El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Hace 10 años decidí sembrar una semilla y hoy puedo decir que a pesar de dificultades y problemas, veo sus primeros frutos. Me refiero a la semilla llamada “lengua materna”, que en mi caso es el español.

semilla2Vivo en Alemania desde hace 12 años y dos años después, cuando me enteré de mi primer embarazo no titubeé en decirle a mi marido que en la casa hablaríamos dos idiomas con nuestros hijos. En aquél entonces no había Facebook ni los miles de blogs que existen ahora. No había tantas fuentes de información que me orientaran sobre qué hacer ni cómo hacerlo. Mi única inspiración fue una amiga mexicana que vivía en Berlín en aquellos años y que tenía dos niños en edad preescolar.

Nunca voy a olvidar su consejo: “Tienes que hablarles SOLO en español, y cuando haya visitas o amiguitos te sigues dirigiendo siempre a ellos en español y le traduces a la visita”. En pocas palabras, mis futuros hijos debían sólo escuchar español de mi boca cuando les hablara a ellos. En aquella visita, yo todavía no sabía siquiera si tendría hijos, pero me grabé ese consejo en el corazón y decidí aplicarlo cuando llegara el momento.

Y llegó el día de aplicarlo! En los primeros años del bebé es fácil hablarle en español porque no hay mucha interacción con otras personas. Le cantas en español, juegas con sus manitas y le lees cuentos. Sus primeras palabras son obviamente en español y crees que ya tienes la batalla ganada. Mamá, pan, galleta, pelota, pato, flor… después los verbos: tengo hambre, quiero hacer pipí, no fui yo.

Pero nadie dijo que esta tarea es fácil y empiezan los problemas cuando el niño entra al jardín de niños. Ahí las canciones, los juegos y los libros son en alemán, por lo que rápidamente empiezan a comunicarse en ese idioma. En mi caso, nuestras hijas se llevan sólo año y medio y aunque al principio hablaban en español entre ellas, eso cambió tan pronto entró la segunda al kinder.

Quién me conoce en persona sabe que soy una mamá muy estricta, así que no tardé en adoptar esa frase de “No te entiendo, habláme en español” cuando mis hijas empezaban a contarme alguna cosa en alemán. Cuál fue la respuesta de mi hija mayor? “Ah bueno, entonces le cuento a mi hermanita, ella si me entiende!”. Mmmm, estrategia fallida!

Además, empiezan a verte raro cuando hablas en español con tus hijos tanto en el supermercado como en el pediatra y oyes comentarios a tus espaldas de “estos migrantes”, “vivimos en Alemania”, “cómo se quieren integrar”. Otros te lo dicen a la cara “no van a aprender bien el alemán”, “se van a tardar en hablar bien”, “para qué los estresas y los revuelves”.

Exacto! Para qué tanto estrés? Para qué nadar contra la corriente? Porqué no tirar la toalla y hacer como muchos: hablarles en alemán, total, vivimos en Alemania! Difícil? Sí, pero aquí mis razones para seguir regando mi semillita:

– no me parecía justo hablar en un idioma lleno de errores, mala entonación y con “acento extranjero” a mis hijas.

– soy la única persona que puede enseñarles otro idioma “perfectamente” porque aquí no hay kinder internacional ni escuela bilingüe

– de no enseñarles español, estaría cerrando de forma definitiva el vínculo con su familia materna (abuelos, tíos, primos)

– el aprender otro idioma de niño es mucho más fácil que de adulto (100% comprobado)

– es imposible transmitir tradiciones, costumbres y amor de un país en un idioma extranjero. Cómo hablar de pirámides aztecas, piñatas, tortillas y posadas en alemán? Cómo rezar a la Guadalupana en otro idioma que no sea el español?

– en un futuro, el español les abrirá muchas puertas en su vida profesional o personal

Muchas veces me he preguntado cuál es la lengua materna de mis hijas y apenas hace unas semanas descubrí en mi clase de alemán la definición de dicho concepto: “lengua adquirida de forma natural, es decir, mediante la interacción con el entorno inmediato, sin intervención pedagógica y con una actividad mínima, o sin ella, de reflexión lingüística consciente.” En pocas palabras es el idioma que se aprende de forma innata, sin reglas gramaticales ni necesidad de traducciones. Así que mis hijas tienen dos lenguas maternas: el español y el alemán. Y es curioso ver cuando corrigen a mi marido cuando conjuga mal un verbo o inventa una palabra. Las niñas saben que está mal, lo dicen bien y no saben ni porqué.

No voy a decir qué es fácil porque no lo es. Requiere paciencia, muuucha disciplina y “valemadrismo” al escuchar argumentos en contra. Conozco muchos migrantes (no sólo latinos) en Alemania, y creo que menos del 10% ha sembrado esa semilla en sus hijos. Más de los que imaginan se dan por vencidos e incluso he escuchado comentarios de las propias mamás extranjeras que dicen “si quieren, que lo aprendan de grandes”, “con los abuelos como quiera ni hablan”, “no tiene caso porque ni les gusta”. En fin, cada familia decide y respeto a quién no lo hace. Pero de verdad que son muchas las ventajas y al ver cómo se comunican cuando vamos de vacaciones a México y cómo se sienten orgullosas al hablar otro idioma y ser biculturales, VALE LA PENA el esfuerzo.

Mis hijas me contestan en alemán casi siempre, pero yo sigo hablando sólo en español con ellas. Leen, ven películas y oyen música en español y ahora se escriben con sus familiares mexicanos o hablan por Skype más a menudo. En nuestro reciente viaje a México, me dí cuenta que aunque con acento, pueden comunicarse sin problema y eso me inspira a seguir regando mi semillita sin temor ni dudas. Los frutos ya se pueden saborear 😉

Aquí les dejo este vídeo que me sacó más de una lágrima y me inspiró a escribir esta entrada:

A seguir regando nuestra semillita porque los frutos son maravillosos! No se van a arrepentir 😉

semilla

P.D. Cabe aclarar que como mamás TENEMOS que aprender el idioma local, el hecho de hablar con nuestros hijos en nuestro idioma no significa que no debamos aprender el idioma de nuestro entorno, que definitivamente facilitará nuestro proceso de adaptación e integración.

Anuncios

Comentarios en: "Sembrando una semilla…" (7)

  1. Hola soy venezolana … Tengo una gran curiosidad q sera la q me haga decidir si quiero emigrar a alemania el problema esta en q soy una mujer de piel morena , quemadita no tan oscura jajajaja pero mi madre q es de piel blanca dice que en alemania hay racismo y doiscriminacion disculpa si llego a ofender serias tan amable de crear una entrada q hable sobre esto me ayudaria muchismoo… Gracias o danke

    Me gusta

    • Hola Ydris, gracias por tu comentario. Claro que sí, escribiré pronto del tema y mientras te comento que la discriminación o racismo existe, pero no como para que no te animes a venir. Sabiendo el idioma y teniendo claro lo que quieres en este país, tienes oportunidades como cualquier otro migrante. Tengo una amiga venezolana y le preguntaré si ha sentido discriminación. En mi caso, nunca la he experimentado pero prometo escribir al respecto. Saludos!

      Me gusta

  2. Tengo una hija que en pocos meses cumplirá 4 años y desde el año pasado noto que el inglés quiere desplazar al espanol cuando se dirige a mi.
    Con mi esposo, pre-school y demás círculos ella usa el inglés,por tanto conmigo sólo español.Leo para ella, le cuento mis historias de cuando fuí niña, mira programas de tv en este idioma y también le motivo para que hable por teléfono con mi familia y amigos ( aunque no vivan aquí)
    Como tu dices, fácil no es, hay que perseverar a pesar de escuchar opiniones contrarias. En mi caso hago oidos sordos a lo que no me interesa ni aporta algo positivo a mi vida, sin embargo no es la posición de otros padres que conozco.
    Cuando mi nena habla se nota un acento extranjero, pero ella entiende y expresa lo que quiere sin problemas( acorde a su edad)
    Este septiembre ella comienza primaria y será cuando toque insistir más con el espanol. En nuestro caso sólo conocemos una familia con ninos que hablen mi lengua materna, sé que es importante que el niño practique el idioma con otros de su edad porque sino no ve la necesidad y utilidad del idioma tiene menos interés en hablarlo y aprenderlo.
    Encontrar amiguitos y actividades en espanol es de gran ayuda.Felizmente he notado que en Londres hay más actividades y cursos para ninos a partir de los 4 años, así que espero seguir avanzando.
    El curso de espanol más rápido y eficaz que tuvo mi hija fué estar 2 meses de vacaciones conmigo en Sudamérica, a tal punto que cuando regresamos en Septiembre pasado ella hablaba solamente Español ! Increíble, fué como si le hubieran cambiado el chip.Cada día cuando regresaba de la guardería ( hace 3 hras cada manana) se quejaba que “nadie le oía”, quería decir que nadie le entendía; le llevó un mes volver a hablar en inglés, si bien entendía todo, ella continuaba respondiendo en espanol.
    En principio me preocupé porque pensé que le tomaría más tiempo, mi temor era que se sintiera diferente o aislada en la Pre-school, por otra parte no me tranquilizó el comentario que me hizo una de sus profesoras : “sería bueno que en casa se hable sólo inglés”, así la nena no tendrá problemas cuando empiece primaria. Me tocó recordarle a esta persona que hasta antes de las vacaciones mi hija hablaba los dos idiomas, pero que después del viaje regresó con este cambio.
    En fin, hay que estar preparados para seguir adelante…Y si no podemos ir de vacaciones a nuestros paises, tenemos Mallorca 🙂 verdad?
    Felicitaciones por tus hijas! He visto algunos casos cuando los hijos de más mayorcitos rechazan el idioma, especialmente durante la adolescencia, época en que la rebeldía acampa en casa. Nuestros “niños”no quieren sentirse diferentes de la manada( compañeros y amigos)
    Me ha salido un comentario muy largo, pero quería compartir mi experiencia. Gracias por prestar tu blog…
    Pao

    Me gusta

    • Hola Pao, gracias por tu mensaje. Así es, por acá también es común escuchar esos comentarios de educadoras y maestros 😦 No te apures y sigue hablando en español con ella aun y cuando llegue el día que te conteste solo en inglés.
      Es nuestro trabajo insistir en las ventajas de hablar otro idioma para que al llegar la pubertad no renieguen de sus raíces, que también de esos casos conozco 😦
      Saludos!

      Me gusta

  3. Me parece genial que alientes a otros padres a mantener el español de los niños. Aunque eso requiere esfuerzo, es muy gratificante poder comunicarte con tus propios hijos en tu lengua materna. Mi hija mayor tiene 13 y lo habla muy bien, aunque no lee tanto en español como yo desearía. Todavía leemos juntas, esta semana nos terminamos El Reino del Dragón de Oro de Isabel Allende (por cierto, te la recomendaría también para tus hijas ya que es parte de una trilogía que la autora escribió para sus nietos adolescentes). En cuanto al pequeño, que solo tiene 3,5, también está muy bien encaminado. En mi blog describo nuestros altos y bajos en el camino del bilingüismo. Saludos.

    Me gusta

    • Hola Joselyn, ya le eché un ojo a tu blog y me encantó. Lo pondré en mi lista de blogs que visito. Muchas gracias por tu comentario y también tengo página de Facebook por si deseas seguirme por ahí 😉
      Saludos!

      Me gusta

  4. […] Sembrando una semilla sobre la importancia del idioma materno […]

    Me gusta

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: