El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Integración"

Esos primeros años

Esta vez escribiré sobre esos primeros meses o años que un migrante vive en su nuevo país. Dos situaciones diferentes me inspiraron sobre este tema. Por un lado, el comentario de una amiga alemana en relación a la integración de migrantes o refugiados en Alemania y por otro lado, el hecho de que mi mejor amiga de Monterrey empieza en estos días una nueva vida en Nueva York.

Las personas que me conocen en Alemania hoy en día no pueden imaginar mis primeros años en este país y por el comentario que menciono (für Dich hat man sich doch auch interessiert als Du kamst? Warum nur nicht für diese neuen Menschen bei uns? ), pareciera que creen que fueron sencillos y muy diferentes a lo que experimentan los refugiados que están llegando actualmente a mi nueva patria. No, no puedo comparar mi situación con la de nadie más, primero que nada porque yo me vine por amor y con el gran apoyo de mi marido que es alemán. Pero ni el hecho de ser una persona sociable, con maestría, inglés casi perfecto y mucho entusiasmo hicieron mis primeros meses fáciles o gratos.

Recuerdo perfectamente mis primeros tres meses en un pequeño departamento en un pueblo, aunque los alemanes insistan en llamar “ciudad” en donde casi nadie hablaba inglés y donde no pude tomar ningún curso de alemán porque era periodo de vacaciones de verano. De no ser por mi marido, no hubiera salido ni a la esquina. Nadie más que él me acompaño al ginecólogo, al dentista, al supermercado y a todos los trámites burocráticos para mi registro, mi visa, mi cuenta bancaria y mi licencia de manejo. Nadie me invitó a un café ni a desayunar. Nadie me visitó en el hospital cuando me quitaron una piedra del riñón y tuve que quedarme una semana sola porque aquí nadie se queda a dormir con el paciente.

En mi primer curso de alemán hice amistad con dos rumanas, con quien de vez en cuando salía pero ellas ya eran mamás y nuestros horarios no coincidían. Me inscribí a un gimnasio, a clases de pintura y de fotografía con la esperanza de conocer gente y crear círculos de amistades. Todo sin éxito! Ni un café, ni una salida al cine, nada!

Justo un año después encontré trabajo en una empresa internacional y me dediqué a viajar por Europa. Amistad con colegas? No es lo usual, así que a excepción de un par de veces que fuimos a cenar, nunca conocí nada de su vida privada ni ellos se interesaron por la mía.

Al año y medio de haber llegado a Alemania, compramos nuestra actual casa en Stade, un pueblo (siiiii, ciudad) un poco mas civilizado que Vlotho. Ni despedida, ni cartas o correos con ex-vecinos, amigos o compañeros de curso. Ahora que lo pienso, pareciera que ese tiempo pasé desapercibida, como una persona que estaba ahí pero que no dejó huella.

Seguí viajando un año más lo que dificultó el contacto con los nuevos vecinos y cuando dejé de trabajar por el nacimiento de nuestra primogénita empezó otra etapa difícil parecida a la que viví al recién llegar. Aunque ya sabía un poco más de alemán, a nadie parecía importarle mi vida. Iba y venía sola con mi pequeña, me inscribí a un curso de mamás con recién nacidos y a un curso de natación para Victoria con el mismo resultado que el gimnasio y el curso de pintura. Saludos amables pero jamás una invitación a desayunar o merendar. Hasta dos años después, ya con la segunda niña y gracias a un “Krabbelgruppe” al que asistíamos una vez por semana, fue que empezaron a surgir los primeros contactos. Y todo porque yo organizaba regularmente reuniones en mi casa (cocktail´s partys).

Y no se trata de decir que los alemanes son cerrados o fríos. En lo personal no lo creo, sino más bien que como adulto es difícil entrar a círculos de amistad o amigos ya existentes y se requiere más tiempo para entrar en confianza. Aún en mi propio país, tardaría un tiempo en conocer gente si me mudara de ciudad. Y en mi caso particular en el que Thomas tampoco era originario de las ciudades donde vivimos, tampoco tuve oportunidad de integrarme a sus grupos de amigos porque no tenía 😦 Ni su familia vivía cerca, aunque algunos dicen que eso es más ventaja que desventaja 🙂

Al entrar la mayor al jardín de niños mi vida empezó a ser lo que ahora es, comencé a echar raíces y finalmente me convertí en parte de la sociedad local. Fue gracias a los contactos con otros padres de familia y a mi búsqueda de trabajo ya que poco a poco tenía tiempo libre para mí. Clases de español, reuniones en diferentes círculos y actividades familiares llenaron poco a poco mi agenda. Corría el año 2007, cinco años después de haber empezado mi vida de migrante.

Cada persona es diferente y se integra más o menos rápido que otras, la mía es solo una historia de millones que hay en este mundo y no hay dos historias iguales. Para mí, hay tres cosas que hicieron esos primeros años más llevaderos y que evitaron que “tirara la toalla” o me quisiera regresar a mi México lindo y querido:

– el amor y el apoyo incondicional de mi marido

– los viajes anuales a México de hasta 3 meses, casi siempre en invierno de los cuales volvía llena de energía

– las visitas de mis padres y algunas amigas

En dos palabras: amor y familia. Y el amor de pareja puede reemplazarse por amor al trabajo, a la aventura, al estudio, etc. dependiendo de las razones por las que uno emigre. Por ahí leí que “Emigrar es de valientes” y es cierto, no tanto por todo lo que se deja sino por esos primeros años que nos hacen dudar y preguntarnos si realmente fue una buena decisión.
Y por último, estas líneas se las dedico a mi amiga S. para su nueva etapa y que seguro le podrían servir a otros que recién empiezan su vida como mariposas migrantes:

– mantén tu buen humor, aún en días nublados, fríos o grises

– inscríbete al gimnasio local, a cursos de cosas que te gusten o incluso que no te gusten, pero donde puedas encontrar gente de tu edad y donde puedas distraerte

– sonríe a todos aunque no te devuelvan la sonrisa

-toca puertas una y otra vez. Si nadie te invita a su casa, invítalos tú… con suerte, después de un tiempo te invitaran a ti.

– siente siempre orgullo por tus raíces y nunca olvides a los tuyos. Ni el tiempo ni la distancia son excusas aceptables para perder contacto con los que te quieren.

– se vale llorar pero nada de depresión. Llora cuando extrañes a tu familia, tu comida, tu música pero no dejes que tu estado de ánimo se deprima.

– acostúmbrate al hecho de que te perderás bautizos, bodas y cientos de eventos importantes en tu país

– algunas veces te preguntarás “qué hago aquí?”, pero no pierdas el tiempo buscando respuestas. Anímate y llena tu cabeza de pensamientos positivos.

– no hay dos países iguales en este planeta, así que hay que aceptar que las cosas son diferentes en tu nuevo hogar, ni mejores ni peores simplemente diferentes. Comparar, convertir a otra moneda o buscar productos que usabas antes no sirve de mucho y puede cansarte. Disfruta, experimenta y prueba las cosas como son ahora.

– adáptate a la vida local, cambia tus hábitos y aprende cómo hacen las cosas los locales. Si hay que separar la basura, respetar distintas leyes o seguir otras reglas, ni hablar!

– busca grupos de migrantes como tú, no importa si son chinos o australianos, están pasando por lo mismo y podrán comprenderte mejor

– si no hablas el idioma o dialecto local, apréndelo lo antes posible y bien, ahí está la llave de la integración

-cada mañana toma una cucharada de tolerancia, otra buena dosis de paciencia y un litro de actitud optimista.

-ama tu nuevo país sin dejar de amar el que te vio nacer. Renegar, comparar y quejarse es lo peor que puedes hacer y sólo amargará tu corazón.

Y finalmente termino con una frase inventada por mí: “Integrate que Dios te ayudará”. Uno mismo tiene que buscar formas de integrarse en el nuevo país, y lo demás se irá dando solito. Hoy en día el mundo es mas tolerante y abierto, pero no puede integrarnos si nosotros no ponemos de nuestra parte.

Ánimo! Sí se puede!

P.D. Y aprovecho para mostrar mi respeto a aquellos que sobreviven en un nuevo país sin una “media naranja”, eso para mí es todavía más difícil y admiro a los que logran sobrevivir solitos! 🙂

 

Anuncios

21 de marzo

 Empieza oficialmente la estación mas colorida y floreada del año: la primavera!  

Y es día de mi ahijada Rosa!

 

Mundo multi-color

En mi clase de alemán leímos un texto relacionado al tema de Migración que me encantó y que les comparto. Se llama “La analogía de los lentes de sol “:

” Imagina un país al que llamaremos X-landia en el que desde el principio del mundo toda las personas nacen con dos piernas, dos brazos, dos ojos, una nariz, una boca y unos lentes de sol. El color de dichos lentes es amarillo. Nadie encuentra raro llevar lentes de sol ya que todos los llevan. Los valores, actitudes, suposiciones, ideas y creencias son lo que hacen estos lentes de color amarillo. Todo lo que la gente observa, aprende y descubre llega al cerebro filtrado a través del color amarillo de los lentes que lleva. Se puede decir que el vidrio amarillo representa las actitudes, valores y creencias de X-landia.

Ahora imagina otro país al que llamaremos Y-landia en el que desde el principio del mundo toda las personas nacen con dos piernas, dos brazos, dos ojos, una nariz, una boca, y unos lentes de sol. El color de dichos lentes es azul. Nadie encuentra raro llevar lentes de sol ya que todos los llevan. Los valores, actitudes, suposiciones, ideas y creencias son lo que hacen estos lentes de color azul. Todo lo que la gente observa, aprende y descubre llega al cerebro filtrado a través del color azul de los lentes que lleva. Se puede decir que el vidrio azul representa las actitudes, valores y creencias de Y- landia.

Un día, un viajero de X-landia decide visitar Y-landia y para poder observar como los y-landeses viven decide adquirir unos lentes de color azul. Se los pone y se queda en ese país dos meses para conocer bien sus valores, actitudes y creencias. Al regresar a su patria se hace llamar “experto” en la cultura de Y-landia y describe su cultura de color verde! “

Creo que hasta ahora no había leído una descripción tan sencilla de cómo vemos el mundo los migrantes. Justo de esa manera me siento yo! ya no veo las cosas de color amarillo como seguramente todos los mexicanos las ven y tampoco puedo ver las cosas de color azul como todos los alemanes ya que apenas llevo viviendo aquí 12 años. Tampoco me puedo quitar los lentes amarillos, así que por más que trate de entender e integrarme en la cultura alemana siempre la veré a través de mi propia cultura es decir de color verde, que es el resultado de mezclar amarillo y azul.

Al relato le agregaría dos puntos adicionales:

– El color de los lentes se va intensificando con la edad de las personas. De tal forma que un niño los tiene apenas de color claro y al mudarse o migrar a otro país será mas facil adquirir el nuevo color en sus lentes y terminará siendo un verde amarillento o azulado.

– Por otro lado los niños que nacen en una familia bicultural nacerán automáticamente con lentes de color verde y con la edad irán tornándose más amarillos o más azules dependiendo del país donde viven, pero nunca seran 100% azules ni 100% amarillos.

Y las personas que tienen la fortuna de vivir en diferentes países a lo largo de su vida tendrán unos lentes multi color, lo cual es simplemente maravilloso! El tener este tipo de lentes tiene ventajas y desventajas pero con toda seguridad se trata de personas abiertas, tolerantes, y como dicen por ahí, son ciudadanos del mundo.

Justo esta mañana le tuve que explicar a mi marido sobre esta analogía para que entendiera porque 15° de temperatura no son suficientes para comer afuera, cosa que hace la mayoría de los alemanes en días tempados como hoy. Claro que me alegro de ver el sol pero también necesito del calor (mínimo 20 grados) para disfutar al 100%! De igual forma, él se ríe y no entiende de la fiesta que hacen los regios cuando caen 2 centímetros de nieve y van al Chipinque a hacer monos de nieve de 10 cms sobre el techo del carro. Obvio, con sus lentes alemanes 2 cms de nieve no son motivo de fiesta, ni para mí 15 grados es “calor”. Y así como éstos, hay miles de ejemplos que podría mencionar de cómo el llevar unos lentes de otro país, no nos hace ver las cosas como los locales. Siempre será una combinación de valores, sentimientos, creencias, costumbres y tradiciones.

Viva el Multi-culti una vez mas! El mundo multi-color es hermoso o no?

Alternativas de trabajo para madres extranjeras

Las mujeres siguen estando en desventaja en el ámbito laboral. El algunos países ya se ven mujeres en puestos directivos y ganando lo mismo que un hombre, pero en muchos otros sigue habiendo grandes diferencias o dificultades para que una mujer obtenga un puesto o sueldo igual que un hombre.

Creo que el mayor problema no es ser mujer, sino el hecho de ser madre o “posible” madre. Y no porque una madre no pueda hacer el mismo trabajo que un hombre, claro que no! Sino porque una madre tiene mayor probabilidad de faltar al trabajo en caso de que sus hijos enfermen o tengan algún problema en la escuela y deban ser recogidos. Y qué pasa en las vacaciones? Al menos en Alemania los niños en edad escolar (hasta preparatoria) tienen en promedio 12 semanas de vacaciones al año, eso sin contar los días festivos.
Así las cosas es complicado para una mamá obtener un trabajo de tiempo completo si no se cuenta con la abuela o una persona de confianza que pueda cuidar a los niños en las vacaciones y cuando enferman. Y eso en el extranjero es casi seguro 😦

Además de los problemas que normalmente tiene un extranjero para conseguir trabajo como:
  – idioma,
  – revalidación de estudios,
  – experiencia,
una mamá extranjera dificilmente tendrá a su madre o algún pariente a quién dejar los niños. Y de eso quiero escribir en esta entrada, qué alternativas tiene una madre en el extranjero? Basaré mis comentarios en mi experiencia en Alemania, pero tengo amigas en otros países del mundo, así que esta complementado con experiencias de mamás en Estados Unidos, España, etc.

Tuve la fortuna de encontrar trabajo en mi giro poco antes de cumplir un año en Alemania. El idioma no fue problema porque trabajaría en otros países europeos donde el inglés bastaría y teniendo experiencia en una filial en México, mis estudios no fueron tan importantes aunque informática no tiene tantos problemas a la hora de la revalidación. Trabajé casi dos años en esa empresa, viajando de lunes a viernes a Suecia, Escocia, Italia y al final a otras ciudades aquí mismo en Alemania.
Después llegaron las niñas y al cumplir los 3 años nuestra pequeña hija, podía haber vuelto al mismo empleo con el mismo sueldo. Pero y las niñas? Mis opciones eran:
– que mi marido se quedara en casa
– una “Au pair” que se encargara de las niñas al salir del jardín de niños
– mudarnos a una casa cerca de mis suegros (?)
y obviamente ninguna se acopló a nuestras prioridades, así que por decisión propia renuncié a la empresa y poco tiempo después me registré como independiente para hacerme cargo de una franquicia especializada en enseñar español a niños.
El negocio no resultó como esperaba y después de dos años dejé la franquicia y empecé a dar clases de español, para la cual seguí registrada como independiente (selbständig) a los ojos de Hacienda.

Las niñas ya están en primaria y a veces pienso si debería volver a buscar trabajo en consultoría, pero ninguna empresa da más de 6 semanas de vacaciones, así que como otras familias tendríamos que repartir las semanas de vacaciones entre mi marido y yo, sin posibilidad de coincidir una semana todos para viajar a alguna parte. Dejar a mis hijas con mis suegros 1 o 2 semanas? Talvez… pero y luego por las tardes? Mis hijas salen de la escuela a la 1, y en algunas escuelas de la ciudad pueden quedarse hasta las 5 pagando en promedio 200 euros por mes. Así que tendría que cambiarlas de escuela y conducir para llevarlas y recogerlas, ya que a la escuela actual se van caminando.
Definitivamente soy mamá gallina y prefiero seguir en casa para ayudarles con las tareas y comer con ellas, que jueguen con sus amiguitas y llevarlas a sus clases de baile y música.
Buscar un trabajo de medio tiempo? El problema con las vacaciones persiste, además de que pocas empresas tienen vacantes de medio tiempo en el giro de consultoría.

Así que volvemos a las opciones que tiene una mamá como yo, que no tiene a la abuela/suegra/au-pair para cuidar a los niños por las tardes y en vacaciones:

Docencia. Para dar clases de español en algunas instituciones sólo se requiere tomar un par de seminarios y asistir a cursos de vez en cuando para aprender técnicas, herramientas o materiales específicos. Desgraciadamente no podemos dar clases en escuelas públicas si no somos maestros titulados, y aún así algunas veces se tienen que hacer algunos estudios de revalidación.
Dar clases es práctico porque el horario es flexible y se tienen las mismas vacaciones que en las escuelas de los hijos. El sueldo en promedio es de 15-25 euros por hora impartida, las horas de preparación de clase no se pagan 😦
Y no sólo es opción dar clases de idiomas, también se pueden dar clases de cocina, de fotografía, de ciencias o de cualquier cosa en la que se tenga experiencia o título profesional. 

Limpieza. Muchas madres, incluso alemanas se dedican a la limpieza, sea de casas particulares, escuelas o empresas. No se requieren estudios y el sueldo es de 10-15 euros por hora. El horario puede ser flexible, aunque es más pesado (físicamente) que dar clases de español.

Cuidar niños. Sea de “au-pair” o de niñera por horas determinadas, es una buena fuente de ingresos para jovencitas o para mujeres sin niños, pues los horarios no son compatibles con los de los propios hijos. No se requieren estudios y el sueldo varía mucho, dependiendo del número de horas y frecuencia, además del número de niños a cuidar. Aquí en la ciudad donde vivo, una niñera cobra 8 euros en promedio por hora en la noche, una “Tagesmutter” (madre sustituta) puede cobrar hasta 12 euros por hora y los recoje de la escuela, les hace comida y ayuda con las tareas hasta que alguno de los padres llega.
Como mamá, a veces es posible cuidar niños de los vecinos o compañeritos de las clases de los propios hijos, o cuando los propios ya son mayores y no es necesario estar en casa para cuidarlos.

Representante de Ventas. Ya sea de Tupperware, Avon, Amway, Thermomix, Energetix, muchas mujeres se deciden por este trabajo por su flexibilidad de horario, aunque los ingresos no son siempre cuantiosos. Además si se tiene facilidad de ventas y muchos contactos, no es necesario ningún título adicional.

Cocina / Alimentos. En este giro hay muchas opciones de empleo, desde camarera a cocinera, o como dueña de tu propio restaurante o servicio de catering. También puedes vender galletas, tortillas/tamales o pasteles sin tener un local, aunque por las medidas de sanidad en algunos países no siempre es posible sin estar dado de alta en Hacienda y sin una cocina que cumpla todos los requisitos de ley. Otro tipo de negocio que esta tomando mucho auge es la distribucion de productos de importación como tequilas, latas e incluso productos frescos como chiles o especies. Los estudios no son una barrera y los ingresos dependerán de muchos factores como mercadotecnia, tiempo dedicado, competencia, ubicación, etc.

Deporte. En este campo incursionan las amantes del deporte y quienes tienen buena condición física. Para ser instructora de Zumba es necesario asistir a una serie de cursos y luego puedes ofrecer cursos en escuelas o gimnasios. La mayor ventaja es la flexibilidad de horarios y en Alemania los ingresos son si no iguales un poquito mejores que dar clases de español. Además, hay quienes dan clases de yoga, aerobics, pilates, o son asesores personales.

Negocio propio. Dependiendo de los estudios es posible empezar una empresa de diseño gráfico, de programación de páginas de internet, de traducción o intérprete, etc. Además, muchos negocios ofrecen la alternativa de franquicias donde se requiere de inversión, pero donde mucho camino ya esta recorrido (burocracia, estándares, documentación, etc. )

Y obviamente, muchas mujeres tienen la suerte de encontrar un trabajo en su giro, como yo la tuve hace algunos años. Conozco doctoras, ingenieras, diseñadoras, o de otras profesiones que trabajan en una empresa de tiempo completo, pero sinceramente pocas son madres y si lo son, tienen a sus suegros cerca o una au-pair o al papá en casa. De otra forma, es muy difícil que sean compatibles familia y trabajo 😦
Por otro lado, conozco otras mujeres cuya necesidad de trabajo no es por dinero, sino más bien para establecer contactos o estar ocupada. Para ellas esta la opción de:
Trabajo voluntario. Ya sea de cajera/vendedora en una tienda de segunda mano, cuyos ingresos se destinan a organizaciones no gubernamentales, o en tiendas de “Fair Trade”, que venden productos de países en desarrollo. También hay quienes ayudan en asilos u orfanatos, o participan activamente en asociaciones que ayudan a migrantes, asilados, desauciados, etc.

Las dificultades mencionadas también pueden presentarse en el país de uno, si se vive en otra ciudad, si no se tiene mamá o suegra, pero al menos en México la posibilidad de tener una chica de servicio que cuide a los niños es más barata que en Alemania. Y ya eso es una gran desventaja a la hora de buscar trabajo, pues la mayor parte del sueldo se va en pagar guardería o “Tagesmutter”.

En fin, el tema es complicado y cada familia tiene sus propias prioridades y toma las decisiones en base a sus propias necesidades y formas de pensar. Con trabajo de tiempo completo, parcial o sólo de horas, seguimos con una de las mayores responsabilidades en nuestras manos: el futuro de este planeta. Ser madre es un plus, como lo muestra este vídeo que llegó a mi Facebook hace unos días: https://www.youtube.com/watch?v=zqSISPX4PEE

Veremos si pronto me reincorporo a la consultoría, pues una de las mayores desventajas de casi todas las alternativas arriba mencionadas es que no se cuenta con una pensión para el futuro. Pero de eso escribiré en otra ocasión… mientras a seguir gozando de mis princesas, que pronto serán adolescentes y se acabarán muchas de las cosas que ahora disfruto a su lado.

Y ya que esta por celebrarse el día de las madres en México y en Alemania, aprovecho para felicitar a todas las mamás del mundo! Que las apapachen mucho y que sean muy felices!

Un punto de encuentro muy internacional

Hace justo 6 años que me armé de valor y asistí por primera vez al desayuno internacional de Steinkirchen. Digo que me armé de valor, porque tenía a las dos princesas de 3 y 1 año respectivamente y después de muchos meses de ver el anuncio del desayuno, me decidí a asistir y ver si eran sólo “turcas” las asistentes o había mujeres de otras nacionalidades.

Cual no sería mi sorpresa cuando conocí a la organizadora, Susanne una alemana de cincuenta y tantos años, muy abierta y dedicada en cuerpo y alma a las migrantes que llegan a “Altes Land”… una región agrícola muy cerrada y conservadora. Además de Susanne, estaban más de 20 mujeres de muchos países del mundo platicando y desayunando como si se conocieran de toda la vida.

Con Susanne

Desde ese día, decidí hacer del desayuno internacional, una cita mensual en mi calendario con amigas y conocidas de todo el mundo. Pocas veces he faltado y a 6 años de asistir cada mes, ya soy una veterana que conoce a muchas de las asistentes pero que sigue conociendo a las “nuevas”.

La idea de Susanne nació hace 10 años cuando a través de su mejor amiga Lolla (egipcia) se dio cuenta de lo difícil que era para una extranjera hacer amistad con los alemanes y de lo importante que era que conociera a otras personas con sus mismas inquietudes y problemas. Primero se empezaron a reunir en su casa y al llegar a una veintena, decidió pedir permiso en un salón comunitario para las reuniones mensuales.

Qué rico!

Se fue pasando la voz, y hoy en día el “Desayuno Internacional” es una institución con página de internet, posters y video en televisión. Además este desayuno fue base para que otras ciudades copiaran la idea y se instituyeran “puntos de encuentro” para migrantes de todo el mundo.

Cabe aclarar que no sólo somos extranjeras, también hay muchas alemanas interesadas en las distintas culturas del mundo que aprovechan cada reunión para conocer mujeres interesantes y probar platillos internacionales.
Porque la idea del desayuno es que cada persona lleve algo para compartir, y lo ideal es que se lleve algo típico del país de uno. El buffet siempre es distinto, colorido y muy sabroso!

Entre mis mejores amigas del desayuno esta una rusa, unas filipinas, un par de africanas, otro par de alemanas y las latinas! Como toda amistad, ya no sólo nos vemos en el desayuno de cada mes, sino que vamos al cine juntas, nos reunimos para los cumpleaños, organizamos días de campo y participamos en el “día internacional de la mujer” o en otros eventos similares.

Viva la amistad!

Doy gracias a Dios y a mi buena suerte de haber puesto a Susanne en mi camino, ya que nunca me he sentido sola en esta pequeña ciudad, y he conocido gente maravillosa que ha hecho de mi vida en Alemania una aventura “multi-culti”. Hace unos meses vi unos cortos de una película mexicano-alemana que se llama “Guten Tag, Ramón” y ahí se ve como una señora ayuda a Ramón a salir adelante cuando se le presentan muchos problemas en Alemania y la llama su ángel de la guarda. Susanne es mi ángel y espero que todos los que llegan a un país nuevo encuentren a su ángel, porque la vida da un giro positivo y facilita nuestra integración y adaptación! Lo digo por experiencia 🙂

Quién es más mexicano?

Con eso de que se acercaba el día de la Independencia Mexicana, he estado pensando y pensando en „quién es más mexicano? O quién es menos mexicano? Acaso hay anti-mexicanos? O un nuevo término que leí ayer en diversas ocasiones en el Facebook: quiénes son pseudo-mexicanos?”

Hoy se celebran 201 años de la Independencia de México, día que se celebra en plazas, restaurantes y casas. Día en que muchos mexicanos se toman un tequilita, gritan “Viva México” y cantan el himno nacional. Día también en que muchos se vuelven patrióticos, se ponen sus prendas “típicas” (léase sombreros, vestidos de china poblana o de perdido, un paliacate o rebozo) y se sienten bien orgullosos de ser mexicanos.

Así que, quién es más mexicano?
– el que vive en México desde que nació o el que vive en el extranjero por razones de trabajo, estudio o amor?
– el que trae la guadalupana en un llavero, calcomanía o cadenita o el que ni siquiera ha pisado jamás una iglesia dedicada a la Virgen de Guadalupe?
– el que come tortillas a diario o el que no tolera un menudito, unas tripas o una cabecita de cabrito?
– el que respeta las leyes y paga sus impuestos o el que paga mordidas y evita a toda costa lo que tenga que ver con el fisco?

Quién es menos mexicana?
– la indígena que lleva el color de México en su piel o aquella que quiere parecer rubia y reniega de sus antepasados aztecas?
– la madre que ha perdido un hijo a manos de criminales o la amante de un jefe del narcotráfico?
– la esposa golpeada por su marido macho o la madre sobreprotectora de sus hijos drogadictos?

Quién es más mexicano?
– el militar que arriesga su vida a diario o el policía corrupto que por miedo acepta colaborar con el crimen organizado?
– el criminal que ha matado, descuartizado o ahorcado a desconocidos o el que es uno más en la lista de “desaparecidos”?
– el político que se roba dinero del pueblo o el alcalde que muere por no hacer tratos con los “malitos”?
– el que trabaja de sol a sol para mantener a su familia numerosa o el que heredó la empresa familiar y vive como rico y sin trabajar?

Quién es “anti-mexicano”?
– el que dice que México no es seguro para vacacionar o el cuyo lema es “el que no tranza, no avanza”?
– el que protesta, marcha y se planta para exigir justicia o el que hace como que no pasa nada porque a él no le han matado a nadie?
– el que no “grita” un 15 de Septiembre en la plaza o el que se emborracha y conduce después de la parranda del día15?

Y la respuesta es que TODOS somos mexicanos! Por nacimiento aquél que tuvo la dicha de nacer en la República Mexicana y de corazón aquél que lo siente suyo después de unas vacaciones, un proyecto o una aventura en ese México paradisiaco.

Malos o buenos, padres y madres, hijos y hermanos, políticos y migrantes, criminales y católicos… hay de todo en la viña del Señor! Y no se vale decir que uno es menos o más mexicano por una u otra razón antes mencionada. O es que acaso los criminales ya no son mexicanos por andar en malos pasos? Esa es una de las cosas que más me duele al leer las noticias de México, que esos que descuartizan, mutilan y desaparecen a otros SON mexicanos: no son de Marte, ni de la Luna ni demonios venidos del infierno.

Todos somos mexicanos y es nuestro deber luchar para que todos se sientan orgullosos de ese México lleno de color, de alegría, de belleza! Que nadie se sienta relegado, menospreciado ni maltratado. Que nadie crezca con rencor hacia sus propios hermanos mexicanos sólo porque no tuvo las mismas oportunidades de estudio, trabajo o buena fortuna.

Tenemos que luchar para erradicar la pobreza, el analfabetismo, la discriminación y la desigualdad. Cuando todos tengan las mismas oportunidades de educación, vivienda, trabajo y salud, México será un verdadero paraíso terrenal.

No perdamos el tiempo en ver quién es más o menos mexicano. Busquemos que todos estemos orgullosos de ese país que nos vio nacer y crecer, busquemos la unidad entre pobres y ricos, políticos y empresarios, buenos y malos porque TODOS somos mexicanos!

Que VIVA México o como también leí por ahí: Que RE-viva México!!!

Un proyecto "especial"

La semana pasada tuvimos la primera junta de padres de familia en la escuela primaria donde Victoria estará los siguientes 4 años de su vida académica.

La escuela está a un lado del jardín de niños y queda a dos cuadras de la casa. Victoria se irá caminando sola cada mañana y al terminar sus clases, regresará a casa solita. Tendrá horario de 8 a 12 diariamente con excepción de los miércoles que saldrá a la 1 pm. La escuela es pequeña y es para niños del „suburbio“ Hagen, donde vivimos y que pertenece a la „ciudad“ de Stade. Hay un grupo de cada grado escolar (1ero a 4to) con un promedio de 20 niños cada uno.

La reunión era para conocer al profesor del grupo y para recibir la lista de materiales y libros que usarán los niños a partir de Agosto. En Alemania, el mismo profesor es titular los 4 años de la primaria (creo que en el sur tienen 1 por dos años y otro los últimos dos años). Y cuando termina el cuarto grado, vuelven a asignar al profesor al primer año y así sucesivamente.

El profesor de Victoria será „Herr Wille“ un profesor en los 60´s y probablemente el grupo de Victoria sea su último antes de jubilarse. Nos pareció muy agradable y simpático. Tiene experiencia y está abierto a nuevos métodos e ideas.

Nos dieron la lista de útiles escolares que a diferencia de Monterrey, es pequeñita… cosas muy simples y un par de libretas y legajos. De los libros, la mayoría son de trabajo y el único de texto se puede „alquilar“ para el año escolar y ahorrar un poco de dinero.

La noticia de la noche fue que la clase de Victoria será de „cooperación“ o COOP en alemán. Eso quiere decir que a la par del grupo de Victoria de primer año con 18 niños „normales“, habrá otro grupo de primero con 7 niños „especiales“. Les llamo „especiales“ porqué sé que no es correcto decirles discapacitados. Son niños con problemas de retraso mental o motriz. Y compartirán al menos una vez al día una clase en común.

Es un proyecto muy interesante y que tienen en esta escuela desde hace 3 años. Sólo tienen un grupo así en toda la escuela, es decir sólo una generación a la vez es de „cooperación“ y continuará hasta el cuarto grado. Por ejemplo, Catalina que entra el próximo año a la misma primaria no será parte de ese proyecto.

Cabe mencionar, que el grupo de niños „especiales“ tiene asignado dos profesores de planta, por lo que cuando trabajen junto con el grupo de Victoria, habrá un total de 3 profesores para 25 niños.

Compartirán algunas clases como Matemáticas, Deportes y los eventos o viajes de estudio. El año pasado me tocó ver un festival de la escuela, donde todos bailaban, cantaban o actuaban en grupo.

Según explicó un padre de familia que fue invitado a la reunión, y quien además de ser de la mesa directiva de padres de familia tiene una hija con discapacidad, al principio del proyecto hubo padres que estuvieron en contra. A nosotros no se nos preguntó, sólo se nos informó de lo que sucederá y como funcionará el „proyecto“. Yo estoy a favor! Creo que ambos grupos ganan mucho al trabajar en conjunto, y con la supervisión de los tres profesores se controla que todos aprendan, compartan y convivan.

Victoria es una niña muy sensible y creo que sacará mucho provecho de esta nueva experiencia en la primaria, que además de ser una nueva etapa de su vida donde aprenderá muchísimo, compartirá sus experiencias con niños especiales de los cuales también hay mucho que aprender.

El profesor titular hizo hincapié en la importancia de trabajar en equipo durante las clases, la parte social del aprendizaje y de que los niños van a ir a un ritmo “lento” porque aprenden mucho de trancazo. Es importante aclarar, que aquí los niños en el kinder solo juegan y no saben leer ni escribir al empezar la primaria. Claro que todos escriben su nombre e identifican algunas letras pero no les han dado “clases” de nada.

Es por eso la importancia que le dan a esta nueva etapa, donde aprenderán a sumar, leer y escribir en pocos meses, además de tener tareas, evaluaciones o proyectos. De todas formas, el profesor dijo que en los primeros meses las tareas no pasarán de 10 minutos, para no sobrecargar las cabecitas de los niños que tendrán mas que suficiente en las 4 horas de la escuela diariamente. Mmm, que dirían del sistema mexicano en los colegios privados donde tienen tareas de a montón y exámenes a cada rato.

Estoy muy emocionada… talvez más que Victoria por su nueva etapa escolar. Hoy empezó la cuenta regresiva y Victoria está disfrutando su última semana después de 4 años de asistir al jardín de niños. El viernes tendrán un desayuno de despedida y los “aventarán” por la ventana en señal de la etapa que han terminado. Después vendrán 6 semanitas de vacaciones y preparación para el “Einschulung”, pero eso lo explicaré mas adelante ☺

No pareces mexicana…

Soy extranjera en Alemania, vivo aquí desde hace 9 años y aunque ya tenga mi pasaporte y ciudadanía alemanes, siempre seré mexicana. Lo más curioso de ésto, es que siempre que digo mi nacionalidad “original”, dicen que no lo parezco!

Y siempre he meditado en qué es lo que creen o piensan de los mexicanos… cómo debería de ser, de qué color tendría que ser mi piel o mi cabello o cómo debería vestirme para que creyeran a primera vista que soy mexicana?
Morena? Ése es talvez el estereotipo del mexicano en todo el mundo, pero no todos los mexicanos son morenos. Así que cuando me dicen que no lo parezco, sólo sonrío y digo que aunque no sea morena, soy mexicana de hueso colorado!

Hace unas semanas saqué un libro de la biblioteca. Tienen pocos libros en español y la mayoría de autores desconocidos para mí, así que tomé uno al azar y tuve mucha suerte! La autora es Sandra Cisneros y el libro se llama “Caramelo“. Describe la historia de una “chicana”, una chica de padres mexicanos viviendo en Estados Unidos. El libro es muy divertido y lo acabé rápidisimo!

Me identifiqué con la historia en algunos aspectos y me encantó lo que escribe la chica cuando le dicen por enésima vez que no parece mexicana. Aquí lo transcribo:
“Están los mexicanos de ojos verdes. Los mexicanos rubios y ricos. Los mexicanos con la cara de un jeque árabe. Los mexicanos judíos. Los mexicanos patones como alemanes. Los mexicanos franceses que se quedaron. Los mexicanos chaparritos y compactos. Los mexicanos tan altos como los saguaros del desierto. Los mexicanos mediterráneos. Los mexicanos con cejas tunecinas. Los mexicanos negritos de las dos costas. Los mexicanos chinos. Los mexicanos pelirrojos, pecosos, de pelo rizado. Los mexicanos de labios de jaguar. Los mexicanos zapotecas tan anchos como el árbol de Tula. Los mexicanos libaneses. Mira, no sé a qué te refieres cuando dices que no parezco mexicana. Soy mexicana. A pesar de que nací del lado estadounidense de la frontera.”

A mí me han dicho que parezco rusa, española y no sé que tanto más. A veces ni el acento me delata porque es difícil de identificar. Pero no me quejo, porque siempre que digo soy mexicana, causa sorpresa! Y viene a continuación la pregunta de rigor: Qué haces tan lejos? Y luego las siguientes: No te parece muy frío vivir aquí? No te quieres regresar? Qué extrañas más? etc, etc… Y claro siempre las típicas frases: Oh Tequila! Maíz! Tacos! Chile! Yo conozco México… estuve en Tijuana, Cancún o Acapulco.

Nunca he sentido ningun tipo de discriminación por mi nacionalidad o mi alemán pocho. Supongo que porque no parezco mexicana, pero aún al saberlo, la gente siempre muestra interés por mi país y me hace sentir más orgullosa de él. Espero siga siendo siempre así y la ola de inseguridad que azota a México no haga cambiar esas frases de gusto y curiosidad, por otras de miedo o desconfianza.

Así que como la protagonista de “Caramelo”, aunque no parezca mexicana, lo soy y a mucha honra!

Una frase muy cierta…

Ayer vi por casualidad el programa “Españoles en el mundo” que transmite televisión española y que consiste en entrevistas a españoles que viven en algun lugar en particular del mundo. Hace unos meses vi el programa acerca de españoles que viven en México, específicamente en Jalisco y me encantó. A pesar de sólo entrevistar a 5 o 6 personas durante el programa, te das una idea muy clara de la cultura, tradiciones y costumbres del país en cuestión.

El programa de ayer fue acerca de españoles que viven en Croacia. Un país que después de sobrevivir una guerra muy cruel, lucha por entrar a la Unión Europea y se recupera a pasos agigantados gracias al turismo. Nunca he estado en Croacia, pero después de ver el programa me han dado muchas ganas de visitarlo.

Además de aprender y conocer del país que visitan en el programa, me siento muy identificada con las personas entrevistadas porque como ellas, vivo en un país extranjero y he pasado por un proceso de adaptación como cualquier otra persona.
En fin, el motivo de este post es para compartirles una frase que escuche a una de las entrevistadas. Al preguntarle a una señora que qué extrañaba más de España, contestó: a mi familia, la comida. Y dijo: No se puede tener todo en la vida! Pero luego rectificó: Bueno, se puede tener todo en la vida, pero no al mismo tiempo!

Que cierto, no? Es típico oír eso de que no lo puedes tener todo en la vida. Pero la verdad es que muchas veces la vida te da para luego quitarte, o te quita para luego regalarte una sorpresa. Pero claro, ponemos más atención a lo que nos quita y por eso la frase pesimista de que no podemos tenerlo todo en la vida.

Toda la mañana he reflexionado en esta frase y en mi caso aplica al 100%. Ya no tengo a mis papás y hermanos cerca, dejé a mis mejores amigos en México, extraño la comida, la fiesta y la alegría mexicanas… pero ahora tengo a mi marido que me adora, unas hijas hermosas, y una vida tranquila en un rincón frío de Alemania.

Todo es cuestión de cómo se ven las cosas… de actitud! Y aunque pareciera que la vida ha sido injusta o te ha quitado algo, si te fijas bien seguramente te ha dado otras cosas que talvez no valoras o no has descubierto.

En fin, quise escribir la frase para recordarla de vez en cuando! Sobretodo en esos días fríos y oscuros que me pregunto “Qué fregados estoy haciendo aquí?”… 🙂

PD. Por cierto, si algún día hacen un programa similar de “Mexicanos en el mundo” me gustaría mucho participar y compartir un poquito de mi vida feliz en Alemania. Mientras aparece el programa, continúo compartiendo en este blog!

Los musulmanes y su Ramadan

Desde hace 2 o 3 años que formo parte de un Círculo Femenil en una institución de la ciudad, donde se ofrecen conferencias una vez al mes. Los temas son de lo mas variado y el verano pasado me preguntaron que si quería formar parte del equipo organizador. No es mucho trabajo y como quiera me gusta asistir cada mes, así que acepté la invitación.
El equipo lo formamos 6 mujeres, todas madres de familia de diferentes nacionalidades: 1 alemana, otra de Turquía, la fundadora del Círculo que es de Sierra Leona pero estudió en Inglaterra, otra de Rusia y yo.

Este mes el tema elegido fue “Ramadán en Turquía” y la encargada abrió el tema con una introducción del Ramadán y después se dejó el tema sobre la mesa para preguntas, comentarios e intercambio de ideas.
Siendo católica mexicana viviendo en Alemania, donde cada vez viven más musulmanes, el tema me interesó desde el principio. Poco a poco he ido conociendo más mujeres en mis círculos de amistades procedentes de países musulmanes y he de confesar que sé muy poco de esa religión. Así que asistir a esta plática y aprender algo del Ramadán fue un primer paso.

Les comparto lo que aprendí en un par de horas de mesa redonda formada por 10 mujeres, 4 musulmanas y el resto cristianas (2 católicas entre ellas): El Ramadán es un período de tiempo (29 o 30 días) donde se ayuna y que forma parte de los 5 pilares del Islam que son:
La profesión de Fe
La oración
La limosna
El Ayuno y
La peregrinación a la Meca

La fecha el Ramadán varía año con año pues se basa en el calendario lunar. Estan exentos del ayuno las mujeres embarazadas, que esten lactando o en su menstruación, los ancianos, enfermos y niños. El ayuno consiste en no comer ni beber nada desde la salida hasta la puesta de sol. Y además de ayunar, deben de donar lo ahorrado en el ayuno para los más pobres. Al ponerse el sol, las familias se reúnen a cenar y normalmente se invitan a amigos o vecinos a compartir la cena, invitaciones que no deben rechazarse.

El ayuno no es sólo físico, sino el mes del Ramadán es un tiempo de muchísima oración, espiritualidad y contacto con el alma. La gente no debe reñir, ni discutir, sino por el contrario, concentrarse en la oración y hacer bien a los demás.

En la plática, se habló mucho del Corán: libro sagrado del Islam y que se lee completo durante el Ramadán. Allí llevaron uno con traducción al alemán y tenía mas de 600 páginas. Aprendí que el Corán siempre esta en dos idiomas, el árabe (original) y otro, ya sea inglés, alemán, francés, etc. Las hojas estan divididas en dos columnas (una para cada idioma), y así se puede saber lo que significa un párrafo u oración en particular en los dos idiomas. Normalmente, se reza 5 veces al día y una persona de la familia lee en voz alta, de preferencia en árabe. Los demás pueden seguir la lectura en el otro idioma.

Aquí se comentó de la ventaja del Corán sobre la Biblia, que al mantenerse en el idioma original no ha perdido su verdadero significado, cosa que con la Biblia traducida a tantos idiomas ha perdido mucho del origen. El Corán debe ocupar siempre el lugar mas alto en el hogar sobre otros libros, cosa que me llamó mucho la atención. Y nosotros, donde tenemos la Biblia en casa?

Dos de las asistentes musulmanes han dedicado años de su vida en leer los evangelios y compararlos con el Corán. Comentaron que hay muchísimas similitudes, entre ellas el ayuno. Claro que se comentó de cómo se ha perdido esta tradición entre los cristianos, independientemente si son católicos o protestantes. Los musulmanes a pesar de tan ser criticados conservan sus tradiciones y me consta por estas amigas que a pesar de vivir en el extranjero, siguen el ayuno y muchas de sus tradiciones religiosas tal y como si vivieran en su país de origen.

Tengo que aceptar que lo que conocía de los musulmanes hasta el momento era mas bien negativo y se debe a los fanáticos que acaparan los titulares de noticias y programas. Poco a poco descubro que el islam esta basado al igual que el cristianismo en valores universales y que no es raro ver como algunos alemanes sin sentirse identificados con el cristianismo, cambian al Islam.

En fin, es muy interesante aprender un poco de todo y estar abiertos a otras culturas, otras tradiciones y otras religiones. No digo que vaya a cambiar mi religión, creo que tengo mis bases bien puestas pero al vivir en un país tan multicultural es importante respetar y aceptar nuestras diferencias.

El siguiente mes el tema será “La integración en Sudáfrica y en Alemania” y seguramente aprenderé mucho de como blancos y negros conviven en África, pues la ponente nació en Sudáfrica y ya tiene 30 años en Alemania. Cabe mencionar que yo también tengo mi tema, y en Mayo hablaré de las tradiciones en México y haremos piñatas. Así que yo también pongo mi granito de arena en compartir nuestras costumbres y tradiciones por este lado del charco.

PD. VIVA EL MULTI-CULTI!

Cambié de residencia…

hace 7 años… sip, ya son siete años viviendo en este país. Claro, hace 3 semanas cumplí 7 años de casada y después de la boda nos fuimos de luna de miel a Hawaii y nomás llegamos a Monterrey por las maletas para tomar el avión que me traería a Alemania sin boleto de regreso. Aún recuerdo que Tom me sorprendió con un “upgrade” a clase ejecutiva, y volamos de lo más cómodo el trayecto largo que separa los dos continentes.

Si tienen tiempo pueden leer en las entradas antiguas de este blog lo que escribí hace un año (Junio 2008) al cumplir 6 años en Alemania y donde copié lo que había escrito cuando cumplí 5. No tiene caso repetir lo mismo, simplemente reitero que estoy muy feliz en este país y aún sigo en mi proceso de adaptación e integración al mismo.

Actualmente formo parte de algunos grupos sociales (y no me refiero a los virtuales, jeje) donde comparto ideas y experiencias con gente de otras culturas. Aquí en Stade, tengo dos grupos internacionales y en Hamburgo, soy socia del círculo mexicano-alemán. Como inmigrante, tengo un perfil muy específico y que comparto con todas estas amistades “internacionales”. Es muy interesante ver que no importa si vienes de México, de Egipto o de Korea: simplemente eres un inmigrante en Alemania. Y como tal, pasas por un proceso de adaptación para integrarte a la comunidad donde te toca vivir.

Para empezar, tienes que aprender un idioma nuevo, conocer costumbres y tradiciones locales, cocinar platillos diferentes y probar nuevos sabores. Cada persona vive su proceso de forma individual, hay quienes tienen 30 años en Alemania y aún no se identifican con su cultura. Creo que es difícil entender que nunca dejamos de ser de ese país que nos vió nacer y crecer en los primeros años de vida. Así, en mi caso nunca dejaré de ser mexicana y aunque ya tenga la nacionalidad alemana, trabaje y viva por n-número de años aquí, no dejaré tampoco de ser inmigrante.

Para algunos el ser llamado inmigrante suena despectivo e incluso hayan la palabra “integración” un poco racista. Yo no! No oculto que soy mexicana y trato de compartir un poco de mi país a quién le interesa. Creo que en todos los países del mundo, hoy en día, se encuentran mas y mas inmigrantes en las calles, en las escuelas y en los trabajos. Así que es normal que se cataloguen a los residentes de cada país y considero bueno que se busque la integración de los que llegan para su comodidad y convivencia. Cuando los inmigrantes son mayoría en determinado país, como los africanos en España o Francia, los turcos en Alemania y los latinos en EEUU, es normal ver que no se integran tan fácilmente al nuevo país porque encuentran gente que habla su idioma en el hospital, en el supermercado y en el trabajo. Compran productos de su país de origen en la tienda de la esquina, van a restaurantes de cocina de su país y conviven con vecinos del mismo idioma. Lástima que no soy una de muchas mexicanas viviendo en Alemania, y aunque consiga Maseca, chiles y restaurantes “Tex-Mex”, es muy difícil encontrar a alguien que hable español en las calles, jeje. Y bueno, no es que quiera mi Mexico-Town en Alemania… por el contrario, eso ha ayudado a que aprenda el alemán sin excusas, a buscar amistades alemanas y a encontrar cosas que hacer para integrarme a mi comunidad.

La vida me ha colmado de bendiciones a lo largo de mis primeros 28 años de vida en México y continúa haciéndolo ahora que vivo en Alemania. Espero que así siga y que aunque mis hijas sean Alemanas por nacimiento y que como yo, se sentirán alemanas por haber vivido aquí sus primeros años de vida, también se sientan mexicanas y lleven a México siempre en su corazón. Esa es otra de mis metas en mi vida y que hasta ahora voy logrando… ruego a Dios para que así como yo nunca dejaré de ser mexicana, ellas nunca dejen de amar y respetar mi México lindo y querido.

No quería escribir mucho, y ya me extendí demasiado… jeje! Hay tantos sentimientos y pensamientos que quisiera transmitir en estas líneas, que de repente me faltan palabras para expresarlas de forma correcta. En los últimos meses al hablar con tanta gente de diferentes países y participar en foros o conferencias de temas relacionados a la integración, me ha dado por pensar mucho en lo que soy… soy mexicana, soy alemana, y soy inmigrante! Jaja, tantas cosas y a la vez simplemente una: yo! Ahora sí que como la canción: no soy de aquí, ni soy de allá… jeje!

Pero bueno, así me tocó vivir (o lo elegí yo?) y voy conociendo gente que me ayuda a comprender este proceso por el que estoy pasando y voy aprendiendo a disfrutar esta vida tan maravillosa que Dios ha elegido para mí, aún estando tan lejos de mi terruño. Quiero mucho a México, pero no deseo volver a vivir allá… me gusta mi vida aquí, aunque extrañe diaramente a mi familia y amigos en Monterrey, el cabrito y el Cerro de la Silla. Quiero que mis hijas crezcan en este país, pero que lleven a México en su corazón. Uf, quiero tantas cosas! lo más importante es que me siento una mujer muy afortunada, abierta a la vida, a aprender y a disfrutar cada día donde quiera que esté!

Y ya basta de rollo! Hasta mañana!

Botas, bufanda y guantes!

En verano se usa la frase de “Sol, arena y mar” como la canción de Luis Miguel… y es que quién no sueña con unas vacaciones en la playa, tendidos en el sol y escuchando el ir y venir de las olas?! Aquí yo no tengo mar, a duras penas unas playitas en el Río Elba pero para tener sol Sun y calor hay que tener mucha suerte. De todas formas, cada año sueño con ir al mar y al menos éste ya se me cumplió en las Island with a palm tree playas de Málaga. Open-mouthed

Pero ahora tengo otra frase para el invierno: “Botas, bufanda y guantes!”, y le podría agregar chaqueta, gorra, calentones, ropa térmica y no sé que tantas cosas se tiene uno que empalmar para no sentir el frío de estos días. Pensé que me iba a librar del frío invernal antes de irme a Monterrey, pero esta semana llegó un frente frío que ya nos hizo sacar la bufanda y los guantes. Brrrrrrrr!!!! Eye-rolling

Nunca me ha molestado el invierno, sino por el contrario cada año me va gustando más porque las niñas se divierten muchísimo en la nieve y poniéndose toda esa ropa antes de salir. De todas formas, el invierno es la estación que menos me gusta, pero sin llegar a odiarla. Dadas mis circunstancias y sabiendo que aqui voy a vivir muchos años más, no me ha quedado más que irme acostumbrando y verle el lado bueno a esta estación tan fría y blanca. Wink

No me gustan los días cortos y que anochezca tan temprano, pero con las niñas iré ideando nuevas cosas que hacer y cada noche me iré a la cama con la esperanza de la llegada de la primavera el próximo Marzo. Cada año se repite la misma historia, pero las niñas cada año estan mas grandes y hacen más llevadero el invierno. Smile

La semana pasada sembré mis tulipanes y aún me falta recoger la última tanda de hojas del jardín… la terraza ha quedado a medias y Tom confía en terminarla en los próximos meses, pero con este clima ya no espero mucho. De todas formas, en el invierno no se disfruta la terraza y no será sino hasta la próxima primavera que haremos la inauguración de este proyecto que duró mucho mas de lo esperado, pero que ha quedado justo como lo queríamos! Así que paciencia porque las fotos de todo el proceso las pondré hasta que se haga la fiesta, jeje!

Así que a ponerse las botas, bufanda y guantes para disfrutar lo que queda del otoño y el invierno que llegará puntualmente como cada año! Tongue out

 

Ya son seis años…

de vivir en Alemania, un país que me ha adoptado y al que cada día siento más mío… aunque claro, sin perder de vista que soy y siempre seré mexicana! Siii, ñor! Smile Estoy feliz de vivir aquí y no me puedo quejar, pues hasta ahora casi todo ha sido positivo y he aprendido muchas cosas, con las cuales he ido creciendo y madurando… digo, los años no pasan en balde, y pasarlos en un país nuevo te enseña a valorar lo que se dejó y a valorar lo que se tiene ahora. Nerd

El año pasado, escribí sobre lo que había aprendido y vivido en mis primeros cinco años en Alemania… se los copio al final de este texto para aquellos que no lo leyeron en su primera aparición en público, jeje. Wink Poco podría añadir… y eso se los pondré en otro color para que se distinga lo nuevo.
Además, les comparto un texto que escribió mi amiga Yadira hace unos meses para un periódico mexicano y que resume lo que yo también siento de “vivir cerca de la cerveza, y lejos del tequila”. Yadira vivió en Alemania algunos años y ahora reside en Ensenada, Baja California, México…
http://www.elvigia.net/noticias/?seccion=1&id=5004&como=suplementosMis primeros cinco años en Alemania… ahora ya son seis!
Cinco años se dicen fácil, pero cuando son los primeros cinco años en un país en el que no naciste, con nuevo estado civil y sin hablar ni pío el idioma con el que se comunican sus habitantes, esos cinco años parecen eternos. El propósito de este documento es simplemente compartirles mis experiencias y logros en esta nueva etapa de mi vida en un país en el que jamás pensé vivir. Sí, yo sé… viajé mucho tiempo y conocí muchos lugares lo cual me hacía ‘soñar’ con vivir en algún otro país, pero Alemania hubiera estado en el último lugar de la lista. Pero el destino ya me tenía preparada esta aventura, y no he hecho otra cosa sino disfrutar y aprender lo más que he podido. En estos cinco años he cambiado muchísimo, y puedo asegurarles que de haberme quedado en México sería una persona completamente diferente a la que soy ahora. No sé si más o menos feliz, pero no me arrepiento de las decisiones tomadas ni siquiera en los momentos más díficiles de estos cinco años y considero que soy una mujer muy afortunada y contenta con lo que me ha tocado vivir.
Espero no se aburran y este escrito les sirva de base para hacer lo mismo en sus vidas personales o profesionales… es interestante descubrir lo mucho que se logra y aprende en determinados períodos de tiempo, y si descubren que no han hecho nada en los últimos años, talvez sea momento de aprender un idioma nuevo, cambiar de aires o simplemente, teñirse el pelo.

En estos 5 años:
*he visitado amigas en Edimburgo, Escocia (Mirna), en Praga, Rep. Checa (Emma), en Berlin y Karlsruhe, Alemania (Gaby), en Basilea, Suiza (Ale y Yanet) y en Madrid, España (Claudia)
acompañé a Tom en algunos de sus proyectos… a Burdeos, Francia, Boloña y Remini, Italia, Aschaffenburg, Alemania y Fort Pierce en Florida, EEUU.
*me han visitado mis papas en dos ocasiones mas una extra que vino mi mamá solita, Ana Lozano dos veces, Marcela Camacho, Roberto Corona y Rocío Magaña. Y próximamente vendrán Any y Ale y Bety Vargas para mi cumpleaños. Ale y Bety si vinieron, pero Any aún me la debe!
hemos ido de vacaciones a Suiza, Rep. Checa, Dinamarca, España, Holanda, y diversas ciudades en Alemania incluyendo el Mar Báltico y el Mar del Norte.
*trabajé casi dos años como consultora de sistemas en la filial alemana de una empresa americana, y en este momento aún esperan a que regrese para el 2009, cosa que talvez no haga porque viajar sería complicado con dos niñas… pero ya veremos… definitivamente, no vuelvo! empezaré mi propio negocio, pero eso se los contaré luego…
*por cuestiones de trabajo, conocí Milan (Italia) y Reading (Inglaterra). Viví 6 meses en Munkedal (Suecia), 4 meses en Colonia (Alemania) y algunas semanas en Esocia, Italia, y algunas otras ciudades de Alemania. Además cruce el charco para ir a una capacitación a Denver y apoyar a un cliente en San Diego!
*he pasado mas días en el hospital que Tom durante toda su vida: 10 días por el nacimiento de Victoria, 7 días para eliminarme una piedra con láser, 10 días por una infección en el riñón, y el super récord de 7 semanas antes y después del nacimiento de Catalina. En total, casi 80 días… Tom solo ha estado en el hospital cuando nació y para quitarle las anginas!
*he aprendido alemán prácticamente de oído, pues solamente estuve 3 meses en una escuela para atender un curso básico, y un mes intensivo en Monterrey con maestra particular. Todavía no lo hablo perfecto, pero ya me doy a entender y entiendo ‘casi’ todo.
*pasé mis exámenes (teórico y práctico) a la primera para obtener mi licencia de manejo
*pedí mi primer préstamo a un banco para la compra de nuestra casa
*he tenido dos embarazos, uno de 42 semanas durante el cual todavía trabajaba como consultora y me la pase viajando cada semana… y otro de 38 semanas que tuvo algunas complicaciones y no fue tan divertido. Pero ambos me dieron la mayor felicidad del mundo, dos hijas sanas, preciosas y maravillosas!
*adquirí la nacionalidad alemana, sin perder la mexicana
*he ido a Monterrey cinco veces pero no precisamente una por año, Dic ´02 a Feb ´03, Sep ´03 para la boda de mi gran amiga Lorena, Mar ´05 sola con Victoria, Dic ´05 a Mar ´06 y la última Oct ´06 a Ene ´07. Ya estamos planeando la próxima para la boda de mi hermano Patricio. Fuimos a la boda en Monterrey y aprovechamos de hacer un crucerito por el Caribe.
*aún no he encontrado un lugar donde me guste como me cortan el pelo, asi que casi siempre espero a mis viajes a Monterrey para hacerlo
*fui a un concierto de Bryan Adams, a los musicales del Rey León y Titanic, y creo que los próximos conciertos o musicales serán mas bien infantiles.
*nunca he sentido discriminación o racismo hacia mi persona, mi forma de pensar o de actuar, sino por el contrario despierta siempre curiosidad e interés  saber qué hace una mexicana en un pueblo remoto de Alemania
*he sido Vocal de la Mesa Directiva del Circulo Mexicano Aleman en dos ocasiones
*no he aprendido a manejar de cambios, y espero no tener que hacerlo nunca
*he dado clases particulares de español a tres alemanes y mi gran reto es que mis hijas aprendan el español escrito y hablado a la perfección
*sólo un par de ocasiones he pensado en regresar a México o me he cuestionado qué estoy haciendo aqui, pero las cosas han ido mejorando con el tiempo y ahora estoy casi convencida de que me quedaré aqui para siempre o al menos por un bueeeeeen tiempo

He aprendido…
– a usar una podadora eléctrica para el cuidado de mi jardín
– a sembrar tulipanes, gladiolas, girasoles y una que otra mas planta de ornato
– a sobrevivir los domingos sin el comercio abierto
– a tapizar, poner alfombras y pintar paredes
– a utilizar la lavavajillas, estufa y horno eléctricos, aspiradora como sustituta de escoba y trapeador, tortillera eléctrica
– a moverme en metro y tren por toda Alemania
– a valorar la mano de obra, ya sea de quien limpia casas, cuida niños, cambia cerraduras y es que con esos honorarios, las amas de casas seriamos millonarias!
– a cocinar no sólo platillos mexicanos sin tortilla y sin chile, sino tambien algo de la cocina italiana, griega y por supuesto alemana!
– a hacer tortillas de harina
– a sobrevivir con una lavadora de 5 kgs cuyo ciclo dura hora y media!!! y lo peor es que aqui no existen las de 10 kgs y con ciclos de media hora
– a disfrutar al máximo cada estación del año… la primavera con esas flores multicolores y ese verde brillante de los brotes en los árboles, el verano con ese sol picosito y la gente con ropa como si estuvieramos a 40 grados cuando solo estamos a 25, jeje… el otoño con ese paisaje en colores rojo, naranja y amarillo y el invierno con ese blanco que daña la vista y ese frío que te hace temblar…
– a hacer piñatas
– lo que son la oscuridad y el silencio totales, y a vivir con ellos cada noche
– a disfrutar las pocas horas de sol en los días de invierno cuando oscurece a las 4 de la tarde, y a disfrutar aún más los días laaaargos de verano cuando el sol se esconde casi a medianoche
– a no comprar compulsivamente en las ofertas, pues aqui casi ni existen y si las hay son porque las cosas son feas o fuera de temporada
– a vestir conservadora y sin estrenar en cada evento o cambio de estación, pues aqui ni quien se fije en lo que traes puesto
– a quitar la nieve de la cochera y a hacer monos de nieve
– a admirar y valorar a Tom que es el mejor marido y padre que podría haber tenido en mi vida
– a disfrutar de la naturaleza a diario
– a manejar a 200 km/hr en las autopistas alemanas
– que la Iglesia Católica en el mundo no es como en Monterrey, acá las misas son aburridas, con cantos del siglo XVII acompañados de órgano, y con sermones sin sentido
– que los bebés no se enferman al sacarlos bajo cero, sino mas bien que es saludable y recomendado por los pediatras
– a valorar de una forma diferente la amistad, ya que las amigas (casi todas mexicanas)  llegan a crear lazos de familia entre ellas al estar tan lejos de su familia biológica
– a sentirme orgullosa de vestir un traje típico, ya sea de Yucatán o de Jalisco, y no precisamente para bailar el Día de las Madres en la Asamblea de la escuela
– a separar la basura diariamente en lo que es de vidrio, lo que es de papel, lo que es reciclable (y no es papel o vidrio), lo que es biodegradable y lo que no es nada de lo anterior!
– a valorar más la libertad, al aprender lo que vivió Tom y su familia en Alemania del Este
– a agradecer a Dios cada minuto por ser tan afortunada y feliz

A cinco años, aún extraño:
+ obviamente a mi familia y amigos
+ las reuniones de los lunes en casa de mi abuela donde aparte de cenar delicioso, se echa muy buen chal
+ las idas a merendar o cenar con mis amigos a restaurantes como el Chilis, AppleBees, etc.
+ las reuniones de los jueves con mis amigas de la Nati
+ de comida: las tostadas rojas, el queso panela, las conchitas Encanto, el pan dulce, los pingüinos (y todos los demás productos Marinela), las aguas frescas, la nieve de guanábana, los cacahuates japoneses, las frutas exóticas que aqui cuestan un ojo de la cara y no siempre salen buenas
y ya… a que la lista es cortita!
Bueno, este último año no ha sido muy movido, con la exepción del viaje a Monterrey en Diciembre, un viaje a Dresden en Pascua y la firma de un contrato para comenzar un negocio Wink… pero de todas formas, ha sido un año maravilloso, lleno de salud, amor, viajes Airplane, aventuras y cosas buenas… Espero sigan muchos años como éste y que mi vida en Alemania sea muy feliz al lado de mi querido esposo y mis lindas hijas… a México, solo voy de vacaciones y también lo disfruto mucho Party. No me puedo quejar, tengo lo mejor de los dos países, no creen??? Que presumida me vi, pero bueno… es la neta del planeta y estoy muy feliz de cumplir un año mas en Alemania! Tongue out

 

A %d blogueros les gusta esto: