El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para febrero, 2022

Prueba superada!

Cuando una persona empieza a trabajar en una empresa alemana, normalmente se tiene un período de prueba que consiste en los primeros seis meses de trabajo. Este tiempo es importante para que ambas parte, el empleador y el empleado se den una mejor idea de las actividades laborales, conocer el equipo de trabajo, evaluar las habilidades del recién contratado, y ver si el perfil y el empleo son lo que se esperaba.

Considerando que uno es contratado después de una o dos entrevistas de un par de horas, siempre me ha parecido riesgoso para ambas partes aceptar un empleo con tan poca información. Y en Alemania, en este período de prueba, tanto el empleado como el empleador puede decidir concluir el contrato sin mucha burocracia.

Si mal no recuerdan, en enero del año pasado que me reincorporé a mi carrera profesional como consultora de informática, no pasé el período de prueba y a los cuatro meses me dijeron que mi alemán y mis habilidades técnicas no cumplían las expectativas para el puesto 😦

En aquel entonces mi autoestima se fue al suelo y creí que no encontraría un trabajo en esa área nuevamente. Pero tomé un par de cursos de alemán avanzado, hice una formación en el tema de digitalización y seguí buscando oportunidades. Siendo sincera, con el viaje programado a México para el verano no apliqué en cientos de puestos, y envíe un par de CVs por aquí y por allá.

Una de las aplicaciones fue en respuesta a un anuncio que parecía el puesto ideal para mí, y sin muchas expectativas envíe mis papeles y con mucha sorpresa pasé las dos rondas de entrevistas. El contrato me llegó por correo electrónico el día que volaba a México y no lo podía creer!

Y así fue que empecé a trabajar como consultora de e-learning en una empresa internacional que se ubica en el sur de Alemania. Con contrato de tiempo completo y 100% en home-office, conocí las oficinas y parte de mi equipo de trabajo en Saarbrücken a principios de septiembre 2021.

Y comenzó el tiempo de prueba… a finales de noviembre tuve una reunión con mi jefa y recursos humanos para evaluar los primeros tres meses y todo marchaba de maravilla. Trabajo, aprendizaje, equipo, idioma, proyectos, etc. Pero considerando mi mala experiencia de abril, no podía cantar victoria.

Pero el día llegó y hoy cumplo mis primeros seis meses. El viernes pasado tuve nuevamente una reunión con mi jefa y recursos humanos y la retroalimentación fue muy positiva… en ambas direcciones. Estoy feliz con el trabajo, los proyectos, mi equipo de trabajo y los planes a futuro. Mi jefa está feliz con mis habilidades y experiencia, mi rápida integración en el equipo y mi continua iniciativa. Un ganar-ganar que pinta muy bien y que ha terminado de quitarme todos los miedos que podrían haber quedado de la experiencia anterior.

Así que mi oficina en casa seguirá siendo mi lugar de trabajo y para no sentirme tan solita, la semana pasada llegaron mis compañeras de trabajo Frida y Xochitl, dos plantas con las que puedo platicar y ver crecer 🙂 No me puedo quejar porque el equipo de cómputo es de primera y el internet no me ha fallado. Como ya lo he mencionado antes, trabajar en casa tiene sus ventajas y desventajas. Yo preferiría ir a la oficina y ver a mis colegas, pero con la distancia eso nunca pasará. Mi ilusión es que pasando el corona, pueda visitar clientes y tener más contacto real con personas y no sólo de forma virtual.

Mientras tanto, a seguirle echando ganas para continuar mi carrera profesional como informática y a seguir aprendiendo en este mundo digital tan interesante.

Por otro lado, mi hija mayor también puede decir „prueba superada“ porque el viernes pasado terminó sus prácticas de tres semanas en un hotel de la ciudad. Cada semana estuvo en un área diferente: recepción, cocina y house-keeping. Aprendió mucho y ahora sabe lo que es trabajar de verdad, porque vaya que si la pusieron a trabjar… sobretodo en la última semana limpiando habitaciones y baños 🙂

Desgraciadamente estas buenas noticias se han visto ensombrecidas por la situación actual de Ucrania y Rusia. Sólo Dios sabe que nos depare el destino y ruego a Dios para que no pase a mayores, y podamos seguir viviendo en paz, libertad y armonía. Pido por la paz en Ucrania y que el conflicto pare cuanto antes. Esto de vivir tan cerca del ojo de huracán es terrible y no me puedo imaginar lo que están viviendo nuestros vecinos 😦 Roguemos por la paz mundial!

Semana 100 – y seguimos con mascarilla!

Desde hace tiempo que quería contar un poco sobre la situación del Covid por estos lares, pero con lo de mi papá y el viaje a Monterrey se pasó el tiempo y casualmente hoy se cumplen 100 semanas de uso obligatorio de mascarilla en Alemania.

A punto de cumplir dos años del primer “lock down” y la llegada del coronavirus a nuestras vidas, cómo es la vida hoy en día por acá? Pues desgraciadamente todavía muy lejana a la que teníamos antes del covid.

Lo primero que hay que comentar es que la vida diaria depende de tu estado de vacunación. Si tienes dos o tres vacunas tienes acceso a restaurantes, eventos, hoteles y más. El que no está vacunado prácticamente sólo puede ir a supermercados, farmacias y dependiendo del estado donde viva también a tiendas en general. Quedarse en un hotel o entrar a un restaurante en muchos estados no está permitido para los no vacunados.

A lo largo de estos dos años, el uso obligatorio de mascarilla en lugares públicos, transporte y en algunas temporadas en la vía pública se ha mantenido, pero el tipo de mascarilla permitida ha cambiado. Poco después de empezar la pandemia, las mascarillas de tela no fueron permitidas y por más de un año pudimos andar con esas celestitas de hospital sin problema. Pero desde diciembre del año pasado con el aumento de casos de la variante omicrón, se empezó a generalizar el uso obligatorio de las mascarillas FPP2 en todas partes. Incluso para ir al supermercado hay que entrar con esas y sólo en las escuelas todavía se permiten las otras. Lo odio!

Los test caseros, de antígenos o PCR también han tenido sus temporadas altas y bajas. Para viajar a veces te piden el de antígenos o el de PCR, todo en combinación con tu estado de vacunación y al lugar donde viajas o de donde vienes. Para cumplir con las reglas 2G plus que están en vigor desde el año pasado en muchos estados, hay que complementar tu doble vacuna con un test de antígenos para entrar a restaurantes, gimnasios o vacacionar en un hotel. Pero si tienes el “booster” (tercer vacuna) ya no es necesario el test.

Pero por ejemplo desde la semana pasada, en la escuela de mis hijas, todos (vacunados o no) se tienen que realizar un test casero a diario antes de ir a la escuela. Incluso los que tienen el “booster”. Y al parecer esta indicación seguirá por todo el mes de febrero. Y también en algunas reuniones a las que me han invitado en la iglesia, me piden test para asistir aunque ya tengo 3 vacunas.

Así que cómo pueden ver, la vida diaria no tiene nada de “normal” y estoy tan harta que desde hace meses no leo noticias ni me interesa el índice de contagios de la ciudad, del estado ni del país con el cual se regulan todas las medidas antes mencionadas. No tengo ganas de ir ni al supermercado porque con esa mascarilla siento que me ahogo, no veo porque se me empañan los lentes y no entiendo a la gente cuando habla. También he cancelado mi participación en reuniones donde me piden test extra o se usará mascarilla porque no entiendo nada.

Gracias a Dios puedo trabajar desde casa donde no tengo que usar mascarilla ni presentar test para acceder a las oficinas. El trabajo me distrae del tema “corona” y me olvido por un rato de la vida fuera de casa.

Algunos países europeos han empezado a eliminar las medidas o restricciones y confío en que dentro de poco, Alemania también lo haga. Mi hartazgo lo comparten ya muchos y poco a poco la gente ya no quiere escuchar de nuevas medidas, combinaciones curiosas de test/vacuna/mascarilla ni de leyes sobre vacuna obligatoria.

Sigo contando los días para que algún día se pueda entrar a todas partes sin mascarilla. Ojalá llegue pronto y no terminemos el año con ella! Dios nos libre!

A %d blogueros les gusta esto: