El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Salud"

Vacuna contra el VPH

Desde que nació Victoria, nuestra primogénita, la vacuné contra todo lo que el pediatra indicaba. En ningún momento dudé en aplicar las vacunas contra el sarampión, el tétanos y otras tantas enfermedades que ni siquiera conozco. Junto con un librito que se le da a cada recién nacido para las revisiones obligatorias durante los primeros 5 años de vida, recibí el “Impfpass” que es un “Pasaporte de vacunas” o el equivalente a la cartilla de vacunación en México. Ahí se anota la vacuna y fecha de aplicación, y también la próxima fecha para no olvidar cuando toca la siguiente.

 

Tanto Victoria como Catalina nunca sufrieron con las inyecciones, incluso rara vez lloraron. Jamás les dio fiebre o presentaron efectos secundarios, y gracias a Dios las vacunas han funcionado porque no se han enfermado de nada. Desconozco las vacunas que se aplican en México y confieso que nunca leí mucho al respecto porque confío plenamente en el sistema de vacunación de este país, y solo seguí las recomendaciones del pediatra para aplicar las que correspondían a la edad de las niñas. Considero importante proteger no sólo a mis hijas sino también a todos los que conviven con ellas, así que al vacunarlas, evito el contagio de ciertas enfermedades a los demás. Tal vez mi postura sea ingenua y simple, pero repito, nunca le dí mas importancia de la que tiene y así como yo fui vacunada, seguí la costumbre al vacunar a mis hijas.

Ahora bien… los años han pasado y me he topado con una decisión que mi madre no tuvo cuando yo llegué a la adolescencia. Me refiero a la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) y de la cual se lee mucho en todos los medios, foros y redes sociales.

Esta vez si me informé un poco más aunque no demasiado. Tanto la pediatra que trata a mis hijas como mi ginecóloga tienen folletos informativos en sus consultorios y después de leerlos decidí vacunar a Victoria. La recomendación es a partir de los 9 años, pero nuestro pediatra la aplica a partir de los 11. Cuando llamé para hacer la cita hace dos años, me informaron que estaba por salir una nueva versión y que era mejor esperar hasta los 13 años.

IMG_3537

Cuando le pregunté a la ginécologa me contestó que no dudara en aplicarla, y que entre más joven es mejor. Algunas personas pensarán que es obvio que los doctores la recomienden porque son parte de la industria farmacéutica y es su obligación recomendarla. Quizá sea así, pero sus argumentos y lo que leí me convencieron fácilmente y Victoria recibió la primera dosis el mes pasado. Gardasil-9R es una vacuna contra los tipos 6, 11, 16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58 del VPH (virus del papiloma humano) y fue aprobada por la FDA estadounidense en diciembre de 2014, y por la EMA europea en julio de 2015.

IMG_2740

Además del piquete, Victoria no tuvo ninguna molestia y en 6 meses le aplicarán la segunda dosis. El seguro social paga ambas dosis siempre y cuando la paciente sea menor de 18 años.

A continuación cito algunos datos interesantes respecto al virus y su vacuna:

  • el cáncer cervical es la segunda causa de muerte en mujeres entre 15 y 44 años de edad en Europa
  • el cáncer cervical no es hereditario sino causado por el virus del papiloma humano que se contagia por transmisión sexual
  • el 70% de las mujeres y hombres están en contacto con este virus a lo largo de su vida, pero el 90% de las personas infectadas no enferman de cáncer
  • entre el 60 y 70% de casos de cáncer cervical son causados por los virus VPH tipo 16 y 18
  • en Alemania cada año enferman aprox. 4,600 mujeres de cáncer cervical y mueren 1,600
  • se recomienda vacunar a las mujeres antes de su primer contacto sexual, y aún vacunadas se recomienda seguir con el control del Papanicolau y el uso de condón
  • la vacuna puede ser aplicada por pediatras, ginecólogos y médicos generales

Mi propósito no es convencer a nadie, ya que creo que es una decisión muy personal así como la de dar pecho, usar pañales de tela o enviar a los niños al jardín de niños. Como padres nos toca tomar las decisiones que creemos son las mejores para nuestros hijos. Y en mi caso creo que la vacuna contra el VPH protege a mis hijas e incluso Victoria después de leer todos los folletos estuvo de acuerdo. Ya tiene 13 años y entiende más que una niña de 9 años. El próximo año le toca a la hermana menor y seguramente no dudará en hacerlo.

Y así seguimos en este camino de ser padres, aprendiendo, decidiendo y buscando lo mejor para nuestros hijos. Dios quiera que estemos haciendo lo correcto y nuestras hijas sigan tan sanas como hasta ahora.

 

P.D. Ah, y los efectos secundarios? En este tema escuché a mi ginecóloga que simplemente me respondió: “No hay punto de comparación entre los efectos secundarios y el cáncer”. Y por otro lado seguí el consejo de mi ginecólogo anterior cuando me embaracé de Victoria: “No lea demasiado.” 🙂

 

Anuncios

Un reto muy saludable

El mes pasado escribí sobre mi descubrimiento de la aromaterapia y los aceites escenciales. Y para sacar el mayor provecho de ellos me inscribí en diversos grupos y foros en Facebook, donde he aprendido recetas, combinaciones y resuelto dudas sobre malestares y posibles remedios.IMG_8964

Uno de estos grupos se llama Oily Tribe, que es administrado por su creadora Susana Armstrong y que ha organizado un reto llamado “30 días de Salud #stronggirlsYL”. Nunca he participado en un reto, mucho menos en uno que tenga ejercicio, ensaladas o meditación de por medio. Ya saben que yo soy cero deportista y “de buen diente”, como dicen en México, pero unas amigas que lo querían hacer me convencieron y decidí aceptar el reto. Además nunca he hecho dietas ni seguido instrucciones para comer tal o cual cosa.

Para aclarar en qué consiste este reto, entrevisté a Susy y aquí les comparto sus respuestas. A finales de septiembre les contaré mi experiencia personal y si logré cumplirlo porque no es tan fácil como parece 😉

¿Cómo y cuando descubriste Young Living?

Hace 3 años en una boda platicando con una amiga sobre cosas naturales. Estaba destinada a que llegaran a mí, eso nos pasa a todos con los aceites.

¿Cómo surgió la idea del reto “30 días de Salud Strong girls”?IMG_8963

Surge de una idea de hacer un reto conmigo misma y al compartirlo en Oliy Tribe #hispano, mi grupo de educación , me dí cuenta que había una necesidad grande entre sus integrantes de hacer cambios.

¿En que consiste el reto?

El reto “30 días de Salud #stronggirlsYL” que será llamado siempre FASE 1 cuenta con una etapa de desintoxicación de tres días y el resto del mes trabajaremos con meditación, ejercicios de respiración, yoga y zumba, que se combinarán con recetas saludables. Por otro lado se darán tips para un embarazo saludable y se creará una comunidad de apoyo y mucho cariño para que todas las participantes cumplan el reto exitosamente.

El objetivo de esta FASE 1 es crear una comunidad de educación del “buen comer”, que servirá como base para la siguiente fase.

¿Cuales aspectos físicos o emocionales cubre el reto?

Lograr un peso saludable y eliminar toxinas

Mejorar el cuidado y la salud de la piel

Apoyar con aceites para trabajar áreas con un propósito de ayuda emocional.

Trabajar en si mismo

Hacer ejercicio

Practicar afirmaciones diarias y ejercicios de meditación

Eliminar malos hábitos de alimentación

¿Qué productos de Young Living juegan un rol importante en este reto?

El kit de Inicio con aceites de: thieves, purificacion, limón, menta, incienso, stressaway, respiratory comfort, lavanda, copaiba.

yl

Además se requieren 1 difusor, 2 botellas de Ningxia Red, aceites esenciales de toronja y de yerbalimón.

¿Cuáles son tus expectativas?

Realmente ninguna.

Lo que quiero es que cada uno de nuestros miembros se divierta y se encuentre con sus capacidades y dones para explotarlos en su vida por siempre.

¿Qué ganan las personas que participan en el reto?

Ganan la satisfacción de haber hecho esto junto con 234 mujeres (y más, ya que participan algunos esposos también en el reto)

Al final habrá una rifa de 100 dlls en crédito, basada en metas y participación diaria.

El reto dura 30 días, y después? Vendrán nuevos retos?

Si, empezaremos nuevamente la FASE 1 en octubre para las personas que no se apuntaron al primer reto y para aquellas que lo terminen, comenzaremos una FASE 2 simultáneamente en octubre que consistirá en aprender a utilizar suplementos alimenticios y que estará más enfocada a la parte física, ya que se agregarán rutinas más complicadas de ejercicio y meditación.

El plan es organizar dos o tres retos de la FASE 1 al año, y que cada grupo al terminar los 30 días se incorpore a la FASE 2, que podríamos decir es indefinida, de seguimiento y una especie de nuevo estilo de vida.

Unas palabras para las participantes del reto:

Eres GRANDE y maravillosa.

Esto es solo el principio de conocer mas a fondo todas tus capacidades…. 

Extra: Cual es tu aceite favorito? Y porqué?

Esta pregunta es difícil. Creo que todos mis aceites han sido en algún momento MI favorito. Dependiendo la intención y el uso y el momento. Me han regalado tanto!

Cada uno es especial. 

Saludos y mil gracias!

Al contrario! Estoy feliz de compartir lo que Young Living me ha cambiado. Creo importante que todas las familias conozcan esta posibilidad de cambio.

Así que ya estoy metida hasta el cuello en este reto junto con más de 200 personas en todo el mundo, principalmente de México y Estados Unidos y confío en lograrlo. Aunque estoy segura que de no lograrlo, de todas formas aprenderé mucho y podré poner en práctica muchos tips e ideas en el futuro. De hecho, en estos primeros días del reto he descubierto los “smoothies” porque son la base principal de la desintoxicación y la verdad que saben mucho mejor de lo que creía. Con mi Thermomix los hago en 1 minuto y creo que será algo que haré a menudo porque además de saludables, son ricos!!!

Agradezco a Susy su tiempo y dedicación para contestar esta entrevista y no cabe duda que el destino me pone a más mariposas migrantes (porque Susy es también mexicana pero vive en EEUU) en mi camino para seguir aprendiendo, creciendo y volando en este mundo cada vez más pequeño, gracias a la tecnología.

A echarle ganas, que esto apenas comienza!

Descubriendo el mundo de la aromaterapia

Hasta hace poco mi única experiencia relacionada con la aromaterapia era un par de masajes que me han dado con chocolate, qué cosa más deliciosa! Y de ahí en fuera conozco algunos remedios caseros que tienen que ver con el olor pero sin ser catalogados dentro de la aromaterapia como tal. Quién no ha aplicado un poco de Vaporub en el pecho cuando esta resfriado o “pomada del tigre” cuando se tiene dolor muscular. Esos olores los conoce todo el mundo y son imposibles de confundir.

Durante mi última estancia en el hospital, una amiga me prestó un difusor de aroma junto con una mezcla de aceites esenciales que podrían ayudar a relajarme y disminuir el estrés de tanto diagnóstico, malestares y sustos. Cómo pueden imaginar el éxito o fracaso de este “remedio” es relativo y no puedo decir a ciencia cierta si ayudó o no, pero definitivamente me gustó la idea y me sentí mejor en esos días.

En internet se venden difusores y aceites esenciales de muchísimas marcas, por lo que decidirse por un producto en particular resulta bastante complicado. Debido a que no sólo una, sino varias amigas son clientes de los productos “Young Living” decidí empezar con dicha marca por sus recomendaciones y buenos comentarios. Incluso mi mamá y otras amigas en Monterrey conocen la marca y me animé a empezar con el “Kit de inicio” que incluye una serie de aceites básicos y un difusor.

IMG_8441

Adicionalmente saqué libros de la biblioteca sobre el tema y seguí acumulando consejos, ideas y recetas para sacar el mejor partido de mi compra, que dicho sea de paso no fue nada económica 🙂

IMG_8630

El mundo de la aromaterapia es muy interesante y mi objetivo no es convertirme en vendedora estrella de la marca antes mencionada, ni suplir antibióticos o recomendaciones médicas con aceites esenciales. Mi idea es aliviar malestares comunes como un resfriado, cólico o resequedad de la piel con productos naturales, y principalmente apoyar el sistema emocional de la familia con aromas que ayuden a eliminar el estrés, la falta de energía o de concentración.

Los aceites no sólo se usan en el difusor, sino que se pueden aplicar en la piel ya sea directos o combinados con otros aceites, para lo que ya he empezado a preparar “roll ons” y “sprays” para diferentes malestares. Mis hijas están felices con su difusor en la recámara y como en sus revistas juveniles el tema también se maneja, ellas mismas me piden ciertos aromas o mezclas.

IMG_8631

Mi marido no es el “fan” #1 de los olores a flores o hierbas, pero no le queda otra más que acostumbrarse 🙂 Y aunque no lo admite, sabe que mis experimentos han funcionado para su piel y sus alergias.

Así que poco a poco voy conociendo y descubriendo este mundo de aromas y aceites que seguramente mejorarán nuestro medio ambiente e incluso nuestra salud emocional 🙂 Y bueno, no solo la emocional porque también estoy probando una bebida llamada Ningxia RedNingxia Red que promete maravillas y que lentamente va haciendo efecto en mi cuerpo. Esta bebida es la bebida natural con mayor capacidad antioxidante y tiene una larga lista de beneficios para nuestra Salud 🙂

No duden en escribirme si tienen dudas, que aunque no soy experta todavía en la materia, ya me sé algunas recetas y con gusto podría compartirles mis secretos y recomendaciones!

Mi primera vez en ambulancia

Todos los niños asocian los camiones de bomberos y las ambulancias con algo de aventura y diversión por su velocidad, porque los autos les dan paso y pueden saltarse los semáforos en rojo. Y tienen razón! Sobre todo si no se está herido de gravedad o se tiene un problema serio, como fue mi caso el lunes pasado, que fui transportada en ambulancia más por cuestiones de seguridad que por una situación de vida o muerte.

Esta historia comienza el lunes justo una semana después de haber salido del hospital, cuando por la noche me empecé a sentir mal nuevamente. Por la mañana del martes (23 mayo) a pesar de los síntomas de dolor de cabeza, mareo y extremidades adormecidas decidí ir al trabajo: solo era una hora y media de clase de español en la universidad. Pero a los 10 minutos de empezar la clase fue imposible continuar debido a que la lengua seguía dormida y el mareo aumentaba. Uno de mis alumnos preguntó si había un doctor cerca y llamaron al de Airbus, cuya planta está al lado de Campos. Llegaron dos paramédicos que después de revisar mi presión sanguínea que estaba un poco alta y el nivel de azúcar quisieron revisar mi corazón en la ambulancia.  Después de escuchar mis antecedentes recientes decidieron llevarme en ambulancia al hospital para asegurarse de que no fuera algo más grave.

Sí, con sirena prendida y a toda velocidad! Y en menos de 10 minutos llegué a Urgencias, donde ya tenían una sala preparada para revisar mis signos vitales y el neurólogo estaba en camino. No les voy a contar todo lo que pasé durante tres días en el hospital pero a grandes rasgos les menciono:

– Estuve 24 horas en observación en la estación de embolias (Schlaganfalleinheit)

– Gracias a Dios mi diagnóstico no fue tan grave, sino que me detectaron migraña con aura

– Como el jueves era día festivo, día de la Ascensión del Señor, tuve que quedarme hasta el viernes para esperar a que me dieron de alta

Desgraciadamente la historia no terminó cuando salí del hospital ya que al día siguiente volvieron las molestias y siguieron cuatro días de insomnio total combinado con otros síntomas como falta de apetito, dolores de cabeza (no migrañas) y cansancio extremo. El miércoles pasado el doctor general recomendó bajar la dosis del medicamento de la presión (que finalmente había quedado en 10 mgs diarios de Ramipril) y el viernes el neurólogo en el hospital lo reconfirmó, así que al día de hoy no tomo ningún medicamento de la presión y ésta se encuentra en niveles normales.

La pregunta del millón: qué fue lo que ocasionó mi subida de presión hace 4 semanas y todos los problemas neurológicos? No lo sé y parece que ningún doctor lo sabe, así que la incógnita quedará por ahí para siempre. Yo tengo mi propia teoría, pero eso se los escribiré en la próxima entrada. Gracias a Dios me encuentro muy bien de salud y espero seguir así. Muchas gracias por estar al pendiente, sus comentarios y ánimos me ayudaron bastante. 

Semana de terror

A veces pienso que tengo algo de Gatúbela por aquello de las siete vidas de un gato. Ya van dos veces, o tres si contamos la cesárea de emergencia que me hicieron cuando nació nuestra primera hija que me llevo un susto y la vida me regala una nueva oportunidad.

Siempre había gozado de una presión arterial normal pero considerando que ambos padres y uno de mis hermanos sufren de presión alta desde jóvenes no había duda de que tarde o temprano llegaría mi turno. Y eso sucedió la segunda semana de mayo de este año cuando un lunes por la mañana amanecí sintiéndome muy rara.

Día uno. Lunes 8 de mayo. Como no me sentía lo suficientemente bien para irme al trabajo decidí visitar a mi doctor general para checar mi presión. La traía en 180/110 y me colocaron un spray debajo de la lengua para bajarla un poco, lo que sucedió unos minutos después. También me hicieron un electrocardiograma y mi corazón salió un poco acelerado pero no había indicios de infarto ni nada grave. Luego de hablar con el médico y asegurarse de que estaba bien decidí irme a la escuela a dar mis clases de español. Como tenía una cita programada para el jueves me pidieron que fuera todos los días a revisarme la presión al consultorio.

Día dos. Martes 9 de mayo. Fui a revisarme la presión al consultorio y la traía en 140/95. Cabe mencionar que además de sentirme un poco rara desde el lunes sentía la lengua, el brazo y la pierna derecha adormecidas para lo cual el doctor no tenía explicación alguna. Esa mañana cancelé mi clase de español en la universidad porque no me sentía apta para darla. Como presentí que tendría que medirme la presión arterial frecuentemente pedí un aparato por Internet.

Día tres. Miércoles 10 de mayo. La presión la traía en 180/105  y en esta ocasión decidí IMG_6594pedir hablar con el médico, el cual finalmente me recetó un medicamento para controlarla (2,5 mg Ramipril). El aparato llegó por la tarde a casa. Por la noche dí mi clase de español como cada miércoles sin problemas.

Día cuatro. Jueves 11 de mayo. Como tenía la cita programada para la tarde decidí esperar hasta entonces y fui al médico a mi cita de control de resultados sanguíneos a pesar de que toda la mañana me había sentido muy mal. A mediodía decidí cancelar mi clase del jueves por la noche y la del viernes por la mañana ya que no me sentía en condiciones para trabajar y quería dar un poco de tiempo a que mi cuerpo asimilara el nuevo medicamento. La presión la traía un poco alta, no tengo el dato exacto pero el doctor consideró que el medicamento tardaría algunos días en controlarme la presión arterial. De los resultados de sangre me recetaron vitamina D ya que traigo un nivel muy bajo de esta vitamina por falta de sol en este país.

En la madrugada del viernes (2:00 am) me sentí tan mal que le pedí a mi marido que me llevara a urgencias ya que mi presión arterial estaba en 165/100 y mi hermano que es médico, desde México me dijo que no era normal traer la presión tan alta. En urgencias después de esperar 20 minutos ya que la persona encargada de diagnosticar a primera vista consideraba que mi presión no era tan alta, cuando entré al médico mi presión ya estaba en 210/120. Inmediatamente me colocaron otra vez un spray debajo de la lengua, me hicieron un cardiograma, me sacaron sangre y llamaron a un neurólogo ya que el adormecimiento de extremidades y lengua no le parecieron normales a la doctora que me revisaba.

Después de que la neuróloga hiciera algunas revisiones generales y preguntas dijo que me tenía que quedar en el hospital (estación de neurología) para hacer estudios y revisar mi presión arterial detalladamente. Mi marido me dejó en mi habitación y partió a casa a eso de las 5:00 de la mañana para volver un par de horas después con una maleta con lo básico indispensable y dejarme solita ya que tenía que irse al trabajo. Las niñas se quedaron con amiguitas después de la escuela.

Día cinco. Viernes 12 de mayo. A media mañana el doctor jefe de la estación me revisó y confirmó lo que la neuróloga unas horas antes había indicado: una tomografía, un estudio de 24 horas de mi presión arterial, y una punción lumbar para revisar el líquido cefaloraquideo.  Como en todos los hospitales alemanes hay que aprender a esperar y ese día durante la tarde sólo me realizaron la punción lumbar y me colocaron un aparatito para medir la presión arterial cada 20 minutos. La tomografía (MRT) tendría que esperar para el lunes ya que sábados y domingos no hacen tomografías y hay muy poco personal en el hospital.

Día seis. Sábado 13 de mayo. Thomas tenía un proyecto importante así que tendría que trabajar y las niñas se quedaron en casa de mi cuñada en Bremen mientras que mi marido estaba en su trabajo cerca de ahí. En el hospital no pasó mayor cosa… sólo a media mañana me retiraron el aparatito de la presión y como la presión seguía alta me duplicaron la dosis del medicamento (5 mg). Recibí visitas de amigas y por la noche Thomas vino con las niñas a visitarme de sorpresa.

IMG_6603

Día siete. Domingo 14 de mayo. Vaya forma de celebrar el día de las madres en un hospital: Thomas trabajando y las niñas con amiguitas mientras que yo seguía aburrida en el hospital. Gracias a Dios me visitaron algunas amigas que hicieron el día más llevadero. Por la noche me visitó Thomas con una de las niñas. Esta noche dormí muy mal ya que no pudieron darme los tranquilizantes que me habían dado las dos noches anteriores porque al día siguiente me esperaba la tomografía. Cabe mencionar que durante todos estos días la sensación rara en extremidades y lengua continuaba.

Día ocho. Lunes 15 de mayo. A primera hora me hicieron la tomografía prometida y poco después un EEG que es un estudio para revisar los nervios, en mi caso revisaron los de las piernas. Por la tarde el neurólogo me dijo que a primera vista todos los estudios estaban en orden y que me podían dar de alta. A las 6:00 de la tarde Thomas me recogió y finalmente regresé a casa después de una semana de terror.

Diagnóstico: sufro de presión alta por si tenían dudas y al salir del hospital me indicaron otra pastilla más, así que actualmente tomo el triple (7,5 mg) de lo que mi doctor general había recetado al principio. En dos semanas y media tengo que volver al hospital para conocer los resultados de todos los exámenes que me hicieron en estos días. Mi doctor general hará el seguimiento de mi presión arterial. Podría ser que la presión alta haya surgido por mi apnea de sueño y que los problemas en mis extremidades sean a causa de la presión alta. Una vez controlada la presión suponen que el problema nervioso desaparecerá. Ya veremos!

Negligencia médica? Es evidente, pero como siempre y como con todas mis experiencias en los hospitales alemanes ya no me queda más que darle gracias a Dios y a sus ángeles custodios que me han salvado una vez más de estos médicos que parecen no tener idea de cómo tratar a sus pacientes.

Un susto más a mi baúl de los recuerdos y una experiencia más que confirma lo que ya había escrito antes cuando me retiraron la matriz: que es de muy mala suerte enfermarse en viernes o en fin de semana. No se porque esta vez dejé pasar varios días y espero para la próxima irme al hospital en cuanto aparezcan los primeros síntomas y no confiar en el médico general que por lo visto no tenía idea de lo grave de mi situación.

No me gusta criticar el sistema médico alemán, porque aún siendo público es bueno, aunque no se compara con el servicio médico privado de México al que estaba acostumbrada. Después de tantos años he aprendido a defenderme un poco más, a exigir un mejor servicio y a poner a todos los santos de cabeza para que los médicos hagan su trabajo bien. De 5 veces que he estado en el hospital más 1 estancia de mi marido, tenemos 4 experiencias negativas y 2 positivas. Dios quiera las próximas sean SOLO positivas porque ya se me están acabando las 7 vidas de Gatúbela.

Ahora a esperar que mi cuerpo asimile el medicamento y mi presión arterial se controle. Los mantengo informados de las novedades en cuanto las tenga. Y a cuidarse!!!

Mi fiel compañero de sueño

No, no voy a escribir sobre mi marido sino sobre otro compañero sin el cual no puedo dormir bien y que me acompaña desde hace justamente 7 años.
Me refiero a un aparato cuya mascarilla administra la terapia CPAP o Presión positiva continua en la vía aérea en español. En palabras sencillas, la maquinita genera aire que hace que respire normalmente mientras duermo.
Toda la vida he roncado y en México me habían dicho que una posible razón era mi tabique desviado, el cual me “arreglaron” cuando cumplí 18 años. Al poco tiempo se volvió a desviar y no quise saber más de operaciones.
No fue sino hasta hace 7 años que mi marido me comentó que no solo roncaba, sino que a veces dejaba de respirar por un par de segundos y que me tenía que mover para que respirara normalmente. Fui con un otorrinolaringólogo que inmediatamente me hizo una prueba sencilla de mi respiración y tuve que llenar un formulario relacionado a mi rutina diaria. Entre las preguntas se hacía mucho hincapié en el cansancio durante el día, a que si te quedabas dormido viendo la televisión o conduciendo. Mis hijas tenían en aquel entonces 4 y 5 años y mi cansancio extremo lo relacionaba a la actividad con ellas y no a la forma de dormir.
En fin, el doctor me mandó a una clínica de sueño en Hamburgo donde tuve que dormir una noche conectada a mil cables mientras era monitoreada por cámara. Curioso que en una clínica de sueño se duerma tan mal! Pero al parecer por las gráficas que me enseñaron al día siguiente había dormido entre 4 y 5 horas. El doctor que me las mostró, me dijo que padecía de apnea severa y que cada mañana amanecía como si hubiera corrido un maratón durante la noche. El esfuerzo de mi corazón era muchísimo y me dijo que tendría que dormir una noche más en la clínica para probar la terapia CPAP y ver si sería una solución para mi problema.

Y desde entonces duermo con este aparato al lado de mi cama y lo llevo a las vacaciones porque ya me da miedo dormir sin él, además de que me he acostumbrado tanto que si no me coloco la mascarilla tengo problemas para conciliar el sueño.
Es incómodo? Un poco, pero a todo se acostumbra uno y al tratarse de mi salud, el ruido del compresor y la mascarilla en la cara pasan a segundo término.
Cada año voy con el otorrinolaringólogo para control y no es necesario dormir en una clínica sino que me prestan un aparatito que mide la funcionalidad del dispositivo y si es necesario, el otorrino puede hacer los ajustes necesarios.
Para qué escribo sobre esto tan personal? Pues porque curiosamente en los últimos meses he hablado con varias personas que se quejan de sus parejas porque roncan mucho o incluso dejan de respirar por segundos como yo, o ellas mismas padecen de trastornos similares durante el sueño. Mi consejo: ir con un otorrinolaringólogo (HNO en alemán) para averiguar las razones y buscar una posible solución. Incluso en la clínica de sueño donde estuve dan conferencias y charlas sobre estos temas de forma gratuita y frecuente. Doy gracias a Dios que mi marido me alertó sobre mis espasmos, porque de no atenderse puede tener consecuencias fatales en algunos casos.

A cuidarse! Feliz semana!

Mi niña pre-adolescente

Hace dos años escribí sobre Victoria y el primer signo que marcó su entrada a la adolescencia… ya dos años y parece que fue ayer. En este tiempo han pasado muchas cosas en su vida: dejó la primaria y comenzó la secundaria, tiene nuevas amigas, el hecho de que su hermana menor entró a la misma escuela la ha hecho madurar y ser un poco más extrovertida.

Físicamente ha cambiado poco… ha crecido un par de centímetros y sigue siendo muy delgada, y en cuanto a los cambios de pre-adolescente puedo mencionar que el humor se ha intensificado y necesita usar desodorante diariamente. Increíble que una niña dulce y tierna pueda tener un olor tan fuerte!!! Y hace unas semanas vino a preguntar sobre el uso de pantiprotectores porque ya empezó con el flujo blanquecino. Además, en nuestro último viaje de shopping le compré sus primeros corpiños con broche por detrás, que por cierto no puede abrochar todavía y se lo pone por arriba ya abrochado 🙂 El busto sigue creciendo despacio pero parejo 😉 porque más de un año los tuvo disparejos y estaba bastante preocupada.

Hace unas semanas también me comentó que quería un corte de pelo, cosa que me sorprendió porque la moda es el pelo largo y no ve la hora de que le llegue a la cintura. Lo quería en capas y le dije que en los próximos días la llevaría a la estética para que le hicieran lo que ella quisiera. Pero…. la paciencia no le alcanzó y agarró tijeras para hacerse sus propias capas!!! Ya se imaginarán como quedó!!! Y yo que pensaba que las travesuras infantiles habían quedado atrás… a sus casi 12 años cortarse el pelo sola! Gracias Youtube por tus tutoriales, grrr! Esta vez no hubo regaños ni castigos, solo me reí y le dije que por su “maravillosa idea”, seguramente le tendrían que cortar más de lo esperado. Ya fuimos al peluquero y le dejaron un corte juvenil sin tener que sacrificar mucho del largo.

No cabe duda que este proceso de la niñez a la adolescencia también traerá sorpresas, aventuras y muchas anécdotas que contar. Al parecer el proceso de la menor empezará mas tarde porque ya tiene 10 años y medio y ni trazas de los signos de adolescencia que en la mayor empezaron antes de los 10. Por mí mejor… 😉

 

 

 

Empieza la tortura

Nunca olvidaré mi primera visita al dentista en Alemania… era el mismo dentista de mi marido y después de revisar mis dientes y hacer la limpieza de control nos dijo muy serio a los dos: Ambos tienen problemas de mandíbula y si tienen hijos algún día, es casi seguro que ellos heredarán ese problema.

Palabras de profeta… De dos hijas, las dos tienen problemas de mordida. Vaya suerte!
Si escribiera sobre mis traumas dentales, seguro no terminaría nunca. Desde chiquita empecé con problemas porque mis dientes de leche no se cayeron de forma natural sino que tuvieron que ser extraídos con todo y raíz. Además, no tenía espacio para todos, así que me tuvieron que sacar dos colmillos de arriba. Gracias a Dios nací solo con dos muelas del juicio que dieron bastante lata al ser extraídas. Y a causa de los dientes y la mandíbula chueca usé todo tipo de frenos hasta casi los 18 años. Un desastre! Y yo no sé si no me corrigieron la mordida o qué pasó pero aún hoy en día uso un paladar para dormir.

Nuestras hijas empezaron a ir al dentista desde chiquitas para su control semestral y aunque era prematuro afirmarlo, la dentista nos comentó que seguramente las niñas necesitarían terapia dental.
Con la menor empezamos mal desde el principio, ya que al igual que yo los dientes de leche no se aflojaban y los nuevos empezaban a salir atrás, adelante o a un lado, por lo que siempre fue necesario ir al dentista para que se los sacaran.

Con la mayor no tuvimos ese problema pero desde la primera cita con el ortodoncista nos confirmaron la profecía del dentista de mi marido: la mandíbula no esta bien y después de sacar radiografías se pudo observar que tanto la de abajo como la de arriba están fuera de lugar. Así que el tratamiento incluye dos partes: un aparato extrabucal (AEB o headgear)  o lo que yo llamaba frenos de caballo porque yo también los usé, para meter la superior y un retenedor extraíble para componer la inferior.

Victoria debe dormir con ambos aparatos y traerlos dos horas durante el día. Al principio pensé que tendría que insistir o que tal vez no iba a querer portarlos, pero para mi sorpresa ha resultado muy aplicada y no ha habido necesidad siquiera de decirle nada, ella solita se los pone como parte de su rutina diaria y no ha tenido problemas para adaptarse a ellos.

El tratamiento durará aproximadamente un año y medio y el seguro médico cubre el 80% de los costos que ascienden a mas de 1500 euros, pero el 20% restante que pagaremos en este tiempo será reembolsado al término del mismo. Bendito seguro!!!

Sinceramente confío en que solo sea un año y medio de tortura y no toda la adolescencia como me pasó a mí. En los próximos meses sabremos el diagnóstico oficial de Catalina, que pinta similar o peor que el de la hermana mayor. Ya les contaré los detalles tan pronto empiece su tortura dental 😦

De esos días que quedan marcados

Todos los años están llenos de días para celebrar por ejemplo el cumpleaños, para conmemorar el día de aniversario de bodas, y otros para recordar de forma sencilla como el día en que conocimos a nuestra media naranja, o de forma triste como el aniversario luctuoso de un familiar cercano. Pero hay otros días que quedan marcados en nuestro calendario porque fue el inicio o el fin de una etapa, proceso o proyecto de vida.

Nunca olvidaré el 1 de junio del 2006… sí, hoy hace 10 años me internaba en el hospital por complicaciones de mi segundo embarazo y no sabía ni por cuánto tiempo, ni qué pasaría en las siguientes semanas.

IMG_1738

Apenas estaba en la semana 32 y Catalina pesaba poco menos de kilo y medio, así que un parto prematuro hubiera sido muy delicado. La placenta no funcionaba del todo bien y tenía menos líquido amniótico del deseado, lo que había ocasionado que la bebé siempre fuera más pequeña del promedio.

El miedo y la incertidumbre no lo eran todo, sino la premura de la noticia que apenas nos dio tiempo de llamar a mis suegros para que se hicieran cargo de nuestra hija mayor que apenas tenía año y medio.

A 10 años de distancia todo se ve muy diferente… como bien pueden adivinar, todo marchó bien y Catalina nació en la semana 38 por cesárea. Pequeñita pero sana y hoy en día es una niña normal, de estatura promedio y muy vivaracha.

Pero qué pasó en esas 6 semanas que estuve en el hospital, esperando y esperando… Algunas veces pienso que los médicos se pasaron de precavidos y simplemente me regalaron 6 semanas de descanso y aburrimiento en un hotel 3 estrellas llamado hospital. No se rían, de verdad que no hubiera sido muy distinto a una estancia en un hotel. Podía moverme libremente por la estación de ginecología o de maternidad (me cambiaban a cada rato dependiendo del nivel de ocupación), en los jardines, e incluso algunos días como mi cumpleaños o fin de semana me dejaban ir a casa por algunas horas.

Vi todos los partidos del mundial de fútbol en la comodidad de mi habitación, terminé no sé cuantos trabajos manuales de Navidad a pesar del calor veraniego y leí muchos libros. Todo hubiera sido muy distinto si hubiera contado con internet, mi blog y el whatsapp 🙂 pero esos eran otros tiempos y escribía algunos correos en la computadora que después mi marido enviaba cuando llegaba él a casa.

Nuestra pequeña Victoria pasó un verano de lujo en casa de los abuelos y obviamente no recuerda nada de esas 6 semanas, ni de las dos visitas que hizo al hospital donde su mamá la extrañaba demasiado. (No olviden que mis suegros viven a 3 horas de aquí, así que no la podían traer cada fin de semana como hubiera querido)

Mi marido siguió trabajando y viajando como de costumbre y sólo me visitaba los fines de semana, así que pueden imaginar lo eterno que me parecían los días entre semana. Eso sí, puntualmente me realizaban un cardiograma tres veces al día y una sonografía cada semana. Todo marchó bien y finalmente programaron la césarea para el 12 de julio, una semana después de mi cumpleaños número 33.

Estoy segura que mi mamá hubiera querido acompañarme ese tiempo pero por más que insistió me negué porque no tenía caso venir, ya que aquí no se queda nadie a dormir en el hospital con el paciente ni mi marido estaba para llevarla y traerla a la casa. Puedo suponer que fue un tiempo difícil para la familia en Monterrey, pero gracias a Dios todo salió bien y mi mamá pudo llegar dos semanas después del parto a apoyarme al 100% con la bebé y la hermanita!!!

Ya pasaron 10 años y el 1 de junio sigue siendo un día que me lleva a reflexionar y a dar gracias una y otra vez. Esas 6 semanas fueron una prueba a mi paciencia y una etapa de aprendizaje, meditación interior y recarga de energía. Y cada vez que tengo un problema pequeño o grande, recuerdo esas 6 semanas. Si las sobreviví, puedo sobrevivir cualquier otra cosa. Gracias a Dios por ese periodo no tan ameno pero que me hizo crecer y valorar todo lo que soy y tengo.

Y ahora a preparar todo para la fiesta de detectives de nuestra pequeña, que este año celebra prematuramente su cumpleaños porque el 12 de julio ya serán vacaciones de verano y tuvimos que adelantar la fiesta al 5 de junio. En Alemania, dicen que es de mala suerte celebrar tu cumpleaños antes del mero día, pero en este caso seguiremos las costumbres mexicanas: no importa si antes o después, lo importante es festejar! Y vaya que tenemos razones para festejar a este milagro llamado Catalina 🙂

Citas médicas

Una de las cosas que no me gustan en Alemania es ir al médico, y no por estar enferma que ya sería suficiente razón para no querer pisar un consultorio médico sino por lo que implica el proceso desde sacar la cita hasta quedar satisfecho con la consulta, tratamiento o diagnóstico. No sé si mi disgusto se deba a que comparo lo que es ir al médico aquí con lo que era en México, donde visitaba médicos particulares.

Sea cual sea la razón les contaré como funciona esto de ir con el doctor aquí en Alemania. Como siempre les comparto mis experiencias personales que pueden ser muy diferentes a las de otras personas, pero por lo que he comentado en foros y con amigos y familiares aquí, podría asegurar que es muy similar en todas las regiones del país y con todos los médicos especialistas en general.

Para empezar debo aclarar que el seguro médico (gesetzliche Krankenversicherung) es obligatorio y existe una amplia variedad de empresas (cajas del seguro médico obligatorio “público”) entre las que puedes elegir libremente, pero existen algunos sectores laborales donde se suelen afiliar a los trabajadores por las condiciones especiales que ofrecen. Como las cuotas están oficialmente armonizadas en el 15,5% del sueldo mensual bruto, pagas la misma tarifa en cualquier compañía. Si un empleado traspasa una franja salarial bruta (52.200 EUR al año / 4.350 EUR al mes) puede contratar también el seguro médico privado en vez del público dado que las contribuciones pueden salir más bajas a la cuota proporcional de 8,2% de su salario bruto mensual. Esta situación se suele dar sobre todo con personas solteras y jóvenes sin enfermedades crónicas. (Fuente: Portal Alemania).

En nuestro caso tenemos el seguro público y como asegurados tenemos una tarjeta con chip y foto que debemos presentar en el consultorio cada vez que tenemos una cita. Normalmente se cuenta con un médico general que cada paciente puede elegir libremente y en caso de necesitar un especialista, se puede visitar cualquiera. No se paga ninguna consulta y los medicamentos con receta se pagan parcialmente dependiendo del tipo, el resto lo paga la compañía aseguradora. Hasta ahora pensarán: “ah! qué bien, puedes elegir cualquier médico y no pagas nada! Incluso obtienes los medicamentos de cualquier tratamiento!”. Y eso mismo pensé yo cuando llegué y conocí un servicio médico de primer mundo! Pobre ilusa!

 En 13 años viviendo en Alemania he tenido que visitar además de dos médicos generales (lo cambié porque no me gustaba el primero), doctores con las siguientes especialidades:

  • urología
  • cardiología
  • ortopedia
  • ginecología (2, porque el primero se jubiló)
  • oftalmología
  • neurología
  • otorrinolaringología
  • dermatología
  • dentista
  • ortodoncia
  • para mis hijas: pediatra, oftalmólogo, ortopedista, dentista, ortodoncista.

entre otros. La mayoría de ellos los visito de forma frecuente por piedras en el riñón, apnea y miopía, problemas que tengo y tendré toda mi vida. Y eso que me considero una persona sana 🙂 Les comento esto para que vean que mi experiencia con especialistas en considerable y ahora si les contaré como es el proceso de una cita médica: antes, durante y después. Lo de las visitas a urgencias u hospitales se los cuento en otra ocasión, que de esas también tengo suficientes experiencias.

ANTES DE LA CITA.

Lo primero que hace uno al enfermarse en Alemania es buscar un médico general. Revisas la sección amarilla o preguntas a conocidos y vecinos por alguno que te puedan recomendar. Llamas por teléfono, explicas que eres nuevo en la ciudad y que deseas una cita. Todos los médicos generales o especialistas tienen una recepcionista o asistente que en general debería ser amable, pero que no siempre lo es 😦 Con suerte, te dará una cita en los próximos días si es muy urgente, de lo contrario podrá darte una cita en dos o tres semanas.

Con los especialistas es muy diferente. Te tienes que estar muriendo para que te den una cita en los siguientes días, de lo contrario pueden dártela en dos, tres o incluso 6 meses! Y no exagero! Hace dos meses me empezó a doler mucho el dedo índice de la mano derecha que se extendía hasta el codo pasando por la muñeca, y a pesar de explicar mi tipo de trabajo las recepcionistas de diferentes ortopedistas me ofrecieron cita en dos o tres meses! Tuve que tomar la más próxima. Dos meses de espera para un dolor que fue aumentando con el tiempo. Otro ejemplo: para una revisión de un resultado muy alto de colésterol en mi chequeo anual, tuve que esperar 6 meses para una cita con el cardiólogo. Ah! pero si eres paciente “privado”, la consulta te la dan para el día siguiente! Esa es la mejor ventaja de pagar más por el seguro privado, pero las desventajas además del costo no nos convencen de cambiarnos.

Otro problema común es que algunos médicos ya tienen la cantidad límite de pacientes y cuando llamas para una cita te dicen que es imposible atenderte y tienes que buscar otra opción. Cada ciudad sólo puede tener determinado número de doctores generales y especialistas, así que tampoco es que tengamos miles de opciones en ciudades pequeñas como la mía. Pero cabe aclarar que pueden visitarse doctores en otras ciudades.

Nota aclaratoria: poco a poco, más doctores cuentan con una página de internet o con correo electrónico, pero hasta ahora nunca he intentado sacar una cita por este medio ni sé si sea posible.

DURANTE LA CITA

Finalmente llega el día de la cita y siguiendo la costumbre alemana llegas 10 o 15 minutos antes. Entregas tu tarjeta que meten en un aparatito para ingresar tus datos en el sistema y algunas veces te entregan un formulario a llenar. Con mucha amabilidad te piden que pases a la sala de espera y seguramente te llevarás la sorpresa de tu vida cuando veas 10 o 15 personas esperando. Bienvenido a Alemania! Con el médico general o dentista nunca he tenido que esperar más de media hora pero con otros especialistas, se puede llegar a esperar dos horas!!! Todavía no me explico cómo asignan las citas para que se hagan esas eternas filas. Seguro creerán que hay mucha gente que llega con una urgencia y sin cita previa al médico, pero les puedo asegurar que esos casos son mínimos. Yo lo he intentado varias veces para ver si así me atienden más rápido, pero a excepción de las visitas al pediatra, eso de presentarse espontáneamente en un consultorio médico tiene pocas posibilidades de éxito. Incluso con el médico general me piden normalmente volver por la tarde o al día siguiente!!! Así tenga diarrea, fiebre o lo que sea.

Después de leer todas las revistas de la sala de espera, haber jugado solitario en tu móvil, y aburrirte como una ostra, una de las asistentes te llama y pasa a un consultorio. Ahí puedes esperar de 5 a 10 minutos a que llegue el doctor que seguramente esta atendiendo otro paciente en el consultorio de enseguida. Llega el médico, te pregunta qué te ha llevado a visitarlo (???) y aunque no lo creas en menos de 5 minutos ya estarás fuera. Aquí los doctores no hablan mucho ni te preguntan por la familia, van al punto, te dan un par de recomendaciones, si es necesario te hacen una ecografía o estudio, revisan el área enferma o te hacen otro par de preguntas y listo! Mandan imprimir la receta, la firman y te despachan rapidito.

A veces creo que tienen un cronómetro escondido que les mide el tiempo que tardan en cada consulta. Antes de que te des cuenta, ya estas afuera con la receta en la mano o pidiendo una cita para un estudio que te harán en un hospital o clínica especializada (por ejemplo mamografía, TAC, etc.) No hay nada que pagar ni te dan una factura ni nada. Esa es otra de mis grandes interrogantes sobre este sistema de salud. El paciente no revisa ni aprueba lo que el médico ha hecho, y jamás te enteras de los costos involucrados en tu consulta. Un par de veces mi papá ha tenido que ir a consultar aquí, y en ese caso si te dan una factura. En el caso de pacientes “privados”, ellos si reciben las facturas de todo.

DESPUÉS DE LA CITA

Dependiendo del tipo de consulta que hayas tenido, tendrás los siguientes escenarios a elegir:

  • tomarte tu medicina y confiar en que te aliviarás.
    • si al terminar el tratamiento no te sientes bien, podrás llamar al médico y con suerte te atienden en un par de días para rectificar el diagnóstico y darte otro medicamento
  • sacar cita de control. Por ejemplo con mi riñón, los dientes o el chequeo anual del papanicolao siempre puedes sacar la cita aunque falten 6 meses o más. Sabiendo que luego no te darán cita cuando tú quieras, es mejor sacarla con anticipación.
  • ir a una clínica especializada para estudios. En caso de requerir una mamografia, TAC, etc., la misma clínica enviará los resultados a tu médico y en caso de no contar con una cita acordada, te llamarán para comentar los resultados si es necesario.

Como lo escribí anteriormente, no sé si es que comparo con los consultorios privados de Monterrey, pero la verdad es que algunas veces si me sorprendo de cómo funciona el sistema médico en este país. No sólo en cuanto a citas y esperas, sino con los diagnósticos que muchas veces son erróneos o hechos a la ligera. Gracias a Dios no tengo tantas malas experiencias con especialistas como con los hospitales y en general nos ha ido bien, pero uno oye cada historia que de verdad rezo para no enfermarme, porque más que de la enfermedad, hay historias de terror con los malos diagnósticos o tratamientos mal recetados 😮

Cabe mencionar que no se cuenta con un expediente central y al visitar especialistas es importante dar el nombre de nuestro médico general para que se le envíe una copia de los resultados de estudios o análisis, pero normalmente no se le envía reporte de las consultas regulares.

Pero no se asusten, seguro ustedes tendrán muy buena suerte con sus médicos y citas. Luego les cuento mis historias de terror, que pensándolo bien no quedaría mal apurarme para que coincidan con “Halloween” 🙂 verdad?

Gracias MiAle!

La semana pasada recibí una noticia que no me sorprendió del todo pero que me entristeció muchísimo. Una de mis primeras amigas mexicanas en Alemania perdió la batalla contra el cáncer a sus recién cumplidos 45 años. Cuando muere un ser querido es como si nos cayera un balde de agua fría en la cabeza. Además de la sorpresa, nos invade una tristeza terrible, pero sobre todo nos hace reflexionar sobre muchas cosas:

– la vida misma

– cómo llego esa persona a nuestra vida

– que papel jugó al cruzarse en nuestro camino

– los momentos vividos

– y que nadie esta exento de morir

Cuando llegué a Alemania hace 13 años viví en un pueblo en medio de la nada, donde la embajada mexicana más cercana quedaba a 3 horas de casa. Al año y medio que nos mudamos a Stade busqué la comunidad mexicana en Hamburgo y la que era presidenta del círculo mexicano-alemán en ese momento vivía a media hora de mi casa. Mi querida Ale sería mi primer contacto y quien rápidamente me informó de los eventos culturales del círculo, donde conocí a muchas otras mexicanas viviendo situaciones parecidas a la mía.

DSC00117Sin mucho pensarlo nació una linda amistad. Madre de dos niños, Ale fue un gran apoyo cuando yo me convertí en mamá de dos niñas. Consejos, recomendaciones y tips que valoré muchísimo, hicieron mi vida de migrante en este país sencilla y ligera. Al mismo tiempo nacería un grupo de 8-10 mexicanas que bautizamos como “Teutonas del Norte”.

Además de los eventos culturales, fiestas y reuniones donde coincidíamos frecuentemente por el Círculo Mexicano-Alemán, organizamos reuniones sociales una vez por mes alternando en diferentes casas. Cada quien llevaba algo para completar siempre un vasto y delicioso buffet mexicano, a veces bailábamos o escuchábamos nuestra música y lo mejor de todo era el platicar de todo un poco en nuestra lengua.

Esas reuniones de las Teutonas fueron lo mejor de mi vida social en una fase de mi vida en la que mi marido viajaba entre semana, tenía dos pequeñitas y pocos conocidos en mi ciudad.

Pero el destino estaba escrito y algunas de las Teutonas cambiaron de residencia… Varias regresaron a México por diversas razones y otras se mudaron a otros países, así que poco a poco las reuniones mensuales desaparecieron y las amistades se conservaron a larga distancia.

Mi Ale fue una de las que volvió a su tierra natal. Pensé que la volvería a ver cuando viniera a visitar a sus hijos que regresaron a estudiar la Universidad a Alemania. Pero no fue así…

Y ese “Hasta luego” se ha quedado abierto para un reencuentro en la eternidad, donde seguramente tendré la oportunidad de agradecerle su apoyo y amistad. Dios la puso en mi camino para que aprendiera muchas cosas:

– a nunca olvidar nuestras raíces

– a tener un pedazo de México en nuestro hogar  (su casa es hasta ahora la casa más mexicana que he conocido en estas tierras)DSC04065

– a permanecer optimista en la adversidad

– algunas recetas muy mexicanas, por ella mis frijoles tienen siempre epazote, especia que no conocía y que da muy buen sabor CIMG1267

– a crear lazos de verdadera amistad con compatriotas

– a tener siempre una sonrisa en la boca

– a ser feliz entregándose a los demás

Y es curioso, pero no hay día en que no piense en ella pues me heredó su vajilla “mexicana” que siempre llama la atención

Mi tesoro: la vajilla!

Mi tesoro: la vajilla!

de invitados en casa y contactos en Facebook. Tiene cactus y soles de decoración y consta de 30 platos, juego de café, sopera, mantequillera, diversos platones y jarras. Todos hacen la misma pregunta: “la trajiste de México?” “No, me la pasó una amiga que regresó a México hace varios años y la compró en una tienda que iba agregando una pieza cada semana”. Fue una inversión y una compra a mediano plazo que el destino traería a mis manos.

Cinco años de convivencia parecen pocos, pero fueron tan intensos que pareciera que nos conocíamos de toda la vida.. sería porque eramos cancerianas las dos?

Gracias, mi Ale! Aunque en los últimos años ya no teníamos mucho contacto, te voy a extrañar. Goza de la vida eterna y ya nos echaremos un buen mole y un tequilita cuando me toque a mí.

image1

Q.E.P.D. – 30 de junio de 1970 – 21 de agosto de 2015

P.D. Y buscando en mi blog encontré la entrada relacionada a la despedida de Ale hace 7 años:

Con visitas, despedidas y mucho que hacer!!! – 17-AGOSTO-2008

Fue un fin de semana laaaargo, pues empezó desde el jueves…
El jueves a mediodía llegaron Martha y sus niños a la casa, y después de comer nos fuimos a casa de Ale donde merendamos y se llevó una agradable sorpresa con la llegada de otras de las Teutonas a las que no esperaba. Ale se va mañana a México con sus hijos, y la vamos a extrañar mucho porque era de una de las mas activas en el grupo. En fin, como lo escribí cuando se fue Natalie, unas van y otras vienen o vendrán!
Cada quién llevó algo de comer y nos dimos un atracón que para qué les cuento… empezamos con unos sopes que había hecho Ale, luego cenamos mole, picadillo, arroz y frijoles, todo acompañado de guacamole y tortillas de harina! Además de unos tequilitas que hicieron que no nos cayera mal tanta comida… jeje! La pasamos muy bien y Martha y yo con los niños nos fuimos pasada la medianoche.

Ese era el

Ese era el “hasta luego”

El viernes fuimos a “Altes Land”, la región donde se siembra mucha manzana ya que Martha quería comprar unos kilitos… paseamos un poco y después de comer en casa, llevamos a los niños a un parque aquí cerca y a eso de las 5 partieron hacia Hamburgo, donde seguro ya los esperaba Uwe para la cena. Por mi parte, dejé a las niñas con Tom para asistir a otra despedida de Ale, pero esta vez con un grupo de latinas que tiene en Buxtehude (la ciudad donde vivía)… esta vez, me quedé a dormir en su casa para no andar tan tarde en la carretera, y sobretodo poder tomar alcohol sin pendiente, jeje! También cenamos delicioso unas empanadas de picadillo que hizo Ale y la pasamos muy a gusto, aunque un poco tristes por saber que ya no veremos a Ale tan a menudo…
en vida

Arriba de 55

Esta entrada debería ser privada, pero como el blog es público, no puedo evitar que lo lean. Como saben este blog además de ser fuente de información también es mi diario personal, y esta entrada es mas bien para que quede constancia por escrito y lo lea en mi vejez.

El fin de semana después de meses de no hacerlo me pesé. Sí, nunca he tenido problemas con mi peso así que no acostumbro pesarme… pero en las últimas semanas he notado que la ropa del año pasado me queda apretada y la nueva que he comprado para este verano es una talla más grande.

Y oh sorpresa! La báscula marco 55,7 kilos! Peso que no había visto jamás! Desde los 20 años he pesado entre 50 y 54 kilogramos y jamás he estado a dieta. Después del segundo parto bajé hasta los 48 y desde entonces me había mantenido en los 52.

Pero los años no llegan en balde y empiezo a creer eso de que después de los 40, el cuerpo y el metabolismo empiezan a cambiar. Sin darme cuenta ni haber cambiado mis hábitos alimenticios simplemente estoy subiendo de peso!

En los últimos días he pensado que tengo dos opciones:

– ponerme a dieta para volver a los 52

– o seguir disfrutando la vida sin preocuparme por el peso.

Mmmmm… Nunca he hecho dieta y creo que es tarde para andar experimentando. Así que me he decidido por la segunda opción, eso si, cuidando de no subir mas.

Ya no seré XS ni S… Tampoco talla 34 en Alemania o 4 en Estados Unidos… Seré una mujer de talla promedio y feliz! Cuarentona y madre de dos hijas que no sueña con ser “petite” ni se estresa por lo que come o deja de comer!

Tendré que hacer mas ejercicio para ver si el peso extra se mueve de lugar, pues no necesito papada ni panza… Sería feliz si esos kilos de más se fueran al pecho o a las caderas, jiji. Aunque una amiga que ya pasa los 55 años me dijo que a ella le creció el busto cuando llegó al medio siglo, así que todavía tengo esperanzas.

No hay de otra: a cambiar hábitos, comer menos tortillas y hacer mas zumba 😉

Farmacias en Alemania

IMG_8854

Logo oficial de farmacia en Alemania

Una de las cosas a las que todavía no me acostumbro es al horario comercial alemán. Sobretodo los domingos, que prácticamente no hay comercio. Sí, todo esta cerrado: supermercados, centros comerciales, mueblerías, papelerías, etc, etc. y por supuesto también las farmacias. Como ya lo he escrito antes, a todo se acostumbra uno, pero realmente el hecho de no tener farmacias abiertas en la noche o los domingos es de las cosas que todavía extraño. Curiosamente al hablar de farmacias en Alemania, no es sólo cuestión de diferentes horarios a los que conocía en México. Hay muchas otras cosas que son muy distintas y a las que tampoco termino de acostumbrarme.

En qué son diferentes?
no hay farmacias en supermercados. En Monterrey desde hace muchos años la farmacia es un departamento más de los grandes supermercados, así como la carnicería o la frutería. Hay una persona encargada y surte los medicamentos de receta, y todo lo demás lo puede tomar uno directamente de los anaqueles. Así funcionan también los supermercados en los Estados Unidos, de donde supongo copiaron la idea. Y dado que los supermercados abren hasta muy altas horas de la noche y los domingos, es obvio que se puede conseguir un medicamento en dicho horario. En Alemania no hay farmacias en los supermercados, a lo mucho hay un pequeño pasillo con vitaminas, cremas, tés y pastillas naturales para dormir. No hay ni siquiera aspirinas, Vicks o un medicamento tipo “Contac” para cortar la gripa.
IMG_8820

Pasillo en supermercado

horarios. Los horarios varían de farmacia a farmacia, pero regularmente son de 8 a 6 pm entre semana, los sábados hasta mediodía y el domingo cerrado. Obviamente los alemanes no olvidan las emergencias, así que hay una farmacia asignada (Notdienst) cada día (en las noches y fines de semana) por determinada área geográfica y cada farmacia tiene el plan de la semana pegado en la puerta donde puedes observar cuál es la que esta abierta el día en que la necesitas. Gracias a la tecnología, ahora podemos buscar en internet antes de andar peregrinando por toda la ciudad para encontrar la que toca ese día.
Calendario de farmacias abiertas (Notdienst)

Calendario de farmacias abiertas (Notdienst)

Así se ve un calendario de la región, donde cada inicial es una farmacia diferente. En la ciudad donde vivo (Stade) 24 farmacias se reparten los turnos nocturnos y de fin de semana. Hay días en los que hay dos farmacias abiertas, pero otros días sólo 1. En promedio a una farmacia en particular le toca turno cada dos semanas.
en hospitales. Todos los hospitales tienen una farmacia para uso interno y en muy pocos hay venta al público. Y en esos pocos, tienen muy pocos medicamentos a la venta (según Google). Hasta ahora nunca me ha tocado ver una farmacia en alguna clínica u hospital, me refiero a que sea parte de la administración del hospital. Obviamente en el edificio o en la cuadra de los consultorios o clínicas, sí hay farmacias pero independientes.
medicamentos sin receta. Como en todas partes del mundo, hay medicamentos que requieren receta y otros no. Lo curioso en Alemania, es que aún los que no requieren receta no están al alcance del cliente en la mayoría de los casos y se debe pedir al dependiente. Las farmacias en su mayoría son pequeñas y en los anaqueles sólo hay productos como curitas, pastillas para la garganta, cremas o pañales.
las farmacias no son mini-super. En los últimos viajes a México me ha sorprendido ver que prácticamente todas las farmacias son pequeños supermercados, así como en su momento lo era Benavides. Incluso ahora tienen panadería! En Alemania eso no se conoce. Hay droguerías (Rossman, Budni, etc) pero ahí no se venden medicamentos, sólo productos de belleza, de limpieza, de higiene personal y lo mismo que conseguiríamos en el supermercado: tés, productos naturales, cremas, etc.
IMG_8855
medicamentos genéricos y homeopáticos. No hay farmacias específicas con sólo medicamentos genéricos o de una marca particular, sino que todas venden todo tipo de productos: de marca, genéricos y homeopáticos. La medicina homeopática se maneja muy diferente a como se hace en México, pero de eso escribiré en otra ocasión.
no hay Dr. Simi. En México, la guerra de farmacias es terrible y se ven hasta dos o tres en una misma cuadra. La última vez que fui a Monterrey creo que vi más farmacias que “super-7” u “oxxos”. Por lo mismo, la lucha por ganar clientes hace que se manejen guerras de publicidad, se bajen muchísimo los precios y se crean personajes como Dr. Simi. En Alemania todo esta reglamentado para evitar conflictos de interés y guerra de precios. Las cadenas de farmacias estan prohíbidas y un farmaceútico solo puede poseer hasta un máximo de 4 farmacias (filiales).
descuentos. Por lo anterior, no se manejan grandes descuentos ni rebajas. Algunas farmacias tienen algunos productos en promoción pero son puntuales y no pasan de 20 en un folleto:
Fr_September_2013
Hay muchas otras diferencias como la reglamentación de precios, el rol de un farmaceútico y sus estudios, el manejo del inventario, el envío de medicamentos, etc. De hecho sólo quería mencionar lo de los horarios y me extendí un poco en otras diferencias que se notan a simple vista. Espero no haberlos aburrido.
Lo escrito no es una queja, definitivamente creo que toda persona tiene derecho a días de descanso y hasta ahora no me he muerto por no haber encontrado un medicamento de urgencia a media noche o en domingo. Las farmacias se manejan de una forma muy diferente a mi país natal, y creo que aquí se cuida mucho el control de medicamentos, su precio y la asesoría que se recibe en estos establecimientos. Las reglas no están de más y sus razones tendrán para implementarlas de esta forma.
Creo que en 13 años sólo 4 o 5 veces he necesitado una farmacia de noche, de todas formas los médicos no consultan en fin de semana ni por la noche, así que medicamento de receta imposible necesitarlo a esas horas. Y para cortar una gripe, bajar la temperatura o detener una diarrea casi siempre se tiene algo a la mano o se puede conseguir en una farmacia de la región.
Cuando las niñas estaban más chiquitas tenía miedo de necesitar algo de urgencia y no poderlo conseguir, y odiaba que no hubiera medicamentos en los supermercados ni farmacias abiertas en domingo. Ahora las niñas han crecido y ya me he acostumbrado a no ser tan paranoica ni a depender de tantos medicamentos. Tés, productos naturales y homeopáticos funcionan en muchas ocasiones… ups, creo que ya me oí muy alemana 😉
Del sistema médico, la homeopatía y otros temas parecidos escribiré en otra ocasión… estén pendientes 😉

Aventura en hospital al 2×1

Hace un par de semanas siguiendo el consejo de mi ginecóloga, decidí terminar con los dolores menstruales y los sangrados abundantes con una histerectomía programada. La fecha elegida fue el 29 de agosto, casi al final de las vacaciones de verano pero no fue posible antes porque los doctores estaban de vacaciones.

Se llegó el viernes, y a la hora programada me llevó mi marido al hospital en ayunas. No había habitación y tuve que esperar casi 1 hora, hasta que me pasaron a un cuarto para dejar mis cosas y prepararme para la OP. En Alemania, los parientes normalmente no se quedan durante la operación en el hospital, así que cuando volviera en sí y estuviera en mi cuarto llamaría a Tom para informar como había salido todo.

A continuación les cuento mi aventurita en el hospital que no fue tan sencilla como se esperaba, pero que al menos no fue tan larga como la de la bacteria de mi marido del año pasado.

Día 1. Histerectomía- Operación 1 a las 12 del mediodía. Por mis anteriores dos cesáreas, el doctor eliminó la idea de una endoscopia y me abrieron la misma herida una vez más. Los tejidos cicatrizan y todo se combina en una sola cosa, así que no pudieron evitar rasgar la vejiga que tuvieron que coser y por lo mismo mantenerla en observación después de la operación. Al despertar de la anestesia general , estuve algunas horas en un cuarto especial donde te están revisando hasta que ya estas del todo despierto para mandarte a tu habitación. Eso sucedió a eso de las 6 de la tarde. Al poco rato llegó Tom con las niñas a visitarme y pasé una noche regular. Cabe mencionar que aquí nadie se queda en el cuarto con los pacientes. En esta ocasión me asignaron una habitación de dos pacientes y con baño, hay otras habitaciones para tres pacientes y tienen que usar un baño en el pasillo.

Día 2. Empecé el día con presión alta, algo inusual para mí y no aguantaba el oído derecho. A media mañana me revisó un otorrino y dijo que podía ser por la anestesia o por la presión alta, me dio unas gotas y me recomendó ver un especialista cuando saliera del hospital. Durante el día recibí diversas visitas y a mediodía vinieron las niñas con Tom. Por la tarde empezó a taparse el catéter de la orina que me habían dejado después de la operación con pequeños coagulos y me lo cambiaron por otro que drenaba continuamente la vejiga con agua. Todo el tiempo salía el agua roja y así pasé otra noche regular.

Día 3. En los hospitales alemanes los fines de semana es como los días festivos, poco personal y tratan de programar todo para el siguiente lunes. Pero por azares del destino, este domingo estaba de guardia una doctora peruana que empezó a preocuparse por mi vejiga. Me hicieron un eco por la mañana y detectaron una capa gruesa de sangre coagulada debajo de la herida. Me pusieron en ayunas por si tenían que operarme y me sacaron sangre por la mañana y por la tarde. A las 6 de la tarde el doctor jefe de la estación levantó el ayuno y tomé una sopa caliente para matar el hambre y tratar de eliminar un dolor de cabeza que me estaba matando.  A las 8 de la noche me volvieron a sacar sangre y me dispuse a dormir porque me sentía muy mal y débil. Media hora después la doctora peruana me despertó para decirme que tenían malas noticias y que era necesaria una operación de emergencia (2). Al ratito vino la anestesióloga y me dijo que habría riesgos porque había cenado. Osea gracias! A duras penas alcancé a avisarle a Tom y a mis papás de los planes, cuando ya me estaban preparando para mandarme a cirugía. La operación fue poco después de las 9 de la noche y a las 2 y media de la mañana ya estaba en el cuarto de nuevo, donde traté de descansar.

Día 4. Apenas amaneciendo me visitó el doctor que me operó para decirme que habían sacado dos coagulos del tamaño de sus puños y que los ovarios estaban sangrando, por eso la hemorragia. También tuvieron que ponerme dos transfusiones. Mmmm, menos mal no me morí desangrada y de hoy en adelante daré gracias a Dios por esta oportunidad de seguir viva. Al poco rato llegó la anestesióloga para decirme que habían tenido problemas para entubarme (ya había notado la garganta desecha y la nariz inflamada) y que a partir de ahora tengo que llevar una identificación especial en la bolsa para que sepan cómo entubarme sin problemas.

No podía comer sin dolor y hablar, muy poco. Eso me duró un par de días y lo peor era sentir cositas en la garganta porque no podía toser sin que me doliera la cicatriz.

Día 5. De la segunda operación (día 3) me dejaron 2 drenajes de sangre y uno de agua, además del cateter de la orina. Parecía pulpo andando, pero gracias a Dios al final del día me retiraron dos de los drenajes.

Cabe mencionar que todos estos días pedí bata de hospital porque era imposible ponerme pantalones y no había día en que no cayera una gotita de sangre por aquí o algo mas por allá, así que lo mejor era andar en bata celeste de hospital, nada ‘chic’  pero muy práctico.

Día 6.  Tempranito me avisaron que tenían que cambiarme de habitación, ya que estaba en un cuarto de traumatología, sección que comparte piso con ginecología. Ni hablar, dejé a mi compañera de cuarto y me llevaron a otro que compartí en los siguientes días con dos pacientes diferentes.

Desde el día 4 recibí la visita de una fisioterapeuta que me enseñó ejercicios para una mejor recuperación y en este día fui paciente de un estudiante de fisioterapia para su examen práctico. Fue muy interesante porque recibí mas de media hora de ejercicios y consejos 😉

Día 7. Me retiraron el último drenaje. Y volví a ser paciente de otra estudiante de fisioterapia. Por la tarde, mi marido trajo a las niñas después de 4 días de no verlas. Me contaron sus aventuras en el campamento de verano donde habían estado y se alegraron de verme.

 

Día 8. Dieron de alta a mi compañera de cuarto y llegó la cuarta vecina en una semana. 

Día 10. Me quitaron la mitad de las grapas de la cicatriz. Domingo de muchas visitas y obviamente ya estaba mucho mejor a una semana de la operación. Sólo el cateter molestaba al caminar, pero prácticamente ya estaba lista para irme a casa.

Día 11. Revisión de funcionalidad de vejiga con contraste, todo esta bien así que retiran el cateter y mandan muestra de orina al laboratorio para checar que no haya bacterias. Me quitan el resto de grapas de la cicatriz. Noto que tengo que ir más seguido al baño, pues al parecer la vejiga se acostumbró al cateter y se siente llena con medio vaso de agua. Durante la noche tuve que levantarme varias veces al baño también, costumbre que no conocía y que espero sea temporal 😦

Día 12. Revisión general con ecografía para confirmar que todo esté en su lugar. No encontraron bacterias en la orina y me dan de alta! Antes de las 10 de la mañana ya estaba nuevamente en casa, donde me esperaban mis hijas que disfrutan sus últimos días de vacaciones escolares. Me recomendaron tomar pastillas con hierro porque mi sangre tiene todavía algunas deficiencias e ibuprofeno/paracetamol en caso de tener dolor.

Y espero aquí termine la aventurita y comience una recuperación lenta pero sin más complicaciones. El doctor recomendó 6 semanas de tranquilidad: no puedo hacer quehacer pesado, ni levantar cosas pesadas, ni hacer grandes esfuerzos. Del trabajo, todo dependerá de cómo me vaya sintiendo pero son pocas horas a la semana que puedo hacer sentada y sin mucho esfuerzo físico.

Gracias a Dios puedo ahora escribir mi historia y como lección aprendida, queda claro que no me vuelvo a operar en viernes en un hospital alemán. No critico a los médicos que pueden tener errores como cualquier humano y sé que cualquier operación implica riesgos, pero no puedo aceptar la pasividad de los fines de semanas y la tardanza con la que se toman decisiones al haber poco personal. A quién le cuento mi historia se sorprende que me hayan operado en domingo por la noche, cosa que sólo indica la seriedad de las complicaciones presentadas que no podían esperar al lunes.

Ahora sí a dejarme consentir y a recuperarme al 100% que ya tengo viaje planeado para Noviembre y tengo que estar en forma! 

Madrina de un ángel

Rosa tiene poco más de 6 meses y hoy ha recibido el sacramento del bautismo en la ciudad de Heigenbrücken, cerca de Frankfurt en Alemania. Rosa es risueña y tranquila, el color de sus ojos aún no se define, pero tiende a ser café oscuro como los de su hermano y su mamá. Su papá y su hermana los tienen azul claro. Rosa tiene la tez blanca y el cabello castaño, y a pesar de haber nacido unas semanas antes de lo planeado, tiene buen peso y tamaño.

Rosa no es una bebé normal, ya que tiene los ojos rasgados, las manitas pequeñas, tiende a sacar la lengua y tiene un cromosoma de más en sus genes. Ella es una bebé especial y sus características corresponden al llamado síndrome Down, por aquello del científico que halló el común denominador en esos niños “diferentes”.
La madre de Rosa es mi mejor amiga alemana, es una mujer extraordinaria que siempre está dispuesta a ayudar a quien lo necesite, es alegre y optimista, es ayudante de dentista aunque no ejerce desde que se convirtió en madre hace casi 12 años y el pasado febrero cumplió 42 años. Yo la conocí hace 7 años, antes de que fuera mamá por 2da vez y desde entonces además de ser vecinas somos buenas amigas.
Su tercer embarazo me tomó por sorpresa y estuve a su lado cuando los diagnósticos no fueron del todo positivos. No quiso arriesgarse a la prueba de líquido amniótico para confirmar o descartar el síndrome Down de su bebé, lo tendría de igual forma a diferencia del 90% de madres alemanas que deciden interrumpirlo al confirmar dicha “discapacidad”.
Rosa decidió nacer antes de tiempo y por complicaciones en su estómago tuvo que someterse a una operación y convalecer 3 semanas en un hospital infantil en Hamburgo. El diagnóstico fue confirmado y a pesar del shock, poco a poco fuimos aceptando su cromosoma de más.
Después de las complicaciones al alimentarla, vinieron las primeras sesiones de fisioterapia. Va despacito en su desarrollo, pero siempre haciendo progresos. Rosa sonríe la mayor parte del tiempo y roba el corazón de cualquiea que la conoce.
Hace unos meses, su mamá me preguntó si quería ser su madrina de bautizo, honor que acepté inmediatamente y que me unirá a este ángel terrenal de manera especial.
Su mamá es una guerrera, fuerte y optimista que hará de Rosa una niña y mujer independiente y segura de sí misma, de eso estoy segura. Yo estaré a su lado para apoyarla y lograrlo!
No conozco muchas personas con este síndrome, y en Alemania a ninguna, así que he empezado a informarme y a leer al respecto. Las terapias, la inclusión y la calidad de vida de niños como Rosa son mucho mejores que hace algunas décadas, y confío en que a pesar de sus limitantes llegue muy lejos.
No he elegido el título de esta entrada sin razón, en mi opinión muy personal las personas con síndrome Down son ángeles en la tierra que no conocen la maldad y viven en un mundo sincero, alegre y fraternal. Son optimistas, no piensan mal, ni envidian, ven el lado positivo de las cosas y personas y no pelean. Así que me alegro que Dios haya puesto a Rosa en mi camino para nunca perder de vista el lado bueno de la vida!

Con mi ahijada Rosa
A %d blogueros les gusta esto: