El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para enero, 2017

El “Pfand” y los desechables

Una de las cosas que me sorprendió cuando llegué a Alemania fue la poca variedad de vasos y platos desechables en los supermercados y su uso casi nulo en eventos públicos.  Y desechables con algún personaje para fiestas infantiles era algo muy difícil de encontrar.img_0114

Para los alemanes no es raro ver un pequeño espacio en el súper destinado a servilletas, vasos, cubiertos y platos de plástico , pero para alguien que viene de una cultura donde el desechable ocupa un pasillo entero en cualquier supermercado sí lo es.

Han pasado casi 15 años desde que llegué y 12 desde la primera fiesta infantil que organicé en este país y ahora sí podría comprar platos de las princesas de Disney o de Bob Sponge en mi súper local, pero ya no lo hago. Ya me hice anti-desechables 🙂

En el jardín de niños, donde los pequeños desayunan todos juntos a media mañana se usan ikeaplatos y vasos de vidrio que ellos mismos enjuagan al terminar de desayunar. En la escuela primaria, los niños no desayunan en mesas, sino en sus escritorios o en el patio y no es necesario sacar platos o vasos. Pero en los eventos como inicio de cursos, tarde de lectura o festival de Navidad, se usan platos y vasos de plástico duro (IKEA) que se pueden lavar en el lavavajillas o rápidamente a mano. Nuestra primaria local tiene 100 alumnos aproximadamente y nunca vi un plato desechable en los 5 años que mis hijas estudiaron ahí.

El desayuno internacional al que asisto mensualmente se realiza en un salón comunitario donde la cocina tiene suficiente vajilla para las asistentes, pero como no se alcanza a lavar todo y muchas veces faltan manos, la organizadora nos pide que cada quién lleve su plato, taza y cubiertos cada mes. Lo mismo se hace en días de campo organizados por la escuela, en excursiones o eventos al aire libre: cada familia lleva sus platos, vasos y cubiertos no desechables.

En las ferias o festivales la comida rápida por excelencia es la salchicha asada que se sirve en un pedazo de papel (que no puedo llamar plato) que tiene una tira para agarrar la tellersalchicha (ver foto), así se evita el uso de cubiertos y en algunos casos de servilleta. Las papas fritas se entregan en un platito de cartón muy pequeño o en un cono/cucurucho de papel. Otro tipo de comida como crepas, champiñones, torta/sandwich de pescado, etc. se sirve también en platos minúsculos de papel o en servilleta. Es muy raro ver platos desechables de plástico en este tipo de eventos.

Y vasos? Menos! En Alemania servir la cerveza en un vaso desechable es una grosería, así que el tarro o vaso de vidrio donde se sirve se cobra de forma temporal: lo que llaman “Pfand” (depósito) y que se devuelve cuando regresas el vaso al local. Lo mismo funciona

bier

Vaso para cerveza

en los mercados de Navidad donde el vino caliente, ponche o chocolate se sirve en tazas de cerámica y que se cobra en 3 o 4€ por si te quieres quedar con ella de souvenir. En algunos eventos se maneja el vaso de plástico duro para cerveza o refresco que también lleva “pfand”, el cual se puede lavar y volver a utilizar.

Todo sea por la ecología, el sabor de la bebida o la limpieza. El uso de material desechable además de general toneladas de basura que pueden terminar en calles y parques, afectan al medio ambiente y en Alemania es sinónimo de informalidad, así que en carnes asadas, fiestas de cumpleaños y días de campo no uso platos ni vasos desechables.

Desde hace un par de años se empezó a vender el “Coffee to go” en panaderías y pequeños quioscos en vaso desechable de cartón. Y no tardaron mucho en sacar la primera iniciativa de vender el café con “pfand” en Freiburg. Desgraciadamente con poco éxito pero no dudo que este tipo de proyectos sigan apareciendo de forma aislada, más hoy en día que la preocupación por el medio ambiente y la ecología es tema en todas partes.

El término “Pfand” es el mismo que aplica para las botellas de vidrio o plástico que se regresan para ser recicladas. En casi todos los supermercados se pueden encontrar máquinas donde se introducen las botellas y se imprime un papel con el valor del material recibido. No se trata de “vender” las botellas, sino de recibir lo que se pagó por la botella al comprar el refresco o la cerveza. Aquí pueden ver un vídeo de como funcionan estas máquinas que ahí mismo trituran el plástico 🙂

Ojalá esta pasión por el reciclaje se copiara en todo el mundo y no al revés! Porque eso de encontrar platos de princesas y servilletas de Winnie Pooh en el supermercado indica que la idea de “consumismo” desechable esta llegando a estas tierras, cosa que no me agrada en lo absoluto! A poner cada uno su granito de arena evitando el consumo exagerado de material desechable, o no?

P.D. En estos días vi el siguiente documental que me partió el corazón… creo que aquí en Alemania nunca he visto vasos de unicel (poliestireno) y qué bueno! DI NO AL UNICEL!

 

Anuncios

Atracciones en Hamburgo

Como saben, vivo en el norte de Alemania en una ciudad a 60 kms de Hamburgo y esta vez voy a escribir sobre dos atracciones que acabo de conocer en esta bella ciudad. La primera ya tiene algunos años en operación pero como nuestra hija menor todavía no podía entrar tuvimos que esperar hasta ahora para conocerla. La segunda debería haber sido inaugurada hace 7 años pero por causas que no vale la pena recordar, apenas se terminó y aunque no la conocimos por dentro si pudimos apreciarla por fuera 🙂

Ambas atracciones las conocimos el mismo día: en el cumpleaños #12 de nuestra hija mayor que como siempre coincidió con las vacaciones navideñas y sólo el papá tuvo que pedir el día libre.

La primera parada fue el “Hamburg Dungeon”, una exposición interactiva donde se presentan diversos eventos importantes de la historia de Hamburgo a lo largo de 90 minutos. La atracción existe desde el año 2000, pero en el 2008 se inauguró el punto final de la exposición que consiste en una “caída libre” de 8 metros y en el 2014 se renovó el paseo en barco que simula la época de contrabando en 1700.

hd

La gente se organiza en grupos de 20-30 personas que van caminando por pasadizos y túneles para presenciar en diversas paradas hechos históricos como el gran incendio de Hamburgo en 1842, la Inquisición o la Peste. Como pueden imaginar, gran parte del recorrido es a oscuras, y con actores que representan su papel a la perfección causando miedo o pánico a los asistentes. Por esta razón sólo se permite la entrada a mayores de 10 años y bajo su propio riesgo, los niños de 8 a 10 años deben ir acompañados por un adulto y firmar un papel de autorización. La verdad es que no lo recomendaría, ya con 10 años mi hija menor que es bastante valiente estaba muuuuuy asustada a medio recorrido.

Desde hace años que tenía ganas de visitar este “calabozo” (Dungeon) y finalmente se me hizo conocerlo en compañía de mi marido e hijas. Una atracción que vale la pena, pero que como pueden imaginar esta dirigida al público alemán, ya que los actores solo hablan este idioma y aunque en algunas paradas unas pantallas incluyen subtítulos (inglés) en su programación, no es suficiente para entender todo lo que se ve. Además, en casi todas las estaciones se elige a uno o dos voluntarios entre el público y si no hablas alemán, será difícil participar 😉

Después del susto, la caída libre y las sorpresas no tan agradables del espectáculo nos fuimos a comer al “Markthalle Hafencity” que esta a un par de cuadras y en el que se encuentran 10 diferentes restaurantes de todo tipo de comida. Mis hijas se decidieron por una pizza, mi marido por una hamburguesa y yo por comida hindú. Todo muy rico!

El día estaba frío pero soleado así que seguimos caminando por esta parte de la ciudad llamada “HafenCity” donde se encuentra la “Speicherstadt” (ciudad de almacenes), que desde el 2015 es Patrimonio de la Humanidad. Y es aquí justamente donde se encuentra la segunda atracción que conocimos ese día: la Filarmónica del Elba (Elbphilarmonie), un edificio modernísimo construído sobre un antiguo almacén de cacao.

Nosotros íbamos acercándonos y tomando fotos encantados por la majestuosidad y el poderla ver terminada desde tan cerca. Cabe mencionar que se tardaron casi 10 años en terminarla, así que desde hace años la veíamos inconclusa como parte del paisaje del puerto. Pero el tenerla enfrente y terminada nos tenía con la boca abierta, cuando nos percatamos que podíamos hacer fila para subir a la “Plaza” del edificio de donde se puede apreciar el puerto en todo su esplendor. Para subir hay que obtener boletos que son gratuitos pero necesarios para poder entrar. Hicimos la fila en taquilla, nos dieron nuestros boletos, volvimos a hacer fila para entrar y subimos por una escalera eléctrica larguísima! 82 metros!

Estaba todo llenísimo de gente igual de curiosa que nosotros! Paseamos por la plaza y tomamos muchas fotos de las vistas de Hamburgo:

img_5582

Si visitan Hamburgo, no duden en visitar esta parte de la ciudad y sobre todo, conocer la “Elphi”, el nuevo símbolo de la ciudad que seguramente atraerá muchos turistas cada año. Incluso el New York Times incluyó a Hamburgo entre los Top-10 destinos a visitar en el 2017!

Y si quieren conocer más detalles de esta construcción única en el mundo, les recomiendo este vídeo que está en alemán pero las imágenes dicen más que mil palabras:

https://www.zdf.de/dokumentation/zdf-reportage/die-elbphilharmonie-106.html

Un día muy especial, lleno de lindos momentos, sorpresas y aventuras! Sin duda, uno de los mejores cumpleaños de nuestra Victoria que ya es pre-adolescente 🙂

Planes y propósitos para el 2017

El 2016 se fue en un abrir y cerrar de ojos, y al final del año no queda más que recordar los lindos momentos que pasamos y hacer planes para el año que está por comenzar. Esta vez celebramos con unos amigos que viven en Flensburg y el día 1 de enero cuando llegamos a casa decidí poner en práctica una dinámica familiar:

Entregué a cada miembro de la familia una hoja en blanco y pusimos como título “2016” para después apuntar todas las cosas buenas que logramos, lugares que visitamos, experiencias positivas y bonitos momentos. Una vez escritos, por turnos cada uno leímos nuestros apuntes y comentábamos en familia si otros miembros habían apuntado lo mismo.

En mi lista no podían faltar:

Después les pedí que escribieran por el otro lado de la hoja “2017” y en una lista pusieran todos los planes o propósitos para el año nuevo. Esta vez no los leímos en voz alta, sino que rolamos las hojas y en un pequeño “post-it” cada persona podía agregar un “propósito” a los demás. Al final recibimos nuestra hoja con 3 “recomendaciones” que cada uno podía o no incluir en su lista de forma definitiva. Fue muy interesante ver los comentarios de los demás y la mayoría fueron aceptados.

Algunos de mis planes y propósitos para el 2017 son:

  • celebrar nuestro 15. aniversario de casados con un crucero por el Mediterraneo con nuestras hijas en Octubre y conocer Roma, aprovechando que partimos de ese puerto
  • hacer ejercicio 2-3 veces por semanaphoto-on-2-01-2017-at-16-52
  • encontrar la forma de practicar y seguir mejorando mi alemán
  • celebrar de forma especial mis XV años en Alemania
  • seguir escribiendo en este blog y lograr los 500 likes en mi página de FB
  • organizar el reencuentro de las mexicanas en Hamburgo

De momento no hay plan para viajar a México aunque ganas no me faltan. Si no se da la oportunidad este año, seguro vamos en el 2018 🙂

Les deseo lo mejor para este nuevo año y aprovecho para agradecer a mis lectores que sigan acompañándome en mis experiencias de este lado del mundo. Seguro el 2017 traerá muchas sorpresas, aventuras y nuevos momentos que compartir.

an%cc%83o-nuevo

 

De tour por los mercados navideños

Este año no solo visité el mercado de Navidad de mi ciudad (Stade) como es costumbre, sino que nos fuimos de tour al este de Alemania para conocer los de Dresden y Berlín. No puedo decir que conozco muchos pero en los últimos años he tenido oportunidad de visitar los del norte de Alemania como Hamburgo y Bremen, y el año pasado el de Magdeburg.

Mucha gente me decía constantemente que en los mercados de Navidad del norte no se venden tantas artesanías como en los del sur y que más bien se concentran en los puestos de comida y bebida. Así que decidí comprobar esta teoría en nuestro tour… y sí! Efectivamente, sobretodo en el de Dresden, venden muchísima artesanía local con todos los materiales que se puedan imaginar: vidrio, metal, cerámica, madera, estambre, encaje, lana, cuero, cristal, etc.

Aprovechando que mi marido tomó unos días de vacaciones previos a la Navidad empezamos el tour el 21 de diciembre en Dresden donde pernoctamos dos noches en un hotel localizado en el corazón de dicha ciudad. Dejamos el coche en el estacionamiento del hotel y recorrimos a pie todo el centro, en el cual se localizaban 5 o 6 mercados de Navidad. Los que mas me gustaron fueron:

  • Striezelmarkt Dresden. Uno de los más antiguos de Alemania que se instaló por primera vez en 1434! Sí, hace 582 años para ser exactos! El de mi ciudad cumple este año apenas su 50. aniversario 🙂  La atracción mas importante de este mercado es su pirámide de casi 15 metros de altura que es la más grande de Europa.Y como nos subimos a la pequeña rueda de la fortuna del mercado pudimos apreciar mejor toda la plaza donde se encuentra:

Lo que más me gusto es que cada puesto del mercado tiene una decoración diferente en la parte de arriba que lo hace único. Aquí les pongo algunos ejemplos:

  • Advent auf dem Neumarkt. Este mercado está localizado en una plaza muy cercana a la iglesia “Frauenkirche” y tiene unos pinos grandísimos decorados con estrellas iluminadas. Aquí nos tomamos el tradicional vino caliente y probamos diferentes platillos que no venden en los mercados que ya conocía. Y como “highlight” de la noche escuchamos a un pianista que tocó piezas maravillosas en su piano iluminado:
  • Traditioneller Weihnachtsmarkt an der Frauenkirche. Este mercado está muy cerca del anterior pero en lugar de instalarse en una plaza, los estands están en las calles contiguas a la Iglesia. Muy acogedor y para no perder la costumbre también aquí nos tomamos algo, pero no el tradicional vino caliente sino un “Feuerzangenbowle” que se sirve con un pedazo de azúcar encendido 🙂
  • Mittelalter- Weihnacht im Stallhof. Mi favorito! Este pequeño mercado es algo espectacular! Como su nombre lo indica, esta situado en la Edad Media y no hay detalle que no cumpla con dicha época: ropa, utensilios, comida, bebida, atmósfera y hasta la moneda a usar, que obviamente es el Euro pero que en el mercado llaman “Taler”. Uno se transporta a la Edad Media y ve a los artesanos, cocineros y vendedores en su papel, incluso no pueden andar por ahí con teléfono celular.  100% recomendable!

Y para cerrar con broche de oro nuestra estancia en la bellísima ciudad de Dresden cenamos en un restaurante tradicional en un sótano del centro que se llama “Pulverturm”, y donde también la decoración, el vestuario de los meseros y el ambiente es de la Edad Media. Comimos lechón y disfrutamos de una velada inolvidable!

Como estaba planeado el 23 de diciembre lo pasamos en Berlín, justo unos días después del atentado en uno de sus mercados de Navidad y donde fallecieron 12 personas. Desde que estábamos en Dresden notamos el exceso de policía en los mercados y en Berlín había todavía más. Afortunadamente la gente no dejó de asistir a los mercados y encontramos un ambiente tranquilo y alegre en los dos que visitamos:

  • Gendarmenmarkt. Esta situado en el centro de la capital alemana y no es muy grande pero sí muy acogedor. Probamos unas papas a la “Mexiko” y nos tomamos el tradicional ponche navideño. Paseamos por sus estánds y luego visitamos la Puerta de Brandenburgo donde se suponía que habría un pino de Navidad decorado con esferas mexicanas. Vimos el árbol pero no tenía esferas mexicanas sino unas normales y simples. De todas formas nos tomamos la foto del recuerdo y tomamos el metro para dirigirnos a la “Alexanderplatz” donde nos encontraríamos con unos amigos.
  • Alexanderplatz. Este mercado es grandísimo y no lo recorrimos a detalle porque la mayor parte del tiempo la dedicamos a tomar algo con nuestros amigos para ponernos al corriente de nuestras vidas ya que no nos veíamos desde hace 6 años. El “highlight” del día fue subirme al carrusel con mis hijas y mi amiga, algo que no sólo fue divertido sino mágico! Mis hijas también se subieron a la gigantesca rueda de la fortuna y apreciaron el mercado desde las alturas 🙂

Después de 5 horas en Berlín tuvimos que partir ya que nos esperaban a cenar en casa de los abuelos paternos donde pasaríamos la Navidad. Definitivamente este tour por los mercados navideños fue una gran idea y seguro lo repetiremos cada año, siempre buscando nuevos rincones para descubrir más artesanías, probar nuevos sabores y disfrutar los días de Adviento en este ambiente único y muy alemán.

Para mi colección de tazas no podían faltar una de cada mercado visitado. No compré más porque no siempre son bonitas, y éstas si me gustaron mucho:IMG_5213.jpg

Aprovecho para desearles un año nuevo lleno de sorpresas, aventuras y bendiciones!!! Hasta la próxima!

A %d blogueros les gusta esto: