El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para marzo, 2019

Ser prevenido…

vale por dos! Dice el dicho, no? Pues eso lo aplican muy bien en mi compañía de seguro social, donde puedes obtener una recompensa monetaria si eres prevenido.

El seguro social en Alemania es un tema complicado que todavía no termino de entender… hay pacientes privados y públicos, y en ambos casos existen compañías distintas. No es como en México que el IMSS es la institución única, de gobierno y nacional para todos los trabajadores. Aquí hay compañías que funcionan como privadas pero a las que pertenecen trabajadores y empleados que pagan junto con sus empleadores el seguro médico social.

Uno puede elegir la compañía y en mi caso tenemos el seguro social con IKK Classic. Porqué eligió esa mi marido y no otra? No lo sé, pero hasta ahora no ha habido necesidad de cambiarnos. Tenemos nuestras tarjetas y con ellas podemos ir a cualquier consultorio médico de la ciudad. Al menos en Stade hay muy pocos doctores que atienden SOLO pacientes privados.

Pero bueno, yo les quiero contar de un programa que tiene nuestra aseguradora que se llama “IKK Bonus“. Apenas lo conocí hace dos años y fue por casualidad, así que les cuento para que vean si sus compañías manejan algo como esto y lo aprovechen.

El programa consiste en un bono de 100€ si eres prevenido 🙂 Eso se comprueba fácilmente si asistes a controles preventivos de cáncer, control dental semestral, haces ejercicio, recibes las vacunas correspondientes, etc. Si participas en 4 de estos eventos a lo largo de un año, te depositan los 100€ en tu cuenta bancaria.

Fácil, no? Desde que cumplimos 35 años mi marido y yo vamos al control general cada dos años con el médico de cabecera. Él mismo realiza el control de cáncer de piel que cuenta como un aspecto extra de prevención. Cada año voy al ginecólogo para el papanicolao y cada seis meses vamos a control dental. Aún sin saber de éste bono, nunca faltábamos a dichas citas.

El papeleo es sencillo. Mandas pedir el “Antrag auf Auszahlung des IKK Bonus” en internet o por teléfono para el período que tu decidas, no tiene que ser necesariamente un año calendario (de enero a enero). Luego llevas esta hojita a tus citas de control y te pondrán un sello con firma y fecha. Una vez que tengas los 4, se envía por internet o correo y listo!

IMG_7254

Aquí la lista de posibilidades:

IMG_7255

No sólo son citas de control, sino también si vas regularmente al gimnasio, no padeces obesidad, tomas cursos de prevención, etc.

Vale la pena ser prevenido, no? Además de ahorrarle costos a la aseguradora, cuidamos de nuestra salud que en mi caso es lo más importante para mí y mi familia.

Para cualquier duda o comentario, estoy a sus órdenes 🙂

 

Anuncios

Por un mundo mejor #FFF

El pasado viernes 15 de marzo se llevaron a cabo manifestaciones de estudiantes en todo el mundo para reclamar mas acción en el tema de cambio climático. Stade, la pequeña ciudad donde vivimos también alzó su voz y estoy muy orgullosa de mis hijas que participaron por primera vez en un evento cómo estos.

IMG_7326

Hace 8 años también estuvieron en una marcha de protesta que organicé en Hamburgo9383b-img_6920 por la paz en México. En aquel entonces me acompañaron llevando una bandera de nuestro país pero no sabían muy bien el porqué… apenas tenían 5 y 6 años. El viernes pasado ellas decidieron asistir a pesar de las consecuencias por faltar a la escuela.

Greta Thunberg, la iniciadora del movimiento “Fridays for Future” ha insistido en que las manifestaciones se lleven a cabo en horario escolar, tema que en Alemania ha levantado severas críticas porque la escuela es obligatoria y el no asistir puede generar multas económicas a los padres o malas notas en clase, además de una “falta injustificada” en las calificaciones finales.

Desde hace dos semanas estuvimos con el dilema en casa… ir o no ir? En toda su historia escolar ninguna de las dos ha tenido una falta injustificada y aunque la menor no dudo ni siquiera un segundo en asistir, la mayor lo pensó muchísimo. Los maestros no pueden tomar partido en este tipo de temas y recibimos dos cartas de la escuela. Una del director recordándonos de la ley que nos obliga como padres a mandar a nuestros hijos a la escuela:

IMG_7341

Y una segunda del comité de padres de familia que valoraban como positivo el asistir a este tipo de acciones…

IMG_7342

Obviamente la decisión estaba en nuestras manos y en la de nuestras hijas. Mi marido y yo queríamos que asistieran porqué además de la importancia del tema en nuestra vida cotidiana, sería una experiencia nueva para ellas. La menor se organizó con una amiga para hacer un par de pancartas mientras que la mayor seguía entre la espada y la pared… quería participar pero temía “la falta injustificada” en sus calificaciones.

Se llegó el día, 15 de marzo y la pequeña estuvo puntual a las 11 de la mañana en el punto de encuentro, con su amiga y sus pancartas. La mayor asistió a la escuela porque de última hora les pusieron una prueba de deportes de 9:30 a 11:00 y no quería perdérsela. A las 12 la llevé a encontrarse con su hermana que ya iba de camino al ayuntamiento junto con cientos de jóvenes. Fue tan emocionante ver a todos esos estudiantes bajo la lluvia con pancartas empapadas y entonando versos a favor del medio ambiente.

Ni la lluvia ni las faltas injustificadas detuvieron a 2000 jóvenes en nuestra comarca. Y mis hijas fueron dos de 300,000 participantes en Alemania y de 1 millón y medio a nivel mundial. Está en nuestras manos hacer algo para detener el deterioro de nuestro planeta, pequeñas acciones pueden lograr mucho y estoy convencida que este movimiento ha llegado para quedarse. Nuestros hijos y nietos merecen un mundo saludable y limpio. Ellos nos están poniendo el ejemplo y no podemos ser indiferentes a este llamado.

En Alemania se le entregó una carta a la canciller Angela Merkel y tanto políticos como empresarios deben tomar acción para garantizar cambios de verdad. Las promesas y las buenas intenciones no bastan! Es hora de actuar antes de que sea demasiado tarde!

carta a Merkel fff

No estoy de acuerdo en que falten a la escuela cada viernes, pero definitivamente haber participado en esta ocasión fue una buena decisión y veremos si en un futuro se organizan nuevas manifestaciones. En parte entiendo que se hagan por la mañana para ejercer mayor presión, pero desgraciadamente las consecuencias de faltar cada viernes sí serían negativas para los estudiantes alemanes. Ojalá se vean resultados pronto! Ya vamos tarde en la protección a nuestro planeta 😦

#fridaysforfuture

#parentsforfuture

IOAJ1086

*** ahora ya no se usan las fotos con ellas de cuerpo completo… pero aquí la evidencia de que estuvieron presentes, jiji

 

 

Prueba superada! C1!

Sin pensarlo mucho en diciembre del año pasado me registré para presentar la prueba de idioma C1 en la universidad popular (VHS) de Buxtehude (una ciudad a media hora de Stade) el 24 de enero de este año.

No tenía mucho tiempo para prepararme y no tuve oportunidad de asistir a un curso porque justo el día que se imparte ese nivel en Buxtehude (en Stade ni siquiera lo ofrecen) yo misma doy clases de español.

Hasta ese momento sólo había presentado el B2 hace 3 años y para dicho examen sí tomé un curso de dos semestres. En esta ocasión “me aventé al chile”, como decimos en México.

Aquí les comparto una gráfica sobre los niveles de conocimiento de un idioma dentro del Marco Común Europeo de Referencia que aplica para cualquier lenguaje:

nivel-de-ingles-2

Como pueden ver el C1 es el nivel previo al último que es comparable a un hablante nativo. Y el examen no es muy sencillo que digamos 🙂 Para el idioma alemán hay dos tipos de examen: Telc o Goethe, que aunque son parecidos tienen algunas particularidades. Por ejemplo, escuché por ahí que para estudiar en la universidad te piden el TELC C1, pero por mis rumbos solo aplican el Goethe y como no tengo intención de hacer un doctorado, me conformé con ese.

¿En qué consiste el examen Goethe C1? IMG_7239

En 4 partes, cada una de 25 puntos:

  • COMPRENSIÓN DE LECTURA (70 minutos)
    • Colocar términos faltantes en un resumen de un artículo
    • Encontrar ideas sobre temas específicos en 4 textos distintos
    • Completar un texto con 10 términos faltantes (opción múltiple)
  • COMPRENSIÓN AUDITIVA (40 minutos)
    • Preguntas sobre una conversación telefónica
    • Preguntas sobre una entrevista (opción múltiple)
  • ESCRITURA (80 minutos)
    • Texto sobre un tema presentado en forma de gráfica
    • Completar palabras en una carta informal
  • EXPRESIÓN ORAL (15-20 minutos)
    • Presentar un tema en 3 minutos
    • Diálogo con otro alumno para ponerse de acuerdo sobre un tema

Como desde hace varios años leo mucho en alemán y escucho audiolibros, las primeras dos partes no se me hicieron difíciles. No estoy acostumbrada a escribir textos largos y mucho menos a hablar sobre un tema 3 minutos sin parar, así que a estas últimas dos partes les tenía más miedo.

¿Cómo me preparé?

Lo ideal es tomar un curso, pero como no aplicaba en mi caso me preparé con dos libros y los exámenes de la página de internet de Goethe. En total hice 11 pruebas diferentes sin usar diccionario y considerando el límite de tiempo. Escribí un sin fin de textos que mi marido con mucha paciencia me corregía y le presenté infinidad de temas contando el tiempo, después de haberme grabado yo misma otro tanto de veces.

Así como podían tocarme temas conocidos el día del examen, podían tocarme artículos especializados en temas desconocidos. Hay mucho de suerte en este tipo de exámenes y entre más practiques, mas probabilidad habrá de que conozcas todo tipo de temas.

¿Y cómo me fue?

El día esperado llegó y aunque nerviosa, las primeras tres partes las completé sin problemas. El tiempo fue suficiente en cada sección y no hubo nada que me sorprendiera o desconociera. Pero después de 4 horas y media mi cabeza estaba a punto de explotar y sentí que en la parte oral había hablado como “Cantinflas” pero en alemán. Fatal! Cabe aclarar que para pasar el examen se necesitan 60 puntos en total, pero mínimo 15/25 en la parte oral.

Y esperé y esperé… 4 semanas hasta que llegó el resultado:

IMG_7240

No me puedo quejar 🙂 En el B2 había obtenido 85 puntos y tengo que admitir que las evaluadoras se portaron muy bien al otorgarme tantos puntos en la parte oral, pero supongo que consideraron el cansancio y los nervios que no me dejaron expresarme de forma normal.

¿Y para qué quiero o me sirve este certificado?

Primero que nada para darme SEGURIDAD! Sí, ahora me siento tranquila de que mi nivel de alemán no es tan malo como creo. Es sólo una evaluación pero dice mucho y ya no me subestimaré. Claro, después de 17 años de vivir en este país sería lógico tener este nivel, pero como no lo practico en un ámbito laboral y me comunico mucho en español, no es fácil dominar un idioma que solo se habla de forma cotidiana.

Y en segundo lugar, este certificado me podrá abrir puertas en uno de mis propósitos de este año: encontrar un trabajo en mi área de informática. Así que ya nada me detiene y empezaré a buscar algo de medio tiempo para combinarlo con mis clases de español y como no tengo prisa, espero encontrar algo que me guste y cumpla mis expectativas.

Y por supuesto la historia no termina aquí, seguiré estudiando alemán y practicándolo más y más. Aunque no tengo intención ni necesidad de presentar el C2, esto de aprender un idioma es un cuento de nunca acabar. Ánimo!!!

Valores en Alemania: la Confianza

Con esta entrada comienzo una nueva serie llamada “Valores en Alemania”, donde les compartiré como se viven en Alemania algunos de los valores elementales de la sociedad y algunas anécdotas que me han pasado a lo largo de estos años.

Valores hay muchos y cada cultura tiene su forma muy particular de ponerlos en práctica, así como su propia escala donde algunos son más importantes que otros. En Alemania me he llevado algunas sorpresas, por ejemplo con la puntualidad o el orden, que aquí son un poco diferentes a como los había vivido en México.

Empezaré con la confianza que es algo que disfruto mucho en este país. Según la RAE,

confianza

De confiar.

  1. f. Esperanza firme que se tiene de alguien o algo.
  2. f. Seguridad que alguien tiene en sí mismo.
  3. f. Presunción y vana opinión de sí mismo.
  4. f. Ánimo, aliento, vigor para obrar.
  5. f. familiaridad (‖ llaneza en el trato).
  6. f. Familiaridad o libertad excesiva. U. m. en pl.
  7. f. desus. Pacto o convenio hecho oculta y reservadamente entre dos o más personas, particularmente si son tratantes o del comercio.

y en este caso no me refiero a la familiaridad o la seguridad en sí mismo, sino en esa ESPERANZA FIRME que se tiene de los demás. Y para mostrarles un ejemplo práctico les cuento esta pequeña historia…

Cuando compramos la casa donde vivimos, uno de los árboles del jardín tenía una casita instalada para unos pajaritos llamados “Meise” (páridos) que con el paso de los años se pudrió. Mi marido la retiró y decidimos buscar una nueva porque estos pajaritos acostumbran hacer su nido en el mismo lugar cada año. Me acordé que había visto algunas en una de las carreteras rurales cerca de casa y efectivamente encontré la casa sin problema.

IMG_7214

Y como es costumbre en estos rumbos no había nadie a la vista… sólo las casitas, el anuncio con el precio y una caja (KASSE):

IMG_7215

dónde coloqué 9 euros a través de la rendija y tomé una de las casitas que mi marido instaló la semana pasada en el mismo árbol dónde se encontraba la anterior:

IMG_7219

Y así como este ejemplo, he comprado tulipanes en primavera, cerezas en verano y calabazas o papas en otoño. Siempre bajo el mismo concepto de bienes a la vista del cliente sobre la carretera, una caja para el dinero y nadie para checar si colocas el monto indicado. Y tampoco cámaras escondidas o algo por el estilo. Lo único es CONFIANZA por un lado y HONESTIDAD por el otro.

Ojalá que esto nunca cambie y se siga confiando en las personas como aún hoy en día se hace en los pueblitos alemanes. En las grandes ciudades no me ha tocado ver este tipo de cosas pues es obvio que no hay granjeros vendiendo sus productos, pero en algunas partes he visto antiguas cabinas de teléfono con libros que puedes tomar sin costo o donde puedes dejar tus libros también para que otros los puedan tomar y leer.

En otra ocasión les compartiré otros ejemplos de HONESTIDAD que me han llamado la atención y que desgraciadamente en México son difíciles de encontrar. Pero bueno, mi intención no es comparar sino valorar cómo funcionan algunas cosas por acá gracias a los VALORES de la gente.

Espero sus comentarios y si tienen alguna anécdota que compartir, adelante! Ojalá que nunca se pierdan estas historias para darnos cuenta y recordar lo valioso que es una sociedad con valores 🙂

 

A %d blogueros les gusta esto: