El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Comida"

Tortillas de harina

MEXICO, #tortillasdeharina 

 Desde hace tiempo en casa no pueden faltar las tortillas de harina, y como las que venden en el supermercado (tipo tex-mex) no nos gustan, las hago casi cada semana.

Aquí les paso la receta que hago por si algún día se les antojan y quieren hacerlas. 

 Ingredientes: 

 – 100 gramos de manteca de puerco o vegetal 

 – 500 gramos de harina de trigo 

 – 240 gramos de agua caliente 

 – 2 cucharaditas de sal 

 Como saben, soy chica Thermomix y desde que la tengo, hago la masa en esta maravillosa máquina que la tiene lista en dos minutos y medio (función «amasar»). No pongo el kilo completo de harina porque su capacidad es limitada, así que la repito dos veces. Si la hacen a mano, primero deben desbaratar la manteca con los dedos en la harina, y luego agregar el agua poco a poco sin dejar de amasar. 

 Dejo reposar la masa dos horas, luego hago las bolitas que aplasto con una tortillera eléctrica (marca ITO y comprada en Alemania) y finalmente se cocen en un sartén o comal hasta que se inflen. 

 Las tortillas se pueden congelar sin problema. Cuando las niñas estaban pequeñas, hacía paquetes e iba sacando uno cada semana. Hoy en día, no alcanzo a congelarlas porque en menos de 1 semana se acaban! 

 Buen provecho! 

 P.D. Y no desistan si no salen a la primera. Yo nunca había hecho tortillas y si hubieran visto mis primeros experimentos… uff! pero la práctica hace al maestro y ahora las hago hasta con los ojos cerrados. Paciencia y mucha suerte!

Anuncio publicitario

Recolectando fresas

Y ya que estoy escribiendo de experiencias únicas, aquí les cuento sobre otra un tanto diferente.

Mis papás vienen cada dos años a visitarnos y siempre busco actividades distintas para no volver a los lugares que ya conocen, y esta es la segunda vez que vienen en Junio por lo que las actividades varían mucho a las que normalmente hemos hecho en otoño, temporada en la que casi siempre han venido.

Para empezar, hemos comido espárragos frescos y hemos disfrutado de la naturaleza en plena primavera, casi verano. Para su sorpresa, han experimentado por primera vez el calorón de 30 grados en Alemania y las mañanas cálidas de 18 grados en las que no necesitan ponerse sweater para desayunar en la terraza.

Desde hace meses había apuntado en las cosas por hacer con ellos, el recolectar fresas. Y para nuestra buena suerte, tuvimos oportunidad de hacerlo antes de que partieran a su crucero por el mar Báltico.

Sin decirles a dónde íbamos, se pusieron zapatos deportivos y cargaron sus sombreros por si hacía mucho sol. En menos de 20 minutos llegamos a un campo enorme lleno de arbustos y sorprendidos, seguimos a una persona que nos indicó la hilera que nos tocaba «pizcar» 🙂

Como todo en Alemania, se organiza a los visitantes para que sigan un orden y marcan las hileras que ya están pizcadas con unos palitos a la altura de la hilera para que los siguientes le sigan hasta terminarla.

En menos de 15 minutos habíamos llenado una canasta de casi 5 kilos. Mientras recolectamos, podemos comer las que queramos, y pues había que probar! Una verdadera delicia, dulces y jugosas, unas fresas enormes y otras pequeñitas, pero todas deliciosas!

No hacía sol y nos salvamos de la lluvia. Hacía un poco de viento, pero con el trabajo ni lo sentimos. Misión cumplida! Los visitantes felices de la experiencia y con 5 kilos de fresas listos para disfrutarse! Desgraciadamente es una fruta delicada que dura pocos días, así que la mayor parte terminó en mi Thermomix y tenemos mermelada para regalar y disfrutar por lo menos hasta la próxima temporada.

Mi comida alemana favorita

La comida alemana en general no me gusta, para mi paladar es muy insípida en comparación con la mexicana. Se come mucha papa, mucha carme y casi todos los platillos se acompañan de salsas (tipo gravy). No me quejo de la carne, pues en el norte de México tambien somos muy carnívoros.

Los platos mas conocidos como el gulash, el chamorro de cerdo y las carnes salvajes como el jabalí y el venado me gustan, pero no los como a menudo ni los extraño cuando no lo hago. Las salchichas asadas, la comida rápida alemana, no me gustan y las como porque en muchas partes como en eventos del pueblo o festivales callejeros no venden otra cosa.
Pero por oto lado, hay platillos o ingredientes de la comida alemana que me encantan y de los cuales podría comer a diario y no hartarme. En su mayoría son alimentos que se acostumbran comer en fiestas o en estaciones específicas del año.
En primer lugar están los esparragos blancos que se consumen frescos entre abril y junio. Y nada más! Así que tan pronto se ponen los primeros puestos en las calles de la ciudad, compramos un par de kilos para satisfacer el antojo de los 9 meses que no hay. Algunas veces los congelo para mis papás que les encantan y que no vienen en temporada de espárragos, pero precisamente este año no necesitaré congelarlos porque estarán aquí para comerlos frescos y tantas veces quieran.
Los restaurantes tienen un menú especial de la temporada donde se pueden comer acompañados de jamón crudo, pechugas de pollo o milanesas empanizadas. Además se sirven papas cocidas y a elegir se pueden bañar con salsa «hollandaise» o mantequilla. Mi favorita: la holandesa! Aquí la venden ya lista, en polvo o en tetrapack, para cocinarla o calentarla en unos cuantos minutos. La receta original lleva mantequilla, yemas de huevo y limón pero como lo indican los expertos tiene un alto grado de dificultad para llegar al punto perfecto y que quede exquisita, así que nunca he hecho la prueba, ni en mi thermomix y soy feliz con la que venden lista para calentar que sabe deliciosa.

Los espárragos se tienen que pelar y se cocen 10 minutos con un poco de sal y azúcar. De acompañante normalmente preparo pechugas de pollo porque a mi hija mayor no le gustan los espárragos, pero en restaurantes suelo acompañarlos de jamón crudo. Son una verdadera delicia y si llegan a tener oportunidad, no dejen de probar este manjar alemán. Solo tengan en cuenta la temporada porque desgraciadamente el resto del año no se encuentran por ninguna parte.
En segundo lugar esta el col rojo con manzana que se come mucho en Navidad. Pero a diferencia de los espárragos, esta guarnición se puede comer todo el año. No es difícil de preparar, pero prefiero esperar a Navidad para comer el que hace mi suegra o lo pido en cuanta oportunidad tengo en restaurantes de comida alemana. Este es el típico acompañante de todo tipo de cortes de carne, y es fiel compañero de las bolas de papa o pan (Knödel).

En tercero estan las fresas, que no es típico aleman ni mucho menos pero la verdad es que como las fresas alemanas no conozco otras. Éstas también son de temporada y fuera de junio-julio se pueden conseguir fresas de otros países, pero no son tan jugosas ni dulces como las regionales. Cerca de la casa hay huertas donde uno mismo puede recolectarlas, una linda experiencia sobretodo con niños pequeños. Con ellas se preparan pasteles, postres o se comen solas en reuniones o fiestas. De las 6 semanas que pasé en el hospital antes de que naciera Catalina, los mejores momentos fueron las visitas de amigas que me llevaban canastas de fresas para disfrutar mejor los partidos del mundial 😉

Por último no puedo dejar de mencionar el «Marzipan» o mazapán, una masa de almendras y azúcar que se vende como golosina y se usa como relleno de pasteles, pastelillos y chocolates. Este tipo de mazapán no tienen nada que ver con el mazapán de cacahuate que se conoce en México que es arenoso y quebradizo.
El mazapán no es original de Alemania, pero aquí se produce uno de los más conocidos mazapanes: el Lübecker, de la ciudad Lübeck que no queda lejos de casa y que hemos visitado más de una vez.
Y ya entrando al tema de dulces y golosinas, a mucha gente le gusta el chocolate alemán y acostumbro llevar a México cuando voy de visita, pero la verdad es que yo nunca fui dulcera y el chocolate no está dentro de mis postres favoritos. Pero si está relleno de mazapán, la cosa cambia 🙂

Y creo que mejor ya no sigo escribiendo de comida porque ya me dio hambre! Talvez hay algunas otras cosas que me gustan y que de momento no recuerdo, pero los primeros cuatro lugares no cambiarían.

Buen Provecho!

Curso de cocina mexicana para alemanes!

Hace tres años se me ocurrió la idea de ofrecer un curso de cocina mexicana en la escuela donde doy clases de español y donde se ofrecen muchos cursos de cocina de todo y para todo el mundo: sushi, de la India, para solteros, para padres con hijos, cómida rápida, especialidades navideñas, tapas españolas, etc.

La idea fue muy bien aceptada y desde entonces ofrezco un curso por semestre teniendo casi siempre cupo total: 10 personas. Sólo la primera ocasión le pedi a una amiga que me acompañara para coordinar todo, y al tener un poco más de seguridad ahora los doy yo solita.
Poco he cambiado el contenido del curso en estos tres años, y lo sigo ofreciendo más que todo porque me encanta compartir un pedacito de mi México y porque el concepto que tienen los alemanes de la comida mexicana es casi siempre érroneo. La confunden con la cocina «Tex-mex», una «ment… de m…» para los mexicanos.

El menú consiste de los siguientes platillos:
– Tacos de picadillo
– Burritos de fajitas de pollo
– Quesadillas
– Frijoles refritos
– Guacamole
– Postre de limón

Postre de limón

Platillos preparados

Como pueden ver no son platillos «gourmet», ni los tradicionales y típicos platillos como el mole, pescado a la veracruzana, cochinita pibil, chiles en nogada o tamales. Desgraciadamente es difícil conseguir muchos de los ingredientes y aunque ahora el internet ha traído muchos productos a Europa sigue siendo caro y complicado conseguirlos. Así que he decidido mostrar una parte de la comida casera y platillos que los alumnos puedan preparar en su casa sin gastar mucho ni complicarse la vida.

Un día antes, me voy de compras a los supermercados locales a comprar todos los ingredientes. La mayoría se consigue en la sección «internacional» y al principio tenía que tener muy buena suerte para conseguir suficientes aguacates maduros. Hoy en día se venden todo el año y en casi todos los supermercados. Compro los «hass» porque los de cáscara verde casi nunca están maduros y son más desabridos. Los costos se cubren con el pago del curso, actualmente 12 euros del curso (por persona) son para mis compras.

Un día antes también saco las copias de las recetas y preparo todo lo que llevo para poner «ambiente mexicano» en el curso: música, sombreros, banderas, zarapes, tequila, platos de barro, y manteles.

Cocina de la VHS

El curso normalmente lo doy los viernes a las 6 de la tarde y después de preparar todo, se pone la mesa y se come en grupo. Al final todos los participantes ayudan a dejar la cocina tan limpia y ordenada como la encontramos. La cocina de la escuela esta equipada con 6 estufas/hornos y la misma cantidad de accesorios de cocina (desde cuchillos, sártenes, ralladores, hasta cubiertos, vajilla y copas).

Antes de cocinar, les doy una breve introducción sobre la cocina mexicana en general. Les muestro fotografías de tacos, burritos, tortillas, totopos y enchiladas. Es común que confunden los conceptos por la mala traducción de algunos productos. Creen que las tortillas son tacos y totopos!!! Después les rompo el paradigma de que la cocina tex-mex no es equivalente a la cocina mexicana. Les explico que yo no conocía el «chili con carne», y que el maíz amarillo no lo encontramos en ensaladas, salsas ni sopas. Les muestro un poster con muchos tipos de chiles para que se den una idea de la poca variedad que aún encontramos en Alemania. Y por último les muestro todos los ingredientes que usaremos en el curso y dónde se consiguen.

Fajitas de pollo

Cada docente tiene su forma particular de dar cursos de cocina, he asistido a uno de sushi y a otro de comida mediterránea y trabajan muy diferente. En mi caso, hago dos grupos y cada grupo hace todas las recetas. Así todos aprenden los detalles y no hay excusa de que no supieron como se prepararon las cosas. De esta forma, tenemos suficientes manos y tiempo para cocinar todas las recetas en un promedio de dos horas. Lo único que preparo yo son los frijoles, obviamente mostrando a todos cómo se cocen y se refríen.

Cada curso es una experiencia completamente distinta! Hay alumnos muy preguntones, otros demasiado callados que se limitan a mirar, otros que se la pasan limpiando cada esquina y los peores: los que critican y no parecen conformes con nada. Gracias a Dios de estos últimos sólo he tenido un par. Hay algunos que llegan con una botella de tequila (el más malo que conozco pero el único que venden en los supermercados alemanes) o con cervezas «corona». Otros se decepcionan de que no preparamos «chili con carne», platillo que todo alemán identifica como mexicano. Y otros más se sorprenden de que comemos tortillas y frijoles a diario 🙂

Ya tengo el próximo curso programado para Noviembre, así que seguiré acumulando experiencias y continuando con mi labor de embajadora mexicana en tierras teutonas! 

"Comer sano"

Desde hace algunos años que está de moda eso de «comer sano» y los productos BIO se encuentran por todas partes. Me parece curioso que estemos volviendo a lo natural, después de tantos años de inventos y desarrollos de cosas artificiales, suplentes y sustitutos! Y no sólo en la comida, sino también en los textiles, en los juguetes y en otro tipo de materiales como el papel o la pintura.

Aquí es normal encontrar huevos de «gallinas felices», que obviamente me imagino a las gallinas gordas y rebosantes de alegría brincando de aquí para allá como en las caricaturas. También en el mercado que se pone en el centro de la ciudad es popular un carnicero que vende carne de animales «sanos y contentos» antes de morir, haciendo hincapié en que los marranos no estan todos amontonados ni las vacas sufren al morir. Hace unos meses, el supermercado donde compro cada semana también sacó la marca genérica BIO, adicional a la marca genérica normal que tienen para productos como leche, pape higiénico o detergente.

Y también hace unos días fue una persona de la Secretaría de Salud al jardín de niños de mi hija para hablar sobre la higiene bucal y por supuesto no dejó de insistir en la importancia de comer frutas y verduras, que el pan blanco no es saludable y que comer dulces y chocolates es casi pecado mortal!

En México crecí en una familia donde la dieta balanceada y baja en grasas era indispensable porque mi papá sufre de alto colésterol desde su juventud. Aprendí a comer de todo y me gustan las frutas y las verduras. Desde que me casé, aprendí a cocinar «sano» y procuro mantener un balance entre los tipos de carnes sin abusar de la roja, incluir ensaladas y cocinar sin grasa. Mis suegros no son gordos y comen sanamente, además de que hacen mucho ejercicio. Desgraciadamente mi marido aprendió poco de esos hábitos o al menos no los puso en práctica al trabajar en el extranjero, donde la alimentación en hoteles y restaurantes no siempre es la mejor.

Cuando nacieron mis hijas, empecé a poner mayor atención en la cocina y también han aprendido a comer de todo desde chiquitas. No estoy obsesionada con lo BIO, ni leo las etiquetas de todos los productos… simplemente combino un poco de todo durante la semana y los vegetales y las frutas no pueden faltan en la mesa. Al parecer heredaron mis genes y son de complexión delgada, así que hasta ahora no controlo su alimentación ni les prohibo ningún alimento. Hacen deporte y tienen que comerse todo lo que se les sirve, sea ensalada, pescado, verduras o sopa. Obviamente evito los alimentos que a los niños no les fascina como el chile, la cebolla o el hígado, pero se puede decir que comen «sanamente» y de forma balanceada.

Lo que sí ha cambiado un poco los hábitos alimenticios del hogar ha sido mi «Thermomix«. Desde hace 6 meses me ayuda en la cocina y se puede decir que cocino platillos mas saludables. Ya no compro tanto producto enlatado ni congelado, preparo pan integral diferente cada semana, mermeladas y justo ayer probé la receta de Catsup casera. Además, he ampliado mis conocimientos sobre ingredientes como granos (para el pan) y especias y me divierto más probando recetas nuevas. No es de asombrarse que en mi perfil de Facebook vean cualquier cantidad de fotos de platillos, pasteles y cosas que hago en la cocina.

Me he convertido en una ama de casa que disfruta la cocina y sobretodo que busca la forma de preparar cosas creativas y saludables. Porque no es sólo cuestión de comer sano, sino de comer rico también, qué no?

Así que vivan las frutas y las verduras, vivan los pasteles, vivan los alimentos sanos y sobretodo vivan los platillos ricos en vitaminas y en sabor!
PD. Y viva mi Thermomix!!! (Que conste que no soy vendedora de dicha maravilla 🙂

Fin de semana laaaaaargo!

Es lunes y vuelve poco a poco todo a la normalidad después de un laaaaargo fin de semana. Smile El jueves fue festivo (Día de la Ascención del Señor) y Tom se tomó tambien el viernes libre, así que fue un mega fin de semana. Party

Empezó el miércoles por la noche, cuando nos fuimos a celebrar nuestro aniversario solitos. Hace un par de meses que me había ganado un premio que consistía en 100 euros para consumir en un restaurante de la ciudad. Así que organizamos que las niñas se quedaran con la niñera (cabe mencionar que es la primera vez que las dejamos solitas por la noche con alguien que no es su abuelo (a)), nos arreglamos y nos fuimos a cenar! Al parecer, dicho restaurante es el mas caro de Stade y los platillos son como los de los programas de tele, super decorados y con porciones pequeñitas, jeje. Así que nos decidimos por un menú de 5 tiempos y nos sirvieron:
1. Ensalada de esparragos verdes con jamón serrano,
2. Pasta alarrabiata,
3. Crema de esparragos con pescado,
4. Filete de Ternera con papas y
5. Ensalada de frutas rojas con queso mascarpone
De tomar, un sherry delicioso español… vinos blanco y tinto y para terminar, un capuccino. Todo super delicioso! Hot
Llegamos a casa y las nenas ya estaban en el 5to sueño y la niñera (una vecina de confianza) nos dijo que se habían portado bien. Prueba superada!El jueves nos invitaron nuestros vecinos Thomas y Gaby a comer con ellos… y aprovechando que el día estaba soleado Sun, disfrutamos de una carne asada al aire libre. Después los papás (que dizque se celebran ese día) se pusieron a jugar a «penalties» y al tiro al blanco… Gaby y yo platicamos super agusto y el tiempo pasó tan rápido que nos quedamos hasta la cena. Sleeping half-moon
El viernes Tom se quedó en casa y como siempre, se puso a trabajar en detalles de la casa… a poner una lámpara en la terraza, a cambiar las llantas de invierno del auto, a reparar cosas descompuestas y mil pendientes más. Además aprovechó para llevar y recoger a Victoria en el kinder, cosa que no sucede muy a menudo. Wink
El sábado a mediodía partimos a Hamburgo, donde fue la fiesta de Steven, hijo de mi amiga María Fernanda. La pasamos super bien en la fiesta, el clima estuvo soleado pero con un poco de viento fresco y todavía con pilas, nos fuimos a pasear al puerto después de la pachanga. Steven cumplió dos años y como toda fiesta mexicana, hubo piñata, juegos, dulces, música y mucha diversión para chicos y grandes. Las niñas disfrutaron mucho y nosotros también, jeje. Party
Y finalmente el domingo nos quedamos en casa, y como el clima seguía bueno comimos afuera… y claro! carne asada!!! esta vez quesadillas, alitas de pollo y pechugas de pavo marinadas. Total, que fue un fin de semana de pura tragazón y pachanga!!! En el tiempo que no comíamos o festejabamos, se hizo un poco de trabajo en el jardín o en la casa.

Y el próximo fin de semana también será largo… esta vez porque el lunes es Pentecostés y como aqui son super religiosos, también se los dan libre! En esta ocasión vendrán mis suegros Renate y Dieter a casa y si el tiempo lo permite, habrá mucha carne asada!!! Open-mouthed

 

Entre sushi y carnaval…

El jueves pasado me di un lujito y tomé un curso de sushi en la VHS. Lo dio una amiga mía que es de Tailanda y tiene mucha experiencia es eso de cursos de cocina. Eramos 10 participantes, hicimos 5 diferentes rollos y al final cenamos de todo un poco. El curso duró un poco más de dos horas y una hora mas de convivencia a la hora de la cena se me pasaron rapidísimo. Lo mejor de todo es que aprendí mucho, conocí un par de personas y tomé algunos tips para un posible curso de cocina mexicana que me gustaría dar en esa misma escuela.

Por otro lado, como saben el miércoles será el de ceniza y estos días son de Carnaval! Sí, como en Brasil y el Caribe… poco a poco acá se hace mas relajo al respecto y además de los famosos carnavales de Colonia en Alemania y Basilea en Suiza se suman algunos de otras ciudades menos importantes. Aquí en el pueblito no pasa desapercibido, y el sábado hubo desfile en el centro… leí en el periódico que participaron 40 grupos y nos tocó ver a algunos de ellos ensayando mientras nosotros paseabamos por la ciudad. Además, ayer hubo fiesta para los niños de la comunidad y llevamos a nuestras «españolitas» a bailar un rato y jugar con sus amiguitas del kinder.

La pasamos muy bien como pueden ver en las fotos y el Carnaval sigue… hoy Victoria se disfrazó de mariposa para ir a su clase de educación física y mañana irá de Aurora La Bella Durmiente al kinder porque es su fiesta de carnaval. Catalina no fue hoy disfrazada porque el abuelo Martin vino por ella al mediodía para llevarsela toda la semana con ellos. El sábado iremos por ella de paso a Möser, donde pasaremos el fin de semana con mis seugros Renate y Dieter.

La venganza de Moctezuma…

Es popular ese dicho, sobretodo para extranjeros (la mayoría gringos) que al venir a México y deleitarse con su cocina variada y exquisita terminan enfermos del estómago. Entonces mencionan la tan famosa «Venganza de Moctezuma». Yo apenas llevo tres semanas en Monterrey, y al parecer Moctezuma me quiere reclamar algo, pues desde el domingo junto con Victoria y mi mamá, estamos padeciendo de molestias estomacales.

Victoria y mi mamá ya estan saliendo y después de inyecciones, antibióticos y dieta estan un poco mejor. Pero yo, aún siguiendo la dieta y tomando mis medicinas, sigo igual de amolada… jaja! Mi cuerpecito ya no reconoció a los bichos de estos rumbos, y me esta cobrando caro… muuuuuuuy caro! Hoy me fui a hacer unos análisis y espero ya con eso le puedan dar matarili a la bacteria, virus, parásito o sepa Dios qué!!! No sé cuanto, pero estoy segura de haber perdido peso y ando bastante débil y desganada…
Recuerdo que hace un par de años eso mismo le pasó a mi cuñada que apenas llevaba unos meses en EEUU y decía que ya no iba a volver a comer comida en la calle y a cuidarse aún en restaurantes de tacos y antojitos mexicanos… ahora yo estoy en las mismas, con estos tratos ya ni ganas me van a dar de probar las delicias de la cocina mexicana.
En fin, ya les contaré si pudimos matar al causante de mis problemas… mientras seguimos aqui en reposo y sin muchas salidas para poder seguir con la dieta.

Reunión Marzo de las Teutonas!

Cada mes nos reunimos las Teutonas del Norte (grupo de mexicanas bien buena onda que vive en el Norte de Alemania) en alguna casa para comer rico y platicar… este mes tocó en casa de AnaMaría (en Hamburgo) y para variar, comimos delicioso Tongue out y la pasamos tan bien que nos dió la media noche platique y platique (no batallamos mucho, jeje).

El menú incluyó:
– de entrada unas tortitas de papa con queso fresco y ceviche (patrocinados por Ale (Miss Buxtehude))
– de plato fuerte: ensalada de pollo y pasta (patrocinados por la anfitriona), ensalada Capresse (por Miss Kiel: Iris), ensalada fresca (por Martha)
– postres: trenza de nuez (por Miss Stade: yo!) y chocoflan (también por la anfitriona)
ufff! como siempre, una comilona… todavía antes de partir nos echamos unas galletitas con ensalada de pollo! y es que no todos los días comemos galletas Saladitas Santos (gooool, pero es que son mis galletas saladas favoritas!) y AnaMaría se las trajo desde Monterrey, síii ñor! PartyComo era día de la mujer, brindamos por nosotras y por las teutonas ausentes: Miss Flensburg y las Santibañez, jeje! La verdad es que en cada reunión la pasamos de pelos y nos damos cuenta que somos un grupo a todo dar, jeje! Ya tenemos programadas las reuniones para Abril y para Mayo, y hasta el menú! Así que a esperar la próxima reunión de las Super Teutonas que será también en Hamburgo pero en casa de Valeria!

 

Lunes de barbacoa…

Siempre había querido comer barbacoa en casa… pero por no saber qué carne comprar, me conformaba cuando de vez en cuando mis amigas la hacían (y eso es como 1 vez al año o menos) Surprised. Pero finalmente me pasaron el tip de qué carne usar, el método de preparación y los detalles necesarios para preparar una deliciosa barbacoa. MmmmMMmmm! No es por nada, pero me salió de rechupete! Party

Acompañada de un rico guacamole, salsa picosita, limoncito, cebollita picada y tortillas (obviamente hechas por mi mesma)…. MmmmMmmm! Qué manjar! Ahora que ya me sé la receta y que sé que no es nada complicado, la haré mas seguido y cuando quieran les invito un taco! Tongue outAyer fue un día muy tranquilo… Tom llevó a Victoria a ver una obra en la escuela del vecindario y yo me quedé en casa como les había dicho anteriormente. Victoria llegó fascinada porque la obra incluyó diversos cuentos infantiles y cerró con La Sirenita, su hit número 1 por el momento Open-mouthed. Ahora se la pasa bailando de puntitas y diciendo que tiene vestido de bailarina (sólo se sube el vestido arriba de la rodilla).

Tom se quedó en casa el día de hoy y aprovechó de sacar algunos pendientes, como el ir a tirar algunas cosas al basurero municipal (la estufa vieja entre otras cosas) y arreglar la lavadora de platos que últimamente se tarda mil años en cada ciclo. En fin, un fin de semana muy familiar y relajado! Espero ustedes lo hayan disfrutado tanto como nosotros. Smile

 

Calabaza hasta en la sopa!

Y quien dijo que la calabaza  sólo sirve para decorar las casas en Halloween? Aquí en su casa ya esta siendo tradición comprar una a mediados de Octubre para decorar la entrada por unos días, y luego…. a partirla! No hago como en otras casas, que la cortan para hacerle ojos y boca y tiran todo el relleno!!! Yo le pinto los ojos y la boca, y luego preparo algunas recetas con el relleno.

El año pasado, mi mamá me enseñó a hacer la mermelada para luego hacer empanadas… y este año, yo solita hice la mermelada con piloncillo, pay, sopa y finalmente las empanadas. Ahorita todavía hago más empanadas pues la mermelada rindió mucho! Y en estos días lluviosos y nublados Umbrella, se antoja comer panecito o algo dulce con café Coffee cup, té o chocolatito…
Me preguntan que a qué horas hago tanta cosa… pues la verdad es que mis nenas ya se entretienen solas y me queda tiempo para este tipo de hobbies… y bueno, no se pueden quejar, porque luego difrutan de los ricos manjares que hace mamá Wink
Si alguien quiere una receta, sólo necesitan preguntar y con gusto se las paso!
De la vista, puede que se les antoje algo… así que les puse unas fotitos para que vean lo apetitosa que es la calabaza ya preparada! Quien quiere?

 

Una experiencia «salvaje»…

El jueves en la tarde llegaron los abuelos a casa para quedarse el fin de semana con las nietas…. así que el viernes me encaminé a Bad Segeberg donde trabaja Tom para asistir a la «fiesta anual» de la planta. Después de tomar 3 trenes y viajar 2 horas, Tom me recogió en la estación y nos fuimos a la pachanga!

El evento fue en una parte de la planta, acondicionada para la ocasión… mesas, bancas, buffet, barecito y un DJ hacían del lugar un sitio rústico, pues todo estaba decorado con manteles de manta, girasoles y paquetes de paja como en un establo… a las 8 dio un mini-discurso el director de la empresa y abrió el «buffet»…
Y ahí es donde comienza la experiencia «salvaje», porque el plato fuerte eran dos jabalíes asados…. uuuuyyyy, que delicia!!!! Nunca me había animado a probarlo, pero en esta ocasión valió la pena pues estaba delicioso!!! Además de ensaladas, panecito y postres, quedé tan llena que apenas y pude pararme a bailar.
La fiesta estuvo muy animada, conocí a los colegas y jefes de Tom y la pasamos a todo dar…
Hoy desayunamos sin apuros en un hotel de Bad Segeberg, de camino llegamos a IKEA a hacer unas compritas y finalmente llegamos a casa donde las chiquillas nos esperaban con ansias… los abuelos la pasaron super bien de niñeros y espero se repita la experiencia pronto…
Asamos carne y salchichas para comer, y los abuelos se fueron a las 3 y media… así que poco a poco volvemos a la normalidad y mañana nos vamos al super «mercado de pulgas» de la ciudad… pero ya les contaré esa historia después.
Feliz fin de semana! y cuando puedan probar el jabalí asado, no duden en comerlo!!! MMMMmmmMMM….
A %d blogueros les gusta esto: