El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Educación"

Semana 59 – desempleada y harta

Seguimos en pandemia, con todo cerrado, sin posibilidad de reunirse con amigos ni de viajar. El ánimo de todo el mundo anda por los suelos y nadie ve un fin cercano a esta pesadilla.

Como lo escribí en mi última entrada, mi única satisfacción era mi trabajo que me permitía desconectarme del mundo exterior para concentrarme en las videoconferencias, soporte a clientes y aprender sobre el software de la empresa.

Pero el gusto me duró poco. No alcancé ni a invitar a mis amigas a tomar unas copas para celebrar el nuevo trabajo, cuando ya ni lo tengo. Sí, triste…. muy triste. La semana pasada me avisaron que mi perfil no cumplía con las expectativas, y que necesitaban a alguien más técnico. Yo ya lo había notado y aunque hice todo lo posible para ponerme al corriente, mis habilidades técnicas (servidores, bases de datos, java, etc.) no iban a mejorar de un día para otro.

Estaba en período de prueba, un período que se da a ambas partes para ver si el trabajo es lo que se esperaba. A mí ya se me iba el sueño en pensar todo lo que tenía planeado para el día siguiente y si iba a poder lograrlo o no. Faltaban dos meses para completar los 6 meses de prueba, y mi jefe se me adelantó.

Además, otro punto en mi contra fue mi comunicación escrita en alemán. Ya lo había escrito por aquí… mi miedo no resultó infundado, y ahora sé que es un hecho. A pesar de tener ayuda de herramientas de traducción y corrección, tardaba mucho tiempo en redactar los correos electrónicos para colegas y clientes. Y en muchas ocasiones, tenía que pedir a algún colega su visto bueno antes de enviarlo al cliente. Mi alemán hablado es mucho mejor y de alguna forma, puedo comunicarme, dar cursos y explicar la solución a un problema. Pero escribir? Ya no me da miedo, me da pánico!

En fin, la experiencia de trabajar en una oficina después de tanto tiempo fue muy satisfactoria. Aprendí muchísimo, me encantaba mi rutina diaria de ir al trabajo, ver a los colegas, y volver a casa después de 8 horas. Les agradecí la oportunidad otorgada y ahora ya sé mis áreas de mejora, para que a la próxima no me agarren desprevenida.

No tengo idea de como mejorar mi redacción en alemán. Antes de comenzar con el trabajo, ya me había comprado un montón de libros y tomé un curso de “alemán para el trabajo”, pero nada de eso logró mejorar mi déficit de redacción. Si alguien tiene alguna idea, se los agradeceré infinitamente.

Y ahora sí que estoy desempleada al 100%. Mis cursos de español están a cargo de otra profesora y no creo encontrar trabajo en un corto plazo. Estoy preocupada, pero confío en que se presente una nueva oportunidad que se adapte mejor a mis habilidades y conocimientos. Mientras me pondré a mejorar mi alemán escrito.

De la pandemia mejor ni escribo. La estrategia de vacunación deja mucho que desear… apenas van con los mayores de 60 años y esto no parece tener fin, entre mutaciones, toque de queda, tests rápidos, etc.

Mis hijas iban a volver a la escuela después de las vacaciones de pascua pero se quedaron con las ganas, porque subió el índice de contagios en la ciudad y continuaron con “home-schooling”. Sólo han ido a la escuela dos días desde mediados de diciembre del 2020. Ya están hartas, desmotivadas y podría decir que en depresión.

El “homeschooling” después de un año sigue consistiendo en auto-estudio. Se les envían textos y ejercicios por correo que tienen que devolver en determinado tiempo. Luego les envían una hojita con las respuestas para que ellos mismos se corrijan. Mi hija mayor sólo tiene videoconferencias en 4 de 10 materias, y la menor en 6. Fatal! Pero todo parece indicar que la próxima semana podrán volver a clases si el índice de contagios se mantiene bajo. Ya veremos…

También la próxima semana tenemos planes de ir a la playa del Mar Báltico a pasar el puente de la “Asención del Señor”. Ya veremos si nos dejan…

Así que ahora desempleada, harta y cansada de esta pandemia, sin perspectivas ni idea de cuándo podremos volver a tomar un café en un restaurante, ir al cine, reunirnos con amigos o tomar un curso de lo que sea (presencial y no virtual). Aún las personas vacunadas siguen teniendo miedo…

Ojalá la próxima entrada sea un poco más optimista y con mejores noticias sobre mi trabajo, la escuela de las niñas, la vida social y la vacunación. Ojalá…

Déjà-vu

Seguramente todos conocen esta palabra que describe ese sentimiento de que ya hemos vivido un momento determinado… uno siente como si estuviera en una película y se estuviera repitiendo una escena particular por segunda vez.

Justo así me siento a un año de haber comenzado la pandemia. El año pasado pasamos Pascua en casa y no visitamos a los abuelos paternos porque una de las restricciones más importantes en aquel entonces era -no visitar a los adultos mayores-. No fue tan dramático porque las chicas ya están grandes y esa tradición de buscar huevitos y regalos en el jardín de mis suegros ha pasado a segundo plano. Ya son dos adolescentes y sí buscaron huevitos en nuestro jardín, pero más para la foto que por gusto, jiji.

Vimos los servicios religiosos por televisión, preparamos tarjetas de pascua para los ancianos del asilo de la ciudad y celebramos el domingo de Resurrección en casa solitos. “Pero el próximo año todo será mejor”, decíamos….

Mmmmm…. y ya llegó la Semana Santa del 2021! Mejor que la del año pasado? Nada que ver! El mes pasado decidimos de forma espontánea reservar un departamento en la costa del Mar Báltico, aún sabiendo que no hay restaurantes ni comercio abierto, podríamos caminar por la playa y salir de casa por algunos días. Mi marido y yo pedimos el jueves Santo y el martes de la semana de Pascua de vacaciones, para así completar casi una semana fuera de casa.

Ya contábamos los días para que llegaran las esperadas vacaciones y justo la semana pasada, nuestro plan se desvaneció como otros muchos del año pasado. Adicionalmente a los hoteles que ya están cerrados desde hace 6 meses, durante Pascua se prohíbe la estancia como turista en cualquier tipo de alojamiento en todo el país! Así que nos llamaron por teléfono para cancelar nuestra reservación y echar por la borda nuestras vacaciones. No pude evitar llorar de coraje, tristeza, impotencia…

Y así me siento… en un Déjà-vu que parece ser eterno. La decisión de reservar el departamento había llegado después de que se había cancelado el “Stage Week” que originalmente estaba planeado para abril del 2020. Lo habían pospuesto a Octubre del 2020, luego a las vacaciones de Pascua del 2021 y ahora se ha cambiado para Octubre del 2021. Parece chiste, pero es verdad! Una semana de clases de baile, canto y actuación para presentar la obra al final en el teatro de la ciudad con 100 chicos en escena parece que no volverá a ser posible por un buen rato. Como opción dos para que las chicas no se aburrieran durante las vacaciones, las inscribí en un par de campamentos para líderes juveniles que organiza una asociación local. La cancelación llegó hace algunas semanas y por eso habíamos pensado en la opción 3: pasar unos días en la playa.

Pero no, nos quedaremos en casa de jueves a martes porque incluso las excursiones de un día a lugares turísticos cerca de casa están prohibidas. No podemos ir a Cuxhaven al “Watt” (llanura de marea), ni a las playas del Río Elba en Stade, ni de compras a Hamburgo, ni a visitar a los abuelos… deprimente! He pedido un par de rompecabezas de 1000 piezas para matar el tiempo y seguramente pasearemos por el barrio en bicicleta o veremos series en Netflix todo el día en pijamas.

Las chicas fueron a clases presenciales el jueves y viernes de la semana pasada y ahora siguen dos semanas de vacaciones de Pascua. Qué pasará después no lo sabe nadie… quieren seguir con clases presenciales en escenario B (con la mitad del salón), pero todo dependerá del famoso índice de contagio y planean hacer “Tests rápidos” dos veces por semana al personal y alumnado. No me quiero ni imaginar el caos que será hacer tests a 500 alumnos cada tres días. Lo mismo piensan hacer en las primarias, y para los chiquitines de kinder, los padres harán el test en casa. Ese es el plan, pero ya les contaré si al final de cuentas se pone en práctica o sólo queda en una idea loca más de esta pandemia.

El haber ido a la escuela dos días no fue suficiente para levantar el ánimo de nuestras hijas… siguen sin ganas de hacer nada, ni de cambiarse de ropa, ni de salir a tomar aire fresco… ya están hartas de todo! Y cada rato me dicen que no tienen motivación… para qué vestirse? para qué salir? para qué hacer las tareas si los maestros ni las revisan? Quiero llorar al verlas así… nada de lo que les digo les parece bien y no me quiero imaginar como estarán los niños y jóvenes que ya tienen más de un año en “home-schooling” en otros países como México.

Y el panorama no pinta nada bien… aquí los encabezados son alarmistas y pintan la “tercera ola” como la más mortal, la peor, la que saturará todos los hospitales, etc. No hay vacunas para abril y todavía siguen con los mayores de 80 años. Viajar en verano? Nadie quiere planear nada para no perder su dinero otra vez o para que les cancelen en el último minuto. Todo mundo en incertidumbre, sin perspectivas y con miedo, mucho miedo!

Ya veremos que nos depara esta primavera que de entrada empieza mal 😦

Semana 50 – y sigue la pesadilla

En dos semanas cumplimos un año de haber comenzado el primer confinamiento y el uso de mascarilla en lugares públicos. Quién iba a decir que esta pesadilla llegaría para quedarse?

Después de un año las cosas lejos de mejorar, han ido complicándose y todavía no se ve luz al final del túnel. El verano pasado se abrieron los restaurantes y todo parecía mejorar al llegar el otoño. Las clases se reanudaron, la gente podía reunirse con pocas personas y las cifras parecían alentadoras. Pero a principios de noviembre decidieron cerrar restaurantes y hoteles para contener los contagios y antes de Navidad todo el comercio se cerró por completo. Los niños salieron una semana antes de vacaciones y terminó el 2020.

Pero no la pandemia 😦 Hoy empieza marzo y las ciudades lucen vacías, las tiendas permanecen cerradas y sólo los supermercados, farmacias y algunos otros giros “esenciales“ tienen el lujo de abrir sus puertas a determinado número de consumidores con mascarilla.

Las peluquerías y tiendas de plantas abrirán a partir de hoy y durante la semana decidirán el destino del resto. Las escuelas primarias en nuestro estado (Niedersachsen) están abiertas desde enero bajo el escenario B que significa que cada semana o ciertos días va sólo la mitad de los alumnos y se alternan. A partir de 5to año no han vuelto a la escuela este año y siguen en „homeschooling“ por tiempo indefinido. El plan era empezar en escenario B este mes, pero lo pospusieron y confío en que esta semana decidan para cuándo pueden volver a las aulas.

Los restaurantes ya cumplen 4 meses cerrados y sólo pocos tienen entrega de comida a domicilio o para recoger en ventanilla. Pocos hoteles están abiertos y sólo pueden recibir a gente que viaja de trabajo, nada de turistas. Desde noviembre! El comercio en general sigue cerrado y pocas tiendas han creado el concepto de pedir por teléfono y puedes pasar a recogerlo a la puerta. Desgraciadamente la digitalización en Alemania esta en pañales y no todas las tiendas tienen venta en línea, mucho menos las pequeñas. El ganador #1 de esta situación ha sido Amazon obviamente.

Yo cumplo esta semana dos meses en mi nuevo trabajo y no termino de dar gracias a Dios por esta oportunidad. La escuela donde daba clases de español estará cerrada hasta mediados de abril y sinceramente creo que sin mi trabajo ya me hubiera vuelto loca. Gracias gracias gracias! Sigo aprendiendo mucho, poco a poco voy agarrando confianza con el alemán y ya me han asignado mis primeros proyectos. Estoy contenta y espero todo siga así para pasar el período de prueba en verano.

Las chicas ya están desesperadas y piden a gritos volver a la escuela. Sus salidas se limitan a sus citas con el ortodoncista, al supermercado de vez en cuando y a caminar por el vecindario para tomar aire fresco. No se han reunido con nadie desde que empezó el año y la motivación por estudiar es demasiado baja. Aquí el „homeschooling“ en la mayoría de las materias consiste en bajar tareas del internet, realizarlas y devolverlas al servidor. Pocas veces reciben retroalimentación de sus profesores y las videoconferencias son contadas en la semana, la mayoría con problemas técnicos y canceladas a media sesión. Un verdadero desastre!

Desde enero sólo esta permitido reunirse con una persona y en estos dos meses he visitado a algunas amigas, pero siempre de una en una. Ni rosca de reyes, ni reunión por San Valentín o carnaval, nada! Y por lo que parece esto se alargará un par de meses 😦

Y de viajes mejor ni hablamos. No hemos salido a ninguna parte y no hay manera de planear nada. La probabilidad de viajar a México cada vez disminuye más y veo bastante difícil lograr nuestro propósito de visitar a la familia en verano. Alternativa B no tenemos porque no queremos reservar nada para perder nuestro dinero o quedarnos con las ganas.

Aquí el tema de las vacunas es otro desastre y mejor ni escribo al respecto para no derramar más bilis. Las mutaciones del virus se multiplican, las cifras no mejoran y las restricciones parecen eternas. El año 2021 pinta fatal.

Y eso que sigo a huelga de noticias y no leo ni escucho nada que tenga que ver con el virus, las vacunas o la crisis económica. Pero como pueden imaginarse, por los colegas, la familia o los amigos se entera uno de lo principal que he escrito arriba.

Lamento mi tono pesimista pero de momento no tengo otro. Estoy muuuuy preocupada por el ánimo de mis hijas, la situación en México, el no saber cuándo podremos ver a la familia mexicana y por la incertidumbre en general.

Pero bueno, la primavera esta a la vuelta de la esquina y mínimo la naturaleza sigue su ritmo y el panorama se vestirá de verde, con flores por doquier. El clima mejorará y con suerte, para Pascua podremos ir de compras, comer en un restaurante o reunirnos con amigos. Con suerte!

Adiós a mi mochila roja

Hace exactamente nueve años que escribí una entrada titulada “soy la de la mochila roja” y era para hacer referencia a una mochila roja que siempre cargaba a mis clases de español. Todavía sobrevive y me acompaña a todos mis clases, tanto en la universidad como en la VHS (Volkshochschule).
Y ahora ha llegado el momento de jubilarla. Fueron muchos años de fiel compañía pero como todo en la vida, ha llegado el día de cambiar de aires y a partir de enero volveré a mi profesión de informática.


La semana pasada fue la semana de despedidas, un curso en la universidad y 5 en la VHS Stade. De los dos cursos que había comenzado en la VHS Buxtehude no pude despedirme personalmente porque los cursos se interrumpieron en noviembre por la pandemia y no les alcancé a avisar de mis planes laborales para el 2021.
No cabe duda que extrañaré mucho mi vida de profesora de español y a mis alumnos. A lo largo de los años agarré mucha experiencia, conocí a mucha gente y aprendí a amar esta profesión. Soy organizada y paciente, cualidades que siempre me ayudaron a simpatizar con mis alumnos y me tomaban cariño con facilidad.


La noticia de dejarlos le cayó como bomba a mas de uno, pero al final terminaron felicitándome por mi nuevo trabajo y deseándome mucha suerte.
No me despido al 100% porque uno nunca sabe y quizás en un futuro vuelva a las clases de español. Pero de momento decidí dejar todos los cursos, incluso los particulares para concentrarme en mi nueva rutina de trabajo de tiempo completo.

Estoy segura de que muchas cosas cambiarán en mi día a día y no sólo extrañaré el tiempo libre en el que podía tomar café con amigas, irme de compras o simplemente ver una serie de Netflix. Además, tendré que acostumbrarme a comer “cosas simples” en la oficina, sea que lo compre o lo lleve de casa y mis hijas tendrán que calentar lo que deje hecho o cocinar algo rápido para posteriormente comer solitas. Sí, ya están grandes y no dudo de sus capacidades, pero era muy bello escuchar a Catalina desde la puerta cómo adivinaba por el olor lo que comeríamos, o las charlas después de comer mientras recogíamos juntas la mesa. Pero ahora ya no tendré cursos por la tarde-noche, de tal forma que podré cenar siempre con las chicas y mi marido si no está de viaje.

Desde hace un tiempo que las niñas se van solas en autobús a sus clases de baile y citas médicas, así que en ese tema no habrá grandes cambios. Y también desde hace años que no es necesario que revise sus tareas o les pregunte para un examen, por lo que tampoco extrañarán mi ayuda o presencia por la tarde.

Es increíble lo rápido que pasa el tiempo… 11 años de docente y parece que fue ayer cuando apenas comenzaba nerviosa y sin mucha idea de cómo explicar la gramática del español. Supongo que así comenzaré la siguiente etapa, nerviosa y sin mucha idea de los programas computacionales que tendré que dominar en poco tiempo para poder dar asesoría y entrenamiento. Pero así como lo hice en el campo de los idiomas, estoy segura que no me será difícil lograrlo en el área de informática.

Cierro un capítulo y mi oficina en casa que está llena de libros y material que apoyaron en cientos de horas de clases de español. Quedan los lindos recuerdos, los logros de decenas de alumnos y las palabras de agradecimiento con las que nos despedimos la semana pasada.

Las despedidas no fueron tan sentimentales como esperaba ya que con tanta medida de higiene no fue posible hacer el tradicional “buffet” en el que compartíamos lo que llevábamos de tomar y comer, tampoco hubo fotografías ni abrazos.

Además, algunos alumnos cancelaron de último momento su asistencia por el aumento de casos de Covid en la ciudad, así que en todos los grupos hubo poca gente, pocas ganas de tener una reunión navideña y poco que compartir.

Lo que no faltó fue el tradicional regalo de agradecimiento de fin de curso, y sabiendo que era el último mis alumnos me sorprendieron con muchas flores, tarjetas, un bolígrafo, entre otros lindos detalles. Y tampoco faltaron los buenos deseos para mi futuro profesional, las palabras de agradecimiento y los comentarios de que si no me gusta mi nuevo trabajo, allí estarán esperando mi regreso.

Así que adiós a mi mochila roja y todo lo que incluía dentro 😦

Cuando una puerta se cierra…

… una ventana se abre! Así dice un dicho popular que me gusta mucho y que como buena optimista siempre me cae como anillo al dedo cuando algo no sale como esperaba.

Hace un par de semanas se cerró una puerta, específicamente una oportunidad de trabajo que me puso triste además de enojarme muchísimo. Les cuento…

Como saben estudié informática y desde hace más de 10 años doy clases de español. Tanto en mis tiempos de consultora de sistemas como ahora de profesora me ha encantado dar cursos, seminarios, workshops, etc. Y por esa razón hace 4 años, me dí de alta en un sistema del Ministerio de Educación de nuestro estado para dar clases en secundaria. Aquí dar clases en primaria, secundaria o bachillerato si no tienes un título de profesor es prácticamente imposible, pero como faltan muchos maestros en todos los niveles, existe la posibilidad de dar clases como “Quereinsteiger” y prepararse en temas de pedagogía durante 18 meses.

El término “Quereinsteiger” es difícil de traducir, pero es utilizado cuando cambias de profesión y en el caso de las escuelas, se supone que una persona con título en universitario por ejemplo en física, podría dar clases de física en secundaria. En mi caso indiqué Informática y Español como posibles materias.

Envíe mis papeles y en una “primera revisión”, quedé registrada en el sistema y apenas este verano me invitaron a una entrevista en una secundaria que necesitaba urgentemente una maestra de informática. En la entrevista me fue muy bien y casi casi me dieron la bienvenida a la escuela.

Pero la última palabra la toma el Ministerio de Educación que realizó una “segunda revisión” a mis documentos. Y después de 6 semanas de espera llegaron a la decisión que mi título no era suficiente para dar clases de informática en ningún nivel, y español menos porque no tengo ningún título de Filología o qué se yo.

Quedé en shock! No tanto por el hecho de que mi título y mi experiencia no sirvan de nada, sino porque durante 4 años creí que habría una posibilidad, sí… lejana, pero posibilidad de dar clases en el sistema educativo alemán. Pobre ilusa!

Y así quedó cerrada esa puerta para siempre. Puedo seguir dando clases a adultos y en universidades privadas, pero siempre como personal de honorarios y sin una plaza fija. Cosa que después de tantos años no me conviene para nada y que no deja de ser un “hobby”, financieramente hablando.

Así que ahora viene la segunda parte del dicho… sin buscar mucho, llegó una oportunidad y se abrió una ventana! Pero esa historia se las cuento la próxima semana!

Cuídense mucho y para los que tienen vacaciones de otoño como yo, disfrútenlas!

P.D. Aquí les dejo una entrevista que me hizo Montserrat del Blog Kartofelltortilla, espero les guste!

Semana 28 – Nueva normalidad

Ya se cumplieron 6 meses de “pandemia”, de “tiempo de corona”, o de usar mascarilla a diario para entrar a un supermercado, subirse al autobús o viajar en tren. Qué rápido, no?

Parece que fue ayer que anunciaron el cierre de escuelas y tiendas, y empezó la cancelación de eventos, fiestas y viajes. Pero no, ya son 6 meses con nuevas reglas, restricciones y muuuuuchos cambios.

Desde finales de agosto nuestras hijas comenzaron las clases presenciales y se puede decir, que es “casi normal”. Los cambios:

  • Uso de mascarilla en pasillos, durante las pausas… durante las clases, no.
  • Entradas y salidas específicas para cada grupo
  • Clase de deportes limitada
  • Nada de eventos, conciertos, etc.
  • Uso de la cafetería restringido a los alumnos que tienen clases vespertinas

La semana pasada fui a la escuela para hablar con una profesora y llegué a la hora de la pausa. En el patio donde normalmente los alumnos corrían de un lado para otro, jugaban fútbol o ping pong, gritaban o platicaban, sólo se veían grupitos de alumnos en círculos, todos con mascarilla, casi sin hablar… no tomé foto por aquello de la privacidad, pero la imagen se me quedará grabada para siempre: parecía de película de ciencia ficción. Muy triste 😦

A principios de septiembre empezaron mis cursos de español y también hay algunos cambios:

  • En lugar de acomodar las mesas en forma de U, están acomodadas como en la escuela primaria.
  • Uso de mascarilla solo en pasillos y al entrar al salón, durante las clases no.
  • Evito hacer actividades de grupo o pareja, pero para aprender un idioma es importante hablar, así que con distancia entre ellos, algunas veces si los pongo a conversar.
  • Dependiendo del tamaño del salón, hay un límite determinado de alumnos.
  • Los alumnos tienen que ocupar el mismo lugar durante el semestre y yo tengo que tener el plan de cómo están sentados.

Tratamos de volver a la normalidad, pero creo que ya nada volverá a ser igual. El uso de mascarilla continuará al menos durante el invierno y aunque poco a poco vuelve el público a teatros, estadios y cines, sólo se permite un número limitado y se ve todo medio vacío 😦

Faltan tres meses para navidad pero ya empieza a hablarse de los mercados de navidad, habrá o no? Para mí es casi imposible imaginarme el invierno sin mercado de navidad, y al menos en nuestro Estado Niedersachsen están considerando abrirlos con restricciones: mucha distancia entre los puestos, venta limitada de alcohol, entradas y salidas determinadas, etc.

Por otro lado el aumento de contagios va en aumento, pero no el número de pacientes hospitalizados. Así que habrá que esperar como se van viendo las cifras en las siguientes semanas, porque de ellas dependerá si el adviento tiene algo de toque navideño, o si como en verano, nos tocará pasarlo en casita sin salir 😦

Cuídense mucho y aquí les voy contando las novedades por estos rumbos!

De vuelta a clases!

Después de seis semanas de vacaciones escolares, hoy regresaron a la escuela nuestras hijas. Empiezan las clases 9 y 10 que corresponderían a tercero de secundaria y primero de prepa/bachillerato en México! Ya viéndolo así me parecen grandísimas!!!

Hace unos días recibimos un par de documentos de la escuela para explicar todos los procedimientos y nuevas reglas en la escuela para cumplir con las normas de higiene con esto de la pandemia. Aquí las resumo para que sepan un poco como se ha preparado nuestra escuela en particular para este año escolar.

Recuerden que vivo en el estado de Baja Sajonia y que las reglas pueden cambiar de estado a estado. También de escuela a escuela, mis hijas están en una secundaria donde hay más de 1000 alumnos desde 5to hasta 13o.

  • TODOS los alumnos vuelven a clases. Sólo aquellos en grupo de riesgo pueden quedarse en casa.
  • El uso de cubrebocas es obligatorio en pasillos, baños, pausas, etc. pero no en el salón de clases.
  • Cada grado tiene salones asignados en un edificio en particular, que a su vez cuentan con una entrada y una salida determinadas. De igual forma, tendrán su recreo muy cerca del edificio para evitar mezclar alumnos de un grado con otro. Obviamente no tienen 9 edificios diferentes, por lo que algunos grados comparten edificio, pero no espacio de recreo.
  • Todos los alumnos entran a la misma hora porque el servicio de transporte no es tan flexible para permitir diferentes horarios de inicio de clases.
  • Los alumnos permanecerán en su salón en todas las materias, por lo que no harán uso de los laboratorios de física y química, salón de música o arte.
  • En la clase de deporte solo practicarán los deportes donde sea posible mantener la distancia, etc. También los ensayos de la orquesta y grupos de música siguen lineamientos estrictos.
  • No se ofrecerán de momento “AGs” que son clases extracurriculares para evitar la mezcla de alumnos de diferentes grados. Sólo 5to y 6to pueden quedarse después de clases si sus padres trabajan (Hausaufgabenbetreuung)
  • La cafetería solo ofrecerá platillos fríos a los alumnos de 5to y 6to y aquellos alumnos de grados superiores que tengan clases después del mediodía.
  • Alumnos con fiebre o síntomas de gripe deben quedarse en casa.
  • Aquellos que han regresado de vacaciones de un “país de riesgo” deben hacerse la prueba antes de volver a clases.
  • Los visitantes a la escuela deben dirigirse a la recepción para dejar sus datos de contacto, usar mascarilla todo el tiempo y mantener la “sana distancia” de 1.5 metros

En cuanto a las reglas de higiene, se mantienen las que tenían antes de las vacaciones:

  • Hay desinfectante en diferentes lugares de la escuela
  • Deben sentarse siempre en el mismo lugar en el salón de clases
  • Las puertas del salón permanecen abiertas
  • Hay que ventilar el salón cada hora
  • No se prestan útiles escolares
  • Nada de abrazos ni saludos afectuosos
  • Distancia de 1.5 metros cuando sea posible o uso de mascarilla (fuera del salón de clases)

Así que las chicas se han preparado para este primer día de clases y confío que poco a poco vuelva todo a la normalidad. Sería terrible que cerraran nuevamente la escuela o volvieran a “homeschooling” que sinceramente no fue muy provechoso que digamos.

Ya les iré contando como evoluciona el ciclo escolar y si hay cambios o novedades! Cuídense mucho y seguimos por aquí!

Semana 11- de vuelta a clases!

Y la vida sigue con mascarilla en lugares públicos, distanciamento social y restricciones varias. Peeerooooo, poco a poco la rutina vuelve y la semana pasada nuestra hija mayor comenzó las clases de nuevo en su noveno grado. De igual manera, las clases de español comenzaron y dos de mis cursos volvieron al salón de clases.

En la secundaria las reglas son muchas, pero Victoria esta feliz de volver a ver a sus amigas en persona y estar ocupada por las mañanas. Como les dije antes, el grupo fue dividido en dos partes, y se turnan por semana. Los escritorios están acomodados con un metro y medio de distancia y en el salón de clases no es necesario el uso de tapabocas. En los pasillos, baños y escaleras sí. Tienen que lavarse las manos frecuentemente y no es posible comer afuera, solo en el salón de clases en su propio escritorio.

Por mi parte, las reglas son similares en la VHS. Se colocaron avisos y flechas por todo el edificio, la puerta principal de la escuela es usada como entrada y la puerta trasera como salida. En el salón de clases también los escritorios están separados y no es necesario usar cubrebocas. Adicionalmente los salones están siempre abiertos para evitar que la gente se acumule en el pasillo y las ventanas tienen que estar abiertas siempre para facilitar la ventilación.

El viernes por la mañana daré dos cursos en línea por falta de salones que puedan cumplir con los requisitos de distancia. Desgraciadamente no todos los alumnos quieren continuar en este formato y solamente tengo la mitad de los alumnos en cada curso. Pero al menos estoy ocupada y ganando experiencia en cursos digitales.

La próxima semana se incorpora la pequeña a clases y tengo la suerte de que ambas irán la misma semana, así que una semana irán a la escuela juntas y otra se quedarán en casa. Las clases terminan el 15 de julio así que todavía tienen un poco por aprender. Planes para verano no hay y ya veremos en que se entretienen para no aburrirse más de la cuenta.

Hoy es día festivo en Alemanía, lunes de pentecostés y nos quedaremos en casa. Ya abrieron algunas playas en el norte del país pero nosotros haremos carne asada y terminaremos algunos pendientes en el jardín.

Feliz semana y hasta la próxima!

6ta semana de cuarentena

No estaba segura de seguir llamando esta semana “cuarentena”, porque algunas restricciones se han eliminado, pero dado que todavía no hay escuela, ni podemos tener contacto social, ni tener una vida con las libertades que disfrutaba hasta antes del 13 de marzo, he decidido seguir con la cuenta de las semanas de cuarentena.

Durante esta semana hubo algunos cambios, como por ejemplo:

  • a partir del 20 de abril abrieron las tiendas con espacio menor de 800m2, las bibliotecas y zoológicos. Las medidas de precaución siguen y en todas los lugares se acepta a un número determinado de personas dentro del establecimiento.
  • nuestras hijas empezaron el llamado “home learning” a partir del 22 de abril, que consiste en aprender en casa en horario escolar. Ahora los profesores envían más material y tareas que son obligatorias. Desgraciadamente el servidor de la escuela no estaba preparado para tantos alumnos y tuvieron muchísimos problemas técnicos que esperan solucionar la próxima semana.
  • se cancelaron grandes eventos como el Oktoberfest en el sur de Alemania, las fiestas de San Fermín en España y el maraton de Berlín.
  • poco a poco algunos Estados impusieron el uso de cubrebocas para finalmente anunciar que a partir de hoy es obligatorio llevarlo en todo Alemania en tiendas comerciales y transporte público. Nosotros ya tenemos los nuestros 🙂

Así que ya se empieza a ver un poco la luz al final del túnel y parece que lentamente podremos volver a la rutina normal. Las escuelas empezarán clases presenciales en forma escalonada empezando hoy o el 4 de mayo con los alumnos que terminan una fase escolar, sea primaria, secundaria o preparatoria. Nuestra hija mayor volverá a la escuela el 18 de mayo, y la pequeña a principios de junio. En casi todas las escuelas se dividirán los grupos en dos, de tal forma que cada mitad asista a la escuela de forma alternada. Una semana la mitad del salón con la respectiva distancia de un metro y medio entre pupitres y la siguiente semana la otra mitad. La mitad que se queda en casa hará tareas sobre lo aprendido la semana anterior. Ya veremos como funciona este sistema.

En mi caso todavía no tengo fecha de inicio de mis cursos de español en la VHS, pero al menos en la universidad han empezado con clases en línea 🙂 Hasta ahora ha funcionado todo bien.

Sigo haciendo ejercicio en casa, reuniéndome con amigas en ZOOM y probando nuevas recetas. Veremos que anuncios hacen esta semana sobre los siguientes pasos… todavía están cerrados los restaurantes, hoteles y museos. Los eventos grandes han sido cancelados hasta el 31 de agosto, así que en ese aspecto no habrá cambios. Y esta semana cancelaremos nuestro viaje de aniversario de bodas que teníamos planeado para el puente del 21 de mayo en Holanda 😦 Ojalá podamos reprogramarlo pronto 🙂

Feliz semana y a cuidarse!

Florencia a fondo – Curso

Conocí la hermosa ciudad de Florencia hace 20 años en un tour que realicé por toda Europa. En aquel entonces tuvimos dos días para ver lo mas importante de la ciudad y tomar las respectivas fotos antes de partir al siguiente destino. Desde que vivo en Alemania he visitado Italia varias veces (Roma, Boloña, Milán, Venecia, la Toscana, Palermo, entre otras), pero a Florencia no había tenido la oportunidad de volver hasta este mes.

El año pasado les había contado sobre mi mala experiencia en un curso de Erasmus+ que tomé en Palermo Sicilia y este año me dieron la oportunidad de tomar otro para compensar mi mala suerte. En esta ocasión elegí una escuela con más años de experiencia también ubicada en Italia pero que ofrece cursos en Dublín, Barcelona y Atenas, además de Florencia donde nació la empresa Teacher Academy.

IMG_9520

Difícil decisión entre ciudades tan interesantes, pero considerando la fecha planeada: Septiembre, me decidí por Florencia y no sólo por un curso de una semana, sino por dos! ¿El tema? Algo parecido al anterior, cómo usar las tabletas, apps y redes sociales en el salón de clases.

Así que reservé mi boleto, un apartamento y le pedí a dos colegas que dieran mis clases para poder ausentarme del 8 al 20 de septiembre. Y las niñas? Pues ya no están tan pequeñas, así que comieron en el comedor de la escuela y se quedaban solas por las tardes hasta que llegaba mi marido para cenar.

Los cursos cumplieron el programa y todas mis expectativas. Ambos docentes estaban bien preparados y organizados, así que aprendí muchísimo! Lo no tan bueno fue que durante las dos semanas sólo conocí a otros maestros de Alemania y Polonia. Los grupos eran pequeños y no hubo la diversidad que tuve en Palermo, pero en fin…

La escuela se encontraba a 2 minutos de la Catedral de Florencia, en pleno centro. Y tuve la mayor de las suertes porque me asignaron un apartamento al lado de la escuela!!! Los otros asistentes a cursos tenían que caminar muchísimo a la escuela, y yo estaba a 20 metros! El apartamento era compartido, y yo creí que sería compartido con otros profesores que tomarían clases en la misma escuela, pero no! Compartí apartamento con 8 estudiantes de todo el mundo, jóvenes de 18-20 años que estudian en Florencia por un semestre carreras como arquitectura, turismo o cinematografía. La verdad es que no era la combinación perfecta conmigo, pero como me limitaba a dormir y desayunar en el apartamento, no coincidimos mucho.

Todos los días tomábamos 5 horas de clase y el resto del día era libre. Algunos días las clases eran por la tarde y en otros por la mañana. Fue bastante intensivo y cada participante trabajaba en su laptop o tableta. Aunque en otros workshops o cursos he conocido diferentes “apps” en el tema educación, nunca había aprendido tantas en tan corto tiempo. Fueron dos semanas de mucho aprendizaje, compartiendo experiencias con colegas de otras ciudades o países y aplicando lo aprendido en casos particulares de acuerdo a nuestra materia, en mi caso el español.

IMG_9582

En la siguiente entrada les contaré la parte turística de mi estancia en Florencia!

P1220817

 

Por un mundo mejor #FFF

El pasado viernes 15 de marzo se llevaron a cabo manifestaciones de estudiantes en todo el mundo para reclamar mas acción en el tema de cambio climático. Stade, la pequeña ciudad donde vivimos también alzó su voz y estoy muy orgullosa de mis hijas que participaron por primera vez en un evento cómo estos.

IMG_7326

Hace 8 años también estuvieron en una marcha de protesta que organicé en Hamburgo9383b-img_6920 por la paz en México. En aquel entonces me acompañaron llevando una bandera de nuestro país pero no sabían muy bien el porqué… apenas tenían 5 y 6 años. El viernes pasado ellas decidieron asistir a pesar de las consecuencias por faltar a la escuela.

Greta Thunberg, la iniciadora del movimiento “Fridays for Future” ha insistido en que las manifestaciones se lleven a cabo en horario escolar, tema que en Alemania ha levantado severas críticas porque la escuela es obligatoria y el no asistir puede generar multas económicas a los padres o malas notas en clase, además de una “falta injustificada” en las calificaciones finales.

Desde hace dos semanas estuvimos con el dilema en casa… ir o no ir? En toda su historia escolar ninguna de las dos ha tenido una falta injustificada y aunque la menor no dudo ni siquiera un segundo en asistir, la mayor lo pensó muchísimo. Los maestros no pueden tomar partido en este tipo de temas y recibimos dos cartas de la escuela. Una del director recordándonos de la ley que nos obliga como padres a mandar a nuestros hijos a la escuela:

IMG_7341

Y una segunda del comité de padres de familia que valoraban como positivo el asistir a este tipo de acciones…

IMG_7342

Obviamente la decisión estaba en nuestras manos y en la de nuestras hijas. Mi marido y yo queríamos que asistieran porqué además de la importancia del tema en nuestra vida cotidiana, sería una experiencia nueva para ellas. La menor se organizó con una amiga para hacer un par de pancartas mientras que la mayor seguía entre la espada y la pared… quería participar pero temía “la falta injustificada” en sus calificaciones.

Se llegó el día, 15 de marzo y la pequeña estuvo puntual a las 11 de la mañana en el punto de encuentro, con su amiga y sus pancartas. La mayor asistió a la escuela porque de última hora les pusieron una prueba de deportes de 9:30 a 11:00 y no quería perdérsela. A las 12 la llevé a encontrarse con su hermana que ya iba de camino al ayuntamiento junto con cientos de jóvenes. Fue tan emocionante ver a todos esos estudiantes bajo la lluvia con pancartas empapadas y entonando versos a favor del medio ambiente.

Ni la lluvia ni las faltas injustificadas detuvieron a 2000 jóvenes en nuestra comarca. Y mis hijas fueron dos de 300,000 participantes en Alemania y de 1 millón y medio a nivel mundial. Está en nuestras manos hacer algo para detener el deterioro de nuestro planeta, pequeñas acciones pueden lograr mucho y estoy convencida que este movimiento ha llegado para quedarse. Nuestros hijos y nietos merecen un mundo saludable y limpio. Ellos nos están poniendo el ejemplo y no podemos ser indiferentes a este llamado.

En Alemania se le entregó una carta a la canciller Angela Merkel y tanto políticos como empresarios deben tomar acción para garantizar cambios de verdad. Las promesas y las buenas intenciones no bastan! Es hora de actuar antes de que sea demasiado tarde!

carta a Merkel fff

No estoy de acuerdo en que falten a la escuela cada viernes, pero definitivamente haber participado en esta ocasión fue una buena decisión y veremos si en un futuro se organizan nuevas manifestaciones. En parte entiendo que se hagan por la mañana para ejercer mayor presión, pero desgraciadamente las consecuencias de faltar cada viernes sí serían negativas para los estudiantes alemanes. Ojalá se vean resultados pronto! Ya vamos tarde en la protección a nuestro planeta 😦

#fridaysforfuture

#parentsforfuture

IOAJ1086

*** ahora ya no se usan las fotos con ellas de cuerpo completo… pero aquí la evidencia de que estuvieron presentes, jiji

 

 

Tecnología en el salón de clases

El semestre pasado nuestras hijas recibieron dos aparatitos electrónicos para sus clases en la escuela secundaria (pública) donde estudian. Por un lado, la mayor que cursa la 8va clase podrá utilizar un diccionario electrónico en sus clases de francés e inglés.

Y por otro lado, la menor que cursa la 7ma clase puede usar una calculadora científica en su clase de matemáticas.

IMG_6484

Ambos aparatitos fueron pedidos por la escuela, todos iguales por supuesto y pagados por los padres de familia. Nuestra hija mayor también usa la calculadora desde el año pasado.

Y eso es todo en cuanto a dispositivos electrónicos en el salón de clases. El uso del teléfono móvil esta prohibido en toda la escuela, incluyendo las pausas y en el patio. Lo pueden llevar pero si lo usan dentro de las instalaciones educativas, será recogido por un profesor y llevado a dirección, donde podrá ser devuelto sólo a los padres del alumno.

Tabletas y laptops no se utilizan hasta ahora y por lo que he visto sólo los alumnos de grados superiores (10mo o más) las usan para hacer tareas en las áreas comunes de la escuela.

Eso sí, ya todos los salones cuentan con “white boards” y en clase el maestro puede EPEB8203mostrar vídeos o algo directamente de internet. En la 5ta clase todos los alumnos reciben una introducción al uso de la red interna de la escuela, PowerPoint y Word. Pero hasta la fecha la cantidad de tareas hechas en computadora ha sido mínima. Sin embargo, todos los días revisan en la página interna de la escuela si hay cambios de salón/profesor o cancelación de clases. Y el uso de correo electrónico entre profesores y alumnos es común.

La escuela tiene un salón con computadoras que usan raramente ya que hasta ahora no han tenido clases de computación. En contadas ocasiones el profesor de alguna materia puede darles permiso de ir para hacer una presentación o buscar algo en internet.

Al menos en la escuela de nuestras hijas el uso de teléfono celular es generalizado a partir de la 5ta clase y desde entonces han tenido un grupo de Whatsapp para el salón de clases donde preguntan tareas, avisan si están enfermos, etc. Hasta ahora nunca ha habido grupos de padres de familia.

En Alemania cada escuela pública es un mundo aparte y no tienen lineamientos generales a nivel estado o región. Incluso los libros pueden variar de una escuela a otra en la misma ciudad. Pero preguntando a amigas que viven en otras partes de Alemania me dí cuenta que nuestra escuela no esta debajo de los estándares digitales y que hay secundarias que ni red interna o correo electrónico tienen.

Como informática creo que podría digitalizarse un poco más la educación, no al grado de eliminar libros y escritura a mano, pero sí de ampliar el uso de la tecnología desde pequeños. Incluir programación, robótica o informática desde secundaria sería un buen comienzo. Recientemente se pedía ampliar el presupuesto de “digitalización” a las escuelas y fue rechazado, así que habrá que esperar otro tanto para que las tabletas lleguen al salón de clases.

Es verdad que ahora los niños casi aprenden solos todo lo relacionado a los dispositivos electrónicos y que la falta de conocimientos de informática no es impedimento para estudiar carreras técnicas o de ciencias, pero sería feliz con programas educativos (aunque fueran opcionales) que incluyeran temas de digitalización y tecnología.

En fin, así las cosas por estos rumbos y no queda más que apoyar a nuestros hijos no sólo en el buen uso de la tecnología, sino en nutrición, medio ambiente y mil cosas más que no se incluyen oficialmente en el programa de clases 🙂 ¿Quién dijo que ser mamá era fácil???

 

Beca Erasmus+ en Palermo, Italia

A principios de año, la directora de la escuela VHS donde doy clases de español me comentó que había la posibilidad de otorgarme una beca junto con otras dos colegas para hacer un curso de lo que yo quisiera, obviamente relacionado con mi trabajo de docente, en Europa.

En más de una ocasión había escuchado del programa Erasmus, que otorga becas a estudiantes para estudiar en el extranjero, pero nunca había oído sobre becas para maestros.

Sin pensarlo dos veces, acepté la beca y me dediqué a buscar un curso que me sirviera en mi labor de docente de español o tecnología. Y encontré uno adecuado llamado “ICT for Educators” en Palermo durante la primera semana de diciembre.

No puedo negar que si hay muchos formularios que llenar, comunicación entre la escuela donde trabajo, la asociación estatal de escuelas (VHS Verband Niedersachsen) y la institución que ofrece el curso, pero nada imposible de hacer.

La beca consiste en cubrir los gastos del curso, hospedaje, transporte y comida en los días que dure el curso y se deposita el 75% a la cuenta del participante antes de que comience la formación. El resto se paga cuando se envía otra serie de documentos con el certificado otorgado al final del curso.

Y se llegó el día! Viajé a Palermo, la capital de Sicilia el 2 de diciembre para participar en el curso antes mencionado del 3 al 7 de diciembre. La formación se llevó a cabo durante las mañanas y por la tarde teníamos libre para conocer la ciudad y sus alrededores.

Conociendo el amor que le tengo a la Bella Italia, reservé mi vuelo de regreso hasta el domingo 9 para tener el sábado libre y conocer más de la isla siciliana. Fue una excelente idea porque ese día viajé con dos compañeras polacas a Cefalú, un lugar de ensueño!

Desgraciadamente el curso no cumplió mis expectativas, ya que el instructor cambió el programa original y no ofreció ni la tercera parte de lo que esperaba aprender. Ya escribí los reportes necesarios y no recomiendo a la escuela ShipCon de ninguna manera. Mi premio de consolación fue la ubicación del curso y que pude conocer y disfrutar un lugar muy interesante y hermoso.

Aquí les dejo unas fotos de Palermo:

otras de la playa Mondello:

y del pueblo medieval Erice:

y por último algunas fotos de la gran gastronomía de la isla:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Así que no me puedo quejar… conocí a 20 personas en el área de educación de 6 o 7 países de Europa, aprendí un poco de la cultura siciliana, visité iglesias, museos y playas de la región y me desconecté una semana de mi vida en Alemania. Estoy segura que en el próximo curso no tendré tan mala suerte y aprenderé muuucho!

 

Viaje escolar 2.0

Hace cuatro años escribí sobre el primer viaje escolar de nuestra hija mayor que en aquel entonces cursaba 3er año de primaria y que fue toda una experiencia para una mamá mexicana que nunca viajó con su salón de clases para pasar una o más noches en alguna parte lejos de casa.

Y como mala madre que soy, no hay entrada sobre el viaje escolar de la hija menor porque ya no tenía mucho nuevo que contar. Fue al año siguiente y no hubo sorpresas, ni contratiempos, ni nada que la hermana mayor no hubiera experimentado. Soy tan mala y tengo tan mala memoria que ni me acuerdo a donde fue! Pero eso sí, también nos mandó una postal y ha de estar guardada por ahí.

Victoria cursa actualmente el 8vo grado y en su secundaria es el año en el que todos los salones viajan. TODOS! Durante una semana no hay alumnos de 8vo en toda la escuela porque se encuentran de viaje 🙂 No es fácil planear un viaje para 30 alumnos con dos profesores y conociendo a los alemanes, pueden imaginarse que desde el año pasado empezaron a comentarse los posibles destinos y actividades a realizar.

El profesor titular se decidió por un lugar que conoce y que ha visitado con otros grupos anteriormente y lo reservó desde principios de año. Así que a finales de Septiembre se llegó el día tan esperado, y el grupo partió en autobús a la región montañosa del “Harz” a un pueblito llamado St. Andreasberg. Cada grupo es libre de elegir el destino y los otros salones fueron a diferentes regiones de Alemania.

Desde agosto tuvimos que llenar cuestionarios donde era importante mencionar alergias, intolerancias, vacunas, etc. y comprometernos a recoger a nuestro hijo/a en caso de mala conducta. Además tuvimos que hacer la transferencia de 200€ para cubrir los gastos del hostal donde se hospedaron 4 noches, alimentación, el autobús de ida y regreso, y las entradas a un parque y la renta de bicicletas de montaña. En caso de tener problemas económicos, es necesario llenar una serie de formularios para que el gobierno cubra los gastos del viaje. Ningún chico debe quedarse por falta de dinero!

IMG_5918

IMG_5919

Victoria regresó feliz! Fue una experiencia muy positiva donde el grupo se conoció mejor, participaron en muchas actividades de equipo, visitaron una mina y su museo, hicieron muchísimo ejercicio y disfrutaron la libertad temporal de no tener a papá y mamá. Ella misma empacó su maleta y no gastó casi nada del dinero que se le dio para gastos extras porque no había donde gastarlo. Esta vez no hubo postal 😦 y a duras penas recibíamos señales de vida (por whatsapp) dizque por falta de señal 🙂

No hubo contratiempos ni tuvieron que recoger a nadie por mala conducta. Tuvieron buen clima para todas las actividades planeadas y todos durmieron en el viaje de regreso ya que tanto aire fresco y ejercicio cansa a cualquiera, eso sin contar las desveladas que no fueron diarias, pero que definitivamente el último día sí se desvelaron para despedirse de un viaje escolar único e inolvidable.

Ah! Y Victoria se quejó de que en los baños compartidos (en los hostales las habitaciones no tienen baño/ducha sino que están al final del pasillo) no había puertas en las duchas. Y eso que es alemana! Le pregunté que si las otras chicas también se sentían incómodas sin puertas y me dijo que sí. Yo no entiendo a quien le gusta ducharse sin puerta!!! Al menos los baños si están separados por género, jiji.

Siempre escucho comentarios de padres preocupados al enterarse de estos viajes, sobretodo de latinos que no conocen este tipo de actividades en sus países de origen, pero les puedo asegurar que las ventajas son más que las desventajas y nunca he tenido miedo de que mis hijas viajen con sus grupos escolares o deportivos. Doy gracias a Dios que ellas tienen la oportunidad de madurar, de ser independientes y de disfrutar estas aventuras que yo no viví.

Prometo el próximo año escribir sobre la experiencia de nuestra hija menor para que quede guardada en este blog 🙂 porque con mi mala memoria es seguro que ahí no quedará grabada. Y para la mayor el siguiente viaje será en un par de años a Francia para poner en práctica su segundo idioma extranjero. El grupo de español viajará a España mientras que los de latín pasarán unos días en Italia. Ya les contaré sus aventuritas cuando llegue el momento 🙂

Hasta la próxima!

 

Adiós a los asientos infantiles

Nuestra hija pequeña cumplió 12 años este verano, lo que significó despedirnos FINALMENTE  de los asientos infantiles. No tengo nada en contra de ellos, pero ya me siento mamá de niñas grandes o adolescentes al no tenerlos en el coche.

El reglamento alemán relacionado a la seguridad de los pequeños en los vehículos es muy estricto y aquí no se permite llevar a bebés en brazos, ni niños sin asiento o cinturón de seguridad. Incluso en algunos taxis he visto que los asientos normales se elevan un poco para que los niños puedan abrocharse el cinturón de seguridad sin que éste les quede atravesado en el cuello.

A lo largo de la infancia de nuestras hijas hemos pasado por 4 asientos diferentes, empezando con el famoso “Maxicosi” o portabebé en México. Éste lo usaron más o menos hasta los 9 o 10 meses, aunque el reglamento lo permite hasta los 13 kilogramos de peso. Los asientos tienen una clasificación en la Unión Europea y el primer asiento de bebé se llama ECE-Grupo 0+ y tiene que ser colocado en el asiento trasero en contramarcha.

1 asiento

El segundo asiento es mucho más grande y esta clasificado como ECE-Grupo 1 que es para niños de 9 meses a 4 años y medio, o de 9 a 18 kilos de peso. Hasta los 3 años de edad se permite ir en contramarcha, pero nosotros compramos un asiento en el que ya podían ir viendo por la ventana y hacia el frente del coche.

2 asiento

Después cambiamos al ECE-Grupo 2/3 que es para niños hasta los 12 años, 36 kilos o 150 cms de altura. Como nuestras hijas son delgaditas y no muy altas tuvimos que esperar hasta que cumplieron los 12 años y ahora pueden sentarse en el asiento del copiloto o atrás sin ningún tipo de asiento. Si mal no recuerdo, a partir de los 10 años solo usaron la parte de abajo (Schale en alemán).

 

Creo que no es necesario escribir las ventajas del uso del asiento infantil ya que es obvio que es para proteger a nuestros hijos en caso de algún accidente. Aún así, sigo sorprendiéndome que en México muchas familias no lo usan porque el niño no quiere, porque es tedioso abrocharlos, o por muchas otras razones que no termino de entender.

Aquí incluso cuando hacemos viajes con otras mamás a la clase de ballet o música, el niño tiene que cargar con asiento porque nadie lleva niños ajenos sin asiento. De igual forma cuando hay excursiones en el jardín de niños o en la primaria y los padres de familia los llevan o recogen, tienen que llevar su asiento de coche. Ah! Y también a las fiestas si los llevan a la piscina, al cine o a un parque… en la invitación no debe faltar la leyenda: “No olvides tu asiento!”. Y por supuesto los abuelos tienen que transportar a sus nietos en asientos de acuerdo a su edad.

En pocas palabras: no hay excepciones! Los niños crecen con esa costumbre y no conocen la posibilidad de ir en un coche sin asiento o en el regazo de un adulto. Jamás!

Aquí les paso esta gráfica que muestra claramente la edad y el peso de los niños en relación al asiento correspondiente:

tabla asientos

Y para los que no conocen los detalles de cómo abrocharlos y quieran leer recomendaciones e información importante relacionada al tema les dejo los siguientes folletos:

https://www.dvr.de/download/broschuere-kind-und-verkehr-geschnallt.pdf

https://gib-acht-im-verkehr.de/0006…/kinder…/k-pm-14_kisi-broschuere_gesamt.pdf

www.aktion-autokindersitz.de/images/Geschnallt_DVR.pdf

Y ojalá esta costumbre que no es muy difícil de seguir se aplique en todo el mundo para evitar que los niños sean víctimas mortales en accidentes viales. Sería bueno empezar por el uso obligatorio del cinturón de seguridad y seguir con los asientos infantiles.

Yo me despido temporalmente de los asientos y volveré a usarlos cuando sea abuela, si algún día lo soy 🙂

 

A %d blogueros les gusta esto: