El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Idiomas"

¡Viva México!

Llevo 15 años gritando Viva México el 15 de septiembre, día de la independencia mexicana, fuera de mi patria! Casi todos los años he tenido oportunidad de gritarlo en algún evento organizado por la embajada o por un grupo de mexicanos que no quieren pasar el día desapercibido. Este año no fue la excepción y a falta de fiesta nacional en Hamburgo, me reuní con algunas amigas en un restaurante mexicano a celebrar nuestra identidad mexicana, cantando, comiendo y bailando como buenas embajadoras en este país.

Muchos piensan que con el paso de los años uno se olvida del español, o se “hace más” de la cultura del país donde se vive, pero en mi caso he pasado por diversas fases que me han hecho valorar mucho más mis raíces. Recién llegué quería aprender el idioma, después con el trabajo me preocupé por hacer contacto con colegas, llegaron las niñas y quería conocer a las mamás de las amigas de mis hijas y hace 3 años me concentré en aprender el alemán de una vez por todas.

En todos estos años no me olvidé de mis raíces pero creo que le quise dar más importancia a lo alemán para facilitar mi integración y adaptación a la cultura alemana. Hoy, a 15 años de haber llegado a Alemania, me siento más mexicana que nunca y grito con todas mis fuerzas:

¡Viva México! porque me vio nacer y me dio valores, costumbres y tradiciones que llevo en el corazón y que me identifican como mexicana a donde vaya. Un país maravilloso lleno de naturaleza, paisajes y tesoros que enamoran a quien lo visita. Bien dicen que como México no hay dos, y estoy orgullosa de haber nacido en el país más bello del mundo.

¡Viva su cultura! El día de muertos, las posadas navideñas, las fiestas patrias y el amor a la Guadalupana. Tradiciones que comparto con amigos, vecinos y alumnos. No hay evento internacional en donde no me ponga un traje regional, una pieza de joyería auténtica mexicana o lleve una bolsa bordada por manos indígenas. No tendré la piel morena pero nadie duda que sea mexicana!

¡Vivan sus colores! Sí, esos colores brillantes y llamativos que decoran las artesanías mexicanas, resaltan en su comida típica y forman parte de mi hogar, mi vestimenta y mi vida diaria. Sobretodo en un país donde los días son grises y nublados, los colores iluminan mi día a día aunque no salga de casa.

¡Vivan sus sabores! No hay comida más rica que la mexicana, y además de hacerla en mis cursos de cocina, la preparo para invitados en cuanta oportunidad se presenta. Eso sin contar que en nuestro refrigerador siempre hay frijoles refritos, tortillas de harina y salsas picantes. Pan negro? No, gracias! Mis hijas prefieren (al igual que yo) unas quesadillas o unas tostadas con frijoles y queso.

¡Vivan sus olores! Empezando el año con la rosca de reyes y terminándolo con el pan de muertos en Noviembre, la casa siempre huele a México. Si no es pan, son hojarascas, sopes, frijoles charros o tortillas recién hechas. Es increíble como nuestros recuerdos están ligados al olfato y el olor a México me hace recordar la casa de mis padres, la de mis abuelos e infinidad de eventos felices de mi infancia y juventud.

¡Viva su idioma! Acaso hay un idioma más bello que el español? Mis hijas lo han aprendido sin darse cuenta y yo lo enseño a jóvenes y viejos en este país. Sea por estudios, para vacaciones o por placer, el español se ha convertido en mi fuente de ingresos y soy feliz compartiendo un poquito de mi identidad mexicana en el salón de clases.

¡Viva su gente! Sobretodo aquellas personas que al igual que yo han migrado a este país y se han convertido en mi nueva familia. Mi vida no sería la misma sin el contacto con mujeres mexicanas que comparten los mismos sentimientos y emociones que yo, al estar fuera de nuestra patria querida. Con ellas canto, bailo, río y lloro. Curioso que en estos 15 años mis mejores amigas siempre han sido mexicanas, algunas se han ido y otras han llegado recientemente, pero el amor por México siempre nos une a miles de kilómetros de él.

Sí, soy alemana pero jamás dejaré de ser mexicana. Estoy integrada, hablo alemán y sigo las costumbres de este país. He aprendido a cambiar o adaptar algunas cosas para fines prácticos y facilitar la vida en este país, pero mi esencia mexicana se conserva e incluso se ha fortalecido con el paso de los años. No sé si en México me vestiría de china poblana o haría piñatas, pero aquí he aprendido que mi cultura es valiosísima y la comparto con mucho gusto. Y es que no es difícil convivir con las dos culturas, solo es cuestión de aprender.

Como se lo dije a un par de conocidos en una reunión que me preguntaban al respecto: “es posible integrarse sin dejar de ser “mexicanos, turcos o chinos”, respetando el país donde se vive y transmitiendo nuestros valores a los nuestros podemos ser felices. Pero no hay que confundir y exigir del país donde vivimos que cambien su cultura por la nuestra. Por ejemplo, en los cumpleaños de mis hijas siempre ha habido una piñata y los invitados han aprendido nuestra tradición… pero no puedo exigir ni esperar que en el jardín de niños o en la escuela, implementen esta tradición solo porque tienen un par de alumnas mexicanas. Al jardín de niños llevo el pastel y mis hijas celebran como los alemanes y en casa, celebramos a la mexicana :). Lo mismo sucede con el idioma hablado en casa y fuera, con valores o festividades, etc.

Mi amor por México es infinito y quiero que mis hijas lo amen tanto como yo aunque no hayan nacido ni crecido allá. Eso solo es posible si lo viven en casa a través de tradiciones, sabores y costumbres. Creo que voy por buen camino porque mis hijas nunca se han avergonzado de hablar español ni de vestirse de chinas poblanas, y poco a poco se sienten orgullosas de tener dos patrias 🙂 Así como yo! Orgullosamente alemana y mexicana!

Viva México!!! en Alemania!

IMG_7072

 

Anuncios

Aprendiendo con Babbel

Ya lo decía alguien por ahí: La vida es muy corta para aprender alemán! Incluso Mark Twain dijo que una persona puede aprender inglés en 30 horas, francés en 30 días y alemán en 30 años. Yo ya llevo la mitad!!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De haber sabido lo que me tardaría en aprender el idioma alemán y que nunca llegaría a gustarme, tal vez no me hubiera casado o al menos no me hubiera venido a vivir aquí! (*es broma*) Pero qué difícil es este idioma… tal vez mi mayor error no fue aprenderlo bien desde el principio y ahora es más difícil corregir mis errores y vicios.

Como saben, el 2015 lo dediqué a estudiar un curso de B2 y saqué buena nota en el examen el año pasado. Lo cual no quiere decir que domine el idioma o que me sienta segura al escribirlo. Este año quería seguir estudiando (nivel C1) pero no hay cursos de ese nivel en la ciudad donde vivo, así que decidí probar la famosa APP llamada Babbel.

Uno de mis alumnos universitarios de español me sorprendió en su examen final (oral) con una pronunciación casi perfecta y mucha soltura, así que al final me confesó que eso se lo debía a Babbel. Mmmm, no me quise quedar con la duda y decidí probarlo por mí misma, obviamente no para aprender español sino alemán!

Babbel es una aplicación “E-learning” para aprender hasta 14 idiomas diferentes. Es de origen alemán y tiene poco menos de 10 años en el mercado, no es gratuita pero considero que es barata para lo que se puede aprender. El método de pago es por periodos de tiempo, sea 1 mes, trimestre, semestre o un año, bajando el costo promedio por mes si se compra por un periodo mas largo. En promedio cuesta 5€ por mes.

Para conocer el sistema, decidí empezar desde 0 y así practicar lo básico. Cada usuario puede decidir cuánto tiempo invertir por día en la aplicación, y el avance se graba de tal forma que puedes variar entre la laptop, el teléfono móvil o la Tablet. El sistema está dividido en los siguientes módulos :  (independientemente del idioma elegido)

  •  cursos para principiantes
  •  cursos intermedios
  •  gramática
  •  en el trabajo
  •  comprensión y expresión oral
  •  comprensión y expresión escrita
  •  gente y cultura
  •  cursos especiales
  •  palabras y frases

En cada módulo hay entre 4 a 6 submódulos, que cuentan a su vez con 15-20 lecciones, y cada lección tiene entre 8 a 12 ejercicios ya sea de escritura, repetición oral (si se tiene micrófono) o comprensión auditiva. Para que se den una idea, en un mes he completado apenas el modulo de principiantes y parte de los cursos intermedios, invirtiendo de 4 a 5 horas semanales. Si tuviera más tiempo libre, me encantaría avanzar más rápido 😉

Estoy encantada con la aplicación porque por primera vez aprendo alemán desde la perspectiva del español, situación que ha facilitado la comprensión de muchas cuestiones de gramática, pronunciación y entonación. Toda la vida había estudiado alemán en libros que no tienen traducción ni explicación en español y los profesores no podían explicarme en mi idioma porque tienen alumnos de 20 nacionalidades diferentes. Curioso? Sí! Yo misma me asusté al descubrir que hay dos tipos de ‘s‘ en alemán y yo todo lo pronunciaba como ‘s’ fuerte sin diferenciar la “s” sonora.

Increíble que después de 15 años descubra errores y problemas que ni siquiera sabía que existían. Mi marido me dice que se acostumbro a ellos y ya no me corregía para no deprimirme.  Y ahora me cuesta el doble de trabajo corregirlos, pero no pierdo la esperanza… Babbel me está ayudando bastante!

Otra de las partes interesantes de esta aplicación es el sistema de repaso, donde se lleva un inventario del vocabulario (palabras o frases) aprendido y te motiva a repasarlo hasta 6 veces, marcando cuantas veces has practicado cada palabra. Se puede repasar con tarjetas, escribiendo o hablando.

Como si fuera poco, el sistema hace mucho hincapié en la parte cultural y explica tradiciones, platillos típicos, modismos y dialectos al mismo tiempo que se aprende el idioma. Los ejercicios y diálogos están basados en situaciones reales y prácticas de la vida diaria en Alemania, que para mí ya son conocidos por tener tanto tiempo aquí, pero para alguien recién llegado o que no viva acá serían de gran utilidad.

Creo que no hay sistema perfecto, y como en todo, esta aplicación tiene áreas de oportunidad, pero definitivamente es hasta ahora la mejor herramienta que conozco para aprender en línea y de forma individual.

Todavía me faltan muchos módulos en alemán y quería aprender un poco de italiano para nuestro próximo viaje a Roma en octubre, pero veremos si me alcanza el tiempo ya que parece poco pero son cientos de ejercicios que requieren más tiempo del que uno imagina.

Así que si quieren aprender alemán o mejorar lo que ya saben, no duden en probar esta aplicación. Si mal no recuerdo hay posibilidad de probar una semana gratis, así pueden ver si es un sistema apropiado para ustedes. Para mí, sí que lo es!

Las aplicaciones en el teléfono celular o tableta se encuentran bajo el nombre de Babbel y en internet la página es http://www.babbel.com

Suerte!

Inscripción a Secundaria – versión 2.0

Nuestra hija mayor entró el año pasado a la secundaria, y este año repetiremos lo mismo para la menor. Aunque un año de diferencia parece poco y uno cree que el proceso de inscripción debería ser igual porque va a entrar a la misma secundaria, nos encontramos con algunas diferencias que me obligaron a escribir este post.

Para empezar en la lista de documentos a presentar, esta vez no hubo “recomendación” de parte de la escuela porque el año pasado fue eliminada en nuestro estado (Niedersachsen). Dicho documento indicaba el tipo de secundaria (Gymnasium, Realschule o Hauptschule) que los maestros consideraban “ideal” para el alumno. Al final del día, la decisión final la tomaban los padres de familia pero este documento podía complicar un poco las cosas en caso de no estar inscrito en la secundaria recomendada y no cumplir las expectativas de dicha institución.

IMG_2264

En fin, cosas burocráticas que no termino de entender y que dieron lugar a otro documento llamado “Protocolo de dos pláticas con los padres de familia”, en el cual el profesor titular llena a detalle una lista de aspectos que el alumno tiene o no. Además, al eliminar la “recomendación” la entrega de calificaciones finales ya no se tiene que adelantar ni presentar a la hora de la inscripción de secundaria. Así que Catalina tendrá clases normales, exámenes y tareas hasta el último día de clases como cualquier alumno de primaria. El año pasado Victoria recibió las calificaciones finales 5 semanas antes de salir de vacaciones!

Otro pequeño pero significativo cambio fue el formulario de inscripción. En la entrada relacionada a la inscripción de Victoria pueden leer los datos generales que se piden en este formulario. Al igual que el año pasado, este año se tendrá un solo salón de español por lo que aquellos que elijan español como segundo idioma extranjero tienen que elegir una segunda opción (francés o latín) porque es mucha la demanda y sólo hay 30 lugares por lo que se lleva a cabo un sorteo. El año pasado puse como aclaración que Victoria tenía español como lengua materna por que me habían dicho que tendría mayores posibilidades de obtener español. Pero como ya les escribí antes, dicha aclaración sirvió de poco y entró a francés con su mejor amiga que también quería español.

La suerte (buena o mala) me hizo ver las ventajas de aprender un 4to idioma y este año convencimos a Catalina para que eligiera francés desde un principio y evitar el sorteo que por experiencia nada más había alargado la decisión porque nos enteramos un día antes de entrar a la escuela. Para nuestra sorpresa este año el formulario incluía una pregunta adicional: el alumno tiene madre o hermanos que hablen español?

IMG_2263

 

Al parecer este año si tendrán prioridad los niños que tengan español como lengua materna y también aquellos cuyos hermanos ya aprenden  español en secundaria. Pase asegurado al grupo de español… y el francés? Otra vez le dimos vueltas y vueltas al tema, sobretodo porque todas las compañeras de primaria de Catalina que también entrarán a esa escuela eligieron español, aunque seguramente no todas obtendrán un lugar y estarán en francés como segunda opción.

Después de mucho pensar nos quedamos con la opción del francés. Primero porque Catalina no tiene ningún problema aprendiendo inglés, y seguramente el francés no se le hará tan difícil. Segundo, porque el español ya lo sabe y un cuarto idioma es definitivamente una ventaja en este mundo globalizado. Además, queda la opción de estudiar español a partir de la 10ma clase. Tercero, porque Victoria ya está en el grupo de francés y quisieramos darles las mismas oportunidades a las dos. Y por último, porque Catalina estaba convencida de lo positivo de un idioma nuevo a pesar de que tal vez no esté con sus amiguitas en el mismo salón.

En dos meses sabremos la suerte de las amiguitas y si quedaron en el salón de español como deseaban o tienen que conformarse con el francés. Y si están en francés si quedan en el mismo grupo que nuestra hija. Tanto mi marido como yo confiamos en haber tomado la mejor decisión pero sólo el tiempo nos lo dirá. Por mientras nuestras hijas empiezan un curso intensivo de español de dos meses, que es el tiempo que estarán mis papás en casa 🙂

Y poco a poco la nostalgia me invade porque nuestra pequeña dejará la primaria justamente en un mes y ya no tendré niñas sino adolescentes… porque aunque siguen siendo pequeñas, ese salto “prematuro” a la secundaria con 10 años las hace sentirse grandes y todas unas “teenagers” aunque no lo sean! Dios me agarre confesada, jiji!

IMG_0302

Fan de los audiolibros!

Desde hace varios años soy usuaria regular de la biblioteca local, a donde procuramos ir mínimo una vez al mes. Cuando conocí la biblioteca las niñas estaban en el jardín de niños así que comenzamos con la tradición de sacar libros infantiles, cuentos y muy de vez en cuando un DVD para ver en familia. Con el tiempo el tipo de libros fue cambiando y empezaron a sacar también audio-libros con historias de acuerdo a su edad. Por mi parte yo sacaba alguna novela en español o inglés. Leer en alemán nunca ha sido mi fuerte, así que pasaba de largo.

Pero el año pasado cuando empecé mi curso de alemán decidí imitar a las niñas y sacar algunos audio-libros (en alemán) para mí. Nuestras hijas los escuchan antes de dormir o mientras recogen su recamara, en cambio yo comencé a escucharlos en el carro. Rápidamente me volví fan o adicta a esta forma de “leer” y hoy en día extraño cuando no tengo un CD en el coche.

IMG_1809

En un año con esta práctica he sacado más de 20 audio-libros de todo tipo, desde novelas policiacas a comedias o simplemente historias románticas. Casi todos incluyen de 5 a 6 CDs y tardo de una semana a dos en escucharlo todo. Mis trayectos en carro son cortos y cuando voy con las niñas o tengo que concentrarme en buscar una dirección nueva, prefiero poner música para no perder el hilo de la historia.

Es impresionante la cantidad de ventajas que he encontrado en este “hobby” y se las comparto para ver si quieren intentarlo, de haber sabido lo mucho que me gustarían y ayudarían hubiera empezado desde hace muchos años a escucharlos.

  • Ampliar vocabulario. A pesar de no tener un diccionario a la mano como sucedería con un libro impreso, se puede deducir el significado de una palabra nueva con el contexto que la acompaña. No sólo he aprendido palabras sino modismos y dichos en alemán que enriquecen mi vocabulario diariamente 🙂
  • Reconocer diferentes acentos. En un ejercicio del programa que tengo para aprender alemán me pedían identificar 10 acentos de las diferentes regiones del país y a duras penas pude identificar uno o dos. Con los audio-libros he aprendido como se habla en Colonia, en Berlín y por supuesto en Bavaria. Es muy divertido identificar los acentos y qué mejor que aprenderlos desde la comodidad de nuestro hogar sin tener que viajar de norte a sur y de este a oeste del país.
  • Aprender historia del país. La mayoría de los libros que he escuchado son de ficción, pero como bien saben en muchos de ellos se manejan fechas, eventos y sucesos de la historia real. Recientemente escuché una novela que hacía referencia a una forma peculiar de escapar de Alemania del Este: por barco a través del mar Báltico. Eso no lo sabía y me pareció muy interesante. No cabe duda que todos los días se aprende algo nuevo 🙂
  • Disfrutar las voces. Una cosa que encuentro fascinante es el poder leer un libro con diferentes voces para simular a una mujer mayor, a un joven, a un extranjero como Hercules Poirot o a un niño. Hay algunos libros que son leídos por varias personas pero la mayoría son leídos por una sola que juega con su voz para que podamos identificar en los diálogos quién es el que habla. Realmente un gran talento que no tiene cualquiera.

IMG_0143

  • Divertirme. Al principio me concentraba en sacar historias policiacas (Agatha Christie, John Grisham, etc.) pero desde hace unos meses he decidido escuchar historias más alegres y divertidas. Me encanta reírme sola mientras conduzco e imaginarme las escenas tan originales que a veces hasta me sacan lágrimas de risa. No dicen que reír es saludable? Pues escuchar historias de personas comunes y corrientes que son contadas de forma divertida, es la mejor medicina para un día de estres y mucho trabajo.

Muchas de estas ventajas se tienen también al leer libros impresos en idiomas extranjeros, pero como el tiempo no me alcanza y también soy fan de algunas series televisivas, ésta ha sido la mejor forma de combinar ambas aficiones: escucho audio-libros en mi camino al trabajo, supermercado o médico y veo mis “crimis” por la noche.

En la biblioteca local tienen muchísimos y cada dos semanas voy por uno nuevo. La sección de audio-libros infantiles y juveniles está creciendo y mis hijas siempre encuentran algo nuevo. Creo que es una buena costumbre y si no hubiera sido por ellas, no la hubiera descubierto 😉

Por otra parte, en la página de internet de la biblioteca también se pueden “rentar” libros y audio-libros para dispositivos móviles. Eso es todavía algo que tengo que probar porque no sé si tengo que estar conectada a internet para escucharlo. Mientras seguiré con los CDs y sacando provecho de este gran pasatiempo que me divierte, enseña y apasiona 🙂

Meta cumplida!

El año pasado tomé el curso de alemán avanzado B2 como se los comenté en una entrada del pasado febrero y para comprobar lo aprendido, el jueves pasado (parte escrita) y el viernes (parte oral) presenté la prueba del Instituto Goethe.

Los resultados tardarán tres o cuatro semanas en llegar, pero puedo decir “Misión cumplida” porqué mi propósito de estudiar y obtener un certificado se hicieron realidad. Qué tan buena o regular será la nota se los compartiré el próximo mes, pero puedo adelantarles que tendré mi certificado ya que sólo se requiere el 60% para conseguirlo y tan mal no me fue.

goethe

Ahora bien, estoy satisfecha? Para ser sincera no. Como decimos en México, pasaré el examen de “panzazo” y eso no era lo que yo quería. Las razones? Varias… entre ellas que el segundo semestre tuvimos un profesor no tan bueno como la del primer semestre, y no le dediqué el tiempo necesario porque mi motivación bajó demasiado. Además, me dí cuenta que eliminar vicios y malos hábitos gramaticales es mucho más difícil de lo que creía.

Así que aprovechando que empieza el año 2106, agregaré dos propósitos más a mi lista:

  • seguir estudiando para tratar de corregir esos vicios gramaticales
  • perder el miedo a escribir. Una de mis metas de tomar el curso B2 era mejorar mis habilidades escritas en alemán, pero no la logré. Así que a partir de la próxima semana, todos los días escribiré un pequeño texto que mi marido tendrá que corregir.

Curiosamente, la necesidad hizo que perdiera el miedo a hablar cuano apenas tenía un par de años aquí y todos dicen que hablo mucho, pero si me tuvieran que corregir la gramática no podría hablar tres palabras seguidas sin una interrupción y no estoy exagerando. Al hablar las terminaciones se disimulan y si la otra persona se concentra en el mensaje a comunicar, no puede detenerse a analizar cada palabra que se escucha.

A la hora de escribir y leer, es imposible disimular los errores y peor aún, al quedar escritos se notan mucho más. Así que me he acostumbrado a que mi marido escriba las cartas oficiales y siempre ha corregido cada uno de mis correos electrónicos a colegas. Ya va siendo hora (después de tantos años) de que me ponga las pilas.

Es mucho más difícil de lo que imaginaba y me va a costar muchísimo tiempo y dedicación, pero quiero eliminar esos vicios y horrores lo antes posible y de una vez por todas ser capaz de escribir una carta como Dios manda.

Nunca pensé arrepentirme de no haber estudiado alemán en un principio, pues haber tomado la oportunidad de un empleo bien pagado aunque fuera en inglés parecía maravillosa. Ahora me doy cuenta que debí haberme concentrado más en aprender el idioma, porque corregir lo “mal aprendido” es mucho más difícil.

Pero como bien dicen, el “hubiera” no existe y no sirve de nada llorar ni arrepentirse. No queda más que enderezar el camino y aunque tarde, dedicar tiempo a este idioma que no quiero llegar a odiar y que es parte de mi vida cotidiana quiera o no.

Lo dejo por escrito para que a finales de este año pueda comprobar si cumplí o no mis propósitos y por otra parte, he convencido a mi esposo de que aunque tarde, corrija cada uno de mis artículos, declinaciones y malas conjugaciones al hablar. Es estresante pero necesario. Sin su apoyo, no podré lograr mi meta y tenemos que ser p a c i e n t e s!

Así que a seguir cumpliendo metas, que esto de aprender un idioma parece nunca acabarse! Y si a alguien le sirve el consejo, aprendan el idioma bien y recién llegando a este país, porque como pueden ver eso de “aprender de oído” ayuda a sobrevivir, pero no es lo ideal.

 

Diferencias entre jardín de niños, primaria y secundaria

Cada etapa escolar es diferente y con mis hijas voy aprendiendo lo que significa cada una de ellas aquí en Alemania. Algunas cosas son similares a México y otras completamente distintas. Nuestra hija mayor ha entrado a la secundaria este verano y qué mejor oportunidad para hacer un análisis de lo que ha ido cambiando con las diferentes instituciones que ha visitado. En el “Gymnasium”, secundaria donde esta mi hija, cursará de 5to a 13er grado, es decir abarcará también lo que en México se llama Preparatoria y que vienen siendo los últimos 4 años aquí. Todavía me falta mucho hasta entonces, y seguramente en su momento escribiré lo que significa pasar a la 10ma clase donde no cambian de escuela pero sí de formato de clases.

Como siempre, lo que aquí les comparto puede variar de región a región en el país pero trataré de escribir lo más común y que en la mayoría de los Estados Federados aplica, basándome en mi propia experiencia.

  • Número de alumnos:
    • Jardín de niños: Los grupos tienen aproximadamente 25 niños entre 3 y 6 años de edad. En el que asistieron nuestras hijas había 3 grupos.
    • Primaria: Nuestra primaria es pequeña y normalmente sólo hay un grupo por grado de máximo 26 niños. Desde el año pasado se han inscrito más niños a primero, así que ha sido necesario abrir dos grupos de 14 niños. De tal forma que en total estamos hablando de 100 niños entre 6 y 10 años en toda la escuela.
    • Secundaria: En la secundaria de nuestra hija, cada grado tiene entre 5 y 6 clases/grupos de aproximadamente 30 alumnos, lo que da un total de poco más de 1200 alumnos entre 10 y 20 años de edad en toda la escuela. En otras secundarias (Realschule, IGS, etc.) también se manejan grupos de aproximadamente 30 alumnos.
  • Número de educadores/profesores:
    • Jardín de niños: Dos educadoras por salón. La mayoría son mujeres pero ya he visto en algunos jardines educadores varones 🙂
    • Primaria: Un profesor tutor por clase que casi siempre imparte dos materias. Para el resto de las clases se tienen a los maestros de los otros grados, así que en general tienen un máximo de 4 profesores en la semana. Cabe aclarar que el tutor es el mismo los 4 años de primaria!
    • Secundaria: Dos profesores tutores (una mujer y un hombre) por clase que normalmente imparten alemán o matemáticas combinando con otra materia. En el resto de las clases tienen otros maestros, con un promedio de 8 diferentes durante la semana.
  • Distancia y transporte:
    • Jardín de niños: Tienen que ser llevados por un adulto ya sea a pie, en bicicleta o coche. En nuestro caso queda a dos cuadras de casa.
    • Primaria: Pueden irse a pie o en bicicleta y sólo los que viven en pueblos muy retirados se van en autobús público/metro o son llevados por sus padres. En nuestro caso está al lado del jardín de niños, es decir a dos cuadras. Es casi normal que los niños se vayan solos o con algún vecinito desde el primer grado.
    • Secundaria: La norma es irse en autobús/metro o bicicleta si el clima lo permite. Si tienen mucha suerte y su casa queda cerca, pueden irse caminando. Cabe aclarar que los autobuses son públicos, es decir, no son autobuses exclusivos de la escuela y la tarjeta mensual es gratuita para estudiantes.
  • Horario:
    • Jardín de niños: por la mañana se puede llegar entre 8 y 9 de la mañana y a mas tardar a las 12 deben recogerse. Para los padres que trabajan y así lo desean, pueden llevar a los niños desde las 7:30 y recogerlos a la 1 sin costos adicionales. El horario es un poco flexible y lo importante es estar en el salón a las 9 para cantar juntos y posteriormente desayunar. Hace un par de años ampliaron el horario de la tarde (Hort) hasta las 4, donde también se pueden quedar los niños de la escuela primaria que está a un lado y se paga una cuota por día que incluye la comida.
    • Primaria: el horario en nuestra primaria del barrio es de 8 a 11:40 en 1ero y segundo pero se pueden quedar hasta las 12:50 con una persona que los cuida y en ese tiempo normalmente juegan afuera o hacen manualidades. En 3ero y 4to año el horario es de 8 a 12:50. Como lo expliqué en el punto anterior, si se requiere pueden quedarse en el Hort hasta las 4 de la tarde pagando extra.
    • IMG_2879

      Horario de primaria

    • Secundaria: el horario es de 8 a 13:20 en 5to año y con el paso de los años el horario se irá ampliando hasta las 4 de la tarde. Para los más pequeños que todavía no tienen la carga completa pueden quedarse en la escuela en lo que llaman AGs también hasta las 4. Hay una cafetería donde cada alumno paga lo que consume.
IMG_0075_2

Horario de secundaria

  • Desayuno:
    • Jardín de niños: como se tenía una pausa para desayunar en grupo, las niñas se acostumbraron a desayunar en el kinder lo que les empacaba: pan con embutidos, fruta, yogur o galletas. Prohibido llevar nutella o productos no sanos o con chocolate (?)
    • Primaria: como la pausa larga es a media mañana, desayunan pan tostado o cereal en casa y para el recreo llevan fruta, galletas o quesadillas. No les gusta llevar pan como los niños alemanes 😦
    • Secundaria: seguirá como en la primaria pero el desayuno será un poco más temprano porque el autobús pasa a las 7:15 am.
  • Número de materias/asignaturas:
    • Jardín de niños: No hay clases de nada ni tareas. Sólo van a jugar, cantar, pintar y socializar. En el último año de jardín empiezan a trabajar con números y letras pero no se deja tarea.
    • Primaria: Las clases en nuestra escuela son alemán, matemáticas, arte, música, ciencias, religión, deporte y a partir de 3er año inglés.
    • Secundaria: Las clases son alemán, matemáticas, arte, música, biología, física/química, geografía, historia, religión, deporte, inglés y a partir de 6to año un 2do idioma extranjero.
  • AG (clases extras/opcionales):
    • Jardín de niños: No existen.
    • Primaria: Hay posibilidad de elegir una clase los lunes en la 5ta hora (de 12 a 1) que puede ser ajedrez, fútbol, manualidades, cocina o computación. Normalmente son impartidas por padres de familia voluntarios. En los primeros dos años es opcional, en 3ero y 4to es parte del horario normal de clases pero no tiene calificación.
    • Secundaria: Hay posibilidad de elegir clases de lunes a jueves (un sólo día o varios) en la 7ma y 8va hora (de 13:50 a 15:20) que puede ser desde ayuda en las tareas, ajedrez, coro o jardínería hasta teatro, manualidades, natación, etc. No tienen costo adicional.
  • Número de clases y pausas:
    • Jardín de niños: No hay clases y normalmente se divide la mañana en actividades en el interior y otras en el exterior, independientemente del clima. Tienen una pausa para desayunar en grupo.
    • Primaria: En 1ero y 2do tienen cuatro clases de 45 minutos por día, que en 3ero y 4to aumentan a 5. Tienen dos pausas de 5 minutos y una de media hora donde es obligatorio salir al patio. Pueden ver el horario en la foto de arriba.
    • Secundaria: En 5to año tienen 6 clases de 45 minutos por día, que casi siempre están agrupadas en horas dobles (1 hora y media). Cada año irá aumentando hasta tener un máximo de 10 clases de 45 por día en los últimos grados. Después de cada dos clases (de 45 minutos), tienen una pausa de 15 minutos y si se quedan a comer en la escuela, tienen media hora para hacerlo.
  • Salón de clases:
    • Jardín de niños: Durante los 3 años se quedan en el mismo salón, los mayores se van a la escuela al cumplir los 6 años y entran otros de 3 años para completar el grupo.
    • Primaria: Algo que me llama mucho la atención es que los cuatro años de primaria se quedan en el mismo salón, y al final de cada año escolar se cambian las sillas y mesas, ya que son de diferentes tamaños dependiendo de la edad/tamaño de los niños.
    • Secundaria: En la secundaria de nuestra hija acaban de construir un edificio nuevo que está reservado sólo para los grupos de 5to y 6to año, lo cual me parece perfecto porque son los más pequeños y eso de coincidir en pausas con los de jóvenes de 18 años no me causaba gracia. Por supuesto que no están obligados a quedarse en el patio de ese edificio pero al menos están un poco separados. Tienen un salón “de planta” donde reciben la mayor parte de las clases, pero para química, biología, arte y música tienen que moverse a laboratorios o salones especiales. Dicho salón de planta, cambia cada año escolar.
  • Tareas:
    • Jardín de niños: No hay tareas.
    • Primaria: La cantidad de tareas va aumentando con el grado, pero aún en cuarto no superaron la media hora y básicamente son de alemán y matemáticas. Los viernes y días antes de festivos no se dejan tarea.
    • Secundaria: He escuchado que el nivel de estrés por tareas y exámenes es mucho mayor al de primaria y en este nivel si acostumbran dejar tareas el fin de semana. Hasta ahora nuestra hija invierte aproximadamente una hora en hacer sus tareas.
  • Comunicación con los padres:
    • Jardín de niños: Se entregan circulares impresas con avisos importantes directamente a los padres cuando van a recoger al niño a mediodía. En el último año se colocan dichas circulares en la mochila del niño. Además, se tienen un pizarrón en la entrada con algunos avisos.
    • Primaria: Se entregan circulares impresas con avisos importantes a los niños y normalmente tiene que regresarse un talón con la firma de los padres, para asegurarse de su entrega. En nuestro caso en la clase de nuestra hija mayor, los padres de familia de la mesa directiva mantenían comunicación electrónica para avisarnos de reuniones o para decidir quién lleva qué a algún evento. El profesor de nuestra hija menor es más joven y nos envía un correo electrónico de vez en cuando. Para avisar que un niño esta enfermo se tiene que llamar directamente a la escuela. La escuela tiene página de internet informativa y no interactiva con los padres o alumnos.
    • Secundaria: Se entregan circulares impresas con avisos importantes a los niños y normalmente tiene que regresarse un talón con la firma de los padres, para asegurarse de su entrega. Además, se publican avisos importantes o documentos como formatos de inscripción en el portal de la escuela y los alumnos reciben una dirección electrónica de la escuela con la cual pueden escribir a sus profesores.
  • Calificaciones:
    • Jardín de niños: No existen.
    • Primaria: Sólo hay calificaciones semestrales en 3er y 4to grado, los primeros dos años sólo se recibe un reporte escrito sobre el desempeño del niño. Inglés se califica sólo en 4to grado. Las notas van de 1 a 5 donde el 1 es la mejor. Se tienen que firmar y entregar al inicio del siguiente semestre.
    • Secundaria: Se entregan semestralmente y las notas siguen siendo de 1 a 5.
  • Idiomas:
    • Jardín de niños: En algunos casos se ofrecer inglés por las tardes, pero son ofertas independientes al jardín de niños. En nuestra ciudad existe un jardín de niños internacional donde se puede inscribir al niño en un grupo de español o inglés, en las ciudades grandes este tipo de jardines es más común y conocido.
    • Primaria: Inglés a partir de 3er año.
    • Secundaria: Inglés a partir de 5to año y un segundo idioma extranjero a partir de 6to año.
  • Útiles escolares y libros:
    • Jardín de niños: No se piden útiles ni se utilizan libros. Colores, hojas y material se proporciona en el jardín de niños y al final de cada año se nos entrega un legajo con todos sus dibujos y trabajos manuales.
    • Primaria: se pide una lista de útiles bastante razonable y en muy pocos casos se menciona alguna marca particular. Los libros de texto se pueden comprar o rentar y solo los libros de trabajo se tienen que comprar.
    • Secundaria: Al igual que en la primaria, la lista de útiles escolares es corta y los libros se pueden rentar o comprar. Aquí pueden leer sobre los útiles y libros escolares en Alemania en general.
  • Colegiatura o gastos:
    • Jardín de niños: cada región o ciudad tiene colegiaturas diferentes dependiendo del tipo de jardín. En nuestro caso es privado y se pagaba aproximadamente 100€ por mes y por un segundo hijo el 80% y un tercero un 60%. El último año de jardín de niños es obligatorio desde que Victoria entró al kinder y por lo tanto es gratuito.
    • Primaria: no se paga colegiatura en escuelas públicas. Se tiene un comité de padres de familia con un tesorero y se pagan aproximadamente 20 o 30€ al año para gastos varios. Excursiones, idas al teatro, etc. se pagan unos días antes directamente al profesor tutor.
    • Secundaria: no se paga colegiatura. Igual que en la primaria las excursiones se pagan y en caso de quedarse a comer en la escuela, se paga lo que se consume. En el caso de escuelas privadas sí se paga colegiatura pero desconozco las cifras.
  • Tecnología:
    • Jardín de niños: NADA.
    • Primaria: en nuestra escuela hay 4 o 5 computadoras para hacer consultas, preparar trabajos de clase o jugar en programas de matemáticas o alemán.
    • Secundaria: en la escuela hay un salón de computadoras para uso de los alumnos. No se pide tableta ni portátil a los alumnos en los primeros 4 años de secundaria. En una de las secundarias de la ciudad sé que se compraron tabletas a los alumnos de 9na clase, todas de la misma marca y los padres pagaron por ellas. Por otro lado, está prohibido usar teléfonos celulares en la escuela.
  • Asistencia:
    • Jardín de niños: los niños pueden faltar cuantas veces quieran. No hay lista de asistencia y sólo hay que avisar si el niño esta enfermo, estará de vacaciones o simplemente no tiene ganas de ir al jardín ( o la mamá no tiene ganas de llevarlo 😉 ) En nuestro caso, cuando las niñas estaban pequeñas llegaron a faltar hasta 3 meses, temporadas que pasábamos en México.
    • Primaria: la escuela es obligatoria, así que debe justificarse cualquier falta sea por enfermedad, cita médica, asunto familiar, etc. No hay un máximo de faltas pero en los reportes de calificaciones, el tema de faltas ocupa un lugar importante y se mencionan tanto las faltas justificadas como las no justificadas. En general es muy mal visto pedir días libres antes del inicio de vacaciones.
    • Secundaria: igual que en la primaria. En caso de que un niño no llegue a la escuela y no se haya avisado previamente, el tutor debe llamar a la casa para conocer la causa de la ausencia.
  • Vacaciones y días festivos:
    • Jardín de niños: Normalmente los jardines están abiertos en períodos de vacaciones escolares y sólo cierran los días festivos y una o dos semanas en verano.
    • Primaria: Tienen dos semanas de vacaciones en primavera (Pascua), seis en verano, dos en otoño y dos en invierno (navidad). Además tienen uno o dos días en enero por entrega de vacaciones (al menos en nuestro Estado) y los días festivos que varían de acuerdo a cada región del país.
    • Secundaria: Igual que en primaria.
  • Fiesta de cumpleaños:
    • Jardín de niños: la mamá del niño que cumple años lleva un pastel o muffins para su salón de clases. Normalmente no permiten llevar dulces. En nuestro kinder, el niño se sienta ese día en una silla especial (como de rey), lo felicitan y puede elegir un regalito de un baúl que tienen para este tipo de ocasiones.
    • Primaria: se le canta “Happy Birthday” al festejado y elige un regalito de un baúl parecido al del jardín de niños.
    • Secundaria: no tengo idea, pero creo que sólo se mencionará para recibir felicitaciones de los compañeros.
  • Mochila:
    • Jardín de niños: se lleva una pequeña mochila donde llevan la lonchera y el día que tienen deporte deben llevar ropa y zapatos deportivos.
    • Primaria: la famosa “Schulranzen” y la mochila de deportes.
    • Secundaria: una mochila grande para libros y la mochila de deportes.
  • Graduación:
    • Jardín de niños: se hace un convivio el último día de clases y en algunos jardines como el nuestro los niños salen por una ventana a manera de despedida definitiva. No hay fiesta ni entrega de diplomas ni nada por el estilo.
    • Primaria: se acostumbra hacer una parrillada con los niños y sus familias en el patio de la escuela el último día de clases. Tampoco hay fiesta en salón ni entrega de papeles con público presente.
    • Secundaria: al final de la secundaria, haya sido de 6, 7 o 9 años (HS, RS o Gymnasium) se hace una ceremonia de entrega de diplomas y un baile de graduación por la noche.
  • Uniformes:
    • En ninguna escuela pública o jardín de niños se lleva uniforme. En algunos institutos religiosos o privados en las ciudades grandes si se lleva uniforme, pero no sé los detalles de costos o tipos.

Esta entrada creció muchísimo y espero no haberlos aburrido. Seguramente hay algunas otras cosas que he olvidado, pero el objetivo era sólo dar una idea general de los cambios que experimenta un niño al pasar de una fase a otra. Cuando llegue el momento, escribiré sobre lo que significa dejar la escuela local para asistir a una universidad en otra ciudad 🙂 Hasta entonces tengo 9 años para acostumbrarme a la secundaria alemana 🙂

Segundo idioma extranjero

Viviendo en Europa, el tema de los​ idiomas extranjeros toma un papel relevante. En el caso de mis hijas, empezaron a aprender el inglés como idioma extranjero desde el tercer año de primaria. Aunque cabe aclarar que en ese año no se reciben notas ni calificaciones sino hasta el cuarto año. En estos dos años se aprende a base de juegos y canciones y no se hace hincapié en la gramática ni en la escritura del inglés.

Dependiendo de la región de Alemania donde se vive, en la secundaria se imparte normalmente un segundo idioma extranjero. En nuestra ciudad, Stade, se puede elegir entre francés, latín y español que se aprende a partir del sexto año. El inglés se sigue aprendiendo desde 5to pero ahora sí con gramática y escritura.

Nuestra hija mayor estudiará la secundaria en el “Gymnasium” (de 5to año a 13o) de la ciudad y en el formulario de inscripción era necesario elegir el idioma a estudiar. Dado que el español tiene demasiada demanda desde hace dos años que empezó a impartirse, era necesario elegir una segunda opción en caso de elegir español ya que solo hay un salón por año para ese idioma, es decir un cupo limitado de 30 alumnos. Francés y latin pueden tener dos o tres salones. (Nota: me reservo mis comentarios respecto al latín, que tiene mucha tradición y sirve para algunas carreras como la medicina (?))

Durante semanas, incluso meses mi marido y yo pensamos en las dos alternativas: francés o español. Cada idioma tiene sus ventajas, pero para nosotros lo más importante era que nuestra hija perfeccionara la escritura en su segunda lengua materna. Como segunda opción elegimos francés. Durante el proceso de elección de secundaria tuvimos oportunidad de hablar con el director de la escuela, quien nos aseguró que los niños con dos lenguas maternas podían tener cierta prioridad a la hora de sortear los grupos.

Cual no sería nuestra sorpresa, cuando la semana pasada recibimos un correo electrónico donde se confirmaba la elección del francés para nuestra hija. Este año se inscribieron 176 alumnos de los cuales 70 querían aprender español y sólo había lugar para 30. De la primaria de nuestra hija, nueve niños se inscribieron en dicha secundaria, de los cuales cinco querían español y al final sólo dos fueron los afortunados. Ninguno eligió latín.

Injusto? En parte si me parece injusto que tantos alumnos tengan que aprender un idioma que no desean de corazón y que casi se ven forzados a aprender otro. En el caso particular de nuestra hija, el español ya lo sabe y a partir de la 10ª clase podrá elegirlo para perfeccionar su escritura. Además, hay que ver el lado positivo y las ventajas que un cuarto idioma en su caso representa:

– estará con su mejor amiga y otras dos buenas amigas en la misma clase

– el francés no le será tan dificil ya que tiene las bases del español

– en la 10a clase su carga podrá aligerarse al llevar español como materia en lugar de francés

– tendrá dos idiomas maternos y dos idiomas extranjeros a los 18 años

Así que a ver el lado bueno de las cosas y que aunque 4 idiomas parecen muchos, en un continente con mas de 30 lenguas oficiales y un mundo tan globalizado, no está de más aprender desde pequeños los más posibles.

En nuestras recientes vacaciones, las niñas se han percatado de lo mucho que entienden del italiano en el radio o en la calle gracias a sus conocimientos del español. Y al mismo tiempo se han dado cuenta que en algunas situaciones saber 3 idiomas no es suficiente, y hay que usar manos y pies para poderse comunicar. 

Ahora la pregunta es: qué decisión tomar con la hija menor que entra el próximo año a secundaria? Español o francés? Qué harían ustedes???

Sembrando una semilla…

Hace 10 años decidí sembrar una semilla y hoy puedo decir que a pesar de dificultades y problemas, veo sus primeros frutos. Me refiero a la semilla llamada “lengua materna”, que en mi caso es el español.

semilla2Vivo en Alemania desde hace 12 años y dos años después, cuando me enteré de mi primer embarazo no titubeé en decirle a mi marido que en la casa hablaríamos dos idiomas con nuestros hijos. En aquél entonces no había Facebook ni los miles de blogs que existen ahora. No había tantas fuentes de información que me orientaran sobre qué hacer ni cómo hacerlo. Mi única inspiración fue una amiga mexicana que vivía en Berlín en aquellos años y que tenía dos niños en edad preescolar.

Nunca voy a olvidar su consejo: “Tienes que hablarles SOLO en español, y cuando haya visitas o amiguitos te sigues dirigiendo siempre a ellos en español y le traduces a la visita”. En pocas palabras, mis futuros hijos debían sólo escuchar español de mi boca cuando les hablara a ellos. En aquella visita, yo todavía no sabía siquiera si tendría hijos, pero me grabé ese consejo en el corazón y decidí aplicarlo cuando llegara el momento.

Y llegó el día de aplicarlo! En los primeros años del bebé es fácil hablarle en español porque no hay mucha interacción con otras personas. Le cantas en español, juegas con sus manitas y le lees cuentos. Sus primeras palabras son obviamente en español y crees que ya tienes la batalla ganada. Mamá, pan, galleta, pelota, pato, flor… después los verbos: tengo hambre, quiero hacer pipí, no fui yo.

Pero nadie dijo que esta tarea es fácil y empiezan los problemas cuando el niño entra al jardín de niños. Ahí las canciones, los juegos y los libros son en alemán, por lo que rápidamente empiezan a comunicarse en ese idioma. En mi caso, nuestras hijas se llevan sólo año y medio y aunque al principio hablaban en español entre ellas, eso cambió tan pronto entró la segunda al kinder.

Quién me conoce en persona sabe que soy una mamá muy estricta, así que no tardé en adoptar esa frase de “No te entiendo, habláme en español” cuando mis hijas empezaban a contarme alguna cosa en alemán. Cuál fue la respuesta de mi hija mayor? “Ah bueno, entonces le cuento a mi hermanita, ella si me entiende!”. Mmmm, estrategia fallida!

Además, empiezan a verte raro cuando hablas en español con tus hijos tanto en el supermercado como en el pediatra y oyes comentarios a tus espaldas de “estos migrantes”, “vivimos en Alemania”, “cómo se quieren integrar”. Otros te lo dicen a la cara “no van a aprender bien el alemán”, “se van a tardar en hablar bien”, “para qué los estresas y los revuelves”.

Exacto! Para qué tanto estrés? Para qué nadar contra la corriente? Porqué no tirar la toalla y hacer como muchos: hablarles en alemán, total, vivimos en Alemania! Difícil? Sí, pero aquí mis razones para seguir regando mi semillita:

– no me parecía justo hablar en un idioma lleno de errores, mala entonación y con “acento extranjero” a mis hijas.

– soy la única persona que puede enseñarles otro idioma “perfectamente” porque aquí no hay kinder internacional ni escuela bilingüe

– de no enseñarles español, estaría cerrando de forma definitiva el vínculo con su familia materna (abuelos, tíos, primos)

– el aprender otro idioma de niño es mucho más fácil que de adulto (100% comprobado)

– es imposible transmitir tradiciones, costumbres y amor de un país en un idioma extranjero. Cómo hablar de pirámides aztecas, piñatas, tortillas y posadas en alemán? Cómo rezar a la Guadalupana en otro idioma que no sea el español?

– en un futuro, el español les abrirá muchas puertas en su vida profesional o personal

Muchas veces me he preguntado cuál es la lengua materna de mis hijas y apenas hace unas semanas descubrí en mi clase de alemán la definición de dicho concepto: “lengua adquirida de forma natural, es decir, mediante la interacción con el entorno inmediato, sin intervención pedagógica y con una actividad mínima, o sin ella, de reflexión lingüística consciente.” En pocas palabras es el idioma que se aprende de forma innata, sin reglas gramaticales ni necesidad de traducciones. Así que mis hijas tienen dos lenguas maternas: el español y el alemán. Y es curioso ver cuando corrigen a mi marido cuando conjuga mal un verbo o inventa una palabra. Las niñas saben que está mal, lo dicen bien y no saben ni porqué.

No voy a decir qué es fácil porque no lo es. Requiere paciencia, muuucha disciplina y “valemadrismo” al escuchar argumentos en contra. Conozco muchos migrantes (no sólo latinos) en Alemania, y creo que menos del 10% ha sembrado esa semilla en sus hijos. Más de los que imaginan se dan por vencidos e incluso he escuchado comentarios de las propias mamás extranjeras que dicen “si quieren, que lo aprendan de grandes”, “con los abuelos como quiera ni hablan”, “no tiene caso porque ni les gusta”. En fin, cada familia decide y respeto a quién no lo hace. Pero de verdad que son muchas las ventajas y al ver cómo se comunican cuando vamos de vacaciones a México y cómo se sienten orgullosas al hablar otro idioma y ser biculturales, VALE LA PENA el esfuerzo.

Mis hijas me contestan en alemán casi siempre, pero yo sigo hablando sólo en español con ellas. Leen, ven películas y oyen música en español y ahora se escriben con sus familiares mexicanos o hablan por Skype más a menudo. En nuestro reciente viaje a México, me dí cuenta que aunque con acento, pueden comunicarse sin problema y eso me inspira a seguir regando mi semillita sin temor ni dudas. Los frutos ya se pueden saborear 😉

Aquí les dejo este vídeo que me sacó más de una lágrima y me inspiró a escribir esta entrada:

A seguir regando nuestra semillita porque los frutos son maravillosos! No se van a arrepentir 😉

semilla

P.D. Cabe aclarar que como mamás TENEMOS que aprender el idioma local, el hecho de hablar con nuestros hijos en nuestro idioma no significa que no debamos aprender el idioma de nuestro entorno, que definitivamente facilitará nuestro proceso de adaptación e integración.

Muletillas en otro idioma

Muchas veces me he preguntado si ya sueño y pienso en alemán. A veces me concentro y digo, “cómo pienso?” pero claro que no es tan obvio pues muchas veces el proceso es inconsciente y para cuando acuerdas, ya no sabes en qué idioma lo haces realmente. Lo mismo pasa con los sueños, rara vez me acuerdo de lo que soñé, y mucho menos me voy a acordar en qué idioma lo hice.

Pero hay dos situaciones que me han pasado, en donde me he percatado que el idioma alemán abarca mucho más espacio en mi cerebro de lo que yo misma creo.

– la primera es cuando me detengo a pensar en cómo se dice una palabra en alemán en algo que le voy a decir a alguien, y luego me acuerdo que esa persona es latina! Ya me ha pasado varias veces y digo, Mmmm el cerebro me esta traicionando!!!

– y la segunda me sucedió en nuestra última visita a México cuando mi hermano me preguntó que significaba “so”. Resulta que mientras hablaba en español, repetidamente usaba la palabra “so”, que en español sería el equivalente  a “entonces”, como muletilla al explicar algo en español!!! Vergonzoso y entre más pasaban los días, más coraje me daba de lo que imposible que me estaba resultando quitarla de mi boca. Curiosamente, una amiga alemana ya me había hecho la misma observación con la muletilla en inglés “I mean”, que significa “quiere decir” en español, cuando trato de explicar algo en alemán.

bilingue

Acaso me estoy volviendo loca con los tres idiomas trabajando al mismo tiempo? No quiero pensar en lo que sucede en la cabeza del Papa que habla no sé cuantos idiomas, o de los políglotas que dominan más de 5 idiomas. Pero yo con tres estoy que ya no puedo.

Talvez la culpa la tenga el Facebook donde leo en mi mural noticias de un idioma, y luego otra en otro, etc. O la culpa será de que tengo mucho contacto con el español en mi vida cotidiana? Pero imposible no tenerlo si para empezar les hablo a mis hijas sólo en español. Auxilio!!!

O quizá sea el síndrome de “la revoltura de idiomas” y a todos les pase? Tendré que hacer una encuesta para preguntar en qué idioma piensa la gente que lleva más de 10 años en otro país, y si tienen el mismo problema que yo con las muletillas. A ti, querido lector, te ha pasado algo similar?

Aprendiendo "DEUTSCH"

El peor error de un migrante es no aprender el idioma del país donde vive. Y eso es precisamente lo que me pasó a mí. Muchas personas que emigran conocen el idioma del país a adonde van, comúnmente el inglés . Y los que van a estudiar normalmente toman cursos básicos antes de irse a estudiar a la universidad extranjera.

En mi caso muy particular tuve seis meses antes de casarme para aprender alemán. Pero entre trabajo, viajes y planes de boda sólo pude asistir a tres o cuatro clases donde solo aprendí a saludar y los números. Llegué a Alemania en el verano del 2002 y en aquel entonces no existían los ahora llamados “cursos de integración” y en el pueblito donde vivía la escuela no tenía cursos en las vacaciones de verano, así que esperé hasta septiembre para matricularme en un curso de alemán básico. Tomaba clases tres veces por semana y en diciembre volé a México para pasar Navidad con la familia. En enero que mi marido tuvo que viajar a Florida para un proyecto me quedé en Monterrey a estudiar con una profesora particular. 
Para mi buena o mala suerte encontré trabajo al llegar a Alemania, y empecé a trabajar en mayo del 2003 en una empresa norteamericana con oficinas en Fráncfort… el alemán no fue requisito y me asignaron a proyectos fuera de Alemania donde el inglés era suficiente. Trabajé allí hasta que el embarazo no me permitió volar y poco después di a luz a mi primera hija. Año y medio mas tarde nacería nuestra segunda hija y como podrán imaginarse nunca tuve tiempo de tomar clases de alemán.
Y así pasó el tiempo sin ir a una escuela a estudiar alemán, obviamente mi marido hablaba conmigo en alemán todo el tiempo y viendo televisión y escuchando radio aprendí bastante vocabulario. Hoy en día mis hijas corrigen mis errores de gramática y he decidido volver a trabajar en mi area por lo que es necesario tener conocimientos bastante buenos de alemán.

Después de una década en Alemania, me he puesto como meta obtener un diploma de idiomas. Eso suena fácil pero no lo es, ya que en nivel conversación y comprensión tendría un nivel C1, pero en nivel gramática y escritura talvez un A2. Así que si entro a un curso a aprender gramática, me aburriré con los textos y los principiantes, pero si entro a un curso de avanzados, darán por sentado que ya sé toda la gramática. Complicado! Me he inscrito a un curso B2 y veré que tal me va. Al final de dos semestres, podré tomar el exámen y si lo paso, obtendré mi diploma.

Pero se preguntarán qué es eso del A2, C1 o B2? Para los que no viven en Europa o no están relacionados con idiomas, les explico un poco:

El Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER, o CEFR en inglés) es un estándar europeo, utilizado también en otros países, que sirve para medir el nivel de comprensión y expresión oral y escrita en una lengua.
El proyecto es el resultado de un trabajo iniciado en 1991 por iniciativa del gobierno federal suizo que estuvo inspirado en trabajos previos realizados por particulares e instituciones desde 1971. El documento final fue elaborado por el Consejo de Europa y presentado el año 2001 durante la celebración del Año Europeo de las Lenguas.
El Marco común europeo de referencia establece una escala de 6 niveles comunes de referencia para la organización del aprendizaje de lenguas y homologación de los distintos títulos emitidos por las entidades certificadas. La división se agrupa en 4 bloques que responden a una división más clásica de nivel básico, intermedio y avanzado, aunque no se corresponden exactamente con los niveles clásicos por estar situados por encima o por debajo de ellos.
Los niveles A1-A2 : Usuario básico
Los niveles B1-B2: Usuario independiente, nivel intermedio
y los niveles C1-C2: Usuario competente, prácticamente nativo.

En Wikipedia pueden encontrar lo que se espera de cada nivel y los certificados que existen para demostrarlos.

Tomaré clases lunes y jueves de 8:45 a 12 todo el año (con sus respectivas vacaciones escolares) y estudiaré la gramática por mi cuenta para estar al nivel. Ayer fue la primera clase y cuando me oyen, la gente cree que el nivel B2 es poco para mí, e incluso la profesora me preguntó al final si no me aburriré, pero no lo creo. Tengo que ponerme las pilas con la gramática y la escritura y el estar en el curso me ayudará.

Como dice el dicho, más vale tarde que nunca. No puedo decir que me arrepiento de no haber estudiado antes, porque trabajar en una empresa multinacional me dio muchas ventajas y satisfacciones, pero definitivamente el aprender BIEN desde el principio es lo que debe hacer todo migrante cuando llega a un nuevo país.

Para los que recien llegan a Alemania, les recomiendo este sitio para aprender alemán: www.iwdl.de, una aplicación hecha por la VHS que incluye ejercicios de todo tipo, videos, y lo mejor de todo es que hay tutores que corrigen los textos y audios que uno formula. Además, les recomiendo seguir páginas en Fabebook como DW-Learn German, que postea ejercicios a cada rato y al día siguiente pone las respuestas correctas. En Pinterest, tambien pueden seguir “boards” relacionados al idioma alemán para recibir infografías, tablas con vocabulario o reglas gramaticales, ejercicios, etc.

Me tomaré un año intensivo de alemán y espero cumplir mi meta satisfactoriamente. Es difícil corregir vicios y “desaprender” errores típicos, pero no queda de otra. A estudiar DEUTSCH para poder conseguir un buen trabajo 😉

Niños bilingües

Pocas veces utilizo este blog para copiar artículos de otros autores, pero éste en particular me ha quedado como anillo al dedo y sé que muchos de mis lectores viven una situación similar: hijos bilingües en casa.

El artículo lo ha escrito Rita Rosenback, madre de dos hijas multilingües y autora de un libro relacionado al tema. Su blog lo encuentran en: http://multilingualparenting.com/ (en inglés)

Enseguida de cada punto, agrego mi experiencia personal.

1 – No sucede por magia
Los niños no llegan a ser bilingües por magia. Existe una creencia que dice que “los niños son como esponjas cuando se trata de un idioma” y que aprenderán todos los idiomas que escuchan regularmente – esto no es verdad. Si, cuando las condiciones son propicias los niños crecerán aprendiendo los idiomas de la familia, pero no debemos dar por hecho que pasará así nada más sin nuestra ayuda.
Cierto. Se necesita mucha paciencia y constancia. 

2 – Necesitan un plan
Para tener la mejor probabilidad de tener éxito en criar hijos bilingües, necesitan planear. Qué nivel de fluidez desean para sus hijos? Y con respecto a leer y escribir? Quien va a hablar cual idioma y cuándo? Discuten de estos temas en familia y fijense metas conjuntamente.
Desde antes de que naciera nuestra primera hija, leí al respecto y decidimos que yo sólo hablaría español y mi marido alemán. A casi 10 años de esa decisión, seguimos con nuestro plan. Yo les leía por la noche cuentos en español, y ahora ellas lo hacen solas.

3 – La regularidad es esencial
Una vez que tengan un plan, necesitan comprometerse como familia a ser regulares en el idioma que usan. Es verdad, que los niños pueden llegar a ser bilingües aun cuando los papas mezclan los idiomas, pero el riesgo que vayan a preferir hablar la lengua mayoritaria es más alto si se han acostumbrado a que el padre que habla la lengua minoritaria cambie seguido a la lengua mayoritaria.
Es difícil, especialmente cuando están otras personas presentes que no saben español, como mis suegros o amiguitas de mis hijas. Aquí seguí el consejo de una amiga, tú habla en español a tus hijas y luego traduce a los presentes. Es tedioso, pero lo he logrado.

4 – Tendrán que prestar atención a cuánto tiempo están sumergidos en el idioma
Una vez que tengan su plan, también necesitaran examinar cuanto tiempo de inmersión recibirán los hijos para adquirir el idioma. Existe una recomendación general que los niños deben estar sumergidos en el idioma por lo menos 30% del día para llegar a ser bilingües. Esto nos sirve de guía, dependiendo del tipo de inmersión, los niños necesitarán mas o menos tiempo para dominar un idioma.
Además de hablarles sólo en español, procuro ver caricaturas o películas en español con ellas, además de siempre tener libros adecuados a su edad en español, tanto de lectura como de ejercicios escritos. Y al menos una tarde por semana, nos sentamos a hacer tarea en español.

5 – Tendrán que consagrar un poco más tiempo (y tal vez invertir un poco de dinero)
Necesitaran encontrar el tiempo de hablar seguido, leer y encontrar los recursos necesarios para ayudar a sus hijos a aprender el idioma. Tal vez necesitaran tomar vacaciones para viajar y alentar el deseo de sus hijos a hablar el idioma.
Cierto. Aunque no siempre se puede viajar a México, algunas veces hemos cambiado el destino de vacaciones a España precisamente por el idioma. Además, de que en ese país tambien me puedo surtir de material didáctico (películas, CDs, libros).

6 – Habra personas que dudan
No todos estarán de acuerdo que es buena idea criar a sus hijos con varios idiomas. Algunos les dirán que no tiene sentido, o que no va a funcionar. Otras personas pensaran que son demasiados exigentes con sus hijos, y aun otros les dirán que van a confundir a sus hijos con tantas lenguas. No les hagan caso a estos escépticos, pero sean indulgentes con ellos porque simplemente no saben de lo que hablan.
El caso más extremo era la abuelita de mi marido, que cada vez que me escuchaba hablando español con las niñas empezaba con una letanía interminable. Ahora mis suegros han confesado que tenían sus dudas al principio, pero ahora ven que las niñas no tienen problema con el alemán y me felicitan por mi constancia. Poco a poco hay menos intolerantes, pero de repente se encuentra uno cada “escéptico” 🙂

7 – No tomen en cuenta los malos consejos
Habrán tal vez profesionales que les aconsejan de parar de hablar un idioma a sus hijos. Si tienen dudas con respecto al desarrollo lingüístico de sus hijos – hablen con un especialista que tenga experiencia con los niños bilingües.
Es importante también adquirir libros que explican cómo criar niños bilingües, las ventajas de aprender idiomas desde pequeños, y por supuesto preguntar a otras personas que han pasado por lo mismo.

8 – A veces puede ser duro
Habrá todo tipo de desafíos durante el camino en su jornada bilingüe – aparte de los escépticos y los expertos que no tienen caso habrán obstáculos más corrientes: podrán continuar con su proyecto bilingüe aun cuando las sorpresas de la vida les suceden, tal como los cambios de situación familiar, las mudanzas, los cambios profesionales, las influencias externas, etc. ? Cuando se les hace muy difícil, pidan ayuda y consejos.
Es duro y difícil, pero con paciencia se logra. Animo!

9 –Sus hijos tal vez les contestaran en la lengua equivocada
Este le sucede más al padre de la lengua minoritaria. Pueden sentir que han hecho todo para ser regulares y consistentes, y aun así uno de sus hijitos llega de la escuela un día y ya no quiere hablar la lengua minoritaria. Tal vez se sentirán desanimados y decepcionados, pero es esencial que no se den por vencidos y que continúen a ser regulares y consistentes y si es posible, aumentar el tiempo de inmersión.
Todavía en tiempos del jardín de niños, mis hijas me contestaban en español. Pero al entrar a la escuela, poco a poco fueron cambiando sus relatos al alemán. El día que les dije que no les entendía, la mayor me contestó “bueno, entonces le cuento a mi hermanita que si me entiende”. No tenía caso forzarla, pues dejaría de contarme lo sucedido en la escuela. Ahora escucho y algunas veces repito lo mismo que me han dicho en español, pero SIEMPRE les doy mi opinión, respuesta o sugerencias en español. Lo mismo sucede a la hora de hacer la tarea.
Gente que nos observa conservar en la calle o en la casa se ríe de nuestra mezcla, yo hablo en español, las niñas contestan en alemán. Una conversación muy divertida!

10 – Sus hijos obtendrán muchísimos beneficios al ser bilingües
Si aún dudan si van a criar a sus hijos bilingües o no, lean todos los beneficios magníficos que sus hijos ganaran si lo hacen. Todos queremos lo mejor para nuestros hijos, entonces porque no darles este regalo maravilloso de poder hablar varios idiomas.
Cierto. Mayor regalo no puede darse y más aún en estos tiempos de globalización donde cada idioma extra es un punto a su favor!

11 – Jamas se arrepentirán
Se los prometo, jamás se arrepentirán de la decisión de seguir adelante y asegurar que sus hijos crezcan hablando todos los idiomas de la familia. En cambio, he escuchado varios padres decir que se sienten tristes por que renunciaron transmitir sus idiomas a sus hijos – sin hablar del hecho que muchos adultos exprimen decepción por que no se les enseño el idioma de sus papas cuando estaban jóvenes.
Cierto. En más de una ocasión han llegado personas a mis cursos de español diciendo que son hijos de madre latina o española, pero que no les hablaron en español y no lo dominan, así que tienen que aprenderlo desde cero. Triste y por eso no quiero que mis hijas vayan a tener que visitar cursos de español en un futuro, teniendo en casa a una profesora de español 🙂

12 – Se sentirán orgullosos
Se sentirán orgullosos cuando sus hijos hablen por primera vez en el idioma de sus abuelos o de sus familiares. Les puedo asegurar que ese sentimiento es maravilloso. No solamente se sentirán orgullosos ustedes, pero también todos los demás miembros de la familia. Seran un gran ejemplo para otras familias.
Cierto. Orgullo al escuchar a mis hijas hablar por skype o teléfono con mis papás, y aunque batallan para formar frases complicadas, hacen el esfuerzo y se comunican. Sé que estando solas en México, se darían a entender y en pocos días o semanas lo hablarían con fluidez.

Así que no desfallezcan en el primer intento. Es un trabajo difícil y que requiere mucha paciencia, más de la que pensé tener. Pero si se hace desde el principio se volverá una rutina y no será tan difícil hacerlo día con día. No tengan miedo a que los niños no aprendan el idioma del país donde viven, ese se aprende de una forma o de otra, pero el segundo o tercer idioma será cuestión de la constancia de los padres. Obviamente cualquier escuela internacional, clases particulares o cursos de español con los amiguitos ayudarían muchísimo, pero desgraciadamente no todos cuentan con estas ventajas a la vuelta de casa.

En nuestro caso, el español sólo lo escuchan de mí y de todo lo que yo les pongo como música, televisión, llamadas a los abuelos, libros, etc. Y si Dios quiere, a partir de 5to año podrán reforzarlo en la escuela, donde seguirán aprendiendo inglés que en Alemania es el segundo idioma. Si no tienen suerte en el sorteo que se hace, tendrán que aprender francés, que sería su cuarto idioma y del cual no tengo la menor idea. Pero confío en mi buena suerte y que sean elegidas para el grupo de español 🙂
Ya les contaré en un par de meses cual será el destino de Victoria 🙂

Mientras a seguir con mi labor de profesora de español fuera y dentro de casa!

18 presentaciones

Hoy termina un ciclo después de dos años y medio… Un ciclo que me dio la oportunidad de enseñar español a 18 alumnos de Administración de Negocios… Un ciclo que representó mucho trabajo pero que dejó muchas satisfacciones.

Hoy fue el examen oral del quinto semestre de español. Como parte de la evaluación les pedí que presentaran un país hispanohablante y ellos mismos podían elegir el país a presentar. 18 países del mundo tienen el español como lengua oficial, y podía haberlos repartido al azar, pero no me pareció justo que algunos tuvieran mas información a la mano como sucede con España, Chile o Argentina, y otros tuvieran dificultades para encontrar material de paíes pequeños o desconocidos para ellos.
El resultado? 4 eligieron España, 3 Argentina. 2 eligieron Cuba y 2 Perú. Representación única tuvieron México, Colombia, Paraguay, Ecuador, Panamá, Puerto Rico y Venezuela. Algunos se concentraron en la economía o geografía del país, mientras otros mostraron más el lado turístico o cultural.

El examen consistió en presentarse, hacer un resumen sobre una novela que leímos durante el semestre, presentar el país elegido y contestar algunas preguntas.. todo en 15 minutos! Junto conmigo, estuvo evaluando un colega argentino que está haciendo su trabajo de doctorado en la misma universidad.

Durante las presentaciones me enteré que 4 de mis alumnos harán un semestre de intercambio en España, lo que me llenó de orgullo y satisfacción. El nivel alcanzado en estos cinco semestres es de A2, suficiente para sobrevivir las primeras semanas mientras que se acostumbran al acento español y conocen el entorno.

Aún recuerdo la primera entrevista que tuve con la directora del campus. No soy pedagoga ni licenciada en Lenguas, pero mi maestría en Negocios Internacionales y el hecho de tener el español como lengua materna valieron para que me dieran la oportunidad de enseñar español a nivel universitario.
Mi primer grupo, éste que termina su 5to semestre hoy, estuvo formado por 9 chicas y 9 chicos de 18 a 25 años. La mayoría vive en Stade o alrededores, pero algunos son de ciudades más lejanas como Berlin. Y como en todos los grupos, tuve una mezcla de personalidades y caracteres muy especial. Algunos muy participativos, otros calladitos… Algunos distraídos, otros más interesados… No podía faltar el “hazme-reir”, la guapa y el guapo, el/la “nerd”, el despistado y la responsable. Fue un grupo homogéneo y divertido. 
Me quedo con la segunda generación de Administración de Negocios que empezará su cuarto semestre en Abril y tiene sólo 9 alumnos. Además me quedo con la incertidumbre de si habrá un nuevo grupo después del verano. Espero que sí, me encanta este trabajo y sobretodo convivir con gente joven, entusiasta y con ganas de aprender mi lindo idioma!

Por la noche fuimos a cenar a un restaurante “Tex-Mex” en Stade y con tristeza tuve que despedir a mis alumnos. Espero el español aprendido les abra puertas en su futuro profesional y algún día tengan oportunidad de trabajar o vivir en alguno de los países que hoy presentaron. Mucha suerte a cada uno de ellos y que sigan los éxitos!

Con algunos de mis alumnos y la profesora de inglés.

Germañol

Hace algunas semanas discutía sobre un tema muy interesante con mis alumnos de español avanzado: el spanglish. En el libro que llevamos venía un pequeño texto explicando sobre este fenómeno en los Estados Unidos y hacia preguntas sobre opiniones y experiencias con la mezcla de otros idiomas.

Adicionalmente, les llevé un video sobre los beneficios para España de que se hable español en Estados Unidos y una parte del diccionario spanglish-inglés-español.
Por un lado fue interesante ver los pros y contras de este fenómeno que no sólo se observa en la frontera Mexico-Estados Unidos o en ciudades inundadas de latinos como Nueva York y Miami, sino en Gibraltar o algunas ciudades españolas. Y por otro lado, fue divertido ver las nuevas palabras que se han creado en este tipo de dialecto como “mopear” (de mop=trapear) o “cuckear” (de cook= cocinar).
Claro que el spanglish no se trata sólo de inventar palabras o adaptar otras de un idioma en el otro, ni tampoco de mezclar palabras de los dos idiomas en una frase como “Juan, cierra la window porque hace cold.” Es todo un fenómeno que incluye canciones, programas de TV y hasta un diccionario. Muchos creían que se trataba solo de una moda, pero parece que en lugar de desaparecer, sigue tomando fuerza y dudo que algún día deje de existir.

Al igual que el spanglish, en otros países existen fenómenos similares, no tan importantes pero que siguen ganando terreno como el portoñol, o el “dialecto” entre jóvenes turcos que viven en Alemania que combina tambien ambos idiomas: el materno y el del entorno donde se vive.

Volviendo a mi clase de español y las opiniones divididas sobre el tema, no pude evitar contarles mi experiencia personal donde se mezclan dos idiomas que no comparten frontera pero que a veces es imposible no combinar en el diario vivir. Mi idioma materno es el español y lo hablo con mis hijas sin excepción, de día de noche, con invitados o a solas, en casa o en la calle. Ellas entienden todo pero casi siempre me contestan en alemán, si! Es de lo mas divertido vernos conversar o discutir en una tienda! 
En fin, a lo que voy es que a lo largo de 11 años en este país he encontrado palabras que o no usamos en la vida diaria mexicana, que no tienen una traducción literal o que por costumbre digo en alemán, por lo que en mis frases en español meto las palabras en alemán creando frases como:
“Hausschuhe” en la escuela

– “Ponte los hauschuhe” – Hausschuhe son literalmente “zapatos de casa”, pueden ser sandalias, pantuflas, calcetines con suela de plástico, crocs, etc. y se usan en las casas, en el jardín de niños, en la escuela, en el salón de deportes, etc. Para niños o para adultos.

– ” Le diste la hoja a Herr Wille?” – Herr es señor y Herr Wille es el profesor de mi hija, a quien suena muy raro decirle Señor Wille o Profesor Wille, así que le digo mejor Herr Wille 🙂

– “Quieres pan con leberwurst o con queso?” – Leberwurst es paté de hígado, que se come casi a diario a la hora de la cena. Por comodidad le digo en alemán, en México pocas veces comí paté de hígado y nomás de oír el nombre en español se me quita el hambre 🙂

– “Hoy les toca handball?” – Handball es balónmano, un deporte que apenas descubrí estando en Alemania y el que practican mis hijas una vez por semana. 

Mis hijas por el contrario meten palabras en español en sus frases en alemán, como por ejemplo:

– “Ich möchte frijoles con huevo” – Queremos frijoles con huevo
– “Kannst du mir eine chongo machen?” – Me puedes hacer un chongo
– “Wir möchten caricaturas sehen.”  – Queremos ver caricaturas

Y cómo estos ejemplos hay muchos más y seguramente en cada casa bicultural habrá casos similares donde se mezclan ambos idiomas, porque aunque lo trato de evitar, es casi imposible no hacerlo. Digamos que es un fenómeno natural y que viendo estos casos tan simples en un hogar cualquiera, no me queda la menor duda que el “spanglisch” y otros “dialectos” similares son imposibles de contrarrestar. Ventaja o desventaja? Algo positivo o negativo? Mmmm, yo diría que algo normal y que no hace daño mientras que los idiomas involucrados no desaparezcan ni pierdan su escencia original.

9 clases, 7 cursos, 6 materiales…

El día de hoy he empezado de nuevo las clases en la universidad privada y en mi camino de regreso a casa he pensado en la cantidad de cursos y materiales que voy a dar este semestre. Me he sorprendido y creo que si no me vuelvo loca este semestre es por puro milagro.
Doy 7 cursos de español a la semana en diferentes horarios e instituciones, y también a diferentes niveles y grupos de edad. Como se han ido dando poco a poco, los he podido acomodar en la agenda sin problemas, dando la mayoría por las mañanas y con horarios flexibles para estar a partir de mediodía en casa.
Lo que no había considerado es la diversidad y cantidad de materiales que poco a poco se han ido agregando y que complicarán mi tarea de preparación de las clases. En total uso 6 libros de texto diferentes, más dos novelas y una cantidad infinita de libros de apoyo y material en internet para ampliar los ejercicios, juegos y actividades durante las clases.

Necesito escribirlo, para poder darme cuenta de la locura en la que estoy metida!
En la universidad popular (VHS) doy dos cursos:
    – uno de nivel A2, con el material CAMINOS. Es para gente jubilada, vamos a ritmo lento en cuanto a gramática, leemos una novela de Lola Lago (de detectives) y a veces tomamos café o té durante la clase.
    – y otro de nivel A2, con el material EÑE. Es un grupo variado donde la media de edad ronda los 40 años. Vamos un poco mas rápido que el anterior, y leemos otro libro de novelas policíacas a la par del libro de texto. Este grupo disfruta de vídeos, juegos de roles y recetas.

En la universidad privada (PFH) doy a partir de este semestre dos cursos dos veces por semana. Gracias a Dios ambos grupos llevarán el mismo libro de español para Negocios (EN EQUIPO) sólo que en diferentes niveles. El tercer semestre está por alcanzar el A2 y la semana próxima comienza una nueva generación con su primer semestre de español (nivel A1). Para el nuevo grupo no tengo mucho que preparar pues usaré lo mismo que hice el año pasado.

Por otro lado, desde hace un par de semanas doy clases en otro instituto privado de idiomas llamado Inlingua donde le doy clases a una señora que ronda los 60. Su esposo habla perfecto español y tienen un negocio que cuenta con diversos clientes en España, así que la señora necesita el español para los viajes de negocio, aunque apenas empieza con el nivel principiante (A1). Este instituto desarrolla sus propios materiales, así que me han proporcionado el libro del alumno, el de tareas y el del profesor.

Y desde hace años doy clases particulares a quien me lo solicite. En este semestre, sólo daré dos clases.
   – La primera es a una señora que me inició en este negocio de dar clases. Aprende español desde hace 5 años conmigo porque tienen una casita en Mallorca y allá pasan todas las vacaciones escolares. Ella domina la gramática del nivel A2, y prácticamente la hora se nos va en conversación basada en un libro que ella misma encontró en una exposición de idiomas. Esta es la única clase para la cual no invierto tiempo de preparación, pues más bien tratamos de hablar y leer.
    – Y por otra parte, desde hace unas semanas viene una pareja de madre e hija a tomar clases conmigo. Les interesa el idioma y la chica (16 años) lleva español en la escuela como clase adicional. Hemos decidido utilizar ese mismo material que se llama A TOPE y tiene un giro bastante juvenil.

Es difícil determinar cuanto tiempo tardo en preparar una clase porque depende del tema, del grupo y de lo mucho o poco que busco en otros materiales de apoyo o internet. Pero en promedio tardo entre 15 y 30 minutos para una clase normal. Las de la Uni privada me llevan más tiempo porque tengo que hacer presentaciones en PPT.

Así qué para 7 clases de hora y media y dos de una hora a la semana requeriré entre 2 y 3 horas de preparación que nadie me paga :(. Uffff! Lo mas difícil será encontrar el tiempo para realizar dicha preparación pues prácticamente todas las mañanas doy clases y por las tardes mis hijas toman clases. Así qué quedan las noches y los fines de semana que no haya compromiso.

Me encanta mi trabajo y disfruto mucho enseñar mi idioma materno. Sólo esperó no agobiarme con tanto curso diferente ni marearme entre tanto libro.
Ya veremos como me va este semestre porque además del español doy cursos de cocina, de Facebook y de internet. Que aunque no tan frecuentes también requieren de planeación y preparación.

Definitivamente lo que ha salido de mi agenda por tiempo indefinido es el ejercicio que gracias a Dios no “necesito” pero que sí me gustaría hacer. Y lo otro que temdré que dejar de lado es mi vicio por el Facebook. Ni hablar, lo primero es lo primero 😉
A echarle ganas a esta nueva etapa de clases y que Dios me conserve cuerda y con salud 🙂

Las Redes Sociales y yo

Últimamente he asistido a diversas conferencias o seminarios con el tema de las Redes Sociales y la enseñanza de un idioma extranjero. Ya que ahora me dedico a dar clases de español de forma privada o en escuelas, considero importante conocer lo que la tecnología ofrece para mejorar mis cursos y sacar mejor provecho de ella.

He aprendido muchísimo! Ahora sé lo que es Moodle, un podcast y muchas aplicaciones que no tenía idea de que existían. Claro que sabía que era Facebook, Twitter y un blog, pero poco a poco descubro un mundo que esta al alcance de un “click” y que puede complementar mis clases con material de otras personas que como yo, dan clases de español en todo el mundo.

Estudié Sistemas de Información y desde que llegué a Alemania he dependido del internet para estar en comunicación con mi familia y amigos en México. Incluso antes de casarme, el correo electrónico fue indispensable para que mi relación con el que ahora es mi marido fructificara. En ese entonces el Skype no existía, pero ya usábamos el chat aunque por la diferencia de horario era un poco difícil coincidir.

Del correo electrónico, pasé al chat por Yahoo o Messenger para finalmente descubrir el Skype, por medio del cual no sólo “chateo” o hablo con mi familia, sino que gracias a las cámaras integradas a la computadora, nos podemos ver en vivo y en directo. No sólo hablo con mis padres, también con la familia de mi hermano en California, con mis suegros que viven a 3 horas de aquí, y con algunos amigos. Supongo que poco a poco utilizaré mas las aplicaciones de mi iphone que al igual que el Skype me permiten “hablar por teléfono” sin pagar la larga distancia como Viber, Tango o Whatsapp.

Las redes sociales también son parte de mi vida diaria desde hace años. Empecé con la llamada “Myspace” y hoy en día soy usuaria de Facebook y Twitter. Y no sólo las utilizo para estar en contacto con familia, amigos y conocidos, sino que las utilizo como medio de información ya que sigo a diferentes periódicos, revistas y blogs. Además, soy miembro de diversos grupos como “Mexicanos en Alemania“, “Mexicanos en Hamburgo“, “Hablo Español en Stade“, y “Frauehfrühstück” (desayuno internacional de mujeres en Stade) que me permiten compartir experiencias, conocer gente y estar en contacto. Y por supuesto no puedo dejar de mencionar todos los grupos relacionados a la Red Global, donde me entero de la situación del país y busco participar de forma activa en la búsqueda de paz y justicia para México.

Por el lado laboral, sigo las páginas de las editoriales que anuncian los nuevos materiales, exposiciones o seminarios de idiomas en Alemania y otras páginas relacionadas a la enseñanza del Español como lengua extranjera. De ahí tomo ideas para mis cursos, pregunto mis dudas relacionadas al Español y compartimos experiencias del aula.

En un par de semanas daré por segunda vez una charla que he titulado “Las mujeres en la Red”, dirigida a mujeres de mi ciudad que no conocen a ciencia cierta lo que es el Facebook, Twitter, Skype, etc. La primera la dí en Enero y tuve lleno total. Expliqué a 15 mujeres lo básico del internet y los beneficios y peligros de las diversas aplicaciones de la red. Resolví dudas y aunque no es mi objetivo volverlas usuarias de Facebook o Twitter, al menos aprendieron para qué sirven y pueden comprender de lo que sus hijos o nietos hablan.

Me han pedido que dé otro par de charlas el próximo año escolar y yo encantada! Creo fundamental conocer hoy en día la tecnología que nos invade y repito, que aunque no sean usuarias empedernidas como yo, al menos es nuestro deber conocer las Redes Sociales y sus beneficios. Estas han llegado para quedarse y no es posible que cerremos los ojos al futuro de nuestros hijos y nietos, que no sólo ocuparán su tiempo de ocio en el internet, sino que aprenderán sus clases en la red.

No lo puedo negar, las redes sociales y yo somos uno… trato de medir el tiempo dedicado a la computadora para no descuidar mi vida social REAL, mi familia y mi hogar. Pero por otro lado, cada vez dedico más tiempo a informarme y conocer más de lo que el internet ofrece para hacer mi vida mas llevadera como migrante y como profesora de español 😉

A %d blogueros les gusta esto: