El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

No, no voy a escribir sobre mi marido sino sobre otro compañero sin el cual no puedo dormir bien y que me acompaña desde hace justamente 7 años.
Me refiero a un aparato cuya mascarilla administra la terapia CPAP o Presión positiva continua en la vía aérea en español. En palabras sencillas, la maquinita genera aire que hace que respire normalmente mientras duermo.
Toda la vida he roncado y en México me habían dicho que una posible razón era mi tabique desviado, el cual me “arreglaron” cuando cumplí 18 años. Al poco tiempo se volvió a desviar y no quise saber más de operaciones.
No fue sino hasta hace 7 años que mi marido me comentó que no solo roncaba, sino que a veces dejaba de respirar por un par de segundos y que me tenía que mover para que respirara normalmente. Fui con un otorrinolaringólogo que inmediatamente me hizo una prueba sencilla de mi respiración y tuve que llenar un formulario relacionado a mi rutina diaria. Entre las preguntas se hacía mucho hincapié en el cansancio durante el día, a que si te quedabas dormido viendo la televisión o conduciendo. Mis hijas tenían en aquel entonces 4 y 5 años y mi cansancio extremo lo relacionaba a la actividad con ellas y no a la forma de dormir.
En fin, el doctor me mandó a una clínica de sueño en Hamburgo donde tuve que dormir una noche conectada a mil cables mientras era monitoreada por cámara. Curioso que en una clínica de sueño se duerma tan mal! Pero al parecer por las gráficas que me enseñaron al día siguiente había dormido entre 4 y 5 horas. El doctor que me las mostró, me dijo que padecía de apnea severa y que cada mañana amanecía como si hubiera corrido un maratón durante la noche. El esfuerzo de mi corazón era muchísimo y me dijo que tendría que dormir una noche más en la clínica para probar la terapia CPAP y ver si sería una solución para mi problema.

Y desde entonces duermo con este aparato al lado de mi cama y lo llevo a las vacaciones porque ya me da miedo dormir sin él, además de que me he acostumbrado tanto que si no me coloco la mascarilla tengo problemas para conciliar el sueño.
Es incómodo? Un poco, pero a todo se acostumbra uno y al tratarse de mi salud, el ruido del compresor y la mascarilla en la cara pasan a segundo término.
Cada año voy con el otorrinolaringólogo para control y no es necesario dormir en una clínica sino que me prestan un aparatito que mide la funcionalidad del dispositivo y si es necesario, el otorrino puede hacer los ajustes necesarios.
Para qué escribo sobre esto tan personal? Pues porque curiosamente en los últimos meses he hablado con varias personas que se quejan de sus parejas porque roncan mucho o incluso dejan de respirar por segundos como yo, o ellas mismas padecen de trastornos similares durante el sueño. Mi consejo: ir con un otorrinolaringólogo (HNO en alemán) para averiguar las razones y buscar una posible solución. Incluso en la clínica de sueño donde estuve dan conferencias y charlas sobre estos temas de forma gratuita y frecuente. Doy gracias a Dios que mi marido me alertó sobre mis espasmos, porque de no atenderse puede tener consecuencias fatales en algunos casos.

A cuidarse! Feliz semana!

Anuncios

Comentarios en: "Mi fiel compañero de sueño" (1)

  1. […] hará el seguimiento de mi presión arterial. Podría ser que la presión alta haya surgido por mi apnea de sueño y que los problemas en mis extremidades sean a causa de la presión alta. Una vez controlada la […]

    Me gusta

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: