regalos que intercambiamos entre juegos y risas.
    • img_4063
    • Finalmente, dejamos el programa de lado y nos dedicamos a bailar, cantar, charlar y divertirnos al máximo!
    • Hasta las dos de la mañana, hora en que dejamos el salón ya limpio y recogido.
  • Al día siguiente nos reunimos a almorzar barbacoa en casa de una de las organizadoras, donde con el dolor de nuestros corazones tuvimos que despedirnos. Pero no sin antes decidir el próximo punto de encuentro: Hamburgo!!!

Y tal como lo había presentido, el fin de semana fue único! Lleno de sorpresas, risas, abrazos, alegría, calor fraternal y mucho sabor mexicano! Acaso se puede pedir más? Todas nos despedimos con el corazón lleno de energía para sobrevivir el invierno que nos espera y para las que nos quedamos aquí a celebrar Navidad, nos llenamos de nuestro México para no extrañar tanto nuestras tradiciones y posadas.

Mil gracias a las chicas que hicieron de este evento algo inolvidable y maravilloso! Y gracias a Dios por haberlas puesto en mi camino! Estoy segura que el próximo año volveremos a coincidir aquí o allá para seguir fortaleciendo nuestra amistad 🙂

 P.D. Lo que pasó en Wolfenbüttel se queda en Wolfenbüttel 😎

Mi niña pre-adolescente

Hace dos años escribí sobre Victoria y el primer signo que marcó su entrada a la adolescencia… ya dos años y parece que fue ayer. En este tiempo han pasado muchas cosas en su vida: dejó la primaria y comenzó la secundaria, tiene nuevas amigas, el hecho de que su hermana menor entró a la misma escuela la ha hecho madurar y ser un poco más extrovertida.

Físicamente ha cambiado poco… ha crecido un par de centímetros y sigue siendo muy delgada, y en cuanto a los cambios de pre-adolescente puedo mencionar que el humor se ha intensificado y necesita usar desodorante diariamente. Increíble que una niña dulce y tierna pueda tener un olor tan fuerte!!! Y hace unas semanas vino a preguntar sobre el uso de pantiprotectores porque ya empezó con el flujo blanquecino. Además, en nuestro último viaje de shopping le compré sus primeros corpiños con broche por detrás, que por cierto no puede abrochar todavía y se lo pone por arriba ya abrochado 🙂 El busto sigue creciendo despacio pero parejo 😉 porque más de un año los tuvo disparejos y estaba bastante preocupada.

Hace unas semanas también me comentó que quería un corte de pelo, cosa que me sorprendió porque la moda es el pelo largo y no ve la hora de que le llegue a la cintura. Lo quería en capas y le dije que en los próximos días la llevaría a la estética para que le hicieran lo que ella quisiera. Pero…. la paciencia no le alcanzó y agarró tijeras para hacerse sus propias capas!!! Ya se imaginarán como quedó!!! Y yo que pensaba que las travesuras infantiles habían quedado atrás… a sus casi 12 años cortarse el pelo sola! Gracias Youtube por tus tutoriales, grrr! Esta vez no hubo regaños ni castigos, solo me reí y le dije que por su “maravillosa idea”, seguramente le tendrían que cortar más de lo esperado. Ya fuimos al peluquero y le dejaron un corte juvenil sin tener que sacrificar mucho del largo.

No cabe duda que este proceso de la niñez a la adolescencia también traerá sorpresas, aventuras y muchas anécdotas que contar. Al parecer el proceso de la menor empezará mas tarde porque ya tiene 10 años y medio y ni trazas de los signos de adolescencia que en la mayor empezaron antes de los 10. Por mí mejor… 😉

 

 

 

Mis pequeñas artistas

En las pasadas vacaciones de otoño mis hijas participaron en un taller de teatro-música-baile en una de las semanas. Desde el año pasado tenía intención de inscribirlas, pero como la edad de los participantes es de 10 a 25 años y la pequeña todavía no cumplía los 10 años, tuve que esperar a este año.

Las inscribí desde principios de año por miedo a no obtener un lugar, y después de una larga espera el día llegó. El taller empezó un domingo y se llevaría a cabo hasta el siguiente domingo que culminaría con la presentación del musical que diariamente aprenderían y ensayarían con un promedio de 6 a 8 horas diarias. Mucho tiempo invertido en las vacaciones? Sin lugar a dudas, pero el resultado fue maravilloso y  valió la pena!

Participaron 65 niños y jóvenes agrupados por edades, de 10 a 15, de 15 a 20 y de 20 a 25 años. El primer día se repartieron los roles y las canciones a memorizar. Mis hijas solo recibieron un par de líneas porque era su primera vez y a partir del lunes empezaron los ensayos de las coreografías de baile: un total de 5 canciones, de canto por las dos canciones compuestas para el musical y de teatro.

img_3714

Como en todo musical, la parte de teatro es simple y corta ya que el baile y la música abarcan gran parte de la duración de la pieza, en este caso una hora y media. Todos los días empezaron los ensayos a las 9 y media de la mañana, comían en el mismo teatro y las recogía entre 4 y 5 de la tarde.

El sábado y domingo estuvieron dedicados a los ensayos generales con todos los grupos. Se me olvidaba mencionar que el equipo experto estaba formado por 3 maestros, la creadora/ organizadora del musical y su asistente. Este año celebraron su 10mo aniversario y muchos de los jóvenes que participaron esta ocasión empezaron desde niños hace 10 años, así que tenían bastante experiencia a diferencia de los nuevos como mis hijas que no tenían idea de como se trabaja en un teatro y todo lo que implica presentar una obra musical en 1 semana.

El domingo por la noche fue la presentación final con un teatro lleno de padres, abuelos y amigos de los participantes. Los boletos se vendieron como cualquier otra obra o concierto, así que no dudo que hubiera espectadores que no tenían conocidos entre los jóvenes.

Qué puedo decir… fue simplemente espectacular! Y difícil de creer que en una semana, un grupo de 65 desconocidos con 3 maestros pudieran presentar un musical con una calidad sobresaliente y un desempeño casi profesional. Mis suegros lo vieron en DVD y se quedaron con la boca abierta, así como unos amigos que asistieron al evento.

img_3708

Mis hijas quedaron maravilladas con el trabajo en equipo, la convivencia con otras niñas tras bambalinas y el sabor a éxito después de una semana de arduo trabajo que no dudan en participar cada año, aunque eso signifique sacrificar una semana de sus vacaciones de otoño. Por nuestra parte, cuentan con nuestro apoyo ya que los beneficios y ventajas de participar en este tipo de proyectos son tantas que no tenemos duda en inscribirlas tantas veces como ellas quieran.

Mis pequeñas artistas siguen creciendo y disfrutando su paso a la adolescencia en un abrir y cerrar de ojos. Mientras que yo sigo descubriendo sus diferentes facetas y tratando de hacerme a la idea que pronto serán unas jovencitas independientes 😉

 

 

A %d blogueros les gusta esto: