El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Ayer se cumplió un año de la Marcha por la Paz en Hamburgo, mi primera y hasta ahora única Marcha donde he participado. Eramos más de 100 personas que protestamos y queremos un México sin violencia. Hace un año estaba más optimista que hoy…

Así pasa… unos días creo que podemos salvar al mundo y otros días siento que el mundo se desmorona a pedazos sin que pueda remediarlo. Hoy es un día de esos en que mi corazón esta triste y no puedo evitarlo.

Que ha pasado en este año? El Movimiento por la Paz se ha consolidado pero como en todo grupo, ha tenido sus problemas, sus diferencias y sus desavenencias. Con un año de elecciones, era imposible que no se viera afectado el Movimiento. De todas formas, siguen trabajando y enfocándose a las víctimas de la violencia.

Hace un año conocí personas en todo el mundo que al igual que yo organizaron marchas en diferentes países. Tanto era nuestro entusiasmo que creamos la “Red Global por la Paz en México”, que al igual que el Movimiento por la Paz ha tenido sus altas y sus bajas.

Hemos logrado poco o mucho dependiendo de cómo se vean las cosas. Se organizaron un par de acciones globales y seguimos en contacto para planear, apoyar y actuar de acuerdo a nuestras posibilidades.

El problema de la violencia e inseguridad en México no ha disminuido, sino que por el contrario ha crecido aunque los medios de comunicación no lo publiquen. Estoy en diversos grupos de mexicanos en el extranjero y donde sea se comenta que los secuestros, las balaceras y los “colgados” son parte de la vida cotidiana.

Vienen las elecciones presidenciales y toda la atención esta centrada en las campañas, los candidatos y los debates. Todos se preguntan cuál será el mejor candidato, quién trae las mejores propuestas y sobre todo quién sacará a México ya no del charco, sino del pantáno en donde está metido.

Yo doy gracias a Dios porque no voy a votar! Sí, parece una blasfemia pero realmente siento un alivio al no tener mi credencial para votar porque me la robaron hace años en Barcelona y no tener el dilema de muchos “por quién votar?”. Traté de tramitar la credencial un par de veces que estuve en México pero no tuve éxito. Me alegra que muchos compatriotas en el extranjero hayan realizado el trámite y ya tengan las boletas en sus manos. Yo la verdad no sabría que hacer con dicha boleta.

Ningún candidato, ningún partido me convence. También sé que el voto nulo no sirve de nada. Y eso de votar por “el menos peor” tampoco va conmigo. Por otro lado, si llega a ganar el “menos peor”, sé que poco podrá hacer mientras el congreso sea de la oposición. Dicen que tiene buenas propuestas, a mí me parecen más de lo mismo. Hace algunos años era panista y confiaba en el cambio, ahora veo que el poder es mucho peor de lo que pensaba.

La política mexicana me da asco, y no es que la alemana o la de otros países sea perfecta, pero al menos no es tan descarada ni tan corrupta como en mi país. Recientemente el presidente alemán tuvo que dejar su puesto por un escándalo de un préstamo, en México todos los puestos de gobierno quedarían vacíos si tuvieran que dejar su puesto por un caso como el del presidente alemán.

Quisiera no leer más de política, ni de violencia, ni de todos los problemas que tiene México.
Quisiera confiar, tener fé y esperanza en que las cosas mejorarán.
Quisiera dejarme de preocupar por el futuro que le depara a mis familiares y amigos allá.
Quisiera pensar que ésto es sólo una pesadilla de la cual pronto despertaré.
Quisiera concentrarme en la vida tranquila y segura que tengo en Alemania.
Quisiera que México volviera a ser el de mi niñez.
Quisiera que la democracia y la transparencia reinaran en México.
Quisiera saber cuál es la solución a la violencia en mi país.
Quisiera que los “buenos” hicieran más para salvar a México
Quisiera que los políticos dejaran de pensar en sí mismos y trabajaran de verdad.
Quisiera seguir poniendo mi granito de arena en la Red Global.
Quisiera creer que mi granito sirve de algo.
Quisiera que Dios oyera nuestras plegarias.
Quisiera que el rezar hiciera milagros!
Quisiera… llorar!

Quisiera tantas cosas! Esto se volvió una plegaria sin querer… pero desgraciadamente parece que es lo único que queda por hacer. Desear, soñar, anhelar, rezar…

Espero mañana me vuelva el optimismo y vea el futuro de mi país con mayor esperanza. Sigo y seguiré haciendo lo que pueda desde acá, sea poco o sea mucho no puedo ni debo quedarme de brazos cruzados. México es mi patria, mi corazón es mexicano y sufre al saber que mi familia está allá, en ese infierno que intentan disimular.

Confío en que como mexicanos preocupados, estemos donde estemos podamos LOGRAR la PAZ que siempre había caracterizado a nuestro país. Sea quien sea el próximo Presidente de México, confío en que sepa encaminar su trabajo de tal forma que se encuentren soluciones a los problemas de raíz que tienen a mi México en ese pantáno de inseguridad y violencia, pobreza e ignorancia, desigualdad y corrupción.

AMEN!

Anuncios

Comentarios en: "A un año de la Marcha" (2)

  1. Anónimo dijo:

    No habia leido este escrito cuando te conteste el correo que me enviaste de que era el PRI EL ELEGIDO….Es al menos un cambio necesario para el pais porque el PAN a mi manera de ver ya quemo todos sus cartuchos… asi que sea la esperanza la que mueva a la sociedad a buscar esa paz que todos anhelamos y deseamos con tanta urgencia… hgd

    Me gusta

  2. Anónimo dijo:

    Me da tanta tristeza (y algo de esperanza) darme cuenta que no soy el único que guarda lágrimas por México. Actualmente, también vivo la experiencia de estar lejos de casa …. recuerdo el día en que partí por la mañana, mi madre me dio la bendición mientras le pedía a dios que me cuidara … yo en cambio, por dentro le rogaba porque los cuidara a ellos.
    Caminando por las tranquilas calles alemana me encuentro con una realidad: ESTO ES VIDA y no lo que tenía allá, aquí no temo por ser asaltado en plena calle o me pidan dinero a cambio de no lastimar a mi gente. Aquí no tengo miedo de acercarme a un policía … SI, es caro vivir por acá, pero se ve que los impuestos pagados regresan a la sociedad.

    Me gusta

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: