El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para diciembre, 2019

Adiós 2019 y bienvenido 2020!

Hoy termina un año más y por primera vez nuestras hijas festejarán con una amiga en común por lo que adelantamos la dinámica de reflexión al mediodía. Preparé comida de fiesta y después del postre, les entregué a cada quien tres papelitos para que escribieran las cosas especiales del 2019.

En mi caso fueron:

  • Viajes! Sobretodo la segunda mitad del año estuvo cargada de viajes familiares y de trabajo. Por un lado las niñas viajaron a California para visitar a sus primos, mis papás vinieron en verano y con ellos hice un crucero a Noruega. Tomé un par de cursos en Florencia, Italia en Septiembre y en Octubre conocimos Croacia, Eslovenia y visitamos Austria. Nada mal, no?
  • Salud! Este año no hubo sorpresas, ni bacterias ni visitas al hospital. Tuvimos un año con saldo blanco y a excepción de un par de infecciones de garganta o estómago, tuvimos un año muy saludable.
  • Nuevos proyectos! Este año empecé como miembro de dos asociaciones “Landfrauen” y “Kfd”, y aunque no fui demasiado activa, poco a poco voy integrándome a sus actividades. Además, comencé el grupo de tertulia de español en Stade y ha estado funcionando muy bien. Seguro el próximo año se consolidará aún más.

Thomas y las niñas también escribieron las cosas buenas que incluyeron el viaje a California, las vacaciones a Croacia y el nuevo hobby de Tom: tiro!

UNADJUSTEDNONRAW_thumb_11d4a

Después, escribimos en otros tres papelitos los propósitos, deseos o proyectos para el nuevo año. Los míos son:

  • Monterrey x 2. Si Dios quiere este año visitaré mi ciudad natal no sólo una vez, sino dos! Primero en dos semanas, sola y para ayudar con la mudanza de mis papás que se cambian de casa. Y en diciembre para pasar la navidad en familia y celebrar el XV años de nuestras hijas. Para el primer viaje ya tengo boleto, me voy por tres semanas y el segundo está en plan porque hay que pedir un par de días en la escuela de las chicas, pero confío en que no tengamos problemas y podamos viajar 3 semanas también.
  • Deporte. Desde octubre comencé una rutina de ejercicio por recomendación médica y espero seguir en el 2020. No ha sido fácil para alguien que nunca ha hecho deporte de forma regular, pero me ha gustado y aunque todavía no tengo el cuerpo de la entrenadora, sigo soñando que algún día lo lograré! Así sea en 5 años, jiji.
  • Nuevo trabajo. Seguiré con mis clases de español pero con el propósito de encontrar un trabajo en una oficina. Ya veremos si resulta o no.

Y obviamente deseo un año lleno de salud y magia! Sí, porque el 2020 me parece un número mágico y estoy segura que será especial… no sé todavía si en mi vida personal, familiar o profesional. El 2000 también parecía especial y fue cuando conocí a Tom para casarnos en el 2002. De algún modo, esos numeritos son especiales en nuestras vidas y el 2020 podría serlo también.

Les deseo lo mejor para el nuevo año, que todos sus deseos y propósitos se cumplan y que sigan leyendo mis aventuras por este rumbo del planeta. Prometo escribir más seguido!

feliz año 2020!.png

Navidad en la distancia

“Tú que estás lejos de tus amigos, de tu tierra y de tu hogar…”, así empieza la canción de “Ven a mi casa”. Seguro la has escuchado más de una vez! Yo la conocí en México, pero no fue sino hasta que me mudé a Alemania que comprendí su verdadero mensaje y desde entonces no puedo evitar llorar cada vez que la escucho 😦

Es en este tiempo cuando más extraño a la familia que dejé en México, las tradiciones y costumbres que hacen de esta fiesta no sólo una oportunidad para regalar, comer platillos exquisitos y celebrar, sino de apreciar la importancia de la familia que se reúne en posadas, a hacer tamales o en la noche de Navidad.

Ya perdí la cuenta de las navidades que he pasado en Alemania, donde tengo la fortuna de contar con la familia de mi marido y obviamente la propia familia que hemos formado junto a nuestras dos hijas. Pero jamás, jamás podrá compararse una Navidad aquí con la de allá, donde no somos sólo 8 personas sentadas a la mesa, y donde nuestras hijas no son las únicas nietas. Difícil escribir todo lo que significa la Navidad en México, pero en pocas palabras puedo resumir que es el momento más hermoso de unión familiar, celebración y alegría.

Casualmente en estas últimas semanas, diferentes personas me han preguntado sobre la forma en que celebraré la Navidad este año y más de una se ha sorprendido al saber que no tengo a NADIE de mi familia mexicana aquí cerca. Curioso, no? No sé si conozcan a extranjeros que tengan a un hermano, sus padres u otros familiares en estas fechas por aquí, pero la cara de asombro y pena con la que me miran me ha hecho casi llorar. Definitivamente esto de estar lejos de México me afecta más ahora que antes 😦

Será la edad? Cuando las niñas estaban pequeñas pasamos cada Navidad en México y después de una pausa cuando la mayor entró a la primaria, volvimos a celebrar la Navidad hace 5 años en Monterrey. Desde entonces nos hemos quedado en Alemania durante las fiestas y de forma alternada hemos celebrado en casa o con mis suegros la Navidad, pero siempre con un máximo de 8 personas. Algunas veces hemos incluido algún platillo mexicano en el menú y nos conectamos por Skype a México para no sentirnos tan lejos.

Pero sí, estamos lejos y extrañamos mucho, más de lo que podría uno imaginar. Y por eso me cuesta mucho trabajo en estos días comprender a las personas que me cuentan que algunos familiares no asisten a la fiesta de Navidad por motivos como “mi hermano tiene casa nueva y quiere celebrar ahí, por eso no viene a casa de los abuelos este año”, o “los que tienen niños quieren celebrar en su propia casa para no estresarlos con tanta gente”… incluso el papá de mi marido que tiene 3 hijos con su segunda esposa, evita tener a toda la familia reunida porque con 8 nietos es demasiado estrés.

En fin, para mí la Navidad era sinónimo de reunión con mucha gente, mucho ruido y mucha fiesta! Y al paso de los años te das cuenta que esa “mucha gente” puede irse en cualquier momento, así que valoro más que nunca la oportunidad de pasar las fiestas importantes e incluso días normales, con la gente que queremos. Este corto muestra en pocos minutos a lo que me refiero:

Espero el próximo año tener la oportunidad de pasar la Navidad en México otra vez. Mientras tanto sigo disfrutando de los mercados de navidad, el vino caliente y otras tantas tradiciones navideñas que también son muy lindas por este lado del planeta. Y por supuesto también disfruto al máximo a mi familia alemana que me ha adoptado y que me quiere mucho. No me puedo quejar porqué bien sé que otros no tienen tanta suerte como yo 🙂

Felices fiestas y que VIVA LA FAMILIA!!!

Tu que estas lejos de tus amigos
De tu tierra y de tu hogar
Y tienes pena, pena en el alma
Porque no dejas de pensar…

Tu que esta noche
No puedes dejar de recordar
Quiero que sepas
En nuestra mesa
Para ti tengo un lugar…

Por eso y muchas cosas mas
Ven a mi casa esta Navidad

Calendarios de adviento 2019

El domingo empezó el mes y el tiempo de adviento, cosa que no sucede cada año 🙂 Y con diciembre, empezó la tradición del calendario de adviento, que ya he explicado en otras ocasiones. Se trata de abrir 24 puertitas del 1 al 24 de diciembre y como me encanta la navidad, esta casa no sólo tiene 1 calendario sino muuuuchos!!!

Es una de mis tradiciones favoritas en Alemania y aunque las niñas ya son adolescentes, no pueden faltar los calendarios en casa. Este año adquirí unos nuevos:

así cada día prendo una velita con aroma diferente y me tomo un té calientito.

Las niñas no pudieron decidirse entre los que venden en las tiendas, hay con cosméticos, cremas, productos de belleza, etc. ni tampoco tuvieron tiempo ni ganas de comprar 24 regalos diferentes para la hermana como lo hicieron algunos años en el pasado. Así que les llené sus casitas con sus chocolates favoritos y les dimos dinero para que completen su regalo de navidad.

Mi marido tiene este año uno de chocolates y otro muy curioso de “Der Postillon”, un periódico de sátira que ha impreso un librito con sus mejores artículos relacionados a la navidad.

Y yo? Pues no tengo de chocolates sino de sorpresas… como ya es costumbre, participo con dos grupos de amigas, uno de mexicanas y otro de alemanas para regalarnos un calendario de adviento muy especial.

Además en la casa tenemos otros que son de la familia:

Ya entienden porque amo diciembre???!!! No importa el frío ni los días oscuros, con los calendarios de adviento y los mercados de navidad es imposible no amar Alemania en esta temporada 🙂

A %d blogueros les gusta esto: