El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Curiosamente las entradas más leídas de este blog no tienen que ver con las experiencias de una mexicana en Alemania, sino con organización de fiestas, cómo hacer manualidades o mis entradas relacionadas con decoración. Eso no es malo, al contrario me da gusto que mis pininos en estos temas sean de ayuda o inspiración para otras personas en el mundo entero.

La entrada más visitada es sobre la fiesta de Rapunzel que le hice a nuestra hija mayor cuando cumplió 7 años. Ahora les escribiré los detalles de la fiesta de Elsa que celebramos ayer con motivo del cumpleaños #8 de nuestra hija pequeña.

Cuando la mayor cumplió 8 años quiso una pijamada, y como en esta familia somos muy parejos, la pequeña tendría opción de hacer igualmente una pijamada cuando cumpliera los 8. Obviamente así lo quiso y como cumple años en verano, decidimos planear algo muy distinto a la pijamada anterior celebrada en pleno invierno alemán.

Primeramente Catalina eligió el tema: FROZEN, la última película de Disney sobre Elsa, la reina de hielo y su hermana Anna. Como siempre, en Alemania es complicado conseguir material de fiesta con personajes específicos y más si son muy nuevos. Así que usando un poco de ingenio mexicano, me di a la tarea de hacer yo misma todos los elementos de la fiesta.

Lo primero: la invitación! Recién había pasado la primera comunión y tenía a mis papás en casa, así que por falta de tiempo opté por una invitación sencilla, impresa en papel fotográfico con Olaf en salvavidas y la leyenda “Quieres hacer un muñeco?”. Por el reverso se daban los detalles de la fiesta: hora, lugar, que sería pijama-party y las cosas a traer, además de mencionar que haríamos monos de nieve con malvaviscos 🙂 Si el clima estaba bueno, dormiríamos en tiendas de campaña por lo que tendrían que traer lo necesario para dormir afuera.

Invitación
Pastel

El día anterior tuve un seminario en Hannover todo el día, así que no pude avanzar mucho y el mero día de la fiesta por la mañana hice el pastel. Ya había pedido en internet lo que no había encontrado en el supermercado y manos a la obra. Quería hacer dulce cristalino azul que simulara hielo, pero después de dos intentos me dí por vencida e imprimí un castillo en cartoncillo y le puse escarcha en colores azul y plateado. Lo hice de 3 niveles, marmoleado con azul y morado por dentro y la cubierta fue de fondant azul (comprado). Coloqué algunas figuras plásticas de Elsa, Anna y Olaf, la vela con el número 8 y con obleas puse el mensaje “Happy Birthday, CATY” con marcador comestible por supuesto. Por los lados cubrí el pastel de betún blanco que simulara nieve. Y por último coloqué copos de nieve de marzipan recortados con moldes para galletas.
A todos (niñas y mamás) les encantó el resultado y aquí les pongo dos fotos para que se den una mejor idea de lo bello que quedó:

Pastel por dentro

La cita era a las 5 de la tarde y puntuales fueron llegando todas con maleta, colchas, almohadas, sacos de dormir, monos de peluche y regalos. El clima estaba de maravilla, 24 grados y sin pronóstico de lluvia. Mi marido había armado una carpa enorme que nos prestaron en el grupo de exploradores en el jardín y donde dormirían las 8 invitadas más mis dos hijas.
Poco a poco fueron acomodando sus cosas en la carpa y entregaron los regalos a la cumpleañera que fué juntándolos en un mesa para abrirlos más tarde.

El programa de la tarde fue el siguiente:
– Cantamos las mañanitas y merendaron pastel.

– Después se centaron en círculo en el jardín para llevar a cabo el ritual de abrir los regalos, que consiste en jugar con una botella vacía y empezando por la cumpleañera que la gira, cada invitada va entregando su regalo. Se abre y la próxima gira la botella hasta que todas han entregado sus regalos.
Caty había elegido algunos regalos en una tienda donde los invitados pueden ir a comprarlos, así que hubo pocas sorpresas. Muñecos de peluche, figuras de “Schleich”, colores y libros.

– Y llegó la hora de romper la piñata, toda una tradición en los cumpleaños de Caty, la única mexicana en el barrio y que desde que cumplió un año tiene una piñata hecha por su mami 🙂 Ahora le tocó a Olaf, el mono de nieve de la película en cuestión. Llena de dulces fue destrozada a la segunda vuelta y todas brincaron a recoger los dulces, la nariz, botones o brazos del pobre Olaf 🙂

Cumpleañera (Elsa) con Olaf

– Luego vendría una hora libre para bailar, jugar a las escondidas, a la pelota, en la hamaca o simplemente acomodar sus cosas en la tienda de campaña. En ese tiempo mi marido preparó el asador para las salchichas y yo las quesadillas en la cocina.
Otras niñas prefirieron usar el tiempo libre para pintar en unos cuadernillos que preparé precisamente para esos tiempos cortos pero que pueden ser aburridos para algunas que no quieren bailar o jugar. El cuaderno consistía en dibujos para pintar, crucigramas, y otros juegos con el tema de la película. Amarré las 20 hojitas con un listón azul y se lo pudieron llevar a casa para terminar de pintarlo.

– Hora de cenar!!! Como aqui anochece tan tarde en verano, pudimos cenar en la terraza y disfrutar del sol que todavía nos acompañaba con agradables 20 grados.

– Juego de presentación de peluches. Como todas las niñas trajeron su peluche preferido para dormir, sugerí una ronda de presentaciones. Cada una debía decir el nombre del muñeco, su edad, quién se los había regalado, etc. Fué muy divertido escucharlas y después de este juego todas nombraban a los peluches por su nombre.

Compañeros de sueño

– Monos de nieve con malvaviscos. Y para cumplir con la promesa de la invitación, hicimos monos de nieve pero con dulces. Las niñas insertaron malvaviscos en palillos grandes y con pintura para decorar pasteles les pusieron ojos, pelo, boca, botones, etc. Con palitos salados (tipo pretzel) les pusieron brazos y piernas (algunas) y con pedacitos de zanahoria la nariz. La idea era asarlos en la fogata más tarde, pero nadie quiso sacrificar su obra de arte y al día siguiente se los envolví en celofán para que se los llevaran a casa.

– Hora de cine. Para hacer tiempo mientras que anochecía, pusimos la película de “Frozen” en 3D en nuestro televisor de la sala y las niñas disfrutaron de la película como si nunca la hubieran visto. Mientras mi marido encendió la leña en la fogata.

– Finalmente se hizo de noche a eso de las 10 y media y salimos nuevamente al jardín a asar malvaviscos en una pequeña fogata improvisada en nuestro arenero. Fue muy lindo y divertido, además de que la luna llena nos acompañaba como invitada especial!

– Entre pláticas, chistes y cuentos de terror ya acurrucadas en sus sacos de dormir se llegó la media noche. Dos de las niñas decidieron dormir en la sala porque les dio miedo que alguna araña u otro animalito rondara por la tienda de campaña.

A las 7 de la mañana estaban todas despiertas y compartiendo sus experiencias nocturnas… quién se levantó al baño, quién vio un gato, quién oyó no se qué cosa, etc. Mientras preparaba el desayuno, vieron caricaturas en la sala y una a una se fueron cambiando de ropa y poniendo guapas en el baño.

El desayuno tuvo que comerse adentro porque no paraba de lloviznar y la temperatura había bajado a 12-14 grados durante la noche. Panecillos, cereal y fruta fueron disfrutados por igual entre risas, anécdotas y chistes. Me encanta ver como conviven 10 niñas en una mesa a la hora de comer 🙂

Desayuno listo!

Tardamos poco más de una hora en empacar maletas, ropa, sacos de dormir, y dejar la carpa tan limpia como cuando habían llegado. Mientras que llegaban los padres de familia por ellas, algunas se pusieron a bailar y otras a pintar.

A las 11 de la mañana llegaron por ellas y de recuerdo les dimos una bolsita con dulces como la de la foto:

Bolsita de dulces

El formato de la bolsita lo saqué de pinterest, así como muchas de las ideas que aquí comparto. De igual forma yo compartiré ahora mis creaciones en ese sitio para las personas interesadas en usar este tema para sus fiestas.

Fue una fiesta inolvidable como cada una de las que he organizado para mis hijas… Cada detalle representa mucho tiempo y trabajo, pero lo hago con mucho amor porque sé que estas vivencias se quedarán para siempre en su cajita de recuerdos, tanto en su mente como en sus albums fotográficos. Poco a poco ya no será necesario hacer tanto detalle, pues preferirán irse al cine o al boliche con amigas y si de adolescentes quieren hacer pijamada, ya no será mamá quien organice piñata, bolsitas o juegos. Esta etapa esta llegando a su fin y la despido con mucho gusto y con la satisfacción de haberles hecho fiestas muy especiales, cargadas de sorpresas y lindos momentos.

Ya veremos que organizamos para la próxima… la mayor cumple 10 años en enero próximo y veremos que desea para festejarlos. Hasta entonces!

Anuncios

Comentarios en: "Fiesta de FROZEN, la reina de hielo" (3)

  1. Como siempre la creatividad andando… muchas felicidades para CATY la pinga y que bien que disfruto sus 8 julios como lo habia imaginado. Un abrazote

    Me gusta

  2. Deberias hacer tutoriales por youtube tienes mucha imaginacion y habilidades para las manualidades, saludos.

    Me gusta

    • Gracias Alondra. No lo había pensado pero creo que el tiempo de manualidades poco a poco será menos porque las niñas ya son casi adolescentes. Saludos!

      Me gusta

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: