El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para mayo 20, 2014

Un día cualquiera

Hoy es uno de esos días en que tengo tiempo para escribir, pero no tengo un tema especial. Tengo algunas entradas empezadas pero que no puedo publicar porque todavía me falta un par de detalles para terminarlas, así que he decidido escribir de lo que me ha pasado el día de hoy.

Desde hace días han estado pronosticando que viene el verano, una onda cálida que hará que lleguemos a 30 grados y que ha vuelto loco a medio Alemania. Todos en shorts, comiendo helado y comprando cosas para asar carne aunque sea media semana, quien sabe? talvez para el fin de semana no contemos con tanta suerte.

En mi calendario ya estaba programada una cita en el hospital de la ciudad para una plática con el ginécologo para evaluar la posibilidad de retirar mi matriz. Mmmm, no podía cambiar la cita así que aún con el calorcito que ya se empezaba a sentir me fui al hospital. Por teléfono me habían dicho que la cita podría durar 2 horas, así que ya había planeado que hacer al salir de allí: comerme un helado italiano en uno de los mejores lugares de Stade y que está justo a media cuadra del hospital.

Me dirigí a la sección de ginecología como me habían indicado al hacer la cita, y para no hacer el cuento largo en un ir y venir de aquí para allá, recoger un papel, esperar al doctor de piso, hacerme un ultrasonido, y luego otro de los riñones, esperar otra vez, etc… salí del hospital justo a tiempo para llegar a casa junto con mis hijas que llegaban de la escuela. Así que ni helado ni nada!

Cuatro horas para determinar que sí me deben y pueden retirar la matriz porque padezco endometriosis desde hace muuuuchos años. He tratado con diferentes pastillas, y los cólicos ni el sagrado abundante disminuyen, además de que las hormonas extras me vuelven medio loca. (Sí, más!) Después de mucho averiguar se eligió un buen día para el doctor, el anestesista, el hospital y para mí! El 29 de Agosto intentarán primero con endoscopia y si no se puede, pues a abrir la herida de la césarea para quitar la matriz.

En fin, el propósito de esta entrada no es contarles de esta aventurita médica, sino de las personas que me crucé en el camino. Al estar esperando en el piso de ginecología, me crucé con dos o tres mujeres sin pelo, seguramente pacientes de cáncer y sólo de verlas se me enchinaba la piel. Guerreras, definitivamente. Y en otra sala de espera para hablar con el jefe de sección me topé con una pareja. La chica lloraba desconsoladamente… me imaginé que tendría algo que ver con una pérdida y desgraciadamente tenía razón. En una llamada tuvo que explicar la razón de su retraso: en su cita de control, habían detectado que el corazón de su bebé ya no latía. Ohhh! Se me partió el corazón…

Y digo yo… porque justo hoy estuvieron esas personas en mi camino? Pues nada más y nada menos que para agradecer a Dios de lo afortunada que soy al poder disfrutar este día soleado en compañía de mis hijas, comiendo en el jardín, todas con salud! Que pronto llegarán mis papás para celebrar la comunión de sus nietas, que Tom sigue buscando trabajo pero tiene salud, que mi razón para estar en un hospital el día de hoy después de 8 años (la césarea de Caty) fue sólo para una revisión, que la vida es corta y que hay que disfrutarla cada minuto al máximo! ASI SEA!

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: