El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para abril 13, 2014

Su primer crucero

Esta entrada no fue escrita en un solo día y por lo mismo he decidido separarla en dos partes: el antes y el despues de esta nueva experiencia de mis hijas, su primer viaje en crucero!

Mis suegros descubrieron lo maravilloso que es viajar en crucero poco despues de su jubilación, hace algunos años y desde entonces viajan dos o tres veces por año en barco. Han visitado muchos destinos y conocido diferentes líneas navieras, siendo su favorita AIDA porque les hablan todo en alemán. De todas formas también han viajado en Costa y en Royal Caribbean.

ANTES
Desde el año pasado me preguntaron si les daríamos permiso a nuestras hijas de viajar con ellos y sin dudarlo les dije que no veía ningún problema. Así que hace unas semanas me llamaron desde una agencia de viajes para ver la disponibilidad de las niñas en la primera semana de Abril. Por supuesto: libre! Tienen vacaciones de Pascua y de haber tenido algún campamento o fiesta de cumpleños, todo hubiera sido cancelado para irse con los abuelos. Como diría el dicho… Hay prioridades!
No me dijeron ni a donde por teléfono pero luego nos dijeron que saldrían de Hamburgo el 5 de abril hacia el mar del Norte para conocer algunas ciudades de Noruega a bordo del crucero Aida Luna durante una semana.
Creo que yo estoy mas emocionada que mis hijas y es que como no conocen ningún crucero mas que emocionadas estan nerviosas y curiosas. Estoy segura que será una experiencia inolvidable! 
Los preparativos han incluído llenar una serie de formularios, mandar copias de los pasaportes y nos iremos de compras para conseguir algunas cosas que puedan estrenar en los shows o cenas.
El barco incluye un programa muy amplio de actividades infantiles y ya me contarán todo lo que hicieron con los animadores. 
Lo único malo es el clima que en estas fechas aún es frío, pero bueno… con chaqueta, gorro y bufanda tambien se disfrutan los viajes 😉

El día se llegó! A media mañana tomamos el tren a Hamburgo y nos encontramos con mis suegros directamente en el puerto, donde le colocaron una etiqueta a la maleta y nos tomamos un café antes de que abordaran. No pudimos decirles adiós como en las películas porque el barco zarpaba 4 horas después. Dejamos a las niñas con los abuelos y Tom y yo nos fuimos a comer al Hard Rock. Curiosamente desde la habitación de nuestro hotel pudimos ver el barco dar la vuelta en el Río Elba y tomar camino hacia el mar.

Dos horas después recibíamos la primera foto de las niñas que ya estaban descubriendo cada rincón de la cabina. La comunicación en los días siguientes será limitada porque el celular no funciona a bordo del barco. 

DESPUES

La semana se pasó volando y ayer llegaron al mismo puerto de donde partieron. Tom fue por ellos tempranito y a media mañana ya estaban en casa. Mis hijas venían felices y los abuelos también! Gracias a Dios no tuvieron ningún contratiempo ni se enfermaron.

Durante la comida y la merienda, abuelos y niñas nos contaron lo que conocieron, lo que hicieron y lo mucho que disfrutaron el viaje. Las niñas no quisieron participar en el “Kids Club” y al final se arrepintieron porque los niños presentaron una serie de bailables en la última noche de show. Han prometido que la próxima vez si lo harán, ya veremos…
El clima como era de esperarse no fue el ideal y sobretodo en Oslo tuvieron que aguantar 3 tristes grados y una llovizna ligera durante el recorrido de la ciudad. El mejor día fue el último, en el cual no había visita a ningún destino, sino que se quedaron en el barco todo el día.

Catalina fue encargada de la cámara y cumplió su función de fotógrafa a la perfección. Tomó muchas fotos que complementadas con las de los abuelos, nos dieron una idea bastante amplia de lo que vivieron durante el viaje.

Tanto niñas como abuelos la pasaron de maravilla y creo que se repetirá la hazaña, talvez no en un corto plazo pero seguramente en un par de años las niñas podrán acompañar a sus abuelos en uno de sus tantos viajes. Haciendo la cuenta, éste fue su crucero número 15! y el 5to en Aida 🙂

Definitivamente fue una experiencia inolvidable y quedará en su memoria para siempre. Ahora sólo queda seguir disfrutando las vacaciones de Pascua y esperar la oportunidad de volver a viajar en crucero 🙂

A %d blogueros les gusta esto: