El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

No soy "bio"

En mi reciente entrada sobre supermercados alemanes, recibí muchos comentarios sobre la omisión de las tiendas de productos “bio” o ecológicos  y es que la verdad es, que no los conozco porque no soy fan de esa “onda”.

En Stade, la ciudad donde vivo creo que hay una tienda especializada en productos orgánicos, pero sólo una vez la he visto por fuera mientras esperaba a una amiga que necesitaba algo de ahí. Además he escuchado de algunos puestos del mercado sobre ruedas que sólo manejan productos “bio”, pero como nunca compro allí, no estoy enterada del todo.
¿Qué significa que un producto sea “bio”? Creo que ya todo mundo conoce esta característica que proviene de lagricultura ecológica, o sus sinónimos orgánica o biológica, el cual es un sistema para cultivar una explotación agrícola autónoma basada en la utilización óptima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos de síntesis, u organismos genéticamente modificados (OGMs) -ni para abono ni para combatir las plagas-, logrando de esta forma obtener alimentos orgánicos a la vez que se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente. Todo ello de manera sostenible y equilibrada. (de wikipedia)

Y este tipo de agricultura existe en Alemania desde hace varias décadas, teniendo un crecimiento considerado a partir del 2000. Es decir, cuando llegué a este país. Cada año se convierten más áreas de cultivo en “ecológicas” y se encuentran más productos con la etiqueta Bio.

Pero al mismo tiempo ha habido grandes escándalos sobre la veracidad de lo orgánico y sobretodo he visto documentales donde las gallinas ponedoras no están tan felices como prometen los ganaderos en su publicidad. En parte estos escándalos y la poca diferencia en sabor (para mi gusto) me han alejado de esta moderna tendencia.
Creo en la dieta equilibrada, y me concentro más en el consumo de frutas y verduras (normales) o carnes blancas sobre las rojas, a la hora de hacer la compra. Así que hasta ahora, los productos marcados como “bio” no tienen lugar en mi alacena ni en mi refrigerador.
Y vaya que algunos supermercados locales ya manejan dos marcas genéricas, una clásica y otra “bio” donde los precios ya no son tan elevados como lo eran hace algunos años. Y aún así, no estoy convencida de que sean productos realmente mejores, o que los no orgánicos hagan daño a la salud.

Me fui de fotógrafa a los supermercados para complementar esta entrada, y no sólo encontré huevos de gallinas felices y leche de vacas contentas, sino también chocolates, salsa de soya, pan, café, y cereal. El área de frutas y verduras está llena de tomates, zanahorias, pepinos y otros productos orgánicos e incluso en el área de alimentos para bebé, encontré papillas con carne biológica.

Interesante, no? Desconozco que tan fuerte sea esta tendencia en Latinoamérica, pero hace algunos años que estuve en Monterrey si ví frutas y verduras catalogadas como orgánicas. Supongo que al igual que en Europa, el crecimiento de esta industria va a la alza y poco a poco gana más adeptos.

Yo sigo un tanto escéptica, y es que creo que ésto es como la religión, eres o no eres “bio”, para mí es difícil sólo comprar un paquete de tomates orgánicos y el resto de productos normales.Y a pesar de tener buenas amigas completamente convencidas de los beneficios de la agricultura orgánica, yo sigo más bien “atea”. Talvez algún día cambie de parecer, o talvez nunca… no lo sé!

Anuncios

Comentarios en: "No soy "bio"" (1)

  1. Yo me he vuelto consumidora de productos biológicos, más que nada por que estoy convencida de que son más amigables con el medio ambiente y con la naturaleza. Estoy conciente de que ha habido escándalos en en ramo, pero dichos escándalos se dan también con mayor frecuencia en los productos convencionales. De los productos bio me gusta que no estan tratados químicamente y representan indudablemente una alternativa mucho más saludable. Lo unico malo es que si son algo más caros y pues no puedes hacer la compra completa en los mercados bio…pero eso se compensa un poco cuando eliges CALIDAD en vez de cantidad …no es tu caso Naty, pero en muchos hogares se compran alimentos en cantidades exagerada que van a parar a la basura. Como decía, yo me he vuelto consumidora BIO por amor al medio ambiente…Porque la mayoria de los químicos que utiliza la agricultura convencional dejan residuos y destruyen el ecosistema. Y si bien no puedo parar yo misma ese proceso, el consumo selectivo es mi manera de poner mi granito de arena…Paloma

    Me gusta

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: