El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Amistad"

De grande quiero ser…

¿Quién no ha dicho esta frase alguna vez? Incluso de nuestros hijos muchas veces la escuchamos: “De grande quiero ser policía, astronauta o modelo”. Sinceramente yo no recuerdo qué dije cuando estaba pequeña, pero seguramente lo normal para la época y mi edad. Y no, no me convertí en policía ni astronauta pero hoy digo con frecuencia la frase:

“De grande quiero ser como Regina”.

¿Y quién es Regina? Pues una mujer muy especial que conocí hace 5 años en mi curso de español avanzado. Con el paso del tiempo nació una linda amistad y además de verla en mi curso, nos encontramos en su casa o en la mía para tomar té de vez en cuando.

Actualmente tiene 82 años, es soltera y vive sola en una casa con jardín a las afueras de la ciudad donde vivo. Era profesora de biología y trabajó un año en una escuela de monjas en Ecuador donde perfeccionó su español.

Cada vez que nos reunimos, aprendo muchísimo de su vida, discutimos temas de actualidad (en español o alemán) y reímos mucho. Y siempre cuando me despido pienso lo mismo: Cuando tenga 82 años quiero tener la vitalidad, el optimismo y la memoria de Regina.

Con esto de la pandemia no ha habido clases de español y le llamé varias veces para saber si quería que le hiciera la compra o le ayudara en algo, a lo que siempre me contestó que no, porque su única salida era ir al supermercado. Todavía conduce! En cambio, me invitó a merendar en repetidas ocasiones a lo cual accedí siempre gustosa. En este tiempo hemos conversado mucho y la amistad se ha fortalecido.

Hablando de teléfonos celulares y que hubiera querido comprar uno para su viaje planeado a Sudamerica en Abril, el cual desgraciadamente fue cancelado por el Coronavirus, le pregunté que si quería que la acompañara a comprar uno. Nos pusimos de acuerdo y fuimos a una tienda de electrodomésticos a escoger uno adecuado para ella.

Eligió uno con teclas grandes y tres teclas con números de emergencia. Sale mucho a caminar al bosque que queda cerca de su casa y quiere estar segura de poder llamar a alguien en caso de sentirse mal. Según el médico necesita un marcapasos pero ella no se decide a ponérselo. Ella leyó todo el manual solita y yo fui la primera persona a la que llamó para probar su funcionamiento.

En la siguiente reunión le agregué los tres números de emergencia (uno de ellos es el mío), cambié los tonos musicales y otros detallitos. Al final me dijo algo que me sacudió: “Gracias por ofrecerte a acompañarme a comprarlo, hasta ahora nadie lo había hecho”. Y así son los alemanes mayores, no piden ayuda y ahora me queda claro que le debo preguntar en el futuro. A mí no me da pena 🙂

Cuando voy a su casa, siempre decora la mesa con flores, busca un té que me guste y prepara algo rico para merendar: crepas, pastel o como la última vez: fondue de chocolate con frutas. Disfruté tanto verla comer el chocolate, porque me comentó que hacía años que no lo hacía y parecía una niña pequeña comiendo su postre favorito.

Hace unas semanas hicimos una excursión a Osten, un pequeño pueblo donde se encuentra un “ferry colgante”y que ella tenía ganas de volver a visitar. El clima estuvo espectacular y después de subir al ferry, recorrimos el pueblo a pie y comimos en un café. Era la primera vez que pasábamos tantas horas juntas y fue realmente maravilloso. Pueden imaginarse escuchar frases como: “Qué suerte tuvimos con el clima”, “mira esas florecitas entre las piedras”, “escuchas X o Y pájaro? Lindo, no?”, “Con todas estas hierbas podría hacerme una buena ensalada”, “Qué bueno que pudiste acompañarme a pasear por aquí”, “Y mira esas nubes, no son hermosas?”. Así todo el tiempo!

3EF14A57-2D9B-4F77-B029-5DA81D6AEE65_1_105_c

Charlamos sobre todo tipo de temas, excepto el Coronavirus que ya nos tiene bastante hartas. Me contó de sus abuelos, de su tiempo en Ecuador y Salamanca, de su hermano mayor y del origen de su nombre. Cambiamos de alemán a español varias veces y como siempre, me contó un montón de cosas de aves, plantas y biología 🙂 Al regreso, me invitó a comer helado en su jardín y me enseñó algunas fotos de su estancia en Lacatunga, Ecuador. Como era costumbre, ella solo sale en unas cuantas fotos pero fueron suficientes para darme cuenta que desde entonces ya era una persona cariñosa, alegre y espontánea.

A pesar de vivir sola siempre tiene una sonrisa en la boca, disfruta cada detalle de la naturaleza, aprecia lo que tiene y busca el lado positivo de las cosas. Increíble, no? Recientemente me ha dicho que le gustaría ir a Costa Rica porque vio una oferta en un catálogo y como su viaje en el barco de expedición se canceló, anda viendo nuevas opciones. Ojalá no hubiera una pandemia y pudiera cumplir su sueño pronto. Y si no lo cumple, estoy pensando en cumplirlo yo, así sea cuando tenga 80 años!

Durante nuestra última plática le conté un poco de mi bisabuela Chabelita, con quien comparto el nombre, la apariencia física y mucho de su temperamento. Ella también fue una mujer ejemplar, adelantada a su época que viajó por el mundo e incluso en su viudez disfrutaba cada momento y contagiaba su optimismo. Será que por eso me llevo tan bien con Regina? Seremos almas gemelas? Estoy segura que mi bisabuela y ella hubieran pasado un tiempo espectacular en algún país exótico. Lástima que no coincidieron en tiempo y espacio.

Pero coincidimos ella y yo y doy gracias a Dios, al destino y a la vida por haberla puesto en mi camino. Dios la bendiga y le conceda muchos años más de salud para seguir aprendiendo de ella. Es un verdadero tesoro viviente 🙂

 

 

Casualidades y festividades

casualidades

Mi reciente viaje a Monterrey estuvo lleno de casualidades y no me queda la menor duda de que Dios pone todo de una manera que no termina de sorprenderme.

Como bien saben, mis padres decidieron mudarse a un departamento en noviembre pasado. Tan pronto como supe la noticia pensé en viajar para ayudarles en lo que pudiera pero mi calendario estaba lleno de clases que no podía cancelar hasta Navidad. No me quedó más opción que viajar en el hueco que había disponible entre el último examen de español de la universidad y el nuevo inicio de clases en la escuela VHS.

Se acomodaban justo tres semanas… del 16 de enero al 5 de febrero. Busqué boletos y salieron bastante económicos por ser temporada baja. De ida viajaría vía Houston y de regreso por la ciudad de México. No me gusta viajar por Estados Unidos pero cuando el precio conviene, no pongo objeción.

Y ahora vienen las casualidades… justo en esas tres semanas coincidí con una tía que vive en Mérida, Yucatán y su nuera a las que tenía más de seis años de no ver, e incluso conocí a mi sobrino yucateco de 4 años. Increíble, no? Sin ponernos de acuerdo coincidimos más de una semana en mi ciudad natal y aprovechamos para ir a merendar, pasear por centros comerciales y convivir como nunca. Rara vez habíamos coincidido mi tía y yo en Monterrey y la última vez la había visto en Mérida durante nuestras vacaciones de verano en el 2013.

Además de los familiares, también coincidí con una amiga que desde hace 4 años vive en Nueva York y que desde entonces (o tal vez desde hace más años) no veía. Ella siempre viaja en enero a Monterrey para renovar su visa y como yo nunca viajo en enero, pues no había habido oportunidad de vernos. Ella estudió la misma carrera que yo y junto con otra amiga, las tres éramos inseparables. Y cuál no sería la casualidad que esa amiga en común está embarazada y pudimos asistir a un “baby shower” que otra ex-LSCA le organizó. Así tuve la oportunidad de ver a otras compañeras de la universidad que tenía años de no ver.

Sí, definitivamente este viaje estuvo lleno de fiestas y como si lo anterior no fuera suficiente, en esas tres semanas:

  • mis padres celebraron su aniversario #48 el 28 de enero

EB8EF2D3-8A2B-47E0-B86C-C4AE9F7CA017_1_105_c

  • mi papá cumplió años el 31 de enero

43CAD23A-935D-4B65-83EA-2414F50C926A_1_105_c

  • mis abuelos celebraron su aniversario #68 el 3 de febrero

0622B3DB-B833-47B8-81A4-C18113FCB560_1_105_c

Desde hace 18 años que vivo en Alemania que no había tenido la oportunidad de estar en esas fechas en Monterrey, así que fueron momentos muy especiales para mí.

Adicionalmente, me tocó estar en la reunión mensual de primos de mi mamá:

CABFE749-FBC6-4B73-A180-945B4B9B647B_1_105_c

Y gracias a una amiga que los organizó, pude ver a mis ex-colegas de trabajo con los que fui a cenar unos deliciosos tacos:

EFFB3E82-769A-4E18-968D-C229C19C4726_1_105_c

Obviamente también pasé tiempo con mi hermano y su familia y con mis abuelos que ya rondan los 90 y que no sé si tenga oportunidad de volver a verlos. Dios quiera que sí!

Así que no solo fue trabajo con la mudanza, sino que tuve la bendición de pasar tiempo con la familia y amigos. Cargué mucha energía, comí delicioso todos los días y a todas horas y empecé a ver los preparativos de la fiesta de 15 años de nuestras hijas que ya esta programada para principios del próximo año, pero de eso les cuento la próxima vez!

P.D. Ah!!! Y se me olvidaba que hubo otra casualidad en mi viaje!!! En un supermercado un día cualquiera me topé con la primera mexicana que conocí en Alemania!!! Ella vive en Karlsruhe y tenía más de 10 años de no verla! Pero casualmente estaba en Monterrey visitando a sus padres y sin saber que las dos estábamos en la ciudad, coincidimos en un pasillo de Soriana!!!

C01103E6-E755-4029-8EF6-FA5CA9478EEC_1_105_c

VIVAN LAS CASUALIDADES!!!

 

 

Tour gastonómico

En marzo pasado una amiga cumplió 50 años y otra amiga y yo decidimos regalarle un tour gastronómico en Hamburgo. Las fechas disponibles eran a partir de junio y elegimos el sábado 29 para recorrer las calles del barrio Eppendorf conociendo pequeños locales y restaurantes y probando sus especialidades.

Tuvimos muchísima suerte con el clima: sol y calor en lugar del típico día gris y lluvioso del norte de Alemania. La cita era a las 11:30 de la mañana y poco a poco empezaron a llegar los otros integrantes del grupo y la guía turística. El tour duró 3 horas y visitamos 7 locales diferentes en pequeñas calles y rincones de uno de los barrios más caros de Hamburgo.

Eppendorf es un barrio antiguo que se caracteriza por sus edificios antiguos de departamentos, fachadas en colores pastel y árboles gigantescos. Ya había visitado en diferentes ocasiones este barrio, pero tengo que confesar que no conocía ninguno de los 7 locales ni muchas de las calles que recorrimos. Fue una experiencia muy interesante y nueva para mí!

¿Qué probamos? Pues un poco de todo… empezamos con un helado artesanal, después siguió el tradicional “Flammkuchen”, que es una especie de pizza cuadrada pero con una base muy delgadita. Además visitamos una tienda de productos ingleses donde probamos un chutney y una tienda de “Delikatessen” donde probamos diferentes tipos de aceites y vinagres balsámicos con pan. Por otro lado, visitamos un restaurante hindú que nos ofreció un Lassi con jogurt y diversos dips, y una chocolatería donde probamos obviamente chocolate!!! Ah! Y en un local muy original que es librería, cafetería y peluquería probamos unos pastelillos deliciosos!

La empresa que organiza los tours se llama Eat the world y existe desde 2008. Actualmente ofrece diferentes tours en 13 barrios de Hamburgo y en más de 40 ciudades de Alemania. Creo que no hay mejor manera de conocer una ciudad que tomando un tour como éstos… al mismo tiempo que conoces de la historia del lugar, recorres calles poco conocidas y descubres pequeños establecimientos que dirigen emprendedores locales.

Se los recomiendo ampliamente! El tour por persona cuesta alrededor de 35 euros, dura 3 horas, visitas 7 locales y aunque no quedas lleno porque son “probaditas”, vale la pena al 100%! Ya estoy pensando donde y con quién haré el siguiente!

Tercer encuentro pre-navideño

Lo que en el 2016 se supone sería el primer encuentro de mexicanas casadas con alemanes en Kassel, fue realmente el punto de encuentro de 31 desconocidas que se convirtieron en un grupo de amigas único en el mundo.

Ese grupo ha institucionalizado un encuentro anual en noviembre que la semana pasada se realizó por 3era vez con gran éxito y que reunió a 22 mexicanas que viven a lo largo y ancho de Alemania.

Cada año nos reunimos el segundo fin de semana de noviembre en una ciudad diferente de Alemania y dependiendo de las organizadores disfrutamos de un programa cultural y gastronómico que culmina con una cena pre-navideña tipo posada mexicana.

En esta ocasión viajamos a Stuttgart, una ciudad en el sur de Alemania a la que algunas llegaron en avión (las del norte como yo), en tren o en coche. Como yo no conocía este rincón del país, viajé con tres amigas del norte desde el jueves para visitar el centro y conocer con calma la ciudad.

El viernes por la noche, la mitad del grupo disfrutó de una cena en una cervecería y a lo largo del sábado fue llegando el resto para celebrar el 3er encuentro pre-navideño por la noche. En esta ocasión no hubo piñata, ni ponche ni pedimos posada, pero tuvimos intercambio de regalos, cena muy mexicana y mucha diversión!

Es increíble el lazo de amistad que hemos formado a lo largo de estos tres años y este encuentro anual es el momento en que nos llenamos de energía al compartir risas, cantos, recuerdos y mucho más! Quién diría que un encuentro casual sería el inicio de una amistad duradera en la que hemos encontrado apoyo, consuelo, excelentes amigas y compañía constante. Todas extrañamos nuestra patria y hacemos de cada encuentro una pequeña fiesta mexicana!

Después de tres días muy intensos, puedo decir que:

  • conocí Stuttgart
  • probé la comida típica
  • me sentí feliz

IMG_6411

  • y cargué pilas!

UWOJ2854

No me canso de dar gracias a Dios por haberme puesto en el momento y lugar adecuados hace 3 años. En aquel entonces no podía imaginar que un simple viaje a Kassel sería un parteaguas en mi vida como migrante en Alemania. Nunca he dudado que el contacto con mexicanos fuera importante, pero ahora estoy convencida que el contar con una red de apoyo como éste grupo es un pilar indispensable para mi salud mental. Puedo compartir mis alegrías, miedos y anécdotas con mujeres que me entienden y comprenden al 100%, y eso no tiene precio! Las quiero!

El próximo encuentro será en el norte y espero rompamos el récord de asistentes. Sería fantástico contar con las 31 mexicanas que asistieron a Kassel 🙂 Ya les contaré!

P.D. Y lo que pasó en Stuttgart… se queda en Stuttgart

Tour: Rumbo al Sur

Empezando el año decidí tomarme unos días libres entre mis clases de español que coincidían con las vacaciones de invierno de nuestras hijas: 1 y 2 de febrero. Mi marido pidió los días libres, incluyendo el lunes 5 y en lugar de visitar a una sola amiga en alguna parte de Alemania se me ocurrió organizar un tour para visitar a varias.

Si bien recuerdan hace casi dos años asistí a un encuentro de mexicanas casadas con alemanas donde conocí a 28 hermosas mujeres y desde entonces nos hemos tratado de reunir dos veces por año. No fue difícil convencerlas de darme posada y el plan quedó listo! Saldría el 1 de febrero rumbo al sur para regresar el 6 a casa después de quedarme en 5 lugares diferentes y coincidir con 14 de las chicas.

Hubo algunos cambios de última hora pero en general todo salió como había planeado y viajé casi 1500 kilómetros en mi Renault azul, visitando las siguientes ciudades:

  • Wolfenbüttel
  • Bad Laasphe
  • Mainz
  • Bonn
  • Colonia
  • Bremen

 

De broma le llamé “Retiro Espiritual” lo cual no se cumplió al 100%, porque de espiritual fue solamente la parte de visitas a iglesias, así que el nombre más apropiado hubiera sido “Tour gastronómico” porque en estos 6 días comí más comida mexicana que lo que como en un año normalmente en este país. Además de conocer dos restaurantes mexicanos:

comí tamales, molletes, tacos de tortilla azul, chilaquiles, rajas, frijoles a la charra y mil cosas más en las casas de mis amigas. Todo delicioso y seguro subí un par de kilos pero no importa!!! Disfruté cada bocado como si estuviera en mi México lindo y querido.

 

También hubo parte cultural y conocí algunos puntos importantes de las ciudades de Mainz, Bonn y Colonia que ya se estaban preparando para el carnaval del próximo fin de semana. Vi muchísima gente disfrazada, calles decoradas y un ambiente de fiesta en el autobús, el mercado o los restaurantes. Además visité la casa de Beethoven y la tienda de Haribo en Bonn.

 

Pero lo más importante del viaje fue la parte de convivencia con amigas. Hablar, hablar y hablar! Reír, conversar, intercambiar ideas y compartir experiencias de mariposas migrantes fue lo más enriquecedor del viaje. Definitivamente es un viaje in-ol-vi-da-ble y lo recomiendo ampliamente! Todas y cada una de las mujeres me recibió en su hogar con el corazón y es difícil expresar con palabras todo el cariño recibido! Fue como si visitara a mis primas y la pasamos de maravilla, fuéramos dos, tres o 12! Sí, porque como si fuera poca mi buena suerte, el domingo coincidí con casi todas en una reunión que ya tenían organizada para la Tamalada del día de la Candelaria.

Una vez más comprobé que cada hogar bicultural es un pedacito de México en este país: se habla español, se tiene decoración mexicana en cada rincón, se cocina con sabor 100% mexicano, se encuentran fotos familiares y se educan los hijos a la “mexicana”. Igualito que en mi casa!!!

A cada una le llevé una mermelada de manzana de la región y una postal de la ciudad donde vivo con la esperanza de que me visiten en el Norte y pueda corresponder la hospitalidad recibida. Stade es muy bonito y seguro sería una parada muy interesante para quién haga un tour similar al mío. Quién se apunta??? Aquí tienen su casa y con gusto les muestro la ciudad y mi rincón mexicano 🙂

 

Cada una firmó mi album “Rumbo al Sur” que será complementado con fotos del viaje y así poder recordarlo siempre!!! GRACIAS por todo!

Mi amigo, el invierno

Hoy quiero escribir sobre un amigo que conocí hace 15 años cuando llegué a Alemania. Su nombre es Invierno y aunque ya conocía a otro con el mismo nombre en México, éste lleva por apellidos Largo y Gris y su segundo nombre no es Frío como el mexicano sino Gélido!

Lo conocí en diciembre del 2001 cuando vine a Alemania a conocer a mis futuros suegros y el lugar donde viviría después de la boda que estaba planeada para mayo del siguiente año. Fue un encuentro casual ya que solo estuve una semana y entre la emoción de ver tanta nieve y paisajes tan diferentes a los que ya conocía, ni sentí el frío.

La Navidad del 2002 la pasé en México y me quedé por allá tres meses porque mi marido estaba trabajando en un proyecto en Miami, así que no tuve oportunidad de conocer mejor al Invierno alemán. No sería hasta los años 2003 y 2004 que pasé casi completos en Alemania que llegaría a saber de verdad lo que significaba vivir con él no solo tres meses como lo indica la estación oficial, sino hasta 6!

Vivo en el norte de Alemania, donde el Invierno es muy distinto al del sur y no puede compararse con el de Rusia o Escandinavia donde los días en esta temporada prácticamente no gozan de luz solar, pero para una persona de sangre latina como yo, el Invierno que he conocido aquí es terrible.

Como en toda amistad, al principio sólo eramos conocidos y me mostraba un poco tímida al tratarlo. Él llegaba desde octubre y como buena latina me quedaba en casa, procuraba no salir si había nieve y me arropaba como un verdadero esquimal de pies a cabeza. También sufría con los días cortos porque anochece a media tarde y sentía que el día no duraba nada, eso sin contar que la falta de sol ha afectado mis niveles de vitamina D. Con el tiempo hemos llegado a ser buenos amigos y ahora disfruto de su compañía, sobre todo porque sé que tarde o temprano llegará su hermana la Primavera que traerá consigo color, sol y un poco de calor.

Después del nacimiento de nuestra primera hija en enero del 2005 empecé a descubrir el lado divertido del Invierno al ver como los niños disfrutan jugar en la nieve, patinar en el hielo y hacer muñecos de nieve cuando caen los primeros copos. Nuestras hijas no se tapan tanto ni se quejan del frío ya que crecieron con él. Ahora, después de 15 años yo también sé qué ropa ponerme para poderme mover con facilidad y no asarme de calor cuando entro a lugares cerrados, tomo vitamina D, tengo botas adecuadas para el hielo y la nieve y no dejo de salir cuando está bajo cero u oscuro.lord milori

¿Han visto las películas de “Tinkerbell”? Imagino que mi amigo el Invierno es como Lord Milori, el Señor de los Bosques Congelados. Un hombre apuesto de pelo blanco y buen corazón que no tiene la culpa de estar acompañado de bajas temperaturas, nieve y hielo 🙂

 

El hecho de que sea mi amigo no quiere decir que me encante el frío, pues sigo prefiriendo el calor… pero al menos ya he aprendido a vivir con él seis meses del año y a no quejarme porque no gano nada con eso. A ver el lado positivo y disfrutar de bebidas calientes, paseos en trineo y muñecos de nieve!!!

Lo único que me disgusta de mi amigo es que no hizo buena química con mis padres el primer año (y último) que estuvieron por estas tierras en dicha estación. No ha habido poder humano de convencerlos de venir a pasar Navidades con nosotros y no queda más remedio que conformarme con sus visitas en Mayo o Septiembre 🙂

Así que si acabas de mudarte a Alemania o a otro lugar donde el Invierno se apellida Largo y Gris, no tardes mucho en aceptarlo porque te aseguro que no se irá pronto y cada año volverá. Según mis alumnos de español que son pensionados, dicen que el Invierno de estos años no tiene comparación con el de hace 30 años. Será que con la edad y el cambio climático se ha vuelto menos duro, así que a dar gracias a Dios que no lo conocí antes porque tal vez si me hubiera tocado conocer a su prima la Depresión que sí a conocido a algunas amigas y que no quiero tener el gusto de conocer nunca.

De repente en esta época, sobretodo en los días previos a la Navidad me visita su prima la Nostalgia que con recuerdos de posadas, fiestas y comida me pone un poco triste. Mi remedio? Salir, cantar y reunir amigos para animarme! Es muy fácil y al mismo tiempo, comparto mis tradiciones mexicanas, cocino recetas de mi abuela y disfruto la compañía de mi familia y amigos en Alemania junto con mi nuevo amigo, el Invierno!

2da posada navideña entre amigas

¿Quién iba a pensar que un encuentro de mexicanas casadas con alemanes resultara en un grupo de amigas que se reúnen dos veces al año para pasar un rato agradable? Una de esas veces es en noviembre, y como está cerca de Navidad hemos logrado organizarlo a forma de posada con piñata, ponche y regalos.

El grupo original nació hace casi dos años en Kassel con 31 mujeres mexicanas que viven en diferentes partes de Alemania, todas casadas con alemanes. Para seguir en contacto, hicimos un grupo en Whatsapp donde 25 seguimos muuuuy conectadas :), mientras que en otro grupo de Facebook seguimos todas. Para la 2da posada realizada el fin de semana pasado, logramos reunirnos 20, una más que en la primera!!! Nada mal, no?

En esta ocasión el punto de encuentro fue Wilnsdorf, cerca de Siegen a una hora de IMG_1196Fráncfort. Y la fecha fue reservada desde hace meses: el sábado 18 de noviembre 🙂 Del norte, somos 6 y en esta ocasión viajaríamos 3 el viernes, y las otras 3 el sábado temprano. Para evitar el tráfico del viernes por la tarde, decidimos salir también temprano y a pesar de que una tuvo que cancelar de último minuto porque su hija se enfermó, una amiga y yo seguimos con el plan y salimos cerca de las 10 en dirección al sur.

Después de casi 4 horas y media llegamos a nuestro destino, donde la anfitriona nos esperaba con un delicioso caldo de camarón al estilo Veracruz. Descansamos un rato para después recoger a otra chica que llegaría en tren desde Basilea, Suiza. Mas tarde cenamos todas las que habíamos llegado el viernes (4) con la anfitriona y una amiga de ella en un restaurante hermoso, una Vinoteca antigua cuya especialidad son los “Flammkuchen”, donde pasamos un rato ameno entre juegos, risas, vino y comida.

A las 9, la anfitriona nos llevó al centro de Siegen, de donde partiría un tour nocturno por la ciudad con un guía de la Edad Media. Fue muy divertido e interesante conocer las leyendas de la ciudad, conocer lugares que han hecho historia y aprender que el gran pintor Rubens nació en Siegen 🙂 A pesar de los 0 grados de temperatura, aguantamos vara y nos despedimos de nuestro guía a las 11 de la noche.

23621303_10213620320595647_3686434201338469509_n

Y llegó el gran día! El sábado desayunamos en una linda cafetería de Siegen llamada Barcelona donde poco a poco fueron agregándose las viajeras que faltaban, ya éramos 18, solo faltaban dos que llegarían mas tarde. Y la sorpresa del día nos la dio una que de último momento se decidió asistir, viajando más de 3 horas sola, dejando a sus 3 pequeños con su papá para regresar a media noche a su casa. Esas son ganas!!! Me dio tanto gusto volver a verla que se me salieron las de cocodrilo 😉

Ya saben cómo son 18 mujeres reunidas, así que el desayuno almuerzo se prolongó hasta las 2 de la tarde y con prisas caminamos a la parte más alta de la ciudad donde se encuentra un castillo-museo, donde una señora mayor nos dio un tour en español por todas sus salas. En el sótano visitamos una mina de hierro, en el primer piso conocimos la historia de la familia Nassau-Oranien y por último, recorrimos el segundo piso dedicado a Rubens donde admiramos algunas de sus obras. Así que no nos podemos quejar, además de la fiesta nuestros encuentros siempre tienen un toque cultural 🙂

2017-11-20-PHOTO-00001802

Volvimos rápidamente a casa de la anfitriona para cambiarnos y llegar puntualmente a la misa de 6, donde el párroco nos permitió cantar al final y nos dió su bendición. Acompañadas de la guitarra de una de nosotras, cantamos “Los peces en el río” y “Feliz Navidad”. Después nuestra guitarrista cantó a capella una canción que nos hizo llorar, al menos a mí de emoción! Dios permitió que nos conociéramos el año pasado y ha permitido que nos volvamos a encontrar en diferentes ocasiones para consolidar nuestra amistad, recordar nuestro amor a México y sentirnos en familia. Esa familia que tenemos tan lejos se hace presente en cada una de nosotras, apoyando, abrazando y compartiendo momentos inolvidables como éste.

Finalmente llegó la hora de la tan esperada posada en un saloncito que rentamos muy cerca de la casa de la anfitriona donde por cierto durmieron 15 de las invitadas, las otras 5 dormimos en un apartamento vecino. Igual que el año pasado, al llegar unas empezaron a poner la mesa mientras otras cocinaban el postre. Unas sacaban las bebidas y otras organizaban los regalos. Y a eso de las 9 pedimos posada con peregrinos, guitarra, velas y cantos para seguir con la cena que ya esperaba calientita: barbacoa de res, tortillas de maíz, arroz y ensalada. De postre: ponche, flan y capirotada. Para variar, comí de más y mas tarde, sería imposible dormir… pero eso sí: lo comido y lo bailado, quién me lo quita!

Seguimos con el intercambio de regalos y un juego muy divertido que consiste en abrir un gran regalo con guantes de cocina. Nos reímos como nunca! En ninguna posada mexicana puede faltar la piñata, y aquí tuvimos una muy colorida, llena de dulces mexicanos que quebramos como si fuéramos niñas chiquitas.

2017-11-20-PHOTO-00001816

Después de despedir a nuestra chica sorpresa que tenía que regresar a casa porque su marido saldría de viaje al día siguiente, abrimos pista y nos pusimos a bailar cumbias, corridos, salsa y sobre todo canciones de nuestra juventud con muchísimo ritmo e injundia…. hasta….

que llegó la policía!!! En ese momento estaba cerca de la grabadora y como no encontré como bajarle al volumen, no quedó más remedio que picarle a algo y la música paró de repente! Algunas ni siquiera se habían dado cuenta de la presencia del policía y me miraban desconcertadas… ups! Algunos vecinos se quejaron del ruido y aunque podíamos seguir la fiesta, tendría que ser sin volumen alto para evitar una multa. Lo más divertido del momento fue ver la cara del policía que supongo no esperaba encontrar tanta belleza latina bailando y los chistes que hicimos después sobre los “stripers” que no lo eran.

Ya era la una y media, así que con el dolor de nuestro corazón empezamos poco a poco a recoger todo. A las 3 ya estaba en cama con un dolor de estómago que me impidió dormir a pesar de estar tan cansada, pero al menos pude dormir un par de horas antes de llegar al almuerzo mexicano que las organizadoras habían preparado: huevos con salsa, tamales y chilaquiles. Ay Dios! A seguir comiendo porque eso no lo ve uno por acá todos los días!

A mediodía empezaron las despedidas y cada una tomó un rumbo diferente a su lugar de residencia: norte, sur, este u oeste. Unas tardarían poco y otras mucho en llegar, pero todas lo harían con las pilas bien cargadas, felices de haber pasado un fin de semana inolvidable y seguras de que habrá una próxima vez. Sí, seguras porque la posada ha quedado institucionalizada y nos reuniremos cada segundo fin de semana de Noviembre a nuestra tradicional posada. Dónde? Eso irá cambiando pero al menos el 2018 ya está decidido: iremos al sur!!!

De nuestro primer encuentro en Kassel, ha seguido la posada en Wolfenbüttel, luego Hamburgo al norte y la segunda posada en Siegen. Habrá que buscar un pretexto para reunirnos la primavera del 2018 antes de la posada en Stuttgart, pero seguro que no tendremos problema porque ya vamos agarrando experiencia y sabemos que estos encuentros son necesarios para nuestra felicidad y salud mental en Alemania, donde la falta de sol nos agüita y el invierno se nos hace eterno. Doy nuevamente gracias a Dios, a los planetas, al destino o a quién haya sido el culpable de haber encontrado un grupo de amigas tan hermoso, alegre y diverso. Cada una de nosotras aporta al grupo su experiencia, virtudes y valores para complementar un círculo de mujeres bellas e inteligentes. Dios las bendiga siempre y las conserve en mi camino como Mariposa Migrante por este país 🙂

2017-11-20-PHOTO-00001809

P.D. Y no quiero olvidar un agradecimiento muy especial a la anfitriona y organizadoras por hacer todo esto posible. Gracias, Danke, Thank you!!! Espero el tiempo y esfuerzo dedicados a la organización hayan valido la pena, las invitadas quedaron felices con todos los detalles, dedicación y sorpresas que hicieron de este evento un éxito. GRACIAS!

Entrevista sobre mamá

En Facebook algunas de mis amigas circularon una “entrevista” a sus hijos sobre ellas mismas y ni tarde ni perezosa decidí aplicarla a mis hijas pero un poco diferente. Quité, cambié y agregué algunas preguntas para completar 20, las imprimí y mis hijas las contestaron de forma individual.

Después de leer sus respuestas decidí escribir una entrada sobre sus respuestas en lugar de postearlas en mi perfil, donde seguramente generarían algunos “likes” o comentarios pero que en un par de días pasarían a la eternidad. De esta forma, en mi blog podré leerlas en el futuro y volverme a reír de sus ocurrencias.

Las preguntas son sobre mí y sobre lo que piensan de mí. Hubo sorpresas y aunque algunas respuestas ya las suponía, no dejaron de enternecerme y llenar mis ojitos de lágrimas. Amo a mis hijas y me encanta saber que ellas me aman (aún) 🙂

El cuestionario lo hice en español pero sus respuestas son una mezcla de alemán, español y “ale-ñol” 🙂 Lean ustedes mismos:

Qué es algo que yo digo?

V- “Recojan la recámara!”

C- “Recojan la recámara!”

Mmmm… creo que eso dicen todas las mamás, no?

Qué me hace feliz?

V- cuscheliar

C- que recojamos la recámara, cuscheliar

“Cuscheliar” es la modificación del verbo “Kuscheln” al español que significa: Hacerse mimos, acurrucarse y que en nuestro caso es el momento en que nos acostamos en mi cama y nos abrazamos, damos besos, cosquillas, etc. Y que sucede al levantarnos cada mañana (es parte del ritual diario), después de comer (tipo siesta) y después de cenar. Puede variar de 5 a 30 minutos 😉 Y sí, estos momentos me hacen MUY feliz y los aprovecho al máximo porque sé que son contados, aún y cuando ellas dicen que también de adultas seguirán “cuscheliando” con mamá 🙂

Qué tan alta soy?

V- 1,68 cm

C- 1,73 cm

Todavía me ven muy alta, más alta de lo que soy realmente (1,62)

Cuál es mi color favorito?

V- türkis, bunt (turquesa, de colores)

C- azul

Ambas tienen razón… el azul y todas sus tonalidades y todo lo que sea de colores, de preferencia “arco iris” 🙂

Qué es lo que más me gusta hacer?

V- auf FB gehen, im IPAD spielen (estar en FB, jugar con mi ipad)

C- cuscheliar!!!, pintar

Mmmm, perspectivas muy diferentes pero ciertas 🙂

Qué me hace sentir orgullosa de ti ?

V- que soy ordenada

C- que estamos muy bonitas y lindas

No pude evitar soltar la carcajada con la respuesta de Caty… sí, soy mamá cuervo

Cuál es mi comida favorita?

V- Chili (chile)

C- Bohnen Suppe (caldo de frijoles recién hecho)

Notese que soy y siempre seré mexicana 🙂

Cuál es mi artista favorito?

V/C- Shakira

Crees que podrías vivir sin mí?

V/C- NO!!!!

Así en mayúsculas y con signos de admiración.


Si pudiera ir a algún sitio, dónde estaría?

V- en Monterrey con Tito y Tita

C- México (Monterrey)

Tito y Tita son mis papás. Esta respuesta me sorprendió un poco porque esperaba que escribieran la playa o algún lugar exótico que ellas saben que quisiera conocer, pero parece que mi nostalgia por Monterrey es más que clara.

Cuál es mi programa de televisión favorito?

V/C- Tatort

Un programa policíaco alemán que transmiten los domingos por la noche.

Qué es lo que amo?

V- Nosotros

C- Besos

Ambas respuestas con sus respectivos corazoncitos dibujados. Y Caty se refiere a sus besos.

En qué soy buena?

V- pintar, cocinar

C- dormir, pintar, cocinar…

Qué hago para trabajar?

V- Spanisch Unterricht, irgendwas mit Computer (clases de español, algo con computadoras)

C- Spanisch Lehrerin, Spanishnachhilfe (maestra de español, asesoría a alumnos)

Qué no me gusta?

V- Que no recojemos

C-Unordnung (desorden), mascotas

Y dale con recoger la recámara. Creo que las estoy traumatizando, no?

Qué me pone triste?

V- las notas de la escuela

C- Tito y Tita en México donde están (hay) problemas

La respuesta de Caty me puso sentimental…

Qué te gusta más de mi?

V- TODO (tu estilo, tu pelo, tu cuerpo)

C- tu pelo, tu cara, tu pansita

Qué risa! Sí, a Caty le gusta mi pansita!!! Que yo digo jugando que tengo panza por no hacer ejercicio, y ella dice que le gusta mi pansita. Por otro lado me sorprende que mis hijas vean una belleza exterior que no creo tener y que ha subido mi autoestima 🙂

Qué no te gusta de mí?

V/C- nada!

Menos mal no se acordaron de mis regaños 😉

En qué te pareces a mí?

V- Estoy bonita, porque tú eres bonita

C- los ojos y las uñas

Qué te gusta hacer conmigo?

V- cuscheliar, todo!

C- cuscheliar


La entrada queda perfecta para el día del amor y la amistad (14 de febrero) que se celebra mañana. Comercialmente se celebra el amor de pareja, pero nosotros celebramos todo tipo de amor ( de pareja, de padres-hijos y de hermanas). En Alemania eso de regalar detalles o dulces a los amigos de escuela no se acostumbra 😦 y mi marido desde que eramos novios me regala flores y chocolates. En los últimos años nos hemos acostumbrado a hacer tarjetas o cartitas para los demás y hago una cena especial para celebrar nuestro amor de familia 🙂

Amo a mis hijas y aprovechando la ocasión les cuento lo que dijeron mis hijas la semana pasada después de haber visto unos álbumes de fotografías de nuestro noviazgo y los primeros años de casados… ambas me dijeron:  “mami, eres una top model!!!” y me mostraron las fotos donde según ellas parezco modelo de pasarela. Ya se pueden imaginar cómo me puse… y me las quería comer a besos. Son simplemente mi mayor tesoro y espero Dios nos conceda muchos años mas de esta convivencia llena de amor, besos, cosquillas, abrazos y momentos cursilindos 😉

Feliz día del amor y la amistad!

Planes y propósitos para el 2017

El 2016 se fue en un abrir y cerrar de ojos, y al final del año no queda más que recordar los lindos momentos que pasamos y hacer planes para el año que está por comenzar. Esta vez celebramos con unos amigos que viven en Flensburg y el día 1 de enero cuando llegamos a casa decidí poner en práctica una dinámica familiar:

Entregué a cada miembro de la familia una hoja en blanco y pusimos como título “2016” para después apuntar todas las cosas buenas que logramos, lugares que visitamos, experiencias positivas y bonitos momentos. Una vez escritos, por turnos cada uno leímos nuestros apuntes y comentábamos en familia si otros miembros habían apuntado lo mismo.

En mi lista no podían faltar:

Después les pedí que escribieran por el otro lado de la hoja “2017” y en una lista pusieran todos los planes o propósitos para el año nuevo. Esta vez no los leímos en voz alta, sino que rolamos las hojas y en un pequeño “post-it” cada persona podía agregar un “propósito” a los demás. Al final recibimos nuestra hoja con 3 “recomendaciones” que cada uno podía o no incluir en su lista de forma definitiva. Fue muy interesante ver los comentarios de los demás y la mayoría fueron aceptados.

Algunos de mis planes y propósitos para el 2017 son:

  • celebrar nuestro 15. aniversario de casados con un crucero por el Mediterraneo con nuestras hijas en Octubre y conocer Roma, aprovechando que partimos de ese puerto
  • hacer ejercicio 2-3 veces por semanaphoto-on-2-01-2017-at-16-52
  • encontrar la forma de practicar y seguir mejorando mi alemán
  • celebrar de forma especial mis XV años en Alemania
  • seguir escribiendo en este blog y lograr los 500 likes en mi página de FB
  • organizar el reencuentro de las mexicanas en Hamburgo

De momento no hay plan para viajar a México aunque ganas no me faltan. Si no se da la oportunidad este año, seguro vamos en el 2018 🙂

Les deseo lo mejor para este nuevo año y aprovecho para agradecer a mis lectores que sigan acompañándome en mis experiencias de este lado del mundo. Seguro el 2017 traerá muchas sorpresas, aventuras y nuevos momentos que compartir.

an%cc%83o-nuevo

 

Calendario de adviento entre amigas

Me hubiera gustado haber publicado esta entrada desde principios de diciembre, pero como cuenta con información “sorpresa” para algunas personitas, no quedó mas remedio que postearla hasta después de Navidad. Sorry! De todas formas creo que esta entrada podrá servir de inspiración para muchos de ustedes para el próximo año 😉

Los calendarios de adviento son parte fundamental de la cultura navideña en Alemania, y desde que las niñas estaban en el jardín de niños nunca han faltado en nuestro hogar. Empezamos con los sencillitos de chocolates para luego migrar a los de juguetitos como Playmobil, Monster High o Barbie. Desde el año pasado las niñas hacen uno para su hermana y como pueden ver, las beneficiarias principales de esta mercadotecnia son nuestras hijas. Para no desentonar, Tom y yo nos compramos uno de chocolatitos para también poder abrir una puertita cada mañana.

Pero este año una amiga alemana me invitó a participar en un calendario de adviento entre amigas y como me gustó tanto la idea organicé otro entre mis amigas, así que tuve oportunidad de abrir DOS calendarios de advientos hechos para MI! No sé que disfruté más, si la planeación o abrir los regalos, pero de lo que si estoy segura es de que hasta ahora este año ha tenido el mejor tiempo de adviento en los 14 años que tengo viviendo en este país.

Mi amiga me invitó desde octubre a formar parte de un proyecto el cual no entendí muy bien al principio, después me explicó a detalle y me animé a participar. La idea consiste en contar con 24 participantes más el organizador, de tal forma que cada uno prepara 24 regalitos con un número asignado del 1 al 24. Los regalitos son pequeños detalles y en este caso se nos pidió que de preferencia fuera hecho por uno mismo (selbstgemacht, algo muy alemán) pero no estaba prohibido comprarlo 😉

La organizadora pone una fecha límite para la entrega de los paquetes y dos días después de esa fecha (todo antes del 1 de diciembre), podemos pasar a recoger nuestro “calendario de adviento”, que tiene 23 regalitos de las participantes más el de la organizadora que se coloca en el número que nos tocó. A mí me asignaron el número 19, así que entregué 24 paquetitos con el número 19 que la organizadora repartió entre las participantes y para que no me tocara mi mismo número 19, ella colocó SU regalo en el 19. Suena complicado, pero no lo es 🙂

De las participantes solo conozco personalmente a dos de ellas, así que me decidí por una manualidad navideña que encontré en Pinterest: un adornito basado en una veladora eléctrica en forma de monito de nieve.

Hice tres modelos diferentes: con gorrito negro, con gorrito de invierno y con orejeras. Además les coloqué una tarjetita a juego y siguiendo las instrucciones de la organizadora, puse los 24 regalitos en una caja etiquetada con mi nombre y número (19).

img_3713

En esa misma caja se me entregaron mis 24 regalitos de regreso, listos para abrirse del 1 al 24 de diciembre:

img_4249img_4256

La idea me pareció genial y muy original y dado que a finales de noviembre estaba planeada una posada con mis amigas mexicanas que conocí en el encuentro de Kassel, no dudé en preguntarles si estaban interesadas en participar en algo similar. Sólo se apuntaron 20, pero aún así decidimos hacerlo. Asigné los numeritos y esta vez yo sería la organizadora así que tenía oportunidad de regalar algo mas personalizado.

Desde el principio tuve la idea de que fuera algo mexicano y pensé en hacer un pequeño nacimiento, pero no encontré algo rápido y sencillo por lo que descarté la idea. Mmmm, seguía dandole vueltas a la cabeza mientras que hacía unas manualidades navideñas para mi ahijada, y CLICK! Haría algo con fieltro y lentejuelas, ya que de cada paquete siempre me sobra material… pero qué? Finalmente Dios me iluminó y decidí hacer pequeñas piñatas para decorar el pinito, eso sí, con el nombre de cada una de las participantes bordado en ellas.

Me tardé más de lo esperado pero disfruté cada puntada pensando en cada una de mis amigas, en el tiempo que tenemos de conocernos y en el destino que nos ha puesto en el mismo camino. Usé muchos colores y agregué una tarjetita en cada paquete:

No todas las participantes fueron a la posada pero enviaron sus regalitos por correo y con la ayuda de las chicas, hicimos la repartición de cajitas y bolsitas para completar 21 calendarios de adviento. img_4073
Como sólo eran 20 regalitos en este calendario mis hijas decidieron hacer los 4 restantes para completarlo 🙂

img_4252

A mis hijas les gustaron mucho las piñatitas y me pidieron una para ellas, así que bordé 4 más para nuestro arbolito de Navidad:

img_4010

Al igual que mis hijas, este adviento disfruté abriendo regalitos que alegraron cada uno de los días hasta la llegada de la Navidad! Si les gustó la idea, no duden en ponerla en practica con amigos, familiares o conocidos! Vale la pena, se los aseguro!

Aquí tienen algunas ideas. Cada regalo fue especial y tiene un lugar especial en mi casa o en mi estómago, jiji… porque muchos eran para comer y no quedó mas remedio que consumirlos 🙂

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Creo que no es difícil identificar los regalos de mis amigas mexicanas de los de las alemanas 🙂 Todos bellos, no creen?

Posada navideña entre amigas

El pasado febrero asistí al primer encuentro de mexicanas que se organizó en Kassel y como se los conté en aquella ocasión, fue una experiencia maravillosa que creó lazos de amistad increíbles que gracias al Whatsapp ha sido posible mantener y fortalecer. No hay día en que no mandemos un chiste, preguntemos alguna duda o confiemos alguna inquietud a las que ya considero como mis primas. Sí, hay una convivencia y una comunicación con confianza, respeto, armonía que va más allá de la amistad y que raya en la empatia familiar. Yo no tengo primas de mi edad, así que no sé si sea así en realidad pero el grupo de chicas que conocí en febrero se ha convertido en mi fuente de energía, alegría e información, mi rincón para desahogar penas o tristezas y mi motor de motivación.

Por esa y muchas razones más empezamos a contemplar la posibilidad de reunirnos otra vez, y como en eso de reuniones, fiestas y posadas no se nos dificulta, rápidamente un pequeño grupo que vive relativamente en el centro de Alemania organizó la primera posada navideña para Noviembre.

img_4047

Desde hace dos meses se eligió la fecha en la que la mayoría podía asistir, y de 31 integrantes finalmente asistimos 19. Todo empezó el viernes 18, día en que llegó la mitad: unas por coche, otras por tren e incluso una en avión. Nos fuimos a cenar a un restaurante italiano de la ciudad, donde comimos delicioso y platicamos muchísimo.

Es difícil describir la emoción de encontrarse con amigas con las que solo has coincidido dos días en persona pero que sientes que conoces desde hace años. Es muy curioso pero real! Y aunque era prematuro predecir como sería ese fin de semana, estaba segura de que sería otro momento especial, igual o mejor que nuestro primer encuentro.

Todas las que llegamos el viernes (6) nos quedamos a dormir en casa de una de las organizadoras, mientras que las que llegaron el sábado (9) se quedaron en casa de la otra organizadora. El sábado había programa completo para todo el día:

  • Comenzamos con un almuerzo riquísimo en un restaurante de la ciudad donde a lo largo de la mañana fueron llegando otras de las chicas.
  • Después nos fuimos de tour por la ciudad que curiosamente se parece mucho a Stade, donde yo vivo. Caminamos, compramos, tomamos fotos y café, reímos y pasamos el rato, mientras que llegaba la hora del siguiente punto en el programa.
  • Visita al castillo de Wolfenbüttel donde nos esperaba una sorpresa! La visita guiada al museo del mismo fue hecha ni más ni menos que por un personaje del siglo XV, con peluca de rizos blancos, tacón y medias. Él no solo nos dio un tour por las habitaciones y salas del castillo, sino que también nos enseñó como debíamos hacer reverencias, caminar y saludar como damas de la alta sociedad de aquella época. Fue divertidísimo y creo que el guía tuvo problemas para contener la risa con nuestras ocurrencias.
  • Luego tuvimos dos horas para descansar y ponernos guapas para el evento más esperado del año: la tradicional posada que empezaría a las 7 de la noche.
  • Como toda posada mexicana no pudieron faltar los elementos principales que las hacen únicas, ya que combinan tradición con fiesta, reflexión con diversión y de verdad que fue un momento lleno de todo eso y más!
    • Empezamos con la bendición del sacerdote en una iglesia que estaba al lado del salón que rentamos para el evento. El padre nos sorprendió cantando una pequeña estrofa en español y en un círculo con velas encendidas recibimos la bendición para terminar la pequeña ceremonia con una de las canciones que mas me gustan: El pescador de hombres. Ufff! Las lágrimas no tardaron en rodar por mis mejillas al sentirme como en México y escuchar esa estrofa: he dejado mi barca… junto a ti, buscaré otro mar.
    • 15157014_1189371341111110_5260832227600764126_o
    • Con las velas prendidas caminamos al salón donde nos dividimos en dos grupos para cantar la tradicional canción En nombre del cielo con los de adentro y los de afuera. Y adelante peregrinos para seguir la fiesta!
    • img_4058
    • Rápidamente entre todas organizamos mesas, pusimos música navideña, preparamos el buffet, hicieron guacamole, calentaron tortillas y quedó todo listo para cenar la rica barbacoa que nos habíamos saboreado desde hace meses.
    • Cenamos, brindamos y bailamos…
    • Luego rompimos dos piñatas con ojos vendados y como niñas chiquitas nos tirábamos al piso por las golosinas mexicanas 🙂
    • img_4117
    • Y como se acerca la navidad, no podían faltar los regalos que intercambiamos entre juegos y risas.
    • img_4063
    • Finalmente, dejamos el programa de lado y nos dedicamos a bailar, cantar, charlar y divertirnos al máximo!
    • Hasta las dos de la mañana, hora en que dejamos el salón ya limpio y recogido.
  • Al día siguiente nos reunimos a almorzar barbacoa en casa de una de las organizadoras, donde con el dolor de nuestros corazones tuvimos que despedirnos. Pero no sin antes decidir el próximo punto de encuentro: Hamburgo!!!

Y tal como lo había presentido, el fin de semana fue único! Lleno de sorpresas, risas, abrazos, alegría, calor fraternal y mucho sabor mexicano! Acaso se puede pedir más? Todas nos despedimos con el corazón lleno de energía para sobrevivir el invierno que nos espera y para las que nos quedamos aquí a celebrar Navidad, nos llenamos de nuestro México para no extrañar tanto nuestras tradiciones y posadas.

Mil gracias a las chicas que hicieron de este evento algo inolvidable y maravilloso! Y gracias a Dios por haberlas puesto en mi camino! Estoy segura que el próximo año volveremos a coincidir aquí o allá para seguir fortaleciendo nuestra amistad 🙂

 P.D. Lo que pasó en Wolfenbüttel se queda en Wolfenbüttel 😎

A bordo de México!

Desde junio que quiero escribir esta entrada pero se me pasa el tiempo tan rápido que no había tenido oportunidad de hacerlo. Pero con motivo del aniversario de la independencia mexicana esta semana, queda perfecto contarles sobre esta experiencia única e inolvidable.

En un evento del Círculo Mexicano Alemán en marzo, el cónsul mexicano en Hamburgo nos dio a conocer que el Barco Escuela Cuauhtémoc visitaría nuestra ciudad hanseática a mediados de junio. Como socios del CIMA recibimos la invitación al cocktail de bienvenida en mayo y el día 17 de junio asistimos mi marido y yo a una velada muy mexicana!

Viajamos en metro para no tener problemas con el estacionamiento y no les puedo explicar lo emocionante que fue ver nuestra enorme bandera mexicana ondeando en el río Elba desde que íbamos caminando por la orilla del puerto. Estaba pronosticada lluvia e incluso chubascos aislados, pero las nubes fueron desapareciendo poco a poco a lo largo de la noche y disfrutamos de un clima delicioso en cubierta.

Después de saludar a muchas amigas y conocidos mexicanos que también fueron invitados, nos sirvieron nuestras primeras margaritas y piñas coladas. La embajadora mexicana Patricia Espinosa dio un mensaje de bienvenida a los asistentes y a los tripulantes del Barco Escuela, además de despedirse de su puesto porque pronto empezaría su nuevo cargo en las Naciones Unidas.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

A lo largo de la noche tuvimos la oportunidad de charlar con los aspirantes a cadetes, oficiales y demás tripulantes del barco escuela, que viajaban desde marzo en un recorrido por Europa y América, y que terminará en dos semanas en el mismo puerto de partida: Acapulco!

Nos dieron un tour por el interior del barco donde pudimos ver algunas salas de reuniones, camarotes, la cocina y otras habitaciones. El buffet en cubierta incluyó todos los platillos mexicanos que cualquier migrante extraña como mole, cochinita, quesadillas, chiles jalapeños rellenos, frijolitos refritos y mil cosas más. Y por supuesto en la barra de bebidas no podían faltar todas las cervezas mexicanas, tequilas y mezcal.

En una de las tantas veces que me serví los antojitos mexicanos, le dije a una de las chicas que estaba sirviendo que me sentía como en México al comer tanta delicia, tomar tequila, escuchar música mexicana y convivir con tantos compatriotas, y ella sin ninguna duda me contestó: “Usted está en México!“. Se me pone todavía la piel chinita al acordarme de su respuesta y realmente esa noche estuve a bordo de MI México, con todo su sabor, folclore, ambiente y calor!

Nunca olvidaré esa noche templada donde comí, bebí, conviví y disfruté de un ambiente 100% mexicano como en pocas ocasiones he disfrutado en tierras alemanas. Agradezco al destino y a Dios por haberme dado esta oportunidad y espero que en el marco del Año Dual México-Alemania vengan mas experiencias como ésta.

Antes de la medianoche se terminó el evento y con el dolor de nuestro corazón tuvimos que bajarnos, porque si por nosotros hubiera sido, hubiéramos seguido la fiesta hasta el amanecer. Y como en esas fechas anochece muy tarde, aún a medianoche pudimos despedirnos del Barco Escuela Cuauhtémoc con la luz de la luna y cielo claro:

img_3265

barco

VIVA MEXICO!!!

Un encuentro muy especial

Desde hace varios años participo activamente en un grupo/foro de Facebook de mujeres casadas con alemanes donde compartimos experiencias, tips y resolvemos dudas comunes. Hay mujeres originarias de todo México que viven a lo largo y ancho de Alemania y personalmente conozco a menos del 20% de sus integrantes. En más de una ocasión se había planeado hacer un encuentro para conocernos, aunque fuera sólo una parte del grupo y tras 2 o 3 intentos fallidos, el fin de semana pasado este plan se hizo realidad.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Elegimos Kassel por estar prácticamente en el centro del país y que no fuera demasiado lejos para nadie. La chica de la idea se encargó de averiguar lugares para el evento, y después de consejos de algunas, apoyo de otras y votaciones varias se eligió un hotel céntrico que nos rentó un salón para el sábado de 9 a 6 de la tarde que incluía buffet para la comida y bebidas durante el evento.

De todas las interesadas finalmente quedó una lista de 33 participantes y por un contratiempo de última hora estuvimos 31 mexicanas casadas con alemanes conviviendo en un fin de semana que quedará grabado en nuestras memorias para siempre.

Todo empezó el viernes cuando la mitad de las chicas empezó a llegar a Kassel y coincidimos para cenar en un restaurante hindú. Algunas viajaron en tren, otras en coche… algunas solitas, otras en grupo. Pero como bien pueden imaginarse, coincidir entre mexicanas desconocidas que comparten un mismo destino no fue nada difícil. Por el contrario parecía que nos conocíamos de mucho tiempo, y rápidamente entramos en confianza para pasar una velada muy agradable.

Yo viajé con 3 amigas y pernoctamos en la casa de los suegros de una de ellas, así que no puedo contar mucho de la sobremesa que continuó en las habitaciones del hotel. Nosotras llegamos a descansar porque el sábado sería un día muuuuy largo.

El sábado empezó con un mensaje de bienvenida de la precursora del evento y un momento de reflexión donde nos tomamos de las manos en un círculo lleno de energía positiva. Estaba segura que pasaría un día muy especial pero nunca imaginé que llegara a superar mis expectativas y fuera MAS que especial.

Durante el transcurso de la mañana del sábado llegó el resto del grupo, y mientras llegaban todas hicimos un par de dinámicas para conocernos a grandes rasgos. El ambiente era alegre, abierto, interesante y muy divertido! Después de preguntar cosas tan simples como si tienes hijos, vives al norte de Kassel, tienes nacionalidad alemana, etc. que podían responderse con SI o NO, invité a las participantes a hacer más preguntas. Todas muy interesantes y la mejor fue con la que cerramos la dinámica: Eres feliz en Alemania? Para mi sorpresa y gran alegría, todas se pasaron al lado del SI. Y ya con eso el éxito estaba garantizado! Mujeres valientes, luchonas, y OPTIMISTAS! Sí señor! Qué mejor momento para empezar el momento de las presentaciones personales.

Todas recibieron una hojita donde podían pegar una foto personal (o dibujarse) y escribir algunos datos interesantes sobre ellas. Después cada una tendría 3 minutos para presentarse al frente. La actividad que planeamos para dos horas se alargó a pesar de que todas se ajustaron al tiempo, pero no había problema. Siendo flexibles, terminamos las presentaciones después de comer.

Las presentaciones estuvieron llenas de momentos chuscos, historias de amor, experiencias difíciles, pruebas de superación, mensajes de apoyo, anécdotas divertidas y palabras sinceras. Una mezcla de todos los sentimientos que existen y que nos unen aún sin conocernos. Con todas las hojitas hicimos un gran collage en la pared que nos acompañó el resto del día.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Collage

La tarde continuó con lo que llamamos “Charlas de café” que consistió en participar en mesas redondas con temas definidos:

  • Trabajar en Alemania
  • Niños bilingües
  • Trámites típicos
  • Anécdotas de parejas biculturales

Cada 15 minutos cambiamos de mesa y de acompañantes (obviamente a veces coincidíamos con las mismas). Se compartieron tips, risas, consejos, experiencias, anécdotas en temas complicados que conocemos pero que al compartirlos se hacen mas ligeros porque sabemos que no somos las únicas que los vivimos.

Después pasamos a la fase de RELAJO! La idea original era hacer un paseo “turístico”, pero había tanto que compartir que todas preferimos quedarnos y qué bueno que lo hicimos porque esa tarde fue maravillosa entre:

  • tómbola de productos mexicanos (cada una llevó un regalito y se ganó otro)
  • clase de zumba!
  • baile de canciones de nuestra juventud y que siempre extrañamos
  • bailable del “Far West” con coreografía integrada
  • sesión de fotos de grupo

Hacía mucho que no bailaba, reía y me divertía TANTO! Como le digo a mi marido, me sentí en México por un par de horas y fui muuuuuy feliz de coincidir y conocer chicas tan alegres. Con ninguna otra nacionalidad se puede hacer ese CLICK! Sólo con paisanas que escucharon a “Menudo” y “Timbiriche”, música de banda, cumbia, salsa, corridos, etc. durante su infancia y adolescencia.

Pero lo mejor estaba por llegar. Se había hecho una reservación en una cervecería local y para nuestra buena suerte nos asignaron un “saloncito” privado. Y como si eso no hubiera sido suficiente para hablar y reír a nuestras anchas, el mesero que nos atendió era italiano y nos hizo el favor de darnos acceso al sistema de música para poner las canciones que quisieramos! Ufff! Después de cenar, se armó el guateque! y bailamos y bailamos, y bailamos hasta la media noche. Los comensales alemanes pasaban y seguro pensaban que se habían escapado 30 locas del manicomio. La pasamos de maravilla!!!

El domingo fue un día más tranquilo y en el transcurso de la mañana algunas tuvieron que partir, así que las que nos quedamos dimos un pequeño recorrido por el centro de la ciudad y comimos juntas en un restaurante.

Nos despedimos con un “Hasta luego” porque sabemos que este será el primero de muchos encuentros y después de haberla pasado tan bien seguro más de una se animará para no perderse una oportunidad como ésta: única e irrepetible.

Y cierro este post con un agradecimiento especial para las que organizaron el evento, para las que se animaron a asistir y para las que hicieron que este encuentro me llenara de energía, optimismo, buena vibra y alegría. GRACIAS!

Un fin de semana lleno de energía, buen humor y momentos inolvidables que confirman una vez más lo que siempre he dicho: el contacto con nuestro MEXICO es primordial para ser felices y este tipo de encuentros es la mejor forma de llenar nuestro corazón de positivismo para seguir sobreviviendo en un país tan distinto al nuestro. Lo mejor para mí de este fin de semana fue descubrir que NECESITO este contacto y que he encontrado una fuente más para energizarme, porque estoy segura que este encuentro anual será una tradición y una fecha reservada para el bienestar de mi corazón y salud mental 🙂

VIVA MEXICO!

Y lo que pasó en Kassel…. se queda en Kassel 😉

 

 

Calendarios de adviento hechos con amor

Ya les había contado de la bonita tradición de los calendarios de adviento en otro post. Los hay de todos colores, tamaños y sabores y como en todo lo relacionado a la Navidad, cada año encuentro más novedades, inventos y y variedad que hace más difícil decidirse por un calendario en particular. Así que al preguntarles a las niñas de qué querían sus calendarios este año, de Lego Friends, de las detectives !!!, de Monster High o de Top Model, y de compararlos, llegamos a la conclusión de que ya los han tenido otros años y que no son tan divertidos. Mmmmm, entonces?

Les sugerí que porqué no hacían un calendario para su hermana y les encantó la idea. Conozco muchas mamás que cada año compran detalles diferentes para llenar 24 cajitas, bolsitas o cajoncitos, pero yo nunca lo he hecho. Incluso el año pasado Victoria hizo uno para Tom y para mí, en el que preparó 24 paquetitos (12 para papá y 12 para mí) con mensajitos, dibujitos y detallitos como castañas, piedritas o manualidades.

Así que manos a la obra! Lo primero era pensar en los recipientes… sean bolsitas, cajitas o botecitos hay que hacerlos con anticipación. Buscamos en internet y Victoria se decidió por bolsitas en forma de búhos, mientras que su hermana menor quiso bolsitas rojas de organza. Para los búhos, Victoria cortó y pego ojos, picos y panzas de diferentes tipos de papel. Y por otro lado, para Caty tuve que coserlas con la máquina, cosa que no es mi fuerte. Desupés prepararon sus numeritos y una vez listas, pasamos a lo importante: los regalitos.

Búhos

Búhos

Bolsitas de organza

Bolsitas de organza

 

 

 

 

 

 

 

A cada una le dí un presupuesto de 25 euros y nos fuimos de compras. Como se supone que los regalitos deben ser sorpresa ya se pueden imaginar lo divertido que fue acompañarlas y ver que cada una tomaba un camino distinto en la tienda y pasaba a pagar secretamente sin que la hermana viera lo que había comprado. Se conocen muy bien y sabían perfectamente lo que tenían que comprar. Hoy en día es difícil conseguir detallitos por 1 o 2 euros, así que yo colaboré con otros regalitos pequeños para que completaran al menos 18. El resto fueron creaciones, manualidades o “cupones” hechos por ellas mismas.

Algunas ideas de los “vales” (Gutschein) incluyeron:

Cupón

Cupón

  • Masaje de 15 o 30 minutos
  • Sesión fotográfica
  • Manicure y pedicure
  • Peinado
  • o simplemente salir a jugar en la nieve (cuando haya)

 

El empacarlas también tuvo su chiste porque Victoria tuvo que envolver cada regalo antes de meterlo en la bolsita para que no se viera por fuera. Acomodar los regalos poniendo los más bonitos en los días 6 (día de San Nicolás) y 24 (Navidad), meterlos, cerrar las bolsitas y colocarlas en un lugar especial de la casa también requirió mucho tiempo, pero lo hicieron con gusto y emocionadas de que su hermana estaba haciendo lo mismo para ella.

IMG_0704 IMG_0743 IMG_0709 IMG_0745

No cabe duda que la Navidad es la mejor época del año y este tipo de tradiciones que fomentan el amor, la dedicación, la creatividad, la amistad entre hermanos, el factor sorpresa y el trabajo me encantan! Si las niñas quedan satisfechas (que supongo que sí) seguro que este tipo de calendarios se convertirán en una tradición familiar.

Así quedaron al final:

IMG_3017

de Victoria

IMG_3018

de Catalina

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lindos, no? Adicionalmente les compré unos calendarios sencillos con chocolatitos 😉 No me pude resistir!

IMG_3028 IMG_0764

 

Gracias MiAle!

La semana pasada recibí una noticia que no me sorprendió del todo pero que me entristeció muchísimo. Una de mis primeras amigas mexicanas en Alemania perdió la batalla contra el cáncer a sus recién cumplidos 45 años. Cuando muere un ser querido es como si nos cayera un balde de agua fría en la cabeza. Además de la sorpresa, nos invade una tristeza terrible, pero sobre todo nos hace reflexionar sobre muchas cosas:

– la vida misma

– cómo llego esa persona a nuestra vida

– que papel jugó al cruzarse en nuestro camino

– los momentos vividos

– y que nadie esta exento de morir

Cuando llegué a Alemania hace 13 años viví en un pueblo en medio de la nada, donde la embajada mexicana más cercana quedaba a 3 horas de casa. Al año y medio que nos mudamos a Stade busqué la comunidad mexicana en Hamburgo y la que era presidenta del círculo mexicano-alemán en ese momento vivía a media hora de mi casa. Mi querida Ale sería mi primer contacto y quien rápidamente me informó de los eventos culturales del círculo, donde conocí a muchas otras mexicanas viviendo situaciones parecidas a la mía.

DSC00117Sin mucho pensarlo nació una linda amistad. Madre de dos niños, Ale fue un gran apoyo cuando yo me convertí en mamá de dos niñas. Consejos, recomendaciones y tips que valoré muchísimo, hicieron mi vida de migrante en este país sencilla y ligera. Al mismo tiempo nacería un grupo de 8-10 mexicanas que bautizamos como “Teutonas del Norte”.

Además de los eventos culturales, fiestas y reuniones donde coincidíamos frecuentemente por el Círculo Mexicano-Alemán, organizamos reuniones sociales una vez por mes alternando en diferentes casas. Cada quien llevaba algo para completar siempre un vasto y delicioso buffet mexicano, a veces bailábamos o escuchábamos nuestra música y lo mejor de todo era el platicar de todo un poco en nuestra lengua.

Esas reuniones de las Teutonas fueron lo mejor de mi vida social en una fase de mi vida en la que mi marido viajaba entre semana, tenía dos pequeñitas y pocos conocidos en mi ciudad.

Pero el destino estaba escrito y algunas de las Teutonas cambiaron de residencia… Varias regresaron a México por diversas razones y otras se mudaron a otros países, así que poco a poco las reuniones mensuales desaparecieron y las amistades se conservaron a larga distancia.

Mi Ale fue una de las que volvió a su tierra natal. Pensé que la volvería a ver cuando viniera a visitar a sus hijos que regresaron a estudiar la Universidad a Alemania. Pero no fue así…

Y ese “Hasta luego” se ha quedado abierto para un reencuentro en la eternidad, donde seguramente tendré la oportunidad de agradecerle su apoyo y amistad. Dios la puso en mi camino para que aprendiera muchas cosas:

– a nunca olvidar nuestras raíces

– a tener un pedazo de México en nuestro hogar  (su casa es hasta ahora la casa más mexicana que he conocido en estas tierras)DSC04065

– a permanecer optimista en la adversidad

– algunas recetas muy mexicanas, por ella mis frijoles tienen siempre epazote, especia que no conocía y que da muy buen sabor CIMG1267

– a crear lazos de verdadera amistad con compatriotas

– a tener siempre una sonrisa en la boca

– a ser feliz entregándose a los demás

Y es curioso, pero no hay día en que no piense en ella pues me heredó su vajilla “mexicana” que siempre llama la atención

Mi tesoro: la vajilla!

Mi tesoro: la vajilla!

de invitados en casa y contactos en Facebook. Tiene cactus y soles de decoración y consta de 30 platos, juego de café, sopera, mantequillera, diversos platones y jarras. Todos hacen la misma pregunta: “la trajiste de México?” “No, me la pasó una amiga que regresó a México hace varios años y la compró en una tienda que iba agregando una pieza cada semana”. Fue una inversión y una compra a mediano plazo que el destino traería a mis manos.

Cinco años de convivencia parecen pocos, pero fueron tan intensos que pareciera que nos conocíamos de toda la vida.. sería porque eramos cancerianas las dos?

Gracias, mi Ale! Aunque en los últimos años ya no teníamos mucho contacto, te voy a extrañar. Goza de la vida eterna y ya nos echaremos un buen mole y un tequilita cuando me toque a mí.

image1

Q.E.P.D. – 30 de junio de 1970 – 21 de agosto de 2015

P.D. Y buscando en mi blog encontré la entrada relacionada a la despedida de Ale hace 7 años:

Con visitas, despedidas y mucho que hacer!!! – 17-AGOSTO-2008

Fue un fin de semana laaaargo, pues empezó desde el jueves…
El jueves a mediodía llegaron Martha y sus niños a la casa, y después de comer nos fuimos a casa de Ale donde merendamos y se llevó una agradable sorpresa con la llegada de otras de las Teutonas a las que no esperaba. Ale se va mañana a México con sus hijos, y la vamos a extrañar mucho porque era de una de las mas activas en el grupo. En fin, como lo escribí cuando se fue Natalie, unas van y otras vienen o vendrán!
Cada quién llevó algo de comer y nos dimos un atracón que para qué les cuento… empezamos con unos sopes que había hecho Ale, luego cenamos mole, picadillo, arroz y frijoles, todo acompañado de guacamole y tortillas de harina! Además de unos tequilitas que hicieron que no nos cayera mal tanta comida… jeje! La pasamos muy bien y Martha y yo con los niños nos fuimos pasada la medianoche.

Ese era el

Ese era el “hasta luego”

El viernes fuimos a “Altes Land”, la región donde se siembra mucha manzana ya que Martha quería comprar unos kilitos… paseamos un poco y después de comer en casa, llevamos a los niños a un parque aquí cerca y a eso de las 5 partieron hacia Hamburgo, donde seguro ya los esperaba Uwe para la cena. Por mi parte, dejé a las niñas con Tom para asistir a otra despedida de Ale, pero esta vez con un grupo de latinas que tiene en Buxtehude (la ciudad donde vivía)… esta vez, me quedé a dormir en su casa para no andar tan tarde en la carretera, y sobretodo poder tomar alcohol sin pendiente, jeje! También cenamos delicioso unas empanadas de picadillo que hizo Ale y la pasamos muy a gusto, aunque un poco tristes por saber que ya no veremos a Ale tan a menudo…
en vida

A %d blogueros les gusta esto: