El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para septiembre 8, 2020

Escapada Romántica

El pasado mayo cumplimos 18 años de casados y como ya es costumbre, reservamos un fin de semana para escaparnos de la rutina y celebrar como se merece. En esta ocasión elegí un hotel con sauna, aguas termales y masajes en Holanda para un fin de semana largo a finales de mayo. Casi siempre reservo con opción a cancelar sin costo, pero en esta ocasión no era posible y se tenía que hacer el pago completo con anticipación. Hasta ahora nunca se habían presentado imprevistos, así que no dudé en reservarlo de todas formas.

Pero quién iba a pensar que un virus iba a mantener cerrados no sólo los hoteles sino las fronteras por un par de semanas??? Y así fue como nuestro viaje fue pospuesto porque no había devolución de dinero. Cambiamos la fecha a septiembre, antes de que empezaran mis clases de español y el día llegó!

Hoy por hoy las fronteras están abiertas, Holanda no es un país de riesgo y el hotel garantizaba las medidas de higiene necesarias, así que el jueves 3 de septiembre partimos a Bad Nieuweschans después del desayuno. No había mucho tráfico y nos permitieron hacer el check-in al mediodía.

Pasamos cuatro días en lo que yo llamaría la “Disneylandia” para los amantes del sauna. Yo no lo soy, pero ya conocí creo que todos los tipos de sauna que hay porque el hotel tiene más de 15 diferentes: desde la tradicional con carbón, otras con vapor, luz infrarroja, de 65 a 110 grados, una con monitores mostrando naturaleza cambiante a través de las 4 estaciones del año y luces boreales, otras con vistas a las piscinas, una más con hierbas aromáticas, etc. 

Lo que yo no sabía era que a la mayor parte de las instalaciones sólo se permite la entrada con bata de baño que tiene que quitarse obviamente al entrar a la piscina o al sauna. Nada de trajes de baño. Ufff! Ya llevo 18 años en Alemania y ese tema todavía no lo digiero. De hecho esa es la razón por la que no visito el sauna regularmente, porque aunque en la mayoría se permite el traje de baño, siempre hay gente desnuda. 

Y pues bueno… como dice el dicho “a donde fuereis, haz lo que viereis” no me quedó más remedio que agarrarme de valor y disfrutar la estancia como Adán y Eva 🙂 Tomar el sol, nadar en la piscina, sudar en el sauna, beber un café, leer en una tumbona o simplemente descansar sin nada puesto.

Una sección del hotel tiene una piscina “normal” y un par de saunas donde es obligatorio el uso de ropa de baño. Pero como pueden suponer, mi marido prefería la otra sección que ofrecía más opciones de sauna, piscinas, etc.

El paquete de fin de semana incluía desayuno y cena sorpresa de 3 tiempos todos los días. Y vaya que sí nos sorprendió el cocinero! Todo estaba delicioso y el servicio de primera calidad!

Pero el fin de semana no pasará a la historia solo por mi experiencia “al desnudo”, sino porque fue la primera vez que nuestras hijas se quedaron solas en casa. Mínimo una vez al año, mi esposo y yo nos escapamos pero hasta ahora las niñas siempre se quedaban con los abuelos o en algún campamento scout. Esta vez ellas nos pidieron quedarse solas y estuvieron felices! Al regresar la casa estaba recogida, habían hecho sus tareas y no murieron de hambre, por lo que puedo decir “prueba superada”. 

Durante estos días me llamó la atención que en Holanda no fue necesario usar mascarilla, ni en el supermercado! En todas partes se pide la distancia de 1.5 metros entre personas y nada más. Ni meseros, ni empleados del hotel, ni los huéspedes tienen que usar cubrebocas. La única persona que vi con mascarilla fue la chica que me dio un masaje relajante de 50 minutos. Fuimos a una ciudad cercana a pasear y allá tampoco era necesario usar mascarilla. Las cajeras en el supermercado y las recepcionistas en el hotel tienen pantallas plásticas entre ellas y los clientes, pero de ahí en fuera solo la “sana distancia” y desinfectante a las entradas de los lugares.

Eso creo que fue lo más relajante del viaje… olvidarme por unos días del coronavirus y volver a disfrutar de la gente, la comida, las compras y el vacacionar como antes del COVID-19. Lástima que fue sólo por 4 días y que el mundo sigue sufriendo con este virus 😦

Esta semana empiezo mis clases de español, gracias a Dios en el salón de clases y ya les contaré la próxima semana cómo va todo por estos rumbos. Cuídense!

P.D. Si alguien quiere escaparse al paraíso, aquí les dejo el link para que vean más fotos y todo lo que el hotel ofrece. Para nosotros será un lugar de visita obligatoria una vez al año 🙂 https://www.thermenbadnieuweschans.de/

A %d blogueros les gusta esto: