El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Fiestas"

Frida y yo

Desde que empecé a enseñar español en Alemania comencé a aprender más y más sobre la famosa pintora mexicana Frida Kahlo, porque no hay libro de español, sea para principiantes o avanzados, donde no se mencione a esta artista como un personaje importante en la cultura hispanohablante.

Así descubrí que ella y yo nacimos un 6 de julio, ella en 1907 y yo en 1973. Ambas somos cancerianas, mexicanas y además, compartimos parte de nuestra vida con Alemania. El padre de Frida era alemán y mi marido también. Además, nuestras hijas son mexicanoalemanas como Frida 🙂 y la pequeña tiene sus mismas cejas pobladas 🙂

En más de una ocasión he tocado el tema de su vida, descrito alguna de sus famosas pinturas o mostrado segmentos de la película que protagoniza Salma Hayek en mis clases de español. Y por casualidad, para el pasado día de la mujer (8 de marzo) me invitaron a un evento donde 4 migrantes presentaríamos mujeres fuertes y ejemplares de 4 continentes. ¿Cuál presentaría yo? A una mujer de América y no dudé en elegir a Frida Kahlo para tan importante ocasión.

Preparé una presentación y elegí textos cortos (en alemán) sobre las etapas más importantes de su vida:

  • su infancia
  • el accidente de autobús
  • su relación con Diego Rivera
  • su carrera como pintora
  • su rol en los movimientos defensores de derechos de la mujer

La presentación no debía durar más de 10 minutos y para acompañar mi discurso, elegí algunas fotos de ella y de sus pinturas. Al final, cerré con tres citas que me encantan de ella:

  •  “Hay algunos que nacen con estrella y otros estrellados, y aunque tú no lo quieras creer, yo soy de las estrelladísimas…”
  •  Creían que yo era surrealista pero no lo era. Nunca pinté mis sueños. Pinté mi propia realidad.
  •  “Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?”

Y la última además de leerla en alemán, la leí en español.

Al final de nuestras presentaciones hubo una pausa y me sorprendí de todas las personas que se acercaron para felicitarme por mi presentación y comentarme que también admiraban a Frida Kahlo. Algunas habían visto la película, otra me dijo que tenía libros en su casa sobre ella y una más visitó una exposición de sus pinturas en Hamburgo hace algunos años.

La segunda parte del evento del Día Internacional de la Mujer consistió en una mesa redonda donde 6 mujeres migrantes contestamos preguntas relacionadas a los desafíos y oportunidades de migrantes en Alemania. Fue una experiencia muy enriquecedora porque todas veníamos de diferentes países, algunas por amor pero otras huyendo de la guerra… una de ellas fue niña soldado en Eritrea. Ufff! Historias que estremecen y me hacen valorar lo afortunada que he sido al nacer en un país como México.

Así que una vez más he participado como “embajadora” de mi país, presentando a una mujer ejemplar, fuerte y única que supo salir adelante a pesar de su destino lleno de sufrimiento, dolor y desamor. No cabe duda que hay mucho que aprender de la vida de Frida Kahlo y que es una digna representante de que cuando se quiere, se puede!

viva vida

 

 

 

Anuncios

Navidad en casa

Desde que vivo en Alemania he pasado 7 navidades en México y el resto en mi segunda patria, pero solo dos en casa ya que normalmente celebramos en casa de mis suegros. Este año las niñas insistieron en celebrar nuevamente en casa, siendo entonces nuestra tercera navidad en casa.

Hace 4 años que celebramos en Stade por última vez, las niñas participaron en la representación del nacimiento de Jesús en la iglesia católica como angelitos. Dado que esa obra es representada por niños pequeños y mis hijas ya son adolescentes, las convencí de participar en la obra que se presenta en la capilla al lado del asilo de ancianos de la ciudad. Al principio no querían, pero creo que al final se sintieron contentas de haber alegrado a los viejitos que las vieron actuando como el emisario real y una mujer de Belén. Fue una obra corta, escrita por los mismos participantes y muy emotiva 🙂

La planeación de la comida no fue cosa sencilla porque aunque no son muchos invitados, éstos se quedan a dormir en casa varios días incluyendo desayuno, comida y cena más dos menús de fiesta 🙂 Como tenemos un hogar bicultural, la Navidad fue una mezcla de tradiciones alemanas y mexicanas que obviamente influyeron en la decisión de los platillos festivos.

Tuve que preparar todo con anticipación porque no me gusta estar cocinando mientras se abren regalos o los invitados esperan en la sala. Así que el 23 no salí de la cocina y gracias a mis ayudantes adolescentes terminé antes de la medianoche 🙂

El 24 de diciembre nos despertamos temprano porque la presentación de nuestras hijas IMG_1533era a las 10 de la mañana. Cuando regresamos a casa ya había llegado mi cuñada y al poco rato llegaron mis suegros. Siguiendo la tradición alemana comimos ensalada de papa y salchichas, nada formal pero muy típico por estos rumbos.

Después nos pusimos guapos porque la merienda ya es parte de la fiesta de navidad. Decoramos la mesa y servimos los pasteles y galletas que habíamos preparado en los últimos días. Hice un pastel llamado “Tronco de Navidad” que pensé que era español y resultó ser de origen francés. Ni hablar, una navidad todavía más internacional! Además había hecho “Fruit cake” y pan de dátil. Merendamos tranquilamente para empezar con la parte más emocionante del día a las 5 de la tarde: abrir los regalos!

Hasta el año pasado nuestras hijas recibían los regalos de “Santa” el 25 de diciembre por la mañana, pero este año decidimos entregarlos a la misma hora que repartimos los regalos de los abuelos. La dinámica es muy sencilla y consiste en que una persona toma un regalo al azar y lo entrega a su destinatario que después de abrirlo tomará el siguiente. Así sucesivamente hasta que se entregan todos los regalos que están colocados debajo del árbol. El momento más emotivo de la tarde fue cuando nuestras hijas recibieron sus nuevos teléfonos celulares y mi suegra recibió de todos nosotros un sobre con dinero para volar en parapente, algo que desea hacer por motivo de su cumpleaños #70 el próximo enero. Se emocionó hasta las lágrimas y nos contagió a todos 😉

Para la cena elegí un menú muy alemán:

  • sopa de champiñones y almendras
  • pato relleno, col morada y Kloße (bolas de papa)
  • tiramisú de frutillas silvestres con Spekulatius (galletas navideñas)

Al terminar de cenar, leímos un texto sobre las tradiciones mexicanas de Navidad que viene en un libro que compré el año pasado a forma de calendario de adviento. Para cada día de diciembre se lee un país diferente y aunque México no toca el día 24, decidimos leerlo este día para que los abuelos conocieran sobre las posadas, buñuelos y los peregrinos.

IMG_1612

Después jugamos un juego que conocí recientemente en una posada con amigas mexicanas y que me pareció muy divertido. Envolví un pequeño regalo en una caja de cartón, y esta a su vez en otra y luego en otra. Y el juego consiste en tirar un dado y quien saque un 6 tiene que ponerse un gorro de Navidad y dos guantes de cocina e intentar abrir el regalo mientras que los demás siguen tirando el dado hasta que otra persona obtenga un 6 para quitar el gorro, los guantes y la caja para seguir intentando llegar al regalo final. Nos reímos mucho y finalmente mi cuñada abrió la última caja que contenía un cojín de “emoji sonriente”.

IMG_1660

El día 25 empezó con un desayuno tradicional alemán con panecillos, quesos y embutidos. Mi cuñada tenía que irse para celebrar la navidad con la familia de su novio y no pudo probar el menú navideño muy mexicano que comimos al mediodía:

  • bacalao
  • tamales de cochinita pibil, mole y verdes con frijoles refritos y arroz
  • flan

Todo delicioso! Obviamente yo no hice los tamales, sino que los compré a una chica mexicana que tiene una tienda en Bremen 🙂 Por la tarde fuimos a dar un paseo por la ciudad para tomar un poco de aire y bajar la comida porque todavía faltaba la cena: Raclette! que aunque es una tradición muy alemana, nosotros le agregamos el toque mexicano con frijoles, maíz y tortillas de harina 🙂 ah! y ensalada de manzana 🙂

Definitivamente fue una navidad con mucha comida, muchos regalos y mucha convivencia familiar. Mis suegros se fueron el 26 después de desayunar y por la tarde llegaron mis otros suegros a merendar, pero fue una visita corta y no tuve que cocinar nada especial. Para terminar el día, decidimos ir a cenar a un restaurante italiano sólo nosotros cuatro para cerrar los días festivos en familia.

El fin de año lo celebraremos en casa de unos amigos y el día 6 Victoria festejará su cumpleaños con sus mejores amigas, así que las fiestas no terminan 🙂 Mientras tanto nos preparamos para cerrar el año 2017 reflexionando sobre lo que hicimos y pensando en los nuevos proyectos y viajes que traerá el 2018, pero eso se los cuento en otra ocasión porque esta entrada ya se alargó mucho.

Espero hayan tenido una Navidad muy especial como nosotros y que el niño Jesús haya encontrado un lugarcito en sus hogares y en sus corazones.

tarjeta 2017

 

2da posada navideña entre amigas

¿Quién iba a pensar que un encuentro de mexicanas casadas con alemanes resultara en un grupo de amigas que se reúnen dos veces al año para pasar un rato agradable? Una de esas veces es en noviembre, y como está cerca de Navidad hemos logrado organizarlo a forma de posada con piñata, ponche y regalos.

El grupo original nació hace casi dos años en Kassel con 31 mujeres mexicanas que viven en diferentes partes de Alemania, todas casadas con alemanes. Para seguir en contacto, hicimos un grupo en Whatsapp donde 25 seguimos muuuuy conectadas :), mientras que en otro grupo de Facebook seguimos todas. Para la 2da posada realizada el fin de semana pasado, logramos reunirnos 20, una más que en la primera!!! Nada mal, no?

En esta ocasión el punto de encuentro fue Wilnsdorf, cerca de Siegen a una hora de IMG_1196Fráncfort. Y la fecha fue reservada desde hace meses: el sábado 18 de noviembre 🙂 Del norte, somos 6 y en esta ocasión viajaríamos 3 el viernes, y las otras 3 el sábado temprano. Para evitar el tráfico del viernes por la tarde, decidimos salir también temprano y a pesar de que una tuvo que cancelar de último minuto porque su hija se enfermó, una amiga y yo seguimos con el plan y salimos cerca de las 10 en dirección al sur.

Después de casi 4 horas y media llegamos a nuestro destino, donde la anfitriona nos esperaba con un delicioso caldo de camarón al estilo Veracruz. Descansamos un rato para después recoger a otra chica que llegaría en tren desde Basilea, Suiza. Mas tarde cenamos todas las que habíamos llegado el viernes (4) con la anfitriona y una amiga de ella en un restaurante hermoso, una Vinoteca antigua cuya especialidad son los “Flammkuchen”, donde pasamos un rato ameno entre juegos, risas, vino y comida.

A las 9, la anfitriona nos llevó al centro de Siegen, de donde partiría un tour nocturno por la ciudad con un guía de la Edad Media. Fue muy divertido e interesante conocer las leyendas de la ciudad, conocer lugares que han hecho historia y aprender que el gran pintor Rubens nació en Siegen 🙂 A pesar de los 0 grados de temperatura, aguantamos vara y nos despedimos de nuestro guía a las 11 de la noche.

23621303_10213620320595647_3686434201338469509_n

Y llegó el gran día! El sábado desayunamos en una linda cafetería de Siegen llamada Barcelona donde poco a poco fueron agregándose las viajeras que faltaban, ya éramos 18, solo faltaban dos que llegarían mas tarde. Y la sorpresa del día nos la dio una que de último momento se decidió asistir, viajando más de 3 horas sola, dejando a sus 3 pequeños con su papá para regresar a media noche a su casa. Esas son ganas!!! Me dio tanto gusto volver a verla que se me salieron las de cocodrilo 😉

Ya saben cómo son 18 mujeres reunidas, así que el desayuno almuerzo se prolongó hasta las 2 de la tarde y con prisas caminamos a la parte más alta de la ciudad donde se encuentra un castillo-museo, donde una señora mayor nos dio un tour en español por todas sus salas. En el sótano visitamos una mina de hierro, en el primer piso conocimos la historia de la familia Nassau-Oranien y por último, recorrimos el segundo piso dedicado a Rubens donde admiramos algunas de sus obras. Así que no nos podemos quejar, además de la fiesta nuestros encuentros siempre tienen un toque cultural 🙂

2017-11-20-PHOTO-00001802

Volvimos rápidamente a casa de la anfitriona para cambiarnos y llegar puntualmente a la misa de 6, donde el párroco nos permitió cantar al final y nos dió su bendición. Acompañadas de la guitarra de una de nosotras, cantamos “Los peces en el río” y “Feliz Navidad”. Después nuestra guitarrista cantó a capella una canción que nos hizo llorar, al menos a mí de emoción! Dios permitió que nos conociéramos el año pasado y ha permitido que nos volvamos a encontrar en diferentes ocasiones para consolidar nuestra amistad, recordar nuestro amor a México y sentirnos en familia. Esa familia que tenemos tan lejos se hace presente en cada una de nosotras, apoyando, abrazando y compartiendo momentos inolvidables como éste.

Finalmente llegó la hora de la tan esperada posada en un saloncito que rentamos muy cerca de la casa de la anfitriona donde por cierto durmieron 15 de las invitadas, las otras 5 dormimos en un apartamento vecino. Igual que el año pasado, al llegar unas empezaron a poner la mesa mientras otras cocinaban el postre. Unas sacaban las bebidas y otras organizaban los regalos. Y a eso de las 9 pedimos posada con peregrinos, guitarra, velas y cantos para seguir con la cena que ya esperaba calientita: barbacoa de res, tortillas de maíz, arroz y ensalada. De postre: ponche, flan y capirotada. Para variar, comí de más y mas tarde, sería imposible dormir… pero eso sí: lo comido y lo bailado, quién me lo quita!

Seguimos con el intercambio de regalos y un juego muy divertido que consiste en abrir un gran regalo con guantes de cocina. Nos reímos como nunca! En ninguna posada mexicana puede faltar la piñata, y aquí tuvimos una muy colorida, llena de dulces mexicanos que quebramos como si fuéramos niñas chiquitas.

2017-11-20-PHOTO-00001816

Después de despedir a nuestra chica sorpresa que tenía que regresar a casa porque su marido saldría de viaje al día siguiente, abrimos pista y nos pusimos a bailar cumbias, corridos, salsa y sobre todo canciones de nuestra juventud con muchísimo ritmo e injundia…. hasta….

que llegó la policía!!! En ese momento estaba cerca de la grabadora y como no encontré como bajarle al volumen, no quedó más remedio que picarle a algo y la música paró de repente! Algunas ni siquiera se habían dado cuenta de la presencia del policía y me miraban desconcertadas… ups! Algunos vecinos se quejaron del ruido y aunque podíamos seguir la fiesta, tendría que ser sin volumen alto para evitar una multa. Lo más divertido del momento fue ver la cara del policía que supongo no esperaba encontrar tanta belleza latina bailando y los chistes que hicimos después sobre los “stripers” que no lo eran.

Ya era la una y media, así que con el dolor de nuestro corazón empezamos poco a poco a recoger todo. A las 3 ya estaba en cama con un dolor de estómago que me impidió dormir a pesar de estar tan cansada, pero al menos pude dormir un par de horas antes de llegar al almuerzo mexicano que las organizadoras habían preparado: huevos con salsa, tamales y chilaquiles. Ay Dios! A seguir comiendo porque eso no lo ve uno por acá todos los días!

A mediodía empezaron las despedidas y cada una tomó un rumbo diferente a su lugar de residencia: norte, sur, este u oeste. Unas tardarían poco y otras mucho en llegar, pero todas lo harían con las pilas bien cargadas, felices de haber pasado un fin de semana inolvidable y seguras de que habrá una próxima vez. Sí, seguras porque la posada ha quedado institucionalizada y nos reuniremos cada segundo fin de semana de Noviembre a nuestra tradicional posada. Dónde? Eso irá cambiando pero al menos el 2018 ya está decidido: iremos al sur!!!

De nuestro primer encuentro en Kassel, ha seguido la posada en Wolfenbüttel, luego Hamburgo al norte y la segunda posada en Siegen. Habrá que buscar un pretexto para reunirnos la primavera del 2018 antes de la posada en Stuttgart, pero seguro que no tendremos problema porque ya vamos agarrando experiencia y sabemos que estos encuentros son necesarios para nuestra felicidad y salud mental en Alemania, donde la falta de sol nos agüita y el invierno se nos hace eterno. Doy nuevamente gracias a Dios, a los planetas, al destino o a quién haya sido el culpable de haber encontrado un grupo de amigas tan hermoso, alegre y diverso. Cada una de nosotras aporta al grupo su experiencia, virtudes y valores para complementar un círculo de mujeres bellas e inteligentes. Dios las bendiga siempre y las conserve en mi camino como Mariposa Migrante por este país 🙂

2017-11-20-PHOTO-00001809

P.D. Y no quiero olvidar un agradecimiento muy especial a la anfitriona y organizadoras por hacer todo esto posible. Gracias, Danke, Thank you!!! Espero el tiempo y esfuerzo dedicados a la organización hayan valido la pena, las invitadas quedaron felices con todos los detalles, dedicación y sorpresas que hicieron de este evento un éxito. GRACIAS!

¡Viva México!

Llevo 15 años gritando Viva México el 15 de septiembre, día de la independencia mexicana, fuera de mi patria! Casi todos los años he tenido oportunidad de gritarlo en algún evento organizado por la embajada o por un grupo de mexicanos que no quieren pasar el día desapercibido. Este año no fue la excepción y a falta de fiesta nacional en Hamburgo, me reuní con algunas amigas en un restaurante mexicano a celebrar nuestra identidad mexicana, cantando, comiendo y bailando como buenas embajadoras en este país.

Muchos piensan que con el paso de los años uno se olvida del español, o se “hace más” de la cultura del país donde se vive, pero en mi caso he pasado por diversas fases que me han hecho valorar mucho más mis raíces. Recién llegué quería aprender el idioma, después con el trabajo me preocupé por hacer contacto con colegas, llegaron las niñas y quería conocer a las mamás de las amigas de mis hijas y hace 3 años me concentré en aprender el alemán de una vez por todas.

En todos estos años no me olvidé de mis raíces pero creo que le quise dar más importancia a lo alemán para facilitar mi integración y adaptación a la cultura alemana. Hoy, a 15 años de haber llegado a Alemania, me siento más mexicana que nunca y grito con todas mis fuerzas:

¡Viva México! porque me vio nacer y me dio valores, costumbres y tradiciones que llevo en el corazón y que me identifican como mexicana a donde vaya. Un país maravilloso lleno de naturaleza, paisajes y tesoros que enamoran a quien lo visita. Bien dicen que como México no hay dos, y estoy orgullosa de haber nacido en el país más bello del mundo.

¡Viva su cultura! El día de muertos, las posadas navideñas, las fiestas patrias y el amor a la Guadalupana. Tradiciones que comparto con amigos, vecinos y alumnos. No hay evento internacional en donde no me ponga un traje regional, una pieza de joyería auténtica mexicana o lleve una bolsa bordada por manos indígenas. No tendré la piel morena pero nadie duda que sea mexicana!

¡Vivan sus colores! Sí, esos colores brillantes y llamativos que decoran las artesanías mexicanas, resaltan en su comida típica y forman parte de mi hogar, mi vestimenta y mi vida diaria. Sobretodo en un país donde los días son grises y nublados, los colores iluminan mi día a día aunque no salga de casa.

¡Vivan sus sabores! No hay comida más rica que la mexicana, y además de hacerla en mis cursos de cocina, la preparo para invitados en cuanta oportunidad se presenta. Eso sin contar que en nuestro refrigerador siempre hay frijoles refritos, tortillas de harina y salsas picantes. Pan negro? No, gracias! Mis hijas prefieren (al igual que yo) unas quesadillas o unas tostadas con frijoles y queso.

¡Vivan sus olores! Empezando el año con la rosca de reyes y terminándolo con el pan de muertos en Noviembre, la casa siempre huele a México. Si no es pan, son hojarascas, sopes, frijoles charros o tortillas recién hechas. Es increíble como nuestros recuerdos están ligados al olfato y el olor a México me hace recordar la casa de mis padres, la de mis abuelos e infinidad de eventos felices de mi infancia y juventud.

¡Viva su idioma! Acaso hay un idioma más bello que el español? Mis hijas lo han aprendido sin darse cuenta y yo lo enseño a jóvenes y viejos en este país. Sea por estudios, para vacaciones o por placer, el español se ha convertido en mi fuente de ingresos y soy feliz compartiendo un poquito de mi identidad mexicana en el salón de clases.

¡Viva su gente! Sobretodo aquellas personas que al igual que yo han migrado a este país y se han convertido en mi nueva familia. Mi vida no sería la misma sin el contacto con mujeres mexicanas que comparten los mismos sentimientos y emociones que yo, al estar fuera de nuestra patria querida. Con ellas canto, bailo, río y lloro. Curioso que en estos 15 años mis mejores amigas siempre han sido mexicanas, algunas se han ido y otras han llegado recientemente, pero el amor por México siempre nos une a miles de kilómetros de él.

Sí, soy alemana pero jamás dejaré de ser mexicana. Estoy integrada, hablo alemán y sigo las costumbres de este país. He aprendido a cambiar o adaptar algunas cosas para fines prácticos y facilitar la vida en este país, pero mi esencia mexicana se conserva e incluso se ha fortalecido con el paso de los años. No sé si en México me vestiría de china poblana o haría piñatas, pero aquí he aprendido que mi cultura es valiosísima y la comparto con mucho gusto. Y es que no es difícil convivir con las dos culturas, solo es cuestión de aprender.

Como se lo dije a un par de conocidos en una reunión que me preguntaban al respecto: “es posible integrarse sin dejar de ser “mexicanos, turcos o chinos”, respetando el país donde se vive y transmitiendo nuestros valores a los nuestros podemos ser felices. Pero no hay que confundir y exigir del país donde vivimos que cambien su cultura por la nuestra. Por ejemplo, en los cumpleaños de mis hijas siempre ha habido una piñata y los invitados han aprendido nuestra tradición… pero no puedo exigir ni esperar que en el jardín de niños o en la escuela, implementen esta tradición solo porque tienen un par de alumnas mexicanas. Al jardín de niños llevo el pastel y mis hijas celebran como los alemanes y en casa, celebramos a la mexicana :). Lo mismo sucede con el idioma hablado en casa y fuera, con valores o festividades, etc.

Mi amor por México es infinito y quiero que mis hijas lo amen tanto como yo aunque no hayan nacido ni crecido allá. Eso solo es posible si lo viven en casa a través de tradiciones, sabores y costumbres. Creo que voy por buen camino porque mis hijas nunca se han avergonzado de hablar español ni de vestirse de chinas poblanas, y poco a poco se sienten orgullosas de tener dos patrias 🙂 Así como yo! Orgullosamente alemana y mexicana!

Viva México!!! en Alemania!

IMG_7072

 

Fiebre ochentera

Siempre me han llamado la atención los programas de “apuestas” en la televisión alemana. Muchos años fui fan de un programa llamado Wetten dass…en el que los candidatos apostaban ser capaces de hacer algo difícil o curioso, y un invitado famoso, fuera deportista, actor o cantante decía si creía o no que el candidato podía cumplir con su hazaña. De no coincidir, la persona famosa tenía que hacer algo normalmente penoso y ridículo en televisión.

En el mismo programa, el equipo de producción viajaba a una ciudad y se le pedía a la comunidad cumplir una “apuesta” en el tiempo que duraba la emisión. Por ejemplo una vez pidieron en Viena que 1000 parejas se presentaran en la plaza del ayuntamiento vestidos con traje y de largo para bailar un Vals y en otra ocasión, en Berlín tenían que llevar 500 asadores a la puerta de Brandenburgo con mínimo una salchicha asada. A ese tipo de apuestas se les llama “Stadtwette” (apuesta de la ciudad). En estos casos el moderador era el que tenía que hacer algo ridículo si la ciudad cumplía la apuesta.

“Wetten dass…” es uno de los programas más exitosos de la televisión alemana y divirtió a miles de telespectadores de 1981 hasta el 2014. Sería algo así como el programa mexicano de Chabelo que también duró varias décadas en televisión.

El programa “Wetten dass…” ya no existe pero las apuestas de ciudad sí, por ejemplo en canales de radio o en otros programas de televisión. La cadena NDR organiza un tour de verano por diferentes ciudades del país, donde además de presentar conciertos realiza “Stadtwetten”. Y qué creen? Este año visitaron Stade, la ciudad donde vivo desde hace 14 años.

Hace dos semanas presentaron la “apuesta” para nuestra ciudad que decía: “250 personas deberán presentarse en la plaza de la ciudad vestidos de los 80s y bailarán una coreografía de la canción “What a feeling” de la película Flashdance.”

Y como ya me conocen, no podía faltar a este importante evento que seguramente no se repetirá en los siguientes 10 años. Así que manos a la obra! A sacar todo lo fosforescente/neón que tenemos en el guardarropa, calentadores, bandas de pelo y faldas de olanes. Ah, porque obviamente mis hijas y mi marido también se unieron a la fiebre!

Un par de piezas las renté en un local de disfraces y el resto fue cuestión de usar la creatividad. A maquillarse y peinarse como en los 80s y a ensayar la coreografía para no desafinar.

Llegamos puntuales al punto de reunión y poco a poco fueron llegando más y más. Nos formamos para el conteo y aunque lo de la coreografía fue más bien simbólico, se cumplió con la apuesta: 586 personas en look ochentero invadieron Stade y le dieron un ambiente que nunca había vivido. Todos felices, riendo divertidos de los disfraces, bailando como nunca y disfrutando salir en la televisión aunque fuera por un rato. Tuvimos muchísima suerte con el clima porque estuvo soleado y templado. Y como la ciudad cumplió, los moderadores se tuvieron que vestir de los 80s y bailar en el escenario para nosotros.

Stade NDR

Me ven? Por ahí estaba yo!

Después de bailar “What a feeling” se presentaron diferentes artistas de los 80s, como Markus, Harpo, Fräulein Menke o Smashing Picadillys, obviamente todos desconocidos para mí que no vivía en Alemania en aquellos entonces, pero conocidos por mi marido y la mayoría de los asistentes. Todos cantando y bailando al ritmo de sus “hits” de juventud. Alrededor de la plaza colocaron puestos de cerveza, antojitos alemanes como salchichas, y la fiesta continuó hasta las 11, hora límite para presentaciones de este tipo en medio de la ciudad.

Aquí pueden ver vídeos y fotografías de la velada –> http://www.ndr.de/nachrichten/niedersachsen/sommertour/Sommertour-Stade,sommertour8422.html

Nunca me había vestido de los 80s y hacía mucho tiempo que no la pasaba tan bien! Espero este tipo de oportunidades se repitan y si alguna vez llegan a escuchar de una “Stadtwette” en su ciudad, no duden en participar! Es muy divertido!!!

IMG_8756

De tour por los mercados navideños

Este año no solo visité el mercado de Navidad de mi ciudad (Stade) como es costumbre, sino que nos fuimos de tour al este de Alemania para conocer los de Dresden y Berlín. No puedo decir que conozco muchos pero en los últimos años he tenido oportunidad de visitar los del norte de Alemania como Hamburgo y Bremen, y el año pasado el de Magdeburg.

Mucha gente me decía constantemente que en los mercados de Navidad del norte no se venden tantas artesanías como en los del sur y que más bien se concentran en los puestos de comida y bebida. Así que decidí comprobar esta teoría en nuestro tour… y sí! Efectivamente, sobretodo en el de Dresden, venden muchísima artesanía local con todos los materiales que se puedan imaginar: vidrio, metal, cerámica, madera, estambre, encaje, lana, cuero, cristal, etc.

Aprovechando que mi marido tomó unos días de vacaciones previos a la Navidad empezamos el tour el 21 de diciembre en Dresden donde pernoctamos dos noches en un hotel localizado en el corazón de dicha ciudad. Dejamos el coche en el estacionamiento del hotel y recorrimos a pie todo el centro, en el cual se localizaban 5 o 6 mercados de Navidad. Los que mas me gustaron fueron:

  • Striezelmarkt Dresden. Uno de los más antiguos de Alemania que se instaló por primera vez en 1434! Sí, hace 582 años para ser exactos! El de mi ciudad cumple este año apenas su 50. aniversario 🙂  La atracción mas importante de este mercado es su pirámide de casi 15 metros de altura que es la más grande de Europa.Y como nos subimos a la pequeña rueda de la fortuna del mercado pudimos apreciar mejor toda la plaza donde se encuentra:

Lo que más me gusto es que cada puesto del mercado tiene una decoración diferente en la parte de arriba que lo hace único. Aquí les pongo algunos ejemplos:

  • Advent auf dem Neumarkt. Este mercado está localizado en una plaza muy cercana a la iglesia “Frauenkirche” y tiene unos pinos grandísimos decorados con estrellas iluminadas. Aquí nos tomamos el tradicional vino caliente y probamos diferentes platillos que no venden en los mercados que ya conocía. Y como “highlight” de la noche escuchamos a un pianista que tocó piezas maravillosas en su piano iluminado:
  • Traditioneller Weihnachtsmarkt an der Frauenkirche. Este mercado está muy cerca del anterior pero en lugar de instalarse en una plaza, los estands están en las calles contiguas a la Iglesia. Muy acogedor y para no perder la costumbre también aquí nos tomamos algo, pero no el tradicional vino caliente sino un “Feuerzangenbowle” que se sirve con un pedazo de azúcar encendido 🙂
  • Mittelalter- Weihnacht im Stallhof. Mi favorito! Este pequeño mercado es algo espectacular! Como su nombre lo indica, esta situado en la Edad Media y no hay detalle que no cumpla con dicha época: ropa, utensilios, comida, bebida, atmósfera y hasta la moneda a usar, que obviamente es el Euro pero que en el mercado llaman “Taler”. Uno se transporta a la Edad Media y ve a los artesanos, cocineros y vendedores en su papel, incluso no pueden andar por ahí con teléfono celular.  100% recomendable!

Y para cerrar con broche de oro nuestra estancia en la bellísima ciudad de Dresden cenamos en un restaurante tradicional en un sótano del centro que se llama “Pulverturm”, y donde también la decoración, el vestuario de los meseros y el ambiente es de la Edad Media. Comimos lechón y disfrutamos de una velada inolvidable!

Como estaba planeado el 23 de diciembre lo pasamos en Berlín, justo unos días después del atentado en uno de sus mercados de Navidad y donde fallecieron 12 personas. Desde que estábamos en Dresden notamos el exceso de policía en los mercados y en Berlín había todavía más. Afortunadamente la gente no dejó de asistir a los mercados y encontramos un ambiente tranquilo y alegre en los dos que visitamos:

  • Gendarmenmarkt. Esta situado en el centro de la capital alemana y no es muy grande pero sí muy acogedor. Probamos unas papas a la “Mexiko” y nos tomamos el tradicional ponche navideño. Paseamos por sus estánds y luego visitamos la Puerta de Brandenburgo donde se suponía que habría un pino de Navidad decorado con esferas mexicanas. Vimos el árbol pero no tenía esferas mexicanas sino unas normales y simples. De todas formas nos tomamos la foto del recuerdo y tomamos el metro para dirigirnos a la “Alexanderplatz” donde nos encontraríamos con unos amigos.
  • Alexanderplatz. Este mercado es grandísimo y no lo recorrimos a detalle porque la mayor parte del tiempo la dedicamos a tomar algo con nuestros amigos para ponernos al corriente de nuestras vidas ya que no nos veíamos desde hace 6 años. El “highlight” del día fue subirme al carrusel con mis hijas y mi amiga, algo que no sólo fue divertido sino mágico! Mis hijas también se subieron a la gigantesca rueda de la fortuna y apreciaron el mercado desde las alturas 🙂

Después de 5 horas en Berlín tuvimos que partir ya que nos esperaban a cenar en casa de los abuelos paternos donde pasaríamos la Navidad. Definitivamente este tour por los mercados navideños fue una gran idea y seguro lo repetiremos cada año, siempre buscando nuevos rincones para descubrir más artesanías, probar nuevos sabores y disfrutar los días de Adviento en este ambiente único y muy alemán.

Para mi colección de tazas no podían faltar una de cada mercado visitado. No compré más porque no siempre son bonitas, y éstas si me gustaron mucho:IMG_5213.jpg

Aprovecho para desearles un año nuevo lleno de sorpresas, aventuras y bendiciones!!! Hasta la próxima!

Calendario de adviento entre amigas

Me hubiera gustado haber publicado esta entrada desde principios de diciembre, pero como cuenta con información “sorpresa” para algunas personitas, no quedó mas remedio que postearla hasta después de Navidad. Sorry! De todas formas creo que esta entrada podrá servir de inspiración para muchos de ustedes para el próximo año 😉

Los calendarios de adviento son parte fundamental de la cultura navideña en Alemania, y desde que las niñas estaban en el jardín de niños nunca han faltado en nuestro hogar. Empezamos con los sencillitos de chocolates para luego migrar a los de juguetitos como Playmobil, Monster High o Barbie. Desde el año pasado las niñas hacen uno para su hermana y como pueden ver, las beneficiarias principales de esta mercadotecnia son nuestras hijas. Para no desentonar, Tom y yo nos compramos uno de chocolatitos para también poder abrir una puertita cada mañana.

Pero este año una amiga alemana me invitó a participar en un calendario de adviento entre amigas y como me gustó tanto la idea organicé otro entre mis amigas, así que tuve oportunidad de abrir DOS calendarios de advientos hechos para MI! No sé que disfruté más, si la planeación o abrir los regalos, pero de lo que si estoy segura es de que hasta ahora este año ha tenido el mejor tiempo de adviento en los 14 años que tengo viviendo en este país.

Mi amiga me invitó desde octubre a formar parte de un proyecto el cual no entendí muy bien al principio, después me explicó a detalle y me animé a participar. La idea consiste en contar con 24 participantes más el organizador, de tal forma que cada uno prepara 24 regalitos con un número asignado del 1 al 24. Los regalitos son pequeños detalles y en este caso se nos pidió que de preferencia fuera hecho por uno mismo (selbstgemacht, algo muy alemán) pero no estaba prohibido comprarlo 😉

La organizadora pone una fecha límite para la entrega de los paquetes y dos días después de esa fecha (todo antes del 1 de diciembre), podemos pasar a recoger nuestro “calendario de adviento”, que tiene 23 regalitos de las participantes más el de la organizadora que se coloca en el número que nos tocó. A mí me asignaron el número 19, así que entregué 24 paquetitos con el número 19 que la organizadora repartió entre las participantes y para que no me tocara mi mismo número 19, ella colocó SU regalo en el 19. Suena complicado, pero no lo es 🙂

De las participantes solo conozco personalmente a dos de ellas, así que me decidí por una manualidad navideña que encontré en Pinterest: un adornito basado en una veladora eléctrica en forma de monito de nieve.

Hice tres modelos diferentes: con gorrito negro, con gorrito de invierno y con orejeras. Además les coloqué una tarjetita a juego y siguiendo las instrucciones de la organizadora, puse los 24 regalitos en una caja etiquetada con mi nombre y número (19).

img_3713

En esa misma caja se me entregaron mis 24 regalitos de regreso, listos para abrirse del 1 al 24 de diciembre:

img_4249img_4256

La idea me pareció genial y muy original y dado que a finales de noviembre estaba planeada una posada con mis amigas mexicanas que conocí en el encuentro de Kassel, no dudé en preguntarles si estaban interesadas en participar en algo similar. Sólo se apuntaron 20, pero aún así decidimos hacerlo. Asigné los numeritos y esta vez yo sería la organizadora así que tenía oportunidad de regalar algo mas personalizado.

Desde el principio tuve la idea de que fuera algo mexicano y pensé en hacer un pequeño nacimiento, pero no encontré algo rápido y sencillo por lo que descarté la idea. Mmmm, seguía dandole vueltas a la cabeza mientras que hacía unas manualidades navideñas para mi ahijada, y CLICK! Haría algo con fieltro y lentejuelas, ya que de cada paquete siempre me sobra material… pero qué? Finalmente Dios me iluminó y decidí hacer pequeñas piñatas para decorar el pinito, eso sí, con el nombre de cada una de las participantes bordado en ellas.

Me tardé más de lo esperado pero disfruté cada puntada pensando en cada una de mis amigas, en el tiempo que tenemos de conocernos y en el destino que nos ha puesto en el mismo camino. Usé muchos colores y agregué una tarjetita en cada paquete:

No todas las participantes fueron a la posada pero enviaron sus regalitos por correo y con la ayuda de las chicas, hicimos la repartición de cajitas y bolsitas para completar 21 calendarios de adviento. img_4073
Como sólo eran 20 regalitos en este calendario mis hijas decidieron hacer los 4 restantes para completarlo 🙂

img_4252

A mis hijas les gustaron mucho las piñatitas y me pidieron una para ellas, así que bordé 4 más para nuestro arbolito de Navidad:

img_4010

Al igual que mis hijas, este adviento disfruté abriendo regalitos que alegraron cada uno de los días hasta la llegada de la Navidad! Si les gustó la idea, no duden en ponerla en practica con amigos, familiares o conocidos! Vale la pena, se los aseguro!

Aquí tienen algunas ideas. Cada regalo fue especial y tiene un lugar especial en mi casa o en mi estómago, jiji… porque muchos eran para comer y no quedó mas remedio que consumirlos 🙂

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Creo que no es difícil identificar los regalos de mis amigas mexicanas de los de las alemanas 🙂 Todos bellos, no creen?

Nueva idea para el calendario de adviento

El año pasado fue la primera vez que mis hijas hicieron un calendario de adviento para su hermana y este año agregué una idea para hacerlo diferente, además de gastar menos y tener al final algo útil para cada Navidad.

En mis años de soltera empecé una colección de nacimientos/belenes porque tuve la fortuna de viajar mucho a Sudamérica y en cada viaje compraba uno diferente. Todavía están en México pero espero algún día traérmelos a Alemania cuando mi mamá ya no los ocupe. Cada Navidad pongo uno muy típico mexicano debajo del árbol y pensé que sería buena idea regalarles uno hecho por mí a cada una de mis hijas.

En mi búsqueda de ideas encontré unos muy sencillos y cambié de parecer, en lugar de hacerlos yo, les propuse a las niñas que si se animaban a hacer un nacimiento para su hermana y aceptaron. Les enseñé varias opciones con diferentes materiales como corcho, fieltro, papel, madera, etc. con la condición de que tendrían que elegir uno diferente y hacerlo de forma secreta para que fuera sorpresa. Al mismo tiempo, se me ocurrió que cada pieza del nacimiento podría incluirse en el calendario de adviento, y así no tener que comprar tantos regalitos.

La mayor se decidió por un nacimiento de FIMO, una especie de plastilina que se hornea:

 

Y la menor que no es tan paciente para eso de las manualidades, eligió trabajar con piedras y pintura acrílica:

 

La única diferencia con la idea original de internet, es que nosotros le agregamos brillitos a algunas de las figuras 🙂

Cada una hizo 10 piezas diferentes en sus nacimientos donde no podían faltar los personajes principales: María, José y el niño Jesús así como los 3 Reyes Magos, y el resto fueron un poco diferentes como el ángel y la estrella en el de Catalina, o el pastor con sus animalitos en el de Victoria.

El fin de semana pasado nos fuimos de compras y con un presupuesto de 20 euros, cada una compró 10 regalitos. De los 4 que faltaban, 1 se los hice yo y el resto fueron cupones para actividades mutuas como una sesión de fotoshooting, un manicure o una invitación a comer un helado.

Así quedaron empacados y ya están listos para ser abiertos a partir del 1 de diciembre:

 

24 regalitos hechos con amor que al paso de los días irán completando un nacimiento y alegrando el camino de espera hasta Navidad 🙂

Feliz tiempo de adviento!

Posada navideña entre amigas

El pasado febrero asistí al primer encuentro de mexicanas que se organizó en Kassel y como se los conté en aquella ocasión, fue una experiencia maravillosa que creó lazos de amistad increíbles que gracias al Whatsapp ha sido posible mantener y fortalecer. No hay día en que no mandemos un chiste, preguntemos alguna duda o confiemos alguna inquietud a las que ya considero como mis primas. Sí, hay una convivencia y una comunicación con confianza, respeto, armonía que va más allá de la amistad y que raya en la empatia familiar. Yo no tengo primas de mi edad, así que no sé si sea así en realidad pero el grupo de chicas que conocí en febrero se ha convertido en mi fuente de energía, alegría e información, mi rincón para desahogar penas o tristezas y mi motor de motivación.

Por esa y muchas razones más empezamos a contemplar la posibilidad de reunirnos otra vez, y como en eso de reuniones, fiestas y posadas no se nos dificulta, rápidamente un pequeño grupo que vive relativamente en el centro de Alemania organizó la primera posada navideña para Noviembre.

img_4047

Desde hace dos meses se eligió la fecha en la que la mayoría podía asistir, y de 31 integrantes finalmente asistimos 19. Todo empezó el viernes 18, día en que llegó la mitad: unas por coche, otras por tren e incluso una en avión. Nos fuimos a cenar a un restaurante italiano de la ciudad, donde comimos delicioso y platicamos muchísimo.

Es difícil describir la emoción de encontrarse con amigas con las que solo has coincidido dos días en persona pero que sientes que conoces desde hace años. Es muy curioso pero real! Y aunque era prematuro predecir como sería ese fin de semana, estaba segura de que sería otro momento especial, igual o mejor que nuestro primer encuentro.

Todas las que llegamos el viernes (6) nos quedamos a dormir en casa de una de las organizadoras, mientras que las que llegaron el sábado (9) se quedaron en casa de la otra organizadora. El sábado había programa completo para todo el día:

  • Comenzamos con un almuerzo riquísimo en un restaurante de la ciudad donde a lo largo de la mañana fueron llegando otras de las chicas.
  • Después nos fuimos de tour por la ciudad que curiosamente se parece mucho a Stade, donde yo vivo. Caminamos, compramos, tomamos fotos y café, reímos y pasamos el rato, mientras que llegaba la hora del siguiente punto en el programa.
  • Visita al castillo de Wolfenbüttel donde nos esperaba una sorpresa! La visita guiada al museo del mismo fue hecha ni más ni menos que por un personaje del siglo XV, con peluca de rizos blancos, tacón y medias. Él no solo nos dio un tour por las habitaciones y salas del castillo, sino que también nos enseñó como debíamos hacer reverencias, caminar y saludar como damas de la alta sociedad de aquella época. Fue divertidísimo y creo que el guía tuvo problemas para contener la risa con nuestras ocurrencias.
  • Luego tuvimos dos horas para descansar y ponernos guapas para el evento más esperado del año: la tradicional posada que empezaría a las 7 de la noche.
  • Como toda posada mexicana no pudieron faltar los elementos principales que las hacen únicas, ya que combinan tradición con fiesta, reflexión con diversión y de verdad que fue un momento lleno de todo eso y más!
    • Empezamos con la bendición del sacerdote en una iglesia que estaba al lado del salón que rentamos para el evento. El padre nos sorprendió cantando una pequeña estrofa en español y en un círculo con velas encendidas recibimos la bendición para terminar la pequeña ceremonia con una de las canciones que mas me gustan: El pescador de hombres. Ufff! Las lágrimas no tardaron en rodar por mis mejillas al sentirme como en México y escuchar esa estrofa: he dejado mi barca… junto a ti, buscaré otro mar.
    • 15157014_1189371341111110_5260832227600764126_o
    • Con las velas prendidas caminamos al salón donde nos dividimos en dos grupos para cantar la tradicional canción En nombre del cielo con los de adentro y los de afuera. Y adelante peregrinos para seguir la fiesta!
    • img_4058
    • Rápidamente entre todas organizamos mesas, pusimos música navideña, preparamos el buffet, hicieron guacamole, calentaron tortillas y quedó todo listo para cenar la rica barbacoa que nos habíamos saboreado desde hace meses.
    • Cenamos, brindamos y bailamos…
    • Luego rompimos dos piñatas con ojos vendados y como niñas chiquitas nos tirábamos al piso por las golosinas mexicanas 🙂
    • img_4117
    • Y como se acerca la navidad, no podían faltar los regalos que intercambiamos entre juegos y risas.
    • img_4063
    • Finalmente, dejamos el programa de lado y nos dedicamos a bailar, cantar, charlar y divertirnos al máximo!
    • Hasta las dos de la mañana, hora en que dejamos el salón ya limpio y recogido.
  • Al día siguiente nos reunimos a almorzar barbacoa en casa de una de las organizadoras, donde con el dolor de nuestros corazones tuvimos que despedirnos. Pero no sin antes decidir el próximo punto de encuentro: Hamburgo!!!

Y tal como lo había presentido, el fin de semana fue único! Lleno de sorpresas, risas, abrazos, alegría, calor fraternal y mucho sabor mexicano! Acaso se puede pedir más? Todas nos despedimos con el corazón lleno de energía para sobrevivir el invierno que nos espera y para las que nos quedamos aquí a celebrar Navidad, nos llenamos de nuestro México para no extrañar tanto nuestras tradiciones y posadas.

Mil gracias a las chicas que hicieron de este evento algo inolvidable y maravilloso! Y gracias a Dios por haberlas puesto en mi camino! Estoy segura que el próximo año volveremos a coincidir aquí o allá para seguir fortaleciendo nuestra amistad 🙂

 P.D. Lo que pasó en Wolfenbüttel se queda en Wolfenbüttel 😎

De esas casualidades…

del destino que son difíciles de creer, voy a escribir el día de hoy.

Hace 2 años, el periódico local me hizo una entrevista sobre el día de muertos, su significado y la forma como se celebra en México. Me disfracé de catrina, me tomaron fotos en un panteón abandonado y el artículo ocupó la primera plana el día de Halloween (31-octubre) de ese año.  Y como no todos los días salgo en el periódico guardé el artículo entre mis documentos importantes junto a este blog impreso, cosa que hizo también una profesora de alemán porque el artículo le pareció adecuado para el tema de “historias de miedo” que cada año imparte a sus alumnos de 5to año.

articulo-periodico-catrina

El mes pasado mi hija Catalina me comentó casualmente un día por la noche “oye, mamá… mi maestra de alemán quiere que vayas a contarnos sobre el día de muertos”. Se me hizo raro y le pregunté a qué venía eso y me dijo que la maestra había encontrado el artículo de la catrina (mí artículo!) entre sus cosas y al leerlo de nuevo, no tuvo problemas en ver la relación de mi apellido con el de Catalina.

Qué casualidad!!! Y dos años después por azares del destino visité el grupo de 5to año justo en el día 2 de noviembre, y no porque así lo eligiéramos sino porque justo los miércoles tienen la clase de “Verfügung” (hora semanal para tratar temas varios) y la semana pasada estaban de excursión, no quedaba más que este día que cayó justamente en el día festivo mexicano. Otra casualidad!

Solo tendría 45 minutos, así que para entrar en materia les presenté el vídeo de Plaza Sesamo que grabamos hace 3 años y que explica de manera sencilla esta festividad mexicana. Después hice una pequeña presentación de 10 minutos con muchas fotos para explicarles los altares, sus elementos, las calaveritas de azúcar, el pan de muerto, las catrinas y cómo lucen los panteones en estos días.

Les llevé pan de muerto para que lo vieran, el cual le dí a la profesora para que lo compartiera con sus colegas y a los niños les llevé galletitas de calaveras hechas con mucho amor:

img_3863

Les encantaron! Y mientras que se las comían les pasé un corto animado que me encanta y que para mi gusto explica de una forma gráfica y simple cómo celebramos este día y qué significa.

Al final hubo una sesión de preguntas y conversamos sobre las diferencias culturales, ya que aquí la muerte es un tema tabú y sería imposible imaginarse un poco de música, color o ambiente festivo en el domingo de muertos que se celebra el segundo domingo de noviembre en Alemania. Fue una experiencia muy linda y enriquecedora! Me encanta compartir mis tradiciones y si se trata de niños, lo disfrutó al doble.

Y para concluir esta entrada me quedo con la frase de la maestra que dijo al final de la presentación: “Entonces el día de muertos festejan la vida de los que ya partieron?” Sí, así es! El 2 de noviembre celebramos juntos vivos y muertos los momentos compartidos 🙂

 

Adiós a los guardianes!

Hace algunos años escribí sobre la película de los Guardianes y cómo nuestras hijas de 6 y 7 años todavía creían en ellos. Me refiero al conejo de Pascua, Papá Noel y el hada de los dientes. Tarde o temprano iba a llegar el día en que Victoria y Catalina dejaran de creer en estos personajes de fantasía que traen regalos en Pascua, Navidad o cuando se caen los dientes. Y ese día llegó!

El primero fue Papá Noel en la navidad pasada… No hubo necesidad de una explicación oficial, ya que desde el año anterior ya sabían la verdad pero se jugaba con el nombre y seguíamos simulando la llegada sorpresiva de regalos. La costumbre de los diferentes horarios se mantuvo, pero esta vez se dijo específicamente que los regalos que se recibieron el 24 por la tarde eran de los abuelos y los del 25 por la mañana de papá y mamá. Y el mito de Papá Noel, Santa Clos o “Weihnachtsmann” desapareció en un abrir y cerrar de ojos…

Después le tocó el turno al hada de los dientes, que aunque ya no creían en ella seguían recibiendo regalitos. Recuerdo cuando nuestra hija mayor nos preguntó que hasta cuando recibirían “sorpresitas” debajo de la almohada a cambio de sus dientes, y la verdad es que no tenía idea si había alguna regla en particular, así que simplemente contesté que el hada de los dientes les traería un regalito solamente por los primeros 10 dientes que perdieran. Me parecía un número razonable y no sabía hasta que edad pasaría eso, pero como todo en la vida, el mes pasado se cayó el diente número 10 a nuestra hija menor y automáticamente perdí el trabajo de “hada de los dientes”. Ya no habrá sorpresita, ni moneda (cuando el hada no estaba preparada con regalito), ni entradas a media noche para dejarlas debajo de su almohada sin que lo notaran. Cómo lo voy a extrañar!

Y por último le ha tocado al conejo de Pascua. Esta Pascua hemos decidido cambiar los regalitos por un billetito para que las niñas compren lo que ellas deseen y juntando lo de los abuelos y lo nuestro puedan comprar algo más grande o simplemente ahorrarlo. Como sucedió la Navidad pasada, no hubo explicación oficial, simplemente se entregaron tarjetas firmadas por nosotros o los abuelos y automáticamente el Conejito pasó a mejor vida.

He de confesar que no estaba preparada psicológicamente para este momento y menos para que todo sucediera en menos de tres meses. Sabía que el momento llegaría, pero creo que en mi interior no quería que llegara. Obviamente el hecho de que nuestras hijas no crean más en Papá Noel o el conejo, no quiere decir que no habrá sorpresas, ni que dejaremos de esconder regalos entre arbustos en Pascua pero lo que ya no veré más es esa carita de incredulidad, esa inocencia ni escucharé más eso de “Mamá, pero viste los Renos?”, o “Mamá, yo sí vi al conejo pasar rapidísimo en el jardín”. No sé quién disfrutaba más de esos cuentos de fantasía, si mis hijas o yo al verlas.

Y junto con la desaparición de estos hermosos personajes de fantasía, mueren también las hadas, sirenas y princesas. La fase de magia, ensueño y fantasía ha terminado y ahora toca prepararme para la adolescencia, que seguro tendrá su lado bonito y positivo (quiero creer que si hay algo bueno en la adolescencia, jiji). Fui una mamá pro-cuentos, castillos y disfraces. Mis hijas crecieron entre unicornios, el color rosa y sus princesas, incluso las conocieron en persona cuando visitamos Disney. Volví a ser niña a su lado y no lo voy a negar, fomenté esa fantasía porque sabía que era una etapa corta que valía la pena vivir. Mi marido criticaba el exceso de juegos, caricaturas y cuentos de fantasía, pero más de una vez le hice ver que esa imaginación e inocencia no duraría para siempre. Respeto a mis amigas “anti-princesas” y no sé si mis hijas tengan problemas en un futuro por haber creído en un mundo color de rosa, en donde la mujer es sumisa, cree en el príncipe azul y es feliz con un montón de hijos. Pero dudo que los cuentos y juegos de su infancia tengan un lugarcito en sus agendas en el mundo de hoy. Vivieron su niñez al máximo, creo que fueron felices y recordarán esos disfraces y momentos como algo divertido y talvez cursi. Eso es todo.

Como mamá, no me queda más que atesorar todos estos recuerdos y revivirlos al ver las fotos y videos. En menos de lo que imaginé, ya sueñan con tacones, maquillaje y ropa de moda. Están entrando en la etapa que todo parece infantil y quieren ser “grandes”, es decir jóvenes o adultas, pero para mí siguen siendo niñas.

De los “guardianes” pasamos a los “peligros”, y pido a Dios que no desaparezca a los “ángeles guardianes” que son mas necesarios que nunca 🙂 También le pido me mande sensatez, cordura, paciencia y muchas cosas más para seguir acompañando a estas princesitas que ya sueñan en ser señoritas. Porqué tienen que crecer tan rápido??? me pregunto yo…

 

Tres anuncios, un mensaje

Cada Navidad es imposible no ver los anuncios de televisión que muchas empresas preparan justamente para esta temporada. Este año no ha sido la excepción y aunque veo poca tele, por medio de las redes sociales he visto tres anuncios de diferentes empresas y países que comparten casualmente un mismo mensaje.

Esta Navidad quiero desearles lo que cada uno de estos anuncios trata de comunicar de distintas formas y usando diferentes situaciones. Al final lo que expresan es que COMPARTAS tu TIEMPO con tus SERES QUERIDOS. Que esta Navidad no sólo se regalen cosas materiales, sino AMOR, DEDICACIÓN y TIEMPO!

De hecho no es nada nuevo y creo que desde hace años se insiste en este mensaje con eslóganes como: “Regale afecto, no lo compre”. Pero hoy en día en el que todos parecen estar más ocupados que nunca y distraídos con teléfonos móviles y tabletas, estos mensajes llegan directo al corazón y espero hagan reflexionar a más de uno.

Mi deseo para tu próximo año es que esté lleno de momentos inolvidables, sorpresas y experiencias que te hagan feliz! Sea que compartas un desayuno con tus hijos, una velada con tu pareja, una llamada telefónica con los que tienes lejos, una ida al cine con tu mejor amiga, una merienda en un asilo o una visita a un orfanato. Compartir tiempo con propios y extraños, vale más de lo que imaginas y queda grabado en el corazón de todos los involucrados.

Y sin más rollo les dejo estos tres anuncios que me conmovieron esta temporada y que reflejan mi mayor deseo para todos mis lindos y fieles lectores!

Anuncio de EDEKA- Alemania

En Alemania este anuncio fue catalogado por muchas personas como macabro y causó gran controversia, pero creo que da en el clavo. Cuántos abuelitos pasan estas fiestas solitos? Así que a pasar más tiempo con nuestros viejitos que bien lo merecen!

 

Anuncio Regalate– España

 

Anuncio Coca Cola – México

Éste último ha causado también mucha polémica y no dudo que el refresco anunciado no sea muy saludable, pero el mensaje de compartir una tarde con personas de otra cultura es valioso y por eso lo comparto. No veo en él ninguna discriminación y sería genial que en en el mundo entero desapareciera el clasismo y la división entre grupos étnicos.

 

¡¡¡FELIZ NAVIDAD Y LO MEJOR PARA EL 2016!!!

Navidad en la escuela

La Navidad se acerca y las escuelas alemanas empiezan una serie de eventos  y actividades para no pasar esta época desapercibida. En el jardín de niños también se preparan y las actividades son muy similares, pero ahora me concentraré en las de la escuela primaria.

Como siempre les contaré mi experiencia personal en la escuela de mis hijas que es pequeña y de “pueblo”, pero creo que en la mayoría de las escuelas sucede algo muy parecido.

– Calendario de adviento… al empezar diciembre, se acostumbra tener en cada casa un calendario de adviento como se los comentaba en otro post. En la escuela no puede faltar tampoco esta tradición y se hace de una manera sencilla con la colaboración de todos los niños. Cada niño debe llevar un regalito unisex de máximo dos euros ya envuelto y dependiendo del número de niños, el profesor calcula cuando entregarlos a lo largo del mes si no son 24. Todos los regalos se cuelgan en una cuerda que atraviesa el salón y cada mañana se hace un pequeño juego o sorteo para ver quién saca el regalito del día. Los lunes a veces se sacan uno o dos regalos extras del fin de semana.

En la secundaria esta tradición ya no se hace, pero al menos en el salón de Victoria se organizó un “amigo secreto”, donde cada niño comprará un regalito de máximo 5 euros para un compañerito, cuyo nombre ha sacado previamente y que se entregará unos días antes de salir de vacaciones de Navidad.

– Manualidades… Cada año cada maestro invita a madres de familia ( o padres) para que ayuden durante una mañana en la elaboración de manualidades junto con los niños. Dichas manualidades servirán para decorar el salón de clases, la escuela o para que las lleven a casas y decorar su habitación o sala.

Normalmente el maestro busca 3 o 4 ideas diferentes y adecuadas a la edad de los niños, compra o consigue el material necesario y hace una muestra. Obviamente ese día no hay clases y los niños solo llevan su lonche y bolsa con útiles escolares.

IMG_0712 IMG_0713 IMG_0714

Las madres llegan a las 8 y en cada salón de clases, el maestro explica las manualidades a realizar esa mañana y los niños se separan en grupos dependiendo del número de manualidades. En realidad cada niño tendrá que hacer todas las manualidades y los grupos irán cambiando de estación a lo largo de la mañana. Las mamás se encargan de un solo proyecto y ayudan a los niños a recortar, pintar o pegar si tienen dificultades.

Al final todos los niños, maestros y mamás se reúnen en el foro de la escuela para presentar sus trabajos al resto de los niños.

IMG_0717 IMG_0716

Este año me apunté para ayudar ya que es el último año de nuestra hija menor en la escuela primaria y era la última oportunidad para mí de participar en este tipo de eventos. Es una experiencia muy bonita, porque además de apoyar, se conocen a todos los compañeritos de clase y se ve de cerca como es la vida escolar en Alemania. 100% recomendable!

– hornear galletas… Cada jardín de niños y escuela tiene una cocina con varios hornos, así que cada año es tradición que los niños hagan galletas de Navidad. La cocina no es tan grande, así que cada salón planea un día de diciembre para dicha actividad. Otra vez, no hay clases y varias mamás ayudan tanto en la elaboración de las masas que mandan ya listas a la escuela como en la horneada ese día. Se hacen grupos pequeños y los niños recortan las galletas y las decoran una vez horneadas. Qué hacen con tantas galletas? Pues hay dos opciones, una es que se comen en la fiesta navideña (siguiente punto) que organiza el salón de clases o se comen durante la pausa y si al final sobran, se le entrega una bolsita a cada niño para que la lleve a casa.

IMG_0715

Cabe mencionar que “hornear galletas” es un “MUST”, es decir, no hay niño en Alemania que no haga al menos una vez galletas cada diciembre de su infancia. Porque si no las hace en el jardín de niños o la escuela, las hará en los “scouts”, en los grupos de niños que se juntan una vez por semana, o en casa. Hay incluso una canción muy famosa que se llama “In der Weihnachtsbäckerei”  que ilustra los incidentes que pasan en una tarde cualquiera al hornear galletas 😉

Incluso en el mercado de Navidad de un pueblo cercano me encontré un puesto donde los niños pueden hornear sus galletas, y ahora que me acuerdo en Hamburgo también hay un barco estacionado en el lago Alster, donde los niños pueden hacer galletitas. Así que no hay excusa, aún los turistas pueden hacer galletas en Alemania 😉

IMG_0767

– Fiesta navideña… cada salón es libre de organizar su fiestecita y hasta ahora nunca me ha tocado una de la escuela completa. (Lo mismo sucede en el jardín de niños o en la secundaria.) Normalmente se lleva a cabo por la tarde en el mismo foro de la escuela, a donde asisten los niños con sus papás y hermanos a eso de las 3 de la tarde. Cada familia lleva algo para merendar: galletas, pastel, nueces o mandarinas y para tomar: té, jugo y café. Entre todos colocan sillas y mesas que se sacan de los salones de clase y se adornan las mesas con servilletas y veladoras. Después empieza el programa navideño, en el que los niños presentan canciones, poemas o alguna obra de teatro sencilla. No hay vestuarios, disfraces ni escenografía. En todo caso se ve a alguien con cuernos de reno, una barba de Santa Clós, un reproductor de música o si el profesor toca algún instrumento (como el de Caty), acompaña con guitarra o teclado. Todo es muy sencillo, pero hecho con amor. Después de merendar, todos recogen y a más tardar a las 6 de la tarde se da por terminada la reunión.

 

Y eso es todo. Como pueden ver la Navidad es bella aún de forma sencilla y se disfruta muchísimo sin necesidad de gastar mucho. Otra cosa que vale la pena mencionar es que es raro llevarle regalos a los maestros, ya que se presta a malos entendidos. Pero como yo soy muy mitotera, siempre les mando un platito con galletas o dulces. Lo mismo hago con las maestras de baile o música de las niñas, donde se acostumbra un poco más. Peeeeero siempre algo muy pequeño e impersonal como chocolates o galletas.

Les deseo un maravilloso tiempo de Adviento, en el que el estrés no se apodere de nuestro tiempo y sin olvidar el verdadero significado de la Navidad 😉

Calendarios de adviento hechos con amor

Ya les había contado de la bonita tradición de los calendarios de adviento en otro post. Los hay de todos colores, tamaños y sabores y como en todo lo relacionado a la Navidad, cada año encuentro más novedades, inventos y y variedad que hace más difícil decidirse por un calendario en particular. Así que al preguntarles a las niñas de qué querían sus calendarios este año, de Lego Friends, de las detectives !!!, de Monster High o de Top Model, y de compararlos, llegamos a la conclusión de que ya los han tenido otros años y que no son tan divertidos. Mmmmm, entonces?

Les sugerí que porqué no hacían un calendario para su hermana y les encantó la idea. Conozco muchas mamás que cada año compran detalles diferentes para llenar 24 cajitas, bolsitas o cajoncitos, pero yo nunca lo he hecho. Incluso el año pasado Victoria hizo uno para Tom y para mí, en el que preparó 24 paquetitos (12 para papá y 12 para mí) con mensajitos, dibujitos y detallitos como castañas, piedritas o manualidades.

Así que manos a la obra! Lo primero era pensar en los recipientes… sean bolsitas, cajitas o botecitos hay que hacerlos con anticipación. Buscamos en internet y Victoria se decidió por bolsitas en forma de búhos, mientras que su hermana menor quiso bolsitas rojas de organza. Para los búhos, Victoria cortó y pego ojos, picos y panzas de diferentes tipos de papel. Y por otro lado, para Caty tuve que coserlas con la máquina, cosa que no es mi fuerte. Desupés prepararon sus numeritos y una vez listas, pasamos a lo importante: los regalitos.

Búhos

Búhos

Bolsitas de organza

Bolsitas de organza

 

 

 

 

 

 

 

A cada una le dí un presupuesto de 25 euros y nos fuimos de compras. Como se supone que los regalitos deben ser sorpresa ya se pueden imaginar lo divertido que fue acompañarlas y ver que cada una tomaba un camino distinto en la tienda y pasaba a pagar secretamente sin que la hermana viera lo que había comprado. Se conocen muy bien y sabían perfectamente lo que tenían que comprar. Hoy en día es difícil conseguir detallitos por 1 o 2 euros, así que yo colaboré con otros regalitos pequeños para que completaran al menos 18. El resto fueron creaciones, manualidades o “cupones” hechos por ellas mismas.

Algunas ideas de los “vales” (Gutschein) incluyeron:

Cupón

Cupón

  • Masaje de 15 o 30 minutos
  • Sesión fotográfica
  • Manicure y pedicure
  • Peinado
  • o simplemente salir a jugar en la nieve (cuando haya)

 

El empacarlas también tuvo su chiste porque Victoria tuvo que envolver cada regalo antes de meterlo en la bolsita para que no se viera por fuera. Acomodar los regalos poniendo los más bonitos en los días 6 (día de San Nicolás) y 24 (Navidad), meterlos, cerrar las bolsitas y colocarlas en un lugar especial de la casa también requirió mucho tiempo, pero lo hicieron con gusto y emocionadas de que su hermana estaba haciendo lo mismo para ella.

IMG_0704 IMG_0743 IMG_0709 IMG_0745

No cabe duda que la Navidad es la mejor época del año y este tipo de tradiciones que fomentan el amor, la dedicación, la creatividad, la amistad entre hermanos, el factor sorpresa y el trabajo me encantan! Si las niñas quedan satisfechas (que supongo que sí) seguro que este tipo de calendarios se convertirán en una tradición familiar.

Así quedaron al final:

IMG_3017

de Victoria

IMG_3018

de Catalina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lindos, no? Adicionalmente les compré unos calendarios sencillos con chocolatitos 😉 No me pude resistir!

IMG_3028 IMG_0764

 

Regalos y regalitos

Esta semana tenemos dos cumpleaños en la familia, el mío que cayó en lunes y el de nuestra hija menor que será el domingo. Como es costumbre, invité a algunas vecinas a desayunar y a otras a merendar para no pasar el día desapercibido. Mi hija igualmente invitó a unas amiguitas a nadar en una piscina pública para festejar su noveno cumpleaños.

regalos
El lunes después de que se fueron las invitadas tocó la hora de abrir los regalos junto con mis hijas y me inspiró a escribir esta entrada. En qué ocasiones se regala algo en Alemania? Qué tipos de regalos hacen? Y hay reglas sobre el valor del mismo?

Vamos por partes. Primero les explico lo que se acostumbra regalar en un cumpleaños cualquiera, es decir que no es redondo como 20, 30, etc y que en Alemania normalmente se celebra en grande.

– Para empezar, si te toca trabajar ese día deberás llevar un pastel o unos bocadillos para desayunar con tus colegas. Eso de que te lleven pastel o te inviten unos tacos, aquí no se acostumbra.

– Si invitas a tu casa a merendar, desayunar o cenar, normalmente el invitado pregunta si tienes algún “deseo” y si no dices nada en particular, los regalos podrán ser:

* un cupón o vale (Gutschein) de alguna tienda local. En el caso de mi ciudad que es pequeña, la variedad es limitada y puede ser de una perfumería, una librería o de tiendas de ropa.

* artículos de decoración o plantas. En mi caso, al que me pregunta le digo que no quiero plantas porque soy muy mala para la jardinería y no sobreviven siquiera una temporada.

* comida… ya sean chocolates, dulces, galletas, mermeladas caseras, etc.

* bebida… normalmente alguna botella de vino o “sekt” (vino espumoso)

* en mi caso, rara vez he recibido regalos muy personales como joyería o accesorios a excepción de que sea de algún familiar o amigo muy cercano.

– En el caso de los niños desde hace años aquí en el barrio se acostumbra hacer una “caja de regalos” en alguna juguetería local donde el cumpleañero elije a su gusto algunas cositas. En caso de que no la haga, normalmente se pregunta qué tipo de juguetes prefiere para facilitar la elección. Normalmente te dirán que si Playmobil, Legos, libros o algún personaje particular. En mi ciudad también se pueden hacer “cajas de regalos” en librerías o papelerías que tienen una sección pequeña con juguetes.

– En el caso de los jóvenes se acostumbra regalar dinero, una tarjeta de “itunes” o un vale de tienda de ropa.

Pero no sólo se hacen regalos por cumpleaños. En Alemania también se regala en las siguientes ocasiones:

nacimiento del bebé. Aquí no hay baby shower ni tampoco se acostumbra visitar a la madre en el hospital, así que normalmente cuando se conoce al bebé se le lleva un detallito.

– “Einschulung“- cuándo se entra a primer grado de primaria se hace una fiesta en la escuela, y normalmente se invita a la familia a una pequeña reunión. Los regalos suelen ser libros, artículos escolares o dinero.

Primera Comunión o Confirmación. Dependiendo de la religión se hará una fiesta después de estos eventos religiosos, donde se invita a la familia. Además de biblias o artículos religiosos, se acostumbra regalar dinero y lo curioso aquí es que los vecinos o conocidos mandan un regalito al niño/joven aunque no estén invitados a la reunión y que se enteran por el periódico. La confirmación de los católicos aquí en el norte no tiene tanta relevancia como la de los evangélicos, donde llegan a juntar una buena cantidad de dinero para su licencia de manejo.

Boda, Aniversario de bodas, cumpleaños redondo (30, 40, etc). Casi siempre en estos eventos que se realizan en salones de fiestas se regala dinero acompañado de algún detalle de decoración, vino o plantas.

Funeral. Cuando fallece una persona, familiares, vecinos y amigos regalan dinero a la familia para solventar los gastos.

Navidad y Pascua. Normalmente solo se hacen regalos entre la familia cercana y especialmente a los niños. Eso de llevar algún detallito a cada reunión de amigas o vecinas no se acostumbra aunque yo lo hago de vez en cuando.

– también cuando se invitan a merendar o desayunar, a una carne asada o reunión sin motivo aparente, los invitados siempre llegan con algún detalle o botella de vino. Sólo en círculos de amigos o festivales de la escuela me ha tocado que se hagan fiestas de “traje”, donde cada quién lleva algo para el buffet.

– aunque pareciera que los alemanes no son detallistas, a veces te sorprenden como cuando terminan mis cursos de español y mis alumnos se organizan para llevarme una planta o flores como agradecimiento. También se mandan tarjetas de agradecimiento a los invitados de una boda, confirmación o fiesta especial.

En Alemania la costumbre de mandar tarjetas de felicitación por correo aún sobrevive y hay para todas las ocasiones que acabo de mencionar. También suelen acompañar los regalos y actualmente existen tarjetas con un sobrecito en la parte de adelante para incluir el regalo en efectivo. Lo que no es costumbre es incluir una tarjeta personal como en México. Es más, el lunes pasado ningún regalo tenía nombre por ninguna parte ni tarjetita de “PARA/DE”.

Ahora bien, cuánto se acostumbra regalar? Al igual que en México, hay ciertos estándares que se siguen a la hora de elegir un regalo o dar efectivo. Algunos ejemplos son: los regalos de los niños no suelen sobrepasar los 12 euros, entre amigas es de 10 a 15 euros y para la boda de un familiar allegado se regalan 50 euros por pareja. Por supuesto cada región tiene estándares diferentes y depende mucho de la amistad, ocasión a festejar y confianza. Pero casi siempre se puede preguntar a otros invitados para no salirse de la norma y en muchas ocasiones se pueden juntar dos o tres personas para regalar algo más grande.

Como en todas partes del mundo hay gente tacaña y otra muy espléndida. Creo que sería difícil generalizar en este sentido y lo único que puedo agregar antes de terminar esta entrada es que en Alemania hay mucho menos compromisos sociales que en México, primero que nada porque las reuniones y fiestas son con menos invitados como las fiestas infantiles donde se acostumbran invitar tantos niños como años que se cumplen, o las bodas que a lo mucho cuentan con 100 o 150 invitados si es un mega-bodón! Los turcos o polacos sí acostumbran celebrar bodas como los latinos, pero los alemanes no hacen fiestas masivas e incluso algunas parejas sólo asisten con dos o tres invitados al registro civil. Y el otro factor que reduce el número de compromisos es que no existen los “baby showers”, “despedidas de solteras” organizadas por la mamá de la novia, ni “quinceaños”.

Después de 13 años de vivir aquí ya me acostumbré y no extraño tanta reunión social. Puede pasar incluso un mes sin necesidad de tener que comprar un regalo para una fiesta de cumpleaños o sin algún evento especial. Repito, en cada región es diferente y puede haber personas con mucha más vida social que yo, pero en general no hay tanta fiesta como en México e incluso en mi pequeña ciudad son contados los lugares que cuentan con espacio para 100 personas.

Gracias a todos los que se acordaron de mi cumpleaños y ahora a disfrutar de mis regalitos y de mi nuevo año de vida!

A %d blogueros les gusta esto: