El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para la Categoría "Típico alemán"

Asociaciones femeninas

Empezando el año decidí dejar mi puesto de vocal en la mesa directiva del Círculo Mexicano Alemán, una asociación que promueve la cultura mexicana en la ciudad de Hamburgo. Sigo siendo miembro, pero debido a que no podía asistir a las reuniones mensuales de la mesa directiva, decidí dejar el puesto para alguien que pudiera participar más activamente.

El pertenecer a asociaciones en Alemania es casi el deporte nacional… todos forman parte de una asociación deportiva, cultural, de ayuda a refugiados, etc. Y yo no me podía quedar atrás! Este año me inscribí a dos asociaciones femeninas que conozco desde hace años pero que por alguna rara razón no me animaba a entrar. Una de ellas existe a nivel nacional y la otra a nivel regional, y ambas tienen presencia en mi ciudad Stade, así que no necesito dedicar mucho tiempo para asistir a los eventos o reuniones.

La primera es KFD (Katholische Frauengemeinschaft Deutschlands), la asociación femenina más grande de Alemania con casi medio millón de miembros. Como su nombre lo indica es una asociación de mujeres católicas y existe desde hace 90 años. Su lema es “creer y vivir con pasión”. Y no se trata de una asociación enfocada solamente a la religión, sino también tiene participación en la política, apoya la conservación del medio ambiente y busca reforzar el rol de la mujer en la sociedad alemana.

IMG_7159

En mi ciudad el grupo es pequeño y tiene reuniones mensuales, donde se habla de un tema particular y a lo largo del año organiza actividades y proyectos con diversos fines. El último, por ejemplo, consistió en reunir marcadores y colores usados para reciclarse, y donar lo reunido a instituciones educativas en África.

La segunda se llama “Landfrauen” (Mujeres del campo), y no, no se imaginen a agricultoras o granjeras. Su nombre se conserva a pesar de que ya no sólo existe la asociación en zonas rurales ni incluye exclusivamente a mujeres dedicadas a la agricultura. Fundada en 1948 y también con casi medio millón de miembros en el país, esta asociación tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de la mujer en ámbitos de educación, igualdad de derechos, compatibilidad de trabajo y familia, etc.

En Stade esta asociación es muy activa y cuenta con casi 6,000 miembros en 10 subdivisiones regionales. Organizan visitas culturales, seminarios con temas diversos, cursos y talleres, actividades deportivas e incluso un viaje al extranjero una vez al año.

Apenas tengo poco tiempo en ambos grupos, pero hasta ahora me he sentido bienvenida y agusto con todas las damas. Hay de todas edades aunque como pueden imaginarse, la mayoría es mayor porque son las que tienen más tiempo libre 🙂 A mí no me importa la edad, sino que tengamos gustos en común y ganas de hacer cosas diferentes, además de compartir el interés en conocer gente nueva.

Seguramente en un futuro les contaré de alguna que otra actividad o proyecto relacionado con estas asociaciones femeninas que mueven mucho en la sociedad y vida de este país.

Anuncios

Cambio de ritual en Pascua

Desde que llegué a Alemania me di cuenta que la Pascua era una fiesta tan importante como la Navidad, pero no fue sino hasta que me convertí en mamá que descubrí el verdadero ritual que se repetiría cada año: decoración de casa y jardín, elaboración de manualidades y huevos pintados, consumo de toneladas de chocolates… para culminar la temporada con la búsqueda de huevos y regalitos en el jardín el Domingo de Pascua. Obviamente todo lo anterior en forma de conejos, huevos y polluelos.
Se tienen dos de semanas de vacaciones escolares y dos días festivos (Viernes Santo y Lunes de Pascua) como en Navidad. Se preparan platillos especiales, la familia se reúne y se comen diferentes pasteles y panes en forma de cordero, nido o conejo.
Y en la iglesia, evangélica o católica, la gente se reúne a diferentes actividades desde el via crucis, la noche de Pascua o fuego nuevo.
Como dice el dicho „a donde fueres, haz lo que vieres“, Victoria buscó sus primeros huevitos con 15 meses y al año siguiente, Catalina le acompañó con apenas 8 meses gateando.

Y un año después, en el 2008, empezó la tradición de buscar huevos y regalos en casa de los abuelos paternos. Cada año el mismo ritual: viajar a Magdeburg, pasar dos o tres días con mi suegra y de regreso pasar un rato a casa de mi suegro. En ambas casas, las niñas llenaban canastas con el resultado de su búsqueda: huevos decorados, chocolates y pequeños regalos de abuelos, tíos y nosotros. Era siempre muy divertido! 10 años sin excepción. En el 2013 estuve en esas fechas en México pero el ritual se llevó a cabo sin mí.


Lo que siempre eché de menos fue el elemento religioso, ya que mi marido y su familia no son practicantes. De tal forma que la fiesta de Pascua era simplemente una reunión familiar con comida y regalos sin visita a la iglesia, justo como la Navidad.
Pero este año hemos celebrado la Pascua en casa, sin abuelos pero con mucha participación en las ceremonias y actividades de nuestra parroquia:
Viernes Santo. Con el Vía Crucis organizado por los scouts a través de la ciudad.

IMG_7611
Sábado de gloria. Con la misa especial a las 10 de la noche y donde previamente los scouts encendieron el Fuego Nuevo con el cual se prendieron las velas de Pascua.

IMG_7625
Lunes de pascua. Misa de Pascua y búsqueda de huevos en el patio de la iglesia.

IMG_7647

El domingo al poner la mesa en la terraza no pude evitar esconder al menos los 4 huevos decorados que íbamos a desayunar y un par de chocolates para que las niñas (jovencitas) los buscaran en el jardín. Esta vez no llenaron canastas ni recibieron tantos dulces, pero eso de buscar y comer huevos es parte de la Pascua en Alemania, aún y cuando las niñas ya no son tan niñas.

Adicionalmente el domingo por la tarde asistimos a una fogata que organizan unos vecinos cada año y con un clima casi veraniego, comimos salchichas, nos calentamos al fuego cuando se metió el sol y pasamos una velada muuuuy agradable.

IMG_7644

No tengo idea dónde celebraremos la Pascua el próximo año, pero definitivamente la parte religiosa será incluída a partir de ahora. Tendremos que buscar la forma de combinarlo todo para no me falte ese elemento escencial que le da el verdadero significado a la celebración: la resurrección de Jesús. Igualmente desde el año pasado el asistir a la iglesia en Navidad es parte del ritual. Nunca serán esas ceremonias coloridas, con música guapachosa ni tanta efusividad como en México, pero la alegría se siente y vive aún con el órgano y discreción alemana.

Les deseo unas Felices Pascuas y ojalá puedan compartirme cómo celebran estas fiestas en casa 🙂

 

 

 

Valores en Alemania: la puntualidad

Ahora sigue el turno a la puntualidad, un valor que caracteriza a los alemanes y que no me resultó difícil adoptar porque mi papá es muy puntual y lo aprendí desde chica. Nunca he tolerado la impuntualidad y ahora menos 🙂

Según la RAE, la puntualidad se define:

puntualidad

1. f. Cuidado y diligencia en llegar a un lugar o partir de él a la hora convenida.

2. f. Cuidado y diligencia en hacer las cosas a su debido tiempo.

3. f. Certidumbre y conveniencia precisa de las cosas, para el fin a que se destinan.

Desde hace varios años que doy cursos de español a alemanes y para mi sorpresa me he IMG_7297topado con el tema de impuntualidad en más de un material para aprender nuestro idioma. Desgraciadamente, no se habla muy positivamente de este antivalor en Latinoamérica y se hace mención para evitar choques culturales al llegar a una reunión o cita a la hora prevista y no encontrar a la persona que se quiere ver.

Los alemanes son puntuales y punto. Así es la vida aquí y el autobús llega a la hora que marca el horario del día corresponiente, la gente llega a reuniones, fiestas y compromisos a la hora que dice la invitación y no es muy paciente si tiene que esperar y se molesta de verdad si alguien llega 15 minutos tarde o más sin avisar previamente.

Una de mis anécdotas favoritas relacionadas al choque cultural con la puntualidad me sucedió cuando mi hija mayor empezó la primaria, por allá en el 2011….

Solicité hablar con el que sería el profesor de Victoria para comentar algunos aspectos que me preocupaban entre ellos el aprendizaje del español y su timidez. Llevaba mis preguntas apuntadas para que no se me olvidara ninguna y entre ellas estaba el tema “puntualidad”. Al final de la charla, le solté la pregunta “y cómo se manejan aquí la puntualidad y las faltas?”. El profesor se me quedó mirando como si yo viniera de otro planeta y mi cerebro seguía pensando en la razón de mi pregunta. Todavía recuerdo una de esas reglas de mi escuela que decía: “Tres retrasos hacen una falta, tres faltas una llamada de atención por parte del director, y tres llamadas de atención: suspendido” o algo así.

El profesor me miraba y yo trataba de explicarle que quería saber qué pasaba si Victoria llegaba tarde y luego me hizo la pregunta que me hizo caer en toda esta reflexión de la puntualidad: ” y porqué llegaría tarde?” Mmmmm, a mil por hora mi cabeza buscaba buenas razones o excusas, pero todas las que encontré serían por mi culpa y no culpa de Victoria. Por ejemplo, que se quedara dormida -> la mamá no revisó su despertador. Aquí no pasa el tren y como se va caminando, no cabe la excusa de “se me atravesó el tren” o “se ponchó la llanta”… Mmmmm, más excusas??? Mejor ya no dije nada y dejé que se me bajara el color rojo de vergüenza.

En resumen: aquí no hay semejante regla y si Victoria por alguna razón llega tarde, suficiente castigo tiene con ser el “hazmereír” de la clase al tocar la puerta y tener que interrumpir para entrar como ya le ha pasado a un par de amiguitos que se han quedado dormidos. NADIE quiere llegar tarde y desde pequeños lo aprenden de forma natural… se llega a la hora que debe ser y listo! Pero en mi escuela pareciera que se hacían reglas para que los padres buscaran excusas y el niño aprendía así a inventarlas para excusar la impuntualidad.

De esta historia hace ya 8 años y mis hijas NUNCA han llegado tarde a la escuela, ni en primaria cuando se iban a pie ni en secundaria, a donde se van en autobús. Y desde hace varios años ellas mismas ponen su despertador 🙂 Lo mismo sucede con sus clases de música o deportes por las tardes. Tanto en la escuela como en el trabajo, la hora de las citas se respeta y se empieza puntualmente. En la vida social es lo mismo, los invitados llegan a la hora indicada a una fiesta, reunión o café, ya sea en una casa, un salón de fiestas o un restaurante.

El único lugar donde no se respeta el horario de la cita es en los consultorios médicos. Después de casi 17 años todavía no comprendo para que nos dan una cita si hay que esperar horas para ser atendido, y se enfadan si llegas sin previa cita. Definitivamente el problema no es la falta de puntualidad sino el exceso de pacientes, desorganización o razones varias. A veces hay que esperar hasta dos horas!!! y en urgencias mejor ni les cuento!

Así como en la entrada anterior, la confianza va de la mano de la honestidad, la puntualidad es respeto hacia el tiempo de los demás. Algunos critican que los alemanes no son espontáneos y que siempre tiene que hacerse cita para visitar a alguien, lo cual tal vez es cierto pero como digo siempre “a todo se acostumbra uno“. Y si tenemos que llamar para visitar a alguien el mismo día, a veces nos podemos llevar la sorpresa de que los alemanes son más espontáneos de lo que parecen.

Y ustedes? Tienen historias sobre la puntualidad alemana?  Espero sus comentarios y no se pierdan el próximo tema… será el orden? o la limpieza? Alguna sugerencia? Hasta pronto!

 

 

Nuevos calendarios de adviento

Diciembre llegó más rápido de lo esperado, pero eso no significó que los calendarios de adviento no estuvieran puntuales el 1 de diciembre para ser estrenados. Este año nuestras hijas no quisieron un calendario hecho por su hermana, sino uno que tuviera artículos de higiene y cosméticos. Claro, ya no son niñas sino adolescentes!

IMG_6228

Pero eso no evitó que mamá cuervo les hiciera un nuevo calendario con cajoncitos para pequeñas golosinas. Hace unas semanas vi una película en Netflix llamada Calendario de Adviento que me inspiró a comprar unas casitas con 24 cajoncitos que yo podía decorar a mi gusto. Manos a la obra y después de un par de horas de pintar, pegar piedritas, escribir números y colocar dulces quedaron listísimos para el 1 de diciembre!

Los cajoncitos son muy pequeños y no pude colocar dentro todas las piezas de los nacimientos que hicieron hace dos años pero al menos un par de días encontrarán al borreguito o la estrella, y el día 24 podrán colocar el niño Jesús que está escondido en el último cajón.

Por otro lado, este año le hice un calendario sencillo a mi marido con algunos chocolates y vales “románticos” que colgamos en la ventana de nuestra sala-comedor. Y yo? Pues como ya es tradición, tendré mis dos calendarios hechos por amigas: uno mexicano y otro alemán!

Así que no hay mejor manera de prepararse para la Navidad, que abriendo puertitas, bolsitas o cajones durante los primeros 24 días de diciembre! Qué vivan el Adviento y sus calendarios!

IMG_6541

Y aprovecho para desearles un feliz tiempo de adviento, una Navidad maravillosa y un fin de año lleno de bonitos momentos que nos hagan recordar lo positivo y porqué no, lo no tan positivo de este 2018 que se acaba en un abrir y cerrar de ojos! A disfrutar sus últimos días!

 

Galería

Tradiciones de boda

Hace algunos años les conté mi experiencia en una boda alemana, la de mi cuñado, que estuvo llena de tradiciones que yo no conocía. Desde entonces no he vuelto a asistir a ninguna boda, pero hace unas semanas nos enteramos que nuestros nuevos vecinos se iban a casar espontáneamente (sólo por el civil) y nos invitaron a participar en la elaboración del “Kranz” (corona).

Es común ver este tipo de decoración en las calles de los pueblos, ya sea por boda o por aniversario de boda y esta fue la primera vez que participé en la elaboración de una de ellas 🙂 Normalmente es en forma de corazón y de hierro. Los vecinos se juntan unos días antes de la boda para decorarla con follaje verde, listones, moños y flores. También se pueden colocar adornos como anillos, los nombres de los novios, la fecha, etc. En el caso de las coronas de aniversario deben colocarse elementos del material que corresponde al aniversario: madera en el 10mo, color plateado en el 25to, etc.

Esta corona se coloca un día antes de la boda en la entrada de la casa de los novios (esposos en caso de aniversario) y se hace una pequeña reunión improvisada, donde se llevan a cabo otro tipo de tradiciones. En el caso de mis vecinos hicieron dos que no conocía y que me llamaron mucho la atención.

  • La primera fue que el novio tuvo que quitarse los pantalones y quemarlos en un pozo en el jardín, donde se quedarán enterradas sus cenizas junto con una botella de licor. La idea detrás de esta costumbre es que “el hombre ya no llevará los pantalones” en la casa 🙂
  • Y la segunda fue que el novio clavó un par de zapatos de la novia en el garage para asegurarse de que “no escapara” antes de la boda.

Curioso, no? Yo había oído de otras tradiciones como la de quebrar platos y porcelana (Polterabend) para espantar a la mala suerte, pero supongo que varían de acuerdo a la región y esta vez conocí costumbres nuevas.

Hubo cerveza, vino espumoso y refrescos para todos y después de un par de horas, dejamos a la pareja para que descansara y no se viera cansada al día siguiente de su boda civil.

IMG_6068

Unos días después, los vecinos regresaron a recoger la corona de la entrada y devolver la estructura a la persona que la prestó. Seguramente en un par de días volveremos a decorar, pero esta vez con el tema de “llegada del bebé” 🙂 Ah, porque esa fue la prisa… casarse antes del nacimiento de su primogénito.

No cabe duda que cada país tiene sus costumbres y tradiciones y no dejo de aprender cosas nuevas por estos rumbos 🙂

Hasta la próxima!

 

Imagen

Una banca…

Cuando regresamos de vacaciones a principios de agosto me sorprendí al ver una banca roja a la entrada del barrio o “pueblito” donde vivo. No entendí muy bien la leyenda “Ich möchte mit” que podría traducirse como “quiero ir contigo” o “me llevas?”. Mi marido me dijo que seguramente era para la gente que quisiera un “aventón” a la ciudad porque cabe mencionar que el autobús no pasa tan seguido qué digamos y el camino en bicicleta es un poco largo.

¡Y sí! Después de investigar con vecinos y conocidos la versión de mi marido resultó cierta. Así que si un día no tengo coche y necesito ir a la “ciudad” que queda a 10 kilómetros, solo tengo que sentarme en esta linda banca y esperar a que alguien me lleve. Buena idea, no?

banca.png

Actualizando mi Thermomix

Como saben, soy del club Thermomix desde hace algunos años. Para ser exacta, en octubre voy a cumplir 7 años con ella, aunque yo pensaba que apenas eran 5. Cómo pasa el tiempo!

Obviamente me enteré de la nueva versión de este aparato maravilloso alemán hace un tiempito pero ningún argumento me convenció para comprar la Thermomix 5. La TM 31 funciona muy bien, estoy contenta con ella y la sigo usando con bastante frecuencia. Para qué invertir o gastar mas de 1000 euros en su nueva presentación? Nahhhh!

Eso es lo que yo pensaba hasta hace unas semanas cuando el destino me presentó una oportunidad que no pude desaprovechar. Una vecina de una de mis mejores amigas vendía una TM 5 casi nueva por casi la mitad de precio. No pregunten porqué! Yo sólo dije que SI me interesaba y en un par de semanas estaba estrenándola.

A continuación les cuento algunas diferencias entre ambas:

  • la nueva es mas silenciosa y tiene otro tono al terminar
  • tanto el vaso como el varoma tienen mayor capacidad. Vaso: 2 vs 2.2 L
  • cierre automático y no manual como antes

IMG_3600

  • pantalla táctil para indicar temperatura, peso, modo, etc

IMG_3595

  • indicadores de temperatura: verde – frio y rojo – caliente
  • el diseño de la mariposa, aparato y cubilete es mas moderno
  • tanto la temperatura como el peso son mas precisos gracias a la pantalla digital

Y lo mejor de todo es una cosita llamada “Cocina guiada” que permite conectar a la Thermomix a internet y ver recetas de todo tipo y en cualquier idioma. Para eso hay que activar el “cookie-doo” en la computadora… se tienen 6 meses de prueba gratis y después se pagan 36€ anuales para poderlo usar.

IMG_3594

Para la búsqueda de recetas me había dado de alta hace algunos años en el sitio de Alemania y en el de México, así que ahora tengo acceso a todos los recetarios en español sin necesidad de comprarlos en papel. Con un click, marco una receta en particular o una “colección ” como favorita y automáticamente la puedo ver en la pantalla de mi Thermomix y me va indicando paso a paso hasta terminar toda la receta.

Antes de conocer la TM 5 y de probarla, creía que esta ultima función no era práctica y ni me llamaba la atención, pero después de la primera receta “guiada” ya no quiero cocinar de otra manera 🙂

Apenas tengo dos semanas con mi juguete nuevo, pero estoy convencida que no podíamos haber tenido mejor regalo de aniversario de bodas! Sí, porque la idea es que Thomas también la empiece a usar y amplíe su recetario de dos recetas que siempre les hace a las niñas cuando yo no estoy.

IMG_3592

La viejita todavía ocupa su lugar en mi cocina y pienso venderla pronto. De verdad que esta como nueva y aún no puedo creer que ya tenga 7 años! Se nota que la cuido mucho y eso que la uso bastante! Pero como todo, ha llegado su hora de ser reemplazada por la nueva tecnología y con el dolor de mi corazón la dejaré ir 🙂

Hasta pronto que ya me voy a cocinar…!

Imagen

Típico alemán: Rhabarber!

Les presento una verdura que conocí por estos rumbos y que me gusta mucho en compota o mermelada. Solo se consigue en esta temporada y según Google el ruibarbo es utilizado para tratamiento del estreñimiento o en purgantes para desparasitar. Su sabor es ácidito y en mermelada suele combinarse con frutas como la fresa o la manzana.

Ya la han probado? Les gusta?

rhabarber

Primer Girl´s Day!

Hace unas semanas escribí sobre la iniciativa del gobierno alemán para motivar a las niñas a interesarse por carreras de “hombres” como la informática, la mecánica o las ciencias. Dicha iniciativa lleva el nombre de “Girl´s Day” o “Zukunftstag” (Día del futuro) y este año se llevó a cabo el 26 de abril.

Siguiendo los requisitos, la escuela autorizó que ambas faltaran el jueves a clases y nuestro día empezó muy temprano porque decidí tomar el metro para evitar el tráfico de la hora “pico” en la gran ciudad de Hamburgo.

IMG_2866

Catalina tenía que estar a las 8 y media en las oficinas de Google que se encuentran en el centro de la ciudad y Victoria a las 9 en Microsoft, cuyas oficinas se encuentran en Bahrenfeld, a 15 minutos (en teoría) en metro del centro.

Tomamos el tren hacia Hamburgo a las siete de la mañana y gracias a problemas desconocidos en una de las estaciones principales del centro, ambas llegaron tarde!!! Caty un cuarto de hora y Victoria más de media hora! Pero ya no me quiero acordar del estrés, las prisas, el cambio de tren a autobús, la correteada de un lugar a otro y mil incidentes que hicieron de esas primeras horas del día las más pesadas de la semana.

Catalina participó en un workshop para aprender a programar su propia versión del juego “Flappy Bird” con Chrome en Google y la recogí puntualmente a las 12:30 del mediodía. Por su parte Victoria, en Microsoft aprendió a programar en una página a una tortuguita que hace dibujos y terminaron a las 2 de la tarde. Cabe mencionar que ambas recibieron muuuuuchos regalitos, dulces y “souvenirs” de las empresas.

El regreso no presentó problemas y llegamos a casa a las 4 de la tarde felices de haber conocido dos empresas importantes de informática en la ciudad. Mientras que ellas conocían y “trabajaban” Google y Microsoft yo me fui a almorzar con unas amigas para pasar el rato.

Las niñas quedaron satisfechas con “mi” elección de empresas para este día tan especial y ya están planeando qué tipo de empresas quieren conocer el próximo año. Lo qué mas les gustó es que todo fue dirigido y organizado por mujeres, conocieron las instalaciones que no son “típicas” oficinas aburridas y monótonas, sino coloridas, con estaciones de “relax”, dispensadores de dulces y muebles cómodos. Y al preguntarles si les gustaría trabajar ahí, inmediatamente contestaron SI!

Estaremos pendientes desde inicios del 2019 para registrarlas con tiempo y no perder esta gran oportunidad de conocer diferentes empresas y distintas profesiones que les permitan ampliar sus posibilidades de estudio en el futuro. Y lo repito, cómo me gustaría ser niña otra vez para tener la oportunidad que tienen mis hijas! Qué envidia (de la buena)!

Imagen

Tradición alemana: Tanz in den Mai

tan in den mai

Trapos y trapitos

Creo que la cocina es el lugar donde se presentan mas diferencias entre una pareja bicultural. Es increíble como heredamos hábitos y costumbres de nuestra casa sin darnos cuenta! Por ejemplo, cómo se acomodan las cosas en la alacena o en el refrigerador, si se cocina con aceite o mantequilla, cómo se guarda lo que sobra después de comer, etc. Pequeños detalles que simplemente vimos y aprendimos de pequeños y que implementamos en nuestro nuevo hogar sin percatarnos conscientemente de ellos.

Muchas diferencias entre parejas serán normales por la crianza familiar o porque las mujeres somos de Venus y los hombres de Marte, pero si a eso le agregamos el factor cultural, definitivamente pocas cosas habrá en común entre una mujer y un hombre de diferentes países que tienen que convivir diariamente en la cocina.

Ya tenemos 15 años de casados y hay una lista casi interminable de cosas que no hemos cambiado, ni mi marido ni yo a la hora de cocinar, limpiar o preparar los alimentos. Aquí algunos ejemplos:

– mi marido guarda lo que sobra de comer en el sartén u olla que se haya cocinado. Tengo un cajón lleno de recipientes plásticos, pero se le hace más fácil ocupar medio refrigerador con un sartén, eso sí con tapa con la mitad o menos de la comida que quedó.

– toda la vida he comido en platos y en Alemania es común cenar el pan con embutidos en tablas de madera o de plástico, costumbre que hasta ahora me parece rara, así que a la hora de poner la mesa colocamos 3 platos y una tabla para Tom 🙂

IMG_0016

– mi marido no tolera cosas “fuera de lugar” o en medio de la nada, y por lo mismo no puede ver mi “porta-cucharas” al lado de la estufa. Y dónde se supone que debo colocar la cuchara que uso para menear la sopa? Además compré una roja para que combine con la decoración 🙂IMG_0015

– casi diariamente comemos o cenamos con tortillas así que por comodidad dejo el comal (sartén plano) sobre la estufa. Siempre! y en la primera oportunidad mi marido lo guarda en el cajón, para yo tenerlo que sacar unas horas después a la hora de la cena! Y eso tooodos los días 🙂

IMG_0014

– la forma de lavar platos es muy diferente! Mientras que yo los enjabono con una esponjaIMG_0012 y luego los paso por agua limpia, los alemanes llenan el fregadero de agua jabonosa y los pasan por ahí quitándoles el resto de comida con un trapo, y de ahí a secarse con otro trapo. Gracias a Dios la mayoría de lugares tiene lavavajillas pero nunca falta un evento o una situación donde se tiene que lavar a mano y simplemente me quedó con cara de 😮

– y hablando de secar platos… tenemos lavavajillas como la mayoría de hogares en Alemania, pero siempre hay algo que debe lavarse a mano y lo dejo secando al lado del fregadero (como en México) y cuando esta seco lo guardo en su lugar. Mi marido no puede ver nada escurriendo, tiene que secarlo inmediatamente y guardarlo.

Y con qué seca los platos? Con un trapo especial… y a eso voy con esta entrada. Hace unos años vi una fotogaleria en el sitio de DW sobre cosas típicas alemanas y me llamó la atención ver una que decía: los alemanes utilizan un trapo diferente para cada cosa. Y si es cierto!

En casa hay una eterna discusión referente a los “secadores” que yo tengo colgados cerca IMG_0011del fregadero y en el horno… su uso? Para secarme las manos, sacar cosas calientes del horno, sacudir migajas y en caso de un accidente limpiar algo que haya caído al suelo. Para mi marido, el “secador” para secarse las manos tiene que ser de toalla y no de tela normal. Y para secar la vajilla tiene otros especiales de un material que no deja marcas en los vasos.

IMG_0013

Además, tiene trapos para limpiar ventanas, otros para limpiar el suelo y unos más para limpiar la superficie de la estufa (de inducción). Y el trapo que yo llamo “tela yes” (por la marca mexicana) es fuente de disgustos porque yo la uso para limpiar la mesa, el fregadero, etc. y mi marido la usa para lavar los platos!

Divertido, no? Definitivamente esto de las parejas o familias biculturales es interesante y enriquecedor. Conocer otras culturas no quiere decir que tengamos que cambiar nuestras costumbres o hábitos, sino que nos acostumbramos a vivir con diferentes o inventamos costumbres nuevas que combinen un poco de cada cultura. Así nuestro hogar tiene un poco de alemán y un poco de mexicano… la pregunta es: qué harán nuestras hijas en sus hogares?

El “Pfand” y los desechables

Una de las cosas que me sorprendió cuando llegué a Alemania fue la poca variedad de vasos y platos desechables en los supermercados y su uso casi nulo en eventos públicos.  Y desechables con algún personaje para fiestas infantiles era algo muy difícil de encontrar.img_0114

Para los alemanes no es raro ver un pequeño espacio en el súper destinado a servilletas, vasos, cubiertos y platos de plástico , pero para alguien que viene de una cultura donde el desechable ocupa un pasillo entero en cualquier supermercado sí lo es.

Han pasado casi 15 años desde que llegué y 12 desde la primera fiesta infantil que organicé en este país y ahora sí podría comprar platos de las princesas de Disney o de Bob Sponge en mi súper local, pero ya no lo hago. Ya me hice anti-desechables 🙂

En el jardín de niños, donde los pequeños desayunan todos juntos a media mañana se usan ikeaplatos y vasos de vidrio que ellos mismos enjuagan al terminar de desayunar. En la escuela primaria, los niños no desayunan en mesas, sino en sus escritorios o en el patio y no es necesario sacar platos o vasos. Pero en los eventos como inicio de cursos, tarde de lectura o festival de Navidad, se usan platos y vasos de plástico duro (IKEA) que se pueden lavar en el lavavajillas o rápidamente a mano. Nuestra primaria local tiene 100 alumnos aproximadamente y nunca vi un plato desechable en los 5 años que mis hijas estudiaron ahí.

El desayuno internacional al que asisto mensualmente se realiza en un salón comunitario donde la cocina tiene suficiente vajilla para las asistentes, pero como no se alcanza a lavar todo y muchas veces faltan manos, la organizadora nos pide que cada quién lleve su plato, taza y cubiertos cada mes. Lo mismo se hace en días de campo organizados por la escuela, en excursiones o eventos al aire libre: cada familia lleva sus platos, vasos y cubiertos no desechables.

En las ferias o festivales la comida rápida por excelencia es la salchicha asada que se sirve en un pedazo de papel (que no puedo llamar plato) que tiene una tira para agarrar la tellersalchicha (ver foto), así se evita el uso de cubiertos y en algunos casos de servilleta. Las papas fritas se entregan en un platito de cartón muy pequeño o en un cono/cucurucho de papel. Otro tipo de comida como crepas, champiñones, torta/sandwich de pescado, etc. se sirve también en platos minúsculos de papel o en servilleta. Es muy raro ver platos desechables de plástico en este tipo de eventos.

Y vasos? Menos! En Alemania servir la cerveza en un vaso desechable es una grosería, así que el tarro o vaso de vidrio donde se sirve se cobra de forma temporal: lo que llaman “Pfand” (depósito) y que se devuelve cuando regresas el vaso al local. Lo mismo funciona

bier

Vaso para cerveza

en los mercados de Navidad donde el vino caliente, ponche o chocolate se sirve en tazas de cerámica y que se cobra en 3 o 4€ por si te quieres quedar con ella de souvenir. En algunos eventos se maneja el vaso de plástico duro para cerveza o refresco que también lleva “pfand”, el cual se puede lavar y volver a utilizar.

Todo sea por la ecología, el sabor de la bebida o la limpieza. El uso de material desechable además de general toneladas de basura que pueden terminar en calles y parques, afectan al medio ambiente y en Alemania es sinónimo de informalidad, así que en carnes asadas, fiestas de cumpleaños y días de campo no uso platos ni vasos desechables.

Desde hace un par de años se empezó a vender el “Coffee to go” en panaderías y pequeños quioscos en vaso desechable de cartón. Y no tardaron mucho en sacar la primera iniciativa de vender el café con “pfand” en Freiburg. Desgraciadamente con poco éxito pero no dudo que este tipo de proyectos sigan apareciendo de forma aislada, más hoy en día que la preocupación por el medio ambiente y la ecología es tema en todas partes.

El término “Pfand” es el mismo que aplica para las botellas de vidrio o plástico que se regresan para ser recicladas. En casi todos los supermercados se pueden encontrar máquinas donde se introducen las botellas y se imprime un papel con el valor del material recibido. No se trata de “vender” las botellas, sino de recibir lo que se pagó por la botella al comprar el refresco o la cerveza. Aquí pueden ver un vídeo de como funcionan estas máquinas que ahí mismo trituran el plástico 🙂

Ojalá esta pasión por el reciclaje se copiara en todo el mundo y no al revés! Porque eso de encontrar platos de princesas y servilletas de Winnie Pooh en el supermercado indica que la idea de “consumismo” desechable esta llegando a estas tierras, cosa que no me agrada en lo absoluto! A poner cada uno su granito de arena evitando el consumo exagerado de material desechable, o no?

P.D. En estos días vi el siguiente documental que me partió el corazón… creo que aquí en Alemania nunca he visto vasos de unicel (poliestireno) y qué bueno! DI NO AL UNICEL!

 

De tour por los mercados navideños

Este año no solo visité el mercado de Navidad de mi ciudad (Stade) como es costumbre, sino que nos fuimos de tour al este de Alemania para conocer los de Dresden y Berlín. No puedo decir que conozco muchos pero en los últimos años he tenido oportunidad de visitar los del norte de Alemania como Hamburgo y Bremen, y el año pasado el de Magdeburg.

Mucha gente me decía constantemente que en los mercados de Navidad del norte no se venden tantas artesanías como en los del sur y que más bien se concentran en los puestos de comida y bebida. Así que decidí comprobar esta teoría en nuestro tour… y sí! Efectivamente, sobretodo en el de Dresden, venden muchísima artesanía local con todos los materiales que se puedan imaginar: vidrio, metal, cerámica, madera, estambre, encaje, lana, cuero, cristal, etc.

Aprovechando que mi marido tomó unos días de vacaciones previos a la Navidad empezamos el tour el 21 de diciembre en Dresden donde pernoctamos dos noches en un hotel localizado en el corazón de dicha ciudad. Dejamos el coche en el estacionamiento del hotel y recorrimos a pie todo el centro, en el cual se localizaban 5 o 6 mercados de Navidad. Los que mas me gustaron fueron:

  • Striezelmarkt Dresden. Uno de los más antiguos de Alemania que se instaló por primera vez en 1434! Sí, hace 582 años para ser exactos! El de mi ciudad cumple este año apenas su 50. aniversario 🙂  La atracción mas importante de este mercado es su pirámide de casi 15 metros de altura que es la más grande de Europa.Y como nos subimos a la pequeña rueda de la fortuna del mercado pudimos apreciar mejor toda la plaza donde se encuentra:

Lo que más me gusto es que cada puesto del mercado tiene una decoración diferente en la parte de arriba que lo hace único. Aquí les pongo algunos ejemplos:

  • Advent auf dem Neumarkt. Este mercado está localizado en una plaza muy cercana a la iglesia “Frauenkirche” y tiene unos pinos grandísimos decorados con estrellas iluminadas. Aquí nos tomamos el tradicional vino caliente y probamos diferentes platillos que no venden en los mercados que ya conocía. Y como “highlight” de la noche escuchamos a un pianista que tocó piezas maravillosas en su piano iluminado:
  • Traditioneller Weihnachtsmarkt an der Frauenkirche. Este mercado está muy cerca del anterior pero en lugar de instalarse en una plaza, los estands están en las calles contiguas a la Iglesia. Muy acogedor y para no perder la costumbre también aquí nos tomamos algo, pero no el tradicional vino caliente sino un “Feuerzangenbowle” que se sirve con un pedazo de azúcar encendido 🙂
  • Mittelalter- Weihnacht im Stallhof. Mi favorito! Este pequeño mercado es algo espectacular! Como su nombre lo indica, esta situado en la Edad Media y no hay detalle que no cumpla con dicha época: ropa, utensilios, comida, bebida, atmósfera y hasta la moneda a usar, que obviamente es el Euro pero que en el mercado llaman “Taler”. Uno se transporta a la Edad Media y ve a los artesanos, cocineros y vendedores en su papel, incluso no pueden andar por ahí con teléfono celular.  100% recomendable!

Y para cerrar con broche de oro nuestra estancia en la bellísima ciudad de Dresden cenamos en un restaurante tradicional en un sótano del centro que se llama “Pulverturm”, y donde también la decoración, el vestuario de los meseros y el ambiente es de la Edad Media. Comimos lechón y disfrutamos de una velada inolvidable!

Como estaba planeado el 23 de diciembre lo pasamos en Berlín, justo unos días después del atentado en uno de sus mercados de Navidad y donde fallecieron 12 personas. Desde que estábamos en Dresden notamos el exceso de policía en los mercados y en Berlín había todavía más. Afortunadamente la gente no dejó de asistir a los mercados y encontramos un ambiente tranquilo y alegre en los dos que visitamos:

  • Gendarmenmarkt. Esta situado en el centro de la capital alemana y no es muy grande pero sí muy acogedor. Probamos unas papas a la “Mexiko” y nos tomamos el tradicional ponche navideño. Paseamos por sus estánds y luego visitamos la Puerta de Brandenburgo donde se suponía que habría un pino de Navidad decorado con esferas mexicanas. Vimos el árbol pero no tenía esferas mexicanas sino unas normales y simples. De todas formas nos tomamos la foto del recuerdo y tomamos el metro para dirigirnos a la “Alexanderplatz” donde nos encontraríamos con unos amigos.
  • Alexanderplatz. Este mercado es grandísimo y no lo recorrimos a detalle porque la mayor parte del tiempo la dedicamos a tomar algo con nuestros amigos para ponernos al corriente de nuestras vidas ya que no nos veíamos desde hace 6 años. El “highlight” del día fue subirme al carrusel con mis hijas y mi amiga, algo que no sólo fue divertido sino mágico! Mis hijas también se subieron a la gigantesca rueda de la fortuna y apreciaron el mercado desde las alturas 🙂

Después de 5 horas en Berlín tuvimos que partir ya que nos esperaban a cenar en casa de los abuelos paternos donde pasaríamos la Navidad. Definitivamente este tour por los mercados navideños fue una gran idea y seguro lo repetiremos cada año, siempre buscando nuevos rincones para descubrir más artesanías, probar nuevos sabores y disfrutar los días de Adviento en este ambiente único y muy alemán.

Para mi colección de tazas no podían faltar una de cada mercado visitado. No compré más porque no siempre son bonitas, y éstas si me gustaron mucho:IMG_5213.jpg

Aprovecho para desearles un año nuevo lleno de sorpresas, aventuras y bendiciones!!! Hasta la próxima!

Calendario de adviento entre amigas

Me hubiera gustado haber publicado esta entrada desde principios de diciembre, pero como cuenta con información “sorpresa” para algunas personitas, no quedó mas remedio que postearla hasta después de Navidad. Sorry! De todas formas creo que esta entrada podrá servir de inspiración para muchos de ustedes para el próximo año 😉

Los calendarios de adviento son parte fundamental de la cultura navideña en Alemania, y desde que las niñas estaban en el jardín de niños nunca han faltado en nuestro hogar. Empezamos con los sencillitos de chocolates para luego migrar a los de juguetitos como Playmobil, Monster High o Barbie. Desde el año pasado las niñas hacen uno para su hermana y como pueden ver, las beneficiarias principales de esta mercadotecnia son nuestras hijas. Para no desentonar, Tom y yo nos compramos uno de chocolatitos para también poder abrir una puertita cada mañana.

Pero este año una amiga alemana me invitó a participar en un calendario de adviento entre amigas y como me gustó tanto la idea organicé otro entre mis amigas, así que tuve oportunidad de abrir DOS calendarios de advientos hechos para MI! No sé que disfruté más, si la planeación o abrir los regalos, pero de lo que si estoy segura es de que hasta ahora este año ha tenido el mejor tiempo de adviento en los 14 años que tengo viviendo en este país.

Mi amiga me invitó desde octubre a formar parte de un proyecto el cual no entendí muy bien al principio, después me explicó a detalle y me animé a participar. La idea consiste en contar con 24 participantes más el organizador, de tal forma que cada uno prepara 24 regalitos con un número asignado del 1 al 24. Los regalitos son pequeños detalles y en este caso se nos pidió que de preferencia fuera hecho por uno mismo (selbstgemacht, algo muy alemán) pero no estaba prohibido comprarlo 😉

La organizadora pone una fecha límite para la entrega de los paquetes y dos días después de esa fecha (todo antes del 1 de diciembre), podemos pasar a recoger nuestro “calendario de adviento”, que tiene 23 regalitos de las participantes más el de la organizadora que se coloca en el número que nos tocó. A mí me asignaron el número 19, así que entregué 24 paquetitos con el número 19 que la organizadora repartió entre las participantes y para que no me tocara mi mismo número 19, ella colocó SU regalo en el 19. Suena complicado, pero no lo es 🙂

De las participantes solo conozco personalmente a dos de ellas, así que me decidí por una manualidad navideña que encontré en Pinterest: un adornito basado en una veladora eléctrica en forma de monito de nieve.

Hice tres modelos diferentes: con gorrito negro, con gorrito de invierno y con orejeras. Además les coloqué una tarjetita a juego y siguiendo las instrucciones de la organizadora, puse los 24 regalitos en una caja etiquetada con mi nombre y número (19).

img_3713

En esa misma caja se me entregaron mis 24 regalitos de regreso, listos para abrirse del 1 al 24 de diciembre:

img_4249img_4256

La idea me pareció genial y muy original y dado que a finales de noviembre estaba planeada una posada con mis amigas mexicanas que conocí en el encuentro de Kassel, no dudé en preguntarles si estaban interesadas en participar en algo similar. Sólo se apuntaron 20, pero aún así decidimos hacerlo. Asigné los numeritos y esta vez yo sería la organizadora así que tenía oportunidad de regalar algo mas personalizado.

Desde el principio tuve la idea de que fuera algo mexicano y pensé en hacer un pequeño nacimiento, pero no encontré algo rápido y sencillo por lo que descarté la idea. Mmmm, seguía dandole vueltas a la cabeza mientras que hacía unas manualidades navideñas para mi ahijada, y CLICK! Haría algo con fieltro y lentejuelas, ya que de cada paquete siempre me sobra material… pero qué? Finalmente Dios me iluminó y decidí hacer pequeñas piñatas para decorar el pinito, eso sí, con el nombre de cada una de las participantes bordado en ellas.

Me tardé más de lo esperado pero disfruté cada puntada pensando en cada una de mis amigas, en el tiempo que tenemos de conocernos y en el destino que nos ha puesto en el mismo camino. Usé muchos colores y agregué una tarjetita en cada paquete:

No todas las participantes fueron a la posada pero enviaron sus regalitos por correo y con la ayuda de las chicas, hicimos la repartición de cajitas y bolsitas para completar 21 calendarios de adviento. img_4073
Como sólo eran 20 regalitos en este calendario mis hijas decidieron hacer los 4 restantes para completarlo 🙂

img_4252

A mis hijas les gustaron mucho las piñatitas y me pidieron una para ellas, así que bordé 4 más para nuestro arbolito de Navidad:

img_4010

Al igual que mis hijas, este adviento disfruté abriendo regalitos que alegraron cada uno de los días hasta la llegada de la Navidad! Si les gustó la idea, no duden en ponerla en practica con amigos, familiares o conocidos! Vale la pena, se los aseguro!

Aquí tienen algunas ideas. Cada regalo fue especial y tiene un lugar especial en mi casa o en mi estómago, jiji… porque muchos eran para comer y no quedó mas remedio que consumirlos 🙂

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Creo que no es difícil identificar los regalos de mis amigas mexicanas de los de las alemanas 🙂 Todos bellos, no creen?

¿Un huevito?

Hace unos días la página de DW (Deutsche Welle) en español publicó una fotogalería con 10 cosas que no deben faltar en un hogar alemán que me inspiró a ampliar un poco la primera de ellas.

La parafernalia en torno al huevo. El desayuno alemán ideal incluye un huevo tibio para el desayuno. De ahí que en el hogar alemán no pueda faltar la parafernalia para consumirlo: una copita para sostenerlo, un mini-salero para aderezarlo y una cucharita para comerlo. De hecho, existe un dispositivo para romper la cáscara del huevo que se llama Eierschalensollbruchstellenverursacher.”

Exacto, la parafernalia que incluye una serie de elementos que he tenido que comprar poco a poco para que nuestro desayuno sea casi perfecto. Cabe aclarar que no comemos huevo tibio todos los días, pero los sábados y domingos no pueden faltar. Mi marido y nuestra hija menor lo toman tibio, mientras que la mayor y yo lo preferimos duro. Pero no azul, como dice mi marido que se sirve en México y que se refiere a “super cocido” en el que la yema se vuelve grisácea.

Para empezar tenemos el proceso de cocción de huevos, que puede ser en una olla normal o en una “cocedora de huevos” que incluye el lugar para cada huevo y una taza medidora, en donde se mide el agua dependiendo del número de huevos y de qué tan cocidos se deseen. Durante un tiempo tuve una de esas “novedades”, pero la verdad es que volvimos a la ollita normal porque eso de sacar aparatejos especiales para cada cosa es demasiado… eso sin contar el espacio que requiere para guardarse.

cocedora

Cocedora de huevos

En caso de usar una olla normal, se tiene un “picahuevos” que muestro a continuación y que sirve para hacer un hoyito en el huevo de tal forma que al meterlo en agua hirviendo no explote.

IMG_0089

Picahuevos

Una vez en el agua, se pone la alarma de la estufa para avisar el momento exacto de sacarlos: 6 minutos para los huevos tibios, 9 para los duros. Hay que meterlos inmediatamente en agua fría para “asustarlos” y que la cáscara se desprenda fácilmente.

Y ahora, viene la parte de servirlos. Cada huevito se pone en su vasito correspondiente que puede variar de color, forma y diseño. Aquí les muestro los que tenemos en casa:

Para que no se enfríen demasiado, pueden taparse con sus respectivos “gorritos” que también se encuentran en el mercado de todos tipos, formas y colores.

IMG_0090

Se colocan en la mesa en el lugar de cada persona, y a un ladito se coloca un salerito para no andar pasando el salero normal de uno a otro durante todo el desayuno.

IMG_0084

Y por supuesto no pueden faltar las cucharas correspondientes que son más pequeñas que las cucharas de té, y que pueden ser de metal o plástico.

Por último viene la hora de comerlo. Pero obviamente no se le quita toda la cáscara como normalmente hacemos en México cuando comemos un huevo duro, sino que se quita sólo la parte de arriba y se come con cucharita dejando el resto de la cáscara vacía.

huevo

Y es para eso que han inventado el “Eierschalensollbruchstellenverursacher” o lo que llamamos en casa el “quiebrahuevos”. Es una cosa que tiene un peso que se deja caer sobre el huevo y que facilita el desprendimiento de la cáscara de la parte superior.

 

Me entendieron? Pues espero que sí, y si no, aquí lo pueden ver en acción:

 

Así que qué creían? Qué comer un huevito era cosa sencilla? Ahora ya conocen una de las tradiciones del desayuno alemán. Y por supuesto en cualquier hotel o restaurante encontrarán huevos cocidos en el menú o en el buffet, y no podrá faltar toda la parafernalia correspondiente 🙂

IMG_0091

A %d blogueros les gusta esto: