El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

El fin de semana pasado fue la primera reunión de preparación de mis hijas para su primera comunión. Y aunque no estoy segura de escribir sobre cada una de la reuniones, creo que vale la pena escribir algunas cosas que me llamaron la atención en ésta.

Como ya lo escribí antes, me apunté para ser catequista y la reunión de preparación fue el viernes. En dos horas nos conocimos y nos explicaron el programa del sábado. Somos un equipo de 8 padres y madres de familia más la coordinadora de la iglesia.

Resultó un equipo bastante mixto e internacional porque somos 2 madres polacas, 1 padre polaco y yo mexicana. De los alemanes, un padre y una madre son evangélicos pero sus parejas son católicas y educan a sus hijos en esta religión. Así que sólo son 2 catequistas alemanes Y católicos en el grupo. Curioso, no? Aquí queda muy bien eso de Viva el multi-culti y el ecumenismo!

El sábado fue la primera reunión y la única planeada con padres de familia, así que considerando que harán su primera comunión 40 niñ@s, teníamos un grupo de casi 100 personas con papás, mamás y herman@s pequeños. La reunión se llevó a cabo en los salones de la capilla de San José de 1 a 6 de la tarde.
Lo primero fue dar una bienvenida y pasar a la capilla, donde el párroco nos explicó de forma sencilla como esta construída una iglesia. Con bloques de madera y una cruz, demostró como se podía destruir la construcción, si una de las piezas de abajo se caía. Después invitó a los niños a buscar las piedras pilares afuera de la capilla que están marcadas con textos y años.

Luego se realizó un juego para conocernos que consistió en hacer preguntas y separar a los participantes de acuerdo a sus respuestas. Así supimos que la mayoría de niños tienen 8 años, sólo Catalina tiene 7 y algunos más tienen de 9 a 12 años. Prácticamente la mitad de los niños son hijos de extranjeros: polacos, rusos, italianos, ucranianos, brasileños y mis hijas de mexicana 🙂 Además conocimos la escuela o el barrio donde viven, su comida y pasatiempo favoritos y otras cosas similares.

Después se dividieron a los niños en 4 grupos, mientras que los padres de familia se quedaban con el párroco y la coordinadora para que les explicarán los temas a tratar en las siguientes 5 reuniones de preparación, donde sólo estarán los niños.
En cada grupo de niños se asignaron dos catequistas y se hizo una dinámica para presentarse. En mi grupo tuve 9 niñ@s, de los cuales 5 eran polac@s. Se les entregó una bolsa de tela y un legajo con una hojita con información sobre la iglesia, que tendrán que traer a cada reunión de catecismo.

Después hubo una pausa para merendar. Hubo pasteles, café, chocolates, jugos y galletas. A continuación se volvió a dividir el grupo, pero esta vez se hicieron 4 grupos de niños con sus papás. El programa consistía en que los 4 grupos hicieran 4 actividades de forma paralela y se fueran rotando de salón.

Una de las actividades fue un tour con el párroco para conocer la capilla. Se explicaron las partes del altar, el bautisterio, el agua bendita que está a la entrada, el lugar donde se guardan las hostias consagradas, el órgano, la capilla a las Sma. Virgen María, etc.

Otra de las actividades fue una manualidad, donde los niños decoraron cajitas de cartón con piedras, calcomanías y flores. En estas cajitas irán coleccionando diferentes objetos que se les entregarán en cada reunión.

La siguiente actividad fue una dinámica sobre la Biblia que organizó la coordinadora. Nos sentamos en un círculo alrededor de un cofre, y la señora empezó a preguntar que podría haber adentro. Finalmente develó el secreto: nuestro más preciado tesoro, la Sagrada Biblia. Explicó porqué es un tesoro, las partes que la conforman y lo que incluye en sus textos.

Y por último, la cuarta actividad consistió en una sesión de relajamiento con música tranquila y la lectura de una historia que nos transportaba al fondo del mar. Un cuento que nada tiene que ver con la religión pero que nos relajó mucho 🙂

Y para cerrar con broche de oro, participamos en una misa donde los niños y catequistas recibieron la bendición para este proceso de preparación. Al final de la misa se les entregó una piedra que simboliza nuestro rol en la Iglesia. Todos la constutuímos y somos parte de ella.

Como pueden ver nada tiene que ver este catecismo con el de mi infancia. No sé a ciencia cierta como se preparen a los niños en México ahora, pero sé que las reuniones son semanales a lo largo de un año escolar. Y de memorizarse algo? creo que a duras penas estos niños se aprenderán el padre nuestro, el credo y los 10 mandamientos. Cómo me acuerdo de esas preguntas que tuve que machetearme: Quién es Dios?, Dónde está Dios? y muchas más que ni entendía pero que tenía que memorizar!

Quedan 5 reuniones de 10 a 4 de la tarde, con pausas para comer y merendar. Ya les iré contando que otras cosas voy aprendiendo en este nuevo rol de catequista que no deja de entusiasmarme y sorprenderme!

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: