El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Al cambiar de país de residencia de forma definitiva, como yo lo hice hace ya casi 15 años, se reemplazan muchas cosas en nuestra vida cotidiana. Reemplazamos nuestro hogar por una casa o departamento, buscamos un auto si se necesita o nos acostumbramos a usar el transporte público para movernos por nuestra nueva ciudad o pueblo, poco a poco vamos sustituyendo nuestro guardarropa con ropa adecuada al clima local y aprendemos a cocinar con los ingredientes que se encuentren fácilmente, por lo que cambiaremos a mediano o largo plazo incluso nuestros hábitos alimenticios.

Eso es referente a las cosas materiales, luego vienen los documentos como la licencia de manejo, tarjetas de crédito por aquellas de los bancos locales y si es posible se obtendrá un pasaporte nuevo, que como en mi caso no reemplazó el mexicano pero si la visa americana porque ahora entro a E.E.U.U. como alemana sin necesidad de una tarjeta visa.

Finalmente no podemos olvidar que también reemplazamos a las personas, lo cual llevará mas tiempo pero que tarde o temprano sucederá con seguridad. Vecinos nuevos, colegas en el nuevo trabajo si se tiene, compañeros de clases si se viene a estudiar o se toman cursos del idioma, y poco a poco se harán nuevos amigos con la gente local y los círculos de amistades en nuestro país de origen se irán reduciendo con cada visita y muchos quedarán solo como contactos de Facebook o Whatsapp.

Es la ley de la vida del migrante y no hay nada que se pueda hacer. El tiempo y las necesidades de adaptación implican que reemplacemos casi todo, aunque con seguridad conservaremos nuestras creencias, tradiciones y costumbres. Pero que pasa con la familia?

Después de 15 años de vivir en Alemania puedo decir que he encontrado hermanas y primas en algunas de mis nuevas amigas, y en algunas de más edad he encontrado tías. Pero definitivamente la figura familiar más difícil (por no decir imposible) de reemplazar es la de los abuelos de mis hijas, que al mismo tiempo son mis padres. Tengo a mis suegros, incluso dos pares, pero no puedo decir que han reemplazado a mis padres. Nos apoyan, ven a las niñas regularmente y convivimos con frecuencia, pero de eso a tener la confianza y el cariño que existe con mis padres hay un abismo de por medio.

Los abuelos consienten, enseñan y adoran a sus nietos. Tuve la fortuna de conocer a dos bisabuelas y un bisabuelo, además de dos abuelas y un abuelo. Solo sobreviven los padres de mi madre y aunque nuestro vínculo no fue tan fuerte, sé lo que significa pasar los días festivos como Navidad, dia de las madres, cumpleaños, etc. en casa de los abuelos junto con tooooda la familia. En mis últimos años de soltera, cada lunes había reunión de tías y primas en casa de los abuelos para merendar con ellos. Cada lunes!

Definitivamente la nueva tecnología nos acerca, pero no puedo compararse con el verse en persona. Mis hijas se comunican dos o tres veces por semana con mis padres, y aunque las llamadas son cortas, pueden ir viendo su crecimiento y estar al tanto de las novedades de la escuela o fines de semana. Los viajes a mi México lindo querido no son cada año como al principio y que mas diéramos por tener a los abuelos en casa más a menudo, o nosotros pasar cada temporada de vacaciones en Monterrey, donde no solo visitaríamos a mis padres, sino a mis abuelos, tíos y primos.

Cuando me casé nunca imaginé la falta que harían mis padres en la vida de mis hijas. Obviamente no es una razón suficiente para cambiar de residencia, pues igualmente faltarían los abuelos paternos en su vida, pero sí es algo que pone a cualquier mamá migrante a pensar… y reflexionar… y a buscar soluciones para fomentar el vínculo abuelos-nietos.

No es fácil y es algo con lo que tenemos que aprender a vivir… tanto nosotros como los abuelos. Confío en que mis padres vivan muchos años más y vengan muchas oportunidades para coincidir aquí o allá. Las niñas crecen a pasos agigantados y los abuelos no rejuvenecen 😦 Dios quiera pronto podamos vernos y disfrutarnos mutuamente!

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: