El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Maestra de español"

Minientrada

Tip para profesores de español

Hace unas semanas me encontré este “block” con cactus en Nanu-Nana y lo compré sin saber exactamente para qué. Cuando llegué a casa decidí reemplazar la libreta donde apunto el plan de mis clases de español y usar mi nueva adquisición para tener todo el plan de la semana en una sola hoja. 100% recomendable y muy práctico!

weekly planner

¿Y tú? ¿Dónde escribes el plan de tus clases? ¿Algún tip que puedas compartirnos?

Anuncios

18 presentaciones

Hoy termina un ciclo después de dos años y medio… Un ciclo que me dio la oportunidad de enseñar español a 18 alumnos de Administración de Negocios… Un ciclo que representó mucho trabajo pero que dejó muchas satisfacciones.

Hoy fue el examen oral del quinto semestre de español. Como parte de la evaluación les pedí que presentaran un país hispanohablante y ellos mismos podían elegir el país a presentar. 18 países del mundo tienen el español como lengua oficial, y podía haberlos repartido al azar, pero no me pareció justo que algunos tuvieran mas información a la mano como sucede con España, Chile o Argentina, y otros tuvieran dificultades para encontrar material de paíes pequeños o desconocidos para ellos.
El resultado? 4 eligieron España, 3 Argentina. 2 eligieron Cuba y 2 Perú. Representación única tuvieron México, Colombia, Paraguay, Ecuador, Panamá, Puerto Rico y Venezuela. Algunos se concentraron en la economía o geografía del país, mientras otros mostraron más el lado turístico o cultural.

El examen consistió en presentarse, hacer un resumen sobre una novela que leímos durante el semestre, presentar el país elegido y contestar algunas preguntas.. todo en 15 minutos! Junto conmigo, estuvo evaluando un colega argentino que está haciendo su trabajo de doctorado en la misma universidad.

Durante las presentaciones me enteré que 4 de mis alumnos harán un semestre de intercambio en España, lo que me llenó de orgullo y satisfacción. El nivel alcanzado en estos cinco semestres es de A2, suficiente para sobrevivir las primeras semanas mientras que se acostumbran al acento español y conocen el entorno.

Aún recuerdo la primera entrevista que tuve con la directora del campus. No soy pedagoga ni licenciada en Lenguas, pero mi maestría en Negocios Internacionales y el hecho de tener el español como lengua materna valieron para que me dieran la oportunidad de enseñar español a nivel universitario.
Mi primer grupo, éste que termina su 5to semestre hoy, estuvo formado por 9 chicas y 9 chicos de 18 a 25 años. La mayoría vive en Stade o alrededores, pero algunos son de ciudades más lejanas como Berlin. Y como en todos los grupos, tuve una mezcla de personalidades y caracteres muy especial. Algunos muy participativos, otros calladitos… Algunos distraídos, otros más interesados… No podía faltar el “hazme-reir”, la guapa y el guapo, el/la “nerd”, el despistado y la responsable. Fue un grupo homogéneo y divertido. 
Me quedo con la segunda generación de Administración de Negocios que empezará su cuarto semestre en Abril y tiene sólo 9 alumnos. Además me quedo con la incertidumbre de si habrá un nuevo grupo después del verano. Espero que sí, me encanta este trabajo y sobretodo convivir con gente joven, entusiasta y con ganas de aprender mi lindo idioma!

Por la noche fuimos a cenar a un restaurante “Tex-Mex” en Stade y con tristeza tuve que despedir a mis alumnos. Espero el español aprendido les abra puertas en su futuro profesional y algún día tengan oportunidad de trabajar o vivir en alguno de los países que hoy presentaron. Mucha suerte a cada uno de ellos y que sigan los éxitos!

Con algunos de mis alumnos y la profesora de inglés.

9 clases, 7 cursos, 6 materiales…

El día de hoy he empezado de nuevo las clases en la universidad privada y en mi camino de regreso a casa he pensado en la cantidad de cursos y materiales que voy a dar este semestre. Me he sorprendido y creo que si no me vuelvo loca este semestre es por puro milagro.
Doy 7 cursos de español a la semana en diferentes horarios e instituciones, y también a diferentes niveles y grupos de edad. Como se han ido dando poco a poco, los he podido acomodar en la agenda sin problemas, dando la mayoría por las mañanas y con horarios flexibles para estar a partir de mediodía en casa.
Lo que no había considerado es la diversidad y cantidad de materiales que poco a poco se han ido agregando y que complicarán mi tarea de preparación de las clases. En total uso 6 libros de texto diferentes, más dos novelas y una cantidad infinita de libros de apoyo y material en internet para ampliar los ejercicios, juegos y actividades durante las clases.

Necesito escribirlo, para poder darme cuenta de la locura en la que estoy metida!
En la universidad popular (VHS) doy dos cursos:
    – uno de nivel A2, con el material CAMINOS. Es para gente jubilada, vamos a ritmo lento en cuanto a gramática, leemos una novela de Lola Lago (de detectives) y a veces tomamos café o té durante la clase.
    – y otro de nivel A2, con el material EÑE. Es un grupo variado donde la media de edad ronda los 40 años. Vamos un poco mas rápido que el anterior, y leemos otro libro de novelas policíacas a la par del libro de texto. Este grupo disfruta de vídeos, juegos de roles y recetas.

En la universidad privada (PFH) doy a partir de este semestre dos cursos dos veces por semana. Gracias a Dios ambos grupos llevarán el mismo libro de español para Negocios (EN EQUIPO) sólo que en diferentes niveles. El tercer semestre está por alcanzar el A2 y la semana próxima comienza una nueva generación con su primer semestre de español (nivel A1). Para el nuevo grupo no tengo mucho que preparar pues usaré lo mismo que hice el año pasado.

Por otro lado, desde hace un par de semanas doy clases en otro instituto privado de idiomas llamado Inlingua donde le doy clases a una señora que ronda los 60. Su esposo habla perfecto español y tienen un negocio que cuenta con diversos clientes en España, así que la señora necesita el español para los viajes de negocio, aunque apenas empieza con el nivel principiante (A1). Este instituto desarrolla sus propios materiales, así que me han proporcionado el libro del alumno, el de tareas y el del profesor.

Y desde hace años doy clases particulares a quien me lo solicite. En este semestre, sólo daré dos clases.
   – La primera es a una señora que me inició en este negocio de dar clases. Aprende español desde hace 5 años conmigo porque tienen una casita en Mallorca y allá pasan todas las vacaciones escolares. Ella domina la gramática del nivel A2, y prácticamente la hora se nos va en conversación basada en un libro que ella misma encontró en una exposición de idiomas. Esta es la única clase para la cual no invierto tiempo de preparación, pues más bien tratamos de hablar y leer.
    – Y por otra parte, desde hace unas semanas viene una pareja de madre e hija a tomar clases conmigo. Les interesa el idioma y la chica (16 años) lleva español en la escuela como clase adicional. Hemos decidido utilizar ese mismo material que se llama A TOPE y tiene un giro bastante juvenil.

Es difícil determinar cuanto tiempo tardo en preparar una clase porque depende del tema, del grupo y de lo mucho o poco que busco en otros materiales de apoyo o internet. Pero en promedio tardo entre 15 y 30 minutos para una clase normal. Las de la Uni privada me llevan más tiempo porque tengo que hacer presentaciones en PPT.

Así qué para 7 clases de hora y media y dos de una hora a la semana requeriré entre 2 y 3 horas de preparación que nadie me paga :(. Uffff! Lo mas difícil será encontrar el tiempo para realizar dicha preparación pues prácticamente todas las mañanas doy clases y por las tardes mis hijas toman clases. Así qué quedan las noches y los fines de semana que no haya compromiso.

Me encanta mi trabajo y disfruto mucho enseñar mi idioma materno. Sólo esperó no agobiarme con tanto curso diferente ni marearme entre tanto libro.
Ya veremos como me va este semestre porque además del español doy cursos de cocina, de Facebook y de internet. Que aunque no tan frecuentes también requieren de planeación y preparación.

Definitivamente lo que ha salido de mi agenda por tiempo indefinido es el ejercicio que gracias a Dios no “necesito” pero que sí me gustaría hacer. Y lo otro que temdré que dejar de lado es mi vicio por el Facebook. Ni hablar, lo primero es lo primero 😉
A echarle ganas a esta nueva etapa de clases y que Dios me conserve cuerda y con salud 🙂

Soy la de la mochila roja…

Seguro que la mayoría conoce la canción “La de la mochila azul” de Pedrito Fernández… y pues ahora me la copio yo porque soy la de la mochila pero roja 🙂 Y no porque sea una estudiante, sino porque soy una profesora y a todas mis clases cargo con mi gran mochila colorada con libros, libretas y mi caja de sorpresas.

Empecé hace algunos años con clases de español privadas a conocidos y vecinos. Fue justo cuando nació Catalina (2006) cuando casualmente una vecina jovencita que necesitaba español para un exámen de admisión en la universidad, me preguntó si podía ayudarla. Recuerdo que no le cobré nada porque era mi primera vez y la tomé como conejilla de indias para ver cómo le podía enseñar mi propio idioma materno que había aprendido desde pequeña pero que nunca había enseñado.

Me gustó y justo al poco tiempo por medio de la directora del jardín de niños, otra señora que sabía algo de español y tenía casa en Mallorca quiso tomar clases particulares conmigo. No sabía ni cuanto cobrarle, y después de averiguar un poco le dije que 10 euros. Todavía viene conmigo regularmente y le sigo cobrando lo mismo por derecho de antigüedad ya que he subido bastante de cuotas 🙂

Dos o tres años después, incursioné en las clases de español para niños que no resultaron como esperaba pero que me abrieron muchas otras puertas en el mundo laboral. Gracias a un par de artículos de periódico que salieron de esa aventura, recibí mas llamadas de clientes adultos y particulares.


Fue cuando me decidí a preguntar por una oportunidad de trabajo en la “universidad popular” (VHS) como profesora de español. Y se me dió! Empecé con cursos intensivos de español para el viaje, y luego me llamaron para sustituir a una profesora enferma y que tenía algunos cursos pendientes. Hoy en día, tengo 3 cursos regulares (de una hora y media por semana) además de seguir con el curso intensivo de español para el viaje (2 fines de semana) y otro más de cocina mexicana.

Los clientes particulares van y vienen… y como se acomodan a mi horario, vienen cuando tengo tiempo y aún y cuando estan las niñas en casa. He tenido de todos niveles y desde Septiembre, doy clases de español de negocios en una empresa para una de sus empleadas que tiene comunicación con sus clientes en España.

Y también en verano surgió otra nueva oportunidad de trabajo en el campus Stade de una universidad privada. Apenas comencé a dar clases hace un par de semanas a 18 universitarios de Administración de Negocios que necesitan aprender un 2do idioma extranjero como requisito. Es toda una nueva experiencia, porque además de ser otro grupo de edad, tengo mayor acceso a medios tecnológicos y mis clases incluyen internet, vídeos y presentaciones más profesionales. Estoy feliz! La idea es que en 5 semestres dominen el español en un nivel A2-B1 y espero quedarme para lograrlo!

Así que ahora prácticamente toda la semana cargo con mi mochila roja! Lunes y martes a la universidad privada, miércoles y jueves a la VHS y el viernes a la empresa donde doy clases particulares. Algunas veces llevo mi laptop y la que no puede faltar es mi caja de sorpresas donde cargo de todo: dados, pelota, marcadores, imanes, clips, tarjetas y muchas cositas más que me sacan de apuros a diario!

Quién lo iba a decir? que el español me abriría tantas puertas y me haría toda una profesora.. que conocería y amaría más mi idioma materno al enseñarlo… y que aunque no me da para vivir, sí me da para mantenerme ocupada y activa, haciendo lo que me gusta y divirtiéndome mucho!

Mi español y mi amor por México: Irremplazables!

Ya cumplí 9 años en este país y poco a poco se han ido sustituyendo algunas cosas en mi vida, en mi rutina, en mis hobbies y en mis gustos…

Como la mayoría de las mujeres que se casan, sustituí la familia de padres y hermanos, por aquella de marido e hijos. Y no solamente eso, sino que por la distancia que me separa de México, he sustituido a mis abuelos, tíos y primos con mi familia política que es mucho menor. Tom tiene 4 medio hermanos de dos, una abuela de 90 años y sólo una sobrina. Pero no me quejo, pues mis dos pares de suegros son muy lindos conmigo y nos queremos mucho! Además de me han apoyado en toda necesidad y están siempre ahí (aunque no tan cerca como quisiera) para lo que se nos ofrezca.

También con el tiempo se han ido sustituyendo amigos, aunque no de forma total gracias a la tecnología de hoy en día! Sigo en contacto en mayor o menor frecuencia con mis amigos de la escuela, del TEC o del trabajo gracias al Facebook, chat y correo electrónico. Pero para ir al cine, tomar un café o platicar de problemas y experiencias he tenido que encontrar amig@s en este lado del charco. Algun@s latinos, otros mexicanos… otros tantos alemanes y también de otras partes del mundo! No me quejo, pues cuento con algunos círculos de amistades y no me falta con quien echar el chal por teléfono, ir al cine (cuando hay tiempo) u organizar alguna reunión.

En cuanto al trabajo: se ha dado una sustitución total! De licenciada en sistemas con maestría en negocios internacionales, pasé a maestra de español! Y no es porque no encuentre trabajo, pues de recién casada trabaje en mi giro y me iba muy bien. Pero con hijos y sin abuela a la vuelta, es muy complicado volver a ese tipo de trabajo. Así que poco a poco he encontrado otra profesión: enseñar español de forma privada o en escuelas, que me permite tener un horario flexible y seguir conociendo gente. Me gusta mucho y disfruto cada curso, cada preparación de clase y cada anécdota con mis alumnos!

También en mis hobbies y gustos ha habido sustituciones. Ya no voy tanto al cine por falta de niñera y tiempo, además de que es muy caro. El año pasado compré una bicicleta y cuando tengo tiempo y hace buen clima, disfruto mucho este deporte. De la lectura que me apasionaba, dedico ahora ese tiempo a escribir este blog. Y de la “socialitos” que era en Monterrey, me he convertido en chofer de mis hijas y trato de dedicar el mayor tiempo posible con ellas para jugar, hacer manualidades o simplemente pasear.

Y algo que sustituye todo aquel que cambia de país es su DIETA! Adiós a los tamales, pozole, tacos al pastor… difícil es encontrar una cerveza mexicana, unas buenas tortillas o unas ricas botanas en un supermercado alemán. Algunas cosas se pueden pedir por Internet, pero es un poco caro y de todas formas sería para un antojo y no para un consumo de diario. Intento cocinar lo más mexicano posible, pero con niños pequeños que no están acostumbrados al picante, yo misma me he desacostumbrado al chile de diario y si condimento algo que voy a comer yo sola, lo hago de forma discreta porque mi estómago ya no aguanta esas enchiladas de antes.

En la rutina y vida diaria, también se han dado cambios o sustituciones. En Alemania, hay otras reglas que respetar, costumbres que seguir y tradiciones que adoptar. Por eso mismo, celebro la Navidad y la Pascua a la alemana, conduzco siguiendo todas las reglas de tránsito local y he aprendido a comer, hablar y en algunas ocasiones a pensar como alemana.

Pero hay dos cosas que son irremplazables al menos en mi caso: Mi español y mi amor por México. Ese idioma que aprendí de niña nunca podrá sustituirse y menos aún hoy en día que lo enseño a alemanes que tienen interés por aprender esa bella lengua! Hablo español a diario con mis hijas y con algunas amigas latinas, escribo en este blog en mi lengua materna y trato de leer, ver televisión y escuchar música en español lo más posible. Obviamente he tenido que aprender alemán, y aunque todavía no lo domino al 100% me desenvuelvo la mayor parte de día en ese idioma, pero no habrá forma de que el español se me olvide! Amo mi español y lo seguiré amando el resto de mi vida!

Y por supuesto, el amor a México nunca desaparecerá de mi corazón! Así mi país este sufriendo como nunca, no lo visite en los siguientes años, o me duela su situación SIEMPRE seré mexicana! Y no se trata de tapar el sol con un dedo y simular que México sigue siendo un paraíso… no, acepto la realidad y explico su situación a quien me pregunte. Pero no por haber nacido en un país que hoy en día vive una de sus peores crisis dejaré de amarlo. VIVA México y estoy segura de que mis hijas amarán ese país igual o más que yo! De eso me encargo yo! No importa donde viva o donde pase mis últimos días… nunca dejaré de ser mexicana ni olvidaré mi bello español! Seguramente otras cosas cambiarán con el paso de los años y seguiré sustituyendo alimentos y recetas en mi dieta, contactos y amistades, cosas y gustos, pero mi idioma y mi país natal se van conmigo a la tumba!!!

De 4 a 10, de 3 a 8…

No, no son horarios ni edades… jeje! Me refiero al número de alumnos que tendré en mis cursos de español. Y es que en la escuela dónde doy estos cursos, llamada Popular no se sabe nunca si los cursos se darán o no. Dan cursos de todo: de cocina, de idiomas, de computación, de baile, de cocina, de manualidades, etc. El Estado subsidia las escuelas que estan en casi todas las ciudades de Alemania por lo que los cursos son relativamente baratos.
Pero el que un curso se dé o no depende del número de alumnos… y el martes pasado la información que tenía era la siguiente:
Curso miércoles en la noche- 4 inscritos
Curso jueves en la mañana principiantes- 4 inscritos
Curso jueves en la mañana avanzados- 2 inscritos

El panorama no se veía nada bien, porque se requiere un mínimo de 7 personas inscritas para que el curso sea costeable. Pero como siempre, hay gente que asiste al curso sin inscribirse para conocer al profesor y ver si es el nivel adecuado. Así que la incógnita se resuelve a la mera hora.

Ayer miércoles, me presenté puntual y esperaba ver al menos a mis alumnos del semestre pasado. Pero no todos se inscribieron, así que de 8 que estuvieron el año pasado, sólo 3 pudieron continuar este semestre. Poco a poco fueron apareciendo más personas en el salón y para no hacerles el cuento largo, llegaron a 10: que en este curso es el límite máximo de alumnos. Sólo 2 varones… algunas de las mujeres ya son abuelas… mientras que 2 son muuuy jóvenes… así que una mezcla muy variada! Al final de la clase, los que habían ido a probar decidieron quedarse, así que ya tengo el grupo lleno.

Hoy jueves por la mañana todo podía suceder… en el primer curso, 2 de los 4 inscritos se reportaron enfermos y desgraciadamente no apareció nadie más. Así que como 4 no son suficientes, se les informará de otros cursos y talvez se acomoden en otros horarios.
En el segundo curso (español avanzado), sólo había dos inscritos, así que mis esperanzas eran realmente bajas. Pero sorpresa! Aparecieron 8 que ya habían estudiado español juntos por algunos años con otra profesora. Todos son jubilados, 2 hombres y el resto mujeres. Se conocen de toda la vida y estudian español por gusto o porque viajan frecuentemente a España o Latinoamerica.

Estoy muy contenta con mis dos grupos. No es la gran cosa pero además del dinerito extra que gano y de mantenerme ocupada, gano experiencia y me divierto mucho! porque realmente esto de la docencia me encanta! Y más si se trata de enseñar un idioma tan lindo y útil como el español! Estoy FELIZ!!! Poco a poco voy entrando a este mundo y estoy muy emocionada! Espero con el tiempo tenga mas cursos y más oportunidades de diversificarme!

A %d blogueros les gusta esto: