El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para agosto, 2019

Hasta pronto, papá y mamá!

Y en un abrir y cerrar de ojos se pasaron las 7 semanas que mis padres pasaron en Alemania. La visita anterior fue hace 3 años, así que han cambiado muchas cosas desde entonces. Por ejemplo, esta vez el cuarto de huéspedes es la recámara de nuestra hija mayor que volvió a ser habitación de invitados mientras ella dormía con su hermana por 3 semanas. Y aunque parece poco, en estos tres años nuestras hijas dejaron de ser niñas con las cuales se podía jugar, hacer paseos y cocinar. Hoy son dos adolescentes que prefieren pasar el tiempo a solas, no hablan mucho y no quieren hacer lo que dice mamá.

De todas formas, pasamos un tiempo muy bonito con los abuelos. Como ya les había contado, las chicas estuvieron en California tres semanas, tiempo en el que yo viajé con mis padres a Noruega. Ese crucero quedará en nuestras memorias para siempre, fue una experiencia diferente y muy especial.

Apenas llegaron las chicas de Estados Unidos, volvieron a empacar para pasar unos días en el área de Harz donde se encuentra un parque nacional entre las montañas. Visitamos las ciudades Goslar y Wernigerode.

Conocimos el puente colgante más largo del mundo donde coincidimos con mis suegros.

Y subimos en teleferico a una montaña cercana a nuestro hotel.

Disfrutamos de la naturaleza al máximo y pasamos unos días en familia sin estrés ni preocupaciones. Comimos rico, caminamos mucho y conocimos lugares nuevos.

En el resto de días que estuvieron en Stade visitamos Hamburgo, paseamos por aquí y por allá, probamos platillos diferentes y disfrutamos de temperaturas agradables en la terraza o en parques cercanos.

Odio las despedidas y más cuando no se sabe cuándo será la próxima vez que coincidiremos. Confío en que mi plan funcione y podamos celebrar la navidad 2020 en Monterrey. Pero falta tantoooo tiempo! No queda más que esperar, seguir en contacto por Facetime y recordar los bellos momentos hasta el reencuentro.

Gracias a Dios por darles salud y energía a mis padres para cruzar “el charco”, fue una bendición haberlos tenido nuevamente en casa y espero sigan así para que pronto regresen. Me encanta verlos tan contentos con nuestras hijas, disfrutando el clima tan agradable y todo alrededor como si fuera la primera vez. No cabe duda que tengo mucha suerte de vivir donde vivo y a través de sus ojos, redescubro las bondades que este país me ofrece a diario.

Mientras a seguir adelante, planeando un par de cursos que tomaré en Florencia, Italia y nuestras vacaciones de otoño en Croacia. Ya les contaré! Feliz semana!

 

 

Anuncios

Empieza la tortura… en serio!

Hace justamente 3 años titulé una entrada “Empieza la tortura” , donde escribía sobre el inicio de la terapia de ortodoncia de nuestra hija mayor. Como es costumbre, un año después ya no escribí sobre el inicio de una terapia muy similar de la pequeña. Para qué repetir lo mismo…

El año pasado la doctora nos sorprendió con la noticia de que ya se iba a jubilar y que no habían encontrado otra persona para tomar el consultorio y los más de 500 pacientes que atendía. Oh oh! Hasta ese momento todo había ido bien y su diagnóstico era que la mayor no necesitaría “frenos” (Brackets) y la pequeña sí, pero hasta ese momento no se los habían alcanzado a poner porque hubo que quitarle algunas piezas de leche que no se habían caído por sí solas.

Así que de un día para otro tuvimos que buscar otro ortodoncista en la ciudad, sacar cita, volver a empezar con revisión, control de diagnóstico anterior, etc. En resumen:

  • tuvimos que explicar la situación al seguro médico que por lo que se ve no acepta fácilmente el cambio de médico a mitad de una terapia.
  • el nuevo médico dijo que la mayor también necesita “frenos” sí o sí y que ya era un poco tarde para empezar
  • por cuestiones del viaje a California aplazamos la aplicación de los frenos hasta Agosto
  • resulta que el seguro médico no cubre toda la terapia como yo creía, y que por niña tendremos que pagar 1500 euros extra! Al menos este médico no presentó otra alternativa.

Uffff! Después de averiguar con amigas y descubrir que hubiera sido una buena idea tener un seguro adicional para este tipo de casos y que casi todos los ortodoncistas cobran extra, no quedó otra opción que seguir con el plan y finalmente llegó el día esperado!

El 13 de agosto comenzó la tortura en serio con la aplicación de los “frenos” que serán parte de la dentadura de nuestras dos hijas por los siguientes dos años. Yo pasé por eso y sé lo que significa. Las pobres han estado a sopita, helado y puré estos primeros días y aunque sé que la situación mejorará cada apretón volverá a traer dolor.

Ni hablar, solo confío en que la terapia solucione sus problemas de mandíbula y mordida. Así que les cuento mi experiencia para que vayan viendo si es necesario tener un “Zahnzusatzversicherung für Kieferorthopädie” para evitar sorpresas como la nuestra. Con los antecedentes dentales de mi marido y míos era obvio que al menos una necesitaría frenos, pero no sabíamos que saldría tan caro.

Ya les iré contando como avanza esta historia y como quedan los dientes al final 🙂 Aquí las fotos del ANTES!

Lo bueno del cambio de médico fue que ambas están pasando por lo mismo simultáneamente y se acompañan en su dolor. Y a mí me evita pasar por lo mismo unos meses después. Lástima que el médico no tenga la promoción del “2×1” en el precio 🙂

 

A %d blogueros les gusta esto: