El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Multifacética"

Bodas de porcelana

Parece que fue ayer cuando mi papá me entregó en el altar, di el Si a mi futuro marido y tuvimos esa boda de ensueño con la que había soñado desde pequeña.

Y desde entonces ya pasaron 20 años! increíble! El pasado 18 de mayo cumplimos nuestras bodas de porcelana y como es nuestra costumbre, decidimos celebrarlas con un viaje para 2.

Nuestra luna de miel la pasamos en Hawaii, específicamente en tres de sus islas y desde entonces los viajes a islas se han repetido en varias ocasiones.

La primera fue cuando cumplimos 5 años de casados… nos fuimos de crucero por el Caribe y dejamos a las niñas en Monterrey con mis papás. En aquel entonces decidimos que sería bueno hacer un viaje parecido cada 5 años y creen que lo cumplimos? Pues no!

En los siguientes 15 años nos dimos nuestras escapadas de vez en cuando, ya fuera cuando las niñas se iban de campamento o cuando las dejábamos con mis suegros. El año pasado nos fuimos a Holanda y fue la primera vez que dejamos a las chicas, ya adolescentes, solas en casa. Pero todos esos viajes fueron de 4-5 días y a lugares donde viajábamos en coche.

Este año, aprovechando la tregua que nos está dando la pandemia, quisimos viajar un poco mas lejos. Después de mucho buscar, nos decidimos por Kos, una pequeña isla griega a donde podíamos volar directo de Hamburgo. Una semana en un hotel all-inclusive solo para adultos.

Y se llegó el día! Yo sólo conocía Corfu y mi marido nada de Grecia. Kos resultó una isla pequeña de 33,000 habitantes, de 45 kms de largo por 10 km de ancho, pero tan antigua como la „Iliada“ misma. Si, esa que escribió Homero en el siglo 8 a.C. Dicen que en esta islita nació Hipocrates, el padre de la medicina.

Y bueno, además de disfrutar la playa, el sol de 30 grados y la comida griega, visitamos algunos lugares turísticos. Los primeros 4 días la pasamos en el hotel comiendo y descansando, teníamos piscina casi privada en la habitación y la playa quedaba solo a 5 minutos caminando. Algunas noches ofrecían animación con artistas o bailables y tomamos un par de masajes para completar el „no hacer nada“.

El viernes fuimos a conocer el centro histórico de Kos y rentamos un coche, con el cual fuimos a Zia, un pueblito en lo alto de una montaña donde disfrutamos de una puesta de sol espectacular. Al día siguiente recorrimos toda la isla, parando en dos playas diferentes para seguir disfrutando de la comida griega, los cocktailes y el buen clima.

El domingo dejamos el coche en el aeropuerto y volamos de regreso a casa, donde nos esperaba un clima bastante fresco y lluvia 😦 Fue una semana maravillosa, cuyos „highlights“ fueron:

  • ver un jinete cabalgando en medio del mar
  • escuchar a 3 tenores cantando „amigos para siempre“ y „quizas, quizás, quizás „
  • conocer un molino de viento por dentro
  • escuchar la canción que bailamos en nuestra boda mientras tomábamos un helado en el centro

Qué donde dejamos a las chicas? Pues en casa! La mayor parte del tiempo participaron en un seminario de formación como guías juveniles en Alemania y Dinamarca. No voy a negar que si estaba un tanto preocupada por estar tan lejos, pero todo salió bien y sobrevivieron sin papi y mami.

Y ahora a empezar a reunir ideas para nuestro viaje del aniversario de plata, que en lo que menos piensas se llega! Ya tenemos algunos destinos, pero igual y ustedes pueden recomendarnos algún lugar especial para nuestros 25 años de casados 🙂

Adiós Facebook!

Las redes sociales llegaron para quedarse, pero no todos tienen que usar todas. Mi relación con Facebook empezó hace 15 años y en su momento llegué a postear muchísimo e invertir diariamente varias horas leyendo historias de contactos y artículos diversos.

Por muchos años llegó a ser la aplicación más utilizada en mi teléfono y tableta. Llegué a tener 500 contactos que con el paso del tiempo bajó a 200.

Hace tres o cuatro años decidí desinstalar Facebook de mi teléfono en unas vacaciones para no pasar tiempo de más en él y el efecto fue tan bueno que no volví a instalarlo. Desde entonces seguí los posts de amigos y medios de información desde mi computadora personal, lo que significaba revisarlo dos o tres veces al día.

Al no tenerlo instalado en mis dispositivos móviles dejé de postear fotos y mi uso se limitó a reenviar algo interesante y dar likes aquí o allá. El whatsapp reemplazó poco a poco al Facebook en cuanto a la familia, porque mis hermanos y mamá empezaron a compartir fotos más en nuestro grupo familiar. Por otro lado, instalé Instagram que sustituyó la parte de ocio y noticias, donde sigo un par de medios de información y algunas páginas de paisajes, recetas o manualidades.

Y así fue que poco a poco el interés se fue perdiendo y lo que terminó al 100% mi relación con Facebook fue mi nuevo trabajo. Y no me refiero a la falta de tiempo, pero mi computadora personal pasó a manos de nuestra hija mayor y en mi computadora del trabajo no he querido ni abrir la página de Facebook. Así que al no tenerlo activo en ninguna parte, dejé de usarlo… así nada mas.

Mi único contacto con Facebook por el momento es mi blog que postea automáticamente en la página de Mariposa Migrante de FB y en Twitter, que por cierto también corrió la misma suerte 😦 D.e.p.

Como se han dado cuenta, ya no escribo cada semana como acostumbraba, pero el tiempo simplemente ya no me da. Lo siento mucho, pero seguramente la situación no cambiará en el futuro. Trabajar tiempo completo es otro rollo, además de que ya no tengo muchos temas de qué escribir como cuando recién llegué a este país.

El próximo mes cumpliré 20 años de vivir en Alemania y ya soy toda una veterana. Recuerdo cuando llegué y conocí a algunas personas que tenían 15 o 20 años aquí y me parecía una eternidad. Ahora soy una de ellas y sobra decir, que ya estoy adaptada al 100% y lo qué me faltaba, lo tengo desde hace 9 meses: un trabajo en una empresa alemana dedicada a lo que estudié y donde estoy muy contenta como consultora de sistemas e-learning.

Mi fase de mamá/ama de casa terminó hace tiempo y la de bloguera no la dejaré morir pero definitivamente entrará en una etapa mas personal, donde escribiré mas de mi vida diaria para que siga sumando a las cientos de entradas que ya tengo impresas para leer en mi vejez o heredar a mis nietos (si es que los tengo).

Así que no les extrañe mi ausencia en el Facebook, que aunque no cerraré la cuenta ya nunca la usaré como antes. Y por aquí seguirán leyendo mis aventuritas como mexicana en Alemania, pero ya no tan seguido como antes. Espero su comprensión! Sus comentarios serán respondidos como siempre y si hay algo en que pueda apoyar a alguien recién llegado, no duden en escribirme!

Prueba superada!

Cuando una persona empieza a trabajar en una empresa alemana, normalmente se tiene un período de prueba que consiste en los primeros seis meses de trabajo. Este tiempo es importante para que ambas parte, el empleador y el empleado se den una mejor idea de las actividades laborales, conocer el equipo de trabajo, evaluar las habilidades del recién contratado, y ver si el perfil y el empleo son lo que se esperaba.

Considerando que uno es contratado después de una o dos entrevistas de un par de horas, siempre me ha parecido riesgoso para ambas partes aceptar un empleo con tan poca información. Y en Alemania, en este período de prueba, tanto el empleado como el empleador puede decidir concluir el contrato sin mucha burocracia.

Si mal no recuerdan, en enero del año pasado que me reincorporé a mi carrera profesional como consultora de informática, no pasé el período de prueba y a los cuatro meses me dijeron que mi alemán y mis habilidades técnicas no cumplían las expectativas para el puesto 😦

En aquel entonces mi autoestima se fue al suelo y creí que no encontraría un trabajo en esa área nuevamente. Pero tomé un par de cursos de alemán avanzado, hice una formación en el tema de digitalización y seguí buscando oportunidades. Siendo sincera, con el viaje programado a México para el verano no apliqué en cientos de puestos, y envíe un par de CVs por aquí y por allá.

Una de las aplicaciones fue en respuesta a un anuncio que parecía el puesto ideal para mí, y sin muchas expectativas envíe mis papeles y con mucha sorpresa pasé las dos rondas de entrevistas. El contrato me llegó por correo electrónico el día que volaba a México y no lo podía creer!

Y así fue que empecé a trabajar como consultora de e-learning en una empresa internacional que se ubica en el sur de Alemania. Con contrato de tiempo completo y 100% en home-office, conocí las oficinas y parte de mi equipo de trabajo en Saarbrücken a principios de septiembre 2021.

Y comenzó el tiempo de prueba… a finales de noviembre tuve una reunión con mi jefa y recursos humanos para evaluar los primeros tres meses y todo marchaba de maravilla. Trabajo, aprendizaje, equipo, idioma, proyectos, etc. Pero considerando mi mala experiencia de abril, no podía cantar victoria.

Pero el día llegó y hoy cumplo mis primeros seis meses. El viernes pasado tuve nuevamente una reunión con mi jefa y recursos humanos y la retroalimentación fue muy positiva… en ambas direcciones. Estoy feliz con el trabajo, los proyectos, mi equipo de trabajo y los planes a futuro. Mi jefa está feliz con mis habilidades y experiencia, mi rápida integración en el equipo y mi continua iniciativa. Un ganar-ganar que pinta muy bien y que ha terminado de quitarme todos los miedos que podrían haber quedado de la experiencia anterior.

Así que mi oficina en casa seguirá siendo mi lugar de trabajo y para no sentirme tan solita, la semana pasada llegaron mis compañeras de trabajo Frida y Xochitl, dos plantas con las que puedo platicar y ver crecer 🙂 No me puedo quejar porque el equipo de cómputo es de primera y el internet no me ha fallado. Como ya lo he mencionado antes, trabajar en casa tiene sus ventajas y desventajas. Yo preferiría ir a la oficina y ver a mis colegas, pero con la distancia eso nunca pasará. Mi ilusión es que pasando el corona, pueda visitar clientes y tener más contacto real con personas y no sólo de forma virtual.

Mientras tanto, a seguirle echando ganas para continuar mi carrera profesional como informática y a seguir aprendiendo en este mundo digital tan interesante.

Por otro lado, mi hija mayor también puede decir „prueba superada“ porque el viernes pasado terminó sus prácticas de tres semanas en un hotel de la ciudad. Cada semana estuvo en un área diferente: recepción, cocina y house-keeping. Aprendió mucho y ahora sabe lo que es trabajar de verdad, porque vaya que si la pusieron a trabjar… sobretodo en la última semana limpiando habitaciones y baños 🙂

Desgraciadamente estas buenas noticias se han visto ensombrecidas por la situación actual de Ucrania y Rusia. Sólo Dios sabe que nos depare el destino y ruego a Dios para que no pase a mayores, y podamos seguir viviendo en paz, libertad y armonía. Pido por la paz en Ucrania y que el conflicto pare cuanto antes. Esto de vivir tan cerca del ojo de huracán es terrible y no me puedo imaginar lo que están viviendo nuestros vecinos 😦 Roguemos por la paz mundial!

El año del 3 x 4 meses

Se acerca el fin de año y con él, el tiempo de reflexionar y ver hacia atrás. Qué pasó en este año, qué logramos y qué lo hizo diferente?

En mi caso el 2021 fue el año de volver a mi carrera como licenciada en informática, de consultora de sistemas después de una larga pausa de más de 12 años.

La oportunidad surgió el año pasado al ver un anuncio en el periódico local, donde buscaban consultores para una empresa de software muy cerca de la casa. Era una empresa muy pequeñita, casi familiar dedicada a desarrollar un programa para el proceso de permisos de construcción en diferentes ayuntamientos a lo largo y ancho del país.

Después de un par de entrevistas y firmar mi contrato, empecé a trabajar el 5 de enero de forma parcial, solo 4 días a la semana para irme acostumbrando al tiempo completo. El trabajo como consultora era interesante, pero el puesto requería también muchos conocimientos técnicos que no tenía, así que no pasé mi período de prueba y mi último día de trabajo fue el 30 de abril. Completé justo 4 meses!

Al inscribirme como desempleada en la agencia del trabajo, me dediqué a buscar cursos de especialización para aprender esa parte técnica que me había faltado en el trabajo. No encontré nada apropiado y tomé dos cursos de alemán intensivo para mejorar mi escritura y mi vocabulario de negocios. Durante el mes de junio tomé un seminario llamado “Arbeiten 4.0” sobre las nuevas formas de trabajo en la era digital que no cumplió mis expectativas.

Mientras tanto seguía buscando oportunidades de trabajo y encontré por casualidad una en Xing que me llamó la atención a mediados de junio. Mandé mis papeles sin mucha ilusión y cual no sería mi sorpresa el no sólo pasar la primera entrevista, sino también la segunda.

Con un viaje planeado a México de tres semanas para el verano, mi fecha de entrada podía ser a principios de septiembre y aceptaron mi propuesta. Justo el día de tomar el avión a Monterrey, recibí mi contrato para comenzar en imc el 1 de septiembre. Exactamente 4 meses después de haber quedado desempleada.

Así que disfruté de unas lindas vacaciones en Monterrey y Puerto Vallarta con la familia y el 1 de septiembre viajé a Saarbrücken para conocer las oficinas, mi equipo de trabajo y recoger mi computadora. Desde entonces trabajo como consultora de un software de e-learning de forma remota y estoy feliz como lombriz. Se acaba el año 2021 cumpliendo 4 meses el 31 de diciembre en dicha empresa y con vista a cumplir mi período de prueba de 6 meses sin problema. Espero que así sea y el próximo año cumpla los 12 meses completos en la misma empresa.

Así que pueden adivinar la razón del título de esta entrada, el año quedó dividido justamente en 3 períodos de 4 meses en el ámbito laboral. Curioso, no?

Pero eso no es todo. Justo hoy 18 de diciembre viajo a Monterrey, justo 4 meses después de haberlo dejado. Creo que nunca había hecho dos viajes a México en tan corto tiempo, pero las circunstancias se presentaron así y decidí pasar la temporada navideña con mi mamá en mi terruño, pasar mi duelo con la familia mexicana y por primera vez estar lejos de mi marido y mis hijas en esta época decembrina.

Será una estancia muy diferente y especial. Un tiempo para acompañar a mi mamá, recordar viejos tiempos y cerrar este círculo. Será difícil no ver a mi papá en su sillón predilecto, viendo sus eventos deportivos en la tele o checando sus finanzas en su PC y consintiéndome al máximo. Doy gracias a Dios por habernos permitido estar en Monterrey en verano, también con mi hermano que vive en California, porque así pudimos tener un tiempo muy lindo con todos. Fue una especie de despedida sin saberlo.

Ahora quién me llevará a comer cabrito? Quién me dará consejos financieros? Extrañaré cuando estaba en Alemania y me traía mazorcas de sus paseos en bici o cuando se saboreaba una buena cerveza. Nada será igual a partir de ahora y tendremos que acostumbrarnos a su ausencia física, porque sé que sigue entre nosotros de otra forma.

Un año complicado por el covid llega a su fin, un año lleno de satisfacciones profesionales y un año con una gran pérdida. Doy gracias a Dios por lo aprendido y lo vivido en este año y le pido que el 2022 esté lleno de esperanza, salud y aventuras. La primera ya está planeada, pero eso se los contaré en otra ocasión!

Feliz y próspero 2022 para todos mis amados lectores!

Posada en tiempos de pandemia

Posada en noviembre? Así es, el fin de semana pasado se llevó a cabo nuestra tradicional posada que siempre se organiza para el segundo fin de semana de noviembre. Se le quedó el nombre de posada porque la primera vez si hubo cantos, ponche, regalos, pedimos posada con los peregrinos y hasta piñata.

Con el tiempo se ha convertido en un encuentro pre-navideño que si incluye intercambio de regalos, rifa de niño Dios y la virgen María y clima invernal 🙂 En esta ocasión nos reunimos en Wernigerode en la región montañosa del Harz entre Hannover, Braunschweig y Kassel. Las chicas organizadores reservaron dos noches en unas cabañas con sauna propio y las 20 asistentes se repartieron en tres cabañas, tocándole a la del medio ser el centro de reunión para la cena-baile del viernes y la tornaposada el sábado.

El plan estaba organizado para el año pasado, pero el hotel cerró por la pandemia y nos regresaron el dinero. Este año el hotel sólo permitía huéspedes vacunados y como todas cumplíamos con el requisito, nada ni nadie nos detuvo para celebrar la posada a pesar del alto número de contagios en el país.

Si no lo recuerdan, conocí a este maravilloso grupo de mujeres mexicanas en el encuentro de Kassel en el 2016 y desde entonces nos reunimos una vez al año en algún punto de Alemania… Wolfenbüttel, Siegen, Stuttgart y Hamburgo. El año pasado sólo nos vimos por Zoom 😦 por aquello del Coronavirus. Esta es la primera ocasión en que todas se quedaron mínimo dos noches y alcanzamos el récord de 20 asistentes.

Tacos de cochinita pibil

El viernes llegaron algunas al mediodía para comer con las organizadoras y otras que habían llegado desde el jueves en un restaurante chino en Wolfenbüttel. El check-in era a las 4 de la tarde y a esa hora se integraron otras más directo en el hotel. La mayoría viajó en coche y un par en tren. A eso de las 6 de la tarde llegaron las últimas, justo a tiempo para empezar a preparar la cena: tacos de cochinita pibil! Ufff, que cosa más deliciosa.

A lo largo de la noche algunas se metieron al sauna, otras jugaron juegos de mesa, unas más se pusieron a bailar y el resto sólo platicaba de esto o aquello. Eso sí, risas y carcajadas se escucharon en cada rincón y a todas horas.

El sábado desayunamos juntas en el restaurante del hotel y al mediodía ya estábamos en el centro de Wernigerode para tomar un camioncito que nos llevaría al castillo de la ciudad. Lo recorrimos en pequeños grupos y por la tarde paseamos por el centro, donde tomamos vino caliente y compramos algunos souvernirs. El clima nos favoreció con un poco de sol y cielo medio nublado.

Llegando de nuevo al hotel descansamos un rato antes de arreglarnos un poco para la cena en el restaurante del hotel. Disfrutamos de un menú de 3 tiempos con vinito, intercambio de regalos, rifa del niño Jesús/virgen María, baile y mucha charla. A las 10:30 abandonamos el local para seguir con la tornaposada en la cabaña 534. Ahí repetimos el programa del día anterior con sauna, juegos, baile, risas y chistes. Una amiga nos enseñó la versión virtual del teléfono descompuesto con el que reímos hasta las lágrimas. Creo que jamás me había reído tanto como esa noche.

El domingo volvimos a desayunar en el restaurante y tuvimos una de las despedidas más emotivas, o quizá la más emotiva de estos casi 6 años. Después del discurso de una de las asistentes que nos dejó a todas con los ojos llorosos, nos dimos tiempo para despedirnos de cada una con un abrazo muy apretado y palabras llenas de cariño, apoyo y solidaridad. Simplemente hermoso!

Después de tantos meses de pandemia en donde no están permitidos los abrazos, aquí rompimos todas las reglas y nos abrazamos bien fuerte. Confirmamos una vez más que no sólo somos amigas, sino hermanas en la distancia. El destino nos ha unido por una razón y hemos creado un grupo único en el que cada una de nosotras aporta sus virtudes, sus talentos y su apoyo incondicional. La pandemia y el cáncer de una integrante del grupo, nos han unido más que nunca y no termino de dar gracias a Dios por haber puesto en el camino a mis queridas brujas, que se han convertido en una parte esencial de mi vida como migrante en este país.

Como dice este lindo poster „No es magia, es terapia“… en esto se ha convertido nuestro encuentro anual, en una terapia de amor, amistad, salud mental y buena vibra. La magia sucedió en el momento en que nos conocimos y desde entonces esa magia nos ha acompañado en las buenas y en las malas.

¿Qué porqué nos llamamos „Brujas“? Ese es un secreto, pero lo curioso es que Wernigerode se encuentra en el Harz, donde hace muchos pero muchos años se reunían las brujas cada 31 de octubre a despedir el verano y el souvernir más popular de la región es la bruja. Así que les regalé a cada una de las asistentes una brujita para recordar este encuentro y celebrar nuestro 5to aniversario.

Dios cuide y bendiga a cada una de las integrantes de este hermoso grupo y que el próximo año me vuelva a dar la oportunidad de pasar un fin de semana espectacular. Ah, porque ya tenemos equipo organizador y sede. Así que si Dios y la pandemia lo permiten, en un año volveré a reunirme con mis brujas para celebrar nuestra hermandad una vez más. Las quiero mucho!

P.D. Muchas gracias al comité organizador, a las anfitrionas de la cabaña 534, a la que hizo el hermoso collage de reuniones, a la del discurso de clausura, a la que me llevó a Wenigerode, y a todas por haber hecho de este encuentro una experiencia digna de recordar y de llevar por siempre en el corazón! GRACIAS!!!

Y vamos por el tercero!

Después del sueño hecho realidad de mis hijas con su fiesta de 15/16 años y el de poder viajar a Mexico y pasar unas maravillosas vacaciones libres de Covid, no se podía pedir mas este año. Pero aunque usted no lo crea, todavía alcancé un tercero!

No sé si llamarlo sueño, regalo o milagro, pero definitivamente es algo muy bueno para mí y mi familia. Ya tengo trabajo! Todo pasó tan rápido que todavía no me la creo!

Como saben, tomé un curso de capacitación que me otorgó la Agencia del Trabajo y ya había encontrado un coach que me ayudaría a mi regreso de México, a evaluar mi situación y apoyarme en mi búsqueda de trabajo, incluso con una práctica en alguna empresa local.

Al estar registrada como desempleada, tengo la obligación de buscar trabajo y de vez en cuando revisaba las bolsas de trabajo para ver si había algo interesante y adecuado a mi perfil. En promedio apliqué a una o dos empresas por semana y empezaron a llegar las cartas de “Gracias, pero….”.

En mi perfil de la red social Xing, me apareció un anuncio muy interesante… buscaban un consultor para E-Learning y no dudé en enviar mis papeles, pues cumplía con todos los requisitos. Eso fue a principios de junio, cuando recién empezaba mi curso de 4 semanas.

Y pasaron casi las 4 semanas sin respuesta…. Hasta unos días antes de terminar el curso me invitaron a una primera entrevista por teléfono con Recursos Humanos. Cabe aclarar que la plaza es en formato homeoffice y la empresa se encuentra en el sur de Alemania. Eventualmente habrá que viajar a donde se encuentran los clientes.

Me fue bien y unos días después me invitaron a una segunda entrevista con el CEO de la empresa y una persona del departamento de Consultoría, además de la chica de Recursos Humanos. Esta vez fue una videoconferencia y duró poco más de una hora. Estaba muy nerviosa y no estaba segura de haber estado a la altura, pero había que esperar. Ah! Porque la entrevista inicialmente fue programada para el día de mi vuelo a Mexico y después de pedir un cambio, se realizó un día antes de nuestro viaje.

Pero no tuve que esperar tanto, ya que justo antes de subirme al avión ya estaba el contrato en mi buzón electrónico! Empezaría el 1 de septiembre!

Y se llegó el día! Hoy viajo a Saarbrücken para conocer a otros dos nuevos consultores que comenzarán como yo, a dos líderes de proyectos, de los cuales uno será mi mentor, las oficinas y para recoger mi computadora portátil. El resto del equipo (monitores, etc) se enviarán por correo. El viernes regreso a casa y comenzaré una nueva etapa: trabajar desde casa para una empresa internacional como consultora de educación digital. Los clientes en su mayoría son empresas que buscan una solución digital de entrenamiento para sus empleados o universidades. Ya veremos a donde tengo que viajar, que retos se presentan y como combino la vida de mamá y ama de casa con un trabajo de 40 horas a la semana!

Pero estoy lista para lo que venga y estoy segura que este puesto es justo lo que había estaba buscando, así que a echarle ganas, permanecer optimista y dispuesta a aprender para pasar el período de prueba de 6 meses y cumplir mis metas profesionales! Ya era hora 🙂

Otro sueño

La semana pasada escribí sobre la fiesta de 15/16 años que celebramos en Monterrey y que fue un sueño hecho realidad, tanto como para mis hijas como para mí. Pero para que eso pudiera suceder, se cumplió otro sueño… el de poder hacer vacaciones en México a pesar de la pandemia COVID que ya nos tiene hartos con tanto encierro!

Que si sí, que si no… que si la variante tal o cual… que si vacuna o cuarentena, test negativo, mascarilla en vuelos de más de 10 horas…. riesgo para el que vuela, para el que visitamos, para cuando regresamos… ya la verdad ni dan ganas de planear viajes ni vacaciones.

Pero más tiempo no quería dejar pasar, así que a pesar de todo reservamos boletos de avión en mayo y viajamos en julio. Primero llegamos mis hijas y yo, y luego nos alcanzó mi marido. Llegó justo para la fiesta y como en Monterrey ya hemos estado muchas veces y no hay playa, buscamos un segundo destino para hacer vacaciones de verdad.

Ahora le tocó a Puerto Vallarta, playa del Océano Pacífico donde estuvimos por última vez hace 15 años y medio con nuestra primogénita de apenas un año y yo embarazada de Catalina.

En aquella ocasión viajamos con mis papás en coche desde Monterrey, ahora tomamos un vuelo directo sólo los 4. Rentamos un departamento en el centro de la ciudad y realizamos diversos tours.

El primero a la playa de las Ánimas, pasando por los Arcos donde las chicas y mi marido practicaron un poco de snorkel. En el barco nos sirvieron desayuno y comimos en la playa. Según los organizadores, el barco solo tiene permiso de ir al 60% de su capacidad por el Covid, pero a mí me pareció muy lleno. Al menos el barco era abierto y todas las actividades fueron al aire libre.

El segundo fue un tour por la ciudad en un autobús climatizado. Nos llevaron a diversos puntos de la ciudad, a tiendas de artesanías, textiles y vidrio soplado. Probamos tequila artesanal y vimos joyería de plata y ópalo de fuego. Finalmente comimos unos deliciosos mariscos en un lugar llamado El Nogalito. Fue un día muy productivo que terminó con un aguacero de miedo! Llegamos empapados al departamento pero felices de la experiencia de caminar bajo el diluvio universal y no sentir frío.

El tercer tour lo hicimos nuevamente en barco a las Islas Marietas, que desde hace algunos años son reserva federal y en la cual vive gran parte de la fauna de la zona. Esta vez salimos mas temprano y después de dos horas de navegación, llegamos a nuestro destino donde todos saltamos al agua para realizar un poco de snorkel en aguas cristalinas. Vimos peces grandes y pequeños de diversos colores. Después nos llevaron a la playa nopalera para nadar otro rato. Simplemente espectacular! De regreso nos esperaba otro chubasco al llegar al hotel, pero no nos importó! Llegamos tan quemados que el fresco de 25 grados y la lluvia fueron un regalo del cielo!

Y por último le tocó el turno a Yelapa, un pequeño pueblo en la costa, al cual sólo puedes llegar por agua. Nuestro barco hizo parada primero en Mahauitas donde nuevamente pudimos practicar snorkel, pero esta vez si nos sentimos como en un acuario. Hermosos peces de todos colores y tamaños! En Yelapa, mi marido y yo nos subimos a una cuatrimoto para visitar una cascada cercana. Comimos en la playa y disfrutamos del regreso viendo un panorama mixto de sol y tormenta a la vez.

En los días que no hicimos tours los dedicamos a descansar… paseamos por la playa o la ciudad, nadamos en la piscina, hicimos algunas compras o simplemente no hicimos nada! 10 días muy bien aprovechados con un poco de todo: mariscos deliciosos, mucho calor pero también mucha lluvia, playa, tours, compritas, descanso, cócteles, piscina, ambiente y mucho cuidado de no contagiarnos.

En este viaje, el tiempo en Monterrey se me hizo poco, pues antes de que llegara mi marido también pasamos unos días con mis papás y mi hermano menor en Parras de la Fuente, Coahuila. Así que los días en mi querido Monterrey fueron contados, y por lo mismo muy intensos! Entre la planeación de la fiesta, compra de antojitos que quería traer a Alemania y algunas visitas obligadas, no hubo tiempo de ver a muchos amigos y familiares. Una disculpa a todos los que no pude ver 😦

Definitivamente lo mejor del viaje fue coincidir con la familia completa, ya que mi hermano de California también estuvo en Monterrey un par de días para asistir a la fiesta del año. Teníamos tres años de no coincidir y pasamos unos momentos muy lindos. Y la otra cosa maravillosa de este viaje fue poder saludar a mis abuelitos y que pudieran ver a sus bisnietas nuevamente. Su salud es débil y no sé si tenga oportunidad de volver a verlos, así que doy gracias a Dios por esta oportunidad dada.

Una vez más, este viaje a México me ayudó a recargar energías, llenarme de amor y empacharme de todo lo que significa mi patria querida. Así que ahora a volver a la rutina y a prepararme para lo que viene! Ah sí, porque les tengo una sorpresita…. ya tengo trabajo y empiezo justo el 1 de septiembre, cuando las chicas entran a la escuela. Pero de eso les cuento en mi próxima entrada… hasta pronto!

Adiós a mi mochila roja

Hace exactamente nueve años que escribí una entrada titulada «soy la de la mochila roja» y era para hacer referencia a una mochila roja que siempre cargaba a mis clases de español. Todavía sobrevive y me acompaña a todos mis clases, tanto en la universidad como en la VHS (Volkshochschule).
Y ahora ha llegado el momento de jubilarla. Fueron muchos años de fiel compañía pero como todo en la vida, ha llegado el día de cambiar de aires y a partir de enero volveré a mi profesión de informática.


La semana pasada fue la semana de despedidas, un curso en la universidad y 5 en la VHS Stade. De los dos cursos que había comenzado en la VHS Buxtehude no pude despedirme personalmente porque los cursos se interrumpieron en noviembre por la pandemia y no les alcancé a avisar de mis planes laborales para el 2021.
No cabe duda que extrañaré mucho mi vida de profesora de español y a mis alumnos. A lo largo de los años agarré mucha experiencia, conocí a mucha gente y aprendí a amar esta profesión. Soy organizada y paciente, cualidades que siempre me ayudaron a simpatizar con mis alumnos y me tomaban cariño con facilidad.


La noticia de dejarlos le cayó como bomba a mas de uno, pero al final terminaron felicitándome por mi nuevo trabajo y deseándome mucha suerte.
No me despido al 100% porque uno nunca sabe y quizás en un futuro vuelva a las clases de español. Pero de momento decidí dejar todos los cursos, incluso los particulares para concentrarme en mi nueva rutina de trabajo de tiempo completo.

Estoy segura de que muchas cosas cambiarán en mi día a día y no sólo extrañaré el tiempo libre en el que podía tomar café con amigas, irme de compras o simplemente ver una serie de Netflix. Además, tendré que acostumbrarme a comer «cosas simples» en la oficina, sea que lo compre o lo lleve de casa y mis hijas tendrán que calentar lo que deje hecho o cocinar algo rápido para posteriormente comer solitas. Sí, ya están grandes y no dudo de sus capacidades, pero era muy bello escuchar a Catalina desde la puerta cómo adivinaba por el olor lo que comeríamos, o las charlas después de comer mientras recogíamos juntas la mesa. Pero ahora ya no tendré cursos por la tarde-noche, de tal forma que podré cenar siempre con las chicas y mi marido si no está de viaje.

Desde hace un tiempo que las niñas se van solas en autobús a sus clases de baile y citas médicas, así que en ese tema no habrá grandes cambios. Y también desde hace años que no es necesario que revise sus tareas o les pregunte para un examen, por lo que tampoco extrañarán mi ayuda o presencia por la tarde.

Es increíble lo rápido que pasa el tiempo… 11 años de docente y parece que fue ayer cuando apenas comenzaba nerviosa y sin mucha idea de cómo explicar la gramática del español. Supongo que así comenzaré la siguiente etapa, nerviosa y sin mucha idea de los programas computacionales que tendré que dominar en poco tiempo para poder dar asesoría y entrenamiento. Pero así como lo hice en el campo de los idiomas, estoy segura que no me será difícil lograrlo en el área de informática.

Cierro un capítulo y mi oficina en casa que está llena de libros y material que apoyaron en cientos de horas de clases de español. Quedan los lindos recuerdos, los logros de decenas de alumnos y las palabras de agradecimiento con las que nos despedimos la semana pasada.

Las despedidas no fueron tan sentimentales como esperaba ya que con tanta medida de higiene no fue posible hacer el tradicional «buffet» en el que compartíamos lo que llevábamos de tomar y comer, tampoco hubo fotografías ni abrazos.

Además, algunos alumnos cancelaron de último momento su asistencia por el aumento de casos de Covid en la ciudad, así que en todos los grupos hubo poca gente, pocas ganas de tener una reunión navideña y poco que compartir.

Lo que no faltó fue el tradicional regalo de agradecimiento de fin de curso, y sabiendo que era el último mis alumnos me sorprendieron con muchas flores, tarjetas, un bolígrafo, entre otros lindos detalles. Y tampoco faltaron los buenos deseos para mi futuro profesional, las palabras de agradecimiento y los comentarios de que si no me gusta mi nuevo trabajo, allí estarán esperando mi regreso.

Así que adiós a mi mochila roja y todo lo que incluía dentro 😦

… se abre una ventana

Esta entrada es la continuación de «Cuando se cierra una puerta» que escribí hace un par de semanas y que apenas tengo tiempo de completar. Es increíble como pasa el tiempo, pero no quiero dejar la entrada a medias porque esta segunda parte es muy importante 🙂

Después de la mala noticia de que no podría dar clases de español o informática en ninguna escuela secundaria alemana me puse muy triste. Tampoco es que llegara a la depresión pero si me afectó y tuve que hacerme a la idea de que si quería un trabajo, tendría que ser de otra cosa porque como ya lo he escrito en otras ocasiones, esto de dar clases de español por honorarios está bien como «hobby» pero no para tener un ingreso estable y seguro.

Así que un día me puse a leer los anuncios de empleo en el periódico local de la ciudad y vi uno que me llamó la atención. No crean que fue el primero, este año apliqué a más de 10 anuncios como «informática» sin ninguna respuesta positiva, ni siquiera invitándome a una entrevista.

En fin, el puesto era de una empresa de software para soporte al cliente y capacitación. Ambas tareas eran parte de mi trabajo como consultora hace algunos años, así que decidí enviar mis papeles sin pensarlo mucho.

Al día siguiente me invitaron a una entrevista con el dueño y director de la empresa. Las oficinas están a 15 minutos en coche de la casa en una antigua escuela primaria. La entrevista duró una hora y me fue mucho mejor de lo que esperaba, así que me invitaron a una segunda con el que sería mi colega directo y que hace el mismo trabajo que tendría que hacer yo.

Así que una semana después lo conocí y junto con el director, me entrevistaron nuevamente para saber detalles más específicos sobre mi experiencia y conocimientos de informática. Lo más increíble de todo, fue que para ambos mi pausa de 16 años no era un impedimento para el puesto, ni tampoco mi alemán no perfecto.

Y para mi grata sorpresa, unas horas después de la entrevista me llamaron por teléfono para avisarme que a partir de enero 2021 seré parte del equipo de trabajo de la empresa. Ya firmé el contrato, así que es oficial 🙂 Vuelvo a mi profesión después de una larga pausa y dejo las clases de español por completo.

Como es costumbre, tengo un período de prueba de 6 meses en el cual trabajaré 4 días a la semana para después pasar a tiempo completo. La empresa desarrolla software para los ayuntamientos de ciudades en toda Alemania, específicamente en tema de permisos de construcción y licencias de manejo. Por el momento no es posible viajar mucho y gran parte del soporte y la capacitación se hacen «en-línea», pero no queda descartada la posibilidad de viajar si es necesario.

Ya les iré contando como me va en esta nueva etapa profesional que implicará grandes cambios a mi horario de trabajo, dinámica familiar y tiempos de ocio 🙂 Pero creo que es el momento indicado ya que las chicas son adolescentes e independientes y ya era hora de volver al área que estudié y que me encanta 🙂

Semana 11- de vuelta a clases!

Y la vida sigue con mascarilla en lugares públicos, distanciamento social y restricciones varias. Peeerooooo, poco a poco la rutina vuelve y la semana pasada nuestra hija mayor comenzó las clases de nuevo en su noveno grado. De igual manera, las clases de español comenzaron y dos de mis cursos volvieron al salón de clases.

En la secundaria las reglas son muchas, pero Victoria esta feliz de volver a ver a sus amigas en persona y estar ocupada por las mañanas. Como les dije antes, el grupo fue dividido en dos partes, y se turnan por semana. Los escritorios están acomodados con un metro y medio de distancia y en el salón de clases no es necesario el uso de tapabocas. En los pasillos, baños y escaleras sí. Tienen que lavarse las manos frecuentemente y no es posible comer afuera, solo en el salón de clases en su propio escritorio.

Por mi parte, las reglas son similares en la VHS. Se colocaron avisos y flechas por todo el edificio, la puerta principal de la escuela es usada como entrada y la puerta trasera como salida. En el salón de clases también los escritorios están separados y no es necesario usar cubrebocas. Adicionalmente los salones están siempre abiertos para evitar que la gente se acumule en el pasillo y las ventanas tienen que estar abiertas siempre para facilitar la ventilación.

El viernes por la mañana daré dos cursos en línea por falta de salones que puedan cumplir con los requisitos de distancia. Desgraciadamente no todos los alumnos quieren continuar en este formato y solamente tengo la mitad de los alumnos en cada curso. Pero al menos estoy ocupada y ganando experiencia en cursos digitales.

La próxima semana se incorpora la pequeña a clases y tengo la suerte de que ambas irán la misma semana, así que una semana irán a la escuela juntas y otra se quedarán en casa. Las clases terminan el 15 de julio así que todavía tienen un poco por aprender. Planes para verano no hay y ya veremos en que se entretienen para no aburrirse más de la cuenta.

Hoy es día festivo en Alemanía, lunes de pentecostés y nos quedaremos en casa. Ya abrieron algunas playas en el norte del país pero nosotros haremos carne asada y terminaremos algunos pendientes en el jardín.

Feliz semana y hasta la próxima!

Ser mujer en Alemania

Anteayer fue el día internacional de la mujer y como es costumbre, esta entrada va dedicada a las mujeres. Como madre de dos adolescentes esta vez quiero escribir sobre lo que me ha tocado vivir como mujer en Alemania, no sólo como adulta sino como niña o adolescente a través de la vida propia de mis hijas que han nacido y crecido en este país.

Los temas relacionados a la mujer son infinitos pero con el día internacional de la mujer es común escuchar sobre igualdad, respeto, marchas, derechos, etc. En cada país se vive una realidad diferente como mujer. Mientras que en México se lucha en estos días contra la violencia de género, en Alemania se exige igualdad de sueldo o mayor participación de la mujer en niveles ejecutivos. Lo que no significa que en ambos países no existan los mismos problemas, pero digamos que unos son más importantes o actuales que otros.

Hace unos días me encontré este texto de @Daniela Peñuelasen en Facebook que me hizo recordar mi propia niñez y juventud en México:

Cuando iba en la primaria recuerdo que teníamos que ponernos short abajo de la falda porque corríamos el riesgo de que los niños se pusieran abajo de las escaleras para ver nuestra ropa interior o te la podían levantar. No iba todavía ni en segundo (6 años) y ya comprendía esta “ley”.
Cuando iba en secundaria tenía que ponerme un pantalón extra abajo del pants los días de deporte porque era bien sabido que los niños te lo podían bajar (entre 12 y 14 años)
En preparatoria ya comenzaba a asistir sin mis hermanos a la escuela, la distancia ahora era más larga y fue la primera vez que camino a ella vi como un hombre se masturbaba en el camión observándome fijamente, desde ahí comprendí que no “tenía” que irme hasta la parte de atrás de los camiones o que si veía un asiento desocupado al lado de una mujer era preferible ponerme al lado de ella. (15 años)
Ahora en la universidad tengo que cargar con un gas pimienta, porque pues vamos, no hace falta aclarar nada más, a estas alturas ya comprendí que corro peligro desde la puta primaria, a estas alturas ya comprendí que puedo no regresar a casa, a estas alturas ya comprendí que no tienen respeto por mí, ya entendí que mi vida, mi dignidad, mi integridad y mi cuerpo es tan frágil que he estado inconsciente o conscientemente creando técnicas de seguridad desde los 6 años de edad.
Y no quieren que estemos hartas y no quieren que estemos asqueadas y no quieren ver la realidad a la que nos exponemos todos los días. No tengo que ser tu hermana, tu madre o tu novia para que me respetes, pero esto no importa porque sé que el día de hoy volveré a salir con miedo y lo peor, lo que más me da rabia es pensar que mi hermana, mi madre y mis amigas siguieron estas o sus propias técnicas de resguardo.
Yo no quiero este mundo para nosotras.

Gracias a Dios fui a la universidad en los 90s y en aquel entonces no era necesario cargar gas pimienta ni tenía miedo de salir con amigos o quedarme tarde para terminar proyectos. Las cosas han cambiado drásticamente en los últimos años y las estadísticas del 2019 me dejan helada: 10 mujeres mexicanas asesinadas/desaparecidas por día! SI, por día!

¿Cómo son las cosas en Alemania? Como ya lo he escrito antes, llegué a Alemania hace 18 años con el trauma de la «inseguridad» y sí me asombraba de la libertad con la que los alemanes caminaban por la calle sin cuidar su bolsa, dejaban la bicicleta sin candado y nunca sentí miedo de andar en metro sola por la noche o de que las niñas jugaran en el parque sin mi permanente supervisión.

Mi marido no es «macho» y me encantó la idea de que lavara, fuera al supermercado y ayudara en la cocina. Cuando nacieron las niñas nunca tuvo problemas en cambiar pañales y aprendimos juntos a ser padres, siempre compartiendo todas las labores del hogar y la crianza. ¿Son así todos los alemanes? No sé si todos pero sí muchos de ellos. Es común ver a los padres peinando a sus hijas en las piscinas o con los peques en el supermercado.

Durante el tiempo que trabajé como consultora nunca sentí discriminación por ser mujer y me sorprendió cómo tomó mi jefe la noticia de que estaba embarazada. Tengo que admitir que sí tenía un poco de temor pero fue lo mas normal del mundo que me dieran tres años para volver a mi lugar de trabajo sin miedo a ser despedida. Como profesora de español o en mis cursos de computación, jamás me han faltado al respeto y ser hombre o mujer entre colegas no representa diferencia. Desgraciadamente no en todos los ámbitos laborales es así y en algunos la diferencia de sueldo o el acoso sexual sí existen.

Soy madre de dos mujercitas y doy gracias a Dios que han podido crecer sin tener que ponerse «shorts» abajo de la falda, ni cargar gas pimienta cuando andan en metro o autobús. Obviamente hay gente mala, niños groseros y peligro en las calles como en cualquier lugar del mundo. Pero no es tanto como para tener miedo de salir.

Hay pedófilos, violadores y gotas K.O. en las discotecas. Todas las chicas tienen que tomar sus precauciones, sobre todo en las ciudades grandes pero definitivamente las estadísticas de feminicidios no llegan a los niveles mexicanos. Recientemente leí que en el 2018 hubo 122 mujeres asesinadas en Alemania, una cada tres días.

Dos temas que desgraciadamente aquí están igual o incluso peor que en México es la violencia familiar y la prostitución. En cada ciudad de Alemania existe lo que se llama «Frauenhaus» que son centros de acogida para víctimas de violencia familiar y en estos días leí que faltan 14,000 plazas en todo el país. Sí, si existen hombres violentos que golpean a sus parejas o hijos, pero también existe apoyo para que puedan escapar de esas situaciones.

Y la prostitución? Uf! Es un tema tan aceptado que incluso en las carreteras rurales hay caravanas que funcionan como burdeles móviles. Se supone que las leyes evitan abusos, pero es bien sabido que hay cientos o miles de chicas extranjeras obligadas a trabajar en este oficio sin forma de liberarlas de sus «jefes». Incluso hay un movimiento para prohibir la prostitución pero lo veo muy difícil 😦

Así que parece que en ningún país del planeta la mujer cuenta con los mismos derechos del hombre, ni está libre de la violencia de género. Soy de la opinión de que hemos avanzado mucho en las últimas décadas, pero todavía falta mucho por hacer. Mis hijas tendrán la oportunidad de estudiar lo que quieran donde quieran a diferencia de mi abuela, pero espero que también reciban un sueldo justo, no sufran acoso ni discriminación en el trabajo, sus parejas las respeten y nunca tengan miedo de caminar solas en ningún país del mundo. Es trabajo de todos educar, protestar y exigir para que ésto suceda en cada rincón del planeta.

El sábado pasado hablaba con un alemán sobre la inseguridad en México y me preguntaba «¿Pero porqué ha empeorado la situación en tan poco tiempo?» y no supe qué responder. Son tantos factores y es tan triste pensar que hace 30 años vivía en mi país con la tranquilidad que vivo ahora aquí, que me puse a pensar cómo será en 30 años…  la situación en Alemania será peor, la de México mejorará? Confío de todo corazón que la vida aquí y allá sea mejor, con paz, igualdad y armonía entre hombres y mujeres. Espero…

P.D. Esta entrada se publicó en martes y no en lunes como es costumbre para apoyar el Paro Nacional en México del 9 de marzo 2020 contra la violencia de género.

Apoyo a #undiasinnosotras

Querida mexicana:

En esta ocasión escribo en forma de carta para dirigirme a todas las mujeres mexicanas, especialmente a las que viven en México pero sin excluir a las que viven en el extranjero como yo.

El colectivo «Brujas del mar» ha lanzado una convocatoria de Paro Nacional el próximo 9 de marzo para protestar contra los feminicidios y la violencia que aqueja a mi querido México. Desde entonces he leído y visto todo tipo de reacciones, unas apoyando y otras criticando: ¿servirá de algo?, «también las mujeres matan», «hay otras formas de exigir justicia», etc.

Desde lejos es triste ver que una vez más falta unión, apoyo y solidaridad entre todos. Hace 9 años participé en una marcha en Hamburgo para protestar contra la inseguridad en México… en aquel entonces el lema era «No más sangre» y con el paso del tiempo me di cuenta que mientras que los mexicanos no protestaran en México, nuestro apoyo desde fuera no sería suficiente para acabar con la inseguridad, la corrupción y las injusticias.

Espero de todo corazón que esta vez sea diferente. El lema esta vez es «Ni una más» y se están organizando marchas y protestas el domingo 8 de marzo, día internacional de la mujer, además del Paro Nacional #undiasinnosotras el lunes 9.

paro-nacional

!Ya basta! Leer las estadísticas sobre la inseguridad, los desaparecidos, los feminicidios, y noticias como las de Fátima, Ingrid o recientemente los estudiantes de medicina en Puebla es desgarrador. Y lo más triste de todo es que la gente se ha acostumbrado a tanta desgracia, a tanta injusticia y a vivir con miedo!

En enero estuve en Monterrey y pude percibir el miedo de todos a todas horas, que si alguien te ve, agarra bien la bolsa, no salgas de noche, fíjate donde te estacionas, no dejes nada a la vista, no andes sola. Por Dios! Y claro que también los hombres corren peligro pero desgraciadamente las estadísticas no mienten, y las mujeres corren aún más 😦

Una amiga me comentaba que llevaba y traía a su hija de 17 años a todas partes, imposible que viaje en taxi (Uber) sola. La gente de bajos recursos no tiene otro remedio que andar en autobús, muchas veces solas y por la noche, regresando de la escuela o el trabajo.

Y lo más triste de todo es que viviendo en este lado del planeta, sé que SI es posible vivir sin miedo. Tardé en acostumbrarme y mis hijas se van solas a la escuela desde los 6 años caminando y a la secundaria en autobús. Van al dentista, a su clase de baile o al cine solas. Yo no ando cuidando mi bolsa como lo hacía en México ni tengo miedo de que alguien secuestre a mi marido.

Sé que hace algunos años México también era seguro. ¿Qué pasó? Hay muchos factores y no se trata de buscar culpables, pero por un lado está la cultura machista, por otro los carteles y luego la corrupción de las autoridades. Un círculo vicioso que parece no tener fin.

¿Y tú? Vas a participar en alguna marcha, o en el paro nacional. ¡Espero que sí! La presión social sí funciona, mira que hasta el muro de Berlín cayó en parte por las manifestaciones pacíficas en ciudades de Alemania del Este en 1989. Y recientemente leí sobre un paro en Islandia en el 75 que también trajo consecuencias positivas.

Obviamente no espero que el 10 de marzo México sea un país diferente por arte de magia, pero sí que sea más consciente de que las cosas no están bien y que hay que empezar a cambiar poco a poco. Todos pueden poner su granito de arena y espero de todo corazón México sea un país seguro y pacífico algún día no muy lejano.

¡Ya basta! Una frase que vengo diciendo desde hace 9 años cuando Javier Sicilia convocó a marchas. Y en esta ocasión, también desde el extranjero estaremos apoyando:

PHOTO-2020-02-27-09-13-32

Y por otro lado me llegó esta otra propuesta que también me parece muy buena para quienes estamos lejos y queremos apoyar:

paro

Aquí el link para leer más sobre esta idea 🙂 En algún lugar escuché esta frase que me encantó: «Callar para ser escuchadas», así que ya sea participando activamente en el paro nacional en México o en las redes sociales en el extranjero, protestemos de manera pacífica contra la violencia en todas sus formas.

No tengo idea qué tanto pueda influir nuestro apoyo, pero no te sientas sola! Estamos pendientes y confiando en que la unión logrará el cambio necesario para TODOS. ¡Por un México en paz y sin miedo!

Con cariño,

Mariposa Migrante, una mexicana en el extranjero.

Yo soy #Maria2.0

Como les conté hace algunos meses, soy miembro de una asociación llamada Kfd (Katholische Frauengemeinschaft Deutschlands) y en la reunión del mes pasado nos dieron una invitación muy particular:

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_11b53

Para los que no entienden alemán, se trataba de una misa con una temática especial relacionada al movimiento Maria 2.0 que promueve cambios fundamentales en la iglesia católica. Entre estos cambios, pide la inclusión de mujeres en todos los niveles jerárquicos de la iglesia, eliminación del celibato sacerdotal, transparencia en las investigaciones de abuso sexual, etc.

No sólo participé en esta «Misa para y de cambios» como oyente, sino como parte de un grupo de 4 mujeres que desde diferentes perspectivas compartieron su experiencia. Fue una celebración muy emotiva y que quedará en mi memoria para siempre.

Este domingo la iglesia lució así:

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_11b60

Y la ceremonia fue dirigida por dos mujeres: la presidenta de la asociación Kfd en Stade y una mujer joven que actualmente trabaja como asesora en nuestra parroquia. El desarrollo de la misa fue como la de cualquier domingo a excepción de que no hubo consagración y el sermón fue sustituido por las experiencias de 4 mujeres: una desde la perspectiva política (en la Iglesia), la mía desde la perspectiva de informática (una rama muy masculina todavía) y mexicana, otra desde la perspectiva ecuménica y la última, desde una perspectiva de una mujer homosexual.

Mi texto fue muy simple y se basó en los cambios que deseo en este mundo: «Como mexicana, deseo un mundo sin machos. Como informática, deseo igualdad, respeto y las mismas oportunidades para hombres y mujeres en el mundo laboral. Como católica, deseo la participación de mujeres en todos los niveles de la iglesia. Dios creó a los hombres y mujeres diferentes para complementarse. Pero como mujer, tengo los mismos derechos que un hombre. El día que se respeten esos derechos tendremos un mundo más justo, y quizás un mundo mejor.»

Pero el texto que me conmovió hasta las lágrimas fue el último. Es difícil traducirlo, así que lo incluyo en alemán:

Screenshot 2019-11-17 at 18.36.32

En el momento de las peticiones, se pidió a la comunidad que cada quien escribiera una y se eligieron algunas al azar para leerse en público. Todas llegaron al corazón, pero la que más me gustó fue: «Dios, libera a tu iglesia de las cadenas de la burguesía». Y en lugar de burguesía se pueden colocar tantas cosas que mantienen a la iglesia encadenada 😦

Mis hijas me acompañaron a misa y en el camino les expliqué un poco de lo que se trataría la misa y al preguntarles si les gustaría que las mujeres pudieran ser sacerdotes en la iglesia como en la iglesia protestante, no dudaron en contestar «Porqué no?». Para ellas, es obvio que una mujer puede ser lo que ella quiera y no entienden las limitaciones de género en tantas profesiones.

Yo soy Maria2.0 y estoy a favor de cambios radicales que modernicen la iglesia. Son otros tiempos y la sociedad requiere estos cambios antes de quedarse con edificios aún más vacíos, sin pastores y sin creencias 😦

Alemania es muy crítica y confío en el movimiento Maria2.0 que cada vez incluye más voces y obtiene más fuerza. Es tiempo de cambios y espero verlos pronto! Y tú???

Manejando a Croacia

Este año mi marido tomó sus vacaciones en otoño porque no todos los empleados pueden tomar vacaciones en verano al mismo tiempo y el año pasado visitamos Florida en julio, así que este año tomó tres semanas en octubre para coincidir con las vacaciones escolares de otoño de nuestras hijas.

A principios de año empezamos a buscar un destino… mi marido quería volver a Italia pero lo convencí de conocer un país nuevo, así que planeamos nuestras vacaciones a Croacia en auto, haciendo paradas en el sur de Alemania o Austria porque manejar en un solo día los 1400 kms de distancia era muy pesado.

Croacia es un país pequeño con apenas 4 millones de habitantes en 56,000 km2. Pero lugares qué visitar hay demasiados a lo largo de sus casi 2000 kms de costa y decenas de islas. En realidad tiene más de 1000 islas o islotes, pero solo 48 habitadas.

Así que elegimos dos lugares diferentes para pasar unos días y de ahí movernos en coche para no cambiar de hotel cada día. El primero fue la isla KRK, donde nos quedamos 4 noches en un departamento de unos amigos. La isla tiene 405 km2 y en un par de horas se recorre de norte a sur. Algunos lugares que visitamos fueron:

  • la ciudad de Krk

  • Baska al sur

  • Vrbnik al este, donde por cierto está la calle mas angosta del mundo

  • Punat, de donde hicimos un paseo en barco con nuestros amigos

  • Njivice, al oeste de la isla donde presenciamos una hermosa puesta de sol

  • Malinska, donde estaba el departamento

Uno de los días que estaba lloviendo en la isla, viajamos a Opatija en el norte de Croacia. Una ciudad hermosa que es muy turística pero que en Octubre se puede disfrutar sin tumultos.

Nuestro segundo destino en Croacia fue Zadar, una ciudad grande en la costa que también nos encantó:

Adicionalmente, en nuestro camino a Krk llegamos a la capital del país: Zagreb a tomar un café y conocerla rápidamente:

Y en nuestro camino de Krk a Zadar visitamos uno de los tantos parques nacionales que tiene Croacia: los lagos Plitvice que son Patrimonio de la Humanidad. Difícil describir con palabras la belleza natural del lugar, así que les dejo algunas fotos:

Definitivamente Croacia es un lugar muy recomendable para todo tipo de turista, hay cultura, naturaleza, playas, montañas, historia y gastronomía! Sí, también excelente comida y bebida por su gran influencia italiana y turca. Además, tienen excelente servicio en todas partes, aunque no hables croata, todos se pueden comunicar en inglés y en muchas partes también en alemán e italiano. No es tan barato como yo creía, pero definitivamente comparado con Alemania, sí es más barato.

Y como si Croacia no nos hubiera bastado, también conocimos las ciudades de Linz y Salzburgo en Austria, y la capital de Eslovenia: Liubliana. Y en Alemania Regensburg (Ratisbona) y Nebra en el sur.

En total recorrimos casi 4000 kilómetros en 12 días y aunque esta vez no compramos mucho, visitamos lugares maravillosos y el clima estuvo siempre a nuestro favor, así que disfrutamos cada día al máximo. Dudo que volvamos a hacer otro viaje de este tipo, ya que es realmente pesado manejar tantas horas y nuestras hijas adolescentes ya no querrán acompañarnos en otra aventura como esta. Pero hay otras alternativas de transporte y ya estoy pensando en nuestro próximo viaje 🙂

Screenshot 2019-10-20 at 18.33.27

Estoy a sus órdenes por si tienen dudas o preguntas sobre Croacia. Es realmente un lugar hermoso que vale la pena conocer 🙂

Florencia a fondo – Turismo

En mi baúl de los recuerdos encontré una foto de mi viaje a Florencia hace 20 años:

Naty- Florencia 1999

En aquel entonces conocía Europa por primera vez en un tour de 30 días por 12 países y de Italia conocí Florencia, Pisa, Venecia y Roma. ¿Quién me iba a decir que al año siguiente conocería a mi futuro marido que me traería de vuelta a Europa, esta vez para vivir?

Según el diario que escribí en 1999 ( mi memoria no es tan buena) visité la Catedral, cenamos en una tratoria comida típica de la región toscana y subimos a la Piazzale Michelangelo para tomar la foto de arriba y otras de grupo. Ya en aquel entonces la fila para ver el David en la Galería de la Academia era tan larga que no entré a verlo.

En esta ocasión gracias a la oportunidad de tomar el curso de dos semanas en esta bella ciudad, visité y descubrí mucho más! La ubicación de mi apartamento era perfecta para caminar todos los días por diferentes calles del centro, comer o cenar en diferentes osterias, tratorias, bares o restaurantes y apreciar edificios y monumentos no tan turísticos. Además, los profesores de la escuela ofrecían tours por la ciudad y tomé 4!

Casi todos los días caminaba por la plaza donde se encuentra la Catedral con su torre y baptisterio. De día con sus interminables filas y por la noche con una iluminación maravillosa. Uno de los días me animé a hacer la fila de 1 hora para apreciar su interior:

Otro día llegué por casualidad a la iglesia de la Anunciación. Divina!

IMG_9513

Y en otra ocasión entré a la iglesia-museo de la Santa Cruz, donde se encuentran enterrados personajes como Miguel Ángel, Galileo Galilei y Maquiavelo. Además aprendí mucho de la inundación de 1966 que destruyó la ciudad y dañó muchísimas obras de arte en esta iglesia. Ahora cuentan con un mecanismo especial para elevar las pinturas en caso de inundación.

En esta foto se puede ver hasta donde llegó el agua en 1966. En el centro de Florencia alcanzó los dos metros y medio y más cerca del río donde se encuentra la iglesia de Santa Cruz llegó hasta los 5 metros!!!

IMG_9532

Sí, hasta la rayita arriba de la piedra con una cruz que marca otra inundación más antigua.

También visité los jardines de Boboli y Bardini, desde donde también se puede apreciar la ciudad desde arriba.

No podía dejar de fotografiar el Ponte Vecchio que alberga actualmente joyerías pero que en la edad Media era el puente de los carniceros 🙂 y nos contaron que echaban los restos al río provocando un olor insoportable.

IMG_9542

Este es el famoso río Arno que se desbordó en 1966.

En pocas palabras, la ciudad de Florencia es un museo y no importa por donde camines, encontrarás huellas de tiempos antiguos llenos de amor por la belleza, la arquitectura, el arte y la religión. Me pareció una ciudad limpia con el caos normal de una ciudad tan turística que no descansa. A pesar de que no era temporada alta, los turistas llenan cada esquina y definitivamente yo no podría vivir en una ciudad así. Dos semanas me bastaron para odiar a los turistas a pesar de ser uno de ellos 😉

Y como si Florencia no fuera suficiente, el sábado nos llevaron en un tour por Siena, los viñedos de Chianti a una degustación de vino y a San Gimigiano. Maravilloso volver a esta región que conocí hace algunos años.

Y como si el arte y la arquitectura no fueran suficientes, la gastronomía italiana en Florencia es espectacular! Casi todos los días probaba un sabor diferente de Gelato y a excepción de un par de días que probé comida mexicana y unas margaritas, todos los días me deleité con manjares 100% italianos. Puro sufrir!

Y si tanto me gusta la comida italiana, porqué no visitar un curso de cocina? Preparamos ravioli, tiramisú y una entrada con espinacas. En el curso conocí gente de todo el mundo y pasamos una velada muy divertida!

Así que algún día quieren visitar esta hermosa ciudad les puedo dar un par de tips. Incluso probé la torta de tripa (Lampredotto), comida callejera y el cocktail Negroni, originario de Florencia.

Y para terminar les dejo la foto que me tomé en la misma plaza donde estuve hace 20 años 🙂 Estoy gualita, no? 🙂

IMG_9612

 

A %d blogueros les gusta esto: