El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para noviembre, 2021

Hasta pronto, querido papá

Después de una semana de altibajos, llegó la llamada que ninguna persona viviendo en el extranjero quiere recibir… la que anuncia la pérdida de un ser querido.

En casi 20 años viviendo en Alemania me había escapado. Claro que han fallecido familiares, pero no tan cercanos como hermanos, abuelos o padres. Y en el momento menos esperado, mi papá sufrió su tercer infarto, del cual ya no se pudo recuperar.

Hace casi 10 años escribí este texto para celebrar su cumpleaños #70. Ahí describía un poco su vida y sus primeros dos infartos, el primero a los 33 años y el segundo a los 56. Su padre y sus hermanos padecieron del mismo mal y mi abuelo murió de un infarto a los 60. Qué mala herencia! Justo el año pasado fue necesario colocarle un marcapasos para controlar su corazón y desde entonces ya no tuvo la misma energía que lo caracterizaba.

Desde hace unas semanas su salud se detioró rápidamente y el martes pasado lo internaron en el hospital para revisar su corazón de pe a pa. Pero su corazón se reveló y se infartó por tercera vez! Esta vez tanto los riñones como los pulmones resintieron y hubo necesidad de intubarlo para controlar todos los órganos afectados. Le hicieron un cataterismo y todo parecía mejorar, pero al quitarle el respirador su corazón ya no aguantó.

En enero cumpliría sus 80 y curiosamente este verano decidimos adelantar el festejo, aprovechando que todos sus hijos y nietos se encontraban en Monterrey y que seguramente sería difícil acompañarlo en enero. Le cantamos las mañanitas y sopló sus velitas. Quien diría que no llegaría a cumplirlos 😦

Todo pasó tan rápido que todavía no termino de asimilarlo. En verano me despedí de mis abuelos por tercera vez, ya que siempre que vuelvo a Alemania creo que no volveré a verlos y mi papá se les adelantó sin previo aviso. Doy gracias a Dios por habernos permitido convivir intensamente en verano con él, celebramos los XV de mis hijas, fuimos unos días a Parras y disfrutamos mucho en familia. No hubo una despedida oficial, pues ni siquiera por teléfono pude comunicarme con él, pero estoy tranquila de que nuestra última visita a Monterrey fue tan emotiva y hermosa. Así lo recordaremos, disfrutando la vida y la familia que había creado.

Ya lo había escrito hace 10 años, fue un hombre ejemplar con una vida plena. El mejor hijo, hermano, padre, esposo, amigo y abuelo del mundo! Y doy gracias a Dios por haberle regalado 45 años de tiempo extra después de su primer infarto. En este tiempo vio a su familia multiplicarse, viajó por el mundo y disfrutó cada momento con amigos y familiares.

He perdido a mi lector #1 que nunca se perdía mis entradas y que las comentaba regularmente… ya no las podrá leer, pero las vivirá conmigo de primera mano porque a partir de hoy lo llevaré en mi corazón y me acompañará siempre.

Quedamos desolados a su partida, sobretodo mi mamá con quien cumpliría sus bodas de oro en dos meses, pero tranquilos al saber que no sufrió en sus últimos días y seguros de que ya está en la presencia del Señor. Ahora le tocará velar por nosotros desde arriba y donde nos reservará un lugar para acompañarlo algún día.

Sigue un proceso difícil que aunado a la pandemia y a las fiestas decembrinas, será mas doloroso. Pero arriba corazones y a recordar todos esos bellos momentos compartidos que son un montón!

Te quiero hasta el infinito y te extrañaré muchísimo! Hasta pronto, querido papá!

En nuestro crucero por los fiordos noruegos

Y volvemos a empezar – Semana 90

Cuando parecía que todo volvía a la normalidad y poco a poco recobrábamos nuestra libertad, volvemos a empezar con nuevas medidas de higiene, restricciones, y reglas aún más complicadas.

Desde hace dos semanas, el número de contagios por corona virus aumenta diariamente, rompiendo incluso los récords del año pasado. Principalmente en el sur de Alemania, los hospitales están repletos y empiezan a enviar a pacientes a otros hospitales en ambulancia o helicóptero.

Mientras tanto, el país se encuentra en transición de gobierno y apenas el próximo fin de semana entra el nuevo con una coalición de tres partidos. Las últimas semanas, el gobierno ha estado muy ocupado en cómo se iba a formar el gobierno después de unas elecciones en las que ningún partido obtuvo mayoría, y en cómo repartirse las secretarías entre todos los partidos involucrados.

Y el coronavirus agarró vuelo! Se supone que el país tiene un 65% de la población vacunada y ahora es necesaria una tercera vacuna llamada „Booster“ a los 6 meses para fortalecer las primeras dos dosis. De un día para otro se comunicó la recomendación de esta tercera vacuna, sin tener centros de vacunación preparados y los consultorios sin vacunas para la repentina demanda.

Por otro lado, los conceptos de 2G y 3G que les había contado en entradas necesarias ya no son suficientes, y se han inventado el 2G plus y el 3G plus para complicar más las medidas. En algunos estados federados se ha generalizado el 2G (vacunados y sanados) a todo local, restaurante, hotel, etc. Los mercados de navidad en el sur del país fueron cancelados y en el norte hay diversos conceptos, por ejemplo en Hamburgo se dividió el mercado en dos partes: la de locales comerciales con la regla 3G y la de gastronomía con 2G, lo cual genera confusión, largas filas para controlar el estatus de los asistentes y desinterés.

Corona-Zutrittsregeln: Was bedeuten 2G, 2G Plus, 3G, 3G Plus? (Foto: picture-alliance / Reportdienste, Picture Alliance)

Incluso en los autobuses y trenes se ha impuesto la regla 3G lo que me parece demasiado complicado de controlar. En general las escuelas siguen con clases presenciales y mascarilla, y en caso de haber alumnos o profesores con corona, se envía a cuarentena al grupo completo o a los alumnos de primer contacto.

También en el lugar de trabajo se pide alguna de las 3G y en el sur del país, se ha vuelto a implementar el „home-office“ obligatorio para aquéllos que lo pueden hacer. Y claro, ya empiezan a faltar „tests“, que por cierto son nuevamente gratuitos para todos, porque los no vacunados se tienen que hacer „tests“ varias veces a la semana para poder ir al trabajo, justo como en la escuela.

Al mismo tiempo ha aumentado el número de cartillas de vacunación falsificadas y algunas personas no vacunadas efectivamente con tanta presión han decidido vacunarse, aumentando la demanda y falta de vacunas para la 3. dosis.

Así que esto parece no tener fin. Y ahora resulta que hay una nueva variante llamada „Omikron“ (la 15ta letra del alfabeto griego) que causa preocupación y ya empieza a complicar los viajes a ciertos países. Deja-vu?

Ya pedí otro paquete de mascarillas desechables porque la ilusión que tenía de que tal vez pronto ya no fueran necesarias se ha esfumado en un santiamén 😦

No queda más que seguir a la espera de que algún día este virus nos deje en paz y podamos volver a disfrutar de la vida social como antes. Será que algún día volverá? Después de dos años de pandemia, a veces lo dudo y me da una nostalgia 😦 Ya veremos… mientras a cuidarse y no perder la esperanza!

Posada en tiempos de pandemia

Posada en noviembre? Así es, el fin de semana pasado se llevó a cabo nuestra tradicional posada que siempre se organiza para el segundo fin de semana de noviembre. Se le quedó el nombre de posada porque la primera vez si hubo cantos, ponche, regalos, pedimos posada con los peregrinos y hasta piñata.

Con el tiempo se ha convertido en un encuentro pre-navideño que si incluye intercambio de regalos, rifa de niño Dios y la virgen María y clima invernal 🙂 En esta ocasión nos reunimos en Wernigerode en la región montañosa del Harz entre Hannover, Braunschweig y Kassel. Las chicas organizadores reservaron dos noches en unas cabañas con sauna propio y las 20 asistentes se repartieron en tres cabañas, tocándole a la del medio ser el centro de reunión para la cena-baile del viernes y la tornaposada el sábado.

El plan estaba organizado para el año pasado, pero el hotel cerró por la pandemia y nos regresaron el dinero. Este año el hotel sólo permitía huéspedes vacunados y como todas cumplíamos con el requisito, nada ni nadie nos detuvo para celebrar la posada a pesar del alto número de contagios en el país.

Si no lo recuerdan, conocí a este maravilloso grupo de mujeres mexicanas en el encuentro de Kassel en el 2016 y desde entonces nos reunimos una vez al año en algún punto de Alemania… Wolfenbüttel, Siegen, Stuttgart y Hamburgo. El año pasado sólo nos vimos por Zoom 😦 por aquello del Coronavirus. Esta es la primera ocasión en que todas se quedaron mínimo dos noches y alcanzamos el récord de 20 asistentes.

Tacos de cochinita pibil

El viernes llegaron algunas al mediodía para comer con las organizadoras y otras que habían llegado desde el jueves en un restaurante chino en Wolfenbüttel. El check-in era a las 4 de la tarde y a esa hora se integraron otras más directo en el hotel. La mayoría viajó en coche y un par en tren. A eso de las 6 de la tarde llegaron las últimas, justo a tiempo para empezar a preparar la cena: tacos de cochinita pibil! Ufff, que cosa más deliciosa.

A lo largo de la noche algunas se metieron al sauna, otras jugaron juegos de mesa, unas más se pusieron a bailar y el resto sólo platicaba de esto o aquello. Eso sí, risas y carcajadas se escucharon en cada rincón y a todas horas.

El sábado desayunamos juntas en el restaurante del hotel y al mediodía ya estábamos en el centro de Wernigerode para tomar un camioncito que nos llevaría al castillo de la ciudad. Lo recorrimos en pequeños grupos y por la tarde paseamos por el centro, donde tomamos vino caliente y compramos algunos souvernirs. El clima nos favoreció con un poco de sol y cielo medio nublado.

Llegando de nuevo al hotel descansamos un rato antes de arreglarnos un poco para la cena en el restaurante del hotel. Disfrutamos de un menú de 3 tiempos con vinito, intercambio de regalos, rifa del niño Jesús/virgen María, baile y mucha charla. A las 10:30 abandonamos el local para seguir con la tornaposada en la cabaña 534. Ahí repetimos el programa del día anterior con sauna, juegos, baile, risas y chistes. Una amiga nos enseñó la versión virtual del teléfono descompuesto con el que reímos hasta las lágrimas. Creo que jamás me había reído tanto como esa noche.

El domingo volvimos a desayunar en el restaurante y tuvimos una de las despedidas más emotivas, o quizá la más emotiva de estos casi 6 años. Después del discurso de una de las asistentes que nos dejó a todas con los ojos llorosos, nos dimos tiempo para despedirnos de cada una con un abrazo muy apretado y palabras llenas de cariño, apoyo y solidaridad. Simplemente hermoso!

Después de tantos meses de pandemia en donde no están permitidos los abrazos, aquí rompimos todas las reglas y nos abrazamos bien fuerte. Confirmamos una vez más que no sólo somos amigas, sino hermanas en la distancia. El destino nos ha unido por una razón y hemos creado un grupo único en el que cada una de nosotras aporta sus virtudes, sus talentos y su apoyo incondicional. La pandemia y el cáncer de una integrante del grupo, nos han unido más que nunca y no termino de dar gracias a Dios por haber puesto en el camino a mis queridas brujas, que se han convertido en una parte esencial de mi vida como migrante en este país.

Como dice este lindo poster „No es magia, es terapia“… en esto se ha convertido nuestro encuentro anual, en una terapia de amor, amistad, salud mental y buena vibra. La magia sucedió en el momento en que nos conocimos y desde entonces esa magia nos ha acompañado en las buenas y en las malas.

¿Qué porqué nos llamamos „Brujas“? Ese es un secreto, pero lo curioso es que Wernigerode se encuentra en el Harz, donde hace muchos pero muchos años se reunían las brujas cada 31 de octubre a despedir el verano y el souvernir más popular de la región es la bruja. Así que les regalé a cada una de las asistentes una brujita para recordar este encuentro y celebrar nuestro 5to aniversario.

Dios cuide y bendiga a cada una de las integrantes de este hermoso grupo y que el próximo año me vuelva a dar la oportunidad de pasar un fin de semana espectacular. Ah, porque ya tenemos equipo organizador y sede. Así que si Dios y la pandemia lo permiten, en un año volveré a reunirme con mis brujas para celebrar nuestra hermandad una vez más. Las quiero mucho!

P.D. Muchas gracias al comité organizador, a las anfitrionas de la cabaña 534, a la que hizo el hermoso collage de reuniones, a la del discurso de clausura, a la que me llevó a Wenigerode, y a todas por haber hecho de este encuentro una experiencia digna de recordar y de llevar por siempre en el corazón! GRACIAS!!!

A %d blogueros les gusta esto: