El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

A cuánto la hora?

Llevamos una semana en la remodelación de la sala-comedor y como siempre, es una buena oportunidad para sacar cosas viejas, practicar la paciencia y aprender lecciones 🙂

Una de las cosas que más me llamó la atención cuando llegué a Alemania fue lo bien que vivían los que tenían un “oficio” y no una carrera universitaria, como los carteros, las enfermeras, los técnicos y los choferes de autobús. En México, o en Latinoamérica en general estas personas no ganan suficiente para tener un coche propio y mucho menos vivir en una zona residencial.

No tengo que ir muy lejos para comprobar lo que escribo, pues mi marido no tiene un título universitario y en su antiguo empleo con las horas extras podía llegar a ganar en un mes más que su jefe. De soltero, viajó a Estados Unidos y al Caribe de vacaciones y no sólo unos días, sino casi un mes completo a cada uno de los destinos. Además, conducía un Porsche y ganaba suficiente para pagar la renta de un departamento de más de 100 metros cuadrados.

Recuerdo que cuando mencioné este tema con algunos compañeros de mi universidad, alguien decía que no le parecía justo que alguien que había estudiado muchos años y se había “quemado las pestañas” ganara lo mismo que una persona que no se había graduado de una universidad. Y aquí viene mi pregunta: Acaso la hora de trabajo de un albañil vale menos que una hora de un gerente en un supermercado? La hora de trabajo dura lo mismo y el trabajo del albañil es más “pesado” que el del gerente. Ahora bien, si se remunera en relación a las responsabilidades de la persona, estoy de acuerdo en pagarle más a aquella que tenga a su cargo las de mayor importancia. Pero qué tanto?

En Alemania los altos ejecutivos ganan más que sus secretarias, eso es obvio! Pero las pirámides jerárquicas no son tan altas, sino más bien son chaparras. De tal forma que la diferencia entre la persona que más gana en una empresa y la que menos gana no es abismal como pasa en la mayoría de las compañías en Latinoamérica.

Recuerdo que cuando trabajaba en Frankfurt como consultora de sistemas llegué a ver en varias ocasiones a la pareja de empleados que hacían el aseo en la oficina. Llegaban casi a la hora de nuestra salida en un coche mediano, sacaban sus tinas y trapos, su mochila con la ropa de trabajo y después de un par de horas, se iban a su casa. El coche era de su propiedad y no era un bocho del año de la canica destartalado, sino un coche de reciente modelo.

Una prima de mi marido es madre soltera y enfermera. Cuando nos casamos, fue a nuestra boda a México y desde que la conozco, viaja cada año con su madre y su hija a algún lugar turístico (Portugal, Cancún, Turquía) por un par de semanas. Cuántas enfermeras del IMSS podrían darse ese lujo?

En mi trabajo de consultora, recibía un sueldo mensual fijo a pesar de que la empresa cobraba a los clientes por cada hora de mi trabajo. También cobraban las horas de viaje y los viáticos. Desde que trabajo como profesora de español, cobro por hora ya sea de 60 minutos a mis clientes privados o de 45 minutos en las escuelas. Y cómo es costumbre por aquí, cobro también la hora de traslado cuando el cliente es privado y queda lejos de casa. Porque una hora es una hora! Y mi tiempo vale, o no?

Ahora volviendo al tema de nuestra remodelación… de último momento decidimos pintar el techo y con mucha suerte y algunos contactos, encontramos a una persona que tenía experiencia: un ruso que haría el trabajo sin factura. Con un alemán bastante pobre le preguntó a mi marido cuánto le pagaría y después de negociar un rato se decidió un precio justo. Al final del trabajo le pregunté a mi marido por las horas que había pagado y me parecieron muchas, a lo cual respondió: “ También le pagué la hora de traslado.” Cabe mencionar que tenía que conducir media hora de ida y otra de venida. Mi primer reacción (mexicana y regia tenía que ser) fue: Ni que fuera consultor!

Y fue ahí donde recordé esa conversación con mis amigos universitarios… acaso la hora de un pintor no vale nada? Porqué a un consultor se le pagan hasta las horas que vuela en primera clase? Una hora es una hora, independientemente de quién la trabaje o la gaste. Y esa fue la lección aprendida! Debe valorarse el tiempo de toda persona, independientemente de su profesión u oficio.

Entre mis vecinos tengo un cartero, un chofer de autobús, una maestra de primaria, una asistente de dentista, un cirujano y un panadero. Unos ganarán más que otros, pero todos tienen una vida digna! Pertenecemos a la clase media y viajamos en las vacaciones con los hijos, tenemos al menos un coche por familia y una casa propia.

Creo que el día en que en México y Latinoamérica se valore el trabajo de todos y esas diferencias de ingresos entre jefes y obreros se reduzcan, muchos de los problemas que aquejan a la sociedad desaparecerán. Es parte de la cultura pagar poco a las empleadas domésticas o a los albañiles, pero no es imposible de cambiar.

La falta de equidad es un círculo vicioso porque al no tener un ingreso justo, tampoco se tienen oportunidades de estudio, de crédito, de compra, de viajes, de nada! Ganan poco, no les alcanza para nada y viven sin esperanza de mejorar. En cambio los que ganan mucho, gastan mucho. El mejor ejemplo de esa falta de equidad es que en México existan 40 millones de pobres y se tenga al hombre más rico del mundo! Que ironía!

En fin, ningún país es perfecto y Alemania tiene muchos problemas y defectos. Pero al menos en este tema de equidad creo que aquí se ha logrado mucho y el trabajo de todos es remunerado de manera justa. Y vaya que yo también estaría feliz de pagar poco y poder tener una empleada doméstica o una niñera de vez en cuando al precio de allá, pero he aprendido que su tiempo es tan valioso como el mío! Y más feliz hubiera estado de ahorrarme el trabajo de quitar la alfombra y pagar 50 pesos a un “maistro” por el trabajito, pero ni hablar! Aqui estamos y ojalá algún día todos los mexicanos valoren el trabajo de aquellos que muchas veces les hacen la vida más fácil!

Anuncios

Comentarios en: "A cuánto la hora?" (1)

  1. Me encantó la nota Naty! Muy ciertas tus palabras, cada país tiene sus temas, creo que en México ya nos acostumbramos a que las diferencias sociales ya “son” y así es lo normal, por eso no hay nada en dónde se tenga un objetivo por cambiar eso, ni por el gobierno, ni las empresas, ni por nosotros mismos como sociedad, es más las personas menos favorecidas tampoco tienen en mente que deberían evolucionar.

    En fin, espero que algún dia en México se pueda avanzar en esto. Seguro en Alemania tendrán otros temas que tal vez podría gustarles de los mexicanos ( aunque no me los imagino jaja).

    Saludos

    Me gusta

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: