El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

La Muerte en (la) Vida

Como en otras ocasiones, en estos días han coincidido dos hechos relacionados a un mismo tema y que quiero compartir en este espacio. El tema al que me refiero lo he puesto como título, la muerte y su papel en nuestra vida, y la muerte en vida.
Se acerca el día de los muertos, fecha muy especial en mi país de origen y que de una forma o de otra he aprendido a conmemorar a pesar de haber nacido en el norte de México, lugar donde esta tradición no estaba tan arraigada en tiempos de mi niñez.

El 2 de noviembre siempre fue un día para visitar panteones y llevar flores. Cuando llegué a Alemania conocí el primer altar de muertos y lo que en el centro de México es toda una verbena popular. Así que este día y sus tradiciones se volvieron temas obligados en mis cursos de español. Poco a poco me volví adicta al tema, y el día de hoy tuve la oportunidad de presentarlo a un grupo de señoras que se reúnen una vez al mes a discutir temas diversos. Es un grupo internacional y elegí el día de muertos justo para este mes, de tal forma que coincidiera con un evento que se organiza en Hamburgo (el 1-2 noviembre) y donde tendrán oportunidad de conocer más al respecto si les interesa.

Preparé pan de muerto y mandé pedir algunas calaveritas de azúcar para enseñarlas durante la charla. En total eramos 14 mujeres de 10 países diferentes. Mostré videos, fotografías y conté todos los detalles de los altares, las catrinas, las calaveritas y el porqué de la celebración. Creo que México es uno de los pocos países donde la muerte no causa miedo ni es tema tabú. Aclaré que al morir una persona si hay duelo y luto, y no hacemos fiesta a la hora del entierro. Pero la celebración del día de muertos despertó mucho interés, hicieron muchas preguntas y coincidieron en que dicha fiesta da otro significado a la muerte.

Definitivamente ver esqueletos vestidos y bailando, calaveras de azúcar en las panaderías y gente pintada de catrinas no nos espanta. Nos reímos de las calaveras literarias que salen en periódicos, decoramos con flores y colores brillantes los panteones y altares, y comemos pan “con huesitos” de decoración. Elementos que a más de un alemán le causa revoltura de estómago y pone cara de miedo cuando ve esqueletos de papel maché en fotografías.

Los alemanes también visitan panteones en noviembre y la iglesia católica incluye los días de todos los santos y de todos los difuntos al igual que en México. Pero todo es más solemne, triste y privado. Creo que el día de hoy más de una persona cambió su perspectiva de estas fechas y aunque no pondrán altares ni se pintarán la cara, al menos sabrán que la muerte es sólo una parte más de la vida y que no hay que angustiarse ni asustarse tanto.

Por otro lado, el tema de la muerte ronda mi cabeza desde la semana pasada y no porque haya fallecido algun pariente o amigo. Me refiero a las fosas encontradas en el estado de Guerrero últimamente. Qué no es tema nuevo? Sí, lo sé.

Hace 3 años pasé por una fase que  me convirtió en “activista”, creí que podía poner mi granito de arena y cambiar el destino de México al protestar y clamar justicia junto con Javier Sicilia. Poco me duró el gusto y traté de olvidarme de la política mexicana y seguir mi vida tranquila en Alemania. Pero cómo dormir tranquila sabiendo que hay tanta gente sufriendo en mi país?

No sólo me refiero a los pobres, a los desempleados, a los índigenas, a los marginados, a los niños de la calle. No! Me refiero a todos esos padres, hermanos e hijos de desaparecidos. Dicen que no hay dolor más grande que perder un hijo, pero yo creo que es mayor aún el dolor de tener un hijo desaparecido. No saber qué pasó, ni si vive o está muerto.

Y vuelvo al tema de los muertos… Creo que no hay cultura en este planeta que no dé digna sepultura a sus difuntos. De una o de otra forma, siempre se busca la forma de despedir a los seres queridos y darles un lugar para visitarlos o tenerlos presentes. Y todos esos cuerpos que están en esas fosas en tierras mexicanas?

De sólo pensar se me llenan los ojos de lágrimas. Acaso por ser delincuentes o por pertenecer a bandas merecen ser enterrados en fosas comunes (y sé que la mayoría son inocentes)? Ser masacrados, calcinados y sólo Dios qué mas. No me puedo quitar las imágenes de la cabeza. Sean 10, 20 o 100 cuerpos, para mí es una multitud y todos ellos tienen una familia que les debe una digna sepultura.

Pienso en esos padres y madres de los estudiantes de Ayotzinapa, de las chicas desaparecidas en Juárez, de los “levantados” en todos los rincones del país… esos sí que estan muertos en vida. Dios les dé fortaleza para seguir de pie, exigir justicia y encontrar aunque sea los cuerpos de sus hijos sin vida. Ese dolor no se lo deseo a nadie y me duele en el alma saber que no son nazis, ni terroristas, ni invasores de otro país los causantes de ese dolor. Son mexicanos!

Hasta cuándo? No volveré a las andadas del “activismo” ni participaré en protestas esta vez. Sólo ruego a Dios por todas esas familias y por MI familia para que nunca tenga que pasar por ese dolor. Rezo para que en México reine la paz y esas escenas no se repitan nunca jamás. No tengo idea de cual sea la solución ni si acaso algun día pueda caminarse con tranquilidad en las calles de Guerrero o Michoacán.
Sólo confío… sólo rezo… sólo tengo esperanza en un mejor mañana 😦

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: