El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Familia"

1er semana de cuarentena

Había pensado no escribir más en este blog sobre el Coronavirus porque estoy saturada de información, de hecho desinstalé el Twitter de mi teléfono y no veo noticieros en la televisión para no volverme loca. Pero luego recordé que este blog es mi diario personal y en un par de años me gustaría leer cómo viví esta crisis. Así que aquí me tienen resumiendo un poco nuestra primer semana de cuarentena.

El viernes 13 (y eso que no creo en la superstición) de marzo anunciaron el cierre de escuelas, así que esta semana mis hijas no tuvieron clases ni yo dí clases de español en la VHS donde trabajo.

Adicionalmente a la suspensión de clases escolares:

  •  los cursos de Hip Hop y Ballet de las niñas se cancelaron
  •  llamaron para cancelar la cita de control con el ortodoncista
  •  el sábado no hubo reunión de scouts
  • no fuimos a misa el domingo porque no hay celebraciones religiosas en ninguna iglesia, templo o mezquita
  • el comercio esta cerrado a excepción de los supermercados, así que nada de “shopping”
  • y aunque los restaurantes todavía seguían abiertos, no salimos a comer fuera

También están cerrados los gimnasios, piscinas públicas, cines, museos… y no hay ningún tipo de evento sea pequeño o grande, así que no hay fiestas de cumpleaños, reuniones sociales, conciertos, seminarios, conferencias, etc.

Las chicas recibieron un par de tareas por correo electrónico que han estado haciendo por las mañanas y yo he participado en algunos “webinars” para conocer las plataformas de enseñanza de la universidad que empieza sus clases la próxima semana y que sustituirá sus clases presenciales por clases virtuales. También la VHS está ofreciendo cursos en línea, pero desgraciadamente no creo poder cambiar mis cursos actuales al nuevo formato porque mi público no es el adecuado (la mayoría son pensionados). De todas formas estoy aprovechando cualquier oportunidad para actualizarme y aprender más sobre las nuevas plataformas, incluyendo las de las editoriales.

Durante la semana fui dos veces al supermercado y aunque había algunos anaqueles medio vacíos, encontré todo lo que necesitaba. He horneado y probado nuevas recetas para entretenerme, además de bordar, leer y hacer ejercicio.

La vida social ha sido sustituida por conferencias vía Skype, Whatsapp o Facetime con amigas, y también mis hijas se comunican más por estos medios con sus abuelos y primos. Incluso ayer probaron el “Netflix Party” con sus primos en California y se divirtieron un montón.

Mi marido sigue trabajando en su oficina donde hay pocos colegas y guardan la respectiva distancia. De momento no ha tenido que viajar y no ha habido necesidad de hacer “home office”.

Nuestra vida ha dado un giro de 180 grados y sobra el tiempo para reflexionar y pensar en todo lo que está pasando. Mi pregunta esta semana es: ¿volverá algún día a ser todo como antes? ¿Saludaremos de beso y abrazo a propios y extraños? ¿viajaremos con esa ligereza a sitios desconocidos? ¿Seguirá la globalización? En un par de meses o años tendré la respuesta.

Mientras están las fronteras de muchos países cerradas y como migrante una de mis mayores preocupaciones no es contagiarme del virus, sino si podré viajar en caso de que en México haya una eventualidad… muchos se agobian por viajes de placer o negocios cancelados, pero si es necesario viajar a donde está tu familia??? Qué pesadilla!

Como leí por ahí: que pronto termine esta película apocalíptica! Por favor!

 

 

Entre medios y miedos

Las últimas semanas han estado llenas de información relacionada al Coronavirus, no hay medio de comunicación que no esté continuamente informando lo que pasa en el mundo con el virus. Empezó en China y ahora la noticia es Europa. Y claro, el miedo ha ido en aumento porque ya no es algo lejano sino muy cercano que poco a poco ha ido cambiando nuestra vida diaria hasta la cuarentena obligada con escuelas cerradas, eventos cancelados y reducción de la vida social en general.

El virus llegó a nuestra ciudad el 7 de marzo, siendo el primer caso un profesor de secundaria. Después una doctora del hospital local… luego algunas educadoras y profesoras, por lo que empezaron a cerrar sus escuelas por unos días. Al día de hoy hay 18 casos confirmados en Stade, una ciudad de 50,000 habitantes.

El viernes pasado después de mucho ir y venir decidieron cerrar las escuelas en todo el estado de Bajo Sajonia, y en efecto dominó prácticamente todas las escuelas y jardines de niños del país cerrarán al menos 2 semanas. En nuestro caso después de esas dos semanas, siguen dos semanas y media de vacaciones de Pascua por lo que volverán a clases el 15 de abril. La escuela (de adultos) donde trabajo todavía no confirma el cierre, pero supongo que mañana será oficial.

Además de las escuelas cerradas desde la semana pasada comenzaron a cancelar todos los eventos de la ciudad: conciertos, partidos, el baile de primavera, seminarios, ferias y congresos. El viernes salió el comunicado de que las misas y servicios religiosos en Stade también se cancelan por un mes y las celebraciones de Semana Santa todavía están en duda.

Las reuniones de scouts de nuestras hijas, así como sus clases de baile han sido suspendidas. De momento la actividad de restaurantes y comercios sigue normal, aunque en Berlín sí han cancelado la vida nocturna. Quizás pronto se tomen medidas como en Italia, España o Francia, donde solo permanecen supermercados, farmacias y gasolineras abiertas.

Muchos países han decidido cerrar sus fronteras y Estados Unidos también ha suspendido la entrada de vuelos procedentes de Europa. Todo con el objetivo de detener el contagio y el posible colapso del sistema de salud como ha pasado en China e Italia.

En algunos momentos me siento como en una película de esas del fin del mundo, donde la gente corre a los supermercados y compra de forma desesperada para prepararse para lo peor. Pero a diferencia de las películas, no es una bomba nuclear, ni meteoritos o aliens, ni siquiera una catástrofe natural como terremotos, tsunamis o explosiones de volcanes.

Definitivamente ni el miedo ni el pánico son los mejores amigos en estas situaciones, hay que mantener la actitud positiva, ocuparse en cosas productivas y aprovechar el tiempo libre con la familia. El día de ayer fuimos a la biblioteca a surtirnos con material de lectura, audio-libros y libros para aprender cosas nuevas.

14234596-CB81-469F-ACAB-2E753C97BAA9_1_105_c

Confío en que esta fase sea temporal y pronto la vida vuelva a la normalidad. Hay que seguir las instrucciones que se nos dan y evitar que el virus se propague aún más. Seamos conscientes y responsables. Sé que lo hemos oído hasta el cansancio, pero de verdad que debemos dejar la vida social por un rato para no poner en riesgo la vida de los demás, especialmente la de los mayores y enfermos.

A cuidarse!

P.D. Algunas ideas y consejos para hacer durante esta pausa “obligada:

– leer libros, ya no tantas noticias
– escuchar audiolibros
– aprender un nuevo idioma/ hobby
– trabajar en el jardín
– hacer manualidades
– pasear por el bosque
– poner en orden cajones y closets
– jugar videojuegos o juegos de mesa
– aprovechar las ofertas digitales para estudiar, aprender o conocer cosas nuevas
– conversar con la familia y con amigos por teléfono/skype
– hacer álbumes de fotos
– ayudar a vecinos de la 3era edad o cuidar niños de los vecinos
– conservar la calma y compartir mensajes positivos

A8F1A64F-7E28-43BF-89AE-050754641EC2_1_105_c

Casualidades y festividades

casualidades

Mi reciente viaje a Monterrey estuvo lleno de casualidades y no me queda la menor duda de que Dios pone todo de una manera que no termina de sorprenderme.

Como bien saben, mis padres decidieron mudarse a un departamento en noviembre pasado. Tan pronto como supe la noticia pensé en viajar para ayudarles en lo que pudiera pero mi calendario estaba lleno de clases que no podía cancelar hasta Navidad. No me quedó más opción que viajar en el hueco que había disponible entre el último examen de español de la universidad y el nuevo inicio de clases en la escuela VHS.

Se acomodaban justo tres semanas… del 16 de enero al 5 de febrero. Busqué boletos y salieron bastante económicos por ser temporada baja. De ida viajaría vía Houston y de regreso por la ciudad de México. No me gusta viajar por Estados Unidos pero cuando el precio conviene, no pongo objeción.

Y ahora vienen las casualidades… justo en esas tres semanas coincidí con una tía que vive en Mérida, Yucatán y su nuera a las que tenía más de seis años de no ver, e incluso conocí a mi sobrino yucateco de 4 años. Increíble, no? Sin ponernos de acuerdo coincidimos más de una semana en mi ciudad natal y aprovechamos para ir a merendar, pasear por centros comerciales y convivir como nunca. Rara vez habíamos coincidido mi tía y yo en Monterrey y la última vez la había visto en Mérida durante nuestras vacaciones de verano en el 2013.

Además de los familiares, también coincidí con una amiga que desde hace 4 años vive en Nueva York y que desde entonces (o tal vez desde hace más años) no veía. Ella siempre viaja en enero a Monterrey para renovar su visa y como yo nunca viajo en enero, pues no había habido oportunidad de vernos. Ella estudió la misma carrera que yo y junto con otra amiga, las tres éramos inseparables. Y cuál no sería la casualidad que esa amiga en común está embarazada y pudimos asistir a un “baby shower” que otra ex-LSCA le organizó. Así tuve la oportunidad de ver a otras compañeras de la universidad que tenía años de no ver.

Sí, definitivamente este viaje estuvo lleno de fiestas y como si lo anterior no fuera suficiente, en esas tres semanas:

  • mis padres celebraron su aniversario #48 el 28 de enero

EB8EF2D3-8A2B-47E0-B86C-C4AE9F7CA017_1_105_c

  • mi papá cumplió años el 31 de enero

43CAD23A-935D-4B65-83EA-2414F50C926A_1_105_c

  • mis abuelos celebraron su aniversario #68 el 3 de febrero

0622B3DB-B833-47B8-81A4-C18113FCB560_1_105_c

Desde hace 18 años que vivo en Alemania que no había tenido la oportunidad de estar en esas fechas en Monterrey, así que fueron momentos muy especiales para mí.

Adicionalmente, me tocó estar en la reunión mensual de primos de mi mamá:

CABFE749-FBC6-4B73-A180-945B4B9B647B_1_105_c

Y gracias a una amiga que los organizó, pude ver a mis ex-colegas de trabajo con los que fui a cenar unos deliciosos tacos:

EFFB3E82-769A-4E18-968D-C229C19C4726_1_105_c

Obviamente también pasé tiempo con mi hermano y su familia y con mis abuelos que ya rondan los 90 y que no sé si tenga oportunidad de volver a verlos. Dios quiera que sí!

Así que no solo fue trabajo con la mudanza, sino que tuve la bendición de pasar tiempo con la familia y amigos. Cargué mucha energía, comí delicioso todos los días y a todas horas y empecé a ver los preparativos de la fiesta de 15 años de nuestras hijas que ya esta programada para principios del próximo año, pero de eso les cuento la próxima vez!

P.D. Ah!!! Y se me olvidaba que hubo otra casualidad en mi viaje!!! En un supermercado un día cualquiera me topé con la primera mexicana que conocí en Alemania!!! Ella vive en Karlsruhe y tenía más de 10 años de no verla! Pero casualmente estaba en Monterrey visitando a sus padres y sin saber que las dos estábamos en la ciudad, coincidimos en un pasillo de Soriana!!!

C01103E6-E755-4029-8EF6-FA5CA9478EEC_1_105_c

VIVAN LAS CASUALIDADES!!!

 

 

Un cambio drástico

cambio

Mi visita a mi ciudad natal Monterrey el pasado mes de enero tenía como propósito ayudar a mis papás con el cambio de casa.

Después de casi 45 años dejaron su segunda casa para mudarse a un departamento moderno y práctico. Con dos hijos en el extranjero y otro con casa propia no tenía caso vivir en una casa tan grande, con muchas escaleras y nada funcional. Ahora viven en un complejo de torres de departamentos con áreas comunes que incluyen piscina, parques y gimnasio.
Lo difícil no fue transportar las cosas de un lugar a otro ya que la distancia es muy corta entre ambas direcciones. Pero decidir qué llevar, dejar, vender, regalar o tirar representó todo un reto!

Es bien sabido que entre más espacio tiene uno, más acumula y ese fue el caso de la casa de mis padres. Mi habitación y la de mis hermanos no quedaron vacías, sino que fueron utilizadas como almacén de miles de cosas!
Abrir un cajón, un armario o una caja era una sorpresa! A sacar todo y primero depurar lo que ya no servía, luego decidir si se llevaba al departamento o no y en la mayoría de las veces no era necesario, así que venía lo más difícil: donarlo, pero a quién?

Unas cosas se regalaron a familiares o conocidos, otras para un asilo, un convento, una guardería o Cáritas. Y otra gran parte se le vendió a dos personas que compran cosas usadas para revenderlas. No pagan gran cosa, pero al menos sabemos que serán usadas por personas que las necesitan.

Mi hemano pequeño comprará la casa y después de renovarla vivirá ahí con su familia. Así que algunos muebles y aparatos eléctricos se quedaron y lo único que se vendió fue la sala que encontró dueño gracias al “Marketplace de Facebook”. Otros muebles pequeños o viejos se fueron en el camión del señor revendedor.

F0206372-6370-4683-A517-9BF9DB73717C_1_105_c

Gran parte del trabajo se hizo antes de que yo llegara a Monterrey, y a mi llegada solo quedaban algunas cosas en la habitación de mi padres y en los closets. Lo que vino después fue ayudar a organizar las cosas que se llevaron al departamento. El espacio es limitado y tuve que convencer a mi madre de quedarse con lo realmente necesario, así que seguimos tirando cosas que tenía repetidas, no servían del todo o no usaba.

Me encanta organizar, así que no fue difícil ir cajón por cajón acomodando cosas de forma sencilla y práctica. Material de costura, especies, cuchillería, decoración de navidad, artículos de oficina, recipientes de plástico, joyería, alacena… todo ordenado para su fácil ubicación 🙂

Y después de tres semanas de visita llegó la hora de partir. Definitivamente fue una buena idea ir a Monterrey sola, porque además de apoyar en el cambio tuve la oportunidad de visitar familia y amigos, comer rico y estar presente en diversos eventos familiares. Pero eso se los cuento a la próxima!

 

Mamá quinceañera

Si, cumplo 15 años de ser mamá de una linda jovencita que ha dejado por completo la niñez! Y no podría estar más feliz porque no sólo es una adolescente sana y tranquila, sino también hermosa por dentro y por fuera.

Siempre fue una niña introvertida y poco a poco va saliendo de su capullo. Es una chica demasiado ordenada, precavida y responsable… casi lo contrario a su hermana menor que está llena de fuerza interior y temperamento latino.

Sigue admirando la cultura coreana, la astronomía y ha descubierto recientemente interés por las ciencias naturales. El deporte no es su punto fuerte, pero cuida extremadamente su alimentación y su cuerpo va tomando forma. Todavía no me pasa (de altura) pero ya no tarda 🙂

El álbum de fotos que le regalé quedó divino! Un buen resumen de sus primeros 15 años de vida con apartados especiales con sus amigos, su familia, momentos especiales y divertidos, entre otros. Al final le dediqué una hoja para escribirle una carta muy especial que siempre podrá leer. Fue un regalo muy mío, así que solo todo está escrito en español. Le encantó!

De cumpleaños la llevamos a Hamburgo sin decirle el destino final. Visitamos una tienda japonesa-coreana, donde compró algunos artículos de k-pop. Después fuimos al planetario para ver dos películas: una sobre la misión Apolo a la luna y la segunda sobre galaxias. Para cerrar con broche de oro el día, conocimos un restaurante coreano muy auténtico. Cenamos muy rico y los meseros corearon “Happy Birthday” cuando le trajeron el postre con una velita encendida.

E6A9BCE4-8DD3-4245-91EE-C2DEAA80C088_1_105_c

Con Victoria me estrené como mamá y sigo aprendiendo. No ha sido un camino sencillo, especialmente por estar tan lejos de los consejos y el apoyo de mi mamá, pero ahí la llevo. Me encanta mi labor como madre y no me arrepiento de haber dejado mi carrera profesional para apoyarlas en todo momento. Pero definitivamente creo que llegó el momento de reincorporarme a mi profesión como informática y espero encontrar algo que me guste y que pueda seguir combinando con mi trabajo de mamá.

Siguiendo la tradición mexicana, esperamos hacerle una fiesta de XV años a nuestras dos hijas a final de año en su segunda patria. Aquí no se conoce esa tradición y me parece más bonito celebrar esta nueva etapa con su familia mexicana, hacerles su misa de acción de gracias y acompañar la velada con mariachi. Ya les contaré si todo salió como planeamos 🙂

Pido a Dios que siga llenando de bendiciones a mi primogénita y me siga iluminando y guiando para ser buena mamá, especialmente en esta etapa de decisiones, nuevas experiencias y aventuras.

16A603A1-D0CA-4766-A58C-AE479276D1DD_1_105_c

 

Adiós 2019 y bienvenido 2020!

Hoy termina un año más y por primera vez nuestras hijas festejarán con una amiga en común por lo que adelantamos la dinámica de reflexión al mediodía. Preparé comida de fiesta y después del postre, les entregué a cada quien tres papelitos para que escribieran las cosas especiales del 2019.

En mi caso fueron:

  • Viajes! Sobretodo la segunda mitad del año estuvo cargada de viajes familiares y de trabajo. Por un lado las niñas viajaron a California para visitar a sus primos, mis papás vinieron en verano y con ellos hice un crucero a Noruega. Tomé un par de cursos en Florencia, Italia en Septiembre y en Octubre conocimos Croacia, Eslovenia y visitamos Austria. Nada mal, no?
  • Salud! Este año no hubo sorpresas, ni bacterias ni visitas al hospital. Tuvimos un año con saldo blanco y a excepción de un par de infecciones de garganta o estómago, tuvimos un año muy saludable.
  • Nuevos proyectos! Este año empecé como miembro de dos asociaciones “Landfrauen” y “Kfd”, y aunque no fui demasiado activa, poco a poco voy integrándome a sus actividades. Además, comencé el grupo de tertulia de español en Stade y ha estado funcionando muy bien. Seguro el próximo año se consolidará aún más.

Thomas y las niñas también escribieron las cosas buenas que incluyeron el viaje a California, las vacaciones a Croacia y el nuevo hobby de Tom: tiro!

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_11d4a

Después, escribimos en otros tres papelitos los propósitos, deseos o proyectos para el nuevo año. Los míos son:

  • Monterrey x 2. Si Dios quiere este año visitaré mi ciudad natal no sólo una vez, sino dos! Primero en dos semanas, sola y para ayudar con la mudanza de mis papás que se cambian de casa. Y en diciembre para pasar la navidad en familia y celebrar el XV años de nuestras hijas. Para el primer viaje ya tengo boleto, me voy por tres semanas y el segundo está en plan porque hay que pedir un par de días en la escuela de las chicas, pero confío en que no tengamos problemas y podamos viajar 3 semanas también.
  • Deporte. Desde octubre comencé una rutina de ejercicio por recomendación médica y espero seguir en el 2020. No ha sido fácil para alguien que nunca ha hecho deporte de forma regular, pero me ha gustado y aunque todavía no tengo el cuerpo de la entrenadora, sigo soñando que algún día lo lograré! Así sea en 5 años, jiji.
  • Nuevo trabajo. Seguiré con mis clases de español pero con el propósito de encontrar un trabajo en una oficina. Ya veremos si resulta o no.

Y obviamente deseo un año lleno de salud y magia! Sí, porque el 2020 me parece un número mágico y estoy segura que será especial… no sé todavía si en mi vida personal, familiar o profesional. El 2000 también parecía especial y fue cuando conocí a Tom para casarnos en el 2002. De algún modo, esos numeritos son especiales en nuestras vidas y el 2020 podría serlo también.

Les deseo lo mejor para el nuevo año, que todos sus deseos y propósitos se cumplan y que sigan leyendo mis aventuras por este rumbo del planeta. Prometo escribir más seguido!

feliz año 2020!.png

Navidad en la distancia

“Tú que estás lejos de tus amigos, de tu tierra y de tu hogar…”, así empieza la canción de “Ven a mi casa”. Seguro la has escuchado más de una vez! Yo la conocí en México, pero no fue sino hasta que me mudé a Alemania que comprendí su verdadero mensaje y desde entonces no puedo evitar llorar cada vez que la escucho 😦

Es en este tiempo cuando más extraño a la familia que dejé en México, las tradiciones y costumbres que hacen de esta fiesta no sólo una oportunidad para regalar, comer platillos exquisitos y celebrar, sino de apreciar la importancia de la familia que se reúne en posadas, a hacer tamales o en la noche de Navidad.

Ya perdí la cuenta de las navidades que he pasado en Alemania, donde tengo la fortuna de contar con la familia de mi marido y obviamente la propia familia que hemos formado junto a nuestras dos hijas. Pero jamás, jamás podrá compararse una Navidad aquí con la de allá, donde no somos sólo 8 personas sentadas a la mesa, y donde nuestras hijas no son las únicas nietas. Difícil escribir todo lo que significa la Navidad en México, pero en pocas palabras puedo resumir que es el momento más hermoso de unión familiar, celebración y alegría.

Casualmente en estas últimas semanas, diferentes personas me han preguntado sobre la forma en que celebraré la Navidad este año y más de una se ha sorprendido al saber que no tengo a NADIE de mi familia mexicana aquí cerca. Curioso, no? No sé si conozcan a extranjeros que tengan a un hermano, sus padres u otros familiares en estas fechas por aquí, pero la cara de asombro y pena con la que me miran me ha hecho casi llorar. Definitivamente esto de estar lejos de México me afecta más ahora que antes 😦

Será la edad? Cuando las niñas estaban pequeñas pasamos cada Navidad en México y después de una pausa cuando la mayor entró a la primaria, volvimos a celebrar la Navidad hace 5 años en Monterrey. Desde entonces nos hemos quedado en Alemania durante las fiestas y de forma alternada hemos celebrado en casa o con mis suegros la Navidad, pero siempre con un máximo de 8 personas. Algunas veces hemos incluido algún platillo mexicano en el menú y nos conectamos por Skype a México para no sentirnos tan lejos.

Pero sí, estamos lejos y extrañamos mucho, más de lo que podría uno imaginar. Y por eso me cuesta mucho trabajo en estos días comprender a las personas que me cuentan que algunos familiares no asisten a la fiesta de Navidad por motivos como “mi hermano tiene casa nueva y quiere celebrar ahí, por eso no viene a casa de los abuelos este año”, o “los que tienen niños quieren celebrar en su propia casa para no estresarlos con tanta gente”… incluso el papá de mi marido que tiene 3 hijos con su segunda esposa, evita tener a toda la familia reunida porque con 8 nietos es demasiado estrés.

En fin, para mí la Navidad era sinónimo de reunión con mucha gente, mucho ruido y mucha fiesta! Y al paso de los años te das cuenta que esa “mucha gente” puede irse en cualquier momento, así que valoro más que nunca la oportunidad de pasar las fiestas importantes e incluso días normales, con la gente que queremos. Este corto muestra en pocos minutos a lo que me refiero:

Espero el próximo año tener la oportunidad de pasar la Navidad en México otra vez. Mientras tanto sigo disfrutando de los mercados de navidad, el vino caliente y otras tantas tradiciones navideñas que también son muy lindas por este lado del planeta. Y por supuesto también disfruto al máximo a mi familia alemana que me ha adoptado y que me quiere mucho. No me puedo quejar porqué bien sé que otros no tienen tanta suerte como yo 🙂

Felices fiestas y que VIVA LA FAMILIA!!!

Tu que estas lejos de tus amigos
De tu tierra y de tu hogar
Y tienes pena, pena en el alma
Porque no dejas de pensar…

Tu que esta noche
No puedes dejar de recordar
Quiero que sepas
En nuestra mesa
Para ti tengo un lugar…

Por eso y muchas cosas mas
Ven a mi casa esta Navidad

Calendarios de adviento 2019

El domingo empezó el mes y el tiempo de adviento, cosa que no sucede cada año 🙂 Y con diciembre, empezó la tradición del calendario de adviento, que ya he explicado en otras ocasiones. Se trata de abrir 24 puertitas del 1 al 24 de diciembre y como me encanta la navidad, esta casa no sólo tiene 1 calendario sino muuuuchos!!!

Es una de mis tradiciones favoritas en Alemania y aunque las niñas ya son adolescentes, no pueden faltar los calendarios en casa. Este año adquirí unos nuevos:

así cada día prendo una velita con aroma diferente y me tomo un té calientito.

Las niñas no pudieron decidirse entre los que venden en las tiendas, hay con cosméticos, cremas, productos de belleza, etc. ni tampoco tuvieron tiempo ni ganas de comprar 24 regalos diferentes para la hermana como lo hicieron algunos años en el pasado. Así que les llené sus casitas con sus chocolates favoritos y les dimos dinero para que completen su regalo de navidad.

Mi marido tiene este año uno de chocolates y otro muy curioso de “Der Postillon”, un periódico de sátira que ha impreso un librito con sus mejores artículos relacionados a la navidad.

Y yo? Pues no tengo de chocolates sino de sorpresas… como ya es costumbre, participo con dos grupos de amigas, uno de mexicanas y otro de alemanas para regalarnos un calendario de adviento muy especial.

Además en la casa tenemos otros que son de la familia:

Ya entienden porque amo diciembre???!!! No importa el frío ni los días oscuros, con los calendarios de adviento y los mercados de navidad es imposible no amar Alemania en esta temporada 🙂

Manejando a Croacia

Este año mi marido tomó sus vacaciones en otoño porque no todos los empleados pueden tomar vacaciones en verano al mismo tiempo y el año pasado visitamos Florida en julio, así que este año tomó tres semanas en octubre para coincidir con las vacaciones escolares de otoño de nuestras hijas.

A principios de año empezamos a buscar un destino… mi marido quería volver a Italia pero lo convencí de conocer un país nuevo, así que planeamos nuestras vacaciones a Croacia en auto, haciendo paradas en el sur de Alemania o Austria porque manejar en un solo día los 1400 kms de distancia era muy pesado.

Croacia es un país pequeño con apenas 4 millones de habitantes en 56,000 km2. Pero lugares qué visitar hay demasiados a lo largo de sus casi 2000 kms de costa y decenas de islas. En realidad tiene más de 1000 islas o islotes, pero solo 48 habitadas.

Así que elegimos dos lugares diferentes para pasar unos días y de ahí movernos en coche para no cambiar de hotel cada día. El primero fue la isla KRK, donde nos quedamos 4 noches en un departamento de unos amigos. La isla tiene 405 km2 y en un par de horas se recorre de norte a sur. Algunos lugares que visitamos fueron:

  • la ciudad de Krk
  • Baska al sur
  • Vrbnik al este, donde por cierto está la calle mas angosta del mundo
  • Punat, de donde hicimos un paseo en barco con nuestros amigos
  • Njivice, al oeste de la isla donde presenciamos una hermosa puesta de sol
  • Malinska, donde estaba el departamento

Uno de los días que estaba lloviendo en la isla, viajamos a Opatija en el norte de Croacia. Una ciudad hermosa que es muy turística pero que en Octubre se puede disfrutar sin tumultos.

Nuestro segundo destino en Croacia fue Zadar, una ciudad grande en la costa que también nos encantó:

Adicionalmente, en nuestro camino a Krk llegamos a la capital del país: Zagreb a tomar un café y conocerla rápidamente:

Y en nuestro camino de Krk a Zadar visitamos uno de los tantos parques nacionales que tiene Croacia: los lagos Plitvice que son Patrimonio de la Humanidad. Difícil describir con palabras la belleza natural del lugar, así que les dejo algunas fotos:

Definitivamente Croacia es un lugar muy recomendable para todo tipo de turista, hay cultura, naturaleza, playas, montañas, historia y gastronomía! Sí, también excelente comida y bebida por su gran influencia italiana y turca. Además, tienen excelente servicio en todas partes, aunque no hables croata, todos se pueden comunicar en inglés y en muchas partes también en alemán e italiano. No es tan barato como yo creía, pero definitivamente comparado con Alemania, sí es más barato.

Y como si Croacia no nos hubiera bastado, también conocimos las ciudades de Linz y Salzburgo en Austria, y la capital de Eslovenia: Liubliana. Y en Alemania Regensburg (Ratisbona) y Nebra en el sur.

En total recorrimos casi 4000 kilómetros en 12 días y aunque esta vez no compramos mucho, visitamos lugares maravillosos y el clima estuvo siempre a nuestro favor, así que disfrutamos cada día al máximo. Dudo que volvamos a hacer otro viaje de este tipo, ya que es realmente pesado manejar tantas horas y nuestras hijas adolescentes ya no querrán acompañarnos en otra aventura como esta. Pero hay otras alternativas de transporte y ya estoy pensando en nuestro próximo viaje 🙂

Screenshot 2019-10-20 at 18.33.27

Estoy a sus órdenes por si tienen dudas o preguntas sobre Croacia. Es realmente un lugar hermoso que vale la pena conocer 🙂

Adiós mascotas!

Una de las razones por las que me resistía a tener mascotas en casa era por temor al día de decir adiós. Y ese día ha llegado 😦

Hace casi tres años nuestras hijas nos convencieron de comprar unos ratoncitos (Rennmäuse) como mascotas. Catalina adoptó uno gris al que bautizó como Cookie y Victoria a uno de sus hermanitos de color beige que nombró Jack.IMG_7219

No me puedo quejar porque cumplieron lo prometido: ambas cuidaron de ellos, los alimentaban regularmente y se hicieron cargo de todos sus gastos con el dinero que reciben cada domingo. El primer año que salimos de vacaciones, unas amiguitas de nuestras hijas se hicieron cargo de los ratones y el año pasado los dejamos con mi cuñada porque nos ausentamos mas tiempo.

Este año ya no tuvimos que preocuparnos por eso 😦 Desde hace algunos meses, en Pascua, Jack estuvo enfermo y lo llevamos varias veces al veterinario quien recomendó una pomada para una herida que tenía y después de algunas semanas parecía recuperado.

Pero justo el día antes de que las niñas se fueran a California el pasado 4 de julio, Jack amaneció muy triste y no quiso comer ni moverse durante todo el día. Murió durante la noche y antes de salir al aeropuerto, decidimos enterrarlo en nuestro jardín.

IMG_7942

Habíamos leído que este tipo de mascotas no pueden vivir solas y temíamos por Cookie, pero para nuestra sorpresa vivió dos meses solito muy bien. Pero durante mi estancia en Florencia, las niñas me avisaron que el ratoncito no se encontraba bien y al igual que su hermano, después de dos días de no querer comer ni moverse falleció durante la noche. También fue enterrado en el jardín 😦

IMG_7448

Ni hablar, es parte de la vida y las niñas que ya son adolescentes estuvieron tristes un par de días y la mayor ya no quiere mascotas. Caty lo está pensando, y tal vez quiera un hamster cuando regresemos de nuestras vacaciones a Croacia.

El tener mascotas tiene muchas ventajas y creo que mis hijas aprendieron mucho de sus ratoncitos. Incluso me encariñe con ellos y siempre les llevaba un poquito de lo que usaba para la comida, fuera un pedacito de zanahoria, lechuga o un tomatito. Ya veremos si pronto tenemos un integrante nuevo en la familia a quien consentir 🙂

 

Una tradición especial…

Nunca olvidaré la primera vez que fui a un baile en Alemania. Fue antes de que me casara, el fin de año del 2001 cuando mi futuro marido y yo fuimos a un salón donde se ofrecía cena-baile para recibir el 2002. Y nunca lo olvidaré no por la comida, los fuegos artificiales ni el brindis de año nuevo, sino por la forma en que todos los asistentes bailaban independientemente del tipo de música que pusieran. Parecía que contaban los pasos 1, 2, 3 y aunque fuera música que en México bailamos separados, aquí bailaban de pareja y 1, 2 , 3…

El secreto es que la mayoría de los alemanes asistieron en su juventud a clases de baile de salón y por eso todos bailan tan parejito. Lo curioso de toda esta tradición es que ya llegó a nuestro hogar! Nuestra hija mayor asistió a un curso de bailes de salón y la clausura consistió en un baile en el salón de la ciudad con los padres.

IMG_9376

¿Es obligatorio? No. Hace algunos años sí lo era, pero ahora es opcional aunque tengo que admitir que me sorprendí de la cantidad de jovencitos de 14-15 años que participaron en los cursos. La tradición dice que se tiene que tomar el curso después de la confirmación (evangélica) y en Stade solo una escuela ofreció los cursos a partir de Mayo. Cinco cursos en diferentes días de la semana con 30-40 chicos y chicas. Con tantos participantes se hicieron dos bailes: el viernes 6 y el sábado 7 de septiembre.

Durante 9 clases de hora y  media, Victoria aprendió los pasos básicos de chachacha, foxtrott, vals y tango. Y durante el baile los participantes demostraron lo aprendido en la pista de baile. Después los chicos bailaron con sus madres, y las chicas con sus padres. No pude evitar las lágrimas de cocodrilo al ver a nuestra primogénita bailando con su orgulloso papá 🙂

Aquí pueden ver una cuarta parte de los debutantes del baile del viernes, todos muy elegantes y contentos:

IMG_9423

Fue una experiencia muy linda y el próximo año le toca a la pequeña, quien ya esta pensando en el tipo de vestido y zapatos que se pondrá. Ojalá puedan acompañarnos los abuelos que seguramente también se sentirán muy orgullosos de sus nietas adolescentes.

Al final, la banda tocó música mas moderna y el ambiente formal se convirtió en una fiesta en grande. Victoria ya no aguantaba los tacones y bailó los últimos acordes con tenis.

IMG_9463

¿Dónde quedó mi princesita? Convertida en toda una señorita que sabe bailar vals 🙂

Hasta pronto, papá y mamá!

Y en un abrir y cerrar de ojos se pasaron las 7 semanas que mis padres pasaron en Alemania. La visita anterior fue hace 3 años, así que han cambiado muchas cosas desde entonces. Por ejemplo, esta vez el cuarto de huéspedes es la recámara de nuestra hija mayor que volvió a ser habitación de invitados mientras ella dormía con su hermana por 3 semanas. Y aunque parece poco, en estos tres años nuestras hijas dejaron de ser niñas con las cuales se podía jugar, hacer paseos y cocinar. Hoy son dos adolescentes que prefieren pasar el tiempo a solas, no hablan mucho y no quieren hacer lo que dice mamá.

De todas formas, pasamos un tiempo muy bonito con los abuelos. Como ya les había contado, las chicas estuvieron en California tres semanas, tiempo en el que yo viajé con mis padres a Noruega. Ese crucero quedará en nuestras memorias para siempre, fue una experiencia diferente y muy especial.

Apenas llegaron las chicas de Estados Unidos, volvieron a empacar para pasar unos días en el área de Harz donde se encuentra un parque nacional entre las montañas. Visitamos las ciudades Goslar y Wernigerode.

Conocimos el puente colgante más largo del mundo donde coincidimos con mis suegros.

Y subimos en teleferico a una montaña cercana a nuestro hotel.

Disfrutamos de la naturaleza al máximo y pasamos unos días en familia sin estrés ni preocupaciones. Comimos rico, caminamos mucho y conocimos lugares nuevos.

En el resto de días que estuvieron en Stade visitamos Hamburgo, paseamos por aquí y por allá, probamos platillos diferentes y disfrutamos de temperaturas agradables en la terraza o en parques cercanos.

Odio las despedidas y más cuando no se sabe cuándo será la próxima vez que coincidiremos. Confío en que mi plan funcione y podamos celebrar la navidad 2020 en Monterrey. Pero falta tantoooo tiempo! No queda más que esperar, seguir en contacto por Facetime y recordar los bellos momentos hasta el reencuentro.

Gracias a Dios por darles salud y energía a mis padres para cruzar “el charco”, fue una bendición haberlos tenido nuevamente en casa y espero sigan así para que pronto regresen. Me encanta verlos tan contentos con nuestras hijas, disfrutando el clima tan agradable y todo alrededor como si fuera la primera vez. No cabe duda que tengo mucha suerte de vivir donde vivo y a través de sus ojos, redescubro las bondades que este país me ofrece a diario.

Mientras a seguir adelante, planeando un par de cursos que tomaré en Florencia, Italia y nuestras vacaciones de otoño en Croacia. Ya les contaré! Feliz semana!

 

 

Entre Italia y Noruega

Este mes tuve la fortuna de viajar nuevamente en el Costa Mediterránea. Cosa curiosa que vuelva a viajar en el mismo barco en el que celebramos mi marido y yo nuestro 5to aniversario de boda en el 2007, no? Pero esta vez no se trataba de elegir un barco en particular, sino una ruta que mis padres no conocieran en una fecha particular: Julio 2019. Y el destino me mandó a conocer los Fiordos Noruegos en un barco que ya conocía.

¿Qué mas da el barco si el viaje es único e inolvidable? Acompañé a mis papás durante 10 días partiendo del puerto de Bremerhaven el domingo 14 de julio. La ventaja de ese puerto es que se encuentra a sólo hora y media de Stade y pudimos viajar en auto y dejarlo en el estacionamiento del puerto durante 10 días.

Al día siguiente llegamos a Holanda. Normalmente los cruceros llegan a Amsterdam, pero Costa ha decidido cambiar el puerto de llegada por cuestiones de dinero y por lo tanto, ahora desembarca en Ijmuiden que queda a una hora y media de la capital holandesa. Porque ya conocíamos Amsterdam, decidimos viajar en autobús a Haarlem, una ciudad más pequeña pero también muy típica que sólo estaba a media hora del puerto.

Después de un día de navegación llegamos a nuestra primera parada en suelo noruego: Haugesund. Una ciudad de 37,000 habitantes, cuya calle principal “Haraldsgata” es la zona peatonal mas larga de Noruega. Ahí nos encontramos a los primeros “Trolls” de nuestro viaje: esculturas que adornan tiendas y calles.

Al día siguiente llegamos al primer fiordo de nuestro viaje: Geirangerfjord. Este lugar es patrimonio de la humanidad y decidimos conocerlo mejor a bordo de un autobús pequeño que nos llevó a 1800 metros de altura para admirar la naturaleza entre mar y tierra con toques de nieve, cascadas y lagos. Simplemente espectacular!

En la siguiente parada: Andalsnes, decidimos conocer el lugar en otro medio de transporte: el tren panorámico “Rauma Railway” para viajar hora y media a la orilla del río Romsdal entre cascadas, bosques y montañas.

Nuestro tercer fiordo llamado Naeroyfjord lo recorrimos en un barco eléctrico que nos llevo de Flam a Gudvangen, donde hay un pueblo vikingo. Nuevamente nuestros ojos se llenaron de escenarios únicos. Ese día llovió por la tarde y tuvimos que regresar antes de lo planeado a nuestro crucero. Eso sí, pasando por un túnel de 11 kilómetros que nos quitó el aliento. Vaya experiencia eso de viajar por el centro de una montaña durante 10 minutos!

Por último y para cerrar con broche de oro llegamos a la ciudad de Stravanger que tiene 130,000 habitantes y rincones maravillosos. Allí realizamos nuestras últimas compras y disfrutamos de un día tranquilo y muy nublado.

Se lee rápido pero fueron 10 días muy intensos. Dos días de navegación, el resto con excursiones y paseos. La naviera Costa es italiana y la vida dentro de sus barcos es como estar en la mismísima Italia. Comida, música, idioma, ambiente y fiestas sin parar! A pesar de no contar con mucho sol y calor en cubierta, en el interior se vive una atmósfera cálida con pasajeros de toda Europa y algunos más internacionales como chinos o latinos.

Y a mí que me encanta Italia! Pasta, pasta, pasta! Bueno, no sólo pasta 🙂 Seguro que mi próximo crucero volverá a ser a bordo de Costa, porque en ninguna otra compañía me la paso tan bien. Mil gracias a mis papás por la invitación y por la oportunidad de conocer ese rincón de planeta que todavía conserva la pureza y la belleza natural como en pocos lugares hoy en día. 100% recomendable!

IMG_8640

 

 

Mis “teenagers”

¡Ahora sí es oficial! Mi pequeña cumplió 13 años el viernes pasado y se convirtió en “teenager” como su hermana que tiene 14 años y medio! Y las dos se encuentran de momento en California visitando a mi hermano y su familia, lo cual demuestra lo grandes e independientes que son.

Recuerdo como si fuera ayer cuando volví a casa con Caty recién nacida y durante un par de años me la pasé entre pañales, carreolas y cunas. Se llevan 18 meses y los primeros años son los más difíciles porque mientras amamantas a uno, el otro anda haciendo travesuras.

¡Después llegó la mejor etapa! Cuando entraron al jardín de niños y durante la primaria fueron inseparables, la mayor cuidaba de la pequeña y jugaban horas y horas. Compartían amigas y habitación, las vestía y las peinaba iguales y pocas veces peleaban.

Pero el tiempo las ha ido moldeando y ahora cada una tiene su estilo de vestir y corte de pelo, tienen su propia habitación, escuchan música diferente y disfrutan de distintos pasatiempos. ¡Increíble! Es la ley de la vida porque cada persona es diferente pero cuando las veía crecer de forma tan similar, nunca imaginé que pudieran llegar a ser tan distintas.

La mayor, Victoria, es fan de “k-pop”, y de acuerdo a la cultura coreana ama su moda, los uniformes y aprende su idioma. Ve las series juveniles en Netflix, conoce todos los grupos famosos y sus canciones. Canta en coreano a todas horas y sueña con viajar a ese país algún día. Es obsesivamente ordenada, cuidadosa y responsable. La timidez y lo perfeccionista la siguen caracterizando.

Por otro lado Catalina se viste más casual y deportiva, aunque coqueta. Es muy abierta, tiene muchos amigos (chicos y chicas) y es muuuuuy independiente. No tiene un estilo de música favorito y sigue a muchos “Youtubers”. Le gusta ponerse zapatos de tacón y empieza a interesarse por el maquillaje y la ropa de marca. Orden? Mmmm, el caos la describiría mejor pero dentro de su caos es feliz!

En la escuela, la mayor estudia horas, hace resúmenes y se concentra mucho. Pero como no participa mucho, el promedio baja mucho a la hora de la calificación final. En cambio, la pequeña estudia poco pero participa mucho en clase y le va mucho mejor en las calificaciones. ¡Qué risa!

Como todo adolescente, les (pre)ocupan temas como la moda, la alimentación y la figura, la tecnología y la música.

Mis adolescentes van tomando caminos diferentes, pero la mayor sigue al pendiente de la menor, aunque a veces parece lo contrario. Siguen siendo muy buenas amigas y aunque discuten más que antes, siempre hacen las paces 🙂

Ya casi me alcanzan y calzan el mismo número que yo. Mis pequeñas princesas se han convertido en dos hermosas señoritas que a su manera me hacen muuuy feliz y orgullosa. Dios las proteja y bendiga siempre!

IMG_8238

 

Cuenta regresiva

En un mes exactamente empiezan las vacaciones de verano en nuestro estado (Niedersachsen) y con ellas llega un verano muy particular que incluirá tres viajes familiares. Así que empieza la cuenta regresiva para preparar maletas, documentos, cámara, regalos y más!

El primero será una primicia! Por primera vez nuestras hijas viajarán solas en avión y no cliafsólo a Alemania sino que “cruzarán el charco” como decimos en México para visitar a mi hermano y familia en California. Todo se dio de forma espontánea gracias a una invitación de mi cuñada cuando nuestra hija pequeña mencionó durante los saludos navideños en diciembre pasado que extrañaba mucho a sus primos, especialmente a la pequeña de dos años.

Empezando el año, nuestra hija preguntó que cuando podrían viajar a Estados Unidos como si se tratara de una excursión. Después de asegurarme de que sí estarían dispuestas a viajar solas, empezamos los trámites y su sueño se hará realidad. Pasarán tres semanas en la soleada California con sus primos y estoy segura de que será una aventura única e irrepetible. No tengo duda de que habrá otras oportunidades de visitar a la familia, pero ya no tendrán la edad que tienen ahora y será todo muy diferente.

Cómo son menores de edad y nunca han viajado solas en avión, contratamos el servicio de acompañante de Lufthansa para que se sientan mas seguras y nosotros estemos más tranquilos. La pequeña celebrará su cumpleaños #13 por allá. Qué suerte, no?!ale

El segundo viaje es en la dirección contraria… ya que mis papás llegan a Alemania 4 días después de que viajen las chicas. En esta ocasión se quedarán 6 semanas con nosotros, de las cuales sólo tres podrán disfrutar a sus nietas 🙂 Pero no hay motivo de tristeza porque esas 3 semanas sin las niñas tendrán a su princesa ( es decir: yo) para ellos solitos.

noreY el tercer viaje será precisamente un crucero de padres-hija a los fiordos noruegos. Diez días entre mar y montañas en un país completamente nuevo para mí. Conozco algunas ciudades en Suecia y Dinamarca, pero a Noruega nunca he tenido la oportunidad de viajar. Sobretodo porque normalmente es más frío que Alemania y prefiero el sur europeo, pero la bendición de acompañar a mis padres en un crucero como éste no la dejaría pasar aunque el destino fuera el Polo Norte!

Así que a contar los días para que lleguen pronto las vacaciones y con ellas toda una serie de aventuras, experiencias y oportunidades de convivencia familiar.  Viviendo tan lejos hay que disfrutar cada momento con la familia al máximo porque nunca sabemos cuando será la próxima vez 😦

 

A %d blogueros les gusta esto: