El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

En febrero pasado había escrito la entrada “Vacaciones diferentes“, donde avisaba que las dos semanas de vacaciones escolares las pasaría en Monterrey, la ciudad que me vio nacer hace casi 40 años. Ya fui y vine y no puedo dejar pasar mas tiempo sin plasmar mis experiencias en este blog.
Algunos de los objetivos que tenía para este viaje eran:
* cargar pilas – y vaya que si cargué pilas!

* descansar- más no se puede descansar. Sin trabajo, sin quehacer, sin cocinar, sin hijas y sin marido que atender, ufff!!! Fue la pura vida!

* conocer a mi sobrina nueva- además de conocerla, la cargué, la abracé y la fotografíe cada vez que estuvo a mi lado 🙂 Además disfruté de su hermana mayor que aunque todavía al final no me tenía mucha confianza, si alcanzó a regalarme tiernos besos y abrazos 🙂

* disfrutar a mis padres y abuelos- palomeado! Creo que desde mis años de infancia que no pasaba tanto tiempo conversando y disfrutando lindos momentos con ellos. Fuimos al teatro y al cine, rentamos películas, participamos en los oficios de Semana Santa, fuimos de compras, y disfrutamos cada día al máximo sólo ellos y yo.

* saludar amigos- no vi tantos amigos como hubiera querido, pero a los que se dejaron ver los disfruté ya fuera en un café, en una reunión en la casa o en un restaurante.

* comer cabrito- Ufff! cabrito y mil cosas más! No me quedé con ningún antojo y eso gracias a mis papás que me consintieron de más, ya fuera llevándome a mis restaurantes favoritos, pidiendo a domicilio o cocinándome!

*y tomar el sol- También palomeado! En dos semanas hubo días con casi 40 grados y otros más frescos de 18. No me bronceé, pero si tomé sol en cuanta oportunidad tuve, así fuera solo en la terraza de mis papás, sentada en la mecedora y esperando a que se escondiera detrás de las montañas.

Doy gracias a Dios por haber tenido esta oportunidad! Fue un viaje muy placentero, lleno de momentos agradables, de experiencias inolvidables y de minutos valiosos con gente que quiero mucho. No sé cuando pueda repetir un viaje así, pero confío en que si se repita, así sea en algunos años.

A los objetivos antes mencionados, debo agregar otras cosas que hice en esas dos semanas:
* celebré mis 40 años. Sí, todavía faltan dos meses para cumplirlos pero aproveché la oportunidad para comer pastel, que me cantaran las mañanitas y celebrar con familiares y amigos. Fue un día muy especial a pesar de que el clima estuvo fatal (38 C y mucho viento) y que faltaron muchas personas. La pasé genial y aprovecho para agradecer a aquellos que asistieron!

* fui de “shopping” a McAllen, TX. Como era costumbre en nuestros viajes a Monterrey, fui con mis papás al “otro lado” a pasear, comer en el “Red Lobster” y comprar ropa y otras cositas para mi marido y mis hijas. No había gente ni tráfico en el puente de la frontera… el clima estuvo ideal y compré todo lo que había en mi listita 🙂

* surtirme! Sí, de mis antojitos como conchitas, tostadas y cacahuates japoneses. Traer libros de español y artesanías mexicanas! Me hubiera encantado traerme una 3era maleta, pero era demasiado y no quería levantar sospechas en la aduana alemana, jeje. Así que traje dos maletas repletas de encargos, regalos y antojos!

El último día de mi estancia en Monterrey me enteré que habían internado a mi marido en el hospital… pueden imaginar mi sorpresa y mi angustia durante el viaje. Gracias a Dios, poco a poco las cosas fueron mejorando y mi marido ya esta en casa recuperándose de  Influenza B. Más de uno ha dicho que se enfermó por mi ausencia y que no debería dejarlo solo tanto tiempo! Mmmm, ni crean que me creo ese cuento! Mis hijas pasaron las dos semanas con los abuelos y mi suegra también me insistió en lo muuuuuuucho que me extrañaron y que hasta tristes o deprimidas estaban algunos días. Ni hablar, lo bailado ni quien me lo quite! No es algo que haga cada semana y más bien creo que si no hubiera hecho este viajecito la deprimida sería otra 🙂

GRACIAS PAPÁ, GRACIAS MAMÁ por haberme consentido tanto!
GRACIAS TOM, por haber estado de acuerdo con mi plan 🙂
GRACIAS SUEGROS, por haber cuidado de mis hijas.
GRACIAS FAMILIA Y AMIGOS, por ser parte de mi vida a pesar del tiempo y la distancia.
GRACIAS DIOS por ser tan bueno conmigo!

Y a seguirle, que la vida es una y hay que disfrutarla! Después de haber cargado pilas, el trabajo, la familia y mi vida en Alemania continúan como siempre, pero yo tengo el corazón fortalecido y lleno de calor humano y mexicano!

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: