El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para noviembre 30, 2021

Hasta pronto, querido papá

Después de una semana de altibajos, llegó la llamada que ninguna persona viviendo en el extranjero quiere recibir… la que anuncia la pérdida de un ser querido.

En casi 20 años viviendo en Alemania me había escapado. Claro que han fallecido familiares, pero no tan cercanos como hermanos, abuelos o padres. Y en el momento menos esperado, mi papá sufrió su tercer infarto, del cual ya no se pudo recuperar.

Hace casi 10 años escribí este texto para celebrar su cumpleaños #70. Ahí describía un poco su vida y sus primeros dos infartos, el primero a los 33 años y el segundo a los 56. Su padre y sus hermanos padecieron del mismo mal y mi abuelo murió de un infarto a los 60. Qué mala herencia! Justo el año pasado fue necesario colocarle un marcapasos para controlar su corazón y desde entonces ya no tuvo la misma energía que lo caracterizaba.

Desde hace unas semanas su salud se detioró rápidamente y el martes pasado lo internaron en el hospital para revisar su corazón de pe a pa. Pero su corazón se reveló y se infartó por tercera vez! Esta vez tanto los riñones como los pulmones resintieron y hubo necesidad de intubarlo para controlar todos los órganos afectados. Le hicieron un cataterismo y todo parecía mejorar, pero al quitarle el respirador su corazón ya no aguantó.

En enero cumpliría sus 80 y curiosamente este verano decidimos adelantar el festejo, aprovechando que todos sus hijos y nietos se encontraban en Monterrey y que seguramente sería difícil acompañarlo en enero. Le cantamos las mañanitas y sopló sus velitas. Quien diría que no llegaría a cumplirlos 😦

Todo pasó tan rápido que todavía no termino de asimilarlo. En verano me despedí de mis abuelos por tercera vez, ya que siempre que vuelvo a Alemania creo que no volveré a verlos y mi papá se les adelantó sin previo aviso. Doy gracias a Dios por habernos permitido convivir intensamente en verano con él, celebramos los XV de mis hijas, fuimos unos días a Parras y disfrutamos mucho en familia. No hubo una despedida oficial, pues ni siquiera por teléfono pude comunicarme con él, pero estoy tranquila de que nuestra última visita a Monterrey fue tan emotiva y hermosa. Así lo recordaremos, disfrutando la vida y la familia que había creado.

Ya lo había escrito hace 10 años, fue un hombre ejemplar con una vida plena. El mejor hijo, hermano, padre, esposo, amigo y abuelo del mundo! Y doy gracias a Dios por haberle regalado 45 años de tiempo extra después de su primer infarto. En este tiempo vio a su familia multiplicarse, viajó por el mundo y disfrutó cada momento con amigos y familiares.

He perdido a mi lector #1 que nunca se perdía mis entradas y que las comentaba regularmente… ya no las podrá leer, pero las vivirá conmigo de primera mano porque a partir de hoy lo llevaré en mi corazón y me acompañará siempre.

Quedamos desolados a su partida, sobretodo mi mamá con quien cumpliría sus bodas de oro en dos meses, pero tranquilos al saber que no sufrió en sus últimos días y seguros de que ya está en la presencia del Señor. Ahora le tocará velar por nosotros desde arriba y donde nos reservará un lugar para acompañarlo algún día.

Sigue un proceso difícil que aunado a la pandemia y a las fiestas decembrinas, será mas doloroso. Pero arriba corazones y a recordar todos esos bellos momentos compartidos que son un montón!

Te quiero hasta el infinito y te extrañaré muchísimo! Hasta pronto, querido papá!

En nuestro crucero por los fiordos noruegos

Anuncio publicitario
A %d blogueros les gusta esto: