El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Vacaciones"

Vacaciones en el Costa Magica- Parte 3

En las entradas pasadas les conté sobre nuestras vacaciones de otoño y los lugares que visitamos, así que ahora les compartiré las cosas que me llamaron la atención en el crucero y que hacen a Costa una de mis navieras favoritas 🙂

Multi-lingüe. Hace 20 años que conocí Costa fue algo que me sorprendió y me alegro que conserven esa característica: toooodo se explica, se anuncia y se informa en 5 idiomas: italiano en primer lugar, francés, español, alemán e inglés. Muchos, por no decir la mayoría de los empleados que tienen contacto con el público (equipo animador, gerentes de restaurantes, etc.) hablan por lo menos 4 idiomas. Sea una clase de manualidades, el bingo, la presentación de un espectáculo, la clase de cocina, los anuncios del capitán o la información impresa está en los 5 idiomas. A veces ya no sabía ni en que idioma hablar.

Público internacional. La mitad de los pasajeros era italiana, pero la otra mitad era completamente internacional: muchos españoles, franceses, suizos, alemanes y un poco menos de Europa del este o asiáticos. Una mezcla muy interesante y una oportunidad de conocer personas de todo el mundo. De igual manera la tripulación es multi-culti. El chico que ordenaba nuestro camarote era nicaragüense, los meseros el primer día eran filipinos y el resto del viaje eran dos chicos de la India. El jefe de meseros de nuestro turno era colombiano, el chef de Mauricios y en el equipo de animación había de todo un poco!

Costos. Aunque el crucero se anuncia como “all-inclusive”, es necesario aclarar que además de las bebidas y las excursiones que siempre se pagaban aparte, ahora también hay estands, cuyos helados (1.50€-4€) y crepas (4-5€) tienen que cargarse a la tarjeta. Para las bebidas hay una amplia selección de paquetes de acuerdo al tipo de consumo (alcohólico o no) de cada quien. En el crucero solo se incluye agua, café y té a las horas de la comida/cena y adicionalmente jugos durante el desayuno. El precio de las excursiones se ha disparado en los últimos años y en esta ocasión no reservamos ninguna.

Cena elegante. Algo que me encanta de los cruceros Costa es la cena formal que incluye un menú diferente de 5 tiempos para cada noche. También se puede cenar en los restaurantes de buffet, pero cómo no aprovechar la oportunidad de conocer y probar platillos exquisitos de diferentes regiones de Italia!

Noche romántica. El día que embarcamos, el 30 de septiembre, cumplimos 17 años de conocernos Tom y yo. Para festejarlo, reservamos en un restaurante exclusivo para cenar solitos. Las niñas cenaron en el restaurante con buffet y nosotros un menú de 3 tiempos con vista al mar y música instrumental de fondo.

IMG_9626

Teen Zone. Mis hijas habían viajado anteriormente dos veces con sus abuelos en crucero y en ninguna de las ocasiones quisieron participar en el club infantil. En esta ocasión, Victoria podía participar en el club de adolescentes (12-17 años) y Caty en el infantil (3-11), pero obviamente no querían estar separadas y yo no quería tenerlas aburridas sobre todo en los días de navegación. Hablé con la coordinadora del club “Teen Zone” y permitieron la entrada a Caty a pesar de no cumplir el requisito de edad. La pasaron de maravilla porque además de participar en actividades (rallys, torneos deportivos, concursos) con chicos de su edad, conocieron chicas de otros países y practicaron su español e inglés, ya que ni la instructora ni la mayoría de los participantes hablaba alemán.

IMG_0564

Fiestas y espectáculos. Cada noche disfrutamos de un espectáculo diferente y después de la cena (teníamos el segundo turno) seguíamos la fiesta en alguno de los salones o en cubierta. Vimos espectáculos de flamenco, de acrobacia y de magia mientras que otras noches el equipo de baile presentó shows con diversos temas como: Cinemagique, Radio o Magical Moments. De igual forma las fiestas tenían siempre un “Motto/Tema” como por ejemplo, la Noche Blanca a la que teníamos que vestir de blanco, Fiesta Internacional, Española o de los ’80s. Mientras nosotros disfrutábamos las fiestas, las niñas se divertían en la Disco con los chicos y chicas del Teen Zone entre concursos y juegos.

Comida. Creo que todo el mundo sabe que en los cruceros uno sube de peso y eso es porque no para uno nunca de comer! Buffet de desayuno, de comida, de merienda con bocadillos y pasteles y cena de 5 tiempos! Como si eso fuera poco, estaba siempre el estand de helados y crepas ( con costo extra) abierto y los bares también. Y algunas noches colocaban un Buffet de medianoche con pasteles y postres!!!

IMG_0530

Actividades. En un crucero es prácticamente imposible aburrirse porque a todas horas hay actividades de todo tipo para chicos y grandes. Concursos y juegos en diferentes áreas del barco, actividades manuales, clases de baile, de cocina, de aeróbics o de italiano, seminarios sobre salud o maquillaje, o se puede pasar tiempo en el casino, la piscina o el gimnasio. Además, para niños y adolescentes se ofrecen programas especiales. Nosotros hicimos un poco de todo y también jugamos juegos de mesa en nuestro tiempo libre o tomamos un poco de sol en cubierta.

Ambiente latino. A pesar de estar a miles de kilómetros podría decir que en este cruceroIMG_0348 me sentí igual que en los realizados en el Caribe. El 80% de la música que se oía, cantaba o bailaba era latina! Dos veces al día había clases de baile, en su mayoría de ritmos latinos: samba, cha cha cha, salsa, bachata, etc. El jefe del equipo de animación era brasileño, el único latino entre italianos, filipinos e incluso dos miembros de Vietnam y Mauricios, pero toooodo el tiempo la música que acompañó sus juegos, fiestas y concursos era música latina… y yo feliz! La gente se ambientaba rápidamente y prácticamente había oportunidad de bailar Despacito, Macarena, o la Gozadera a diario. Por la noche además de la música latina para bailar, un dueto paraguayo cantaba boleros y otros ritmos románticos acompañado de sus guitarras. Qué más se puede pedir?

Souvenirs. Además de los recuerdos que guardo en mi corazón, me gusta siempre comprar alguna cosita de los lugares que visitamos y esta vez no sólo imanes para nuestra colección del refrigerador, sino también:
– una botella de vino de La Geria (Lanzarote)
– Collar y pulsera de piedra volcánica (Tenerife)
– Camisetas y sudaderas de Roma
– Un rosario del Vaticano
– Un camellito de Lanzarote

– una bolsa de corcho de Madeira
– aceite con chile de Italia
– Mojo Rojo de Las Canarias
– Un vasito tequilero de Roma para nuestra colección de Hard Rock
– Una postal de cada lugar para nuestro álbum fotográfico
– Arena negra de Tenerife y una piña de un parque italiano

IMG_0955

 

Gente de mar. Uno o dos días antes de terminar el crucero hubo una presentación por la tarde de algunas personas de la tripulación que tocaban algún instrumento o cantaban, y otros hicieron un “sketch” cómico o acrobacias. Me pareció muy lindo detalle y antes de comenzar pasaron el siguiente vídeo (con algunas modificaciones para el Costa Magica) que me emocionó hasta las lágrimas:

La vida en un barco no debe ser fácil, ya que pasan largas temporadas en altamar y no ven a su familia por meses enteros. En los cruceros de Costa la tripulación europea pasa 5 meses sin pausa en un barco y los que no son europeos 8. Después pueden tomar algunos meses de pausa antes de empezar un nuevo contrato/temporada. Eso siempre me ha llamado la atención y al platicar con ellos he llegado a la conclusión de que de verdad son “gente de mar”, y les gusta esta forma de vida. La señora (italiana) que nos enseñaba las manualidades me contaba que esa semana celebraba 15 años de trabajar en cruceros y el jefe de meseros (colombiano) tenía más de 20 y sólo le faltaban tres temporadas para jubilarse. Impresionante! Definitivamente tiene que gustarte el mar para vivir en un barco toda la vida 🙂

Diario di bordo. Es el nombre del periódico diario que imprimen en el barco para cada cabina en diferentes idiomas. En nuestra cabina pedimos que nos colocaran uno en español y otro en alemán y cada mañana podíamos leer el plan de actividades del día, los horarios de restaurantes, shows y enterarnos de las ofertas en las tiendas o en masajes. Además de tener información sobre el clima, el puerto a visitar y saludos del capitán 🙂 Buscando entre mis papeles encontré los periódicos de nuestro crucero hace 10 años, y así pude darme cuenta que ahora los horarios de los restaurantes son más limitados y que antes ofrecían misa diaria, entre otras tantas cositas que han cambiado en tanto tiempo.

IMG_9699

México me acompaña. En diversas ocasiones sentí mi México muy cerca de mí a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia. La segunda o tercera noche hubo una fiesta internacional y los animadores pasaron con algunas banderas a la pista, solo 6 u 8, y una de ellas era la mexicana. Curioso, no? En nuestra visita a la iglesia Notre Dame de Marsella, encontré una imagen de la virgen de Guadalupe! Mientras que otra noche, encontramos de casualidad un salón pequeño donde cantaba el dueto con guitarras y que empiezan a cantar “y si Adelita se fuera con otro”!!! Y finalmente en una fiesta de despedida al salir de Málaga, el equipo de animación volvió a salir con banderas y México estaba presente, a pesar de que no había ningún mexicano entre ellos. Curioso, no?


Lady Gaga. No, no la original  sino una pasajera que siempre vestía de forma muuuuy IMG_0499exótica. Al principio creímos que era parte del equipo animador, pero no! Era una señora de unos 75 años con peluca de un color diferente cada día, maquillada de forma exagerada y con ropa brillante y llamativa. En todos los concursos y fiestas estaba en primera fila y era imposible no observarla. Llevaba un gafete con el nombre “Lady Gaga” y era italiana. No me puedo imaginar el tamaño de sus maletas, pues cada día elegía un color y llevaba peluca, vestido largo, boa de plumas, sombrero y zapatos a juego. Seguramente en sus años de juventud fue artista y quiere seguir disfrutando el glamour entre los pasajeros de crucero 🙂

Y así termino esta serie de entradas sobre nuestro crucero por el Mar Mediterráneo. Ya estoy trabajando en la creación del álbum fotográfico, que significa elegir un ciento de fotos entre 1200 que tomamos durante las dos semanas. Pero vale la pena el esfuerzo, porque será nuestra manera de volver a vivir nuestras vacaciones cada vez que recordemos tan bellos momentos plasmados en las fotografías. Y a planear las siguientes, no?

Anuncios

Vacaciones en el Costa Magica- Parte 2

Durante 10 días viajamos en el Costa Mágica a lo largo y ancho del Mar Mediterráneo, pasando por el estrecho de Gibraltar para continuar navegando por aguas del Océano Atlántico. Paramos en un puerto francés, en otro portugués, en dos italianos y en tres españoles. Conocimos 3 islas y durante cuatro días solo vimos mar y mar y más mar. En cada uno de los puertos tuvimos diferentes horarios y en general bajábamos tan pronto era posible y subíamos lo más tarde posible para aprovechar al máximo nuestra estancia. Terminábamos exhaustos pero siempre muy contentos!

A continuación les cuento un poquito de lo que descubrimos y conocimos en cada uno de nuestros destinos:

Savona. Es una ciudad típica italiana con muchas iglesias, callejones y restaurantes. Del puerto al centro solo caminamos 5 minutos y recorrimos todo el centro histórico en un par de horas. Volvimos al barco a comer y después volvimos a bajar para visitar el museo de Apple que había estado cerrado por la mañana. Fue muy interesante y emotivo ver la historia de las computadoras Mac y reencontrarme con el primer modelo de Apple que conocí hace 35 años.

Marsella. Un autobús de Costa (10€ p.p. ) nos llevó al puerto antiguo de la ciudad (a 10 kms) donde tomamos un trenecito turistico que hacía un recorrido de 1 hora por la ciudad incluyendo una visita a la iglesia Notre Dame de la Guarda que esta a 160 metros de altura y de donde se puede admirar toda la ciudad. Lo más emotivo del día fue ver a la Virgen de Guadalupe en la iglesia! Después comimos en una Brasserie típica algunos platillos tradicionales franceses para finalmente volver al barco en autobús.

Lanzarote. A pesar de haber investigado y leído mucho sobre esta isla canaria, cuando llegamos no teníamos un plan definido y lo único que sabíamos era que queríamos visitar el parque de Timanfaya. Llegando a la isla pedimos un mapa y vimos que los taxistas ofrecían diferentes tours y un alemán que recién regresaba de uno, nos dijo que valía la pena. Después de esperar un ratito llegó Chalo que nos explicó en qué consistía el tour que incluía el parque volcánico y nos subimos a su taxi. En casi 4 horas visitamos:
– el monumento al campesino
– la iglesia de nuestra señora de Dolores, patrona de la isla
– la región vitivinícola de Geria donde degustamos y compramos un vinito tinto delicioso
– los camellos que por falta de tiempo no montamos pero sí pasamos a saludar
– el parque de Timanfaya, donde un autobús nos condujo entre los volcanes mientras escuchábamos la historia de sus últimas erupciones. Muuuuy interesante! Como nos dijo Chalo, te sientes como en otro mundo!
– al final caminamos un poco por el malecón y regresamos a nuestro barco en el autobús de Costa (6€ p.p.)

Todas las viviendas en esta isla están pintadas de blanco lo que resalta muchísimo en el paisaje oscuro de la tierra volcánica. Uno de los lugares que más nos gustó definitivamente!

Tenerife. En esta isla nos decidimos por rentar un carro y descubrirla por nuestra cuenta. Con los consejos del chico de la agencia de renta de autos, visitamos:
– San Cristobal de la Laguna, donde hicimos algunas compras y paseamos por su centro histórico
– La Candelaria, donde paseamos por la playa de arena negra y conocimos la iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria. Ah, y comimos una deliciosa parrillada de pescado y mariscos.

Madeira. Después de taxi, autobus y auto rentado, esta isla la recorrimos a pie. Bueno, su ciudad capital Funchal donde tomamos el teleférico a la parte más alta de la ciudad donde conocimos los famosos “cestinhos”. Cerca del puerto había un mercadito con artesanías y compré algunas cositas de recuerdo. De regreso al barco pasamos por el museo de Cristiano Ronaldo, donde tomamos algunas fotos. Madeira es una isla muy bonita y tranquila, limpia y con mucha vegetación!

Málaga. Esta fue nuestra parada mas corta y la única ciudad que ya conocíamos con anterioridad, así que nos enfocamos en caminar un poco por sus calles y buscar nuevos trajes de baño para las niñas. De casualidad llegamos a la casa natal de Pablo Picasso y la recorrimos rápidamente. Desde las 8 podíamos desembarcar pero el comercio abría a las 10 e incluso el centro comercial Muelle Uno abre a a las 12. A las 12:30 teníamos que abordar y con el dolor de nuestro corazón nos despedimos de nuestro último puerto visitado.

Roma. La capital italiana es grandísima y ofrece tanto al turista que las pocas horas que para el barco en este puerto no hubieran bastado para conocerla. Por esta razón decidimos quedarnos 3 noches adicionales al final de nuestro crucero antes de volver a Alemania. El miércoles 12 de octubre, el autobús de Costa nos llevó hasta el aeropuerto Fiumicino, donde no pudimos tomar el tren Express por fallas técnicas y en su lugar tomamos un autobús a la estación central de Roma. Allí tomamos el metro que nos dejó a dos cuadras de nuestro hotel.
Esa tarde caminamos y paseamos tranquilamente por el barrio del hotel que se encontraba al noreste del centro histórico. Conocimos algunos parques y compramos algunas cositas para cenar en el balcón de nuestra habitación. El clima soleado y calientito (25 C) nos acompañaría los siguientes 3 días.
Al día siguiente, jueves, tomamos el metro temprano hacia el Coliseo Romano y como ya teníamos boletos, solo tuvimos que esperar 30 minutos para apreciar esta joya de la arquitectura antigua. Espectacular!!! Después seguimos por el Foro Romano, comimos pizza y pasta para seguir nuestro camino hacia la Fuente de Trevi y la plaza España, con su conocida escalinata. Tomamos el metro de regreso al hotel y terminamos el día rendidos pero decididos a salir al día siguiente aun más temprano para continuar con nuestros descubrimientos por la ciudad.


Nuestro segundo y último día completo en Roma lo empezamos a las 9 de la mañana, tomando el metro hacia el Vaticano. Yo conocí la Basilica de San Pedro y la Capilla Sixtina hace 20 años en mi primer viaje a Europa, y mi marido ni las niñas tenían interés en conocer estos edificios por dentro. Pero estando en la Plaza San Pedro mi marido espontáneamente quiso entrar a la Basílica y subir a su cúpula. He de confesar que yo no conocía esa opción, así que después de esperar media hora para entrar, pagamos 8€ por adulto para tomar el ascensor y apreciar la cúpula por dentro de cerca y posteriormente subir otros 165 escalones para admirar Roma desde la parte mas alta de la Basilica. Uffff! Difícil expresar con palabras la emoción que sentí al estar allá arriba! Al bajar admiramos la iglesia por dentro y a eso de mediodía nos encaminamos hacia la Plaza Navona cruzando el Río Tíber por el puente “Sant´Angelo”. Volvimos a degustar platillos 100% italianos y pasamos la tarde caminando entre iglesias y ruinas romanas. Finalmente tomamos el metro de regreso a nuestro hotel donde empacamos y luego salimos a cenar a un restaurante cercano, también auténtico italiano.


Fueron dos días intensos y los pies y piernas nos dolían demasiado, pero no me puedo quejar, vimos todo lo que queríamos ver, probamos la cocina italiana que nos encanta y disfrutamos nuestros últimos días de vacaciones de otoño en familia bajo un cielo azul hermoso y una temperatura ideal: 25 C! Roma es una ciudad única en el mundo y espero volver pronto!
El sábado 14, nuestro regreso a Alemania fue tranquilo y sin contratiempos. Tuvimos el domingo para descansar y preparar nuestras cosas de escuela y trabajo para volver nuevamente a la rutina. Y así terminaron nuestras hermosas vacaciones por el Mediterráneo y el Océano Atlántico.

En la próxima entrada les contaré de los pormenores sobre el barco, el tipo de actividades que hicimos en los cuatro días de navegación y todo lo que disfrutamos en nuestro “hotel flotante”. Hasta entonces!

Vacaciones en el Costa Magica – Parte 1

En estos años viviendo en Alemania he tenido la oportunidad de conocer el Mar Mediterráneo en mas de una ocasión: en Italia hace 2 años, en Niza Francia el año pasado y en diversas vacaciones realizadas en las costas españolas de Andalucía y Cataluña. Pero mi sueño siempre había sido hacer un crucero por sus aguas y para celebrar nuestro aniversario #15 de bodas se ha hecho realidad.

Este es mi cuarto viaje en crucero pero el primero en el Mar Mediterráneo. Los otros 3 habían sido en el Mar Caribe, 2 con la línea Costa y uno con Royal Caribbean.

El primer crucero lo hice a mis 25 años con mis padres y hermanos para celebrar sus bodas de plata y quedé enamorada de esta forma de viajar. Tres años después volví al Caribe con amigas en un crucero de solteros de Royal Caribbean. No conocí a mi media naranja allí pero sí en una reunión con las chicas que habían viajado conmigo dos semanas después.

Para celebrar nuestro 5to aniversario de bodas viajé con mi marido al Caribe nuevamente con Costa e igual que yo, quedó enamorado de los cruceros. Incluso dijimos que lo repetiríamos cada 5 años. Mmm, bueno… ese era el plan y hace 5 años no se nos hizo, pero esta vez no dejamos pasar la oportunidad.
Mis hijas han viajado dos veces en crucero con sus abuelos paternos al Mar del Norte y en ambas ocasiones han regresado fascinadas. Ya era tiempo de que viajáramos los cuatro juntos y qué mejor que al calorcito del sur europeo.

Volamos el 29 de septiembre (primer día de las vacaciones de otoño que en nuestro estado duran 2 semanas) por la tarde a Roma, haciendo escala en Paris. No me gustan los viajes con poco margen de tiempo en caso de que haya retrasos o problemas y por esta razón pasamos una noche en Fiumicino, cerca del aeropuerto de Roma.
El sábado 30 abordamos el Costa Magica después del mediodía. Definitivamente el destino no deja de sorprenderme, pues justo ese día cumplimos 17 años de conocernos en el bar Barcelona… también aquel día era un sábado.

IMG_8369
Durante 11 días navegamos por el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico parando en los siguientes puertos:recorrido costa
– Savona, Italia
– Marsella, Francia
– Lanzarote y Tenerife, Islas Canarias de España
– Madeira, Portugal
– Málaga, España
– más cuatro días de navegación

Para volver a Roma el 11 de octubre, donde pasamos otros 3 días para conocer la hermosa capital italiana. En otra entrada les describiré con detalle lo que visitamos e hicimos en cada lugar. El clima estuvo fantástico de principio a fin con una temperatura entre 20 y 25 grados. Algunos días el sol nos acompañó y en otros las nubes, pero nunca llovió 😉

Volvemos a Alemania cargados de energía, con un color bronceado y muchos recuerdos y experiencias guardadas en nuestra mente y corazón. Una vez más confirmo que el viajar en crucero es maravilloso y ya estamos planeando el siguiente, que si Dios lo permite será en el verano 2018 al Mar Caribe. Esta vez mis padres no solo celebrarán su aniversario de bodas con sus 3 polluelos, sino con todos sus nietos, nueras y yerno. Estoy segura que será una experiencia única y para aprovechar el viaje al continente americano, combinaremos el crucero con una estancia de dos semanas en la península de Florida y otras dos en mi ciudad natal: Monterrey!

Como leí por ahí: las vacaciones se disfrutan tres veces, cuando se planean, cuando se viven y cuando se recuerdan. Así que seguiremos disfrutando las vacaciones recién vividas y las que vendrán en 9 meses. El tiempo vuela y pronto estaremos nuevamente en el mar conviviendo en familia y coleccionando nuevos recuerdos.

No se pierdan las siguientes entradas con los pormenores de nuestro viaje, seguro se divertirán leyendo nuestras aventuras y conocerán por medio de mis fotos y comentarios lugares hermosos y paradisíacos.

California de visita

Empezando el año, mi hermano (el del medio) me dijo que planeaban visitar Europa por motivo del XV años de su hija mayor. Desde entonces empezaron los preparativos para recibir a la visita: mi hermano con su esposa y 3 hijos (14, 11 y 1).

Ellos viven en California desde hace 10 años y volaron directo de San Diego a Frankfurt y luego a Hamburgo. Llegaron a casa el 25 de junio por la tarde, con un poco de retraso pero aun con luz de día y a tiempo para su primera “cena alemana”.

Mi hermano y su esposa no tienen muchas vacaciones en su trabajo, así que volaron de regreso con la beba dos semanas después, mientras que mis sobrinos se quedaron el mes completo para volar solos el 22 de julio.

Como se pueden imaginar y como muchos sabrán, este tipo de visitas siempre son intensas e intensivas! Hay tanto que ver y compartir, mucho que mostrar y visitar, que el tiempo siempre queda corto!

Viajar a Europa y sólo quedarse en Stade no es lo más recomendable para quien visita este continente por primera vez, así que además de Alemania, incluyeron vuelos a Francia e Italia en las primeras dos semanas! Venir a Europa y no conocer Paris? Imposible!

IMG_8623

Por lo tanto, solo pude disfrutar a la familia completa una semana, en la cual visitamos los siguientes lugares:
Autostadt en Wolfsburg. Para los fans de coches, este lugar es el paraíso y como hace 7 años llevamos a mi hermano menor, ahora no podía dejar de llevar al otro 🙂 Aún para nosotros que ya lo conocíamos fue muy interesante porque vimos cosas nuevas y nuestras hijas pudieron disfrutar más las exposiciones que cuando tenían 4 y 5 años.

IMG_8363
Berlin. La capital alemana en un día es un reto, pero como el clima estuvo muy bonito y ya tenemos experiencia en esta ciudad, mi hermano y familia pudieron visitar el museo de Check Point Charlie, el museo DDR, la catedral, Alexanderplatz, la puerta de Brandenburgo y ver los restos del Muro. La torre de televisión sólo la vimos por fuera porque había mucha gente y nos faltó el recorrido en barco por el río. Comimos en una cervecería donde probaron las especialidades del sur de Alemania y recorrimos Berlín en metro 🙂

IMG_7431
Hamburgo. Igualmente para Hamburgo, un día no basta pero no puedo quejarme porque conocieron el museo Miniatur Wunderland, paseamos por el puerto y por el lago Alster, entramos al “Rathaus”, y a la “Elphi” no pudimos subir porque estaba cerrada por el G20 que se llevaría a cabo en los siguientes días. En esta ciudad además del metro, paseamos en autobús y ferry en el Río Elba. *** El plan original era visitar esta ciudad en mi cumpleños pero por el G20 decidimos ir a Bremen, y Hamburgo la conocimos de rapidito el día que llegaron de Paris. ***

IMG_7838
Bremen. El día de mi cumpleaños lo pasamos en esta bella ciudad que recorrimos a pie de norte a sur y de este a oeste. Nos tomamos la clásica foto con los músicos de Bremen, visitamos el barrio Schnorr y comimos a la orilla del río. El clima estuvo fantástico y también probamos especialidades alemanas en la cervecería “Paulaner”.

IMG_7891
Stade. Es una ciudad que no aparece en el mapa porque es una ciudad pequeña, pero que definitivamente todo turista debería conocer. No conozco a ninguna persona que no le haya gustado esta ciudad histórica y pintoresca, y como aquí vivimos, llevamos a la visita más de una vez a pasear y conocer.

IMG_7311

– Planta de Airbus en Finkenwerder. Los tours son para mayores de 14 años, así que solo mi hermano y mi sobrina pudieron conocerla. Hace algunos años llevé a mi papá y es muy recomendable para quién quiere conocer como se construyen los aviones.

IMG_8578

En las dos semanas que solo se quedaron los primos, hicimos excursiones a los siguientes destinos:

Heide Park
Wildpark Schwarze Berge
– Bowling
– Alberca (afuera y adentro dependiendo del clima)
Wingst
– Rio Elba

Además, recolectamos cerezas en la región de “Altes Land” con las cuales preparamos mermeladas y pastel, cenamos en el restaurante de montañas rusas “Schwerelos“, fuimos al bosque donde atraparon ranitas, conocimos el pequeño castillo de Agathenburg, se bañaron en el lago de Fredenbeck, jugaron juegos de cartas y Wii hasta el cansancio, y vimos muchas películas porque desgraciadamente no todos los días salió el sol como hubiera querido.

¿Qué les gustó más de Alemania? La vegetación! Curioso, no? Pero al parecer ver tanto bosque, tantos ríos y árboles y el verde a donde voltearan, llama mucho la atención para quien viene de California donde casi nunca llueve y el agua escasea. También les gustó la comida, la arquitectura, las carreteras y los lugares que visitaron, sobretodo el “Heide Park” con sus montañas rusas 😉

Fueron días de muchas emociones, energía y aventuras. ¿Lo mejor? La convivencia familiar! Es increíble ver como el vínculo de “primos” es tan fuerte a pesar de crecer a miles de kilómetros de distancia. La casa se siente vacía y las niñas extrañan más que nunca a sus primos. ¿Porqué viven tan lejos? fue la pregunta de Victoria cuando preparaban sus maletas de regreso.

Ahora sigue planear el próximo reencuentro. ¿Cuándo y dónde? No lo sé, pero espero sea pronto. Mientras nos quedamos con los dulces recuerdos de esta visita que como todas, fue muy especial y única! Veremos quién se apunta, porque de que somos buenos guías de turistas no hay duda, verdad?

Turisteando por el Mar Báltico

“En el mar, la vida es mas sabrosa…” dice una popular canción y definitivamente le doy la razón! Pero como todo en la vida, hay de mar a mar, y el que cree que todas las playas son cálidas, con olas, palmeras y vendedores de pareos no conoce las playas del norte de Europa!

Lo más curioso, es que para muchos alemanes la frase “en el mar, la vida es más sabrosa” también aplica cuando se pasan unos días soleados en las playas del mar del Norte o Báltico con apenas 20 grados y el agua a 16, sin olas y con vientos de 60-80 km/hr. Por eso repito, hay de mar a mar y en gustos se rompen géneros.

Mi primera vez en una playa alemana fue hace varios años, 10 para ser exactos. Pasamos Pascua con mis suegros en la famosa playa de “Timmendorfer Strand” en el Mar Báltico (Ostsee). No es necesario escribir, con ver la foto a continuación podrán entenderme:

 

Nunca había pensado que se podía ir a la playa vestida como quien va al polo norte! Y mi marido diciendo “oh, que hermoso día, y la brisa, y las gaviotas…” y pusimos a las niñas a jugar en la arena mientras que yo temblaba de frío y no aguantaba el aironazo en los oídos.

Lo siento, pero conociendo las playas mexicanas y todo lo que incluyen, desde los 30 grados, agua templada, hermosas olas, arena suave, y ambiente con bebidas tropicales, cocos y mangos enchilados, no me pueden pedir que me gusten las playas de acá. Pero como les digo, esa primera experiencia fue en Abril y este año quise darle una segunda oportunidad al Mar Báltico, pero en Junio!

Aprovechando un puente y poniendo como excusa nuestro aniversario de bodas #15, dejamos a las niñas con mis suegros y pasamos unos días en Wismar donde no solo conocimos la ciudad, sino algunas playas cercanas.

  • Wismar. Es una ciudad hanseática como Stade (donde vivo) y con una población similar. El centro histórico es patrimonio de la humanidad y conocimos dos de las iglesias importantes de la ciudad. Incluso en la iglesia de Santa María, hicimos un tour que nos llevó por la torre de 82 metros que queda de la construcción, ya que la nave fue demolida en los 60s porque después de la 2da guerra mundial quedó muy destruida y reconstruirla salía muy caro. Muy recomendable!

 

La ciudad es muy bonita y en el puerto comimos los tradicionales “Fischbrötchen” (torta de pescado) que estaban para chuparse los dedos.

IMG_6909

  • Isla Poel. Una pequeña isla de apenas 2500 habitantes donde conocimos la iglesia del pueblo y la playa. A pesar de estar a 17 grados, había gente dentro del agua que también estaba muy fría. Brrrrr!

 

  • Boltenhagen. Al día siguiente conocimos esta popular playa que es muuuuy turística y donde había muchísima gente tomando el sol, bañándose o paseando por la ciudad que está llena de restaurantes y bares. Claro, había un sol brillante y 20 grados!!! No me puedo quejar, pues este día pude caminar por la playa en manga corta 🙂

 

 

Por azares del destino, el siguiente fin de semana volví al mar Báltico, pero esta vez con amigas y del lado del estado Schleswig-Holstein, y no de Mecklenburg-Pommern. La ciudad se llama Grömitz y también es muy turística. Paseamos por el malecón, disfrutamos del sol y el clima (24 grados) y aunque no me metí al mar, pasé un par de horas a la orilla para tomar un poco de sol y vitamina D! El agua estaba a 16 grados pero como pueden ver en las siguientes fotos, eso no les importa a los alemanes ya que se bañaban como si nada.

 

En resumen les cuento que esta vez disfruté mucho más de las playas alemanas que hace 10 años, pero aún así no creo pasar jamás unas vacaciones de una semana o más en el mar del Norte o el Báltico. Prefiero mil veces las playas del sur, sea España, Italia, Grecia o Croacia, que aunque no vendan mangos con chile, ni los niños muevan la panza por 10 pesos, el clima y la temperatura del agua son suficientemente cálidos para mi 🙂 Es mucho pedir? Tal vez, pero ni las playas bajitas ni las canastas típicas de la región me convencen. Un fin de semana con gusto, pero nada más!

IMG_6833

A los alemanes les encanta el agua, y no sólo tienen las costas del norte, sino que apenas saliendo el sol, los lagos, ríos y piscinas públicas en todo Alemania se llenan de gente que disfruta bañarse a partir de los 20 grados. Después de 15 años de vivir en este país sigo sin adaptarme a esta costumbre, pero mis hijas como buenas alemanas disfrutan de la playa del Río Elba o de cualquier lago como si estuvieran en Puerto Vallarta o Cancún. Dichosas! Yo me muero de frío en estas aguas heladas aunque afuera esté el sol a 30 grados 🙂 Por qué será???

Atracciones en Hamburgo

Como saben, vivo en el norte de Alemania en una ciudad a 60 kms de Hamburgo y esta vez voy a escribir sobre dos atracciones que acabo de conocer en esta bella ciudad. La primera ya tiene algunos años en operación pero como nuestra hija menor todavía no podía entrar tuvimos que esperar hasta ahora para conocerla. La segunda debería haber sido inaugurada hace 7 años pero por causas que no vale la pena recordar, apenas se terminó y aunque no la conocimos por dentro si pudimos apreciarla por fuera 🙂

Ambas atracciones las conocimos el mismo día: en el cumpleaños #12 de nuestra hija mayor que como siempre coincidió con las vacaciones navideñas y sólo el papá tuvo que pedir el día libre.

La primera parada fue el “Hamburg Dungeon”, una exposición interactiva donde se presentan diversos eventos importantes de la historia de Hamburgo a lo largo de 90 minutos. La atracción existe desde el año 2000, pero en el 2008 se inauguró el punto final de la exposición que consiste en una “caída libre” de 8 metros y en el 2014 se renovó el paseo en barco que simula la época de contrabando en 1700.

hd

La gente se organiza en grupos de 20-30 personas que van caminando por pasadizos y túneles para presenciar en diversas paradas hechos históricos como el gran incendio de Hamburgo en 1842, la Inquisición o la Peste. Como pueden imaginar, gran parte del recorrido es a oscuras, y con actores que representan su papel a la perfección causando miedo o pánico a los asistentes. Por esta razón sólo se permite la entrada a mayores de 10 años y bajo su propio riesgo, los niños de 8 a 10 años deben ir acompañados por un adulto y firmar un papel de autorización. La verdad es que no lo recomendaría, ya con 10 años mi hija menor que es bastante valiente estaba muuuuuy asustada a medio recorrido.

Desde hace años que tenía ganas de visitar este “calabozo” (Dungeon) y finalmente se me hizo conocerlo en compañía de mi marido e hijas. Una atracción que vale la pena, pero que como pueden imaginar esta dirigida al público alemán, ya que los actores solo hablan este idioma y aunque en algunas paradas unas pantallas incluyen subtítulos (inglés) en su programación, no es suficiente para entender todo lo que se ve. Además, en casi todas las estaciones se elige a uno o dos voluntarios entre el público y si no hablas alemán, será difícil participar 😉

Después del susto, la caída libre y las sorpresas no tan agradables del espectáculo nos fuimos a comer al “Markthalle Hafencity” que esta a un par de cuadras y en el que se encuentran 10 diferentes restaurantes de todo tipo de comida. Mis hijas se decidieron por una pizza, mi marido por una hamburguesa y yo por comida hindú. Todo muy rico!

El día estaba frío pero soleado así que seguimos caminando por esta parte de la ciudad llamada “HafenCity” donde se encuentra la “Speicherstadt” (ciudad de almacenes), que desde el 2015 es Patrimonio de la Humanidad. Y es aquí justamente donde se encuentra la segunda atracción que conocimos ese día: la Filarmónica del Elba (Elbphilarmonie), un edificio modernísimo construído sobre un antiguo almacén de cacao.

Nosotros íbamos acercándonos y tomando fotos encantados por la majestuosidad y el poderla ver terminada desde tan cerca. Cabe mencionar que se tardaron casi 10 años en terminarla, así que desde hace años la veíamos inconclusa como parte del paisaje del puerto. Pero el tenerla enfrente y terminada nos tenía con la boca abierta, cuando nos percatamos que podíamos hacer fila para subir a la “Plaza” del edificio de donde se puede apreciar el puerto en todo su esplendor. Para subir hay que obtener boletos que son gratuitos pero necesarios para poder entrar. Hicimos la fila en taquilla, nos dieron nuestros boletos, volvimos a hacer fila para entrar y subimos por una escalera eléctrica larguísima! 82 metros!

Estaba todo llenísimo de gente igual de curiosa que nosotros! Paseamos por la plaza y tomamos muchas fotos de las vistas de Hamburgo:

img_5582

Si visitan Hamburgo, no duden en visitar esta parte de la ciudad y sobre todo, conocer la “Elphi”, el nuevo símbolo de la ciudad que seguramente atraerá muchos turistas cada año. Incluso el New York Times incluyó a Hamburgo entre los Top-10 destinos a visitar en el 2017!

Y si quieren conocer más detalles de esta construcción única en el mundo, les recomiendo este vídeo que está en alemán pero las imágenes dicen más que mil palabras:

https://www.zdf.de/dokumentation/zdf-reportage/die-elbphilharmonie-106.html

Un día muy especial, lleno de lindos momentos, sorpresas y aventuras! Sin duda, uno de los mejores cumpleaños de nuestra Victoria que ya es pre-adolescente 🙂

De tour por los mercados navideños

Este año no solo visité el mercado de Navidad de mi ciudad (Stade) como es costumbre, sino que nos fuimos de tour al este de Alemania para conocer los de Dresden y Berlín. No puedo decir que conozco muchos pero en los últimos años he tenido oportunidad de visitar los del norte de Alemania como Hamburgo y Bremen, y el año pasado el de Magdeburg.

Mucha gente me decía constantemente que en los mercados de Navidad del norte no se venden tantas artesanías como en los del sur y que más bien se concentran en los puestos de comida y bebida. Así que decidí comprobar esta teoría en nuestro tour… y sí! Efectivamente, sobretodo en el de Dresden, venden muchísima artesanía local con todos los materiales que se puedan imaginar: vidrio, metal, cerámica, madera, estambre, encaje, lana, cuero, cristal, etc.

Aprovechando que mi marido tomó unos días de vacaciones previos a la Navidad empezamos el tour el 21 de diciembre en Dresden donde pernoctamos dos noches en un hotel localizado en el corazón de dicha ciudad. Dejamos el coche en el estacionamiento del hotel y recorrimos a pie todo el centro, en el cual se localizaban 5 o 6 mercados de Navidad. Los que mas me gustaron fueron:

  • Striezelmarkt Dresden. Uno de los más antiguos de Alemania que se instaló por primera vez en 1434! Sí, hace 582 años para ser exactos! El de mi ciudad cumple este año apenas su 50. aniversario 🙂  La atracción mas importante de este mercado es su pirámide de casi 15 metros de altura que es la más grande de Europa.Y como nos subimos a la pequeña rueda de la fortuna del mercado pudimos apreciar mejor toda la plaza donde se encuentra:

Lo que más me gusto es que cada puesto del mercado tiene una decoración diferente en la parte de arriba que lo hace único. Aquí les pongo algunos ejemplos:

  • Advent auf dem Neumarkt. Este mercado está localizado en una plaza muy cercana a la iglesia “Frauenkirche” y tiene unos pinos grandísimos decorados con estrellas iluminadas. Aquí nos tomamos el tradicional vino caliente y probamos diferentes platillos que no venden en los mercados que ya conocía. Y como “highlight” de la noche escuchamos a un pianista que tocó piezas maravillosas en su piano iluminado:
  • Traditioneller Weihnachtsmarkt an der Frauenkirche. Este mercado está muy cerca del anterior pero en lugar de instalarse en una plaza, los estands están en las calles contiguas a la Iglesia. Muy acogedor y para no perder la costumbre también aquí nos tomamos algo, pero no el tradicional vino caliente sino un “Feuerzangenbowle” que se sirve con un pedazo de azúcar encendido 🙂
  • Mittelalter- Weihnacht im Stallhof. Mi favorito! Este pequeño mercado es algo espectacular! Como su nombre lo indica, esta situado en la Edad Media y no hay detalle que no cumpla con dicha época: ropa, utensilios, comida, bebida, atmósfera y hasta la moneda a usar, que obviamente es el Euro pero que en el mercado llaman “Taler”. Uno se transporta a la Edad Media y ve a los artesanos, cocineros y vendedores en su papel, incluso no pueden andar por ahí con teléfono celular.  100% recomendable!

Y para cerrar con broche de oro nuestra estancia en la bellísima ciudad de Dresden cenamos en un restaurante tradicional en un sótano del centro que se llama “Pulverturm”, y donde también la decoración, el vestuario de los meseros y el ambiente es de la Edad Media. Comimos lechón y disfrutamos de una velada inolvidable!

Como estaba planeado el 23 de diciembre lo pasamos en Berlín, justo unos días después del atentado en uno de sus mercados de Navidad y donde fallecieron 12 personas. Desde que estábamos en Dresden notamos el exceso de policía en los mercados y en Berlín había todavía más. Afortunadamente la gente no dejó de asistir a los mercados y encontramos un ambiente tranquilo y alegre en los dos que visitamos:

  • Gendarmenmarkt. Esta situado en el centro de la capital alemana y no es muy grande pero sí muy acogedor. Probamos unas papas a la “Mexiko” y nos tomamos el tradicional ponche navideño. Paseamos por sus estánds y luego visitamos la Puerta de Brandenburgo donde se suponía que habría un pino de Navidad decorado con esferas mexicanas. Vimos el árbol pero no tenía esferas mexicanas sino unas normales y simples. De todas formas nos tomamos la foto del recuerdo y tomamos el metro para dirigirnos a la “Alexanderplatz” donde nos encontraríamos con unos amigos.
  • Alexanderplatz. Este mercado es grandísimo y no lo recorrimos a detalle porque la mayor parte del tiempo la dedicamos a tomar algo con nuestros amigos para ponernos al corriente de nuestras vidas ya que no nos veíamos desde hace 6 años. El “highlight” del día fue subirme al carrusel con mis hijas y mi amiga, algo que no sólo fue divertido sino mágico! Mis hijas también se subieron a la gigantesca rueda de la fortuna y apreciaron el mercado desde las alturas 🙂

Después de 5 horas en Berlín tuvimos que partir ya que nos esperaban a cenar en casa de los abuelos paternos donde pasaríamos la Navidad. Definitivamente este tour por los mercados navideños fue una gran idea y seguro lo repetiremos cada año, siempre buscando nuevos rincones para descubrir más artesanías, probar nuevos sabores y disfrutar los días de Adviento en este ambiente único y muy alemán.

Para mi colección de tazas no podían faltar una de cada mercado visitado. No compré más porque no siempre son bonitas, y éstas si me gustaron mucho:IMG_5213.jpg

Aprovecho para desearles un año nuevo lleno de sorpresas, aventuras y bendiciones!!! Hasta la próxima!

Mis pequeñas artistas

En las pasadas vacaciones de otoño mis hijas participaron en un taller de teatro-música-baile en una de las semanas. Desde el año pasado tenía intención de inscribirlas, pero como la edad de los participantes es de 10 a 25 años y la pequeña todavía no cumplía los 10 años, tuve que esperar a este año.

Las inscribí desde principios de año por miedo a no obtener un lugar, y después de una larga espera el día llegó. El taller empezó un domingo y se llevaría a cabo hasta el siguiente domingo que culminaría con la presentación del musical que diariamente aprenderían y ensayarían con un promedio de 6 a 8 horas diarias. Mucho tiempo invertido en las vacaciones? Sin lugar a dudas, pero el resultado fue maravilloso y  valió la pena!

Participaron 65 niños y jóvenes agrupados por edades, de 10 a 15, de 15 a 20 y de 20 a 25 años. El primer día se repartieron los roles y las canciones a memorizar. Mis hijas solo recibieron un par de líneas porque era su primera vez y a partir del lunes empezaron los ensayos de las coreografías de baile: un total de 5 canciones, de canto por las dos canciones compuestas para el musical y de teatro.

img_3714

Como en todo musical, la parte de teatro es simple y corta ya que el baile y la música abarcan gran parte de la duración de la pieza, en este caso una hora y media. Todos los días empezaron los ensayos a las 9 y media de la mañana, comían en el mismo teatro y las recogía entre 4 y 5 de la tarde.

El sábado y domingo estuvieron dedicados a los ensayos generales con todos los grupos. Se me olvidaba mencionar que el equipo experto estaba formado por 3 maestros, la creadora/ organizadora del musical y su asistente. Este año celebraron su 10mo aniversario y muchos de los jóvenes que participaron esta ocasión empezaron desde niños hace 10 años, así que tenían bastante experiencia a diferencia de los nuevos como mis hijas que no tenían idea de como se trabaja en un teatro y todo lo que implica presentar una obra musical en 1 semana.

El domingo por la noche fue la presentación final con un teatro lleno de padres, abuelos y amigos de los participantes. Los boletos se vendieron como cualquier otra obra o concierto, así que no dudo que hubiera espectadores que no tenían conocidos entre los jóvenes.

Qué puedo decir… fue simplemente espectacular! Y difícil de creer que en una semana, un grupo de 65 desconocidos con 3 maestros pudieran presentar un musical con una calidad sobresaliente y un desempeño casi profesional. Mis suegros lo vieron en DVD y se quedaron con la boca abierta, así como unos amigos que asistieron al evento.

img_3708

Mis hijas quedaron maravilladas con el trabajo en equipo, la convivencia con otras niñas tras bambalinas y el sabor a éxito después de una semana de arduo trabajo que no dudan en participar cada año, aunque eso signifique sacrificar una semana de sus vacaciones de otoño. Por nuestra parte, cuentan con nuestro apoyo ya que los beneficios y ventajas de participar en este tipo de proyectos son tantas que no tenemos duda en inscribirlas tantas veces como ellas quieran.

Mis pequeñas artistas siguen creciendo y disfrutando su paso a la adolescencia en un abrir y cerrar de ojos. Mientras que yo sigo descubriendo sus diferentes facetas y tratando de hacerme a la idea que pronto serán unas jovencitas independientes 😉

 

 

Vacaciones en la Costa Brava

Desde que mis papás nos avisaron las fechas de sus vacaciones en Alemania, empezamos a buscar un destino para hacer nuestras vacaciones con ellos. No fue difícil, y rápidamente nos decidimos por España, esta vez por la Costa Brava, cerca de Barcelona.

Dos semanas en un departamento en la playa de Pals a hora y media de Barcelona. Rentamos una camioneta y volamos el primer día de vacaciones escolares, aprovechando mejores precios y que el calor es todavía moderado comparado con Agosto.

Repitiendo la buena experiencia de nuestras vacaciones el año pasado en Italia, combinamos paseos culturales con días de descanso en la playa o la alberca.

Visitamos:
Girona. A una hora de nuestro departamento, caminamos por callejones, hicimos algunas compras y disfrutamos de un día soleado.

SAMSUNG CAMERA PICTURES
Barcelona. Dejamos el coche en Blanes, para tomar el tren y evitar el tráfico citadino. Desde la Plaza Cataluña, tomamos un autobús turístico que nos llevó a todos los puntos importantes de la ciudad. Admiramos nuevamente la Sagrada Familia, recorrimos el Parque Guell y paseamos por Las Ramblas. Fue un día largo pero muy aprovechado.

SAMSUNG CAMERA PICTURES
Figueres y Cadaqués. A una hora hacia el Norte, conocimos la ciudad natal de Salvador Dalí, donde conocimos un Teatro-Museo que contiene gran parte de sus obras. Una maravilla! Después de comer partimos a Cadaqués, un pueblito en la costa donde el artista tenía su casa de verano y atelier. Para terminar el día paramos en la playa de Rosas donde cenamos viendo el Mar Mediterráneo.


Pals. El pueblo no quedaba tan cerca del departamento pero 10 minutos en auto nos permitieron visitarlo un par de veces. Un pueblito medieval de esos de película con callejones, torre, iglesia y restaurantes típicos. Muy lindo!

SAMSUNG CAMERA PICTURES
Begur, Palafrugell, Sant Feliu y Pálamos. Un día de tour por la Costa Brava conociendo diferentes puertos y playas. En la primera parada disfrutamos de una vista panorámica desde las ruinas de un castillo, luego comimos en la ciudad de Parafrugell para pasar la tarde entre dos playas conocidas por sus lindos malecones y bahías.


Los partidos de la Eurocopa los vimos en la tele de nuestro alojamiento o en algún restaurante de la localidad, así pudimos seguir y apoyar a la selección alemana hasta los 4tos de final ya que para  el juego de Semifinales contra Francia ya estábamos en casa.
IMG_2882
Y aunque 2 semanas parecen poco, en este tiempo hubo noticias a nivel mundial o familiar que nos mantuvieron (pre)ocupados…
– para empezar el Brexit
– luego la noticia de que mi hermano menor se muda a Chihuahua este verano
– por correo electrónico supimos que nuestra hija menor quedó en la clase 5F2 y sus mejores amigas en otras 2, sea español o la 5F1 también de francés 😦
– el atentado en el aeropuerto de Turquía con mas 45 fallecidos

El clima estuvo fenomenal: sol puro entre 25 y 28 grados. Solo un par de días estuvo medio nublado y el día que fuimos a Barcelona cayó una breve llovizna por la mañana. Sol, playa, mariscos, ambiente y familia… la combinación perfecta para unas vacaciones increíbles!

Y qué creían, que no les iba a presumir todo lo que comimos??? Pues para no antojarlos demasiado sólo les pongo unas fotitos para que se den una idea de porqué ahora los pantalones ya no me entran! Pero ni hablar, son vacaciones y había que probar de todo!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Justo un día antes de dejar la Costa Brava, tuve la fortuna de celebrar mi cumpleaños #43 en la playa, comiendo mariscos y disfrutando de la familia que me consintieron todo el tiempo. Fue un cumpleaños inolvidable!

Pero como todas las vacaciones, tuvimos que decir adiós y ahora sólo nos quedan las fotos y los recuerdos… Dios dirá a donde nos llevará el destino las próximas vacaciones 🙂

Tiempo para dos

Mayo está lleno de días festivos en Alemania… empezando con el primero de mayo (día del trabajo), después viene el día de la madre el segundo domingo del mes y dos días festivos religiosos que varían año con año pero que normalmente caen en mayo: el día de la Ascensión del Señor que aquí se llama también “día del padre“, y que siempre es un jueves por lo que el viernes es puente, además del lunes de Pentecostés que al menos en las escuelas de esta región alargan hasta el martes y que siempre es 10 días después del día del padre.

Y precisamente por estos últimos dos días festivos, elegimos Mayo para casarnos porque Thomas podía ahorrarse un par de días de vacaciones al coincidir nuestra luna de miel con los dos fines de semana de días feriados. De tal forma que además de celebrar a las mamás, a los papás, a los trabajadores y al Espíritu Santo, celebramos nuestro aniversario de bodas este mes: específicamente el 18 de mayo!

No lo sabíamos antes, pero definitivamente mayo fue el mejor mes para casarnos, no sólo por que es un mes maravilloso lleno de flores, primavera y días templados, sino porque podemos festejar nuestro aniversario con un pequeño viaje en alguno de los puentes o fines de semana largos del mes!

Este año no fue la excepción y organizamos una escapada justo el fin de semana que nuestras hijas se fueron de campamento con su grupo de scouts. Suena perfecto, no? Y vaya que lo fue! Victoria y Catalina durmieron en el campo de Sunde a 20 minutos de casa, mientras que nosotros pernoctamos en un hotel Wellness, también en el campo pero de Syke a 70 minutos de Stade.

El paquete “para dos” incluía desayuno buffet y cena de 3 tiempos para los dos días, un masaje peeling para mí,  un masaje exfoliante para Tom, uso del sauna y hospedaje en una habitación doble. Qué más podíamos pedir? Clima agradable para disfrutar de paseos y noches estrelladas? Concedido! El fin de semana no sólo fue soleado sino que alcanzamos temperaturas de hasta 25 grados! Un sueño hecho realidad!

IMG_2122

Tanto Tom como yo siempre hemos sido partidarios de buscar una excusa para pasar unos días solos y en estos 14 años de matrimonio (y 11 de padres) siempre hemos encontrado oportunidades para hacerlo. La primera y más exótica fue cuando cumplimos 5 años de casados y nos fuimos de crucero en el viaje a México ese mismo año. Dejamos las niñas con mis papás y nos escapamos 10 días al Caribe. La idea era repetirlo a los 10 años de casados pero por falta de presupuesto ha quedado pendiente, tal vez para los 15???

Catalina tenía año y medio y Victoria iba a cumplir 3. Remordimiento por dejarlas solitas? No! Tanto ellas como nosotros sobrevivimos y desde entonces repetimos la hazaña tan seguido como podemos. Obviamente no tan larga, pero 3 o 4 noches con los abuelos paternos, de campamento o con mis papás cuando están aquí o nosotros allá siempre nos caen de maravilla para salir de la rutina y revivir la “luna de miel”.

Estoy segura de qué estos “respiros” son un ingrediente indispensable para un matrimonio sano y feliz. No siempre es posible, pero a veces nosotros mismos nos limitamos por miedo o inseguridad y no buscamos alternativas para no complicarnos. Desde hace 2 años que las niñas están en los scouts aprovechamos cada campamento para mínimo pasar una velada romántica en casa, ir al cine y sí se puede irnos a un lugar de fin de semana.

Y como las niñas ya están más grandes desde hace dos meses hemos instituido una nueva cita en nuestro calendario: una vez al mes Tom y yo nos vamos a cenar solitos y dejamos a las niñas empijamadas viendo la tele. En cualquier emergencia, estamos en casa en 10 minutos 🙂 Por otro lado, una vez cada dos semanas Tom y yo desayunamos juntos después de que las niñas se van a la escuela, aquí en casa sin glamour ni lujo pero conscientes de pasar un rato a solas en santa paz.

Qué de dónde saqué tales ideas? Pues no me lo van a creer pero una de mis alumnas de español, ya jubilada y con casi 50 años de casada nos comentó en clase de un regalo peculiar que le había hecho a su marido: un poster con 365 cuadritos en el cual tenían que marcar por cada día que pasaran un tiempo JUNTOS, y no me refiero a estar sentados cada uno en su sofá favorito leyendo el periódico sino a momentos como tomar un paseo, ir al cine, visitar una exposición, cocinar juntos, etc. En un año cruzaron menos de la 3era parte de los cuadritos. Y eso que están jubilados! Así que me puse las pilas y aunque no complete los 365 cuadritos en el año, quiero llenarlo lo más posible.

Tiempo para DOS! En esta vida tan ajetreada, llena de citas, planes y actividades es importante detenernos a reflexionar y no dejar de regar nuestra plantita llamada matrimonio. Sean vacaciones, desayuno, cursos de baile, deporte, idas al cine… no dejemos que la rutina nos aleje del romanticismo y el tiempo en pareja. Últimamente ha habido epidemia de divorcios en varios círculos de amistades y viendo a detalle, la causa principal es la falta de convivencia de la pareja.

Nunca olvidaré esa frase de que los hijos son prestados, no por la parte de que los hijos se van a ir algún día, sino por la parte de que me quedaré con quién decidí casarme hace 14 años y no quiero que sea un extraño al paso de los años.

Brindo por estos 14 años de casada y por lo que están por venir. Que Dios nos siga bendiciendo y dando oportunidades para repartir nuestro tiempo de la mejor manera entre la familia, los amigos, la pareja y nosotros mismos. En el equilibrio está la clave y este fin de semana de aniversario fue fenomenal! Ya estamos planeando el siguiente 😉

Salud!

IMG_2148

México vs. Italia 

No, no voy a escribir sobre ningún partido de fútbol entre estos dos países, sino que voy a comparar un poco lo que significa vacacionar en estos dos países cuando se vive en Alemania.

Cuando llegue a Alemania hace 13 años y tuve la oportunidad de conocer otras mujeres mexicanas y casadas con alemanes que tenían mas de una década aquí, me sorprendí al saber que no viajaban cada año a México de vacaciones como era mi plan de recién casada y llegada a este país.

Aún recuerdo sus miradas ante mi sorpresa y cómo me veían ingenua y sin idea de lo que cambiaría mi vida al crecer la familia y al pasar los años. Pobre de mí, que soñaba con viajar una o dos veces al año a mi querido México.

El primer año de casados, viajamos a México en Navidad y copiando el modelo de muchas familias que conocía en México, decidimos pasar una Navidad en cada país alternando cada año. Así que al segundo año pasamos Navidad con la familia de mi marido. Catástrofe total! Sin niños, ni posadas, ni tamales… sólo 7 adultos a la mesa sin ambiente ni ponche. Gracias a Dios una amiga me dio el buen consejo de que tan pronto llegaran los hijos, pasáramos la Navidad en México hasta que entraran a la primaria, cuando sólo tendrían dos semanas de vacaciones y sería mas difícil viajar por tan corto tiempo.

El año siguiente esperábamos la llegada de nuestra primera hija el 26 de diciembre, así que pasamos la Navidad en casa con mi mamá que ya estaba aqui para ayudarme después del parto. A partir del año siguiente pasé temporadas de hasta 3 meses en mi patria con las niñas (la segunda llegó al año siguiente) y abarcando la Navidad, época muy especial para mi.

Año con año empezamos a ver que los costos de viajar a México se elevaban y era más difícil agregar otras vacaciones al año en otro lugar mas cercano. Además, mi ciudad natal Monterrey, no tiene playa y después de 5 o 6 visitas, uno conoce todos los lugares turísticos de la región. Un par de veces combinamos vacaciones en Monterrey con una playa mexicana, pero los costos se elevaban muchísimo.

Y lo que temía empezó a suceder cuando las niñas entraron a la escuela: no sólo pasó un año sin visitar la patria, sino dos o tres! El año pasado volamos a Monterrey en Navidad después de haber pasado cuatro en Alemania y creo que pasaran muchas más antes de volver a tener oportunidad de viajar en Diciembre a México.

Pero claro, también podríamos viajar en verano, o no? Y es aquí donde viene la comparación a la que hace referencia el título de esta entrada. Después de pasar dos semanas de vacaciones en Italia y el sur de Alemania, podemos comparar los costos con nuestras vacaciones de hace dos años en Cancún.

– para empezar tenemos los costos de transporte: el vuelo redondo en promedio es de 1000 euros por persona a México comprándolo con meses de anticipación. Con mucha suerte puede conseguirse hasta por 800 euros, por cuatro personas son 3,200€. Repito, con suerte!

Y aquí se acaba la comparación, pues las vacaciones en Italia para toda la familia con gasolina, casetas, alquiler de casa, comidas, souvenirs, entradas a museos y lugares de interés no sobrepasa esa cifra! En el caso de Cancún todavía falta agregar todo eso mas la renta del auto.

También podemos hacer el ejemplo viajando a Monterrey, que aunque no tiene playa, también se puede vacacionar y nos ahorramos el hospedaje si nos quedamos en casa de mis padres. El costo de los pasajes es el mismo: entre 3,500 y 4,000€ por los cuatro. Más el resto!

También podemos cambiar el ejemplo de Italia y elegir un destino mas económico con “all-inklusive” y avión desde 3,000 euros para toda la familia por dos semanas.

Desventajas de viajar a Turquía o Croacia en lugar de a México: no se ve a la familia, ni a los amigos… no se comen tacos ni se oye mariachi…  no se oye español ni se siente uno “en casa”. Desgraciadamente, todo esto va tomando un valor relativo al paso de los años y la economía familiar toma un valor más importante, y las prioridades de placer pasan a un segundo término.

Recientemente varias personas me han preguntado cuando volvemos a Monterrey. Definitivamente este año ya no y el próximo lo dudo ya que mis padres esperan que hagamos un viaje con ellos, acompañados de mis hermanos con sus familias y seguramente el destino no será Monterrey. Talvez el Caribe o Canada, Dios dirá y veremos si en el 2017 nos podemos escapar a mi tierra natal, que con dos hijas adolescentes no tengo idea si quieran pasar unas vacaciones con más de 40 grados a diario y sin playa.

Ahora entiendo perfectamente a esas mexicanas que conocí recién llegué a este país y ahora soy yo quien mira o escucha a recién llegadas soñar con visitar a nuestro México cada año. Definitivamente habrá familias con mejores posibilidades económicas que lo puedan hacer, pero en caso de familias como la nuestra, donde hay sólo un sueldo regular, vacacionar en México se vuelve muy caro y se deben buscan otras alternativas y hacer los viajes a la patria mas esporádicos.

El objetivo principal de visitar la patria después de “sentirse en casa” es ver a los padres, es decir, a los abuelos de nuestros hijos. En mi caso son jóvenes y han podido visitarnos cada dos años y se quedan hasta 6 semanas! Cuando nacieron mis hijas, tuve la bendición de contar con mi mamá en casa casi 3 meses! Eso se llama suerte, ya que tengo amigas mexicanas cuyos padres no pueden viajar por diferentes razones y los viajes anuales a nuestro México se extrañan aún más. Dios les de salud y energía a mis papitos para que sigan viniendo, porque sé que tarde o temprano la edad se los impedirá.

Espero que quienes tengan amigos o familiares viviendo en el extranjero y que no viajan con frecuencia a su patria comprendan que no es por falta de ganas, vanidad o desinterés. Los hijos crecen y las responsabilidades económicas aumentan, las casas requieren mantenimiento y los vuelos aumentan de precio. Dios quiera podamos viajar en dos o tres años a nuestro Monterrey querido, que con dos hijas adolescentes no será nada divertido ni barato 🙂 Mientras sigo esperando a ver quién se anima a visitarme para traerme un pedacito de mi México, nuestra casa siempre esta abierta y me encanta ser guía de turistas 🙂

Programa para vacaciones 

De México extraño los campamentos de verano en los que nos inscribían cuando era niña. Recuerdo que iba al Planetario Alfa todo el día y aprendíamos de fotografía, pintura o baile. Hoy en día, la oferta es mucho mayor y mis sobrinas van a diferentes programas, sea de natación, de manualidades o de baile.

Aquí en Alemania eso no se acostumbra mucho, al menos en las ciudades pequeñas como en la que vivo. Pero no me puedo quejar porque la ciudad ofrece un programa llamado “Ferienspass” (Diversión en las vacaciones) dos o tres semanas de las 6 que tienen libre en la escuela.IMG_0056_2

Unos días antes de terminar el ciclo escolar, cada niño entre 6 y 13 años recibe un programa con las actividades que se ofrecerán y que pueden ser de 2 tipos:

– excursión o paseo de todo el día a parques temáticos o zoológico en la región. Se van en autobús muy temprano y regresan por la tarde. Cada quien tiene que llevar comida y bebida para el día, dinero para souvenirs y la gorra amarilla que los identifica como grupo.

– actividades de dos o tres horas que se llevan a cabo en el centro juvenil de Stade y que van desde manualidades, clases de baile o paseos cortos en la ciudad hasta clases de pintura o idas a jugar boliche.

IMG_0050

Actividades

IMG_0049

Programa

Formulario

Formulario

Cada programa tiene un formulario, donde se pueden elegir 12 actividades, incluyendo un máximo de 4 excursiones. Se deben colocar en orden de preferencia y se puede escribir el código de un amiguito o hermano con quien ir. También se puede llenar el formulario en internet y unos días antes de empezar el programa se recibe un correo con las actividades que se asignaron. Hay muchos paseos que tienen mucha demanda y como hay cupo limitado, muchas veces se obtiene lugar en máximo 8 o 9 actividades de las deseadas.

Todas las actividades son llevadas a cabo por jóvenes voluntarios de la ciudad y solo algunas actividades o paseos tienen la presencia de un adulto empleado del centro juvenil.

IMG_0054_2Las actividades son subsidiadas por la ciudad y las excursiones tienen un costo entre 8 y 12€, mientras que las actividades de 2 horas cuestan 1€. El monto total debe pagarse en días determinados antes de comenzar el programa y persona que no paga, pierde sus lugares. Unos días antes se ponen los lugares libres a disposición y con suerte, puede unos inscribirse en algo interesante.

Las actividades matutinas son de 10 a 12 y las vespertinas de 2 a 4 de la tarde, así que si se tienen dos actividades el mismo día, se puede complementar con la comida de 12 a 2 en las mismas instalaciones por 2 euros más. De esta forma, el niño estaría de 10 a 4 ocupado. Desgraciadamente las actividades son limitadas y para los padres que trabajan el “Ferienspass” no es solución para dejar a los niños el día completo por las 3 semanas que se ofrece. Desconozco de una opción en la ciudad para estas familias, y la mayoría tiene que tomar vacaciones para cuidar de los niños en edad escolar o tener una abuela o niñera de tiempo completo.

Este año nuestras hijas sólo participaron en la última semana del programa porque estuvimos en Italia las primeras dos semanas. Entre las actividades que eligieron fueron a un zoológico de focas y leones marinos, al boliche e hicieron un par de manualidades.

IMG_0053_2Todavía me quedan 3 años para aprovechar esta oportunidad que ofrece el centro juvenil, y casi siempre se organiza un campamento de los scouts en las vacaciones de verano con lo que están ocupadas otra semanita más. Además he visto que hay viajes de estudio a algunos países europeos para adolescentes que seguramente serán una buena opción para nuestras hijas en el futuro. Ya veremos…

Un castillo de verdad

Creo que no hay mujer en el mundo que no haya soñado alguna vez con ser princesa, vivir en un palacio con su príncipe azul y tener muchos vestidos y zapatos. En mi caso personal fui la princesa de la familia y mi libro favorito de la infancia era sobre cuentos de hadas y príncipes. Nuestras hijas también fueron criadas como princesas, vestidas de rosa y conocen todos los cuentos infantiles. Se disfrazaron hasta el cansancio de Cenicienta, Ariel y Rapunzel y el año pasado que visitamos Disney Paris, no dejaron de admirar su castillo principal, que no es más que una fachada pero tiene muchísimo significado para ellas.

No veo nada de malo en soñar ser princesa, y como muchas otras cosas de la infancia, llega el momento en que ya no se creen en los cuentos de hadas y se ve en los medios que las princesas de hoy en día son mujeres comunes y corrientes que no tienen hada madrina ni zapatos de cristal. Pero eso sí, viven en palacios y están casadas con un príncipe, así que lo de los castillos siempre será algo que atrae a miles de turistas, sean niños o adultos, hombres o mujeres.

En Europa he tenido la oportunidad de conocer varios castillos, algunos por dentro, la mayoría sólo por fuera. Así que en nuestro reciente viaje a Baviera pensé que sería una buena oportunidad para las niñas conocer el castillo más famoso de Alemania: Neuschwanstein. SAMSUNG CAMERA PICTURES

La aventura comenzó con la reservación de los boletos, ya que dicho castillo sólo se puede visitar por dentro con guía. Hay tours en varios idiomas y otros con audio guía que supongo ofrece más variedad de lenguas extranjeras. Elegí a las 11 de la mañana para tener tiempo de llegar y recogerlos, ya que deben pagarse en ventanilla a más tardar una hora antes del tour. De lo contrario, se pierde la reservación y tienen que pagarse de todas formas (se garantizan con tarjeta de crédito). Dos meses antes cuando hice la reserva no tenía idea de la cantidad de tours que se ofrecían ni cuantas personas integrarían nuestro grupo. Al llegar ahí a las 9:30 de la mañana, todo el lugar parecía verbena y la fila era interminable. Gracias a Dios la fila de boletos reservados no era tan larga y justo a las 10 llegué a ventanilla para pagarlos. A quién no tenía reservación, se le vendían boletos para las 4 de la tarde en delante y lo últimos son alrededor de las 6 de la tarde.

IMG_9854

Como teníamos una hora de tiempo libre hasta que empezara nuestro tour (en alemán) y habíamos leído que necesitábamos media hora para llegar a la puerta principal, nos tomamos nuestro tiempo para caminar junto con cientos de turistas la carretera que es de pura subida en zigzag entre el bosque. Al llegar arriba nos percatamos que había tours cada 5 minutos!!! Y cada grupo contaba con un promedio de 30 personas. Puntualmente a las 11:00 se nos permitió la entrada con nuestros boletos electrónicos y el chico que sería nuestro guía nos llevó al primer salón. El tour duró aproximadamente media hora y no se permiten tomar fotografías en el interior del edificio, así que no les puedo compartir ninguna 😦

Curiosamente en este castillo lleno de cisnes, pinturas con historias de amor, y salones bellamente decorados no vivió ninguna princesa. Su dueño y creador, el Rey Luis II de Bavaria no se casó nunca y murió muy joven en circunstancias muy sospechosas. Al morir el castillo todavía no estaba terminado y aunque se completaron algunas partes después de su muerte, no se llevó a cabo el total de sus diseños que incluían otra torre, una iglesia y un baño, entre otras cosas. Las vistas desde cualquiera de sus ventanas y balcones son simplemente espectaculares. Montañas, lagos y otro castillo, Hohenshwangau: donde vivió el Rey hasta su juventud, ofrecen un paisaje majestuoso. El tour nos llevó a través de varios salones como la habitación del Rey, su despacho, la capilla, una gruta y un salón grandísimo llamado “Sala de los Cantores”, donde se ofrecen conciertos.

Torre

Torre

Sobra decir que todo esta decorado con el mayor lujo, desde las cortinas hasta los candiles, las alfombras y tapices, pinturas murales en la mayoría de las paredes y techos, las puertas con grabados y los muebles con tallados en madera de roble. Mármol, oro, bronce, maderas finas, brocados, seda, vitrales son sólo algunos elementos que llenan cada una de las habitaciones del castillo. Sólo la cocina que está en el sótano es bastante austera en comparación al resto, pero que para su época era bastante moderna.

IMG_1758

Castillo Hohenschwangau

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Vista desde el balcón

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Vista desde el lago

Cómo no pude tomar fotos interiores, compré un libro sobre el castillo y la vida del Rey Luis II para tener imágenes de todo lo que observé durante el tour. Aquí les comparto algunos datos interesantes:

  • Luis II se convirtió en Rey de Baviera a los 18 años y medio al morir su padre Maximiliano II
  • Fue muy amigo de Richard Wagner quien compuso muchas de sus obras inspirado en las pinturas del castillo
  • A los 41 años fue declarado incapacitado para desempeñar su cargo y cinco días después fue encontrado ahogado junto con su psiquiatra en un lago. Suicido? Asesinato? Muchas teorías, pero ninguna demostrable 😦
  • El castillo de Neuschwanstein es sólo uno de 3 castillos que construyó el Rey en su corta vida, incluso otro más se quedó sólo en diseño.
  • Ahora datos del castillo:
    • fue construido sobre las ruinas de dos fortalezas de Hohenschwangau, y todo esta inspirado en la Edad Media, época que cautivaba al Rey
    • la primera piedra se puso el 5 de septiembre de 1869 y a la muerte del rey en 1886 todavía no estaba terminado
    • algunas cifras de los materiales utilizados sólo entre 1879 y 1880:
      • 465 toneladas de mármol
      • 1,550 toneladas de piedra caliza
      • 400,000 ladrillos de tamaño imperial
      • 3,600 metros cúbicos de arena
      • 600 toneladas de cemento
      • 2,000 metros cúbicos de maderas de andamiaje
    • en 1880 estaban empleados en la construcción 209 picapiedreros, albañiles, carpinteros y auxiliares
    • en el segundo piso estaba previsto un salón copiado de la Alhambra (pero no se hizo)
    • el candil que se encuentra en el salón del trono pesa 900kg y hay un torno para bajarlo y así poder prender sus 96 velas o limpiarlo
    • en la capilla hay siempre ramos de flores enviados por admiradores del Rey provenientes de todo el mundo
    • entre la sala de estar y el despacho hay una gruta con estalactitas
    • el Rey sólo pasó 172 días en el castillo
    • el castillo se abrió al público unas semanas después de su muerte y en el primer semestre se contaron 18,000 visitantes
    • la base y superficie construida del complejo de 130 m de largo es de 2,557 metros cuadrados. La torre principal mide casi 80 metros y la superficie utilizable es de casi 6,000 metros cuadrados.
    • un turista sube y baja un total de 352 escalones durante la visita guiada

Sorprendidos? Se pueden imaginar cómo queda el visitante al observar esta “obra de arte” de cerca, andar por sus pasillos y contemplar su grandeza durante media hora. La verdad es que cuando entré a la sala de los Cantores me dieron muchas ganas de llorar y no puedo explicar la razón. No sé si de admiración por tanta belleza, de tristeza por saber que el Rey nunca la pudo ver en uso, de sorpresa por ver tanto lujo en un solo lugar o de alegría por tener la oportunidad de visitarla. Salí del castillo casi en extasis y obviamente enamorada. Dudo que haya otro lugar como éste sobre la Tierra.

Así que si algún día tienen la oportunidad de visitar Baviera, no dejen de visitar este castillo. Pero no olviden hacer su reservación porque no se imaginan la cantidad de camiones llenos de japoneses que llegan diariamente a visitarlo. Después del tour, pueden visitar el castillo Hohenschwangau que está enfrente, el museo de los Reyes de Baviera, el lago “Alpensee” o simplemente pasear entre las calles del complejo que están llenas de tiendas de souvenirs, restaurantes y turistas! Ah, se me olvidaba… el tour cuesta 12 euros y los niños no pagan.

Cómo me hubiera gustado ser princesa y haber vivido en ese palacio!!!

Maqueta

Maqueta

Entre castillos, viñedos y olivos – 2da parte

La segunda semana de vacaciones también estuvo llena de paisajes y momentos inolvidables, ahora entre Italia y Baviera. (Para leer el resumen de la primera semana, haz clic aquí)

El sábado 1 de agosto visitamos Siena, una ciudad que no es tan mencionada como Florencia o Venecia pero que para mi gusto es equiparable a ambas en belleza e historia. No sé porque en ningún momento la relacione con Santa Catalina y hasta un día antes de nuestra visita, me percaté que podíamos conocer la casa y santuario de esta ejemplar mujer.

Decidimos salir después de mediodía, para no hacer el día tan pesado a las niñas. Nos bañamos en la piscina por la mañana, comimos en casa y a eso de las dos nos dirigimos a Siena en coche, que sólo quedaba a media hora de nuestro alojamiento. Ya nos habíamos informado de los estacionamientos y por suerte, llegamos a uno muy céntrico que cobraba 2 euros por hora, pero estaba techado y estaba abierto hasta media noche. Desde que salimos del estacionamiento, la ciudad me fascinó!

Siena esta construida sobre tres lomas, así que sus calles son un subir y bajar entre callejones, puentes e iglesias. Visitamos la catedral, la plaza “Il Campo” donde se realiza el famoso “Palio” y la iglesia de San Francisco donde esta el milagro de las Hostias Consagradas. Obviamente visitamos el santuario de Santa Catalina, que maravilló a nuestra hija menor que lleva su nombre. Cenamos en una terraza cerca de la Catedral, y a las 9:15 de la noche vimos un espectáculo de luces en 3D (“La divina Belleza)” que cuenta la historia de la ciudad. Maravilloso! Terminado el show, volvimos a casa agotados pero felices de haber conocido una ciudad tan rica en historia, arquitectura y ambiente.

El domingo lo dedicamos a descansar, no porque no hubiera suficientes lugares por conocer sino porque uno de nuestros objetivos de viajar a Italia también era relajarnos y simplemente no hacer nada. Las niñas y yo fuimos a misa de 12, esta vez en italiano y en la iglesia del barrio donde nos hospedamos y donde no podía faltar una imagen de Santa Catalina. El resto del día lo pasamos en la piscina y por la noche cenamos nuevamente pizzas horneadas a la leña y viendo el atardecer desde la terraza del restaurante.

Al día siguiente viajamos desde temprano en dirección a Umbria, donde visitamos el Lago Trimasano por la mañana y un parque acuático por la tarde. Justo lo que se necesita para sobrellevar el calor de 35 grados que ese día alcanzamos. Toboganes y piscinas, helado y lectura bajo la sombrilla, horas de diversión para chicos y grandes. Llegamos tarde a casa y después de una cena ligera, caímos rendidos en los brazos de Morfeo.

Y se llegó el último día en La Toscana italiana que lo dedicamos a lavar ropa, empacar y cargar energías para emprender el viaje de regreso a Alemania. El termómetro llegó otra vez a 35 así que nos despedimos de la piscina, disfrutándola hasta el último minuto.

El miércoles dejamos la casa a las 8 de la mañana rumbo a Alemania, no sin antes hacer una pausa para comer en Verona y de pasada conocerla. Otra hermosa ciudad, donde vimos los restos de la Arena, la segunda más grande después del Coliseo Romano. También visitamos la casa de Julieta, donde esta el balcón donde se supone Romeo le declaró su amor. Tom y yo dejamos nuestra firma en un corazón dibujado en la pared y no subí al famoso balcón por falta de tiempo. Seguimos nuestro camino atravesando Austria y llegamos a nuestro destino a las 6 de la tarde. Cenamos en una cervecería local donde había música típica bávara y pudimos cenar especialidades bávaras con el castillo “Neuschwanstein” de fondo.

Al día siguiente nos levantamos temprano porque teníamos que recoger nuestros boletos reservados para visitar el castillo más famoso de Alemania: “Neuschwanstein“, que fue construido en 1869 por Luis II de Baviera. Tuvimos que caminar casi media hora para subir al castillo que está construido sobre una montaña y tomar el tour que empezó a las 11. Un chico nos guió a través de algunos de los salones explicándonos la historia de su dueño y construcción. Conozco varios castillos en Europa, pero nunca había visto uno tan hermoso como éste. Cada pared, rincón, techo, mueble está lleno de detalles, arte y belleza. El símbolo del reino y castillo es el cisne, ave que puede observarse en todas partes. Y así como el cisne, el castillo es sinónimo de elegancia y hermosura. No lo puedo negar, quedé enamorada de este castillo que con razón inspiró a Disney para su logo 😉

Por la tarde caminamos a un lago (Alpensee) cerca de los castillos donde mi marido y las niñas tomaron un refrescante baño, mientras yo disfrutaba la vista y el sol radiante que enmarcaba el lago, los Alpes y los castillos.  Me sentía como en un paisaje de un cuento de hadas. Por la noche paseamos por Kaufbeuren, ciudad donde pasamos la noche antes de seguir explorando Bavaria.

Al ver el pronóstico del día siguiente, decidimos cambiar de planes ya que el termómetro llegaría a 37 grados, y un paseo por una ciudad tan grande como Núremberg se convertiría en una pesadilla, así que decidimos visitar Rothenburg ob der Tauber en su lugar, ciudad más pequeña y donde podríamos pasar la tarde en sus albercas públicas. Y así lo hicimos. La noche la pasamos en otro hotel de Bavaria, donde pasamos una hermosa velada en su “Biergarten”, disfrutando el atardecer y el canto de los grillos a 35 cálidos grados.

Y se llegó el día de conducir a casa! Aprovechando que quedaba de paso, paramos en Würzburg donde vimos el último castillo de las vacaciones rodeado de viñedos. Siendo el primer sábado de vacaciones de los estados del sur del país, las carreteras estaban llenas de turistas y nuestro trayecto se alargó un poco más de lo planeado. Antes de llegar a casa pasamos a un supermercado a comprar un par de cosas para el domingo que no hay comercio abierto. Llegamos justo a las 7 y media a casa, cenamos y a dormir!!!

Dos semanas de aventuras, 4000 kilómetros recorridos en coche y otros cuantos a pie, 2000 fotografías, una veintena de ciudades visitadas, muchos rayos de sol disfrutados y cientos de minutos bien vividos en familia! Simplemente unas vacaciones perfectas que quedarán en nuestra memoria para siempre! Gracias a Dios por esta oportunidad y ahora a esperar la siguiente, que el mundo es grande y todavía hay mucho por descubrir!

P.D. Las fotos se las iré poniendo en la página de Facebook 🙂

Unas vacaciones maravillosas!

Cuando leo las entradas relacionadas a nuestras vacaciones, hayan sido en México, Málaga o California, siempre escribo que fueron maravillosas. Éstas últimas en Italia no fueron la excepción y quedarán en nuestra memoria como unas de las mejores que hemos hecho.

Cada viaje es especial, es elegido y planeado con esmero y dependiendo de la compañía, de la edad de las niñas y de la temporada se escoge lo mejor de acuerdo a nuestro presupuesto y tiempo. A veces hemos elegido quedarnos en un hotel todo incluido como en Mallorca, y otras veces rentamos un coche para explorar los alrededores. A veces hemos viajado con mis padres y otras veces nosotros dos solos, sin niñas. Esta vez, las vacaciones a Italia y al sur alemán fueron maravillosas por varios aspectos que se combinaron a la perfección:

lugar… la Toscana es una extensión del paraíso y además del deleite visual, ofrece un poco de todo: cultura, historia, comida deliciosa, playa, ciudades hermosas, servicio amable y naturaleza. Las niñas disfrutaron de algunas cosas, los adultos de otras y todos del clima y del tiempo en familia.

sin horarios ni tours… A excepción de la visita al castillo “Neuschwanstein” que tuvo que reservarse con anticipación, no tuvimos horarios ni planes a seguir. Cada día se iba programando de acuerdo al clima, a las ganas y combinando los deseos de todos. Nos informábamos en internet de los lugares a visitar y no requerimos de guías ni traductores.

espontaneidad… Además de no tener horarios, dejábamos mucho a la aventura. Si de pronto veíamos en el camino algún castillo o un mirador, parábamos a explorar el lugar. También a la hora de cocinar, comprábamos algunas cosas sin saber con precisión qué íbamos a comer o cenar.

piscina incluida. Siguiendo el consejo de una amiga, la búsqueda de alojamiento se hizo con la premisa de contar con alberca. De no haberla tenido, además de haber sufrido más del calor, tendríamos que haber salido a diario para buscar entretenimiento, fuera ciudad, lago o albercas públicas.

cocineta. Tener cocina en la casa además de bajar considerablemente los gastos diarios a la hora de comer, permite ahorrar tiempo y aumenta la convivencia familiar. A mí que me encanta ir al súper, conocer los de Italia fue fantástico. A petición de las niñas compramos frijoles en lata y tortillas de harina para cenar algunos de los días, además compramos futas y verduras de la región y carne para algunas de las comidas. Debo confesar que me llevé unos sobres “Maggi” para preparar pechugas de pollo o albóndigas que hicieron posible cocinar en poco tiempo 🙂

auto con clima, tv y hielera eléctrica. Viajar en coche con dos niñas de 8 a 10 horas en pleno verano requiere de algunos requisitos para hacerlo placentero y no volver loco al chofer ni al copiloto. Las niñas podían ver DVDs, dormir o comer a su antojo. Hicimos siempre pausas después de tres horas de camino y la hielera que se conecta al coche fue genial para siempre tener a la mano refrigerios y bebidas frescas.

idioma… En nuestro camino aprovechamos las largas horas en coche para aprender un poco de italiano. El idioma no es muy distinto al español y las niñas encontraron divertido el CD y repetían los diálogos con gusto. En casi todas partes nos entendían en inglés, español o alemán pero como siempre, nuestros intentos en italiano eran muy apreciados.

clima… Cielos despejados y temperatura promedio de 32 grados fueron perfectos para disfrutar alberca, playa y visitas a ciudades. Sólo tuvimos lluvia el día que visitamos Siena y no duró tanto como para arruinar el plan del espectáculo nocturno. Nuestra hija mayor detesta el calor excesivo y los días que llegamos a 35 grados fueron una tortura para ella. Gracias a Dios solo fueron dos o tres y obviamente el resto de la familia sufría igualmente, pero no nos quejamos tanto 😉 Y tuvimos muchísima suerte porque justo cuando dejamos Italia estaba por llegar una onda caliente que elevaría las temperaturas hasta los 40 grados!

edad de las niñas... Definitivamente un viaje en coche tan largo no lo hubiera hecho con bebés o niñas pequeñas, pero con 9 y 10 años las niñas ya sobreviven días con 8 horas de viaje en coche, entienden todo lo que ven en museos y ciudades y son independientes para empacar sus cosas, cambiarse solas y caminar hasta 3 o 4 horas en recorridos citadinos, además de cargar sus propias mochilas con bebidas, souvenirs y cambio de ropa. Eso facilita mucho las vacaciones de los papás que no tienen que cargar carriola, sus cosas personales ni preocuparse por lo que comen o no.

salud… Dos semanas antes del viaje tuve mucha diarrea e incluso en Italia mi estomago me dio un poco de problemas que gracias a Dios después de algunas pastillas y dieta ligera (difícil de seguir en Italia) desaparecieron. De ahí en fuera, todos gozaron de buena salud las dos semanas 😉

chofer… Y las vacaciones no hubieran sido posible sin un buen chofer que maneja horas y horas sin importar país, velocidad permitida, clima, curvas, tráfico y pasajeros que piden pausa, determinada música o que baje la velocidad.

Además de cientos de fotos, quedarán en nuestra memoria muchas anécdotas que no pudieron ser fotografiadas, como la noche que disfrutamos la luna llena en una pradera escuchando el canto de los grillos o la noche en que Catalina vio estrellas fugaces con su papá. Muchas experiencias que se acumulan en el baúl de los recuerdos 😉

Ahora a esperar las siguientes vacaciones en dos semanas… Las niñas se van con los abuelos de crucero a Escandinavia mientras que Tom y yo nos vamos de luna de miel a Nizza cuatro días. Seguro también serán maravillosas!

A %d blogueros les gusta esto: