El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Secundaria"

Aprender a soltar

Hay que soltar, aprender a soltar… ese es mi mantra de los últimos meses. Con dos hijas pre- adolescentes (10 y 12) tengo que aprender a dejarlas crecer, ser independientes y madurar. Se dice fácil, pero no lo es.

El año pasado nuestra hija mayor fue por primera vez “de shopping” con su mejor amiga al centro de nuestra ciudad. También fue con sus compañeros de clase a la feria del pueblo donde hay puestos de comida y juegos mecánicos. Ambas experiencias fueron positivas y ahora la pequeña espera cumplir 11 años para poder ir sola de compras con sus amigas.

Poco a poco… hay que soltar! Desde que entraron a primaria las dejé ir solas a la escuela caminando como todos los niños del barrio, y al entrar a la secundaria se fueron desde el primer día en autobús. Raras veces las recojo en coche y ya saben que no soy taxi para que me insistan en hacerlo cuando salen temprano o está diluviando. Hay que soltar…

En las vacaciones de Pascua querían visitar a la hija de una amiga mía que vive en el norte de Alemania y por cuestiones prácticas, lo mejor era que viajaran en tren. Así que por primera vez viajaron solas de Hamburgo a Flensburg! No tuvieron que cambiar de trenes y el trayecto duró poco mas de dos horas. Sí, muy corto… pero para una mamá mexicana parecía una eternidad. La mayor estaba un poco más nerviosa, pero el mero día asumió su rol de hermana mayor y estaba bastante tranquila. Con dos maletas pequeñas y sus mascotas (ratones) en una caja de transporte, viajaron felices y sin contratiempos.

Hay que soltar! Hace unos días, las niñas (sí, pre- adolescentes) se quedaron solas en casa todo el día y les dejé unas pizzas congeladas que tenían que calentar en el horno. No es la primera vez que se quedan solas, pero normalmente es por la tarde o noche y sobreviven con pan tostado o alimentos fríos. Esta vez decidí soltar mi miedo y permitirles usar el horno eléctrico. Los riesgos son menores que con un horno de gas, y ellas se sintieron “grandes” calentando sus pizzas solitas.

No es fácil soltar siendo mexicana en Alemania… no soy de esas mamás que dejan a sus hijos hacer todo lo que quieren solo porque sus amigos lo hacen, pero tampoco quiero ser mamá de las únicas niñas que no tienen whatsapp, que no pueden quedarse a dormir con amiguitas o que no salen solas ni a la esquina. Lo difícil es encontrar el punto medio, como dice el refrán “ni muy muy, ni tan tan”. Ni muy mamá mexicana, ni tan alemana 🙂

Así que sigo practicando el “soltar” con cuidado, despacito y consciente de que es un proceso que tengo que vivir como mamá migrante que vive entre dos culturas muy distintas. Veo, observo y analizo qué es lo mejor para mis hijas y voy soltando…

Espero hayan pasado un feliz día de las madres, el 10 de mayo en México y ayer domingo en Alemania. Como siempre, yo celebré doble! Porqué eso de ser mamá migrante también tiene sus ventajas 🙂

Anuncios

Aprender a pensar, razonar y discutir

El siguiente texto viene en uno de los libros que uso para enseñar español a mis alumnos universitarios y queda perfecto como introducción al tema que quiero comentar: cómo se aprende en Alemania y cual es la función de los profesores, los alumnos y los padres de familia.

–Veronica, tú eres alemana, ¿no?
– Soy de Leipzig, en el este de Alemania.
–¿Y qué estudias aquí en España?
–Estoy estudiando Económicas.
–Ajá, económicas. Y… ¿cómo has venido?
– Vine el año pasado con una beca Erasmus, pero me he quedado también este año porque me lo estoy pasando muy bien.
– Aja, qué bien. ¿Y qué tal en la universidad?

– Bueno, la verdad es que la universidad es muy diferente de mi país y he tenido que acostumbrarme.
–Ah, sí, ¿por qué?
– Bueno, en Alemania el sistema es más libre, puedes elegir tus asignaturas y organizarte tu horario… es más flexible. Lo más extraño es tomar notas de todo lo que dice el profesor, apuntes como dicen aquí.

–¿Por la lengua o por…?
– Bueno, la lengua es un problema, claro, porque los profesores hablan muy rápido, pero es el hecho de tomar apuntes de lo que dice el profesor y luego escribirlo en el examen. Eso me parece raro. En Alemania tenemos que leer mucha bibliografía, investigar sobre un tema que nos interesa… me parece más profundo.
– Claro, y la clase será más participativa, entonces, ¿no?
– Sí, mucho más. Aquí tengo la sensación de que todo el mundo escribe y nadie hace preguntas. En Alemania hay más discusión, más participación…

Mis hijas todavía no están en universidad, pero desde primaria he notado que el sistema educativo alemán es muy diferente al de México. Y no, no me refiero solo a la estructura y distintos tipos de escuela que ya he comentado en otras entradas sino a la forma de enseñar y aprender.

En la primaria de mis hijas siempre dejaron muy poca tarea, máximo 30 minutos que normalmente incluían solo tareas de matemáticas y alemán. Los exámenes no son acumulativos y en general solo había uno por materia por semestre, además de dictados esporádicos en alemán. Y lo que más me llamaba la atención era el porcentaje asignado a la “participación oral” que en algunas materias llegaba a ocupar el 60% de la calificación final.

Qué incluye dicha participación (Mündliche Mitarbeit)? Aunque hay reglas y estatutos para calificarla, cada maestro puede o no incluir la disciplina, las tareas, el trabajo en equipo y la participación activa en clase en la nota oral. Así que desde pequeños se fomenta hablar en público, contestar a las preguntas del profesor, pasar al pizarrón, etc. Lo cual me parece excelente pero qué pasa con los niños tímidos o introvertidos? Yo lo fui y mi hija mayor también, pero a diferencia del sistema mexicano donde los exámenes escritos prácticamente forman el total de la calificación final, mi timidez no afectó nunca mis notas como ha pasado con Victoria.

De hecho ese fue tema de discusión para elegir la secundaria ya que una de sus profesoras opinaba que el Gymnasium no era la escuela adecuada para ella, a pesar de ser ordenada, responsable y estudiosa. Su maestro titular confió en que con el paso del tiempo Victoria se desenvolvería mejor y nos recomendó inscribirla al Gymnasium.

Ya lleva año y medio en dicha escuela y ahora entiendo mejor el miedo de su profesora. Definitivamente la calificación oral es muy importante, incluso a veces tiene mayor peso que la escrita y como si no fuera suficiente, los exámenes escritos no sólo incluyen datos que pueda uno memorizar, sino que piden explicaciones, argumentos y descripciones que requieren de un desarrollo mental muy parecido al oral.

En mis tiempos de estudiante (no sé si ahora sea diferente) los exámenes se basaban en datos memorizados y casi nunca tuve que dar explicación u opinión a un problema, teoría o experimento. Así que al principio ayudaba a mi hija a estudiar con el método mexicano en el que le hacía preguntas de los temas del examen y listo. Y sorpresa! Empezaron a llegar notas regulares y al ver el contenido de los exámenes me dí cuenta de que no se trataba de pregunta-respuesta memorizada, sino de explicar o justificar el porqué de dicha respuesta. Blop! Tal y como Condorito!

Desde este año hemos cambiado la estrategia y tratamos de apoyar a nuestras hijas en el pensamiento razonado. No es nada fácil, pero lo estamos intentando. Cada semestre hay un día asignado para charlar con los profesores (Elternsprechtag) y hace unos días hablé con las profesoras titulares de mis hijas. Al parecer el profesor de primaria de Victoria tenía razón ya que a diferencia del año pasado, esta vez la maestra nos dijo que participa mucho y no ve ningún problema con su trabajo activo en clase. Con la pequeña ese aspecto no me ha preocupado tanto, y su maestra esta muy contenta con ella… y una vez más escuchamos eso de “el brillo de sus ojos habla por ella”. Ella es como una castañuela y donde quiera que va la gente admira su mirada coqueta, alegre y pispireta. Su carácter le ayuda a la hora de la calificación oral y creo que no hay de que preocuparse. En el desarrollo escrito y razonado si tenemos trabajo por hacer, porque es un poco rollera y no sabe expresar bien sus ideas.

En los días que leí el texto de arriba con mis alumnos universitarios, otra alumna de mis cursos de la VHS me comentaba de su experiencia en las escuelas ecuatorianas. Ella es profesora retirada y trabajó varios años en un colegio de monjas en Ecuador, donde impartía sus clases de biología con el método alemán. Me contó lo difícil que fue trabajar con las chicas que no estaban acostumbradas a discutir, a salir a los bosques cercanos ni a cuestionar lo que ella les enseñaba. Incluso la madre superiora tuvo que intervenir para evitar problemas con los padres de familia que no estaban de acuerdo con las calificaciones asignadas.

Choque cultural? Sí, en ambos sentidos. Los que venimos a Alemania desconocemos el sistema educativo y los alemanes que estudian o trabajan en el extranjero como la chica del texto inicial o mi alumna profesora no pueden creer que los sistemas sean tan distintos al propio.

Hay alguno mejor o peor? Después de vivir en Alemania tantos años he llegado a la conclusión que en vez de criticar uno u otro sistema, lo mejor es tomar lo bueno de cada uno, conocerlo a detalle y aceptarlo para poder apoyar a nuestros hijos en cual sea el sistema que les toque vivir. Comparar unos con otros ayuda a ver sus diferencias, pero criticarlos? Estoy convencida de que no los cambiaré yo y difícilmente cambiarán en un futuro próximo. Así que a verles el lado bueno para sacar el mejor provecho para nuestros hijos que ellos son los que saldrán beneficiados o perjudicados de nuestras decisiones.

En otra entrada escribiré sobre el rol de los padres de familia a detalle porque ya me extendí mucho y no quiero aburrirlos. El sistema educativo alemán no es perfecto, ya lo he escrito varias veces… así que no queda mas que tratar de hacerlo perfecto buscando las mejores alternativas, mezclando estrategias de aprendizaje y apoyando a los pequeños con sus propias habilidades y capacidades. Vaya trabajo!!! 🙂

Mis pequeñas artistas

En las pasadas vacaciones de otoño mis hijas participaron en un taller de teatro-música-baile en una de las semanas. Desde el año pasado tenía intención de inscribirlas, pero como la edad de los participantes es de 10 a 25 años y la pequeña todavía no cumplía los 10 años, tuve que esperar a este año.

Las inscribí desde principios de año por miedo a no obtener un lugar, y después de una larga espera el día llegó. El taller empezó un domingo y se llevaría a cabo hasta el siguiente domingo que culminaría con la presentación del musical que diariamente aprenderían y ensayarían con un promedio de 6 a 8 horas diarias. Mucho tiempo invertido en las vacaciones? Sin lugar a dudas, pero el resultado fue maravilloso y  valió la pena!

Participaron 65 niños y jóvenes agrupados por edades, de 10 a 15, de 15 a 20 y de 20 a 25 años. El primer día se repartieron los roles y las canciones a memorizar. Mis hijas solo recibieron un par de líneas porque era su primera vez y a partir del lunes empezaron los ensayos de las coreografías de baile: un total de 5 canciones, de canto por las dos canciones compuestas para el musical y de teatro.

img_3714

Como en todo musical, la parte de teatro es simple y corta ya que el baile y la música abarcan gran parte de la duración de la pieza, en este caso una hora y media. Todos los días empezaron los ensayos a las 9 y media de la mañana, comían en el mismo teatro y las recogía entre 4 y 5 de la tarde.

El sábado y domingo estuvieron dedicados a los ensayos generales con todos los grupos. Se me olvidaba mencionar que el equipo experto estaba formado por 3 maestros, la creadora/ organizadora del musical y su asistente. Este año celebraron su 10mo aniversario y muchos de los jóvenes que participaron esta ocasión empezaron desde niños hace 10 años, así que tenían bastante experiencia a diferencia de los nuevos como mis hijas que no tenían idea de como se trabaja en un teatro y todo lo que implica presentar una obra musical en 1 semana.

El domingo por la noche fue la presentación final con un teatro lleno de padres, abuelos y amigos de los participantes. Los boletos se vendieron como cualquier otra obra o concierto, así que no dudo que hubiera espectadores que no tenían conocidos entre los jóvenes.

Qué puedo decir… fue simplemente espectacular! Y difícil de creer que en una semana, un grupo de 65 desconocidos con 3 maestros pudieran presentar un musical con una calidad sobresaliente y un desempeño casi profesional. Mis suegros lo vieron en DVD y se quedaron con la boca abierta, así como unos amigos que asistieron al evento.

img_3708

Mis hijas quedaron maravilladas con el trabajo en equipo, la convivencia con otras niñas tras bambalinas y el sabor a éxito después de una semana de arduo trabajo que no dudan en participar cada año, aunque eso signifique sacrificar una semana de sus vacaciones de otoño. Por nuestra parte, cuentan con nuestro apoyo ya que los beneficios y ventajas de participar en este tipo de proyectos son tantas que no tenemos duda en inscribirlas tantas veces como ellas quieran.

Mis pequeñas artistas siguen creciendo y disfrutando su paso a la adolescencia en un abrir y cerrar de ojos. Mientras que yo sigo descubriendo sus diferentes facetas y tratando de hacerme a la idea que pronto serán unas jovencitas independientes 😉

 

 

De esas casualidades…

del destino que son difíciles de creer, voy a escribir el día de hoy.

Hace 2 años, el periódico local me hizo una entrevista sobre el día de muertos, su significado y la forma como se celebra en México. Me disfracé de catrina, me tomaron fotos en un panteón abandonado y el artículo ocupó la primera plana el día de Halloween (31-octubre) de ese año.  Y como no todos los días salgo en el periódico guardé el artículo entre mis documentos importantes junto a este blog impreso, cosa que hizo también una profesora de alemán porque el artículo le pareció adecuado para el tema de “historias de miedo” que cada año imparte a sus alumnos de 5to año.

articulo-periodico-catrina

El mes pasado mi hija Catalina me comentó casualmente un día por la noche “oye, mamá… mi maestra de alemán quiere que vayas a contarnos sobre el día de muertos”. Se me hizo raro y le pregunté a qué venía eso y me dijo que la maestra había encontrado el artículo de la catrina (mí artículo!) entre sus cosas y al leerlo de nuevo, no tuvo problemas en ver la relación de mi apellido con el de Catalina.

Qué casualidad!!! Y dos años después por azares del destino visité el grupo de 5to año justo en el día 2 de noviembre, y no porque así lo eligiéramos sino porque justo los miércoles tienen la clase de “Verfügung” (hora semanal para tratar temas varios) y la semana pasada estaban de excursión, no quedaba más que este día que cayó justamente en el día festivo mexicano. Otra casualidad!

Solo tendría 45 minutos, así que para entrar en materia les presenté el vídeo de Plaza Sesamo que grabamos hace 3 años y que explica de manera sencilla esta festividad mexicana. Después hice una pequeña presentación de 10 minutos con muchas fotos para explicarles los altares, sus elementos, las calaveritas de azúcar, el pan de muerto, las catrinas y cómo lucen los panteones en estos días.

Les llevé pan de muerto para que lo vieran, el cual le dí a la profesora para que lo compartiera con sus colegas y a los niños les llevé galletitas de calaveras hechas con mucho amor:

img_3863

Les encantaron! Y mientras que se las comían les pasé un corto animado que me encanta y que para mi gusto explica de una forma gráfica y simple cómo celebramos este día y qué significa.

Al final hubo una sesión de preguntas y conversamos sobre las diferencias culturales, ya que aquí la muerte es un tema tabú y sería imposible imaginarse un poco de música, color o ambiente festivo en el domingo de muertos que se celebra el segundo domingo de noviembre en Alemania. Fue una experiencia muy linda y enriquecedora! Me encanta compartir mis tradiciones y si se trata de niños, lo disfrutó al doble.

Y para concluir esta entrada me quedo con la frase de la maestra que dijo al final de la presentación: “Entonces el día de muertos festejan la vida de los que ya partieron?” Sí, así es! El 2 de noviembre celebramos juntos vivos y muertos los momentos compartidos 🙂

 

Ayudando en la “Kabuschka”

Como saben, el mes pasado entró nuestra hija pequeña a la misma secundaria que su hermana mayor. Después de un año con diferentes horarios, ahora ambas tienen casi el mismo y llegan a comer a casa a la misma hora. En 5to año lo normal es salir a la 1:30 de la tarde por lo que normalmente comemos a las 2.

La escuela en cuestión ofrece “clases” opcionales por la tarde que van desde teatro, natación, robótica o simplemente ayuda con los deberes. Esta opción permite que los niños puedan quedarse en la escuela hasta las 3:30 de la tarde, y por lo tanto la escuela debe ofrecer una alternativa para la hora de la comida, sea una cafetería, venta de refrigerios o un comedor estudiantil.

Desde hace dos años la secundaria cuenta con un comedor llamado “Kabuschka” (no me pregunten el significado porque no lo encontré por ningún lado 😦 ), que alimenta a un promedio de 300 alumnos diariamente de lunes a jueves. Lo curioso de este comedor es que es organizado por una sola empleada que es apoyada por madres de familia que trabajan de forma voluntaria. Por lo que cada año, las mamás de los niños de nuevo ingreso son invitadas a ayudar en la “Kabuschka”.

Así que después de ser invitada dos veces (el año pasado y éste), decidí aceptar el reto! Casualmente este año mi hija mayor tiene una clase de 2 a 2:45 los martes, así que aproveché esta situación para que la pequeña también se quedara y comer las 3 en la escuela, ellas en el comedor y yo tras bambalinas (en la cocina 🙂 ).

IMG_3208

Comedor

Desde hace un mes me integré al grupo del segundo turno de los martes. El primer turno es de 9 a 12 que se encarga de preparar la comida y el segundo turno de 12 a 3 ayuda en servirla y recoger/limpiar la cocina. Cada turno debe contar con 5-6 ayudantes voluntarios, sean mamás, papás o abuelos de alumnos o ex-alumnos. Después de las vacaciones de otoño solo iré dos martes al mes porque doy clases en la universidad y no me alcanza el tiempo.

IMG_0112

Tengo que confesar que el primer día que ayudé casi me muero del cansancio y a las 8 de la noche ya estaba dormida. Además del esfuerzo físico de estar de pie las tres horas yendo y viniendo en la cocina, cargando platos, secando vasijas y limpiando mesas, me agotó el aprender como funciona la cocina, seguir instrucciones y conocer las reglas, procedimientos y proceso del equipo (en alemán!). La segunda vez no me sentí tan cansada y le empecé a hallar el gusto 🙂

Es un trabajo muy interesante y me gusta observar la vida estudiantil a través de la ventana de la barra donde pasan a servirse 1 de los 4 menús que se sirven diariamente, dos de ellos vegetarianos. No todo se cocina en la secundaria, sino que la escuela vocacional de la ciudad apoya con 1 o dos platillos. Además de los menús, los alumnos o maestros tienen una barra de ensaladas bastante surtida, tortas de milanesa empanizada y dos postres a elegir.

Como la secundaria es “Ganztagschule” (tiene clases matutinas y vespertinas), el Estado paga una parte de los costos, de tal forma que un alumno puede comer bien por 2-3 euros, mientras que un profesor por 4-5€. Nada mal, verdad?

Se preguntarán qué es lo que hago exactamente en esas tres horas, y aquí les pongo algunas de mis actividades:

  • servir postre en platitos

    IMG_3206

    Postres

  • partir verdura para la barra de ensaladas cuando se termina (pepino, pimiento, etc.)
  • acomodar los platos en la lavavajillas
  • enjuagar los platos antes de que entren a la lavavajillas (quitar restos)
  • secar los platos que salen de la lavavajillas
  • acomodar cada cosa en su lugar (ollas, cubiertos, bandejas, etc.) una vez secas
  • servir a los alumnos
  • limpiar mesas, barrer o sacar la basura

Algunas cosas que me han llamado la atención:

  • todos pueden volverse a formar por un “Nachschlag” (porción adicional) gratis

    IMG_3207

    Lavavajillas

  • no se desperdicia nada, ya que lo que sobra se guarda en recipientes plásticos que se reparten entre los voluntarios o se recicla para futuros platillos
  • conocí una lavavajillas industrial que lava en 3 minutos!!!
  • se lavan incluso las bandejas donde se sirven los alumnos: todas sin excepción y diariamente
  • de cada platillo se guarda una muestra en el congelador por si hay algún alumno enfermo poder demostrar que la comida no es la culpable
  • la cocina queda al final de la jornada como de revista, ni una cuchara fuera de lugar!

El trabajo es voluntario, pero hay algunas ventajas o beneficios ya sea para los hijos o para las mamás:

  • los alumnos cuya madre/padre/abuelo esté en la cocina ese día no tiene que hacer fila sino que pasa directamente a la cocina por su comida y no paga
  • además de ahorrarse tiempo y dinero, se tiene la garantía de alcanzar el platillo deseado porque hay algunos muy solicitados que después de media hora se agotan
  • no siempre, pero la mayoría de las veces la comida que sobra se reparte entre los voluntarios de ese día
  • como los equipos son siempre los mismos, poco a poco se hacen amistades y se conoce gente nueva
  • en mi caso, una ventaja es que practico alemán y aprendo mucho

En los pocos días que he estado me he percatado que muchas de las mamás siguen ayudando en la Kabuschka aún y cuando sus hijos ya no son alumnos de la secundaria. Tal vez suceda lo mismo conmigo… apenas voy comenzando pero me ha gustado y estaría dispuesta a seguir colaborando muchos años más. Ya veremos…

 

Buena suerte en la nueva escuela!

Nuestra hija pequeña entró el jueves 4 de agosto a la secundaria, a la misma escuela en donde estudia su hermana desde el año pasado. Ahora las dos pueden irse y regresarse juntas en el autobús, despertarse a la misma hora y comer conmigo sin tener que esperar una a la otra.

La ceremonia religiosa de entrada a la escuela no fue tan bonita ni tan sentimental como la del año pasado, así que no hay mucho sobre lo cual escribir. Pero hay algo de lo que sí tengo que escribir y es sobre la buena suerte o destino que acompaña a nuestra pequeña en este nuevo ciclo escolar y que espero siga así.

Como les conté en alguna entrada pasada, mientras que vacacionábamos en España recibimos un correo electrónico donde se nos informaba el salón que le correspondería a Caty en la nueva escuela. Dicha información era muy importante porque significaba saber con cuales de sus amiguitas de primaria seguiría los siguientes 5 años. Después de mucho preguntar y averiguar por whatsapp con las otras mamás, supimos que 2 niñas del barrio (las mejores amiguitas de Caty) estarían en el salón 5S (español), otras 5 niñas y 1 niño del barrio en la clase 5F1 (francés) y Caty con otra niña del barrio con la cual tenía muy poco contacto en el grupo 5F2 (francés).

Vaya desilusión! En el formulario de inscripción se pregunta con que alumnos se desea estar y como todas sus amiguitas eligieron español como segundo idioma, anoté todos los nombres por si en el sorteo quedaban finalmente en un grupo de francés, idioma que Caty eligió desde un principio. No tengo la menor idea porque ignoraron dicha información, pero no tenía ganas de preguntar ni de pedir un cambio… Nuestra hija aceptó la decisión  de buena gana y aunque no era lo ideal, estaba consciente de que esta sería una oportunidad de conocer nuevas amiguitas y con esa idea terminaron las vacaciones de verano.

Tres días antes de la entrada a la escuela me entero por otra mamá que una de las niñas del salón 5F1 quiere cambiarse porque no desea estar con tantas vecinas en el mismo grupo. Acaso esta era la oportunidad para solicitar también un cambio? o mejor dicho, un intercambio? Enviamos correos pidiéndolo y para nuestra sorpresa, un día antes del inicio de clases, se nos informó que nuestro deseo había sido aprobado.

Y fue así, sin planearlo, que Caty empezó la escuela con 4 de sus compañeritas de primaria (y vecinas). En la ceremonia de entrada a clases nos enteramos que este año no son solo 6 salones, sino 7 con un promedio de 25 alumnos, a diferencia de los grupos del año pasado que están al tope con 30.

Caty esta feliz y se siente como pez en el agua a dos semanas de haber comenzado. No sé si sea que su hermana mayor esta ahí o sea su carácter, pero no es tan temerosa ni se angustia como Victoria al de repente coincidir con 1300 personas en una escuela, tener 10 maestros diferentes y moverse en un ambiente totalmente nuevo para ella. Espero su hermana mayor se contagie de su seguridad e independencia, cualidades que le vendrían muy bien.

Nuestra rutina ha cambiado muchísimo y ahora el despertador suena a las 6:30 de la mañana, se visten, desayunan y salen de casa a las 7 para tomar el autobús a las 7:15 y comenzar clases a las 8. Lunes, jueves y viernes salen a la 1:30 y llegan a las dos a comer a la casa, mientras que los martes comen en la escuela porque Victoria tiene clases hasta las 2:30 y de ahí se va caminando a su clase de ballet. El miércoles Victoria se viene a casa a la 1:30, pero Caty se queda a comer con dos amiguitas para irse después a su clase de jazz. Además, los martes ayudaré en el comedor de la escuela y así no me tocará comer solita en casa.

Veremos como nos adaptamos al nuevo horario, a comer en la escuela y a tener días mas largos con actividades matutinas. Confío en que el año escolar sea tranquilo, lleno de bonitas experiencias y exitoso! Al menos ya empezamos con el pie derecho con ese golpe de buena suerte, no creen?

Proyecto : Educación en Alemania

Hace casi un año que quería escribir esta entrada y como suele suceder, el tiempo pasó y ya se terminó el proyecto! Mejor aún porque ahora puedo complementar la descripción del proyecto que era la idea original, con la experiencia adquirida en todos estos meses.

Dicho proyecto se llama  „Vielfalt nutzen – Bildungsqualität steigern“ (Aprovechar la diversidad, aumentar la calidad educativa). Y la meta es capacitar a personas migrantes pero con buen conocimiento del idioma alemán en el tema del sistema educativo alemán, con el fin de que dichos “expertos” al final de la formación puedan dar pláticas o resolver dudas a personas de la misma nacionalidad en su lengua materna.

blidungsystem

La capacitación se organizó en 9 módulos que incluyeron temas desde educación temprana hasta carreras técnicas, el rol de los padres, opciones de tiempo libre, la religión en las aulas, entre otros. Todas las sesiones se dieron en alemán por expertos en la materia, fueran directores de los diferentes planteles, psicólogos o profesores. En total los participantes y futuros expertos tuvieron que dedicar un total de 100 horas de clase repartidas en 15 sábados desde septiembre del año pasado hasta mayo de este año. Adicionalmente, como especie de prácticas cada participante impartió dos sesiones de 45 minutos en su lengua materna a personas interesadas antes de la clausura del proyecto que se llevó a cabo el pasado 18 de junio en el Ayuntamiento de la ciudad.

Mi participación fue dual… Primero como migrante hispanohablante y segundo, como experta en redes sociales y tecnología para el modulo de Comunicación y preparación de las pláticas.

El proyecto esta basado en otro parecido que existe desde hace años a nivel estatal en el rubro de Salud y que funciona exitosamente desde su implementación. El proyecto de educación se hizo a menor escala y contempló solamente nuestra ciudad Stade y alrededores, aunque la mayor parte de las pláticas se dieron a nivel estado (Niedersachsen). Desgraciadamente el sistema educativo en Alemania no es federal por lo que varía muchísimo entre Estados e incluso cada escuela puede elegir materiales, reglamentos u horarios a su antojo.

Más que para “graduarme” de mediadora, participé en el proyecto para aprender lo más posible la forma en que funciona la escuela en este país, ya que lo he ido conociendo sobre la marcha a través de mis hijas que ya están en secundaria. Aprendí muchísimo y ya iré escribiendo poco a poco en este blog de temas hasta ahora desconocidos para mí, como la inclusión de niños con discapacidad en las aulas, las escuelas técnicas y el rol de los padres en las escuelas y la política.

En la ceremonia de “graduación”, 24 personas nos convertimos en “mediadores” de educación. La alcaldesa de la ciudad dirigió unas palabras de bienvenida antes de entregar los diplomas a los participantes que provienen de todo el mundo y podrán explicar el sistema de educación en 14 idiomas, como el español, inglés, turco, ruso, árabe, entre otros.

 

 

 

El mundo de las flores silvestres 

En la clase de Biología de nuestra hija mayor le han encargado un proyecto muy especial: recolectar un mínimo de 20 flores silvestres de una lista de 70 a lo largo de un año calendario, es decir, se entregará en la 6ta clase en abril 2017.
Se oye fácil pero no lo es tanto. A mí que me encantan las flores, la idea me ha fascinado desde un principio y he seguido al pie de la letra la instrucción del profesor de que los padres deben apoyar a los niños en este proyecto 🙂

Como pueden imaginar de una persona que creció en una ciudad como Monterrey, no tengo idea alguna sobre flores silvestres y menos de las que crecen en Alemania. Al leer la lista de las 70 flores ordenadas por familia, reconocí 4 o 5: Lowenzahn, Gänseblumchen, Brennesee y Mohn que son las más conocidas y crecen en cualquier prado.

Así que la primera tarea fue buscar las 70 flores en internet e imprimir una hoja con la foto correspondiente y donde se pegará la flor recolectada, además de escribir la información solicitada por el profesor: nombre común, nombre botánico, familia, fecha, lugar y tipo de ecosistema (prado, bosque, etc.) donde se encontró la flor.

IMG_2187

No tenemos que encontrarlas todas pero si no sabemos cuales tenemos que buscar, no podemos empezar. Además, sacamos unos libros de la biblioteca que ayudan a clasificar las flores y tienen muchísimas fotos ordenadas por el color de la flor.

Y empezó la diversión: observar en cada calle, jardín, prado, hacer paseos al bosque y parar en medio de la carretera para buscar flores. Después cortarlas y colocarlas en un libro para aplastarlas con un papelito indicando la fecha y lugar.

Al llegar a casa, revisar nuestro catálogo y si está en la lista apuntar el nombre y marcarla como “encontrada”. Según instrucciones del profesor, las flores deben estar en papel periódico al menos 6 semanas para que estén bien secas y poner libros pesados sobre el periódico para que queden bien aplastadas. Si la flor no está en el catálogo no queda mas que tirarla 😦

Por último, las flores secas tendrán que pegarse en una hoja con cinta adhesiva y escribir su información correspondiente. Eso es lo mas fácil de todo el proceso.
A mi suegra el proyecto le ha resultado demasiado difícil para una niña de 10 años, yo no sé porque no crecí aquí pero definitivamente he aprendido muchísimo junto con mi hija. Por ejemplo:

– he aprendido a observar aún más mi alrededor y detener mi atención en detalles pequeñísimos, pero bellísimos

– he aprendido que en el bosque también crecen flores a pesar de la poca luz que llega a la superficie

– he aprendido que las flores pocas veces crecen solas, la mayoría de las veces toda una área de varios metros está repleta de flores del mismo tipo

– he aprendido nombres, características y detalles de flores que de no haber sido por este proyecto jamás hubiera descubierto

Mientras ayudaba a Victoria a buscar tantas flores en internet e invertíamos tanto tiempo en el catálogo, pensaba que al menos para Catalina me evitaría el mismo trabajo el próximo año, pero sorpresa! Este proyecto se alterna cada dos años con otro tema: hojas de árboles y arbustos. Así que el próximo año, aprenderé mas de la naturaleza alemana al apoyar a Caty buscando hojas de seguramente 70 especies diferentes 😉

Inscripción a Secundaria – versión 2.0

Nuestra hija mayor entró el año pasado a la secundaria, y este año repetiremos lo mismo para la menor. Aunque un año de diferencia parece poco y uno cree que el proceso de inscripción debería ser igual porque va a entrar a la misma secundaria, nos encontramos con algunas diferencias que me obligaron a escribir este post.

Para empezar en la lista de documentos a presentar, esta vez no hubo “recomendación” de parte de la escuela porque el año pasado fue eliminada en nuestro estado (Niedersachsen). Dicho documento indicaba el tipo de secundaria (Gymnasium, Realschule o Hauptschule) que los maestros consideraban “ideal” para el alumno. Al final del día, la decisión final la tomaban los padres de familia pero este documento podía complicar un poco las cosas en caso de no estar inscrito en la secundaria recomendada y no cumplir las expectativas de dicha institución.

IMG_2264

En fin, cosas burocráticas que no termino de entender y que dieron lugar a otro documento llamado “Protocolo de dos pláticas con los padres de familia”, en el cual el profesor titular llena a detalle una lista de aspectos que el alumno tiene o no. Además, al eliminar la “recomendación” la entrega de calificaciones finales ya no se tiene que adelantar ni presentar a la hora de la inscripción de secundaria. Así que Catalina tendrá clases normales, exámenes y tareas hasta el último día de clases como cualquier alumno de primaria. El año pasado Victoria recibió las calificaciones finales 5 semanas antes de salir de vacaciones!

Otro pequeño pero significativo cambio fue el formulario de inscripción. En la entrada relacionada a la inscripción de Victoria pueden leer los datos generales que se piden en este formulario. Al igual que el año pasado, este año se tendrá un solo salón de español por lo que aquellos que elijan español como segundo idioma extranjero tienen que elegir una segunda opción (francés o latín) porque es mucha la demanda y sólo hay 30 lugares por lo que se lleva a cabo un sorteo. El año pasado puse como aclaración que Victoria tenía español como lengua materna por que me habían dicho que tendría mayores posibilidades de obtener español. Pero como ya les escribí antes, dicha aclaración sirvió de poco y entró a francés con su mejor amiga que también quería español.

La suerte (buena o mala) me hizo ver las ventajas de aprender un 4to idioma y este año convencimos a Catalina para que eligiera francés desde un principio y evitar el sorteo que por experiencia nada más había alargado la decisión porque nos enteramos un día antes de entrar a la escuela. Para nuestra sorpresa este año el formulario incluía una pregunta adicional: el alumno tiene madre o hermanos que hablen español?

IMG_2263

 

Al parecer este año si tendrán prioridad los niños que tengan español como lengua materna y también aquellos cuyos hermanos ya aprenden  español en secundaria. Pase asegurado al grupo de español… y el francés? Otra vez le dimos vueltas y vueltas al tema, sobretodo porque todas las compañeras de primaria de Catalina que también entrarán a esa escuela eligieron español, aunque seguramente no todas obtendrán un lugar y estarán en francés como segunda opción.

Después de mucho pensar nos quedamos con la opción del francés. Primero porque Catalina no tiene ningún problema aprendiendo inglés, y seguramente el francés no se le hará tan difícil. Segundo, porque el español ya lo sabe y un cuarto idioma es definitivamente una ventaja en este mundo globalizado. Además, queda la opción de estudiar español a partir de la 10ma clase. Tercero, porque Victoria ya está en el grupo de francés y quisieramos darles las mismas oportunidades a las dos. Y por último, porque Catalina estaba convencida de lo positivo de un idioma nuevo a pesar de que tal vez no esté con sus amiguitas en el mismo salón.

En dos meses sabremos la suerte de las amiguitas y si quedaron en el salón de español como deseaban o tienen que conformarse con el francés. Y si están en francés si quedan en el mismo grupo que nuestra hija. Tanto mi marido como yo confiamos en haber tomado la mejor decisión pero sólo el tiempo nos lo dirá. Por mientras nuestras hijas empiezan un curso intensivo de español de dos meses, que es el tiempo que estarán mis papás en casa 🙂

Y poco a poco la nostalgia me invade porque nuestra pequeña dejará la primaria justamente en un mes y ya no tendré niñas sino adolescentes… porque aunque siguen siendo pequeñas, ese salto “prematuro” a la secundaria con 10 años las hace sentirse grandes y todas unas “teenagers” aunque no lo sean! Dios me agarre confesada, jiji!

IMG_0302

Consecuencias de perder el teléfono 

El año pasado les contaba sobre la decisión de comprar un “smartphone” a nuestra hija mayor, el reglamento que firmó y de lo que significaba un aparato de esos en manos de una niña de 10 años. Al principio todo funcionó bien y le instalamos el famoso “whatsapp” después de unas semanas de haberlo empezado a usar.

Comenzaron los exámenes y las notas empezaron a bajar considerablemente, por lo que decidimos desinstalar el whatsapp porque invertía mas tiempo del deseado en dicha aplicación. Y antes de que volviéramos a instalarlo, nuestra hija lo perdió.

No supo ni cómo, ni donde, pero todo parece indicar que se le cayó de la bolsa de la chaqueta en el autobús un día que iba más lleno de lo normal. El día que lo perdió, decidió no decir nada en casa y al día siguiente le dijo primero a su papá, temiendo mi reacción. Todos los días la regañaba por guardar el teléfono en la bolsa de la chaqueta en lugar de la mochila y como siempre, mamá tenía razón y puedo imaginar el miedo que tenía de decirme lo que había pasado.

Nunca olvidaré su carita asustada al venir con su papá y decirme que había perdido el teléfono. Mmmm, no tenía caso regañarla pues podía ver en sus ojos su preocupación y culpa. Después de preguntar detalles, decidimos que al día siguiente mi marido llamaría a la estación de autobuses para ver si no había aparecido. Lo mismo hizo Victoria en la oficina de objetos perdidos en la secundaria. Nada!

Y ahora? El reglamento que en conjunto hicimos decía que el primer “smartphone” era un regalo, pero en caso de perderlo o descomponerlo, tendría que reponerlo con sus ahorros. Y como Victoria se gasta su mesada tan pronto la recibe, en el momento de perderlo no tenía ni 5€ ahorrados.

Una de las cosa más difíciles como mamá es cumplir las reglas cuando se ve a los hijos tristes, pero tuve que aguantarme y ser estricta con el cumplimiento del reglamento. Gracias al regalo de cumpleaños de sus abuelos en enero y los regalitos de Pascua, pudo completar los 110€ en poco menos de tres meses. En otra temporada del año habría tardado 6 meses.

Casi tres meses sin teléfono celular es mucho y confío en que la lección haya sido aprendida. No hay garantía, pero ahora sabe que no recibirá otro al perderlo y conoce todo el tiempo que necesita para reponerlo. Tengo la esperanza de que ahora lo guarde en la mochila y lo cuide mejor. Es un aparato costoso y no podemos comprarle uno cada rato que se descuide.

Al poco tiempo del incidente, Victoria nos dijo que temía un castigo sin precedentes y que íbamos a explotar de coraje. Pero tanto Tom como yo no reaccionamos con enojo porque su mayor castigo sería tener que vivir sin teléfono un par de semanas o meses.

No fue nada fácil ver como Victoria en todo este tiempo no compraba nada que le gustara, sino que pensaba que entre mas gastara, mas tiempo tardaría en juntar la cantidad necesaria. Es una niña ordenada y aplicada que jamas lloriqueó pidiendo que cambiáramos las reglas, o le diéramos préstamos para comprar otras cosas. Respetó las reglas y nosotros también. Quién la tuvo más difícil? No lo sé, pero definitivamente para mí no fue sencillo.

Muchos dirán que me paso de estricta, pero si no cumplo las reglas una vez, no estoy segura de que la próxima vez se cumplan sabiendo que de nuestra parte hay excepciones. Y en nuestra familia, mi marido y yo somos un equipo por lo que no soy la bruja, en todo caso somos un par de brujos 😉

Después de mucho pensar y analizar, convencimos a nuestra hija de tener un “iphone” en lugar de un Samsung como el que tenía y que según parece es la marca preferida entre sus compañeras de clase. No es un teléfono nuevo, pero dado que todos en la familia somos usuarios de productos Apple, era más práctico que ella también lo fuera. Además, para mi marido es mucho más fácil controlar la seguridad de un iphone.

Aún no le instalamos “whatsapp”, pero supongo que en las próximas semanas lo haremos. Ya veremos qué tanto sobrevive este teléfono y cómo sigue el cumplimiento de las reglas, tanto para ella como para nosotros 😉

Examenes y calificaciones

El miércoles 27 de enero se entregaron calificaciones semestrales y salieron temprano en las escuelas de nuestro estado Niedersachsen, adicionalmente como es costumbre tuvieron de vacaciones el jueves y viernes. No pregunten porqué, pero al parecer los niños tienen mucho que celebrar, o llorar o descansar después de recibir las notas y qué mejor que tener dos días para hacerlo. (Es broma!)  No en todos los estados de Alemania tienen dos días, sino una o dos semanas y se les llama “Winterferien”, es decir vacaciones de invierno justo un mes después de las vacaciones de Navidad. Muchas familias alemanas disfrutan estas vacaciones esquiando en las montañas.

En Alemania en las escuelas primaria y secundaria (hasta décimo año, después de décimo no estoy segura) se entregan calificaciones dos veces al año: la primera a finales de enero y la segunda antes de salir de vacaciones en verano. Dependiendo del grado y tipo de escuela, se entregan notas (1 a 6) o un reporte escrito con las metas alcanzadas en dicho período. Como se los he comentado en otras ocasiones, el documento incluye el número de faltas justificadas y no justificadas, las notas en las diferentes materias y algunos comentarios adicionales.

Ahora bien? Qué se toma en cuenta a la hora de poner una nota? Como en México, se toma en cuenta los resultados de los exámenes, tareas y participación oral pero hay algunas diferencias que quisiera resaltar:

  • en general se tiene un número determinado de exámenes a presentar en el año dependiendo de cada materia.
  • Hay dos nombres para los exámenes: el llamado “test” que puede ser un examen sorpresa, un dictado de inglés o una prueba de control sobre un tema determinado. Son cortos y no necesariamente se avisa la fecha exacta en la que se llevará a cabo. Por otro lado está el “Arbeit/Proben” que es un examen en forma y se contesta en 1 o dos horas de clase. Se avisa previamente su fecha y se indican los temas a evaluar.
  • En general no debe presentarse más de un “Arbeit/Proben” en un día, ni más de dos en una semana. Tampoco es permitido tener un examen el primer día de clases después de un período de vacaciones o puente.
  • En caso de estar enfermo o no poder presentar un examen el día planeado, se debe presentar después pero se tiene que tomar en cuenta el punto anterior, es decir no debe coincidir con otro examen el mismo día ni ser el tercero en una semana.
  • Hasta ahora puedo decir que en promedio mis hijas no han tenido más de 2 o 3 exámenes por materia en el semestre. En inglés y alemán suele haber dictados esporádicos (considerados “Test“), pero no llegan a ser más de dos por mes. Y normalmente los exámenes no son acumulativos, así que en mayo-junio no evaluarán lo que ya se presentó en exámenes en el primer semestre.
  • Una semana antes de la entrega de calificaciones, se hace una reunión de maestros llamada “Zeugniskonferenz” donde se discuten los casos difíciles o extraordinarios de cada salón de clase. En el caso de Niedersachsen, siempre participa un padre de familia en la primaria y en la secundaria, un padre de familia y dos o tres alumnos elegidos previamente por su clase.
  • En dicha reunión se mencionan los alumnos que han obtenido 5 o 6 (reprobado) y aquellos que tienen problemas de conducta. Esa información es confidencial y los alumnos que asisten no deben comentarla con sus compañeros. Tanto los padres como alumnos invitados deben estar de acuerdo con el informe de la reunión.
  • La participación oral en clase que incluye el hacer tareas, buena conducta y trabajo en el salón forma parte del 60 o 70% de la calificación final. Así que no basta tener buenas notas en los exámenes sino también cumplir con las tareas, participar activamente en clase y portarse bien.
  • Cada maestro controla las tareas de forma distinta, pero en general no se califican y sólo si no se hacen, se indica en una tabla en la agenda escolar del alumno y tiene que firmarse al final del mes por parte de un padre de familia y el maestro (Klassenlehrer).

IMG_0104

  • Las calificaciones de primaria se entregan a los niños y se acumulan en un legajo que se guarda en casa. El reporte debe ser firmado por un padre de familia y el niño lo lleva después de las vacaciones para que el profesor vea dicha firma. Es decir, se cercioran que los padres están enterados de las calificaciones.
IMG_0103

Gesehen= Visto

  • Se utiliza un legajo de calificación por etapa escolar, así que al final de la primaria dicho legajo contendrá 8 reportes de calificaciones (2 por año). A mi hija mayor le entregaron uno para la secundaria que tiene la foto de la escuela en la portada, muy parecido al de la primaria 🙂

IMG_0100

Hace dos años les contaba sobre las primeras calificaciones de Victoria que obtuvo un promedio de 2. Este semestre no le fue tan bien como esperábamos, pero considerando el cambio a una nueva escuela donde todo ha sido diferente y mucho más difícil no está tan mal. Veremos como termina el año. Catalina por su parte ha traído a casa las mejores calificaciones hasta ahora y ha sacado un 1 en inglés que nos ha hecho muy felices. Parece que le gustan los idiomas 🙂

IMG_0102

Calificaciones de primaria (4to)

IMG_0101

Caflificaciones de secundaria (5to)

 

 

 

 

 

 

 

Como siempre aclaro que esta es mi experiencia muy personal y que algunas cosas pueden variar de Estado a Estado, sobretodo en el sur de Alemania, donde sé que son un poco más exigentes al hablar de tareas y evaluaciones.

No sé como sea ahora en las escuelas mexicanas, pero en mis tiempos esta cantidad de exámenes me hubieran causado risa. Todavía me acuerdo de los semanales, mensuales, bimestrales, semestrales y los peores: los finales! Eso sin contar los exámenes sorpresa, los rápidos, etc. Definitivamente voto por el sistema alemán en este tema, menos estrés y más valor a la participación oral. A final de cuentas todo eso que se memoriza, muchas veces se olvida con el paso del tiempo, o no?

 

 

Un mes en la secu…

El año escolar va que vuela y las vacaciones de otoño están a la vuelta de la esquina. Dos semanitas que me caerán de perlas y me servirán para agarrar aire antes de terminar el año. Victoria, nuestra hija mayor está por cumplir el mes y medio en su nueva escuela y por mas increíble que parezca, ya se siente como pez en el agua.

Han sido tantos los cambios, nuevas rutinas y actividades que bien vale la pena escribirlas para no olvidar este proceso de adaptación que el próximo año volveré a experimentar con nuestra hija menor.

Horarios: Para empezar, un día común y corriente ahora empieza mas temprano y tiene mas actividades que antes. El primer despertador suena a las 6, el de mi marido que se ducha mientras suena el de Victoria media hora mas tarde. Se cambia y desayuna con su papá, quien también prepara su lonche, para salir de casa a las 7 en punto. Diez minutos mas tarde suena el de Catalina, se viste y desayuna para salir a las 7:40. A qué horas me despierto yo? Normalmente desde que suena el primer despertador, pero me levanto dependiendo de mi plan para ese día. Si tengo que trabajar o ir a mi curso de alemán, me levanto a las 6:40 para bañarme, pero si ese día no tengo nada pendiente, me levanto con Caty para preparar su desayuno. También varía si mi marido esta fuera de la ciudad y me toca el doble turno: preparar a las dos niñas mientras que me arreglo.

Autobús: Aunque Victoria entra a las 8 a clases, tiene que salir tan temprano de casa porque el autobús pasa a las 7:15. Sólo hace 15 minutos a la escuela pero desgraciadamente no hay otro horario por la mañana. Le tomó un par de días acostumbrarse a defenderse entre los tumultos, pues los muchachos no tienen consideraciones con los pequeños y tienen que “ponerse listos” al entrar al bus y pelear un lugar para sentarse. Pero Victoria ya agarro la onda y no ha tenido problemas.

Comida: Hasta el año pasado comíamos a la 1 cuando ambas llegaban de la primaria. Ahora la mayor llega a las 2 y a la pequeña le toca esperar una hora. Generalmente me ayuda a preparar la comida o a poner la mesa, o se pone a hacer su tarea. En lo personal, gané una hora por la mañana porque ahora puedo cocinar a la una pero obviamente ahora no hay mucho tiempo para descansar antes de empezar con el turno de chofer para las clases de baile. La tarde se esfuma en un abrir y cerrar de ojos, y de pronto ya es hora de cenar o irme al trabajo.

Amigos y maestros: Victoria ha encontrado nuevas amigas en su clase y le gustan todos sus maestros. Muchos nombres y muchas materias, pero rápidamente se ha integrado en su clase e incluso ha sido elegida como parte del equipo de alumnos que representa a su grupo (Klassensprecher).

Tareas y exámenes: Desde la primer semana notó que la carga de tareas no era tan ligera como en la primaria. Lo positivo es que el horario de clases esta organizado de tal manera que no tiene una materia dos días seguidos, así que para las materias más frecuentes (alemán, inglés y mate) siempre tiene dos tardes para hacer la tarea o estudiar para un examen. El resto de materias solo las tiene una vez por semana y tiene suficiente tiempo para sus deberes. En estas 6 semanas ya ha tenido diversos exámenes y le ha ido muy bien, esperemos que así siga.

Smartphone y email: otro gran cambio ha sido el uso de whatsapp en su nuevo teléfono móvil y su nueva cuenta de correo electrónico que le han proporcionado en la secundaria y donde recibe correos de profesores y compañeros de clase. Además, tiene cuenta y contraseña para accesar el portal de la escuela donde informan de cambios de clases o salones y donde puede participar en foros diversos.

A las dos semanas de haber empezado las clases, se llevó a cabo la primera junta de padres de familia donde se presentaron los profesores de planta y se eligieron a los padres que nos representan ante la secundaria (Elternvertreter). Por otra parte la semana pasada Victoria participó en una excursión de dos días en un bosque, en donde realizaron dinámicas de grupo y juegos para conocerse mejor.

No cabe duda que los cambios han sido muchos e importantes, pero estoy contenta de que Victoria los ha sobrellevado bien. Algunas de sus compañeras si han tenido problemas de adaptación y se sienten aún inseguras entre tantas clases, alumnos y tareas. Creo que uno de los elementos importantes que ha facilitado el proceso es la continua comunicación con ella y el decirle todos los días que ella puede. Quién diría que esa chiquilla tímida y casi “muda” del jardín de niños se convertiría en una chica segura de sí misma y sociable. En otro post les contaré otro secreto que ayudó en esta transformación: el famoso “wendo”.

Por ahora termino esta entrada confiando en que las cosas sigan como hasta ahora y que este año escolar sea exitoso para todos 😉 Mientras a disfrutar estas dos semanitas de vacaciones otoñales, que buena falta nos hacen 😉

Diferencias entre jardín de niños, primaria y secundaria

Cada etapa escolar es diferente y con mis hijas voy aprendiendo lo que significa cada una de ellas aquí en Alemania. Algunas cosas son similares a México y otras completamente distintas. Nuestra hija mayor ha entrado a la secundaria este verano y qué mejor oportunidad para hacer un análisis de lo que ha ido cambiando con las diferentes instituciones que ha visitado. En el “Gymnasium”, secundaria donde esta mi hija, cursará de 5to a 13er grado, es decir abarcará también lo que en México se llama Preparatoria y que vienen siendo los últimos 4 años aquí. Todavía me falta mucho hasta entonces, y seguramente en su momento escribiré lo que significa pasar a la 10ma clase donde no cambian de escuela pero sí de formato de clases.

Como siempre, lo que aquí les comparto puede variar de región a región en el país pero trataré de escribir lo más común y que en la mayoría de los Estados Federados aplica, basándome en mi propia experiencia.

  • Número de alumnos:
    • Jardín de niños: Los grupos tienen aproximadamente 25 niños entre 3 y 6 años de edad. En el que asistieron nuestras hijas había 3 grupos.
    • Primaria: Nuestra primaria es pequeña y normalmente sólo hay un grupo por grado de máximo 26 niños. Desde el año pasado se han inscrito más niños a primero, así que ha sido necesario abrir dos grupos de 14 niños. De tal forma que en total estamos hablando de 100 niños entre 6 y 10 años en toda la escuela.
    • Secundaria: En la secundaria de nuestra hija, cada grado tiene entre 5 y 6 clases/grupos de aproximadamente 30 alumnos, lo que da un total de poco más de 1200 alumnos entre 10 y 20 años de edad en toda la escuela. En otras secundarias (Realschule, IGS, etc.) también se manejan grupos de aproximadamente 30 alumnos.
  • Número de educadores/profesores:
    • Jardín de niños: Dos educadoras por salón. La mayoría son mujeres pero ya he visto en algunos jardines educadores varones 🙂
    • Primaria: Un profesor tutor por clase que casi siempre imparte dos materias. Para el resto de las clases se tienen a los maestros de los otros grados, así que en general tienen un máximo de 4 profesores en la semana. Cabe aclarar que el tutor es el mismo los 4 años de primaria!
    • Secundaria: Dos profesores tutores (una mujer y un hombre) por clase que normalmente imparten alemán o matemáticas combinando con otra materia. En el resto de las clases tienen otros maestros, con un promedio de 8 diferentes durante la semana.
  • Distancia y transporte:
    • Jardín de niños: Tienen que ser llevados por un adulto ya sea a pie, en bicicleta o coche. En nuestro caso queda a dos cuadras de casa.
    • Primaria: Pueden irse a pie o en bicicleta y sólo los que viven en pueblos muy retirados se van en autobús público/metro o son llevados por sus padres. En nuestro caso está al lado del jardín de niños, es decir a dos cuadras. Es casi normal que los niños se vayan solos o con algún vecinito desde el primer grado.
    • Secundaria: La norma es irse en autobús/metro o bicicleta si el clima lo permite. Si tienen mucha suerte y su casa queda cerca, pueden irse caminando. Cabe aclarar que los autobuses son públicos, es decir, no son autobuses exclusivos de la escuela y la tarjeta mensual es gratuita para estudiantes.
  • Horario:
    • Jardín de niños: por la mañana se puede llegar entre 8 y 9 de la mañana y a mas tardar a las 12 deben recogerse. Para los padres que trabajan y así lo desean, pueden llevar a los niños desde las 7:30 y recogerlos a la 1 sin costos adicionales. El horario es un poco flexible y lo importante es estar en el salón a las 9 para cantar juntos y posteriormente desayunar. Hace un par de años ampliaron el horario de la tarde (Hort) hasta las 4, donde también se pueden quedar los niños de la escuela primaria que está a un lado y se paga una cuota por día que incluye la comida.
    • Primaria: el horario en nuestra primaria del barrio es de 8 a 11:40 en 1ero y segundo pero se pueden quedar hasta las 12:50 con una persona que los cuida y en ese tiempo normalmente juegan afuera o hacen manualidades. En 3ero y 4to año el horario es de 8 a 12:50. Como lo expliqué en el punto anterior, si se requiere pueden quedarse en el Hort hasta las 4 de la tarde pagando extra.
    • IMG_2879

      Horario de primaria

    • Secundaria: el horario es de 8 a 13:20 en 5to año y con el paso de los años el horario se irá ampliando hasta las 4 de la tarde. Para los más pequeños que todavía no tienen la carga completa pueden quedarse en la escuela en lo que llaman AGs también hasta las 4. Hay una cafetería donde cada alumno paga lo que consume.
IMG_0075_2

Horario de secundaria

  • Desayuno:
    • Jardín de niños: como se tenía una pausa para desayunar en grupo, las niñas se acostumbraron a desayunar en el kinder lo que les empacaba: pan con embutidos, fruta, yogur o galletas. Prohibido llevar nutella o productos no sanos o con chocolate (?)
    • Primaria: como la pausa larga es a media mañana, desayunan pan tostado o cereal en casa y para el recreo llevan fruta, galletas o quesadillas. No les gusta llevar pan como los niños alemanes 😦
    • Secundaria: seguirá como en la primaria pero el desayuno será un poco más temprano porque el autobús pasa a las 7:15 am.
  • Número de materias/asignaturas:
    • Jardín de niños: No hay clases de nada ni tareas. Sólo van a jugar, cantar, pintar y socializar. En el último año de jardín empiezan a trabajar con números y letras pero no se deja tarea.
    • Primaria: Las clases en nuestra escuela son alemán, matemáticas, arte, música, ciencias, religión, deporte y a partir de 3er año inglés.
    • Secundaria: Las clases son alemán, matemáticas, arte, música, biología, física/química, geografía, historia, religión, deporte, inglés y a partir de 6to año un 2do idioma extranjero.
  • AG (clases extras/opcionales):
    • Jardín de niños: No existen.
    • Primaria: Hay posibilidad de elegir una clase los lunes en la 5ta hora (de 12 a 1) que puede ser ajedrez, fútbol, manualidades, cocina o computación. Normalmente son impartidas por padres de familia voluntarios. En los primeros dos años es opcional, en 3ero y 4to es parte del horario normal de clases pero no tiene calificación.
    • Secundaria: Hay posibilidad de elegir clases de lunes a jueves (un sólo día o varios) en la 7ma y 8va hora (de 13:50 a 15:20) que puede ser desde ayuda en las tareas, ajedrez, coro o jardínería hasta teatro, manualidades, natación, etc. No tienen costo adicional.
  • Número de clases y pausas:
    • Jardín de niños: No hay clases y normalmente se divide la mañana en actividades en el interior y otras en el exterior, independientemente del clima. Tienen una pausa para desayunar en grupo.
    • Primaria: En 1ero y 2do tienen cuatro clases de 45 minutos por día, que en 3ero y 4to aumentan a 5. Tienen dos pausas de 5 minutos y una de media hora donde es obligatorio salir al patio. Pueden ver el horario en la foto de arriba.
    • Secundaria: En 5to año tienen 6 clases de 45 minutos por día, que casi siempre están agrupadas en horas dobles (1 hora y media). Cada año irá aumentando hasta tener un máximo de 10 clases de 45 por día en los últimos grados. Después de cada dos clases (de 45 minutos), tienen una pausa de 15 minutos y si se quedan a comer en la escuela, tienen media hora para hacerlo.
  • Salón de clases:
    • Jardín de niños: Durante los 3 años se quedan en el mismo salón, los mayores se van a la escuela al cumplir los 6 años y entran otros de 3 años para completar el grupo.
    • Primaria: Algo que me llama mucho la atención es que los cuatro años de primaria se quedan en el mismo salón, y al final de cada año escolar se cambian las sillas y mesas, ya que son de diferentes tamaños dependiendo de la edad/tamaño de los niños.
    • Secundaria: En la secundaria de nuestra hija acaban de construir un edificio nuevo que está reservado sólo para los grupos de 5to y 6to año, lo cual me parece perfecto porque son los más pequeños y eso de coincidir en pausas con los de jóvenes de 18 años no me causaba gracia. Por supuesto que no están obligados a quedarse en el patio de ese edificio pero al menos están un poco separados. Tienen un salón “de planta” donde reciben la mayor parte de las clases, pero para química, biología, arte y música tienen que moverse a laboratorios o salones especiales. Dicho salón de planta, cambia cada año escolar.
  • Tareas:
    • Jardín de niños: No hay tareas.
    • Primaria: La cantidad de tareas va aumentando con el grado, pero aún en cuarto no superaron la media hora y básicamente son de alemán y matemáticas. Los viernes y días antes de festivos no se dejan tarea.
    • Secundaria: He escuchado que el nivel de estrés por tareas y exámenes es mucho mayor al de primaria y en este nivel si acostumbran dejar tareas el fin de semana. Hasta ahora nuestra hija invierte aproximadamente una hora en hacer sus tareas.
  • Comunicación con los padres:
    • Jardín de niños: Se entregan circulares impresas con avisos importantes directamente a los padres cuando van a recoger al niño a mediodía. En el último año se colocan dichas circulares en la mochila del niño. Además, se tienen un pizarrón en la entrada con algunos avisos.
    • Primaria: Se entregan circulares impresas con avisos importantes a los niños y normalmente tiene que regresarse un talón con la firma de los padres, para asegurarse de su entrega. En nuestro caso en la clase de nuestra hija mayor, los padres de familia de la mesa directiva mantenían comunicación electrónica para avisarnos de reuniones o para decidir quién lleva qué a algún evento. El profesor de nuestra hija menor es más joven y nos envía un correo electrónico de vez en cuando. Para avisar que un niño esta enfermo se tiene que llamar directamente a la escuela. La escuela tiene página de internet informativa y no interactiva con los padres o alumnos.
    • Secundaria: Se entregan circulares impresas con avisos importantes a los niños y normalmente tiene que regresarse un talón con la firma de los padres, para asegurarse de su entrega. Además, se publican avisos importantes o documentos como formatos de inscripción en el portal de la escuela y los alumnos reciben una dirección electrónica de la escuela con la cual pueden escribir a sus profesores.
  • Calificaciones:
    • Jardín de niños: No existen.
    • Primaria: Sólo hay calificaciones semestrales en 3er y 4to grado, los primeros dos años sólo se recibe un reporte escrito sobre el desempeño del niño. Inglés se califica sólo en 4to grado. Las notas van de 1 a 5 donde el 1 es la mejor. Se tienen que firmar y entregar al inicio del siguiente semestre.
    • Secundaria: Se entregan semestralmente y las notas siguen siendo de 1 a 5.
  • Idiomas:
    • Jardín de niños: En algunos casos se ofrecer inglés por las tardes, pero son ofertas independientes al jardín de niños. En nuestra ciudad existe un jardín de niños internacional donde se puede inscribir al niño en un grupo de español o inglés, en las ciudades grandes este tipo de jardines es más común y conocido.
    • Primaria: Inglés a partir de 3er año.
    • Secundaria: Inglés a partir de 5to año y un segundo idioma extranjero a partir de 6to año.
  • Útiles escolares y libros:
    • Jardín de niños: No se piden útiles ni se utilizan libros. Colores, hojas y material se proporciona en el jardín de niños y al final de cada año se nos entrega un legajo con todos sus dibujos y trabajos manuales.
    • Primaria: se pide una lista de útiles bastante razonable y en muy pocos casos se menciona alguna marca particular. Los libros de texto se pueden comprar o rentar y solo los libros de trabajo se tienen que comprar.
    • Secundaria: Al igual que en la primaria, la lista de útiles escolares es corta y los libros se pueden rentar o comprar. Aquí pueden leer sobre los útiles y libros escolares en Alemania en general.
  • Colegiatura o gastos:
    • Jardín de niños: cada región o ciudad tiene colegiaturas diferentes dependiendo del tipo de jardín. En nuestro caso es privado y se pagaba aproximadamente 100€ por mes y por un segundo hijo el 80% y un tercero un 60%. El último año de jardín de niños es obligatorio desde que Victoria entró al kinder y por lo tanto es gratuito.
    • Primaria: no se paga colegiatura en escuelas públicas. Se tiene un comité de padres de familia con un tesorero y se pagan aproximadamente 20 o 30€ al año para gastos varios. Excursiones, idas al teatro, etc. se pagan unos días antes directamente al profesor tutor.
    • Secundaria: no se paga colegiatura. Igual que en la primaria las excursiones se pagan y en caso de quedarse a comer en la escuela, se paga lo que se consume. En el caso de escuelas privadas sí se paga colegiatura pero desconozco las cifras.
  • Tecnología:
    • Jardín de niños: NADA.
    • Primaria: en nuestra escuela hay 4 o 5 computadoras para hacer consultas, preparar trabajos de clase o jugar en programas de matemáticas o alemán.
    • Secundaria: en la escuela hay un salón de computadoras para uso de los alumnos. No se pide tableta ni portátil a los alumnos en los primeros 4 años de secundaria. En una de las secundarias de la ciudad sé que se compraron tabletas a los alumnos de 9na clase, todas de la misma marca y los padres pagaron por ellas. Por otro lado, está prohibido usar teléfonos celulares en la escuela.
  • Asistencia:
    • Jardín de niños: los niños pueden faltar cuantas veces quieran. No hay lista de asistencia y sólo hay que avisar si el niño esta enfermo, estará de vacaciones o simplemente no tiene ganas de ir al jardín ( o la mamá no tiene ganas de llevarlo 😉 ) En nuestro caso, cuando las niñas estaban pequeñas llegaron a faltar hasta 3 meses, temporadas que pasábamos en México.
    • Primaria: la escuela es obligatoria, así que debe justificarse cualquier falta sea por enfermedad, cita médica, asunto familiar, etc. No hay un máximo de faltas pero en los reportes de calificaciones, el tema de faltas ocupa un lugar importante y se mencionan tanto las faltas justificadas como las no justificadas. En general es muy mal visto pedir días libres antes del inicio de vacaciones.
    • Secundaria: igual que en la primaria. En caso de que un niño no llegue a la escuela y no se haya avisado previamente, el tutor debe llamar a la casa para conocer la causa de la ausencia.
  • Vacaciones y días festivos:
    • Jardín de niños: Normalmente los jardines están abiertos en períodos de vacaciones escolares y sólo cierran los días festivos y una o dos semanas en verano.
    • Primaria: Tienen dos semanas de vacaciones en primavera (Pascua), seis en verano, dos en otoño y dos en invierno (navidad). Además tienen uno o dos días en enero por entrega de vacaciones (al menos en nuestro Estado) y los días festivos que varían de acuerdo a cada región del país.
    • Secundaria: Igual que en primaria.
  • Fiesta de cumpleaños:
    • Jardín de niños: la mamá del niño que cumple años lleva un pastel o muffins para su salón de clases. Normalmente no permiten llevar dulces. En nuestro kinder, el niño se sienta ese día en una silla especial (como de rey), lo felicitan y puede elegir un regalito de un baúl que tienen para este tipo de ocasiones.
    • Primaria: se le canta “Happy Birthday” al festejado y elige un regalito de un baúl parecido al del jardín de niños.
    • Secundaria: no tengo idea, pero creo que sólo se mencionará para recibir felicitaciones de los compañeros.
  • Mochila:
    • Jardín de niños: se lleva una pequeña mochila donde llevan la lonchera y el día que tienen deporte deben llevar ropa y zapatos deportivos.
    • Primaria: la famosa “Schulranzen” y la mochila de deportes.
    • Secundaria: una mochila grande para libros y la mochila de deportes.
  • Graduación:
    • Jardín de niños: se hace un convivio el último día de clases y en algunos jardines como el nuestro los niños salen por una ventana a manera de despedida definitiva. No hay fiesta ni entrega de diplomas ni nada por el estilo.
    • Primaria: se acostumbra hacer una parrillada con los niños y sus familias en el patio de la escuela el último día de clases. Tampoco hay fiesta en salón ni entrega de papeles con público presente.
    • Secundaria: al final de la secundaria, haya sido de 6, 7 o 9 años (HS, RS o Gymnasium) se hace una ceremonia de entrega de diplomas y un baile de graduación por la noche.
  • Uniformes:
    • En ninguna escuela pública o jardín de niños se lleva uniforme. En algunos institutos religiosos o privados en las ciudades grandes si se lleva uniforme, pero no sé los detalles de costos o tipos.

Esta entrada creció muchísimo y espero no haberlos aburrido. Seguramente hay algunas otras cosas que he olvidado, pero el objetivo era sólo dar una idea general de los cambios que experimenta un niño al pasar de una fase a otra. Cuando llegue el momento, escribiré sobre lo que significa dejar la escuela local para asistir a una universidad en otra ciudad 🙂 Hasta entonces tengo 9 años para acostumbrarme a la secundaria alemana 🙂

Nueva mochila, nueva inversión!

Hace cuatro años que entró nuestra hija mayor a primer año de primaria casi me desmayo al ver lo que costaban las mochilas, llamadas aquí “Schulranzen“. Incluso escribí en este blog sobre nuestra experiencia al buscar la adecuada para nuestra pequeña y finalmente tomar una decisión. Los abuelos le regalaron la mochila de cumpleaños y al año siguiente para ser parejos, también le regalaron la mochila a nuestra hija mejor antes de entrar a primaria.

Estamos hablando de un costo promedio de 100 euros que incluye la mochila, una bolsa para llevar a la clase de deportes, un estuche de lápices y una bolsita para otros útiles escolares. Considerando que se iban caminando a la escuela, creí conveniente “invertir” en algo de calidad, ligero y durable. Es muy importante que quede bien para no dañar la espalda y esa “ergonomía” cuesta. En fin, creí que la compra de la siguiente mochila para la secundaria sería más sencilla y económica.

Nada más alejado de la realidad… otra vez se repite la historia! A buscar entre cientos de modelos y diseños, leer artículos que comparan unos con otros, y a desembolsar otro billetito verde: 100 euros! Pero esta vez por la mochila sola, sin accesorios adicionales!

Pero es necesario comprar algo tan caro??? Creanme que me resistía y busqué por semanas enteras otras opciones. Pregunté a conocidos sus experiencias, investigué en internet para buscar ofertas y leí todo lo que pude sobre el tema, para terminar de convencerme de que era imposible evitar el “gastito”.

Vamos por partes. Primero que nada tenemos que considerar que los niños alemanes en secundaria se van a pie, en bicicleta o autobús. Aún cuando se van en autobús como en el caso de nuestra hija se tiene que caminar un par de cuadras a la estación más cercana. Ir en bicicleta requiere que el niño o joven cargue algo lo más ligero posible y lo suficientemente estable para que no se resbale cada 5 minutos de la espalda.

Además, en secundaria se llevan más libros que en primaria. Sí, el niño está más grande pero no tanto, así que debe ser una mochila que aguante el peso de libros y libretas con tirantes gruesos y cómodos. También es importante que al dejarla en el piso se quede parada y no se vaya de lado.

Mmmm, después de saber esto terminamos con lo siguiente: debe ser una mochila fuerte, estable, con suficientes separadores y espacios para legajos, botella de agua, lonchera y libros. Tener tirantes gruesos y una base resistente, que no pese demasiado al estar vacía y de preferencia que caiga bien sobre la espalda ya llena. Algo así:

rucksack rucksack2

Que parece una mochila para ir de campamento? Sí, eso pensé al verlas pero ya comparándolas, las de campamento son mucho más largas y traen espacio para el saco de dormir. Recuerden que nuestras hijas son niñas exploradoras, así que también conozco esas mochilas.

En los artículos que comparan marcas destacan las siguientes: Satch, 4You, Eastpack, Jack Wolfskin, Dakine. Aquí pueden ver uno para darse una idea general. Pero el problema es que cada “test” saca diferentes resultados dependiendo de los criterios considerados, así que uno queda más revuelto que al principio.

Ya cuando uno ve estas marcas y evaluaciones, sabe que algo bueno costará más y en el caso de estas mochilas el costo promedio ronda los 100 euros. Si se elige un modelo de temporadas anteriores o de marcas no tan reconocidas podría encontrarse algo en 60 euros.

Pero recuerden que los chicos de esta edad ya tienen voz y voto, así que tenemos que considerar el factor más importante: el diseño! Tiene que ser moderno, “cool” y al gusto del “puberto” en cuestión. Nuestra hija no fue excepción y eligió 3 diseños diferentes de marcas distintas: Satch, Deuter y 4You. Curiosamente todas de esta temporada con el mismo precio de 99 euros. Después de ver ventajas y desventajas se decidió por la siguiente:

Marca 4You Jump

Marca 4You Jump

Ahora bien, faltan los accesorios que en mochilas para secundaria suelen ser la bolsa de deporte (40€) y el estuche de lápices (20€). Al menos nuestra hija no insistió en el mismo modelo para todo y encontramos una bolsa de deporte en descuento. En algunas marcas se vende el “set” completo por aproximadamente 150€ como el siguiente:

rucksack3Veremos cuánto le dura la mochila, y no me refiero a su “vida útil”, sino a la estabilidad en gustos que podría cambiar en cuestión de meses. Las modas cambian rápidamente y los adolescentes creen que uno puede estar haciendo este tipo de gastos/inversiones cada año. Mi esperanza es que le aguante mínimo 3 años, ya les contaré si lo logro 🙂 De momento, el próximo año repetimos la aventura con nuestra hija menor que entrará también a secundaria.

Primer “Smartphone”

Desde el año pasado nuestra hija nos ha pedido que le compremos un “smartphone” porque algunas de sus compañeras de clases ya contaban con uno. No había semana en que no insistiera y nuestros argumentos para negárselo eran siempre los mismos:

  • no necesitas un teléfono a tus 9-10 años
  • si pasa algo en la escuela (que queda a dos cuadras de la casa) nos llama la secretaria
  • para tomar fotos en un paseo o excursión, aquí tienes una cámara
  • whatsapp? ves a tus amigas toda la mañana y por la tarde puedes llamarles por teléfono para preguntar algo o platicar, además de que juegas con ellas casi a diario
  • en 5to año que irás en autobús a la secundaria tendrás uno para llamar si hay algún cambio de horario o problema
  • fin de la discusión!

Increíble lo fuerte que es la presión de los compañeros y aunque me negaba a creerlo, al final del año escolar (4to año), la mitad del grupo de mi hija, es decir 12 niños o niñas, ya tenían un “smartphone” con whatsapp incluido que tenían un grupo para “chatear”. Ahora escucho el mismo lloriquear de nuestra hija pequeña que acaba de entrar a 4to año.

Fue difícil, pero lo logramos y nuestra hija terminó la primaria sin teléfono móvil… ahora nos toca cumplir la promesa. Este fin de semana se hizo la entrega oficial de su primer “smartphone”, pero no fue sólo un dar y que Dios la bendiga, sino que fue toda una ceremonia en donde se dejaron claros los lineamientos de uso y las reglas a cumplir.

Exagerado? Tal vez, pero tanto mi marido como yo estamos convencidos de que un “smartphone” es un arma poderosa, y en manos de una niña ingenua e inocente como la nuestra puede ser muy peligrosa. Hace unos días vimos este vídeo que nos dejo helados y muy preocupados.

Según parece aún con comunicación, explicación de los peligros y supervisión de los padres, los adolescentes creen en extraños y confían en desconocidos. Eso sin contar con la adicción que algunos niños tienen con el famoso “whatsapp”, youtube u otros juegos en el teléfono.

Somos unos padres modernos que conocen la última tecnología y que quieren que sus hijos la utilicen responsablemente, así que nos dimos a la tarea de preguntar e investigar cómo llevan esta situación otras familias. Para mi sorpresa la mayoría de los padres no tienen idea de lo que sus hijos instalan en sus teléfonos ni conocen el whatsapp o las redes sociales comunes entre jovencitos, pero eso sí: confían en que saben lo que hacen y que no pasará nada malo. Por otro lado, están otros padres muy controladores que les tienen horarios definidos e incluso leen sus mensajes.

¿Qué hacer? Queremos dar libertad pero al mismo tiempo queremos supervisar, porque 10 años nos parece una edad muy inmadura para el mundo del internet. Así que después de mucho conversar, leer y discutir hicimos lo siguiente:

  • compramos un móvil simple (Samsung Galaxy J1) con tarjeta prepagada (10€ por mes). De esta forma si se pierde no es el fin del mundo. Si nuestra hija demuestra que puede cuidarlo, recibirá mi iphone actual (4S) al entrar a 6to año.
  • copiando una idea de internet, hicimos un “reglamento” que incluye horarios de uso, recomendaciones y reglas a seguir. También se mencionan temas de “bullying” virtual, porno, whatsapp, costos, etc.
  • se instalará “whatsapp” cuando sus 3 mejores amigas lo tengan. Y como sus padres son muy conservadores, confío en que será en un par de meses. De momento tiene mucho que aprender en su nueva escuela que no creo necesario agregar una distracción más a su nueva rutina. He escuchado que en la secundaria dicha aplicación es muy utilizada para comunicar cambios de horario, tareas o planes, así que supongo tarde o temprano será una “necesidad” instalarla.

El “reglamento” fue firmado por mi marido, por mi hija y por mí. Y aunque pareciera que la razón principal es controlar y parecer los malos del cuento, resultó ser un ejercicio muy enriquecedor para los tres. Porqué? Porque fue una forma de platicar y discutir sobre diferentes temas que aunque se conocen a “simple vista” no se habían hablado de forma tan detallada en familia. La versión original que copié de internet tuvo varias revisiones y se tomaron en cuenta los comentarios y opiniones de todos los involucrados.

celularVeremos que tal funciona nuestra estrategia y confío en que Victoria sea una chica responsable e inteligente a la hora de usar su “smartphone”. Este es sólo el principio y el próximo año, tendremos dos niñas con acceso a ese mundo del internet que al mismo tiempo es maravilloso, divertido, peligroso, dinámico y aterrador. Como padres sólo nos toca educar, informar y confiar porque hoy en día prohibir un “smartphone” es casi imposible. Y digo casi porque la mejor amiguita de Victoria tendrá un teléfono convencional (no smartphone) en 5to año y no será sino hasta 6to que obtenga uno “normal”. Además, en caso de necesitar “whatsapp” para comunicarse con sus compañeros de clase, será a través del teléfono de su mamá. Estricta yo? Naaah! Siempre habrá una mamá más estricta que yo, y que sea la mamá de su mejor amiguita no tiene precio! (imaginen una risa burlona de bruja 🙂 )

P.D. Si tienen interés en conocer nuestro “reglamento”, dejen una nota o comentario y lo comparto con gusto!

A %d blogueros les gusta esto: