El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Desde hace varios años soy usuaria regular de la biblioteca local, a donde procuramos ir mínimo una vez al mes. Cuando conocí la biblioteca las niñas estaban en el jardín de niños así que comenzamos con la tradición de sacar libros infantiles, cuentos y muy de vez en cuando un DVD para ver en familia. Con el tiempo el tipo de libros fue cambiando y empezaron a sacar también audio-libros con historias de acuerdo a su edad. Por mi parte yo sacaba alguna novela en español o inglés. Leer en alemán nunca ha sido mi fuerte, así que pasaba de largo.

Pero el año pasado cuando empecé mi curso de alemán decidí imitar a las niñas y sacar algunos audio-libros (en alemán) para mí. Nuestras hijas los escuchan antes de dormir o mientras recogen su recamara, en cambio yo comencé a escucharlos en el carro. Rápidamente me volví fan o adicta a esta forma de “leer” y hoy en día extraño cuando no tengo un CD en el coche.

IMG_1809

En un año con esta práctica he sacado más de 20 audio-libros de todo tipo, desde novelas policiacas a comedias o simplemente historias románticas. Casi todos incluyen de 5 a 6 CDs y tardo de una semana a dos en escucharlo todo. Mis trayectos en carro son cortos y cuando voy con las niñas o tengo que concentrarme en buscar una dirección nueva, prefiero poner música para no perder el hilo de la historia.

Es impresionante la cantidad de ventajas que he encontrado en este “hobby” y se las comparto para ver si quieren intentarlo, de haber sabido lo mucho que me gustarían y ayudarían hubiera empezado desde hace muchos años a escucharlos.

  • Ampliar vocabulario. A pesar de no tener un diccionario a la mano como sucedería con un libro impreso, se puede deducir el significado de una palabra nueva con el contexto que la acompaña. No sólo he aprendido palabras sino modismos y dichos en alemán que enriquecen mi vocabulario diariamente 🙂
  • Reconocer diferentes acentos. En un ejercicio del programa que tengo para aprender alemán me pedían identificar 10 acentos de las diferentes regiones del país y a duras penas pude identificar uno o dos. Con los audio-libros he aprendido como se habla en Colonia, en Berlín y por supuesto en Bavaria. Es muy divertido identificar los acentos y qué mejor que aprenderlos desde la comodidad de nuestro hogar sin tener que viajar de norte a sur y de este a oeste del país.
  • Aprender historia del país. La mayoría de los libros que he escuchado son de ficción, pero como bien saben en muchos de ellos se manejan fechas, eventos y sucesos de la historia real. Recientemente escuché una novela que hacía referencia a una forma peculiar de escapar de Alemania del Este: por barco a través del mar Báltico. Eso no lo sabía y me pareció muy interesante. No cabe duda que todos los días se aprende algo nuevo 🙂
  • Disfrutar las voces. Una cosa que encuentro fascinante es el poder leer un libro con diferentes voces para simular a una mujer mayor, a un joven, a un extranjero como Hercules Poirot o a un niño. Hay algunos libros que son leídos por varias personas pero la mayoría son leídos por una sola que juega con su voz para que podamos identificar en los diálogos quién es el que habla. Realmente un gran talento que no tiene cualquiera.

IMG_0143

  • Divertirme. Al principio me concentraba en sacar historias policiacas (Agatha Christie, John Grisham, etc.) pero desde hace unos meses he decidido escuchar historias más alegres y divertidas. Me encanta reírme sola mientras conduzco e imaginarme las escenas tan originales que a veces hasta me sacan lágrimas de risa. No dicen que reír es saludable? Pues escuchar historias de personas comunes y corrientes que son contadas de forma divertida, es la mejor medicina para un día de estres y mucho trabajo.

Muchas de estas ventajas se tienen también al leer libros impresos en idiomas extranjeros, pero como el tiempo no me alcanza y también soy fan de algunas series televisivas, ésta ha sido la mejor forma de combinar ambas aficiones: escucho audio-libros en mi camino al trabajo, supermercado o médico y veo mis “crimis” por la noche.

En la biblioteca local tienen muchísimos y cada dos semanas voy por uno nuevo. La sección de audio-libros infantiles y juveniles está creciendo y mis hijas siempre encuentran algo nuevo. Creo que es una buena costumbre y si no hubiera sido por ellas, no la hubiera descubierto 😉

Por otra parte, en la página de internet de la biblioteca también se pueden “rentar” libros y audio-libros para dispositivos móviles. Eso es todavía algo que tengo que probar porque no sé si tengo que estar conectada a internet para escucharlo. Mientras seguiré con los CDs y sacando provecho de este gran pasatiempo que me divierte, enseña y apasiona 🙂

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: