El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Con motivo de su décimo aniversario, la biblioteca local organizó una serie de eventos y actividades para sus usuarios. Conferencias, juegos, lectura de libros y un “workshop” para reciclar libros formaron parte del programa.

Esta última actividad me llamó mucho la atención e inmediatamente me inscribí junto con nuestras hijas, ya que estaba planeado para niños mayores de 10 años y adultos.

A las tres y media de la tarde de un frío jueves el director de la biblioteca explicó al público presente (unas 20 personas) en que consistía la técnica de  “Doblar libros” (Bücher falten) y nos mostró algunos ejemplos. Una excelente forma de reciclar libros viejos que ya leímos y que no sabemos donde guardar, o simplemente para relajarnos y crear una verdadera “obra de arte”.

Según nos explicaron es importante elegir el libro adecuado para la técnica que queramos implementar. Hay que fijarse bien en el tipo de papel, que no sea demasiado delgado ni fácil de rasgarse. En algunos trabajos será necesario quitar las tapas o cubiertas del libro y en otros, estas mismas tapas son necesarias para sostener la obra terminada.

Hay técnicas sencillas que solo consisten en doblar hojas de forma alternada o el libro completo en una forma particular. Pero hay otras que requieren el uso de un patrón para medir exactamente donde hacer el doblez o dobleces de cada hoja.

IMG_1941IMG_1947

Mis hijas eligieron la forma de “diamante” mientras que yo me decidí por el “corazón” sencillo. El director ayudó a mis hijas a elegir los libros ideales para sus diamantes: con capas de papel que rápidamente quitó y un mínimo de 200 páginas. Para mi corazón era necesario elegir un libro con capas duras y un mínimo de 340 páginas.

Y manos a la obra! En una hora y media de trabajo no terminamos ni la mitad, pero en la casa nos sentamos otras dos horas para finalmente poder admirar nuestras creaciones terminadas:

Es importante aclarar que este trabajo consiste en SOLO doblar todas las hojas de los libros y ninguna página se recorta, aunque en algunos ejemplos arriba así lo parezca. Eso sí, se requiere mucha paciencia porque para formar una palabra como en la foto (Moin) se llegan a invertir de 6 a 7 horas de trabajo.

Hay muchos libros relacionados a este tema y en internet pueden encontrar los patrones, fotos e ideas. A mí me encantó y creo que a mi papá que estará de visita pronto también le gustará.

Así que si no saben que hacer con libros viejos que ni siquiera las bibliotecas o conocidos desean recibir, aquí tienen una linda forma de reciclarlos y adornar una esquina de su casa 🙂

IMG_1944

 

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: