El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Libre soy!

Uso el título de la canción de la nueva película de Disney para esta entrada. Así como la protagonista de dicha película, Elsa, me siento libre en Alemania. Y no es que haya crecido en un país comunista o socialista, o bajo el yugo de una dictadura (aunque los 70 años del PRI así lo parecían)… no, gracias a Dios nací y crecí en un país libre: mi querido México. Pero curiosamente en Alemania me siento más libre qué en mi madre patria! Me explico…

Nuevamente tengo que agradecer a las chicas de un foro de Facebook donde participo regularmente y donde se hizo la siguiente pregunta: ¿Cuáles son sus placeres culpables adquiridos en Alemania? Se mencionaron muchas cosas que a continuación trato de resumir y que en pocas palabras son libertades de todo tipo y color.

En Alemania,
– hay libertad de expresión. Y no me refiero a la libertad de periodistas que todo mundo sabe que existe. Me refiero a la libertad de decir NO sin cargo de conciencia, de decir lo que piensas sin ser linchado, y de opinar algo totalmente diferente a los demás en una reunión. En México y hablo específicamente de la sociedad regiomontana que es la que mejor conozco, se aparenta mucho y se opina muchas veces por conveniencia tal o cual cosa. Aquí, si tu hijo no quiere invitar a su fiesta a quién lo invito previamente a la suya, no se invita y nadie se “siente”. Si no les gusta lo que llevas de comer a una fiesta, te lo van a decir abiertamente para que no lo lleves la próxima vez. Y a la brava aprendí que no debo sentirme mal cuando alguien dice NO y ahora yo también respondo NO cuando se requiere. La gente es franca, honesta y menos hipócrita en Alemania. Y eso me encanta!

– se anda por la calle con libertad y sin miedo. Agarrar el bolso con fuerza bajo el brazo, mirar de reojo a los demás por si hay alguien sospechoso, temer que el auto haya sido robado en el estacionamiento del supermercado, no salir de noche en transporte público, tener alarma en la casa, no contestar el teléfono por miedo a extorsiones son cosas que en Alemania no he tenido que hacer NUNCA. Por el contrario, he dejado varias veces las llaves pegadas a la puerta principal por fuera, dejo la bicicleta sin candado cuando voy a la panadería, no tengo que cuidar el carrito del súper aún con mi bolsa dentro, voy con amigas en metro a Hamburgo y regreso sin miedo a medianoche, camino por la calle sin temor a chiflidos o comentarios fuera de lugar y las niñas van y vienen por la colonia a pie o en bicicleta sin miedo. Cualquier mexicano que vive un par de días en mi “pueblo” siente esa seguridad y se sorprende de lo “libre” que puedo uno sentirse sin esa carga llamada miedo a la inseguridad.

– es uno libre de vestirse como quiera. Maquillarme? Sólo para fiestas muy elegantes o una salida a un bar o restaurante con mi marido o amigas. De ahí en fuera un poquito de rubor y brillo en los labios basta para ir al trabajo, al doctor, al supermercado, al desayuno o merienda con amigas, a las reuniones de padres de familia en la escuela o al cine. Cara lavada también es aceptable y nadie te mira raro. Raro es andar maquillada en lugares cotidianos 🙂
Jeans es la prenda ideal para toda ocasión, y me ha tocado ver gente en jeans en aniversarios de boda, en cumpleaños y en fiestas que en México sería imperdonable ir tan casual. Crocs o sandalias no son sólo para ir a la alberca, tambien puedes ponértelas para ir por tus hijos al jardín de niños, al supermercado o al médico. Nada raro. Vestido largo? Mmmm, he escuchado que es requisito en la fiesta de debutantes de escuelas de baile o graduaciones de preparatoria. De ahí en fuera en rara ocasión se pone uno vestido largo en Alemania.
Hace algunos años, mis hijas iban mejor vestidas a las fiestas que la misma cumpleañera. Así que poco a poco ya no se arreglan tanto y van con la ropa de diario a las fiestas. Creo que en la adolescencia eso cambiará un poco, pero al menos con los niños el vestir es mucho más relajado que en México.

Libre soy! Relajada, sin estrés del qué dirán, “agusto” como dicen en mi tierra, así me siento en Alemania y soy feliz! Y por supuesto no he llegado al extremo de andar “fachosa”, no me malinterpreten, que aquí en Alemania eso también es mal visto. Simplemente casual, y cuando me reúno con latinas, si me arreglo un poco más porque todas lo hacemos 🙂 y somos felices!

Viva la libertad y la vida relajada y segura de este país! Una de las cosas que más me gustan de mi nueva patria 🙂 y que no cambiaría por nada.

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: