El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

En las entradas pasadas les conté sobre nuestras vacaciones de otoño y los lugares que visitamos, así que ahora les compartiré las cosas que me llamaron la atención en el crucero y que hacen a Costa una de mis navieras favoritas 🙂

Multi-lingüe. Hace 20 años que conocí Costa fue algo que me sorprendió y me alegro que conserven esa característica: toooodo se explica, se anuncia y se informa en 5 idiomas: italiano en primer lugar, francés, español, alemán e inglés. Muchos, por no decir la mayoría de los empleados que tienen contacto con el público (equipo animador, gerentes de restaurantes, etc.) hablan por lo menos 4 idiomas. Sea una clase de manualidades, el bingo, la presentación de un espectáculo, la clase de cocina, los anuncios del capitán o la información impresa está en los 5 idiomas. A veces ya no sabía ni en que idioma hablar.

Público internacional. La mitad de los pasajeros era italiana, pero la otra mitad era completamente internacional: muchos españoles, franceses, suizos, alemanes y un poco menos de Europa del este o asiáticos. Una mezcla muy interesante y una oportunidad de conocer personas de todo el mundo. De igual manera la tripulación es multi-culti. El chico que ordenaba nuestro camarote era nicaragüense, los meseros el primer día eran filipinos y el resto del viaje eran dos chicos de la India. El jefe de meseros de nuestro turno era colombiano, el chef de Mauricios y en el equipo de animación había de todo un poco!

Costos. Aunque el crucero se anuncia como “all-inclusive”, es necesario aclarar que además de las bebidas y las excursiones que siempre se pagaban aparte, ahora también hay estands, cuyos helados (1.50€-4€) y crepas (4-5€) tienen que cargarse a la tarjeta. Para las bebidas hay una amplia selección de paquetes de acuerdo al tipo de consumo (alcohólico o no) de cada quien. En el crucero solo se incluye agua, café y té a las horas de la comida/cena y adicionalmente jugos durante el desayuno. El precio de las excursiones se ha disparado en los últimos años y en esta ocasión no reservamos ninguna.

Cena elegante. Algo que me encanta de los cruceros Costa es la cena formal que incluye un menú diferente de 5 tiempos para cada noche. También se puede cenar en los restaurantes de buffet, pero cómo no aprovechar la oportunidad de conocer y probar platillos exquisitos de diferentes regiones de Italia!

Noche romántica. El día que embarcamos, el 30 de septiembre, cumplimos 17 años de conocernos Tom y yo. Para festejarlo, reservamos en un restaurante exclusivo para cenar solitos. Las niñas cenaron en el restaurante con buffet y nosotros un menú de 3 tiempos con vista al mar y música instrumental de fondo.

IMG_9626

Teen Zone. Mis hijas habían viajado anteriormente dos veces con sus abuelos en crucero y en ninguna de las ocasiones quisieron participar en el club infantil. En esta ocasión, Victoria podía participar en el club de adolescentes (12-17 años) y Caty en el infantil (3-11), pero obviamente no querían estar separadas y yo no quería tenerlas aburridas sobre todo en los días de navegación. Hablé con la coordinadora del club “Teen Zone” y permitieron la entrada a Caty a pesar de no cumplir el requisito de edad. La pasaron de maravilla porque además de participar en actividades (rallys, torneos deportivos, concursos) con chicos de su edad, conocieron chicas de otros países y practicaron su español e inglés, ya que ni la instructora ni la mayoría de los participantes hablaba alemán.

IMG_0564

Fiestas y espectáculos. Cada noche disfrutamos de un espectáculo diferente y después de la cena (teníamos el segundo turno) seguíamos la fiesta en alguno de los salones o en cubierta. Vimos espectáculos de flamenco, de acrobacia y de magia mientras que otras noches el equipo de baile presentó shows con diversos temas como: Cinemagique, Radio o Magical Moments. De igual forma las fiestas tenían siempre un “Motto/Tema” como por ejemplo, la Noche Blanca a la que teníamos que vestir de blanco, Fiesta Internacional, Española o de los ’80s. Mientras nosotros disfrutábamos las fiestas, las niñas se divertían en la Disco con los chicos y chicas del Teen Zone entre concursos y juegos.

Comida. Creo que todo el mundo sabe que en los cruceros uno sube de peso y eso es porque no para uno nunca de comer! Buffet de desayuno, de comida, de merienda con bocadillos y pasteles y cena de 5 tiempos! Como si eso fuera poco, estaba siempre el estand de helados y crepas ( con costo extra) abierto y los bares también. Y algunas noches colocaban un Buffet de medianoche con pasteles y postres!!!

IMG_0530

Actividades. En un crucero es prácticamente imposible aburrirse porque a todas horas hay actividades de todo tipo para chicos y grandes. Concursos y juegos en diferentes áreas del barco, actividades manuales, clases de baile, de cocina, de aeróbics o de italiano, seminarios sobre salud o maquillaje, o se puede pasar tiempo en el casino, la piscina o el gimnasio. Además, para niños y adolescentes se ofrecen programas especiales. Nosotros hicimos un poco de todo y también jugamos juegos de mesa en nuestro tiempo libre o tomamos un poco de sol en cubierta.

Ambiente latino. A pesar de estar a miles de kilómetros podría decir que en este cruceroIMG_0348 me sentí igual que en los realizados en el Caribe. El 80% de la música que se oía, cantaba o bailaba era latina! Dos veces al día había clases de baile, en su mayoría de ritmos latinos: samba, cha cha cha, salsa, bachata, etc. El jefe del equipo de animación era brasileño, el único latino entre italianos, filipinos e incluso dos miembros de Vietnam y Mauricios, pero toooodo el tiempo la música que acompañó sus juegos, fiestas y concursos era música latina… y yo feliz! La gente se ambientaba rápidamente y prácticamente había oportunidad de bailar Despacito, Macarena, o la Gozadera a diario. Por la noche además de la música latina para bailar, un dueto paraguayo cantaba boleros y otros ritmos románticos acompañado de sus guitarras. Qué más se puede pedir?

Souvenirs. Además de los recuerdos que guardo en mi corazón, me gusta siempre comprar alguna cosita de los lugares que visitamos y esta vez no sólo imanes para nuestra colección del refrigerador, sino también:
– una botella de vino de La Geria (Lanzarote)
– Collar y pulsera de piedra volcánica (Tenerife)
– Camisetas y sudaderas de Roma
– Un rosario del Vaticano
– Un camellito de Lanzarote

– una bolsa de corcho de Madeira
– aceite con chile de Italia
– Mojo Rojo de Las Canarias
– Un vasito tequilero de Roma para nuestra colección de Hard Rock
– Una postal de cada lugar para nuestro álbum fotográfico
– Arena negra de Tenerife y una piña de un parque italiano

IMG_0955

 

Gente de mar. Uno o dos días antes de terminar el crucero hubo una presentación por la tarde de algunas personas de la tripulación que tocaban algún instrumento o cantaban, y otros hicieron un “sketch” cómico o acrobacias. Me pareció muy lindo detalle y antes de comenzar pasaron el siguiente vídeo (con algunas modificaciones para el Costa Magica) que me emocionó hasta las lágrimas:

La vida en un barco no debe ser fácil, ya que pasan largas temporadas en altamar y no ven a su familia por meses enteros. En los cruceros de Costa la tripulación europea pasa 5 meses sin pausa en un barco y los que no son europeos 8. Después pueden tomar algunos meses de pausa antes de empezar un nuevo contrato/temporada. Eso siempre me ha llamado la atención y al platicar con ellos he llegado a la conclusión de que de verdad son “gente de mar”, y les gusta esta forma de vida. La señora (italiana) que nos enseñaba las manualidades me contaba que esa semana celebraba 15 años de trabajar en cruceros y el jefe de meseros (colombiano) tenía más de 20 y sólo le faltaban tres temporadas para jubilarse. Impresionante! Definitivamente tiene que gustarte el mar para vivir en un barco toda la vida 🙂

Diario di bordo. Es el nombre del periódico diario que imprimen en el barco para cada cabina en diferentes idiomas. En nuestra cabina pedimos que nos colocaran uno en español y otro en alemán y cada mañana podíamos leer el plan de actividades del día, los horarios de restaurantes, shows y enterarnos de las ofertas en las tiendas o en masajes. Además de tener información sobre el clima, el puerto a visitar y saludos del capitán 🙂 Buscando entre mis papeles encontré los periódicos de nuestro crucero hace 10 años, y así pude darme cuenta que ahora los horarios de los restaurantes son más limitados y que antes ofrecían misa diaria, entre otras tantas cositas que han cambiado en tanto tiempo.

IMG_9699

México me acompaña. En diversas ocasiones sentí mi México muy cerca de mí a pesar de estar a miles de kilómetros de distancia. La segunda o tercera noche hubo una fiesta internacional y los animadores pasaron con algunas banderas a la pista, solo 6 u 8, y una de ellas era la mexicana. Curioso, no? En nuestra visita a la iglesia Notre Dame de Marsella, encontré una imagen de la virgen de Guadalupe! Mientras que otra noche, encontramos de casualidad un salón pequeño donde cantaba el dueto con guitarras y que empiezan a cantar “y si Adelita se fuera con otro”!!! Y finalmente en una fiesta de despedida al salir de Málaga, el equipo de animación volvió a salir con banderas y México estaba presente, a pesar de que no había ningún mexicano entre ellos. Curioso, no?


Lady Gaga. No, no la original  sino una pasajera que siempre vestía de forma muuuuy IMG_0499exótica. Al principio creímos que era parte del equipo animador, pero no! Era una señora de unos 75 años con peluca de un color diferente cada día, maquillada de forma exagerada y con ropa brillante y llamativa. En todos los concursos y fiestas estaba en primera fila y era imposible no observarla. Llevaba un gafete con el nombre “Lady Gaga” y era italiana. No me puedo imaginar el tamaño de sus maletas, pues cada día elegía un color y llevaba peluca, vestido largo, boa de plumas, sombrero y zapatos a juego. Seguramente en sus años de juventud fue artista y quiere seguir disfrutando el glamour entre los pasajeros de crucero 🙂

Y así termino esta serie de entradas sobre nuestro crucero por el Mar Mediterráneo. Ya estoy trabajando en la creación del álbum fotográfico, que significa elegir un ciento de fotos entre 1200 que tomamos durante las dos semanas. Pero vale la pena el esfuerzo, porque será nuestra manera de volver a vivir nuestras vacaciones cada vez que recordemos tan bellos momentos plasmados en las fotografías. Y a planear las siguientes, no?

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: