El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Mis primeros viajes sola fueron algunos retiros espirituales organizados en la secundaria donde estudiaba, un instituto católico (del Opus Dei) donde sólo había mujeres. Los retiros duraban un fin de semana y como su nombre lo indica, era con dinámicas, oraciones y actividades religiosas. Obviamente en las noches contaban historias de terror y no puedo decir que sólo rezábamos, pero espacio para muchas travesuras o aventuras no había.
En la preparatoria asistí a otros retiros y no fué sino hasta la universidad que viajé sola con amigas. En este tiempo también empecé a ir de Misiones a colonias o pueblos de bajos recursos, donde pasábamos la Semana Santa entre dinámicas, juegos con niños, y organizando el Via Crucis, lavatorio de pies, etc.

En fin, todo esto lo cuento para comparar mi niñez-juventud con la de mis hijas, que desde un inicio ha sido completamente diferente, principalmente por vivir en un país tan distinto al mío. Y no me voy a poner a comparar cada detalle de nuestras infancias, sino que escribiré un poco de la primera excursión escolar de nuestra hija mayor.
Desde hace años sabía que este día llegaría y poco a poco fui haciéndome a la idea. Normalmente las escuelas primarias organizan una excursión en 4to año, las cuales pueden durar de 3 a 4 noches y pueden ser cerca o lejos de la escuela. Como este año en particular ha sido muy largo (las vacaciones varían de año a año), el profesor de mi hija prefirió adelantar la excursión a finales del 3er año de primaria.

El lugar elegido fue un parque natural a 40 minutos de Stade. En este parque hay zoológico, mucho bosque, piscinas, y un museo cercano llamado “Natureum” dedicado a la naturaleza del lugar. Además de pensiones y hoteles pequeños, hay un “Jungendherberge” que es una especie de hostal juvenil y que es el tipo de alojamiento preferido para este tipo de excursiones.

El profesor de mi hija, la profesora de 4to y 20 niñ@s partieron el lunes pasado a la región “Wingst” en autobus para empezar una aventura que duraría hasta el viernes por la mañana. Los niños no debían llevar ningun móvil ni aparato electrónico, así que la comunicación sería nula a excepción de que pasara algo y tuviéramos que recogerla antes de tiempo.

El jueves llegó la primera postal de Victoria dirigida a mí y donde me decía que todo estaba estupendo y que pronto volvería a casa. El viernes llegaron otras dos: una para Catalina y otra para su papá. Me encantó el detalle que pensara en todos de forma individual y gastara un poco de su propio dinero para comprar estampillas extras, ya que el profesor sólo les dio uno a cada niño.

La semana se pasó rápido y con la presencia de Catalina en casa, no extrañé tanto a Victoria aunque si hacía falta. Pero la que la pasó fatal fue la hermanita… no hubo día en que no llorara y pidiera que la lleváramos a ver a su hermana aunque fuera un ratito. Ahí me di cuenta de lo unidas que están y lo sensible que es la menor, aún y cuando siempre trata de demostrar que es la intrépida y valiente.

Finalmente la ausente llegó y la casa volvió a ser la de siempre: llena de alegría, risas y juegos de las hermanas inseparables. Victoria nos enseñó las fotos que tomó y nos contó todas las aventuras vividas en estos días.

Fueron al zoológico, hicieron paseos por el bosque de día y de noche, visitaron el museo e hicieron amuletos de “ámbar”, fueron a la piscina y se divirtieron muchísimo. Compartió cuarto con 3 amiguitas y organizaron fiestas cada noche que consistían en comer golosinas, cantar y contar chistes. Fue una de las pocas que nunca lloró ni extrañó su casa.

Considerando que tiene 9 años y medio, no puedo dejar de estar orgullosa de mi niña que poco a poco deja de serlo. Es independiente y aunque introvertida es bastante social y activa. Y obviamente estoy orgullosa de mí misma, que como mamá latina no puedo dejar de asombrarme de cómo se hacen las cosas en las escuelas aquí. Prueba superada! No lloré ni mucho menos prohibí a mi hija vivir una de sus mejores experiencias hasta ahora: viajar sin papás!

La próxima será en la secundaria (que aquí es a partir de 5to año), y ya veremos qué experiencias aprende y que aventuras disfruta. La menor ha dicho que ella no irá a la suya en 4to año, que prefiere quedarse en casa con su hermana mayor! Ya veremos, puedo poner las manos en el fuego a que cambiará de opinión en los próximos meses 🙂

Anuncios

Comentarios en: "Primera excursión escolar!" (2)

  1. […] fotos de todas las actividades importantes de los cuatro años de primaria: días de campo, excursión escolar, fiestas de verano y navidad, además de una sección de fotos tipo pasaporte con su nombre. Las […]

    Me gusta

  2. […] cuatro años escribí sobre el primer viaje escolar de nuestra hija mayor que en aquel entonces cursaba 3er año de primaria y que fue toda una […]

    Me gusta

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: