El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Tradiciones"

Nueva idea para el calendario de adviento

El año pasado fue la primera vez que mis hijas hicieron un calendario de adviento para su hermana y este año agregué una idea para hacerlo diferente, además de gastar menos y tener al final algo útil para cada Navidad.

En mis años de soltera empecé una colección de nacimientos/belenes porque tuve la fortuna de viajar mucho a Sudamérica y en cada viaje compraba uno diferente. Todavía están en México pero espero algún día traérmelos a Alemania cuando mi mamá ya no los ocupe. Cada Navidad pongo uno muy típico mexicano debajo del árbol y pensé que sería buena idea regalarles uno hecho por mí a cada una de mis hijas.

En mi búsqueda de ideas encontré unos muy sencillos y cambié de parecer, en lugar de hacerlos yo, les propuse a las niñas que si se animaban a hacer un nacimiento para su hermana y aceptaron. Les enseñé varias opciones con diferentes materiales como corcho, fieltro, papel, madera, etc. con la condición de que tendrían que elegir uno diferente y hacerlo de forma secreta para que fuera sorpresa. Al mismo tiempo, se me ocurrió que cada pieza del nacimiento podría incluirse en el calendario de adviento, y así no tener que comprar tantos regalitos.

La mayor se decidió por un nacimiento de FIMO, una especie de plastilina que se hornea:

 

Y la menor que no es tan paciente para eso de las manualidades, eligió trabajar con piedras y pintura acrílica:

 

La única diferencia con la idea original de internet, es que nosotros le agregamos brillitos a algunas de las figuras 🙂

Cada una hizo 10 piezas diferentes en sus nacimientos donde no podían faltar los personajes principales: María, José y el niño Jesús así como los 3 Reyes Magos, y el resto fueron un poco diferentes como el ángel y la estrella en el de Catalina, o el pastor con sus animalitos en el de Victoria.

El fin de semana pasado nos fuimos de compras y con un presupuesto de 20 euros, cada una compró 10 regalitos. De los 4 que faltaban, 1 se los hice yo y el resto fueron cupones para actividades mutuas como una sesión de fotoshooting, un manicure o una invitación a comer un helado.

Así quedaron empacados y ya están listos para ser abiertos a partir del 1 de diciembre:

 

24 regalitos hechos con amor que al paso de los días irán completando un nacimiento y alegrando el camino de espera hasta Navidad 🙂

Feliz tiempo de adviento!

Anuncio publicitario

Posada navideña entre amigas

El pasado febrero asistí al primer encuentro de mexicanas que se organizó en Kassel y como se los conté en aquella ocasión, fue una experiencia maravillosa que creó lazos de amistad increíbles que gracias al Whatsapp ha sido posible mantener y fortalecer. No hay día en que no mandemos un chiste, preguntemos alguna duda o confiemos alguna inquietud a las que ya considero como mis primas. Sí, hay una convivencia y una comunicación con confianza, respeto, armonía que va más allá de la amistad y que raya en la empatia familiar. Yo no tengo primas de mi edad, así que no sé si sea así en realidad pero el grupo de chicas que conocí en febrero se ha convertido en mi fuente de energía, alegría e información, mi rincón para desahogar penas o tristezas y mi motor de motivación.

Por esa y muchas razones más empezamos a contemplar la posibilidad de reunirnos otra vez, y como en eso de reuniones, fiestas y posadas no se nos dificulta, rápidamente un pequeño grupo que vive relativamente en el centro de Alemania organizó la primera posada navideña para Noviembre.

img_4047

Desde hace dos meses se eligió la fecha en la que la mayoría podía asistir, y de 31 integrantes finalmente asistimos 19. Todo empezó el viernes 18, día en que llegó la mitad: unas por coche, otras por tren e incluso una en avión. Nos fuimos a cenar a un restaurante italiano de la ciudad, donde comimos delicioso y platicamos muchísimo.

Es difícil describir la emoción de encontrarse con amigas con las que solo has coincidido dos días en persona pero que sientes que conoces desde hace años. Es muy curioso pero real! Y aunque era prematuro predecir como sería ese fin de semana, estaba segura de que sería otro momento especial, igual o mejor que nuestro primer encuentro.

Todas las que llegamos el viernes (6) nos quedamos a dormir en casa de una de las organizadoras, mientras que las que llegaron el sábado (9) se quedaron en casa de la otra organizadora. El sábado había programa completo para todo el día:

  • Comenzamos con un almuerzo riquísimo en un restaurante de la ciudad donde a lo largo de la mañana fueron llegando otras de las chicas.
  • Después nos fuimos de tour por la ciudad que curiosamente se parece mucho a Stade, donde yo vivo. Caminamos, compramos, tomamos fotos y café, reímos y pasamos el rato, mientras que llegaba la hora del siguiente punto en el programa.
  • Visita al castillo de Wolfenbüttel donde nos esperaba una sorpresa! La visita guiada al museo del mismo fue hecha ni más ni menos que por un personaje del siglo XV, con peluca de rizos blancos, tacón y medias. Él no solo nos dio un tour por las habitaciones y salas del castillo, sino que también nos enseñó como debíamos hacer reverencias, caminar y saludar como damas de la alta sociedad de aquella época. Fue divertidísimo y creo que el guía tuvo problemas para contener la risa con nuestras ocurrencias.
  • Luego tuvimos dos horas para descansar y ponernos guapas para el evento más esperado del año: la tradicional posada que empezaría a las 7 de la noche.
  • Como toda posada mexicana no pudieron faltar los elementos principales que las hacen únicas, ya que combinan tradición con fiesta, reflexión con diversión y de verdad que fue un momento lleno de todo eso y más!
    • Empezamos con la bendición del sacerdote en una iglesia que estaba al lado del salón que rentamos para el evento. El padre nos sorprendió cantando una pequeña estrofa en español y en un círculo con velas encendidas recibimos la bendición para terminar la pequeña ceremonia con una de las canciones que mas me gustan: El pescador de hombres. Ufff! Las lágrimas no tardaron en rodar por mis mejillas al sentirme como en México y escuchar esa estrofa: he dejado mi barca… junto a ti, buscaré otro mar.
    • 15157014_1189371341111110_5260832227600764126_o
    • Con las velas prendidas caminamos al salón donde nos dividimos en dos grupos para cantar la tradicional canción En nombre del cielo con los de adentro y los de afuera. Y adelante peregrinos para seguir la fiesta!
    • img_4058
    • Rápidamente entre todas organizamos mesas, pusimos música navideña, preparamos el buffet, hicieron guacamole, calentaron tortillas y quedó todo listo para cenar la rica barbacoa que nos habíamos saboreado desde hace meses.
    • Cenamos, brindamos y bailamos…
    • Luego rompimos dos piñatas con ojos vendados y como niñas chiquitas nos tirábamos al piso por las golosinas mexicanas 🙂
    • img_4117
    • Y como se acerca la navidad, no podían faltar los regalos que intercambiamos entre juegos y risas.
    • img_4063
    • Finalmente, dejamos el programa de lado y nos dedicamos a bailar, cantar, charlar y divertirnos al máximo!
    • Hasta las dos de la mañana, hora en que dejamos el salón ya limpio y recogido.
  • Al día siguiente nos reunimos a almorzar barbacoa en casa de una de las organizadoras, donde con el dolor de nuestros corazones tuvimos que despedirnos. Pero no sin antes decidir el próximo punto de encuentro: Hamburgo!!!

Y tal como lo había presentido, el fin de semana fue único! Lleno de sorpresas, risas, abrazos, alegría, calor fraternal y mucho sabor mexicano! Acaso se puede pedir más? Todas nos despedimos con el corazón lleno de energía para sobrevivir el invierno que nos espera y para las que nos quedamos aquí a celebrar Navidad, nos llenamos de nuestro México para no extrañar tanto nuestras tradiciones y posadas.

Mil gracias a las chicas que hicieron de este evento algo inolvidable y maravilloso! Y gracias a Dios por haberlas puesto en mi camino! Estoy segura que el próximo año volveremos a coincidir aquí o allá para seguir fortaleciendo nuestra amistad 🙂

 P.D. Lo que pasó en Wolfenbüttel se queda en Wolfenbüttel 😎

De esas casualidades…

del destino que son difíciles de creer, voy a escribir el día de hoy.

Hace 2 años, el periódico local me hizo una entrevista sobre el día de muertos, su significado y la forma como se celebra en México. Me disfracé de catrina, me tomaron fotos en un panteón abandonado y el artículo ocupó la primera plana el día de Halloween (31-octubre) de ese año.  Y como no todos los días salgo en el periódico guardé el artículo entre mis documentos importantes junto a este blog impreso, cosa que hizo también una profesora de alemán porque el artículo le pareció adecuado para el tema de «historias de miedo» que cada año imparte a sus alumnos de 5to año.

articulo-periodico-catrina

El mes pasado mi hija Catalina me comentó casualmente un día por la noche «oye, mamá… mi maestra de alemán quiere que vayas a contarnos sobre el día de muertos». Se me hizo raro y le pregunté a qué venía eso y me dijo que la maestra había encontrado el artículo de la catrina (mí artículo!) entre sus cosas y al leerlo de nuevo, no tuvo problemas en ver la relación de mi apellido con el de Catalina.

Qué casualidad!!! Y dos años después por azares del destino visité el grupo de 5to año justo en el día 2 de noviembre, y no porque así lo eligiéramos sino porque justo los miércoles tienen la clase de «Verfügung» (hora semanal para tratar temas varios) y la semana pasada estaban de excursión, no quedaba más que este día que cayó justamente en el día festivo mexicano. Otra casualidad!

Solo tendría 45 minutos, así que para entrar en materia les presenté el vídeo de Plaza Sesamo que grabamos hace 3 años y que explica de manera sencilla esta festividad mexicana. Después hice una pequeña presentación de 10 minutos con muchas fotos para explicarles los altares, sus elementos, las calaveritas de azúcar, el pan de muerto, las catrinas y cómo lucen los panteones en estos días.

Les llevé pan de muerto para que lo vieran, el cual le dí a la profesora para que lo compartiera con sus colegas y a los niños les llevé galletitas de calaveras hechas con mucho amor:

img_3863

Les encantaron! Y mientras que se las comían les pasé un corto animado que me encanta y que para mi gusto explica de una forma gráfica y simple cómo celebramos este día y qué significa.

Al final hubo una sesión de preguntas y conversamos sobre las diferencias culturales, ya que aquí la muerte es un tema tabú y sería imposible imaginarse un poco de música, color o ambiente festivo en el domingo de muertos que se celebra el segundo domingo de noviembre en Alemania. Fue una experiencia muy linda y enriquecedora! Me encanta compartir mis tradiciones y si se trata de niños, lo disfrutó al doble.

Y para concluir esta entrada me quedo con la frase de la maestra que dijo al final de la presentación: «Entonces el día de muertos festejan la vida de los que ya partieron?» Sí, así es! El 2 de noviembre celebramos juntos vivos y muertos los momentos compartidos 🙂

 

Calendarios de adviento hechos con amor

Ya les había contado de la bonita tradición de los calendarios de adviento en otro post. Los hay de todos colores, tamaños y sabores y como en todo lo relacionado a la Navidad, cada año encuentro más novedades, inventos y y variedad que hace más difícil decidirse por un calendario en particular. Así que al preguntarles a las niñas de qué querían sus calendarios este año, de Lego Friends, de las detectives !!!, de Monster High o de Top Model, y de compararlos, llegamos a la conclusión de que ya los han tenido otros años y que no son tan divertidos. Mmmmm, entonces?

Les sugerí que porqué no hacían un calendario para su hermana y les encantó la idea. Conozco muchas mamás que cada año compran detalles diferentes para llenar 24 cajitas, bolsitas o cajoncitos, pero yo nunca lo he hecho. Incluso el año pasado Victoria hizo uno para Tom y para mí, en el que preparó 24 paquetitos (12 para papá y 12 para mí) con mensajitos, dibujitos y detallitos como castañas, piedritas o manualidades.

Así que manos a la obra! Lo primero era pensar en los recipientes… sean bolsitas, cajitas o botecitos hay que hacerlos con anticipación. Buscamos en internet y Victoria se decidió por bolsitas en forma de búhos, mientras que su hermana menor quiso bolsitas rojas de organza. Para los búhos, Victoria cortó y pego ojos, picos y panzas de diferentes tipos de papel. Y por otro lado, para Caty tuve que coserlas con la máquina, cosa que no es mi fuerte. Desupés prepararon sus numeritos y una vez listas, pasamos a lo importante: los regalitos.

Búhos

Búhos

Bolsitas de organza

Bolsitas de organza

 

 

 

 

 

 

 

A cada una le dí un presupuesto de 25 euros y nos fuimos de compras. Como se supone que los regalitos deben ser sorpresa ya se pueden imaginar lo divertido que fue acompañarlas y ver que cada una tomaba un camino distinto en la tienda y pasaba a pagar secretamente sin que la hermana viera lo que había comprado. Se conocen muy bien y sabían perfectamente lo que tenían que comprar. Hoy en día es difícil conseguir detallitos por 1 o 2 euros, así que yo colaboré con otros regalitos pequeños para que completaran al menos 18. El resto fueron creaciones, manualidades o «cupones» hechos por ellas mismas.

Algunas ideas de los «vales» (Gutschein) incluyeron:

Cupón

Cupón

  • Masaje de 15 o 30 minutos
  • Sesión fotográfica
  • Manicure y pedicure
  • Peinado
  • o simplemente salir a jugar en la nieve (cuando haya)

 

El empacarlas también tuvo su chiste porque Victoria tuvo que envolver cada regalo antes de meterlo en la bolsita para que no se viera por fuera. Acomodar los regalos poniendo los más bonitos en los días 6 (día de San Nicolás) y 24 (Navidad), meterlos, cerrar las bolsitas y colocarlas en un lugar especial de la casa también requirió mucho tiempo, pero lo hicieron con gusto y emocionadas de que su hermana estaba haciendo lo mismo para ella.

IMG_0704 IMG_0743 IMG_0709 IMG_0745

No cabe duda que la Navidad es la mejor época del año y este tipo de tradiciones que fomentan el amor, la dedicación, la creatividad, la amistad entre hermanos, el factor sorpresa y el trabajo me encantan! Si las niñas quedan satisfechas (que supongo que sí) seguro que este tipo de calendarios se convertirán en una tradición familiar.

Así quedaron al final:

IMG_3017

de Victoria

IMG_3018

de Catalina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lindos, no? Adicionalmente les compré unos calendarios sencillos con chocolatitos 😉 No me pude resistir!

IMG_3028 IMG_0764

 

Un abuelo de oro

Tengo la fortuna de tener dos pares de suegros que son excelentes! En nuestra boda pocas personas supieron que los padres de Tom, que volaron a México sin sus nuevas parejas, tenían mas de 25 años separados. Yo sólo los había visto una vez antes de la boda y al saber que la relación de mi marido era un poco distante con ambos temí que no tendría mucho apoyo en mi nueva vida en Alemania.

Qué equivocada estaba! A raíz de nuestro matrimonio, la relación entre Tom y sus padres se fortaleció y yo buscaba cualquier excusa para frecuentarnos. Ambas familias viven a más de 300 kilómetros de nuestra casa, así que las visitas eran de fin de semana para aprovechar el viaje.

Al nacer nuestras hijas, la fortuna se multiplicó y ellas nacieron con 6 abuelos y 3 bisabuelos. Y esta entrada esta dedicada al padre de mi marido que simplemente vale su peso en oro. Y les voy a contar porqué.

Se llama Martin y es profesor y escritor. Se jubiló poco antes de que naciera nuestra primera hija, hace 10 años.  Es reservado y no le gusta mucho el contacto físico, así que los primeros años de casada lo describí como serio y hosco. Todo cambió al convertirse en abuelo! Y nuestras hijas fueron sus primeras nietas! Recuerdo que ellos fueron los primeros visitantes en el hospital cuando nació Victoria y fue amor a primera vista.

Este blog es mi ayudante de memoria, y así encontré la fecha exacta de la primera vez que Martin se llevó unos días a Victoria. Fue en Septiembre del 2006, a sus 20 meses de edad y fecha en que se implementó una tradición familiar. Cada dos o tres meses, el abuelo venía por una u otra para llevársela de 3 a 5 días a su casa. La primera vez de Catalina fue un año después, en octubre del 2007 cuando tenía escasos 15 meses.

Siempre insistía en llevarse sólo a una, no por evitarse el trabajo que implicaba llevarse a las dos, sino porque quería concentrarse en una y dedicar las 24 horas del día jugando, enseñando o paseando con una sin que se pudiera distraer con la hermana. Su esposa que también es maestra, apenas se jubiló el año pasado así que mi suegro cambiaba pañales, les hacía y daba de comer, las cambiaba de ropa y todo! Es difícil describir con palabras la forma en que se desvive con sus nietos, la paciencia que tiene y la forma en que combina el aprendizaje con juegos y paseos al bosque. Viven en un pueblito en medio de la nada, no son fans de la televisión ni tienen consola, así que todo el tiempo es jugar, convivir con la naturaleza y aprender, porque como es maestro siempre tiene a la mano libros, juego didácticos y hojitas con ejercicios.

Cuando entraron al kinder que no es obligatorio, la tradición siguió y siempre se las llevaba entre semana para aprovecharlas mejor. Nunca lloraron ni al irse ni al estar allá y siempre se alegraban de pasar unos días sin la hermana (tanto la que se iba como la que se quedaba), pero en octubre del 2009 ya no querían separarse y no quedó mas remedio que llevarse a las dos. Dos años después que la mayor entró a la escuela, los viajes se limitaron a las vacaciones de pascua, verano u otoño… pero aún así siguieron los viajes 2 o 3 veces al año.

Esta semana las niñas se van de lunes a jueves con el abuelo. Ahora no empacan el triciclo sino los patines, no les hago la maleta sino ellas mismas lo hacen y llevan sus MP3 para distraerse en el camino. Tres horas y media de venida hace Martin solito, las recoje y media hora después ya están en el auto para hacer otras tres horas y media a su casa. Y el jueves se repite la manejada para traerlas. Creen que eso le hace dudar de llevárselas? Nop! Algunas veces las hemos llevado nosotras o las recogemos de regreso de casa de mis otros suegros para evitarle un viaje, y otras veces combina la traída con una visita a sus otros nietos en Bremen (3 y 7 años), que queda cerca de aquí.

abueloComo siempre, me trajo un ramo de flores y a las niñas bolsas de dulces para el camino. Sobra decir que mientras están en su casa, se les consiente a todas horas, comen lo que les gusta y juegan lo que ellas prefieren. El jueves seguro llegarán con un legajo lleno de dibujos y trabajos manuales.

Mis flores

Mis flores

Justo nueve años desde su primera vez y curioso ver cómo se adaptaron sin jamás negarse o quejarse. Ya tienen 9 y 10 años y saben que esos días serán dedicados para ellas, ahora también la abuela participa en la planeación del programa y seguro las llevaran a nadar, leerán libros juntos y hablaran del próximo año escolar que significa un gran cambio para la mayor que entrará a secundaria. Cuántos años más durará esta tradición? No lo sé, pero trataré de mantenerla lo más posible. Ni el nacimiento de los otros nietos de su hija mayor, ni los próximos dos que ya vienen en camino de sus otros dos hijos (en Berlín y Paderborn) han cambiado su amor por sus nietas «grandes». Supongo que como siempre, el amor sólo se multiplica y encuentra tiempo para todos.

Buen viaje!

Buen viaje!

Cuánta razón tenía Martin cuando en su discurso en nuestra boda me dijo que no tenía porque estar triste al dejar a mi familia en México, porque él se encargaría de darme una en Alemania. Y aunque vivimos un poco lejos, sé que tengo todo su apoyo y amor incondicional. Lo mismo sucede con su esposa y mi otro par de suegros que justamente la próxima semana se llevan a las niñas a su segundo crucero por Escandinavia.

No me queda más que agradecer a Dios por tantas bendiciones y haber puesto a esas personas tan maravillosas a quien convertí en abuelos en estas tierras. Dios les conceda muchos años más de salud y bendiciones!

Y viva la familia!

Adiós primaria!

Parece que fue ayer cuando nuestra hija mayor entró a la primaria… recuerdo su primer día de clases y su fiesta «Einschulung» con su «Schultüte» y su mochila nuevecita sobre los hombros. Parecía que era demasiada pequeña para esa gran «Ranzen«, llena de libros y útiles escolares. Todavía no terminaba el cuarto grado y le quedó pequeña por lo que los últimos meses utilizó una más juvenil.

Qué rápido ha pasado el tiempo y al ver las fotos de hace cuatro años se nota lo mucho que ha crecido en tamaño y madurez. Deja de ser niña para rápidamente convertirse en una adolescente y sus coletas han sido sustituidas por un corte de pelo corto y moderno.

Entre la semana pasada y ésta se han llevado a cabo dos eventos de fin de cursos que les describo a continuación y que me sacaron más de una lágrima. No de tristeza sino de emoción y alegría al ver a mi pequeña lista para su próxima etapa escolar: la secundaria que aquí se integra con la preparatoria y terminará en 9 años.

El primer evento fue el viernes pasado por la tarde en el patio de la escuela. No había programa oficial pero hubo las siguientes actividades:

– Presentación de canciones, obra de teatro y bailes representativos de los 4 años. Uno o dos temas por año, incluyendo una canción en español que interpretaron los profesores varones y que fue cantada en los días de proyecto con tema México de hace dos años. Imposible no llorar! También incluyeron algunas canciones navideñas que siempre cantaban en el mercado de Navidad en un pueblito cercano. Terminaron con broche de oro con una canción adaptada y que se titula «Lass uns gehen» (Déjennos ir). Ufff!!! Más de la mitad de las mamás no pudimos evitar el llanto… y en la última parte se integraron los profesores que casualmente este año también dejarán la escuela, el titular de mi hija porque se jubila y los otros tres de la clase de cooperación porque no hay espacio en el edificio para continuar con el proyecto el próximo año. Más lágrimas!

– Entrega de regalos a los maestros. Al profesor titular se le entregó una banca para que pase sus días de jubilado en el jardín recordando a su última generación, ya que cada niño grabó su nombre en ella. Al resto de los profesores se les regalaron plantas.

banca Herr Wille

– «Grill» que como la tradición lo indica consistió en salchichas asadas para todos y que se complementó con un buffet de ensaladas que llevaron las mamás. Hubo un pastel y algunos otros postres que llevaron otras familias.

IMG_9494

Adiós primaria!

– Entrega de álbum de fotos a cada alumno. Tuve el honor de ser la encargada de este regalo que cada alumno pagó y que incluyó fotos de todas las actividades importantes de los cuatro años de primaria: días de campo, excursión escolar, fiestas de verano y navidad, además de una sección de fotos tipo pasaporte con su nombre. Las dos clases fueron incluidas sin distinción de A o B, ya que el proyecto de «cooperación» consistió precisamente en integrar a los 8 niños con discapacidad en algunas clases con el grupo de Victoria.

IMG_9508

Como hacía mucho calor, les pusieron los aspersores en la cancha de fútbol y más de un niño termino en ropa interior corriendo por todo el patio. Poco a poco nos fuimos despidiendo felices de haber pasado una tarde más, la última, entre risas, anécdotas y niños que están dejando de serlo.

El segundo evento fue un desayuno este miércoles, último día de clases y que es tradición en la escuela. El programa fue el siguiente:

– Mientras los niños recibían las últimas instrucciones del profesor, la lista de útiles para el próximo año y sus libros, trabajos manuales y legajos para llevarlos a casa, las mamás preparábamos más de 200 panecillos y fruta para el buffet.

Desayuno

Desayuno

– A las 8 y media empezó el programa de «variedades», donde cada grupo cantó o presentó algo especial a los alumnos de 4to año que dejarán la escuela primaria. No alcancé a verlo todo porque estaba ayudando con el buffet, pero los niños de 2do cantaron una canción titulada «Los jubilados», refiriéndose a los que se retiran de la escuela para empezar una nueva etapa. Al final, los de 4to presentaron el mismo programa del viernes pasado y terminaron nuevamente con su canción «Lassen uns gehen», que hizo llorar a la mayoría de las niñas que la interpretaban.

– Desayuno y pausa. Los de 4to año tuvieron prioridad esta vez y pudieron servirse primero, ya que normalmente les toca al final. Después de desayunar, salieron al patio a jugar por última vez. En la pausa Victoria aprovechó de entregar unas tarjetas que mandé imprimir como agradecimiento a sus profesores.

2011-2015

2011-2015

– Regalo al profesor titular que se jubila. Además de la banca que le hicieron sus alumnos de 4to, toda la escuela le preparó un álbum con recomendaciones de viaje, donde cada niño y profesor llenó una hoja con tips y fotografías de su lugar favorito para vacacionar. Los lugares elegidos de mis hijas fueron Monterrey y Playa del Carmen 🙂

– «Túnel de despedida». En el «Einschulung» (primer día de clases) es tradición que las clases de 2,3 y 4to año hacen un túnel en parejas para que los chiquitines se encaminen a su nuevo salón de clases. Hoy fue al contrario, y las clases de 1, 2 y 3ero hicieron un túnel hacia la puerta principal para despedirlos de forma definitiva. Al salir del túnel se le entregó una rosa a cada niño con un mensaje hecho por los alumnos de 3ero. Y afuera hicieron un círculo con los profesores para despedirse y se hizo una foto de grupo. La última! Otra vez lágrimas, esta vez de las alumnas que se abrazaban sin cesar y lloraban emotivamente.

Adiós!

Adiós!

Mientras tanto, los alumnos de 1ero a 3ero recibían sus calificaciones y a las 10:50 todos se fueron a casa para disfrutar de 6 semanas de vacaciones!

Y así termina un período más de vida de nuestra hija mayor. Sin «graduación», ni toga, ni vestido para la ocasión, ni fiesta en salón, ni entrega de menciones honoríficas… simplemente una celebración emotiva entre alumnos y profesores, una carne asada con los padres de familia y muchos recuerdos para atesorar. Y el próximo fin de cursos que sí tendrá un baile de graduación y será otro gran momento será en 9 años. Mientras tanto a disfrutar una nueva etapa que traerá muchos cambios y seguramente muchas metas, aventuras y logros! Dios nos dé salud para seguir viendo a esta pequeñita crecer y madurar!

Hasta la próxima! El sábado partimos hacia Italia y prometo ponerme al corriente con muchos temas pendientes… ahora sí tendré tiempo de inspirarme y escribir!

Regalos y regalitos

Esta semana tenemos dos cumpleaños en la familia, el mío que cayó en lunes y el de nuestra hija menor que será el domingo. Como es costumbre, invité a algunas vecinas a desayunar y a otras a merendar para no pasar el día desapercibido. Mi hija igualmente invitó a unas amiguitas a nadar en una piscina pública para festejar su noveno cumpleaños.

regalos
El lunes después de que se fueron las invitadas tocó la hora de abrir los regalos junto con mis hijas y me inspiró a escribir esta entrada. En qué ocasiones se regala algo en Alemania? Qué tipos de regalos hacen? Y hay reglas sobre el valor del mismo?

Vamos por partes. Primero les explico lo que se acostumbra regalar en un cumpleaños cualquiera, es decir que no es redondo como 20, 30, etc y que en Alemania normalmente se celebra en grande.

– Para empezar, si te toca trabajar ese día deberás llevar un pastel o unos bocadillos para desayunar con tus colegas. Eso de que te lleven pastel o te inviten unos tacos, aquí no se acostumbra.

– Si invitas a tu casa a merendar, desayunar o cenar, normalmente el invitado pregunta si tienes algún «deseo» y si no dices nada en particular, los regalos podrán ser:

* un cupón o vale (Gutschein) de alguna tienda local. En el caso de mi ciudad que es pequeña, la variedad es limitada y puede ser de una perfumería, una librería o de tiendas de ropa.

* artículos de decoración o plantas. En mi caso, al que me pregunta le digo que no quiero plantas porque soy muy mala para la jardinería y no sobreviven siquiera una temporada.

* comida… ya sean chocolates, dulces, galletas, mermeladas caseras, etc.

* bebida… normalmente alguna botella de vino o «sekt» (vino espumoso)

* en mi caso, rara vez he recibido regalos muy personales como joyería o accesorios a excepción de que sea de algún familiar o amigo muy cercano.

– En el caso de los niños desde hace años aquí en el barrio se acostumbra hacer una «caja de regalos» en alguna juguetería local donde el cumpleañero elije a su gusto algunas cositas. En caso de que no la haga, normalmente se pregunta qué tipo de juguetes prefiere para facilitar la elección. Normalmente te dirán que si Playmobil, Legos, libros o algún personaje particular. En mi ciudad también se pueden hacer «cajas de regalos» en librerías o papelerías que tienen una sección pequeña con juguetes.

– En el caso de los jóvenes se acostumbra regalar dinero, una tarjeta de «itunes» o un vale de tienda de ropa.

Pero no sólo se hacen regalos por cumpleaños. En Alemania también se regala en las siguientes ocasiones:

nacimiento del bebé. Aquí no hay baby shower ni tampoco se acostumbra visitar a la madre en el hospital, así que normalmente cuando se conoce al bebé se le lleva un detallito.

– «Einschulung«- cuándo se entra a primer grado de primaria se hace una fiesta en la escuela, y normalmente se invita a la familia a una pequeña reunión. Los regalos suelen ser libros, artículos escolares o dinero.

Primera Comunión o Confirmación. Dependiendo de la religión se hará una fiesta después de estos eventos religiosos, donde se invita a la familia. Además de biblias o artículos religiosos, se acostumbra regalar dinero y lo curioso aquí es que los vecinos o conocidos mandan un regalito al niño/joven aunque no estén invitados a la reunión y que se enteran por el periódico. La confirmación de los católicos aquí en el norte no tiene tanta relevancia como la de los evangélicos, donde llegan a juntar una buena cantidad de dinero para su licencia de manejo.

Boda, Aniversario de bodas, cumpleaños redondo (30, 40, etc). Casi siempre en estos eventos que se realizan en salones de fiestas se regala dinero acompañado de algún detalle de decoración, vino o plantas.

Funeral. Cuando fallece una persona, familiares, vecinos y amigos regalan dinero a la familia para solventar los gastos.

Navidad y Pascua. Normalmente solo se hacen regalos entre la familia cercana y especialmente a los niños. Eso de llevar algún detallito a cada reunión de amigas o vecinas no se acostumbra aunque yo lo hago de vez en cuando.

– también cuando se invitan a merendar o desayunar, a una carne asada o reunión sin motivo aparente, los invitados siempre llegan con algún detalle o botella de vino. Sólo en círculos de amigos o festivales de la escuela me ha tocado que se hagan fiestas de «traje», donde cada quién lleva algo para el buffet.

– aunque pareciera que los alemanes no son detallistas, a veces te sorprenden como cuando terminan mis cursos de español y mis alumnos se organizan para llevarme una planta o flores como agradecimiento. También se mandan tarjetas de agradecimiento a los invitados de una boda, confirmación o fiesta especial.

En Alemania la costumbre de mandar tarjetas de felicitación por correo aún sobrevive y hay para todas las ocasiones que acabo de mencionar. También suelen acompañar los regalos y actualmente existen tarjetas con un sobrecito en la parte de adelante para incluir el regalo en efectivo. Lo que no es costumbre es incluir una tarjeta personal como en México. Es más, el lunes pasado ningún regalo tenía nombre por ninguna parte ni tarjetita de «PARA/DE».

Ahora bien, cuánto se acostumbra regalar? Al igual que en México, hay ciertos estándares que se siguen a la hora de elegir un regalo o dar efectivo. Algunos ejemplos son: los regalos de los niños no suelen sobrepasar los 12 euros, entre amigas es de 10 a 15 euros y para la boda de un familiar allegado se regalan 50 euros por pareja. Por supuesto cada región tiene estándares diferentes y depende mucho de la amistad, ocasión a festejar y confianza. Pero casi siempre se puede preguntar a otros invitados para no salirse de la norma y en muchas ocasiones se pueden juntar dos o tres personas para regalar algo más grande.

Como en todas partes del mundo hay gente tacaña y otra muy espléndida. Creo que sería difícil generalizar en este sentido y lo único que puedo agregar antes de terminar esta entrada es que en Alemania hay mucho menos compromisos sociales que en México, primero que nada porque las reuniones y fiestas son con menos invitados como las fiestas infantiles donde se acostumbran invitar tantos niños como años que se cumplen, o las bodas que a lo mucho cuentan con 100 o 150 invitados si es un mega-bodón! Los turcos o polacos sí acostumbran celebrar bodas como los latinos, pero los alemanes no hacen fiestas masivas e incluso algunas parejas sólo asisten con dos o tres invitados al registro civil. Y el otro factor que reduce el número de compromisos es que no existen los «baby showers», «despedidas de solteras» organizadas por la mamá de la novia, ni «quinceaños».

Después de 13 años de vivir aquí ya me acostumbré y no extraño tanta reunión social. Puede pasar incluso un mes sin necesidad de tener que comprar un regalo para una fiesta de cumpleaños o sin algún evento especial. Repito, en cada región es diferente y puede haber personas con mucha más vida social que yo, pero en general no hay tanta fiesta como en México e incluso en mi pequeña ciudad son contados los lugares que cuentan con espacio para 100 personas.

Gracias a todos los que se acordaron de mi cumpleaños y ahora a disfrutar de mis regalitos y de mi nuevo año de vida!

Galería

Pascua en Alemania II

El domingo de Pascua los niños alemanes buscan huevos y chocolates en el jardín. Llevan su canasta y van recogiendo lo que encuentran en el camino. Aquí algunos de los que encontraron mis hijas:

Conejos de chocolate….

 

Pollito y conejo en portahuevos

Huevo gigante sorpresa!

Huevitos con m&m’s

Más huevos…

  

Conejitos de chocolate

  

Mas chocolates…

  

Conejo de 30 cms

   

El conejo mas popular: de Lindt!

Cada año recibimos esta cantidad de chocolates que duran para los siguientes meses… Menos mal que Halloween es hasta Octubre!

Además, se acostumbra dar pequeños regalos como en Navidad. Envueltos y escondidos también en el jardín. Pueden ser libros, muñecos de peluche, juguetes o ropa. Al menos así se acostumbra en casa de mis suegros y nosotros también compramos algunos regalos para ellos y para las niñas. Bonita tradición que algunos critican de materialista o consumista, justo como la Navidad. A mi me gusta y el hecho de buscarlos con canasta en mano me fascina.

Al menos en el norte de Alemania el contexto religioso no es tan fuerte, pero de eso escribirré en otra ocasión. De momento hay que seguir celebrando la pascua que aqui incluye el lunes (mañana) como día feriado 😉

Galería

Pascua en Alemania I

conejos…

 

huevitos…

      

en ventanas…

en árboles…

 

en puertas…

        

90% alemanizada

Hace unos días en una página de Facebook que sigo, postearon las siguientes afirmaciones con la pregunta «¿Qué tan alemán eres?»:

1) Tu desayuno es sagrado.

2) Eres siempre puntual.

3) No puedes vivir sin cerveza.
4) Esperas al semáforo en verde para cruzar la calle. (aunque veas que no viene nadie!)
5) Dices lo que piensas.
6) Amas andar en bicicleta.
7) Te tomas el tema de separación de basura muy en serio.
8) Siempre llevas una bolsa para la compra.
9) Duermes con la ventana entreabierta. (aún en invierno)
10) Los domingos en la noche nadie te molesta, pues es hora de ver Tatort (serie policíaca).

Algunas cosas ya las hacía desde que estaba en México, pero definitivamente los puntos 5 al 8 los adopté desde que llegué a Alemania y el número 10 no me lo pierdo ni en vacaciones!  

Complementando la lista con otra que me encontré en un sitio muy interesante, sigo con las afirmaciones para ver que tanto me he alemanizado:

11) Contestas el teléfono con tu apellido.

12) El domingo es sagrado.

13) Las papas son indispensables a la hora de comer.

14) Adoras las salchichas.

15) Saludas sólo con la mano.

16) Consideras viajar a Mallorca en vacaciones.

17) Dices «Scheisse» cuando te enojas.

18) Has dejado de usar la tarjeta de crédito para todo.

19) Visitas uno o más mercados de Navidad en diciembre con colegas o vecinos.

Y por último, complemento con los siguientes puntos:

20) Invitas a fiestas con dos semanas de anticipación.

21) Tienes pantuflas en la entrada para los visitantes que llegan a tu casa.

22) Planeas tus vacaciones mínimo con seis meses de anticipación.

23) No te asustas cuando ves gente semi-desnuda en parques y playas.

24) Tienes botas de lluvia, rompevientos y diferentes tipos de chaquetas para cada estación del año.

25) No puedes vivir sin pan!

26) Evitas ir al médico cuando tú o tus hijos tienen gripe, pues sólo te recomendarán tomar aire fresco.

27) Cantas con euforia (o incluso bailas) los hits alemanes llamados «Schlager«.

28) Tienes al menos un adorno de temporada en la puerta de tu casa, jardín o ventanas. Llámese huevos, calabazas, enanitos, corona navideña, etc.

29) Sobrepasas los 150 km/hr en el «autobahn» (autopista) 

30) Tienes el «kit» alemán para apoyar a la selección nacional en el mundial!

Así que en total estoy 90% alemanizada, lo cual no significa que tenga sólo 10% de mexicana! Me refiero a que ya casi paso por alemana, pues cumplo con muchos de los puntos que se consideran «típico alemán». Mexicana sigo siendo 100% 🙂 

Y tú? Ya te alemanizaste?

Mercados de Navidad

«Pirámide navideña». Berlín.

En Alemania no hay posadas, cosa que extraño mucho de mi querido México, pero en su lugar hay mercados de navidad que es lo que mas me gusta de esta época en este país.

Pero que son estos mercados? Seguramente muchos se imaginan puestos de venta de artesanías y objetos navideños, y no estan tan errados, pero un mercado de navidad es algo más que un lugar donde comprar cosas, es un lugar con ambiente, alegría, olores y sabores que lo hacen un lugar único en el mundo.
Su atmósfera es inigualable: en los mercados navideños alemanes se mezclan el aroma de dulces de hierbas alpinas, de castañas y almendras tostadas, así como del obligatorio “Glühwein”, vino tinto caliente con especias, como clavos y canela. Muchos de los mercados simulan con sus quioscos la arquitectura tradicional con casitas de entramados de madera, aunque los hay también en estilo moderno.
En Alemania hay más de 1.500 mercados navideños, de todos los tamaños y prácticamente hay uno en cada ciudad o pueblo. En las ciudades grandes como Berlín o Hamburgo, hay un mercado en cada distrito, y en los pueblos pequeñitos como el mío (2,500 habs.) sólo se coloca el mercado un fin de semana. 
Normalmente, la preparación y colocación de los puestos comienza a mediados de noviembre y la inauguración los últimos años ha sido el 24 de noviembre para quitarlos un día antes de Navidad. Aunque hay algunos que duran incluso hasta fin de año. Dependiendo de la ciudad, se colocan los puestos en las calles del centro (casco antiguo), en plazas públicas  o en áreas peatonales. Un puesto al lado de otro, sin dejar mucho espacio libre. Algunos incluso construyen cuartos cerrados para que los clientes puedan resguardarse mejor del frío o de la lluvia.
El horario varía de ciudad a ciudad, y hay algunos que cierran bastante temprano (a eso de las 8 o 9 de la noche). Una amiga me comentaba que en algunos mercados navideños en Berlín cobran 1 o 2 euros para entrar, cosa que desconocía hasta ahora.
Berlín.
Puestos. Berlín.
 De qué hay puestos? de todo!
 – de bebidas: donde venden ponche caliente, «Glühwein, rompope, cafés de todos tipos y sabores, chocolate caliente y tambien cerveza, fría o caliente. Aquí les comparto un blog muy interesante que dedica una entrada a este tema, especializandose en las bebidas que se ofrecen.

– de comida: no pueden faltar las tradicionales salchichas, incluso de un metro de largo y otras especialidades que se venden en cualquier feria del pueblo como carne asada, champiñones en diferentes salsas, camarones o calamares, bretzel, etc. Pero lo mejor es lo dulce, empezando por las crepas, nueces garampiñadas, castañas asadas, galletas de todo tipos y sabores, «schmalzkuchen» (panecillos fritos en aceite y cubiertos de azúcar pulverizada), chocolates, mazapan alemán, y mil delicias más.
Castañas asadas. Berlín.
– artesanías: de madera, de papel, de vidrio. Hay para todos los gustos y presupuestos y la mayoría son artículos navideños como velas, estrellas, coronas para las puertas, esferas, etc. 
Estrellas de papel. Berlín.
– ropa: prendas de lana, pantuflas, gorros, bufandas y guantes no pueden faltar. Ademas de gorros de Santa, con o sin trenzas, con o sin luces, etc.
Adicionalmente a los puestos, en muchos de los mercados hay programa cultural o musical donde coros, grupos de baile y escuelas presentan cantos, obras de teatro o espectaculos de baile. En Hamburgo, a determinadas horas pasea el trineo de Santa por el cielo para presentar a sus renos y recordar a los niños que deben portarse bien para recibir lo que pidieron. 
En otros mercados hay carruseles, juegos mecánicos, resbaladeros o pistas para patinar sobre hielo.
Rueda de la fortuna. Berlín.
Santa en su trineo. Hamburgo.
Lo normal es visitar los mercados de navidad con la familia o con amigos. Los fines de semana se llenan mucho más, pero entre semana no faltan grupos de colegas que visitan el mercado de navidad para tomar algo después del trabajo. Hay que llevar mucha paciencia, porque aunque usted no lo crea en Alemania tambien existen los tumultos y en los mercados de Navidad hay que apretujarse entre la gente y hacer fila para pedir un ponche o una salchicha.
Berlín.
En lo personal conozco menos del 1% de los mercados de navidad en el país, los que he visitado con mas frecuencia son dos o tres en Hamburgo, obviamente el de Stade y el año pasado conocí los de Bremen y Lüneburg. Me faltará vida para conocerlos todos, pero espero algún día conocer al menos los más famosos como el de Núremberg o el de Colonia.

Pirámide navideña. Stade.
Ayuntamiento iluminado. Hamburgo.
Aquí esta la lista de todos los mercados de Navidad en Alemania este año:  http://www.weihnachtsmarkt-deutschland.de 
Si el de Núremberg es el más famoso, el de Dresde es el más antiguo. El llamado, “Striezelmarkt“ cumple 580 años de existencia. Además de una gigantesca pirámide de madera, el de Dresde se caracteriza por su tradicional “Christstollen”. El Christstollen es un pan con frutos secos, pasas, limón y naranja y es servido, a menudo, como postre en Navidad. En el adviento se come a cambio de tortas y tiene formas que recuerdan a un niño recién nacido envuelto en sus pañales. Por esta razón se cubre de polvo de azúcar.
Según DW, entre otros mercados navideños que no debes dejar de visitar están el de Rothenburg ob der Tauber, en Baviera, Quedlinburg, en Sajonia-Anhalt, o Colonia, a los pies de la catedral gótica, a orillas del río Rin. Y para los que buscan mercados de navidad originales, está el de Santa Pauli en el distrito rojo de Hamburgo, que se le conoce como el mercado erótico y donde las angelitas estan vestidas con muy poca ropa 🙂
En 2013, unas 85 millones de personas visitaron los mercados navideños. Hace 14 años la suma ascendía a 50 millones. Me encantaría que los mercados estuvieran todo el invierno, ya que enero y febrero son los meses más aburridos (aquí no hay ni rosca de Reyes, ni tamalada de la Candelaria) y  mas fríos del año. Al menos tendríamos un lugar a donde ir y reunirnos con amigos, calentarnos un poco con un vino caliente y hacer compras post-navideñas 🙂
Definitivamente conocer y vivir la experiencia de los mercados de navidad debe estar en cualquier lista de cosas por hacer de los que se animen a visitarme en esta época del año. Quién dice yo?
P.D.1 – Las fotos de Berlín son de una amiga muy querida y están publicadas aquí con su permiso.
P.D.2 – Las estadísticas y números son de DW (en español).
P.D.3 – Como siempre, lo escrito aquí esta basado en mi experiencia personal que se concentra mayormente en el norte de Alemania, así que puede haber algunas diferencias con mercados en otras regiones del país.

De Catrinas en Halloween

Como todos saben, nací y crecí en el norte de México específicamente en la ciudad de Monterrey, donde el día de muertos al menos durante mi infancia no era muy festejado. Recuerdo que el 2 de noviembre íbamos al panteón a visitar las tumbas de algunos abuelos, se limpiaban de hierbas  y se ponían flores frescas.
Dada la cercanía a Estados Unidos, se festejaba más el 31 de octubre el día de Halloween. Acostumbraba salir con mis vecinos y hermanos a pedir dulces a las casas de los vecinos, disfrazada de bruja, de princesa Leah, o de algún otro personaje de miedo siempre llegaba a casa con una calabaza repleta de dulces.
Nunca vi nada de malo en ello y el tema del día de muertos no se mencionaba en casa. El altar de muertos y todo lo relacionado a ese tema lo vine a conocer hasta que viví en Alemania en el 2002. Y poco a poco me voy haciendo experta en el tema:
Primeramente por las visitas a Hamburgo donde desde hace varios años se celebra el día de muertos en un museo muy conocido de la ciudad. Se pone un altar grandísimo, se presentan exposiciones, videos y conferencias del tema, ademas de vender comida mexicana, organizar manualidades para los niños y programa cultural con bailables y «concheros». Junto con la misa con Mariachi, es uno de los eventos al que contadas veces falto como este año que me voy a Paris justo ese fin de semana 😦
También tuve que profundizar en el tema ya que el día de muertos se presenta como tema cultural en todos los cursos de español medio o avanzado y siendo mexicana incluso llevo pan de muerto o algún otro detalle a mis alumnos.
Además, el año pasado mis hijas y yo participamos en la grabación de un video para plaza sésamo donde se explica el día de muertos a los niños. He aprendido a hacer pan de muerto y este año pedí mis primeras calaveritas de azúcar para mostrarlas en una conferencia que di sobre este tema a mujeres de todo el mundo.
Una cosa ha llevado a otra y la semana pasada me entrevistaron para un periódico local, a cuya entrevista asistí vestida de Catrina. Nunca me había maquillado así y me sirvió de prueba ya que mis hijas también quieren disfrazarse de catrinas este Halloween.

La idea no se las dí yo, sino que la vieron en una revista de «Topmodel» que leen regularmente y que este mes de octubre dedica a la fiesta de Halloween. En algunas de sus hojas se muestran los pasos para maquillarse, se menciona que la tradición viene de México e incluso se incluye una foto de una modelo famosa que pasó en pasarela maquillada de catrina.

Y justo en estos días vi en un folleto de un supermercado, el disfraz de catrina entre sus ofertas para el 31 de octubre. La niña esta maquillada, lleva una diadema de flores en la cabeza y trae una camiseta y mallones con huesos pintados. Una catrina muy tierna y rubia.

Poco a poco nuestra linda tradición está traspasando fronteras y qué mejor oportunidad de ser embajadora entre nuestros vecinos, amigos y conocidos. Al mismo tiempo que mis hijas se disfrazan de catrinas, aprenden sobre esta bella tradición mexicana y portan con más orgullo su maquillaje, sus diademas de flores y sus guantes con huesitos pintados que materializan sus raíces mexicanas en cada detalle.

Aqui la foto del día de Halloween:

Y aquí la foto que me hicieron para el artículo del periódico que justamente se publicó hoy.

Así que Feliz Halloween y

La Muerte en (la) Vida

Como en otras ocasiones, en estos días han coincidido dos hechos relacionados a un mismo tema y que quiero compartir en este espacio. El tema al que me refiero lo he puesto como título, la muerte y su papel en nuestra vida, y la muerte en vida.
Se acerca el día de los muertos, fecha muy especial en mi país de origen y que de una forma o de otra he aprendido a conmemorar a pesar de haber nacido en el norte de México, lugar donde esta tradición no estaba tan arraigada en tiempos de mi niñez.

El 2 de noviembre siempre fue un día para visitar panteones y llevar flores. Cuando llegué a Alemania conocí el primer altar de muertos y lo que en el centro de México es toda una verbena popular. Así que este día y sus tradiciones se volvieron temas obligados en mis cursos de español. Poco a poco me volví adicta al tema, y el día de hoy tuve la oportunidad de presentarlo a un grupo de señoras que se reúnen una vez al mes a discutir temas diversos. Es un grupo internacional y elegí el día de muertos justo para este mes, de tal forma que coincidiera con un evento que se organiza en Hamburgo (el 1-2 noviembre) y donde tendrán oportunidad de conocer más al respecto si les interesa.

Preparé pan de muerto y mandé pedir algunas calaveritas de azúcar para enseñarlas durante la charla. En total eramos 14 mujeres de 10 países diferentes. Mostré videos, fotografías y conté todos los detalles de los altares, las catrinas, las calaveritas y el porqué de la celebración. Creo que México es uno de los pocos países donde la muerte no causa miedo ni es tema tabú. Aclaré que al morir una persona si hay duelo y luto, y no hacemos fiesta a la hora del entierro. Pero la celebración del día de muertos despertó mucho interés, hicieron muchas preguntas y coincidieron en que dicha fiesta da otro significado a la muerte.

Definitivamente ver esqueletos vestidos y bailando, calaveras de azúcar en las panaderías y gente pintada de catrinas no nos espanta. Nos reímos de las calaveras literarias que salen en periódicos, decoramos con flores y colores brillantes los panteones y altares, y comemos pan «con huesitos» de decoración. Elementos que a más de un alemán le causa revoltura de estómago y pone cara de miedo cuando ve esqueletos de papel maché en fotografías.

Los alemanes también visitan panteones en noviembre y la iglesia católica incluye los días de todos los santos y de todos los difuntos al igual que en México. Pero todo es más solemne, triste y privado. Creo que el día de hoy más de una persona cambió su perspectiva de estas fechas y aunque no pondrán altares ni se pintarán la cara, al menos sabrán que la muerte es sólo una parte más de la vida y que no hay que angustiarse ni asustarse tanto.

Por otro lado, el tema de la muerte ronda mi cabeza desde la semana pasada y no porque haya fallecido algun pariente o amigo. Me refiero a las fosas encontradas en el estado de Guerrero últimamente. Qué no es tema nuevo? Sí, lo sé.

Hace 3 años pasé por una fase que  me convirtió en «activista», creí que podía poner mi granito de arena y cambiar el destino de México al protestar y clamar justicia junto con Javier Sicilia. Poco me duró el gusto y traté de olvidarme de la política mexicana y seguir mi vida tranquila en Alemania. Pero cómo dormir tranquila sabiendo que hay tanta gente sufriendo en mi país?

No sólo me refiero a los pobres, a los desempleados, a los índigenas, a los marginados, a los niños de la calle. No! Me refiero a todos esos padres, hermanos e hijos de desaparecidos. Dicen que no hay dolor más grande que perder un hijo, pero yo creo que es mayor aún el dolor de tener un hijo desaparecido. No saber qué pasó, ni si vive o está muerto.

Y vuelvo al tema de los muertos… Creo que no hay cultura en este planeta que no dé digna sepultura a sus difuntos. De una o de otra forma, siempre se busca la forma de despedir a los seres queridos y darles un lugar para visitarlos o tenerlos presentes. Y todos esos cuerpos que están en esas fosas en tierras mexicanas?

De sólo pensar se me llenan los ojos de lágrimas. Acaso por ser delincuentes o por pertenecer a bandas merecen ser enterrados en fosas comunes (y sé que la mayoría son inocentes)? Ser masacrados, calcinados y sólo Dios qué mas. No me puedo quitar las imágenes de la cabeza. Sean 10, 20 o 100 cuerpos, para mí es una multitud y todos ellos tienen una familia que les debe una digna sepultura.

Pienso en esos padres y madres de los estudiantes de Ayotzinapa, de las chicas desaparecidas en Juárez, de los «levantados» en todos los rincones del país… esos sí que estan muertos en vida. Dios les dé fortaleza para seguir de pie, exigir justicia y encontrar aunque sea los cuerpos de sus hijos sin vida. Ese dolor no se lo deseo a nadie y me duele en el alma saber que no son nazis, ni terroristas, ni invasores de otro país los causantes de ese dolor. Son mexicanos!

Hasta cuándo? No volveré a las andadas del «activismo» ni participaré en protestas esta vez. Sólo ruego a Dios por todas esas familias y por MI familia para que nunca tenga que pasar por ese dolor. Rezo para que en México reine la paz y esas escenas no se repitan nunca jamás. No tengo idea de cual sea la solución ni si acaso algun día pueda caminarse con tranquilidad en las calles de Guerrero o Michoacán.
Sólo confío… sólo rezo… sólo tengo esperanza en un mejor mañana 😦

Lo que no me gusta de Alemania

Así como escribí lo que me encanta de Alemania, ahora toca el turno a lo que no me gusta tanto en este país. Iba a titular la entrada como «lo que odio…», pero sinceramente no es para tanto. Son cosas que no me gustan, o a las que no me he adaptado/acostumbrado todavía.

– el horario de las farmacias
– la eterna espera en los consultorios médicos aún con cita programada
– las cámaras de control de velocidad en calles y carreteras
– que el alemán promedio no se baña a diario
– la falta de rebajas en tiendas y supermercados
– la no-espontaneidad de los alemanes
– el comercio cerrado en domingo
– el GEMA
– la gramática del idioma alemán
– que no hay cafeterías tipo Sanborn´s, Toks, etc
– que se cobra cada café o refresco que te sirven
– que la gente tarde mucho en «tutearse»
– recoger la nieve de la entrada en invierno
– el frío (amanecer bajo cero) que dura más de 3 meses
– los impuestos, pero en particular ese de uso de radio y televisión
– que como paciente «público» te den una cita con un especialista en 6 meses
– la informalidad al vestir en fiestas y reuniones
– los hospitales funcionan a medias los fines de semana
– las personas que se quejan «de lo bien que están»

– las garrapatas en el bosque y los piojos en las escuelas
– la falta de puertas en regaderas de instalaciones públicas (albercas, gimnasios, etc)
– el pago en efecivo o con tarjeta de débito en mueblerías y talleres mecánicos. No se aceptan tarjetas de crédito.
– la gente descortés que no saluda en elevadores, cafeterías, parques, etc.
– que no usan servilletas a la hora de comer y yo si me ensucio!
– los paranoicos que no usan redes sociales

y creo que de momento no se me viene otra idea a la cabeza. Como pueden ver, son más las cosas que me gustan 🙂

De retiro familiar

El fin de semana tuve la opotunidad de vivir una experiencia diferente: por primera vez asistí a un retiro en Alemania y fue familiar, algo que tampoco conocía ni siquiera en México.

Como saben, pertenecemos a la comunidad católica de nuestra ciudad, que aunque no es muy numerosa, últimamente busca organizar más actividades para chicos y grandes, jóvenes, familias y parejas.
Una amiga que había asistido al retiro el año pasado, me animó a inscribirme. Así lo hicimos, anotamos la fecha en nuestro calendario y mas rápido de lo pensado se llegó el día indicado. Empacamos nuestras cosas y manejamos las dos horas de camino para llegar a nuestro destino: un castillo pequeño adaptado como casa de retiros.

En Monterrey asistí a varios retiros, los primeros que recuerdo en la secundaria. El instituto era del Opus Dei y los retiros se realizaban en una casa de dicho grupo religioso. En la preparatoria tambien asistí a retiros que se realizaban en un lugar especial a las afueras de la ciudad. Sólo una ocasión había dormido en un castillo, fue en mi primer viaje a Europa donde nos hospedamos en un castillo adaptado como hostal en Francia.

El castillo donde se realizó el retiro familiar no es como el de Cenicienta o todos esos que conocemos de los cuentos de hadas, despues de leer la historia del castillo en una habitación adaptada como museo en el sótano y saber que fue orfanatorio, más bien es de esos castillos de películas con historias de terror donde encerraban a los niños en el ático o los obligaban a limpiar pisos y ventanas.

El retiro fue organizado por la nueva dirigente de la parroquia, aunque el retiro se ha hecho en el mismo lugar por más de 8 años. Junto con nuestra familia, se inscribieron otras cinco, dos de ellas sin papá por cuestiones de trabajo. En total, 16 niños/jóvenes de 1 a 17 años.

Como escribí anteriormente, el castillo (Schloss Dreilützlow) está adaptado como casa de retiros, seminarios o excursiones escolares. Cuenta con 26 habitaciones con 95 camas, bastante rústicas sin televisión ni teléfono. Además tiene una cafetería donde se sirven las 3 comidas (incluídas en el costo de la habitación), biblioteca, jardín, capilla, salón deportivo, un cuarto de televisión, la habitación de cuentos (decorada con diferentes temas infantiles), salones de conferencias, jardín, museo en el sótano y las dos atracciones más importantes: el ático decorado como la habitación del fantasma Dieter, y un pasillo de terror en el sótano (sólo porque no tiene luz).

Ático
Nuestra habitación
Sótano de terror
Salón de cuentos
Museo

El retiro empezó el viernes por la noche con la cena a las 6:30 de la tarde, después de que llegaron todos los asistentes. El menú: Pan con embutidos y quesos, ensaladas y para tomar: café, té o agua. Después pasamos al salón donde se llevarían a cabo todas las pláticas y actividades, y se dio la bienvenida formal y se realizó una pequeña dinámica. A las 9 se acostaron todos los niños en sus respectivas habitaciones y los adultos nos reunimos en un pasillo para tomar algo y platicar de todo un poco.

El tema del retiro fue «Rituales de antes y ahora», que abordamos a profundidad el sábado por la mañana después del desayuno. Los niños y jóvenes hicieron actividades aparte con el mismo tema. A mediodía comimos pasta con salsa boloñesa, y por la tarde nos fuimos a un pueblo cercano a dar un paseo por el bosque/lago. Por mi reciente operación, yo preferí esperarlos en la cafetería del lugar. Tardaron dos horas, tiempo en el que algunos se bañaron en el lago y otros exploraron el bosque a sus anchas. La idea era disfrutar ese tiempo como los caracoles: con calma y sin prisa.

Lago en Lassahn

Después de la cena (mismo menú del día anterior) hicimos una fogata en el jardín. Cantamos, asamos malvaviscos, y disfrutamos de una noche despejada y estrellada a 15 grados. Espectacular! Luego los adultos repetimos la reunión del día anterior con vinito y botanas hasta la medianoche.

Por último el domingo, después de desayunar participamos en una celebración eclesiástica (no propiamente misa porque no había sacerdote) en la capilla del castillo. Casi todos leímos algún texto y cantamos diversos temas con acompañamiento de órgano y flauta. Al mediodía comimos carne de puerco, papas y col rojo y nos despedimos para tomar nuestro camino de regreso a casa.

En nuestro caso nos desviamos a Schwerin, una ciudad hermosa con un castillo de cuentos de hadas. Este castillo es usado como edificio de gobierno, pero el jardín está abierto al público y disfrutamos de una linda caminata con casi 25 grados, talvez el último día cálido del año.

Fue un fin de semana muy lindo, con un poco de todo: espiritualidad, aventura, historia, juegos, naturaleza, convivencia con familia y amigos, y mucha diversión. En el camino de regreso, las niñas preguntaron si podemos volver el próximo año. Y creo que este retiro se convertirá en un ritual anual en nuestra familia! Así que a esperar el próximo!

A %d blogueros les gusta esto: