El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

En el mundo hay muchísimos países, cada uno con su:
-idioma
-comida y
-clima

Cuando llegué a Alemania no fue difícil detectar algunas diferencias con México. Entre las más generales y que casi toda la gente conoce, se pueden mencionar:

– la puntualidad
– el orden y
– las carreteras rápidas

Y otras que pueden generalizarse a Europa son:
– la unión libre
– el estilo europeo en arquitectura, moda, etc.
– lo liberales que son para algunas cosas.

La lista de cosas diferentes entre mi cultura natal, la mexicana y la alemana es muy larga, a algunas cosas me he adaptado, otras las he aprendido y a otras simplemente no me acostumbro.

Aquí menciono algunas de las cosas que al principio me parecieron curiosas, y aún después de 10 años me cuestan trabajo o simplemente me rehuso a adoptar:

-forma de contestar el teléfono. En México se contesta con el típico “bueno?”, en otros países con “aló?”, “hello”, “dígame”, etc. Aquí en las casas se contesta con el apellido de la persona que contesta. Muchos años contesté con “hallo?” y la gente se sacaba de onda hasta que apenas hace 1 o 2 años acepté que tenía que contestar con “González”. Todavía me suena raro, pero no me quedó otra opción 😦

-zapatos en casa. Desde que llegué a este país me llamó mucho la atención la costumbre de quitarse los zapatos al llegar a casa, fuera la propia o no. Pensé que eso era normal en los países árabes o asiáticos, y nunca hubiera imaginado una costumbre así en Alemania. La razón? Comodidad y limpieza. La gente se pone “zapatos de casa” o pantuflas al llegar a casa, en algunos departamentos a falta de espacio los zapatos de calle se dejan afuera en el pasillo y en muchos hogares se tienen pantuflas para los invitados. Todavía es fecha que esa tradición no llega a la casa, la gente me pregunta y yo les doy la opción de quitárselos (ya compré mis pantuflas para invitados) o dejárselos puestos. A mí no me incomoda ni me molesta, y aún si los tuvieran un poco mojados no tengo problema con trapear el piso cuando se va la visita.


-separación de basura. Es algo que me costó un poco de trabajo pero a lo cual me he tenido que acostumbrar porque no hay muchas opciones. De todas las formas cómo se separa la basura en nuestra ciudad, puedes leer aquí.

monedita del carrito de súper. Si vas al supermercado en Alemania no debes olvidar tu canasta o bolsa porque en la mayoría de ellos no tienen bolsas plásticas para la compra y en caso de tenerlas, hay que pagar por cada una de ellas. Pero además no debes olvidar llevar una moneda en caso de necesitar carrito. Porqué? Pues porque estan encadenados unos a otros y la única forma de sacar uno es con una moneda de 1 euro o 50 centavos. Al terminar tu compra y regresarlo a su lugar, recuperas tu moneda. Hay moneditas de plástico hechas precisamente para eso, pero al final de cuentas el problema es el mismo: si no la traes contigo, no puedes sacar un carrito! Ya me ha pasado varias veces y he tenido que ir a cambiar un billete por monedas… en fin! es parte del “ir de compras” en Alemania.

-pago en efectivo. Al principio fue un “shock”, y es algo que todavía me sorprende. No se aceptan tarjetas de crédito en la mayoría de supermercados, tiendas de muebles ni en tiendas de herramientas. En tiendas pequeñas de ropa o en hoteles “caseros” tampoco. Sólo efectivo y poco a poco, se va aceptando el pago con tarjeta de “débito” que viene siendo lo mismo que el efectivo, pues se descuenta automáticamente de tu saldo 😦 Tarjetas de crédito en cada tienda departamental? Ni pensarlo! Recuerdo cuando compramos nuestro refrigerador hace 8 años o recientemente que pagamos la reparación de nuestro coche, pagos de más de 2000 euros: sólo con tarjeta de débito o efectivo. En ese aspecto, Alemania ha cambiado poco y la aceptación de tarjeta de crédito no es nada parecida a la de América.

– cómo se lavan los platos. Otra cosa a la que no me he podido acostumbrar: sigo lavando los platos como en México. Es decir, enjabono cada plato, tenedor o sartén para luego enjuagarlos bajo el chorro de agua: uno por uno. Aquí es muy común tener lavavajillas, pero no falta ocasión en que se tienen que lavar los platos a mano, ya sea porque la lavajillas es pequeña o porque hay prisa por dejar todo limpio. Por ejemplo en el desayuno mensual al que asisto, la lavavajillas es pequeñita así que hay que lavarlos a mano. Y cómo se lavan aquí? Pues se llena el lavabo de agua caliente con jabón y se pasan los platos, tenedores y vasos. Se medio limpian con un trapo, en esa misma agua se enjuagan e inmediatamente se secan con una toalla limpia. Guac! Después de 5 platos el agua esta muy sucia, y de todas formas se siguen pasando los platos y cubiertos por ella. Yo paso! y prefiero limpiar mesas, recoger sillas o guardar lo que sobró del desayuno. No puedo lavarlos así y en casa, los lavo a mi manera 🙂

paquete con 500 servilletas!
paquetitos de 20 servilletas

-uso de servilletas. En la casa de mis papás, se compran paquetes de 500 servilletas y no pueden faltar en la mesa como en cualquier casa mexicana. En México comemos mucho con las manos, con mucha salsa y es imprescindible la servilleta a la hora se comer! Aquí comen siempre con cuchillo y tenedor y casi no se ensucian ni la boca. Al principio me tocaba ir a casas o restaurantes donde debía pedir servilletas, porque no había en la mesa. Hoy en día, encuentro mas variedad de servilletas en el supermercado y mas baratas. Antes solo encontraba paquetes de 20, muy gruesas y casi siempre decoradas. Creo que nunca veré los paquetes de 500 servilletas por aquí, y nunca aprenderé a comer sin ensuciarme, pues siempre necesito una servilleta a la hora de comer 😉 sea de tela o de papel!

– no se festeja el cumpleaños antes. En Alemania es de mala suerte celebrar un cumpleaños o aniversario antes del día, cosa que en México no aplica pues se es muy práctico y se hace la pachanga de acuerdo al clima, a la disponibilidad de los invitados y de cuál fin de semana quede mas cerca, el anterior o el siguiente si es que el cumpleaños cae entre semana. Incluso aquí es mal visto felicitar a alguien antes y preferible que no se felicite a hacerlo antes. Me refiero a cuando no vas a ver a la persona porque te vas de vacaciones y le dices “feliz cumpleaños y que te la pases muy bien pasado mañana…” uyyyy, mejor esperar a que estés de regreso 😉 y darle las felicitaciones atrasadas!

– cena- pan. En Alemania se come mucho pan, cosa que tampoco sabía cuando llegué a este país. Y mucho menos sabía que el desayuno y la cena eran a base de este rico alimento. Todavía me sorprende que no haya tanto gordo como en Estados Unidos cuando se come tanto pan y a diario! En el desayuno: pan con mantequilla, mermelada o queso. No me refiero a pan tostado, sino a pan tipo bolillo de diferentes formas, sea blanco o integral. A eso me pude acostumbrar, porque yo acostumbraba desayunar pan tostado, así que la diferencia no era tan grande. Pero en la cena, se vuelve a comer pan… esta vez pan tipo baguete, o un pan grande en rebanadas. La costumbre es comerlo con embutidos y quesos, acompañado de ensalada de col, verduras o pepinillos. Mmmm, una vez a la semana esta bien pero a diario???!!! Me resisto! En casa cenamos huevito con frijoles, papitas con huevo, quesadillas, molletes, etc. Y el pan lo dejamos para los miércoles y viernes que cena mi marido en casa. El fin de semana normalmente cocino otras cosas o cenamos fuera 🙂

La lista se hizo mas larga de lo que pensaba y todavía faltan muchas cosas más que talvez les comparta en otra ocasión. Estas pequeñas grandes diferencias son las que a veces cuesta más trabajo adaptar a nuestra vida diaria, e incluso algunas veces es imposible adoptarlas. De una o de otra forma, lo más interesante es combinar nuestras costumbres para sacar el mayor provecho de ellas! O no?

Anuncios

Comentarios en: "Esas pequeñas grandes diferencias!" (5)

  1. Todas esas cosas las veo cuando visitamos a los suegros. Pero en inglaterra hay algunas de ellas como el reciclado, los carritos del super, la lavada de trastes (aca a veces pasan los los platos en el agua enjabonada y ni los enjuagan)y los zapatos en casa, sobre todo por que aca casi todas las casas tienen alfombra y es mas dificl de limpiar que el piso!!! mi esposo me hace burla de que contesto “bueno” el teléfono… ni modo, en la variedad esta el gusto…

    Me gusta

  2. Lo de las servilletas y las bolsas en el mercado me parece positivo, para el cuidado del medio ambiente, más papel significa menos árboles, por cierto en Ikea venden paquetes grandes- no de 500- buenas y bonitas, muy útiles cuando tienes fiestas. Ah y lo del pago en efectivo pues tampoco acabo de acostumbrarme, pero por otro lado en algunas partes pagas hasta que te llega la cuenta, como en los doctores, y algunas ventas por internet..

    Me gusta

  3. Ma. Luisa Medina dijo:

    Yo estuve un año de intercambio en Canadá y me tocó ver algunas cosas así curiosas. Lo de los quitarse los zapatos en tu casa y en casas ajenas es una costumbre hasta cierto punto entendible porque gran parte del año viven con nieve y por ende lodo. Yo al principio subía de mi cuarto con los zapatos puestos y solo se les hacía curioso pero con el tiempo me fui acostumbrando a quitármelos o ponérmelos sólo para salir. Muchas de las cosas diferentes obedecían también a que era una zona rural y por lo mismo funciona diferente a las ciudades como el hecho de tener que quemar la basura, tener congeladores gigantes en los sótanos para guardar comida y congelados, cuando hacían pan o algún otro alimento casero se hacía en cantidades industriales. En fin pequeñas diferencias que hacen a cada cultura interesante.

    Me gusta

  4. Que interesante tu post, aunque apenas llevo 8 meses aquí me he percatado de todo eso que comentas y la verdad, lo de los zapatos al principio me parecía raro, pero ahora me siento rara si me quedo con zapatos dentro de mi propia casa, es tan cómodo andar en calcetines o pantuflas. Pero yo creo que también una de las razones es los pisos de madera, que si se maltratan y son pisos rentados, ni quiero imaginar el costo por la reparación…..!
    Saludos

    Me gusta

  5. Que bueno esta tu blog.. yo te doy la razon en todo lo que dices. Le sigo dando de cenar a mi marido pan y yo como quesadillas. las servilletas es otro tema al que no me acostumbro jaja te falto el de que la gente en la regadera del gimnasio no se mojan la cabeza solo el cuerpo!!! Guac..Bueno felicidades otra vez por tu blog

    Me gusta

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: