El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para junio, 2012

El virus de la medianoche!

Gracias a Dios soy una persona sana y mis hijas también. Mi marido nunca ha pisado un hospital y en 10 años que lo conozco, sólo 1 vez se ha incapacitado, así que también cuenta con buena salud. Nos enfermamos poco talvez sea por suerte, por genes o por tener buenas defensas, pero las niñas no han podido evitar contagiarse algunas veces en el jardín de niños o en la escuela.

A menudo ponen carteles en la entrada del jardín de niños para informar de alguna enfermedad contagiosa, y las niñas han agarrado la rubéola y la 5ta enfermedad (otra especie de rubéola) en el kinder. Otras veces anuncian que hay piojos y gracias a Dios, de esos si nos hemos salvado (hasta ahora).

La semana pasada Victoria agarró un virus en la escuela, y lo sé porque el primer día que faltó a la escuela, faltaron otros 7 niños y al día siguiente otros 7 de su clase además de 2 profesores. No es casualidad, simplemente un virus muy contagioso… el llamado “Magen-Darm-Grippe” o en cristiano: Gastroenteritis que presenta un cuadro clínico con vómito y diárrea.

Victoria tuvo vómito dos noches seguidas, curiosamente después de la media noche ya estando dormida. Durante los dos o tres días que estuvo enferma comió poco, y nunca devolvió durante el día… sólo 1 vez y en la noche. Siendo un virus tan contagioso era de esperarse que la hermanita se contagiara, pero la primera en caer fui yo.

Yo seguí el patrón de Victoria: dos noches con vómito después de la medianoche además de diarrea, cosa que mi hija no tuvo. Casualidad? No sé en qué influya el horario o si simplemente es por el hecho de estar acostado, pero la 3er noche ya tenía miedo de la hora pensando en que alguien iba a seguir la costumbre. Gracias a Dios no sucedió!

Mi hija menor y mi marido también se contagiaron, pero ellos sólo tuvieron diarrea y malestar estomacal. Es la primera vez que todos los integrantes de la familia se enferman de lo mismo, al menos fue escalonado y no todos al mismo tiempo 🙂

Al parecer el virus ha dejado esta casa en paz y espero no vuelva ningún virus pronto. Eso de estar enferma y con curso intensivo de español no fue nada divertido, pero sobreviví! Ahora a seguir disfrutando del fútbol y del verano sin virus!

Anuncios

Esas pequeñas grandes diferencias!

En el mundo hay muchísimos países, cada uno con su:
-idioma
-comida y
-clima

Cuando llegué a Alemania no fue difícil detectar algunas diferencias con México. Entre las más generales y que casi toda la gente conoce, se pueden mencionar:

– la puntualidad
– el orden y
– las carreteras rápidas

Y otras que pueden generalizarse a Europa son:
– la unión libre
– el estilo europeo en arquitectura, moda, etc.
– lo liberales que son para algunas cosas.

La lista de cosas diferentes entre mi cultura natal, la mexicana y la alemana es muy larga, a algunas cosas me he adaptado, otras las he aprendido y a otras simplemente no me acostumbro.

Aquí menciono algunas de las cosas que al principio me parecieron curiosas, y aún después de 10 años me cuestan trabajo o simplemente me rehuso a adoptar:

-forma de contestar el teléfono. En México se contesta con el típico “bueno?”, en otros países con “aló?”, “hello”, “dígame”, etc. Aquí en las casas se contesta con el apellido de la persona que contesta. Muchos años contesté con “hallo?” y la gente se sacaba de onda hasta que apenas hace 1 o 2 años acepté que tenía que contestar con “González”. Todavía me suena raro, pero no me quedó otra opción 😦

-zapatos en casa. Desde que llegué a este país me llamó mucho la atención la costumbre de quitarse los zapatos al llegar a casa, fuera la propia o no. Pensé que eso era normal en los países árabes o asiáticos, y nunca hubiera imaginado una costumbre así en Alemania. La razón? Comodidad y limpieza. La gente se pone “zapatos de casa” o pantuflas al llegar a casa, en algunos departamentos a falta de espacio los zapatos de calle se dejan afuera en el pasillo y en muchos hogares se tienen pantuflas para los invitados. Todavía es fecha que esa tradición no llega a la casa, la gente me pregunta y yo les doy la opción de quitárselos (ya compré mis pantuflas para invitados) o dejárselos puestos. A mí no me incomoda ni me molesta, y aún si los tuvieran un poco mojados no tengo problema con trapear el piso cuando se va la visita.


-separación de basura. Es algo que me costó un poco de trabajo pero a lo cual me he tenido que acostumbrar porque no hay muchas opciones. De todas las formas cómo se separa la basura en nuestra ciudad, puedes leer aquí.

monedita del carrito de súper. Si vas al supermercado en Alemania no debes olvidar tu canasta o bolsa porque en la mayoría de ellos no tienen bolsas plásticas para la compra y en caso de tenerlas, hay que pagar por cada una de ellas. Pero además no debes olvidar llevar una moneda en caso de necesitar carrito. Porqué? Pues porque estan encadenados unos a otros y la única forma de sacar uno es con una moneda de 1 euro o 50 centavos. Al terminar tu compra y regresarlo a su lugar, recuperas tu moneda. Hay moneditas de plástico hechas precisamente para eso, pero al final de cuentas el problema es el mismo: si no la traes contigo, no puedes sacar un carrito! Ya me ha pasado varias veces y he tenido que ir a cambiar un billete por monedas… en fin! es parte del “ir de compras” en Alemania.

-pago en efectivo. Al principio fue un “shock”, y es algo que todavía me sorprende. No se aceptan tarjetas de crédito en la mayoría de supermercados, tiendas de muebles ni en tiendas de herramientas. En tiendas pequeñas de ropa o en hoteles “caseros” tampoco. Sólo efectivo y poco a poco, se va aceptando el pago con tarjeta de “débito” que viene siendo lo mismo que el efectivo, pues se descuenta automáticamente de tu saldo 😦 Tarjetas de crédito en cada tienda departamental? Ni pensarlo! Recuerdo cuando compramos nuestro refrigerador hace 8 años o recientemente que pagamos la reparación de nuestro coche, pagos de más de 2000 euros: sólo con tarjeta de débito o efectivo. En ese aspecto, Alemania ha cambiado poco y la aceptación de tarjeta de crédito no es nada parecida a la de América.

– cómo se lavan los platos. Otra cosa a la que no me he podido acostumbrar: sigo lavando los platos como en México. Es decir, enjabono cada plato, tenedor o sartén para luego enjuagarlos bajo el chorro de agua: uno por uno. Aquí es muy común tener lavavajillas, pero no falta ocasión en que se tienen que lavar los platos a mano, ya sea porque la lavajillas es pequeña o porque hay prisa por dejar todo limpio. Por ejemplo en el desayuno mensual al que asisto, la lavavajillas es pequeñita así que hay que lavarlos a mano. Y cómo se lavan aquí? Pues se llena el lavabo de agua caliente con jabón y se pasan los platos, tenedores y vasos. Se medio limpian con un trapo, en esa misma agua se enjuagan e inmediatamente se secan con una toalla limpia. Guac! Después de 5 platos el agua esta muy sucia, y de todas formas se siguen pasando los platos y cubiertos por ella. Yo paso! y prefiero limpiar mesas, recoger sillas o guardar lo que sobró del desayuno. No puedo lavarlos así y en casa, los lavo a mi manera 🙂

paquete con 500 servilletas!
paquetitos de 20 servilletas

-uso de servilletas. En la casa de mis papás, se compran paquetes de 500 servilletas y no pueden faltar en la mesa como en cualquier casa mexicana. En México comemos mucho con las manos, con mucha salsa y es imprescindible la servilleta a la hora se comer! Aquí comen siempre con cuchillo y tenedor y casi no se ensucian ni la boca. Al principio me tocaba ir a casas o restaurantes donde debía pedir servilletas, porque no había en la mesa. Hoy en día, encuentro mas variedad de servilletas en el supermercado y mas baratas. Antes solo encontraba paquetes de 20, muy gruesas y casi siempre decoradas. Creo que nunca veré los paquetes de 500 servilletas por aquí, y nunca aprenderé a comer sin ensuciarme, pues siempre necesito una servilleta a la hora de comer 😉 sea de tela o de papel!

– no se festeja el cumpleaños antes. En Alemania es de mala suerte celebrar un cumpleaños o aniversario antes del día, cosa que en México no aplica pues se es muy práctico y se hace la pachanga de acuerdo al clima, a la disponibilidad de los invitados y de cuál fin de semana quede mas cerca, el anterior o el siguiente si es que el cumpleaños cae entre semana. Incluso aquí es mal visto felicitar a alguien antes y preferible que no se felicite a hacerlo antes. Me refiero a cuando no vas a ver a la persona porque te vas de vacaciones y le dices “feliz cumpleaños y que te la pases muy bien pasado mañana…” uyyyy, mejor esperar a que estés de regreso 😉 y darle las felicitaciones atrasadas!

– cena- pan. En Alemania se come mucho pan, cosa que tampoco sabía cuando llegué a este país. Y mucho menos sabía que el desayuno y la cena eran a base de este rico alimento. Todavía me sorprende que no haya tanto gordo como en Estados Unidos cuando se come tanto pan y a diario! En el desayuno: pan con mantequilla, mermelada o queso. No me refiero a pan tostado, sino a pan tipo bolillo de diferentes formas, sea blanco o integral. A eso me pude acostumbrar, porque yo acostumbraba desayunar pan tostado, así que la diferencia no era tan grande. Pero en la cena, se vuelve a comer pan… esta vez pan tipo baguete, o un pan grande en rebanadas. La costumbre es comerlo con embutidos y quesos, acompañado de ensalada de col, verduras o pepinillos. Mmmm, una vez a la semana esta bien pero a diario???!!! Me resisto! En casa cenamos huevito con frijoles, papitas con huevo, quesadillas, molletes, etc. Y el pan lo dejamos para los miércoles y viernes que cena mi marido en casa. El fin de semana normalmente cocino otras cosas o cenamos fuera 🙂

La lista se hizo mas larga de lo que pensaba y todavía faltan muchas cosas más que talvez les comparta en otra ocasión. Estas pequeñas grandes diferencias son las que a veces cuesta más trabajo adaptar a nuestra vida diaria, e incluso algunas veces es imposible adoptarlas. De una o de otra forma, lo más interesante es combinar nuestras costumbres para sacar el mayor provecho de ellas! O no?

Fútbol, verano y cumpleaños!

Mi hija menor y yo tenemos cumpleaños en Julio, específicamente el 12 y 6 de julio, así que es verano en Alemania y con suerte los celebramos con sol y mas de 20 grados 🙂

Pero además de coincidir con el verano lo mas curioso es que prácticamente cada dos años coinciden con el fútbol! Ya sea con la Eurocopa o con el Mundial que como todos saben se llevan a cabo cada 4 años pero intercalados.

Antes de casarme el fútbol no me había interesado en lo absoluto. Había seguido a México en cada Mundial pero de forma relativa y sin gran fanatismo. De la Eurocopa jamás me enteré.

Pero mi llegada a Alemania en junio del 2002 coincidió justamente con el Mundial en Corea y Japón. No alcanzó hasta mi cumpleaños pero la fiebre fútbolera seguía unos días después de la Final.

En el 2004 se llevó a cabo la Eurocopa en Portugal y la final fue el 4 de julio, dos días antes de mi cumpleaños 😉

Y en el 2006 fue el Mundial en Alemania. Esta vez estaba muy emocionada y tenía mi camiseta de la Selección Mexicana para mí y para Victoria. Mi plan incluía llevar a una amiga que estaría de visita a un “public viewing” en Hamburgo y festejar cada gol de México y de Alemania con amigos en reuniones o carnes asadas.

Alemania 2006

Pero nada salió como planeado y desde el 1 de JuNio (unos días antes de la inauguración del Mundial) tuvieron que hospitalizarme para controlar el desarrollo de Catalina que tenía fecha de nacimiento programada para el 26 de juLio! Victoria con 18 meses tuvo que irse a vivir a casa de mis suegros a 300 kms de casa y mi marido tenía que seguir trabajando en su proyecto a 150 Kms de aquí.

Así que en lugar de carnes asadas tuve que ver la mayoría de los partidos en un cuarto de hospital, con mi bandera y camiseta respectivas (alemanas o mexicanas) y acompañada de las enfermeras o pacientes del hospital. Algunos fines de semana pude salir a casa y ver los partidos con mi marido. Y mi visita sí fue a Hamburgo pero no conmigo sino con otras amigas mexicanas a quienes la encomendé.

Incluso la final que se celebró el 9 de julio todavía seguía en el hospital, pero al menos ya tenía la fecha programada para la cesárea: 3 días después de la final entre Italia y Francia. A casa volvimos hasta el 20 de Julio!

Desde entonces es imposible no recordar esas 6 semanas de hospitalización y mucho menos cuando cada 2 años coincide con fútbol! En el 2008 fue la Eurocopa en Austria y Suiza entre el 7 y 29 de Junio. Dos años (2010) después se celebró el primer Mundial en África del 11 de junio al 11 de julio coincidiendo nuevamente con nuestros cumpleaños 😉

Y este año se celebra la Eurocopa en Polonia y Ucrania del 8 de junio al 1 de julio. Ya tenemos nuestro Kit de fans alemanes listo para apoyar a nuestra selección y celebrar cada gol con amigos o al menos en familia con una carnita asada.

                                                   

No es que me haya convertido en un “hincha”, pero desde hace 6 años me propuse nunca más ver el fútbol de mis “selecciones” con desconocidos o sola! Nunca más!

Así que a festejar en grande la dicha de estar sana y poder ver el fútbol como Dios manda! Que gane el mejor, tanto en la final de la Eurocopa que será el 1 de Julio como en las elecciones presidenciales en México que se llevaran a cabo el mismo dia 😉

Una década en Alemania

migrantas.com
Hace 10 años llegué a este país recién casada, después de pasar una luna de miel en Hawaii y California. No sabía el idioma, había estado solamente 1 vez (7 días) en el pueblo donde viviría y poco conocía de la cultura, tradiciones y costumbres alemanas.

Había dejado todo: familia, amigos, trabajo y país por AMOR! Y aquí estaba yo con mil preguntas, miedos, y angustias pero también con curiosidad, esperanza, confianza y fé!

Y doy gracias a Dios por haber conocido a Tom en el momento adecuado. Doy gracias por haber dejado Mexico por amor y no por miedo o por la violencia e inseguridad que azotan a mi querida patria. Nunca hubiera imaginado agradecer de esta forma mi destino… y solo Dios sabe si estaría todavía en México de no haber conocido a mi media naranja.

Me duele muchísimo aceptar que Mexico no es el mismo que dejé hace 10 años. Que muchos como yo no van allá ni de vacaciones. Que mi familia no vive tan tranquila y tan segura como yo. Que la gente se haya acostumbrado a la violencia. Que cualquiera puede ser secuestrado o ser testigo de una balacera. Si me lo hubieran dicho hace 10 años no lo hubiera creído!
Solo confío en que la situación mejore y pronto vuelva la paz a México. Desde lejos poco puedo hacer y deseo de todo corazón que esta crisis sea pasajera. 

En diez años me ha pasado de todo como a cualquier migrante. He cambiado de profesión: de informática a idiomas. He hecho nuevos amigos, ahora tengo familia política, tengo dos hijas y he aprendido un nuevo idioma. Sola, con mi marido, con amigas o con la familia he conocido nuevos rincones del mundo. Además,

En estos 10 años me he convertido en:
– tía… nació mi primer sobrina en Sept 2002 y próximamente nacerá mi sobrina #5
– madre… de dos hermosas princesas
– profesora de español… privada y en diferentes instituciones
– escritora de este blog… que pronto cumplirá 5 años
– ama de casa…
– activista… como parte de la Red Global por la Paz de Mexico
– guía de turistas… de Stade, Berlín y Hamburgo cuando han venido amigos o familiares
– cocinera… Antes no hacia ni una sopa de arroz, ahora doy cursos de cocina mexicana 🙂
– embajadora de mi país al compartir nuestras tradiciones, bailar nuestra música, y enseñar nuestro idioma
– empresaria al crear mi propio negocio de “Español para niños”, el cual no funcionó pero de dicha experiencia aprendí mucho y conocí mujeres como yo: deseosas de abrir nuevos horizontes
– experta en redes sociales y ahora incluso doy cursos sobre ellas
– miembro del equipo de integración y migración en una institución de Stade


En 10 años he vivido momentos buenos, otros no tanto, y los menos agradables han tenido siempre que ver con la salud:
– recién llegada una piedra en el riñón me hizo pasar unos días en el hospital y recibir un tratamiento láser para destruirla… todo ésto sin hablar alemán y con muy poco personal en el hospital que hablaba inglés 😦
– durante mi segundo embarazo, tuve una infección renal (para variar!) que me tuvo hospitalizada 10 días y con riesgo para nuestro bebé
– y lo peor han sido las 6 semanas que estuve en el hospital antes de que naciera Catalina por complicaciones en el embarazo, tiempo que Victoria tuvo que pasar con mis suegros y durante el cual la pude ver muy poco. En ese tiempo aprendí lo que es la soledad y puse en práctica la paciencia y mucho más la FE!


Gracias a Dios todas esas historias tuvieron un final feliz y por el momento todos gozamos de buena salud. Además de haber aprendido lo que es estar en un hospital en Alemania, dónde nadie se queda a dormir contigo… en estos 10 años he aprendido:
– a sobrevivir con un idioma que no me encanta y me parece muy difícil: el alemán!
migrantas.com
<!– /* Font Definitions */@font-face {font-family:Cambria; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 0 0 0 1 0;}@font-face {font-family:"AvantGarde Bk BT"; mso-font-alt:"Century Gothic"; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:135 0 0 0 27 0;} /* Style Definitions */p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; mso-bidi-font-size:12.0pt; font-family:"Times New Roman"; mso-ascii-font-family:"AvantGarde Bk BT"; mso-fareast-font-family:Cambria; mso-hansi-font-family:"AvantGarde Bk BT"; mso-bidi-font-family:"Times New Roman";}@page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:72.0pt 90.0pt 72.0pt 90.0pt; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;}div.Section1 {page:Section1;} – a usar una podadora eléctrica para el cuidado de mi jardín
– a sembrar tulipanes, gladiolas, girasoles y una que otra mas planta de ornato
– a sobrevivir los domingos sin el comercio abierto
– a tapizar, poner alfombras y pintar paredes
– a separar la basura diariamente en lo que es de vidrio, lo que es de papel, lo que es reciclable (y no es papel o vidrio), lo que es biodegradable y lo queno es nada de lo anterior!
 – a utilizar la lavavajillas, estufa de inducción y horno eléctrico, aspiradora como sustituta de escoba y trapeador, tortillera eléctrica y por supuesto mi Thermomix
– a moverme en metro y tren por toda Alemania
 
– a andar en bicicleta, patines de hielo e “inliners”
– a valorar la mano de obra, ya sea de quien limpia casas, cuida niños, cambia cerraduras y es que con esos honorarios, las amas de casas seriamosmillonarias!
– a cocinar no sólo platillos mexicanos sin tortilla y sin chile, sino también algo de la cocina italiana, griega y por supuesto alemana!
– a hacer tortillas de harina, de maíz, sopes…
– a sobrevivir con una lavadora de 5 kgs cuyo ciclo dura hora y media!!! y lo peor es que aquí no existen las de 10 kgs y con ciclos de media hora
– a disfrutar al máximo cada estación del año… la primavera con esas flores multicolores y ese verde brillante de los brotes en los árboles, el verano con ese sol picosito y la gente con ropa como si estuviéramos a 40 grados cuando solo estamos a 25, jeje… el otoño con ese paisaje en colores rojo, naranja y amarillo y el invierno con ese blanco que daña la vista y ese frío que te hace temblar…
– a hacer piñatas

– a amar más mi idioma al tener que repasar su gramática para poderlo enseñar
– lo que son la oscuridad y el silencio totales, y a vivir con ellos cada noche
– a disfrutar las pocas horas de sol en los días de invierno cuando oscurece alas 4 de la tarde, y a disfrutar aún más los días laaaargos de verano cuando el sol se esconde casi a medianoche
– a no comprar compulsivamente en las ofertas, pues aquí casi ni existen y si las hay son porque las cosas son feas o fuera de temporada
– a vestir conservadora y sin estrenar en cada evento o cambio de estación, pues aquí ni quien se fije en lo que traes puesto

– sobre muchas culturas diferentes a la mía, gracias a amigas musulmanas, africanas y asiáticas, y naturalemente europeas y latinas 🙂
– a quitar la nieve de la cochera y a hacer monos de nieve
– a admirar y valorar a Tom que es el mejor marido y padre que podría haber tenido en mi vida
– a disfrutar de la naturaleza a diario
– a manejar a 200 km/hr en las autopistas alemanas
– que la Iglesia Católica en el mundo no es como en Monterrey, acá las misas son aburridas, con cantos del siglo XVII acompañados de órgano, y con sermones que no tienen relación con las lecturas
– que los bebés no se enferman al sacarlos bajo cero, sino mas bien que es saludable y recomendado por los pediatras
– a valorar de una forma diferente la amistad, ya que l@s amig@s llegan a crear lazos de familia entre ell@s al estar tan lejos de su familia biológica
– a sentirme orgullosa de vestir un traje típico, ya sea de Yucatán o de Jalisco, y no precisamente para bailar el Día de las Madres en la Asamblea de la escuela
– a animar a nuevas migrantes y a apoyarlas en sus primeros meses en este país
– a comunicarme con amigos y familiares con nuevas tecnologías como Skype, Tango o Viber

– lo qué es la amistad virtual y a pesar de no conocernos, a compartir anécdotas y experiencias similares con personas en todo el mundo a través del internet
– a valorar más la libertad, al conocer lo que vivió Tom y su familia en Alemania del Este

– a valorar más la paz y seguridad, al ver con tristeza lo que viven muchos en países en guerra
– a agradecer a Dios cada minuto por ser tan afortunada y feliz 🙂

 
Con diez años en estas tierras, aún extraño:
+ obviamente a mi familia y amigos
+ las reuniones de los lunes en casa de mi abuela donde aparte de cenar delicioso, se echa muy buen chal
+ las idas a merendar o cenar con mis amigos a restaurantes como el Chilis, AppleBees, etc.
+ las reuniones de los jueves con mis amigas de la Nati
+ de comida: las tostadas rojas, el queso panela, las conchitas Encanto, el pandulce, los pingüinos (y todos los demás productos Marinela), las aguas frescas, los nopales, la nieve de guanábana, los cacahuates japoneses, las frutas exóticas que aquí cuestan un ojo de la cara y no siempre salen buenas
y ya… a que la lista es cortita! 

Entre México y Alemania
En estos 10 años he cambiado mucho, en parte por la edad y en parte por la nueva cultura a la que me he tenido que adaptar e integrar. Hace 5 años adquirí la nacionalidad alemana sin perder la mexicana y he aprendido a combinar ambos mundos: el que me vio nacer y crecer con el cual me adoptó al casarme. Como dice la canción: no soy de aquí ni soy de allá, sino una combinación curiosa de características alemanas y mexicanas. En Alemania he encontrado mi segunda patria pero mi corazón siempre será mexicano!

Y para celebrar estos 10 años he realizado un video que cuenta un poco mi historia por estos rumbos, además de incluir a las personas que me han visitado y los amigos de aquí, de allá y de más allá!


Así como dice el video al final, después de 10 años de vivir en Alemania me considero una esposa y madre feliz, soy una mujer plena y un ser humano satisfecho con su vida. Ruego a Dios para que me siga concediendo salud y así poder seguir disfrutando de este país que me ha adoptado y dónde he sabido adaptarme e integrarme. Sólo Dios sabe lo que me depara el destino, pero sea donde sea espero seguir siendo tan feliz 🙂


PD. Mi secreto para ser feliz en un país tan diferente y lejano a México es una actitud positiva! Y les comparto las frases que adornan la sala de nuestro hogar y que es mi lema: “La vida es loca y bella! Vívela!”

La puntualidad: se hereda, se aprende o se adopta?

La puntualidad como todo valor o virtud tiene su antivalor o defecto que en este caso sería la impuntualidad. El ser puntual o impuntual es algo que nos identifica ante los demás, no solo como individuos sino como nacionalidad.

Desde hace varios años que doy cursos de “Español para el viaje” a alemanes que tienen interés en viajar a España y Latinoamérica y para mi sorpresa me he topado con el tema de impuntualidad en más de un material para aprender este idioma. Desgraciadamente, no se habla muy positivamente de este antivalor en Latinoamérica y se hace mención para evitar choques culturales al llegar a una reunión o cita a la hora prevista y no encontrar a la persona que se quiere ver.

Exageración? Pues supongo que para incluirse en un libro y poner la etiqueta de “impuntual” a los latinoamericanos no es por pura diversión, sino porque algo de verdad tendrá. A la gente le incomoda que se nos categorice como “impuntuales”, seamos mexicanos, colombianos o bolivianos pero conociendo a los alemanes y su puntualidad, es obvio notar la diferencia.
                                                 
Después de mucho meditar sobre el tema, he llegado a la pregunta que titula esta entrada… La puntualidad se hereda? se aprende? o se adopta? Y creo que la respuesta tiene un poco de todo, pero en mayor parte se hereda!

Sí, yo sé que no nacemos puntuales, así como nacemos con tez oscura u ojos verdes, pero al referirme a la puntualidad de “herencia” me refiero a que si los padres son puntuales, en la mayoría de los casos los hijos serán puntuales y lo mismo aplica para la impuntualidad. Me explico mejor con una anécdota que me sucedió el año pasado en la escuela de mi hija mayor.

Solicité hablar con el que sería el profesor de Victoria para comentar algunos aspectos que me preocupaban entre ellos el aprendizaje del español y su timidez. Llevaba mis preguntas apuntadas para que no se me olvidara ninguna y entre ellas estaba el tema “puntualidad”. Al final de la charla, le solté la pregunta “y cómo se manejan aquí la puntualidad y las faltas?”. El profesor se me quedó mirando como si yo viniera de otro planeta y mi cerebro seguía pensando en la razón de mi pregunta. Todavía recuerdo una de esas reglas de mi escuela que decía: “Tres retrasos hacen una falta, tres faltas una llamada de atención por parte del director, y tres llamadas de atención: suspendido” o algo así.

El profesor me miraba y yo trataba de explicarle que quería saber qué pasaba si Victoria llegaba tarde y luego me hizo la pregunta que me hizo caer en toda esta reflexión de la puntualidad: ” y porqué llegaría tarde?” Mmmmm, a mil por hora mi cabeza buscaba buenas razones o excusas, pero todas las que encontré serían por mi culpa y no culpa de Victoria. Por ejemplo, que se quedara dormida -> la mamá no revisó su despertador. Aquí no pasa el tren y como se va caminando, no cabe la excusa de “se me atravesó el tren” o “se ponchó la llanta”… Mmmmm, más excusas??? En México hay muchas pero si nos ponemos a pensar la mayoría son culpa de los padres y aún el tráfico que no es culpa de ellos, no debería ser razón para llegar tarde  si se tomara suficiente tiempo. Es decir, todo es cuestión de organizarse!

En resumen: aquí no hay semejante regla y si Victoria por alguna razón llega tarde, suficiente castigo tiene con ser el “hazmereír” de la clase al tocar la puerta y tener que interrumpir para entrar como ya le ha pasado a un par de amiguitos que se han quedado dormidos. NADIE quiere llegar tarde y desde pequeños lo aprenden de forma natural… se llega a la hora que debe ser y listo! Pero en mi escuela pareciera que se hacían reglas para que los padres buscaran excusas y el niño aprendía así a inventarlas para excusar la impuntualidad.

Así que si los padres toman siempre el tiempo necesario para llegar a la escuela y el niño crece con la puntualidad de base, no habrá de que preocuparse en el futuro. En mi caso muy particular, aprendí este valor de mi padre que es muy puntual. (Gracias, papi!)

Cuando conocí a mi marido y quedamos para vernos a cenar la primera vez, se sorprendió de que hubiera llegado a tiempo porque después de tres meses en Monterrey y haber salido con varias chicas, sabía que el llegar tarde era “normal”. De hecho en pláticas posteriores siempre mencionó mi puntualidad como algo que le gustaba de mí 🙂 Pobre, le tocó cada experiencia y esperar hasta más de una hora, cosa que para un alemán es peor que un pecado mortal!

Ahora bien, la puntualidad se puede aprender o adoptar por ejemplo al venirse a vivir a Alemania? Mmmmm, buena pregunta! Parece ser que no y el que es impuntual sigue siéndolo al menos entre amigos latinos, porque obviamente entre alemanes pocas excusas son válidas para llegar tarde.

Tengo una amiga mexicana que vivió varios años en Alemania y ahora vive nuevamente en México. Una de las cosas que más le ha costado es acostumbrarse a la impuntualidad e incluso ha lanzado una campaña entre amigos y conocidos llamada “Por una vida cotidiana con Puntualidad y Respeto”, la cual me parece genial y que ojalá muchos pusieran en práctica.

La puntualidad es respeto hacia el tiempo de los demás, y esperar a una persona cuando se tiene una cita es tiempo perdido que podría haberse ocupado en algo más productivo que hacer corajes y estar sentado sin hacer nada.

Obviamente la puntualidad no sólo se trata de llegar puntual a una cita, a la escuela o al trabajo, sino de los horarios de tren y autobús, de horas de abrir y cerrar negocios, de inicio de fiestas y reuniones, y de todo lo que puede suceder en nuestra vida diaria ya que gira alrededor del tiempo. No podremos cambiar la impuntualidad del autobús o de que la doña abra su changarro a la hora indicada, pero SI podemos organizarnos mejor y empezar a ser puntuales para poder exigir a los demás que lo sean también.

No voy a mencionar los beneficios de ser puntual ni lo terrible que es esperar a los demás, porque creo que todo el mundo lo sabe… simplemente dejo el tema a reflexión porque en estos tiempos, nuestra responsabilidad como padres es mayúscula y el inculcar valores es primordial! Así que cada quién sabe si sus hijos llegarán a ser puntuales o no de adultos, OJO! Depende muuuuuucho de la educación en casa, esté dicha casa en México o Alemania! 100% comprobado!

Entre "Santos de Hielo" y "Frío Ovejuno"

Ya es Junio y poco me ha faltado para prender la calefacción de la casa que apenas se había apagado la semana pasada. El día de ayer empezó el verano “meterológico” pero en Alemania no se siente nada de verano y más bien estos días parecieran de Marzo u Octubre.

Obvio que no espero 40 grados en una región donde a duras penas se alcanzan los 30 grados algunos días del año, pero en general los veranos que he pasado aquí en el norte de Alemania además de ser hermosos, siempre habían sido cálidos (20-25 grados).

No sé si será el calentamiento global o algún otro fenómeno de la naturaleza que nos está castigando con días tan frescos en pleno sexto mes del año, pero al parecer no es cosa rara porque este año me he enterado de dos conceptos relacionados a los días fríos entre Mayo y Junio.

                                        

El primero se llama “Santos de Hielo” o Eisheiligen en alemán que se refieren a los días 11 al 15 de Mayo porque son los santorales de Mamerto de Viena (11 Mayo), Pancracio (12 Mayo), Servacio (13 Mayo), Bonifacio (14 Mayo) y Sofía (15 Mayo) y en estos días puede amanecer a 0 grados o menos como sucedió este año, al menos en el norte de Alemania.

Y si todavía alguna onda fría se presenta en Junio se le llama Schafskälte en alemán a lo cual yo he traducido como “Frío Ovejuno” porque se relaciona al frío que pueden pasar las ovejas ya trasquiladas entre el 4 y 20 de Junio.

Estos nombres datan de hace mucho y se los dieron “granjeros” que al observar tanto el clima para sus cultivos y ganados, podían percatarse de fenómenos o singularidades que se repetían en determinados días o meses del año.

Obviamente estos dos fenómenos no se dan cada año (gracias a Dios) y en 10 años que tengo viviendo en Alemania es la primera vez que escucho de ellos. Espero pasen otros 10 años sin volverlos a mencionar porque no es nada divertido en estas fechas traer chaqueta, proteger plantas de las heladas y estarse muriendo de frío por no querer prender la calefacción en casa como yo 🙂 Pero es que es Junio y me resisto a tenerla prendida prácticamente todo el año 😦

A %d blogueros les gusta esto: