El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Un cumpleaños de terror

El post debería llamarse “un día de terror” porque realmente fue un mal día para mi marido y para mí, pero dado que coincidió con el cumpleaños de mi marido, he decidido escribirlo desde el punto de vista de quién debía celebrar un nuevo año de vida.

Todo empezó la noche del jueves, cuando llegué de una reunión con unas amigas… justo era medianoche y decidí darle una serenata a mi marido que cumplía 43 años el viernes. Cual no sería mi sorpresa al encontrarlo en cama con fiebre 😦 Otra vez! Recién se había tomado una pastilla y le dije que si no le bajaba la temperatura, lo iba a llevar al hospital. Una hora después, la fiebre había bajado pero de todas formas no pude dormir del pendiente. Dos días antes había empezado con un dolor en el vientre que se acumulaba al ya conocido dolor de su pierna derecha.

El viernes por la mañana, nuestras hijas llegaron a nuestra recámara con sus regalos y cantando “Estas son las mañanitas…” La fiebre volvía y decidí no asistir al desayuno internacional para acompañarlo al médico. Mandé a las niñas a la escuela con la consigna que si al regresar no estábamos, que se fueran con la vecina…

Nuestra aventura comenzó con la visita al médico general a las 8 y media. Mi marido tenía una cita planeada para un análisis de sangre de rutina que lo realiza siempre una enfermera, así que avisó en recepción que también deseaba hablar con la doctora. Después de una hora y media de espera, pasamos a verla. Desde que lo vio caminar, dijo que no se veía nada bien… no lo revisó gran cosa e inmediatamente dijo que era necesario ir al hospital. Nos mandó a Urgencias con pases a: Urología, Gastroenterología y Medicina Interna. Realmente no sabía por donde empezar.

Llegamos a Urgencias a eso de las 10 y media. Esperamos poco y nos mandaron a Urología donde le hicieron un ultrasonido y un análisis de orina. NADA raro! El urologo mandó llamar a un cirujano para oír la historia desde el principio. Decisión: talvez sería bueno hacer una tomografía.

Ah! Olvidaba mencionar que desde el principio la doctora recomendó no tomar ningún medicamento para que los síntomas no se disfrazaran. Así que desde las 8 de la mañana traía fiebre y escalofríos.
Volvimos a urgencias a esperar a que nos indicaran a dónde seguir. De 12 a 2 y media esperamos en una sala con alrededor 35 personas más con todo tipo de problemas: heridos, quebrados, otro que le picó un escopión, otra que sangraba, Dios mío! Casi a las 3 pasaron a Tom para sacarle sangre y ahí se dieron cuenta que nosotros mismos habíamos traído la sangre que le habían sacado desde temprano en el consultorio del doctor general. Ahora a esperar los resultados de la sangre…

Cerca de las 4 de la tarde le realizaron la tan esperada tomografía. Media hora después el mismo cirujano que había hablado con el urólogo nos dio la gran noticia: NADA raro! WTF! No pude decir otra cosa que: Y no tienen aquí a Dr. House? El doctor sólo sonrió.
Lo vio otra doctora en Urgencias y también con cara de incredulidad aceptó internarlo para tenerlo en observación hasta el lunes, día en que se le hará una resonancia magnética con la esperanza de que dé un poco mas de información. Ahí también nos enteramos que la sangre no está en orden y nuevamente trae índices de infección (como hace 3 semanas que le detectaron la influenza).

Lo mandaron a la estación de cirugía mientras yo volvía a casa a recoger a las niñas de con la vecina y a empacar algunas cosas para Tom. A las 7 de la noche lo visitábamos con globos, serpentinas y un pastel con velas encendidas para alegrarle aunque fuera unos minutos de ese día que parecía ser sacado de una película de terror.

Le estaban administrando antibióticos y medicamentos para el dolor y la fiebre. Estuvimos un rato y luego nos fuimos a cenar para terminar un día que espero no se repita jamás. Sobra decir que tuvimos que cancelar una reunión con sus amigos y vecinos que estaba planeada para la noche y una reunión el sábado con otra familia mexicano-alemana. Espero pronto poder celebrar como Dios manda.

Uff!! Ahora que lo escribo parece más terrorífico de lo que fue… eso de esperar entre tanto enfermo, pasar horas de incertidumbre, ir de un lado a otro con tu marido en silla de ruedas, verlo sufrir y no saber ni porqué, y dejarlo en el hospital es algo que no le deseo a nadie ni un día cualquiera y mucho menos en su cumpleaños!

Dios quiera que el lunes tengamos mejores noticias y un diagnóstico preciso. Justo ayer se cumplieron tres semanas de que empezó el primer síntoma: dolor en la pierna derecha. Y todavía es fecha que no saben a qué se debe. Aquí en Alemania fines de semana y días festivos son días muertos en los hospitales, cosa que no termino de entender, así que entre hoy y mañana no pasará NADA. Pero al menos esta en mejores manos que las mías en caso de que vuelva la fiebre o surja alguna otra sorpresa. Mientras a esperar, a rezar y a confiar en que esta semana tengamos buenas nuevas y sobre todo comience un tratamiento para su mejoría.

Agradezco a todos los que están al pendiente y les pido que no dejen de orar por su salud. De momento es lo único que podemos hacer 😦

Anuncios

Comentarios en: "Un cumpleaños de terror" (1)

  1. Diana González dijo:

    Animo Naty !! lo importante es que estén unidos y positivos… ya verás como pronto todo se acomoda.. Diosito está con ustedes !! Un abrazo fuerte !!

    Me gusta

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: