El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

¿Qué se hereda?

Siempre me ha interesado la genética, y desde que soy mamá me encanta ver y reflexionar en cada característica, sea física o de personalidad, que mis hijas han heredado de mí, del papá, de los abuelos o de algún otro familiar, cercano o lejano.

Mis dos hijas nacieron con los ojos claros e incluso en su primer pasaporte (con 3 meses de edad) dice que tienen los ojos azules. Pero con el tiempo les cambiaron de color a pesar de que su papá los tiene azules y mi abuela paterna y otros familiares míos los tenían azules también. En fin, la mayor se quedó con ojos café claro que al igual que mi papá toma tonalidades verdosas o grises dependiendo de la ropa que traen puesta. La menor los tiene casi negros, aún mas oscuros que yo.

De piel, ambas tienen piel clara pero no tan blanca como la mía. Y curiosamente al asolearse, no se ponen rojas como camarones, cosa que nos pasa a mí y a mi marido, sino que toman un color café tostado muy bonito: seguro de algún gen de la familia mexicana 🙂

A veces pienso que las cosas malas o negativas siempre se heredan… talvez no sea así, sino que más bien nos percatamos más de esos detalles físicos o de personalidad que no son tan lindos y que se pasan de una generación a otra. Me refiero a cosas como una nariz chata o puntiaguda, algún lunar en un lugar inadecuado u orejas grandes.

Y en ese tipo de cosas, mi hija menor ha heredado dos cositas no muy buenas que digamos. Para empezar, tiene el mismo problema dental que yo. Apenas tiene 7 años y ya le han tenido que sacar todos sus dientes de leche porque los definitivos le salen atrás, igualito que a mí! Usé frenos más de 10 años de mi vida y no me quedaron perfectos, incluso las muelas me las tuvieron que extraer y con dificultad. La ortodoncista opina que Catalina tendrá los mismos problemas que yo, además de una mala mordida, heredada de ambos padres!

En cuestión de dientes, la mayor heredó los dientes incisivos de arriba de mi mamá, con una pequeña separación entre ellos. Y al parecer no requerirá frenos pues hasta ahora le van saliendo derechitos y los de leche se le han caído a su tiempo. Aunque la mandíbula no la tiene perfecta, de nuevo por la herencia de ambos padres 😦

Y volviendo a lo no tan bueno que se hereda, cuando la pequeña nació, vi que tendría mucho pelo y no me refiero al cabello de la cabeza, sino al vello en todo el cuerpo 😦 A sus 7 años tiene muchísimo más vello que yo en piernas y brazos, además de ser muy oscuro. Yo nunca tuve problemas con depilarme o cosas similares, pues tengo muy poquito vello y rubio, así que tendré que aprender para ayudar a mi pequeña con esos menesteres. Ese gen peludo viene de la familia mexicana, no diré de cuál específicamente, pero definitivamente a pesar de no presentarlo yo, se pasó a la siguiente generación. Cejas pobladas, pestañas largas y oscuras, bigote, nacimiento del cabello a media frente y vello abundante en todo el cuerpo son caracterísiticas que mi hija heredó y que no la identifican precisamente como alemana 🙂

El cabello de la mayor es más claro pero no rubio, además de grueso y liso. La menor lo tiene delgadito y café oscuro como el mío, además de ser un poco ondulado. Ambas tienen narices pequeñas y bonitas, al menos no heredaron mi nariz chata ni mi tabique desviado 🙂

Mucha gente dice que la mayor se parece a mi mamá, pero aquí en Alemania dicen también que se parece a su papá, mientras que la pequeña se parece a mí. Yo sólo sonrío cuando oigo ese tipo de comentarios porque como diría mi abuela “cada quién ve con sus ojos” y casi siempre, por una característica particular (ojos oscuros, piel clara) sacan el parecido completo a tal o cual miembro de la familia, cuando realmente son una combinación de aquí y de allá!

Por otro lado, es interesante observar también las características de personalidad que se heredan. En muchas ocasiones ambas se me figuran a mis dos hermanos, la mayor introvertida y seria mientras que la pequeña se parece más al padrino (mi hermano menor), inquieta, picarona y ocurrente! Aunque también tienen mucho de su papá, la mayor sacó el orden de él, y la menor su habilidad para armar y construir.

A la hora de hacer las tareas, son dedicadas y no tienen grandes problemas. La menor es un poco más desordenada (como el padrino?) pero tiene letra más bonita, mientras que la mayor es muy buena para los números (como tito?) y le encanta dibujar (como a mí?).

Y así podría seguir escribiendo sobre cada detalle de su físico y su personalidad, pero en resumen queda claro que tienen un poco de los genes mexicanos y otro tanto de los genes alemanes, resultando en una mezcla maravillosa que hacen de mis dos hijas, dos personitas únicas e irrepetibles. Cada una con sus características específicas y lo más importante, con amor a México y Alemania por igual! Como le explicaba a mi hija mayor justamente ayer: “la mitad de tu sangre es mexicana, y la otra mitad es alemana”, así que no puede decir que es más o menos de cierta nacionalidad sino que las dos son tan mexicanas como alemanas, por sangre y por amor!

No importa si físicamente parecen más mexicanas o si por el idioma dominante parecen más alemanas, tanto en papel como en corazón son mexicanoalemanas 🙂 Y así será siempre!

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: