El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Mamá cuervo"

La primera “teen” en la familia

Hace 13 años me estrené como mamá de una bella princesita y el día de hoy me convierto en una mamá de una adolescente, la primera en la familia! Es difícil decir cuando empieza la adolescencia porque cada persona se desarrolla diferente y normalmente se menciona un rango de edades que puede empezar desde los 8 años. Victoria se cree adolescente desde hace tiempo pero esperaba con ansias el cumpleaños 13, que oficialmente la convierte en “teenager” 😜

Mi marido y yo hemos ido aprendiendo nuestro rol de padres sobre la marcha y hemos sobrevivido la fase de bebés, niñas de jardín y primaria sin grandes contratiempos ni problemas. Confío en que esta nueva etapa esté llena de lindas experiencias, oportunidades de crecimiento como pareja y familia y mucho aprendizaje.

Como una oruga en su capullo, poco a poco Victoria se va convirtiendo en una mariposa delicada y hermosa. Ya puedo contar con una mano los años que faltan para que emprenda su vuelo libre e independiente y espero poder guiarla en este tiempo para que llegue a la adultez con suficiente autoestima, seguridad en sí misma y amor propio. Porque de eso se trata la adolescencia… no es mas que un camino de preparación a la edad adulta y los padres estamos aquí para ayudar a nuestros hijos en el proceso.

En los últimos meses Victoria ha crecido muchísimo y la escasa diferencia de altura entre ella y su hermana que nunca había sobrepasado los 5 centímetros, se ha convertido en una diferencia de casi 15 centímetros. Me llega a las cejas y sus manos son tan largas como las mías. No cabe duda que seguirá creciendo y seguramente pronto será más alta que yo. Eso sí, sigue delgada y dudo que algún día tenga problemas de peso. Empieza a preocuparse por las espinillas y los cambios en su cuerpo 🙂

De carácter sigue siendo tranquila, ordenada y responsable. No es tan cariñosa como su hermana menor pero aún sigue aceptando mis abrazos, besos y apapachos sin quejarse, veremos cuánto más podré tener ese lujo. Sus hobbies son pintar “mangas” (caricaturas japonesas), leer y ver “animés” (las mismas caricaturas japonesas pero en acción). Además, sigue participando en clases de teatro y patinaje. Tiene un grupo de 4 amigas con las que empieza a salir por la tarde o los fines de semana.

Su cumpleaños lo celebraremos en Hamburgo y dos días después vendrá un fotógrafo a casa para una sesión de fotos con sus amigas. Se acabaron las piñatas, las manualidades y los juegos infantiles. Supongo que a partir del próximo año celebrará con sus amigas en el cine o en un restaurante, así que me iré despidiendo de las fiestecitas en casa.

Agradezco a Dios una vez más la oportunidad de convertirme en mamá y le pido siga guiando mis pasos como mamá de una adolescente y otra pre-adolescente 🙂 y que la tarea no sea demasiado complicada sino más bien divertida y emocionante.

IMG_9938

Feliz cumpleaños mi amada Victoria! Dios te bendiga hoy y siempre!

Anuncios

11 y 44

Nuestra hija menor nació pocos días después de que cumpliera 33 años, así que por ser múltiplo del 11, este año que cumple 11, yo cumplo 44. Este fenómeno se repetirá cada 11 años y aunque no soy fan de la numerología, esta casualidad me ha llamado la atención y creo que hay algo bueno o positivo en ella 🙂

De acuerdo al internet, el 11 y el 44 son llamados “números maestros” y según parece tienen un poder energético. Espero este año sea para ambas un año especial, lleno de salud, cosas buenas y sorpresas positivas 🙂

Las que son mamás, sabrán que con cada uno de nuestros hijos tenemos un vínculo especial y diferente. Con la mayor comparto sus virtudes de organización y responsabilidad, y me recuerda a mi niñez porque así como ella, también era seria y un poco tímida. Por el contrario, con la menor me identifico con su temperamento latino, su facilidad de hacer amigas y su competitividad. Son tan diferentes que a veces me cuesta trabajo creer que sean hermanas 🙂

Mi niña pequeña va que corre a la adolescencia, y en un abrir y cerrar de ojos se ha convertido en una chica abierta, valiente y autosuficiente. Siempre ha sido coqueta y sus ojos hablan por ella, pero ahora es consciente de ello y disfruta que la gente la vea y le diga que tiene ojos expresivos. A sus 11 años todavía no presenta signos de la pubertad, y creo que como yo, tendrá una pubertad “tardía”, lo cual tiene ventajas y desventajas… pero para mí en lo particular significa que todavía tengo un poco de tiempo para disfrutar su “niñez”, aunque ella insista en ser casi adolescente.

De un tiempo para acá ha desarrollado una pasión por los “unicornios” y su fiesta de cumpleaños tendrá a ese ser de fantasía como tema. Otra cosa que tenemos en común! Siempre me han gustado los unicornios y los arco iris, y aún sin decírselo, ella dibuja y elige todo lo que tenga esos elementos, sea una camiseta, una taza o un calendario.

A mis 44 ya no creo en unicornios pero sigo siendo fan de los arco iris y todo lo que esté lleno de colores. Para este año no tengo grandes planes o cambios, y espero ante todo que esté lleno de salud, ya que después del último susto no tengo nada de ganas de visitar nuevamente un hospital.

Brindo por un año lleno de bendiciones, energía positiva y aventuras emocionantes para mi Catalina y para mí. Que los números maestros nos traigan buena suerte, salud y mucho amor!!!

 

 

Aprender a soltar

Hay que soltar, aprender a soltar… ese es mi mantra de los últimos meses. Con dos hijas pre- adolescentes (10 y 12) tengo que aprender a dejarlas crecer, ser independientes y madurar. Se dice fácil, pero no lo es.

El año pasado nuestra hija mayor fue por primera vez “de shopping” con su mejor amiga al centro de nuestra ciudad. También fue con sus compañeros de clase a la feria del pueblo donde hay puestos de comida y juegos mecánicos. Ambas experiencias fueron positivas y ahora la pequeña espera cumplir 11 años para poder ir sola de compras con sus amigas.

Poco a poco… hay que soltar! Desde que entraron a primaria las dejé ir solas a la escuela caminando como todos los niños del barrio, y al entrar a la secundaria se fueron desde el primer día en autobús. Raras veces las recojo en coche y ya saben que no soy taxi para que me insistan en hacerlo cuando salen temprano o está diluviando. Hay que soltar…

En las vacaciones de Pascua querían visitar a la hija de una amiga mía que vive en el norte de Alemania y por cuestiones prácticas, lo mejor era que viajaran en tren. Así que por primera vez viajaron solas de Hamburgo a Flensburg! No tuvieron que cambiar de trenes y el trayecto duró poco mas de dos horas. Sí, muy corto… pero para una mamá mexicana parecía una eternidad. La mayor estaba un poco más nerviosa, pero el mero día asumió su rol de hermana mayor y estaba bastante tranquila. Con dos maletas pequeñas y sus mascotas (ratones) en una caja de transporte, viajaron felices y sin contratiempos.

Hay que soltar! Hace unos días, las niñas (sí, pre- adolescentes) se quedaron solas en casa todo el día y les dejé unas pizzas congeladas que tenían que calentar en el horno. No es la primera vez que se quedan solas, pero normalmente es por la tarde o noche y sobreviven con pan tostado o alimentos fríos. Esta vez decidí soltar mi miedo y permitirles usar el horno eléctrico. Los riesgos son menores que con un horno de gas, y ellas se sintieron “grandes” calentando sus pizzas solitas.

No es fácil soltar siendo mexicana en Alemania… no soy de esas mamás que dejan a sus hijos hacer todo lo que quieren solo porque sus amigos lo hacen, pero tampoco quiero ser mamá de las únicas niñas que no tienen whatsapp, que no pueden quedarse a dormir con amiguitas o que no salen solas ni a la esquina. Lo difícil es encontrar el punto medio, como dice el refrán “ni muy muy, ni tan tan”. Ni muy mamá mexicana, ni tan alemana 🙂

Así que sigo practicando el “soltar” con cuidado, despacito y consciente de que es un proceso que tengo que vivir como mamá migrante que vive entre dos culturas muy distintas. Veo, observo y analizo qué es lo mejor para mis hijas y voy soltando…

Espero hayan pasado un feliz día de las madres, el 10 de mayo en México y ayer domingo en Alemania. Como siempre, yo celebré doble! Porqué eso de ser mamá migrante también tiene sus ventajas 🙂

Entrevista sobre mamá

En Facebook algunas de mis amigas circularon una “entrevista” a sus hijos sobre ellas mismas y ni tarde ni perezosa decidí aplicarla a mis hijas pero un poco diferente. Quité, cambié y agregué algunas preguntas para completar 20, las imprimí y mis hijas las contestaron de forma individual.

Después de leer sus respuestas decidí escribir una entrada sobre sus respuestas en lugar de postearlas en mi perfil, donde seguramente generarían algunos “likes” o comentarios pero que en un par de días pasarían a la eternidad. De esta forma, en mi blog podré leerlas en el futuro y volverme a reír de sus ocurrencias.

Las preguntas son sobre mí y sobre lo que piensan de mí. Hubo sorpresas y aunque algunas respuestas ya las suponía, no dejaron de enternecerme y llenar mis ojitos de lágrimas. Amo a mis hijas y me encanta saber que ellas me aman (aún) 🙂

El cuestionario lo hice en español pero sus respuestas son una mezcla de alemán, español y “ale-ñol” 🙂 Lean ustedes mismos:

Qué es algo que yo digo?

V- “Recojan la recámara!”

C- “Recojan la recámara!”

Mmmm… creo que eso dicen todas las mamás, no?

Qué me hace feliz?

V- cuscheliar

C- que recojamos la recámara, cuscheliar

“Cuscheliar” es la modificación del verbo “Kuscheln” al español que significa: Hacerse mimos, acurrucarse y que en nuestro caso es el momento en que nos acostamos en mi cama y nos abrazamos, damos besos, cosquillas, etc. Y que sucede al levantarnos cada mañana (es parte del ritual diario), después de comer (tipo siesta) y después de cenar. Puede variar de 5 a 30 minutos 😉 Y sí, estos momentos me hacen MUY feliz y los aprovecho al máximo porque sé que son contados, aún y cuando ellas dicen que también de adultas seguirán “cuscheliando” con mamá 🙂

Qué tan alta soy?

V- 1,68 cm

C- 1,73 cm

Todavía me ven muy alta, más alta de lo que soy realmente (1,62)

Cuál es mi color favorito?

V- türkis, bunt (turquesa, de colores)

C- azul

Ambas tienen razón… el azul y todas sus tonalidades y todo lo que sea de colores, de preferencia “arco iris” 🙂

Qué es lo que más me gusta hacer?

V- auf FB gehen, im IPAD spielen (estar en FB, jugar con mi ipad)

C- cuscheliar!!!, pintar

Mmmm, perspectivas muy diferentes pero ciertas 🙂

Qué me hace sentir orgullosa de ti ?

V- que soy ordenada

C- que estamos muy bonitas y lindas

No pude evitar soltar la carcajada con la respuesta de Caty… sí, soy mamá cuervo

Cuál es mi comida favorita?

V- Chili (chile)

C- Bohnen Suppe (caldo de frijoles recién hecho)

Notese que soy y siempre seré mexicana 🙂

Cuál es mi artista favorito?

V/C- Shakira

Crees que podrías vivir sin mí?

V/C- NO!!!!

Así en mayúsculas y con signos de admiración.


Si pudiera ir a algún sitio, dónde estaría?

V- en Monterrey con Tito y Tita

C- México (Monterrey)

Tito y Tita son mis papás. Esta respuesta me sorprendió un poco porque esperaba que escribieran la playa o algún lugar exótico que ellas saben que quisiera conocer, pero parece que mi nostalgia por Monterrey es más que clara.

Cuál es mi programa de televisión favorito?

V/C- Tatort

Un programa policíaco alemán que transmiten los domingos por la noche.

Qué es lo que amo?

V- Nosotros

C- Besos

Ambas respuestas con sus respectivos corazoncitos dibujados. Y Caty se refiere a sus besos.

En qué soy buena?

V- pintar, cocinar

C- dormir, pintar, cocinar…

Qué hago para trabajar?

V- Spanisch Unterricht, irgendwas mit Computer (clases de español, algo con computadoras)

C- Spanisch Lehrerin, Spanishnachhilfe (maestra de español, asesoría a alumnos)

Qué no me gusta?

V- Que no recojemos

C-Unordnung (desorden), mascotas

Y dale con recoger la recámara. Creo que las estoy traumatizando, no?

Qué me pone triste?

V- las notas de la escuela

C- Tito y Tita en México donde están (hay) problemas

La respuesta de Caty me puso sentimental…

Qué te gusta más de mi?

V- TODO (tu estilo, tu pelo, tu cuerpo)

C- tu pelo, tu cara, tu pansita

Qué risa! Sí, a Caty le gusta mi pansita!!! Que yo digo jugando que tengo panza por no hacer ejercicio, y ella dice que le gusta mi pansita. Por otro lado me sorprende que mis hijas vean una belleza exterior que no creo tener y que ha subido mi autoestima 🙂

Qué no te gusta de mí?

V/C- nada!

Menos mal no se acordaron de mis regaños 😉

En qué te pareces a mí?

V- Estoy bonita, porque tú eres bonita

C- los ojos y las uñas

Qué te gusta hacer conmigo?

V- cuscheliar, todo!

C- cuscheliar


La entrada queda perfecta para el día del amor y la amistad (14 de febrero) que se celebra mañana. Comercialmente se celebra el amor de pareja, pero nosotros celebramos todo tipo de amor ( de pareja, de padres-hijos y de hermanas). En Alemania eso de regalar detalles o dulces a los amigos de escuela no se acostumbra 😦 y mi marido desde que eramos novios me regala flores y chocolates. En los últimos años nos hemos acostumbrado a hacer tarjetas o cartitas para los demás y hago una cena especial para celebrar nuestro amor de familia 🙂

Amo a mis hijas y aprovechando la ocasión les cuento lo que dijeron mis hijas la semana pasada después de haber visto unos álbumes de fotografías de nuestro noviazgo y los primeros años de casados… ambas me dijeron:  “mami, eres una top model!!!” y me mostraron las fotos donde según ellas parezco modelo de pasarela. Ya se pueden imaginar cómo me puse… y me las quería comer a besos. Son simplemente mi mayor tesoro y espero Dios nos conceda muchos años mas de esta convivencia llena de amor, besos, cosquillas, abrazos y momentos cursilindos 😉

Feliz día del amor y la amistad!

Primeros signos de la pre-adolescencia

“Se entiende como preadolescencia generalmente a la etapa de entre 10 y 13 años, es decir, la que abarca el desarrollo de la niñez a la adolescencia. En la preadolescencia, el niño experimenta cambios biológicos y sociales, así como transformaciones cognitivas que le van a permitir enfrentarse a las tareas intelectuales propias de un adulto, el comienzo de este período está caracterizado por la aparición de las operaciones concretas, mientras que lo que caracteriza su final es la aparición del pensamiento formal.”

Esa es la definición encontrada en internet y la etapa en la que me encuentro como mamá y por partida doble. Catalina acaba de cumplir 10 años y Victoria con 11 años y medio ya tiene rato en esta etapa llamada preadolescencia, aunque ella asegura que ya es adolescente 🙂

El nombre es lo de menos, lo interesante es como en tan poco tiempo mis niñitas han cambiado en lo que yo llamo “casi” señoritas. Aquí algunos ejemplos de las cosas que marcan la entrada a esta nueva fase:

– toda la vida ambas habían usado el mismo shampoo y jabón liquido a la hora de ducharse. Ahora, cada quien tiene uno distinto de acuerdo a sus gustos y necesidades y han invadido mucho espacio en el cuarto de baño con tanto bote distinto. Y como si eso fuera poco, de un día para otro ocuparon un espacio considerable en el armario con sus cremas, desodorantes, perfumes, etc.

IMG_1949

– los cambios físicos todavía son mínimos, aunque ya no tardan en llegar. Eso sí, están creciendo mucho y las facciones de la cara están cambiando considerablemente.

– en la casa nunca hemos sido de andar desnudos por toda la casa, pero tampoco de poner mil candados al baño, y como es baño compartido era normal entrar a lavarse los dientes mientras otro se bañaba, etc. Ahora? Imposible! Las niñas no permiten que se les vea desnudas ni medio segundo y bajo ninguna circunstancia. Sé que es normal, pero a veces me parece exagerada su reacción conmigo que soy su mamá!!!

– si los niños vuelven locos a sus papás con el interminable “porqué?” a los dos años, esperen a los “porqué?” de la adolescencia. Y no se trata de saber el origen de las cosas, sino de cuestionar cualquier NO a un permiso, deseo o capricho. Ahora más que nunca la frase de “es que todos….” es cosa de todos los días y se vuelve más difícil explicar porqué en esta casa las reglas son distintas.

– agregaría el tema de tecnología, pero creo que ya no es un problema de la pre-adolescencia ya que los niños tienen acceso a tablets y teléfonos celulares desde el jardín de niños.

– desde hace tiempo que dejé de comprarles ropa por mi cuenta porque mas de una vez tuve que devolverla porque no les gustaban “mis gustos”. Hoy en día es imposible que yo pueda elegir un lápiz, accesorio o detalle para mis hijas, ellas tienen la última palabra y no queda más que respetar sus gustos. Obviamente siempre doy mi opinión y todavía es posible convencerlas si lo que quieren comprar no es apropiado para su edad o no me gusta 🙂

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Shopping

– en lo que todavía no han cambiado y que sigo aprovechando al máximo es en lo cariñosas que son. Aún puedo comérmelas a besos, apachurrarlas con mis abrazos y acurrucarnos por horas en la cama. Hace unos días Victoria me preguntó que qué pasará cuando se cambié de recámara al sótano (un plan para dentro de 3 años)? Qué si podrá venir a mi cama como hace cada mañana cuando se despierta… Me dio mucha ternura su pregunta y no quise decirle que seguro en 3 años no querrá acurrucarse conmigo a ninguna hora del día, así que solo le dije que “claro que sí!”.

Veremos como van cambiando hacia la adolescencia, apenas voy empezando y seguro me deparan muchas sorpresas. Lo más importante es disfrutar cada etapa y no perder de vista que todo es temporal, y que con la edad el tiempo pasa más rápido y por lo tanto pareciera que cada etapa es fugaz. En un abrir y cerrar de ojos han pasado de bebés a preescolares, y luego a niñas de primaria para brincar a la secundaria en otro parpadear.

Y para no olvidar tan bellos momentos en cada fase de sus vidas, escribo estas líneas que seguro me refrescaran la memoria en mi vejez 😉

 

 

Consecuencias de perder el teléfono 

El año pasado les contaba sobre la decisión de comprar un “smartphone” a nuestra hija mayor, el reglamento que firmó y de lo que significaba un aparato de esos en manos de una niña de 10 años. Al principio todo funcionó bien y le instalamos el famoso “whatsapp” después de unas semanas de haberlo empezado a usar.

Comenzaron los exámenes y las notas empezaron a bajar considerablemente, por lo que decidimos desinstalar el whatsapp porque invertía mas tiempo del deseado en dicha aplicación. Y antes de que volviéramos a instalarlo, nuestra hija lo perdió.

No supo ni cómo, ni donde, pero todo parece indicar que se le cayó de la bolsa de la chaqueta en el autobús un día que iba más lleno de lo normal. El día que lo perdió, decidió no decir nada en casa y al día siguiente le dijo primero a su papá, temiendo mi reacción. Todos los días la regañaba por guardar el teléfono en la bolsa de la chaqueta en lugar de la mochila y como siempre, mamá tenía razón y puedo imaginar el miedo que tenía de decirme lo que había pasado.

Nunca olvidaré su carita asustada al venir con su papá y decirme que había perdido el teléfono. Mmmm, no tenía caso regañarla pues podía ver en sus ojos su preocupación y culpa. Después de preguntar detalles, decidimos que al día siguiente mi marido llamaría a la estación de autobuses para ver si no había aparecido. Lo mismo hizo Victoria en la oficina de objetos perdidos en la secundaria. Nada!

Y ahora? El reglamento que en conjunto hicimos decía que el primer “smartphone” era un regalo, pero en caso de perderlo o descomponerlo, tendría que reponerlo con sus ahorros. Y como Victoria se gasta su mesada tan pronto la recibe, en el momento de perderlo no tenía ni 5€ ahorrados.

Una de las cosa más difíciles como mamá es cumplir las reglas cuando se ve a los hijos tristes, pero tuve que aguantarme y ser estricta con el cumplimiento del reglamento. Gracias al regalo de cumpleaños de sus abuelos en enero y los regalitos de Pascua, pudo completar los 110€ en poco menos de tres meses. En otra temporada del año habría tardado 6 meses.

Casi tres meses sin teléfono celular es mucho y confío en que la lección haya sido aprendida. No hay garantía, pero ahora sabe que no recibirá otro al perderlo y conoce todo el tiempo que necesita para reponerlo. Tengo la esperanza de que ahora lo guarde en la mochila y lo cuide mejor. Es un aparato costoso y no podemos comprarle uno cada rato que se descuide.

Al poco tiempo del incidente, Victoria nos dijo que temía un castigo sin precedentes y que íbamos a explotar de coraje. Pero tanto Tom como yo no reaccionamos con enojo porque su mayor castigo sería tener que vivir sin teléfono un par de semanas o meses.

No fue nada fácil ver como Victoria en todo este tiempo no compraba nada que le gustara, sino que pensaba que entre mas gastara, mas tiempo tardaría en juntar la cantidad necesaria. Es una niña ordenada y aplicada que jamas lloriqueó pidiendo que cambiáramos las reglas, o le diéramos préstamos para comprar otras cosas. Respetó las reglas y nosotros también. Quién la tuvo más difícil? No lo sé, pero definitivamente para mí no fue sencillo.

Muchos dirán que me paso de estricta, pero si no cumplo las reglas una vez, no estoy segura de que la próxima vez se cumplan sabiendo que de nuestra parte hay excepciones. Y en nuestra familia, mi marido y yo somos un equipo por lo que no soy la bruja, en todo caso somos un par de brujos 😉

Después de mucho pensar y analizar, convencimos a nuestra hija de tener un “iphone” en lugar de un Samsung como el que tenía y que según parece es la marca preferida entre sus compañeras de clase. No es un teléfono nuevo, pero dado que todos en la familia somos usuarios de productos Apple, era más práctico que ella también lo fuera. Además, para mi marido es mucho más fácil controlar la seguridad de un iphone.

Aún no le instalamos “whatsapp”, pero supongo que en las próximas semanas lo haremos. Ya veremos qué tanto sobrevive este teléfono y cómo sigue el cumplimiento de las reglas, tanto para ella como para nosotros 😉

Como el agua y el aceite

Como saben nuestras hijas solo se llevan 18 meses de diferencia entre ellas y por muchos años parecía que tenía gemelas. La diferencia de tamaño era mínima y compartían gustos, hobbys e incluso amigas. Jugaban con los mismos juguetes, escuchaban la misma música y les gustaba vestirse iguales.

Pero desde el verano pasado, cuando la mayor terminó la primaria todo ha empezado a cambiar y aunque todavía comparten muchas cosas, poco a poco se van definiendo mejor sus personalidades y me doy cuenta que son como el agua y el aceite, a pesar de tener la misma educación y crianza.

Para empezar ya es raro que se vistan iguales y desde este año he dejado de comprarles ropa sin su consentimiento para evitar disgustos. Victoria, la mayor, es conservadora y podríamos resumir su estilo como “sweet” o tierno. Le gustan los tonos claros, su color favorito es el turquesa y el rosado todavía ocupa un lugar importante en su guardarropa. Lleva el pelo corto y prefiere algún broche pequeño o una diadema discreta para adornar su cabeza. En cambio la pequeña, Catalina, prefiere flores grandes y broches llamativos. Su color favorito es el morado y su estilo es mas bien “moderno”. Colores fuertes, contrastes y el “animal print” no pueden faltar en sus outfits. Además, es muy coqueta y busca siempre un collar, pulseras o un bolso que combine al salir de casa.

A la hora de hablar de dinero no podrían ser mas diferentes. Victoria disfruta mucho el ir de compras y el dinero se evapora entre sus manos antes de que se dé cuenta. Sean su ahorros semanales o un regalo en efectivo, tiene que gastarse cuanto antes, aunque sea en un pequeño accesorio. Por el contrario su hermana Catalina es mucho mas ahorradora y no le gusta perder tiempo en tiendas de ropa. Ella prefiere guardar el dinero para cosas más grandes, tecnología o simplemente tener el dinero en su alcancía para lo que pueda antojarsele.

En general las dos comen de todo pero poco, por eso están tan delgaditas. Victoria es fan de los chocolates, entre más amargo mejor (como su abuela materna) y Catalina como yo no lo come nunca, ella prefiere las gomitas o chiclosos. Catalina podría comer ensalada todos los días y a toda hora, mientras que Victoria odia la lechuga. Ambas son frijoleras y serían felices con tortillas a diario. No son muy carnívoras pero dudo que algún día se conviertan en vegetarianas. De tomar, la mayor es feliz con agua mineral mientras la pequeña prefiere jugos o refrescos.

Como ya se los he comentado en otras entradas, Catalina es una “hacker” de nacimiento. La tecnología es parte de su vida y encuentra formas de descifrar passwords o desbloquear barreras para jugar, entrar a internet, etc. Ella sería feliz con una computadora, iPad o consola las 24 horas del día a su disposición. Por el contrario, a Victoria todo eso le llama poco la atención. Juega y usa la computadora pero a discreción y ni el whatsapp la ha obsesionado. Incluso pueden pasar días sin usar su teléfono móvil, tableta o jugar en el Wii y ella es feliz pintando y diseñando vestidos para sus muñecas.

En cuanto a hobbys, ya no comparten ninguno como lo hacían antes. Victoria va al ballet mientras que la pequeña toma clases de jazz. Mientras que la mayor dibuja o escribe en su diario, la menor compone canciones o coreografías para bailar. Lo único que tienen en común es ir a los “scouts” (niños exploradores) que ven más como obligación que como pasatiempo. Más de una vez han tratado de convencernos de que las saquemos, pero tanto mi marido como yo estamos convencidos de que les hace bien y seguirán ahí otro par de años. Tal vez algún día les termine gustando, jiji.

Y no es que alguna vez haya pensado que podrían tener los mismos gustos o ser iguales, pero no deja de sorprenderme la cantidad de cosas con las que uno nace y que independientemente de compartir educación, padres, cultura, tradiciones, y escuela nos hacen tan distintos unos de otros. Este tema ya me sorprendía al ver a mis dos hermanos, pero al llevarse 4 años de diferencia creí que era por la edad. Nuestras hijas se llevan sólo 18 meses y no podrían ser más distintas.

En fin, sólo quería escribir un poco de sus personalidades que poco a poco se van definiendo y que no cabe duda, se van complementando más y más, porque de eso estoy segura: siguen siendo las mejores amigas del mundo!

 

 

Calendarios de adviento hechos con amor

Ya les había contado de la bonita tradición de los calendarios de adviento en otro post. Los hay de todos colores, tamaños y sabores y como en todo lo relacionado a la Navidad, cada año encuentro más novedades, inventos y y variedad que hace más difícil decidirse por un calendario en particular. Así que al preguntarles a las niñas de qué querían sus calendarios este año, de Lego Friends, de las detectives !!!, de Monster High o de Top Model, y de compararlos, llegamos a la conclusión de que ya los han tenido otros años y que no son tan divertidos. Mmmmm, entonces?

Les sugerí que porqué no hacían un calendario para su hermana y les encantó la idea. Conozco muchas mamás que cada año compran detalles diferentes para llenar 24 cajitas, bolsitas o cajoncitos, pero yo nunca lo he hecho. Incluso el año pasado Victoria hizo uno para Tom y para mí, en el que preparó 24 paquetitos (12 para papá y 12 para mí) con mensajitos, dibujitos y detallitos como castañas, piedritas o manualidades.

Así que manos a la obra! Lo primero era pensar en los recipientes… sean bolsitas, cajitas o botecitos hay que hacerlos con anticipación. Buscamos en internet y Victoria se decidió por bolsitas en forma de búhos, mientras que su hermana menor quiso bolsitas rojas de organza. Para los búhos, Victoria cortó y pego ojos, picos y panzas de diferentes tipos de papel. Y por otro lado, para Caty tuve que coserlas con la máquina, cosa que no es mi fuerte. Desupés prepararon sus numeritos y una vez listas, pasamos a lo importante: los regalitos.

Búhos

Búhos

Bolsitas de organza

Bolsitas de organza

 

 

 

 

 

 

 

A cada una le dí un presupuesto de 25 euros y nos fuimos de compras. Como se supone que los regalitos deben ser sorpresa ya se pueden imaginar lo divertido que fue acompañarlas y ver que cada una tomaba un camino distinto en la tienda y pasaba a pagar secretamente sin que la hermana viera lo que había comprado. Se conocen muy bien y sabían perfectamente lo que tenían que comprar. Hoy en día es difícil conseguir detallitos por 1 o 2 euros, así que yo colaboré con otros regalitos pequeños para que completaran al menos 18. El resto fueron creaciones, manualidades o “cupones” hechos por ellas mismas.

Algunas ideas de los “vales” (Gutschein) incluyeron:

Cupón

Cupón

  • Masaje de 15 o 30 minutos
  • Sesión fotográfica
  • Manicure y pedicure
  • Peinado
  • o simplemente salir a jugar en la nieve (cuando haya)

 

El empacarlas también tuvo su chiste porque Victoria tuvo que envolver cada regalo antes de meterlo en la bolsita para que no se viera por fuera. Acomodar los regalos poniendo los más bonitos en los días 6 (día de San Nicolás) y 24 (Navidad), meterlos, cerrar las bolsitas y colocarlas en un lugar especial de la casa también requirió mucho tiempo, pero lo hicieron con gusto y emocionadas de que su hermana estaba haciendo lo mismo para ella.

IMG_0704 IMG_0743 IMG_0709 IMG_0745

No cabe duda que la Navidad es la mejor época del año y este tipo de tradiciones que fomentan el amor, la dedicación, la creatividad, la amistad entre hermanos, el factor sorpresa y el trabajo me encantan! Si las niñas quedan satisfechas (que supongo que sí) seguro que este tipo de calendarios se convertirán en una tradición familiar.

Así quedaron al final:

IMG_3017

de Victoria

IMG_3018

de Catalina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lindos, no? Adicionalmente les compré unos calendarios sencillos con chocolatitos 😉 No me pude resistir!

IMG_3028 IMG_0764

 

Un mes en la secu…

El año escolar va que vuela y las vacaciones de otoño están a la vuelta de la esquina. Dos semanitas que me caerán de perlas y me servirán para agarrar aire antes de terminar el año. Victoria, nuestra hija mayor está por cumplir el mes y medio en su nueva escuela y por mas increíble que parezca, ya se siente como pez en el agua.

Han sido tantos los cambios, nuevas rutinas y actividades que bien vale la pena escribirlas para no olvidar este proceso de adaptación que el próximo año volveré a experimentar con nuestra hija menor.

Horarios: Para empezar, un día común y corriente ahora empieza mas temprano y tiene mas actividades que antes. El primer despertador suena a las 6, el de mi marido que se ducha mientras suena el de Victoria media hora mas tarde. Se cambia y desayuna con su papá, quien también prepara su lonche, para salir de casa a las 7 en punto. Diez minutos mas tarde suena el de Catalina, se viste y desayuna para salir a las 7:40. A qué horas me despierto yo? Normalmente desde que suena el primer despertador, pero me levanto dependiendo de mi plan para ese día. Si tengo que trabajar o ir a mi curso de alemán, me levanto a las 6:40 para bañarme, pero si ese día no tengo nada pendiente, me levanto con Caty para preparar su desayuno. También varía si mi marido esta fuera de la ciudad y me toca el doble turno: preparar a las dos niñas mientras que me arreglo.

Autobús: Aunque Victoria entra a las 8 a clases, tiene que salir tan temprano de casa porque el autobús pasa a las 7:15. Sólo hace 15 minutos a la escuela pero desgraciadamente no hay otro horario por la mañana. Le tomó un par de días acostumbrarse a defenderse entre los tumultos, pues los muchachos no tienen consideraciones con los pequeños y tienen que “ponerse listos” al entrar al bus y pelear un lugar para sentarse. Pero Victoria ya agarro la onda y no ha tenido problemas.

Comida: Hasta el año pasado comíamos a la 1 cuando ambas llegaban de la primaria. Ahora la mayor llega a las 2 y a la pequeña le toca esperar una hora. Generalmente me ayuda a preparar la comida o a poner la mesa, o se pone a hacer su tarea. En lo personal, gané una hora por la mañana porque ahora puedo cocinar a la una pero obviamente ahora no hay mucho tiempo para descansar antes de empezar con el turno de chofer para las clases de baile. La tarde se esfuma en un abrir y cerrar de ojos, y de pronto ya es hora de cenar o irme al trabajo.

Amigos y maestros: Victoria ha encontrado nuevas amigas en su clase y le gustan todos sus maestros. Muchos nombres y muchas materias, pero rápidamente se ha integrado en su clase e incluso ha sido elegida como parte del equipo de alumnos que representa a su grupo (Klassensprecher).

Tareas y exámenes: Desde la primer semana notó que la carga de tareas no era tan ligera como en la primaria. Lo positivo es que el horario de clases esta organizado de tal manera que no tiene una materia dos días seguidos, así que para las materias más frecuentes (alemán, inglés y mate) siempre tiene dos tardes para hacer la tarea o estudiar para un examen. El resto de materias solo las tiene una vez por semana y tiene suficiente tiempo para sus deberes. En estas 6 semanas ya ha tenido diversos exámenes y le ha ido muy bien, esperemos que así siga.

Smartphone y email: otro gran cambio ha sido el uso de whatsapp en su nuevo teléfono móvil y su nueva cuenta de correo electrónico que le han proporcionado en la secundaria y donde recibe correos de profesores y compañeros de clase. Además, tiene cuenta y contraseña para accesar el portal de la escuela donde informan de cambios de clases o salones y donde puede participar en foros diversos.

A las dos semanas de haber empezado las clases, se llevó a cabo la primera junta de padres de familia donde se presentaron los profesores de planta y se eligieron a los padres que nos representan ante la secundaria (Elternvertreter). Por otra parte la semana pasada Victoria participó en una excursión de dos días en un bosque, en donde realizaron dinámicas de grupo y juegos para conocerse mejor.

No cabe duda que los cambios han sido muchos e importantes, pero estoy contenta de que Victoria los ha sobrellevado bien. Algunas de sus compañeras si han tenido problemas de adaptación y se sienten aún inseguras entre tantas clases, alumnos y tareas. Creo que uno de los elementos importantes que ha facilitado el proceso es la continua comunicación con ella y el decirle todos los días que ella puede. Quién diría que esa chiquilla tímida y casi “muda” del jardín de niños se convertiría en una chica segura de sí misma y sociable. En otro post les contaré otro secreto que ayudó en esta transformación: el famoso “wendo”.

Por ahora termino esta entrada confiando en que las cosas sigan como hasta ahora y que este año escolar sea exitoso para todos 😉 Mientras a disfrutar estas dos semanitas de vacaciones otoñales, que buena falta nos hacen 😉

Entre niñas y adolescentes

¿Cuándo se deja de ser niño? ¿Cuándo empieza la adolescencia? Ambas preguntas son difíciles de responder porque obviamente varía de niño a niño. En libros y sitios de internet encuentra uno algunos estándares y podríamos decir que la adolescencia empieza a los 12 años, y un par de años antes son llamados de pre-adolescencia. Y precisamente en esa fase me encuentro actualmente.

La mayor ha empezado la secundaria y cumplirá 11 años el próximo enero, la menor apenas cumplió 9 años pero como es de esperarse, desde que tiene uso de razón ha imitado y copiado a la mayor, y se “cree” de la misma edad que ella. Así que en resumen tengo dos pre-adolescentes 🙂

Pero lo más curioso de todo es que NO han dejado de ser niñas por lo que me tienen vuelta loca. Un día juegan a ser sirenas, al día siguiente quieren irse de compras con amigas. A veces sacan a sus bebés (Baby Born) para jugar a ser mamás, y de repente se quieren maquillar como “Violetta”. Creo que no quieren dejar de ser niñas pero al mismo tiempo se quieren sentir “grandes”.

Por mi parte, disfruto de esta etapa como lo he hecho con cada una de las que ya pasaron. Y como este es mi diario para la vejez y quiero recordar estos días con el mayor número de detalles, dejaré por escrito lo que ha cambiado en estos años y que muestra los primeros destellos de la adolescencia, una etapa que me aterra pero para la cual ya me estoy preparando psicológicamente 🙂

Comer... Cómo disfrutaba darles su papilla y jugar al avioncito cuando no querían abrir la boca. Luego me reía de cómo terminaban después de comer “ellas solas”, todas batidas de betabel, salsa de tomate o frijoles refritos. Poco a poco aprendieron a usar los cubiertos y ahora ellas mismas se sirven las porciones que desean y piden que les prepare tal o cual platillo por ser su favorito. De igual manera empiezan sus pininos en la cocina y se hacen sus huevitos revueltos para cenar o preparan la ensalada.

Fotos… Tengo cientos o tal vez miles de fotos que tomé de cada una de sus travesuras, sus fiestas y sus mejores momentos, tanto de los felices como de los no tan felices. Llevaba la cámara a todas partes y documentaba cada una de sus peripecias y aventuras. Ahora? La mayor lleva su iPad y la menor su propia cámara para tomar fotos de lo que ELLAS consideran importante. De vez en cuando las tomo desprevenidas y cada vez menos, posan para mí. Sé que dentro de poco no permitirán que les tome fotos y tendré que conformarme con sus “selfies” y sus propias tomas.

Dibujos -> Diario… Tengo dos cajas llenas de sus dibujos: de sus primeros que eran simple garabatos hasta los más recientes que incluyen retratos o paisajes. Sobre todo a la mayor siempre le ha gustado pintar, pero poco a poco ha dejado de hacerlo para ocupar su tiempo libre en su nuevo hobby: escribir. Así que ahora ya no tendré dibujos que archivar, sino sus diarios. Por supuesto que son secretos y tienen llave, pero sé que tarde o temprano no los querrán más, y yo los guardaré entre mis tesoros. Esas primeras líneas son muy importantes y seguro ellas se alegrarán de leerlas en un futuro 🙂

Comprar ropa… Justo hace unos días Victoria me pidió que le mostrara una cajita donde tengo algunas de sus prendas de vestir que usaron cuando eran bebés. Quería ver si les quedaban a sus “Baby Born”. Mamelucos, zapatitos, calcetines y camisetitas que me hicieron recordar cuando las vestía como muñecas. Sí, como muñecas! Un poco más grandecitas, las vestía iguales y la gente siempre creía que eran gemelas. Esos tiempos han quedado atrás y ya cada quién tiene su estilo muy bien definido. Y para mi mala suerte ya no me es permitido comprarles nada sin que ellas den su visto bueno 😦 Lo único que me queda es sugerir, dar mi opinión y en algunos casos, tratar de convencerlas de que una prenda no les queda del todo bien. En un abrir y cerrar de ojos ellas mismas elegirán lo que quieren comprar sin tenerme presente y tendré que confiar en su “buen gusto” 😉

Camino al cole… Llevarlas al jardín de niños fue siempre un placer, aún y cuando me estuviera congelando en invierno o me hicieran enojar por querer descubrir lo que había debajo de cada piedra. Cómo extraño esos recorridos de escasas dos cuadras que hacían de mi mañana algo especial. Durante los 4 años de primaria se fueron caminando o en bicicleta, y nunca pasó nada extraordinario en su corto camino a la escuela. Ahora la mayor se va en autobús con sus amiguitas a la secundaria y no me queda más que darle la bendición al salir de casa. Eso sí que es un cambio y las hace sentir “grandes”.

Baño… Oh, cómo olvidar el primer baño en el lavabo donde cabían sin ningún problema. Poco después disfrutaban del agua en una pequeña tina de Winnie Pooh que fue sustituida por la tina del baño (aquí se acostumbra que haya tina en el cuarto de baño). Jamás quisieron bañarse separadas y el baño era un ritual en el que jugaban a ser sirenas, se entretenían con sus muñecas o se salpicaban hasta dejar todo alrededor empapado de agua y espuma. Poco a poco tuve que prohibir esos baños en pareja porque no cabían propiamente y tuvieron que acostumbrarse a la ducha, pero aún en la ducha tuvieron una fase en la que se bañaban juntas. Finalmente han logrado dejar esa costumbre y ahora cada quien se baña por su cuenta y no necesariamente una después de la otra.

Habitación… Cuando nació nuestra primogénita no sabíamos que sería niña, así que la decoración de su habitación fue neutral: amarilla con los personajes de “Winnie Pooh”. En la época del jardín de niños cambiamos a Pooh y sus amigos por las princesas de Disney, moda que al entrar a primaria tuvo que sustituirse por algo más “cool” como delfines. Apenas han pasado dos años desde la última remodelación y ya querían nuevo tapiz y tema! Sin embargo cambiar tapiz representa desarmar muebles y les he propuesto quitar los delfines y colocar pósters. Han aceptado y ahora la habitación esta llena de calcomanías de “Violetta” y sus amigos, o de pósters de “Top Model”.

Top Model

Top Model

Winnie Pooh

Winnie Pooh

Y siguen creciendo… y yo sigo siendo una simple testigo de este proceso que a veces es tan rápido que me da miedo no percatarme de los detalles. Así que ahora me toca presenciar la entrada a la pubertad y en un abrir y cerrar de ojos ya no serán niñas, sino dos señoritas que tendrán sus propias opiniones y decidirán sin preguntarme. Dios me las bendiga siempre y me siga brindando la oportunidad de disfrutar cada momento a su lado 😉

Primer día de clases!

No pensaba escribir sobre este día, pero fue tan emotivo y especial que lo quiero compartir con ustedes. Además los detalles quedarán escritos para ayudar a mi memoria a recordar en mi vejez.

Como saben nuestra hija terminó la primaria el verano pasado y fue inscrita en la escuela secundaria (Gymnasium) de la ciudad para continuar sus estudios hasta la clase 13ra. El jueves 3 de septiembre fue su primer día!

Como es costumbre se invitó a alumnos y familiares a una ceremonia ecuménica en la iglesia mas cercana a la escuela, que casualmente es católica, a las 8 de la mañana. Sin preguntarle a nuestra hija si quería ir o no, nos preparamos temprano para asistir puntualmente. Mi marido pidió permiso en su trabajo para llegar un poco mas tarde y nos acompañó a la iglesia. El sacerdote católico y la pastora evangélica prepararon una ceremonia corta pero llena de detalles.

Se cantaron cuatro canciones durante la ceremonia, tres de ellas acompañadas del órgano y una mas por la guitarra que la misma pastora tocó. Y se leyó el evangelio de Jesús en la barca y la tormenta, que nos inspira a confiar en Dios en tiempos de adversidad. Usando la barca que casualmente habíamos construido en nuestro último retiro familiar y que ahora adorna una esquina de la Iglesia, pudieron explicar de manera gráfica cómo se siente una persona dentro de ella cuando hay tempestad. Esta nueva etapa escolar es como un viaje en barca, donde los nuevos alumnos no saben si tendrán siempre momentos de calma o si habrá tempestad de vez en cuando. Y para finalizar el discurso, les dieron claros ejemplos de “tormenta” y cómo pueden buscar la calma.

IMG_0289 IMG_0290

Este tipo de ceremonias donde coinciden diversas religiones siempre me emocionan mucho, y al ver cómo la Pastora que le dio la bendición hace 4 años lo volvía a hacer, fue imposible evitar las lagrimas de cocodrilo. Al salir de la iglesia los niños recibieron dulces.

Einschulung

El evento de bienvenida en la escuela se realizó en dos partes con 3 grupos de alumnos de nuevo ingreso cada una. La primera a las 9 de la mañana, y la segunda (la nuestra) a las 10. Así que como teníamos un poco de tiempo libre, fuimos a tomar un café con la primogénita para relajarnos.

IMG_0076_2

Agenda 2105-2016

Justo a las 10 empezó la ceremonia de bienvenida en el salón mas grande del edificio al que llaman “Aula”. La orquesta estudiantil tocó una pieza antes de dar la palabra al director. Después de su mensaje, cada grupo/clase dejó la sala para dirigirse a su salón con sus maestros titulares. El director nos dio algunas informaciones generales y nos invitó a pasar a la cafetería de la escuela donde podíamos tomar algo al mismo tiempo que conocíamos las instalaciones.

Mientras tanto, los niños recibieron su “agenda” donde viene información general de los edificios, las reglas a seguir en la escuela y espacio para anotar las tareas diariamente. Además recibieron su horario de clases y un “padrino o madrina” de 9na clase les dio un pequeño tour por la escuela en grupos de 5 alumnos. En el transcurso de la mañana también les entregaron la camiseta oficial que se habían ordenado previamente, la tarjeta del autobús y la lista de útiles escolares a comprar.

La mamá de la mejor amiguita de Victoria las recogió a la 1:20, hora normal de salida y la trajo a casa. Llegó feliz y orgullosa de su primer día de clases. Nos contó a detalle todo lo que hizo, sobre sus maestros y compañeros, así como sus primeras impresiones. Dice que le tocaron los mejores maestros titulares, espero conserve esa opinión los siguientes dos años, período en el que serán sus profesores de alemán, música e historia. En 7ma clase les asignarán otros dos profesores titulares, siempre una mujer y un hombre.

Al día siguiente empezó la nueva rutina: levantarse a las 6:30 de la mañana, vestirse y desayunar para salir de casa puntualmente a las 7, ya que el autobús pasa a las 7:15 en la parada más cercana a la casa que queda a dos cuadras. Llega 12 minutos más a tarde a la escuela, donde las clases empiezan a las 8. Tendrá 6 clases de 45 minutos, con dos pausas de 15 durante la mañana para terminar su jornada a la 1:20 pm. El autobús de la 1:35 la traerá a casa y comeremos poco antes de las 2. Ufff! Esta rutina se repetirá de lunes a viernes y la hermana pequeña que llega a la 1, tendrá que esperar para comer todas juntas. El próximo año ella tendrá la misma rutina, así que es sólo cuestión de acostumbrarse desde ahora a comer tan tarde. Y yo? Pues también a acostumbrarme, no queda más. IMG_0075_2Así que empieza una etapa nueva para todos! Nueva escuela, nuevos profesores, nuevos compañeritos para la mayor, nuevos horarios para la hermanita y para mí. También habrá más asignaturas, más tareas y más cambios que iremos conociendo con el paso de las primeras semanas.

Ya les iré contando las aventuras y anécdotas que me vayan pasando en esta nueva fase que durará por lo menos 10 años y que seguramente será muy interesante y enriquecedora tanto para mis hijas como para mí 😉

Primer campamento regional

logo_web_big Nuestras hijas asistieron a su primer campamento de niños exploradores (scouts) el fin de semana pasado, después de estar ya dos años en esta asociación donde se reúnen cada dos semanas a aprender el método scout, que para quién no lo conoce incluye los siguientes elementos:

  • La educación en valores expresados en una promesa y una ley a los que se adhiere voluntariamente;
  • La educación activa a través del aprender haciendo, el aprender jugando y el aprendizaje por medio del servicio;
  • La pertenencia a pequeños grupos (por ejemplo: la patrulla o el equipo), que con la asistencia y acompañamiento responsable de adultos, incluyen el descubrimiento y la aceptación progresivos de responsabilidades, la capacitación hacia el gobierno autónomo tendientes al desarrollo del carácter, la adquisición de habilidades y competencias, la independencia y confianza en sí mismo, el sentido de servicio y, la aptitud de cooperar y conducir;
  • Programas progresivos, atrayentes y estimulantes basados en los intereses de los participantes compuestos por un marco simbólico sugerente y un sistema progresivo de objetivos y actividades educativas variadas, incluyendo juegos, habilidades útiles y servicios a la comunidad, que ocurren en gran parte al aire libre en contacto con la naturaleza;
  • La participación emotiva y no interferente del adulto que ayuda a coordinar las actividades que deciden llevar a cabo los muchachos.

Se fueron en tren a la ciudad de Hildesheim, donde se llevó a cabo el campamento de la asociación “DPSG” (Deutsche Pfadfinderschaft Sankt Georg) de la diócesis de Hildesheim y que contó con la participación de 850 scouts (mixto) y sus respectivos dirigentes. El campamento empezó el viernes por la tarde y culminó el martes por la mañana, es decir 4 noches durmiendo en tiendas de campaña y conviviendo con scouts de 7 a 20 años de 5 distritos del norte de Alemania. He de confesar que la primera noche no dormí del todo bien pensando en cómo habrían llegado después de viajar en 4 trenes, cargando unas mochilas de 6 kilos y pasando la noche a menos de 10 grados. Ya me arrepentía de haberlas mandado, tan chiquitas y tan frágiles, durmiendo en el suelo y comiendo sólo Dios qué. Mi marido trataba de calmarme diciendo que mientras no nos llamaran, significaba que todo estaba bien y que seguro la estarían pasando de maravilla. El tercer día envíe un mensaje a una de las dirigentes para saber cómo iba todo (muy light), y me contestó que estupendo! Las niñas estaban de paseo en canoas en el lago y disfrutando el solecito. Contaba las horas el martes para ir a recogerlas a la estación de tren y preguntar todos los detalles. Para mi sorpresa, llegaron cansadas pero felices! Fue un evento masivo, muy bien organizado, donde todos los días tuvieron programa desde la 7:30 de la mañana hasta las 10 de la noche. Durmieron en una tienda de campaña con una niña de la edad de otra ciudad y cantaron, jugaron, rezaron, comieron y disfrutaron al máximo. Los niños estaban separados por nivel y tenían un área asignada con tiendas de campaña, comedor y baños.

Programa

Campamento

Campamento

Había animadores y show por la noche, además hubo diferentes “workshops” donde podían hacer manualidades, actividades deportivas, etc. Definitivamente mucho mejor de lo que imaginaba. Además, tenían de invitados a un grupo scout de Bolivia, así que en más de una oportunidad escucharon español por aquí y por allá.

Animadores

Animadores

Cómo este grupo particular es católico, el domingo asistieron a misa de Pentecostés en la catedral de Hildesheim. Todos sin exepción participaron de la celebración eucarística e incluso el sacerdote dirigió un mensaje en español a los invitados bolivianos. Al final, todos los participantes formaron el logo scout, una flor de liz y les tomaron una foto área. Todos los días se publicó un periódico con las noticias del campamento, fotos de las actividades del día anterior y avisos importantes. A las 7:30 de la mañana desayunaban pan con embutidos o nutella, al mediodía comían pasta, ensalada o guisos con verduras y carnes, y por la noche cena nuevamente con pan. Solamente el último día asaron salchichas y bombones 🙂 Cada quién tenía que servirse y al final, lavar sus utensilios.

Periódicos del campamento

Cristal de la justicia

Cristal de la justicia

No tuvieron miedo, ni extrañaron, ni se enfermaron. Sólo una vez la pequeña lloró porque quería ir al baño a las 11 de la noche, y la hermana que ya estaba dormida no quiso acompañarla. Pero finalmente fue solita y santo remedio! El eslogan del campamento fue “Fuente de justicia”, y todo el tiempo trataron el tema en diferentes actividades. Los niños tenían que encontrar cristales en el campamento y al final recibieron uno de recuerdo.     Al preguntarles “qué les había gustado más?”, simplemente contestaron TODO! Y estoy segura que esta experiencia quedará grabada en su memoria para siempre. Disfrutaron mientras aprendían, jugaron mientras descubrían, participaban en actividades sin saber que al mismo tiempo estaban desarrollando capacidades y habilidades que les servirán toda la vida. No fui SCOUT, pero mis hermanos lo fueron y sé lo mucho que aprendieron en esos años de excursiones y campamentos. Ahora soy una Mamá SCOUT y estoy muy orgullosa de mis princesas, que aunque parecen delicadas, saben defenderse en el campo/bosque y sobrevivir como un “lobato”. Confío en que sigan acumulando experiencias, haciendo nuevas amistades y creciendo como exploradoras!

Flor de liz

Flor de liz

Diez minutos de apapachos!

Desde que nuestra hija mayor entró a la escuela, aprendieron a despertar solas con el despertador. Entran a las 8:00 de la mañana y se despiertan a las siete ya que las 7:35 salen de casa para irse caminando o en bicicleta a la escuela que queda a dos cuadras de la casa.

Igualmente desde pequeñas se acostumbraron a sacar la ropa que se van a poner al día siguiente una noche antes y asi ya no pierden tiempo en probarse ni en cambiarse tres veces antes de decidir lo que se van a poner. Tardan más o menos 10 a 15 minutos en desayunar, se lavan los dientes y se ponen zapatos y chaqueta justo cuando las vecinitas tocan la puerta.

En cuatro años esta rutina ha cambiado muy poco. La pequeña rápidamente la aprendió y nunca he tenido problemas para que despierten y se pongan las pilas para empezar el día. Sólo después de las vacaciones suelo poner el despertador 10 minutos antes en lo que se acostumbran nuevamente a acostarse temprano y despertarse sin problemas.

Este año cuando regresamos de México no fue la excepción  y empezaron a despertarse a las 6: 50. Sólo que esta vez añadieron un elemento nuevo a la rutina: las niñas justo al oír  el despertador se venían a mi cama, esperaban a que sonara mi despertador a las 6:55 y después volvían a esperar a que mi despertador sonara una segunda vez y justamente a las 7:00 se levantaban para irse al baño a cambiarse.

Después de un par de semanas con esa nueva “moda” traté de convencerlas de que volvieran a poner su despertador a las siete como era costumbre y cuál sería mi sorpresa al escucharlas decir que no querían y que preferían tener esos minutos de apapacho con mamá en mi cama. Cómo decir que no a tal petición?

Así que todos los días, nuestra rutina comienza con una dosis maravillosa de abrazos, besos, apapachos y saludos de buenos días. Mi marido se la pierde porque se despierta antes y se esta bañando cuando suenan los despertadores consecutivamente. Y sólo alcanza un abrazo cuando él sale y las niñas entran a cambiarse.

besos2Al igual que otros hábitos que mis hijas han tenido en los últimos años, no sé cuánto vaya a durar esta bella costumbre, pueden ser meses, pueden ser semanas pero independientemente de lo que falte tengo la firme intención de disfrutar cada minuto en sus brazos y guardar cada momento y cada beso en mi corazón.

Además de esta dosis de amor por la mañana, a lo largo del día hay otros momentos similares:

– beso de despedida cuando se van a la escuela

– siesta de mamá gallina con sus pollitas. No sé si sean los 40, pero desde hace un tiempo necesito recostarme un rato después de comer para cargar energía y mis hijas han decidido acompañarme para no sentirme solita. Al igual que en la mañana, se acurrucan en mis brazos y las lleno de besos 🙂

– abrazo y muuuchos besos cuando traen examenes con notas sobresalientes

– beso de despedida cuando se van a sus clases de baile o a jugar con amiguitas

– la frase ” Mami, eres la más bonita de todo el mundo” que me derrite cada vez que la dicen. La original fue creada para mi mamá “Tita, eres la más bonita de todo el mundo” y ahora me la dicen a mí un par de veces al día. Y por supuesto yo respondo con “eres la niña más bonita de todo el mundo” 🙂

– beso de despedida cuando yo me voy al trabajo por la tarde. A veces hasta salen a la cochera a despedirme 🙂

– cosquillas. Hace unos meses inventaron un juego para antes de dormir que consiste en que las persiga desde la sala hasta mi recámara (subiendo escaleras). En nuestra cama, se esconden debajo de las cobijas y debo hacerles cosquillas y asustarlas. Últimamente agrego el “comérmelas a besos” 🙂

– beso de buenas noches

– más todos los besos, cosquillas y abrazos que se atraviesan sin razón alguna

besosCursi? Talvez. Me gustaría pensar que la pubertad no robará este fuerte lazo que nos une, pero sé que tengo que prepararme psicológicamente y disfrutarlo mientras dure.

Primeros quequitos

Desde que mis hijas entraron al jardín de niños, empecé a disfrutar nuevamente lo que era ir al supermercado sola. No es algo que me fascine, pero tampoco me disgusta y me gusta tomarme el tiempo suficiente para ver novedades, comparar marcas y pasear por los pasillos. Procuro organizarme e ir solamente una vez por semana al súper por las mañanas mientras las niñas están en la escuela. Desgraciadamente cuando las niñas están de vacaciones, toca llevarlas conmigo y siempre termino con 20 productos que no estaban en la lista de compra pero que son antojos de las criaturas.

Esta semana de vacaciones de Pascua volvió a pasar y mis hijas insistieron en comprar harina preparada para hacer “quequitos” (muffins) de Lillifee (una princesa-hada alemana). “Bueeeeno, llévenla y veremos cuando los hacemos”, terminé diciendo. IMG_2310Cuando regresamos a casa tuve una idea y les dije que cómo era su antojo, podían intentar hacer sus pastelitos solas. Entusiasmadas pusieron manos a la obra, sacaron los ingredientes, los batieron y pusieron la masa con cuidado en los papelitos.

Después de 20 minutos estaban listos para embetunarse y decorarse. No cabe duda que son buenas reposteras y disfrutaron sus quequitos aún más, pues fueron producto de su propio esfuerzo y trabajo. De ahora en adelante, ya sé quien puede ayudarme a hacer pasteles, galletas o postres! Siempre me habían ayudado a poner el azúcar de colores o los adornitos en las galletas, pero ahora sé que pueden batir y embetunar sin problema!

Aquí tienen la foto de los famosos “muffins”. Bonitos, no? IMG_2314

Travesuras de mis niñas

Es claro que todos los niños del mundo hacen travesuras, algunos más que otros y algunas mas graves que otras. Como madre es interesante ahora ver en retrospectiva las travesuras mas originales o tremendas que mis hijas hicieron hace algunos años.

Ahora tienen 9 y 7 años y las travesuras van disminuyendo, supongo que en la adolescencia harán otras pero ya no se llamaran travesuras sino locuras, desmanes o …..  
Muchas de las travesuras fueron merecedoras de regaños o castigos, además de corajes y en algunos casos causantes de vergüenza. Ahora son sólo recuerdos que causan gracia, pero todas me hicieron aprender la lección como madre y obviamente mis hijas aprendieron la suya.
La mayoría de las travesuras fueron causadas por la mayor, y en algunas la pequeña jugó el rol de cómplice. Y por aquello de la lección aprendida, gracias a Dios pocas ha repetido la menor por cuenta propia.
él lo hizo!

Aquí escribo algunas de las travesuras más graves, y que escribo sólo para no olvidarlas por completo ya que con mi mala memoria corren riesgo de quedar en el olvido. Al menos en este blog servirán para entretenerme en mi vejez 🙂

– Pedir dinero a vecinos. Teniendo una amiguita de visita las niñas pidieron permiso para jugar afuera y así lo hicieron. Al poco rato tocan el timbre y una vecina me pregunta si ya sé lo que andan haciendo mis hijas y la amiguita. Y yo, pues jugando. Cual no sería mi sorpresa al enterarme que andaban pidiendo dinero a los vecinos para comprar dulces en la panadería. Sólo de acordarme se me pone la cara roja de vergüenza. Lo peor es que varios de los vecinos ya les habían dado unas monedas para cuando me enteré. Primero que nada fui a recoger a las chamacas, y luego llamé a la mamá de la amiguita. No quería que se fuera a enterar por terceras personas. Ella reaccionó igual que yo, roja de vergüenza. Despues del regaño, vino el castigo: devolver el dinero y pedir disculpas. Obviamente jamás se les ocurrió volver a pedir dinero a nadie…

– Cortarse pelo en casa de amiguita. Y así como mi vecina recibió mi llamada con la travesura de su hija, yo recibí una igual unos meses después. La mamá solo me dijo con voz entrecortada que debía ir inmediatamente por mis hijjas a su casa. Así lo hice y sorpresa! Mis hijas y su amiguita se habían cortado el pelo. Pero no un poquito y de atrás sino del fleco y todo (al ras de la cabeza)! La amiguita tenía el pelo hasta la cintura y mi vecina estaba que no podía ni hablar, lo que mas le preocupaba es que había regañado muy fuerte a mis hijas y que la fiesta de entrada a la escuela primaria era en un par de semanas y no alcanzaría a crecerle algo decente. Mi hija menor y la  amiguita estaban en el jardín de niños pero la mayor estaba en primaria y ya había hecho travesuras similares con tremendas regañadas, así que mi coraje era mayor con ella que no evitó la tragedia. En fin, el pelo creció y la amistad entre las niñas ni entre las mamás se vio afectada. Gracias a Dios fue la última vez que se cortaron el pelo ellas solas 😉
Robar juguete de vecina. Laura es una vecinita, hija única y compañera de clase de Victoria. Un día fuimos invitados con otras familias a celebrar el cumpleaños de su papá en su casa. Como acostumbra, Laura puso su colección de ‘Schleich‘ (unas figuras de plástico duro muy caras) en todo el pasillo principal. Los niños jugaron toda la tarde mientras los adultos platicaban animadamente. Por la noche Laura empezó a buscar una princesa en particular que no encontraba. Todos ayudaron en la búsqueda incluso en el jardín sin resultado. Más tarde nos fuimos a casa y todo normal. A la noche siguiente al darles las buenas noches noté a Victoria nerviosa y no recuerdo cómo apareció el tema de la princesa perdida y Victoria me dice ‘si, es como esta que me regaló Nele’ (otra amiguita). Y yo, eh? Obviamente después de un difícil cuestionario, la pequeña tuvo que delatar a la mayor y Victoria sólo se echo a llorar! Uffff…. Para vergüenzas tiene uno. Al igual que el dinero pedido a los vecinos, su mayor castigo fue ir a devolver el juguete personalmente al día siguiente. Tom y yo también nos disculpamos con los vecinos y gracias a Dios no pasó a mayores y la amistad continúa entre niñas y adultos 😉
– Tirar leche en rincón. Desde que mis hijas aprendieron a comer, aprendieron que se debían comer todo lo que se les sirviera y lo mismo para la bebida. Con el tiempo he ido añadiendo un poco a sus platos y vasos, pero siempre en medidas proporcionales a su edad. Siempre pueden servirse más si lo desean, pero la regla es la misma: comerse todo lo servido. Ha habido etapas en las que repelan más y justo cuando Victoria tenía dos o tres años teníamos muchos problemas para que se tomara su vaso de leche a la hora de la cena. Algunas veces era insistir e insistir, otras veces llegaba a la cocina con el vaso vacío. Pero oh sorpresa! Un día al aspirar la alfombra de la sala, y mover la cortina de un rincón encontré un montón de pedazos duros de pan y la alfombra enmohecida. Victoria había encontrado un lugar donde tirar sus restos de cena y leche! No estoy segura cuántas veces lo hizo ni cuanto tardamos en descubrir su truco, seguro una o dos semanas pero ese fue su ultima vez!  Obviamente eso no me quitó lo estricta ni eliminó la regla de comerse todo. Simplemente me puse más abusada y ya no ha vuelto a pasar algo similar, gracias a Dios!

Y al igual que todos los niños del mundo han pintado paredes, cogido dulces o galletas a escondidas, se han embarrado de crema o maquillaje, han tirado todo el rollo de papel en el sanitario, han tomado cosas sin permiso y mil travesuras normales y cotidianas.

Es parte de su infancia y parte de nuestro aprendizaje como padres. Risas, corajes, sorpresas y regaños que han llenado nuestra vida de alegrías y dolores de cabeza. Una etapa que como dije al principio poco a poco llega a su fin, ya vendrán otras alegrías y espero no tantos dolores de cabeza con la adolescencia. Por el momento seguimos disfrutando su infancia en etapa de descubrimientos, experimentos y nuevas experiencias.

A %d blogueros les gusta esto: