El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Un pequeño retraso…

Cada año llevamos a cabo un proyecto en nuestra casa y esta primavera le tocó el turno a la sala- comedor que pedía a gritos un cambio de piso.

Desde hace semanas comenzamos a planear este proyecto. Mi marido tomó tres semanas de vacaciones y al igual que las niñas, yo tengo las tradicionales vacaciones de Pascua. Compramos tapiz y después de mucho pensar elegimos un piso a nuestro gusto para sustituir la vieja alfombra.

Aquí en Alemania la mano de obra es cara y por lo mismo cada año pintamos, tapizamos e incluso mi marido se aventó la terraza hace algunos años. Pero de pisos no tenemos idea y contratamos a la empresa donde compramos el piso para que hiciera todo lo necesario.

Hace un mes se separó el lunes de la 2da semana para que prepararan el suelo y dos días después colocaran el piso nuevo. Con esas fechas en plan, se organizó todo lo demás: guardé todo en cajas, desarmamos muebles, quitamos el tapiz viejo, pintaron el techo, pusimos el tapiz nuevo y sacamos la alfombra vieja con todo lo que eso implica.

Todo iba viento en popa! El lunes prepararon el suelo con una especie de concreto el cual tardaría un día en secarse. El miércoles por la mañana esperábamos emocionados el piso nuevo y a los trabajadores que lo pondrían. En cambio recibimos una llamada para informarnos que el piso no estaba en bodega.

La sangre se me fue al suelo. Cómo? Después de llamadas y reclamos al jefe de la empresa, nos dijeron que el material apenas saldría de Inglaterra y vendrían a ponerlo el próximo miércoles!

Una semana de retraso!
Y lo peor es que no podemos avanzar en nada pues sin piso no se pueden meter muebles a la sala. La casa esta hecha un caos total: muebles repartidos por todas partes, todo lleno de polvo, estamos comiendo en la mesa de la terraza con sillas plegadizas y solo podemos ver TV en nuestra recámara.
Obviamente mi nivel de estrés esta al máximo y creo que estoy a punto de volverme loca. Pasaremos dos días con mis suegros para festejar la Pascua y espero distraerme y relajarme un poco.

La empresa hará una rebaja en el costo total. Todavía no sabemos de cuánto pero sinceramente lo que me preocupa es lo que falta por hacer. Si todo va bien y el próximo miércoles terminan con el piso, las niñas y y yo volveremos a la escuela y al trabajo al día siguiente. Un vecino nos iba a ayudar con los muebles pero él ya no tendrá vacaciones la próxima semana y mi marido vuelve al trabajo el lunes siguiente.

Así que dudo que quede todo listo en la fecha planeada y tardaremos semanas en tener nuevamente la sala- comedor en operación al 100%. Viene el cumpleaños de mi marido (19 abril) y ni pensar en festejarlo teniendo tremendo desastre en casa 😦

En fin, Tom trata de calmarme y sé que no gano nada haciendo corajes. Solo queda esperar a que en los siguientes días todo salga bien y no haya mas sorpresas.

Todo esta quedando lindo y espero pronto compartirles el resultado final de nuestro proyecto! Arriba corazones y a ver las cosas de forma positiva! No hay más!!!

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: