El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para mayo, 2022

Bodas de porcelana

Parece que fue ayer cuando mi papá me entregó en el altar, di el Si a mi futuro marido y tuvimos esa boda de ensueño con la que había soñado desde pequeña.

Y desde entonces ya pasaron 20 años! increíble! El pasado 18 de mayo cumplimos nuestras bodas de porcelana y como es nuestra costumbre, decidimos celebrarlas con un viaje para 2.

Nuestra luna de miel la pasamos en Hawaii, específicamente en tres de sus islas y desde entonces los viajes a islas se han repetido en varias ocasiones.

La primera fue cuando cumplimos 5 años de casados… nos fuimos de crucero por el Caribe y dejamos a las niñas en Monterrey con mis papás. En aquel entonces decidimos que sería bueno hacer un viaje parecido cada 5 años y creen que lo cumplimos? Pues no!

En los siguientes 15 años nos dimos nuestras escapadas de vez en cuando, ya fuera cuando las niñas se iban de campamento o cuando las dejábamos con mis suegros. El año pasado nos fuimos a Holanda y fue la primera vez que dejamos a las chicas, ya adolescentes, solas en casa. Pero todos esos viajes fueron de 4-5 días y a lugares donde viajábamos en coche.

Este año, aprovechando la tregua que nos está dando la pandemia, quisimos viajar un poco mas lejos. Después de mucho buscar, nos decidimos por Kos, una pequeña isla griega a donde podíamos volar directo de Hamburgo. Una semana en un hotel all-inclusive solo para adultos.

Y se llegó el día! Yo sólo conocía Corfu y mi marido nada de Grecia. Kos resultó una isla pequeña de 33,000 habitantes, de 45 kms de largo por 10 km de ancho, pero tan antigua como la „Iliada“ misma. Si, esa que escribió Homero en el siglo 8 a.C. Dicen que en esta islita nació Hipocrates, el padre de la medicina.

Y bueno, además de disfrutar la playa, el sol de 30 grados y la comida griega, visitamos algunos lugares turísticos. Los primeros 4 días la pasamos en el hotel comiendo y descansando, teníamos piscina casi privada en la habitación y la playa quedaba solo a 5 minutos caminando. Algunas noches ofrecían animación con artistas o bailables y tomamos un par de masajes para completar el „no hacer nada“.

El viernes fuimos a conocer el centro histórico de Kos y rentamos un coche, con el cual fuimos a Zia, un pueblito en lo alto de una montaña donde disfrutamos de una puesta de sol espectacular. Al día siguiente recorrimos toda la isla, parando en dos playas diferentes para seguir disfrutando de la comida griega, los cocktailes y el buen clima.

El domingo dejamos el coche en el aeropuerto y volamos de regreso a casa, donde nos esperaba un clima bastante fresco y lluvia 😦 Fue una semana maravillosa, cuyos „highlights“ fueron:

  • ver un jinete cabalgando en medio del mar
  • escuchar a 3 tenores cantando „amigos para siempre“ y „quizas, quizás, quizás „
  • conocer un molino de viento por dentro
  • escuchar la canción que bailamos en nuestra boda mientras tomábamos un helado en el centro

Qué donde dejamos a las chicas? Pues en casa! La mayor parte del tiempo participaron en un seminario de formación como guías juveniles en Alemania y Dinamarca. No voy a negar que si estaba un tanto preocupada por estar tan lejos, pero todo salió bien y sobrevivieron sin papi y mami.

Y ahora a empezar a reunir ideas para nuestro viaje del aniversario de plata, que en lo que menos piensas se llega! Ya tenemos algunos destinos, pero igual y ustedes pueden recomendarnos algún lugar especial para nuestros 25 años de casados 🙂

Adiós Facebook!

Las redes sociales llegaron para quedarse, pero no todos tienen que usar todas. Mi relación con Facebook empezó hace 15 años y en su momento llegué a postear muchísimo e invertir diariamente varias horas leyendo historias de contactos y artículos diversos.

Por muchos años llegó a ser la aplicación más utilizada en mi teléfono y tableta. Llegué a tener 500 contactos que con el paso del tiempo bajó a 200.

Hace tres o cuatro años decidí desinstalar Facebook de mi teléfono en unas vacaciones para no pasar tiempo de más en él y el efecto fue tan bueno que no volví a instalarlo. Desde entonces seguí los posts de amigos y medios de información desde mi computadora personal, lo que significaba revisarlo dos o tres veces al día.

Al no tenerlo instalado en mis dispositivos móviles dejé de postear fotos y mi uso se limitó a reenviar algo interesante y dar likes aquí o allá. El whatsapp reemplazó poco a poco al Facebook en cuanto a la familia, porque mis hermanos y mamá empezaron a compartir fotos más en nuestro grupo familiar. Por otro lado, instalé Instagram que sustituyó la parte de ocio y noticias, donde sigo un par de medios de información y algunas páginas de paisajes, recetas o manualidades.

Y así fue que poco a poco el interés se fue perdiendo y lo que terminó al 100% mi relación con Facebook fue mi nuevo trabajo. Y no me refiero a la falta de tiempo, pero mi computadora personal pasó a manos de nuestra hija mayor y en mi computadora del trabajo no he querido ni abrir la página de Facebook. Así que al no tenerlo activo en ninguna parte, dejé de usarlo… así nada mas.

Mi único contacto con Facebook por el momento es mi blog que postea automáticamente en la página de Mariposa Migrante de FB y en Twitter, que por cierto también corrió la misma suerte 😦 D.e.p.

Como se han dado cuenta, ya no escribo cada semana como acostumbraba, pero el tiempo simplemente ya no me da. Lo siento mucho, pero seguramente la situación no cambiará en el futuro. Trabajar tiempo completo es otro rollo, además de que ya no tengo muchos temas de qué escribir como cuando recién llegué a este país.

El próximo mes cumpliré 20 años de vivir en Alemania y ya soy toda una veterana. Recuerdo cuando llegué y conocí a algunas personas que tenían 15 o 20 años aquí y me parecía una eternidad. Ahora soy una de ellas y sobra decir, que ya estoy adaptada al 100% y lo qué me faltaba, lo tengo desde hace 9 meses: un trabajo en una empresa alemana dedicada a lo que estudié y donde estoy muy contenta como consultora de sistemas e-learning.

Mi fase de mamá/ama de casa terminó hace tiempo y la de bloguera no la dejaré morir pero definitivamente entrará en una etapa mas personal, donde escribiré mas de mi vida diaria para que siga sumando a las cientos de entradas que ya tengo impresas para leer en mi vejez o heredar a mis nietos (si es que los tengo).

Así que no les extrañe mi ausencia en el Facebook, que aunque no cerraré la cuenta ya nunca la usaré como antes. Y por aquí seguirán leyendo mis aventuritas como mexicana en Alemania, pero ya no tan seguido como antes. Espero su comprensión! Sus comentarios serán respondidos como siempre y si hay algo en que pueda apoyar a alguien recién llegado, no duden en escribirme!

A %d blogueros les gusta esto: