El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para mayo 7, 2012

Código de vestir y "jeans"

Una de las cosas que más me ha costado trabajo cambiar o en la qué todavía no me adapto al 100% es el código de vestir en Alemania.  Lo que a continuación escribiré aplica a ciudades pequeñas o pueblos, y que no necesariamente aplica a las grandes ciudades del país.

Es común que entre mexicanas viviendo en Alemania se hable de lo poco que se maquillan las alemanas y de la informalidad con la que asisten a algunas reuniones sociales. Y no me refiero a informalidad como que lleguen tarde o no cumplan con lo establecido, sino a que no se “arreglan” tanto como nosotras en México.

Desde que llegué a este país, he asistido a cantidad de reuniones ya sea por cumpleaños, aniversario, Navidad, Pascua, desayunos con vecinas o amigas, salidas a bares, etc. Y el código de vestir no coincide con el que se tiene en México.
                                             
Por ejemplo, si nos reunimos a tomar un café o a desayunar en una cafetería sea para celebrar un cumpleaños o nadamás porque sí, los alemanes normalmente van con su ropa de diario. En una casa, puede ser que se arreglen un poquito pero no demasiado. Incluso hay veces que van con jeans, sin pintar y en zapato casual. En fin, a eso ya mas o menos me acostumbré y ya no me arreglo tanto y de hecho ya casi ni me maquillo, sea que ande en la casa, salga al super o me reúna con amigas.

Las bodas aquí son normalmente sencillas y la gente va un poco mejor vestida, aunque sin los vestidos largos y elegantes que se acostumbran ver en México. El número de invitados oscila entre 50 y 100 y aunque normalmente se realizan en un salón, la gente no se “emperijoya” tanto. Lo mismo sucede con cumpleaños (40, 60, 70) o aniversarios de boda, donde se renta un lugar y se invita normalmente a cenar. Si se tiene suerte, habrá música para bailar aunque los alemanes no bailan tanto como en México.

Pero por otro lado, la gente anda “arreglada” en la calle o en un centro comercial y no se diga cuando van a la Iglesia o al teatro. Algunas personas que han venido de visita se han sorprendido al no encontrar gente “en fachas” en el super o en las tiendas tipo “Home Depot”. Es casi improbable encontrar una persona en pants, chanclas o shorts en alguna tienda. Si se trata de ir a la playa o a un picnic, sí se pondrán sus sandalias, shorts o ropa deportiva.

El sábado pasado fuimos invitados a un 10mo aniversario de bodas de los papás de la mejor amiguita de mi hija mayor. Sería en un salón en Jork, un pueblo que vive de la manzana y donde abundan las huertas. Dicho salón está en una de esas huertas. Pregunté a un par de invitadas e incluso a la festejada sobre el código de vestir y todas me dijeron “normal”, “casual” y casi “informal” porque el salón tiene una decoración “rústica”. Mmmm…. lo pensé demasiado y mi marido fue en “jeans” oscuros y camisa amarilla lisa. Yo me decidí por un vestido de tirantes blanco con negro, me puse “leggings” para darle el toque informal, un bolero negro y zapatos de tacón (porque no soy muy alta que digamos). Me recogí el cabello por aquello de la bailada y me puse una chaqueta de cuero negra.

Yo iba segura que cumplía con el “código de vestir” establecido pero cual sería mi sorpresa que el 90% de los invitados iban en “jeans”. Y no sólo “jeans” sino que incluso algunas damas iban en tenis… y obvio que iban casi todas sin maquillar y con el pelo de siempre (sin arreglar)! La festejada llevaba una falda negra y una blusa verde con negro. Se había peinado en un salón de belleza y traía botas negras sin tacón (ella sí que es alta). El marido llevaba jeans oscuros y una camisa. Claro, eran los anfitriones, pero de ahí en fuera casi todos llevaban pantalones de mezclilla.

En algún momento al abrir mi armario, pensé en ponerme pantalones… pero mi instinto me dijo “vas a una fiesta y a las fiestas vas de falda o vestido”. Creo que si me hubieran dicho “ponte jeans” tampoco lo hubiera hecho. Es como si fuera en contra de mi voluntad, de mi cultura, de mis costumbres!

Pero ya aprendí la lección… claro que me sentí incómoda y como dicen en inglés “overdressed”, pero ya no podía hacer nada al respecto y traté de disfrutar de la fiesta. Sólo dos o tres mujeres llevaban falda y otra más un vestido oscuro y corto. Confío en que tarde o temprano pueda acostumbrarme al “código de vestir” de los alemanes y lo único que me consuela es que entre grupos de mexicanas o migrantes en general sí tengo oportunidad de vestirme como lo hacía en México, pero definitivamente entre alemanes tendré que vestirme más informal que lo usual para no sentirme mal ni hacer el rídiculo.

Como dice el dicho “En Roma haz como los Romanos”, o aquél que dice “A dónde fuereis, haz lo que viereis”… Ni modo, es parte del proceso de adaptación e integración, dónde siempre hay situaciones de las cuales aprender! La fiesta la disfrutamos mucho y nos quedamos hasta el final (3 am) porque las niñas se habían quedado a dormir con una amiguita… También como dice otro dicho “Lo bailado nadie me lo quita!!!”

A %d blogueros les gusta esto: