El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Archivo para abril, 2012

Nuevos detalles en nuestra sala!

Finalmente pude publicar el álbum de fotografías sobre el proyecto de remodelación de nuestra sala-comedor. Mi marido recogió hoy los cojines de los sillones que estaban en una empresa especializada en limpiar piel y no es por nada pero quedaron como nuevos! Así que después de colocarlos, tomé las fotos correspondientes y publiqué el álbum completo.

La sala a diferencia del comedor no sufrió tantos cambios, sólo se cambiaron algunos muebles de lugar y se colocaron algunos detalles que a continuación explico:

– Mesa esquinera. Colocamos una mesa pequeña de vidrio que teníamos en el pasillo de la entrada y pusimos una lámpara que anteriormente estaba sobre el mueble de la televisión. Coloqué nuestra foto de boda y un portaretrato con la foto de nuestras hijas.

– Jarrón con ramas y mariposas. Este jarrón había estado guardado varios años porque no tenía un lugar para él, así que ahora decidí colocarlo encima de la televisión con algunas ramas sin hojas. Encontré unas mariposas en tonos rosas y guindos que le pegué en algunas ramas, además de dos maripositas que pegué en la pared.

 – Trenes con nuestros nombres. En mi primer viaje a Italia (todavía soltera) compré un trenecito con mi nombre a un vendedor ambulante ya que me pareció un lindo detalle. Lo tuve muchos años en mi escritorio en México y obviamente viajó conmigo a Alemania. Pocos años después volví a Italia con mi marido y curiosamente encontré a otro vendedor similar al que le compramos otro trenecito con el nombre de Tom. Y después de nacer nuestras hijas, vi los mismos trenecitos en un catálogo de juguetes así que decidí completar nuestra colección. Estuvieron dentro de una vitrina muchos años y ahora decidí colocarlos afuera, encima de las vitrinas.

Parte de las instalaciones que realizó Tom antes de poner el nuevo tapiz incluyó dejar todo listo para colgar una televisión en la pared. Así que en cuanto se descomponga la televisión actual, compraremos una televisión plana, se colgará en la pared y se comprará un mueble de vidrio para los aparatos electrónicos: radio, DVD, etc. Ya veremos cuando sucede eso…

Y por último quedan pendientes unos cuadros que colgaré en la pared que actualmente luce vacía. Ya tengo la idea, los lienzos y la pintura.. sólo me faltan los pinceles, el caballete y el tiempo! Ya les compartiré el resultado final cuando estén colgados.

Después de dos meses de trabajo, hemos terminado con este proyecto. Estamos felices por el resultado final y satisfechos con nuestro trabajo! Y ya veremos cual es el próximo, pero seguro que será el próximo año!

Sala- Antes
Sala- Después

Sala- Antes
Sala- Después

Sala- Antes
Sala- Después
Anuncios

Ciudad natal

Mi ciudad natal es Monterrey en el estado de Nuevo León en un lindo país llamado México. Nací ahí hace casi 39 años por que mis padres y mis abuelos son de ahí también. Supongo que de haberme casado con un regiomontano, mis hijas hubieran nacido también en Monterrey. Pero no fue así!

Mi marido nació en Burg, una ciudad (casi pueblo) cerca de Magdeburg, en Alemania del Este hace exactamente 42 años. Su madre y abuelos maternos eran de ahí, supongo que habría sido difícil que se casara con alguien del mismo pueblo pues desde muy joven dejó la casa de sus padres. Además de que aquí en Alemania es difícil encontrar parejas con la misma ciudad natal hoy en día.

En fin, mi marido y yo nos conocimos en Monterrey pero al casarnos vivimos el primer año en una ciudad (también casi pueblo) llamado Vlotho, en el estado de Renania del Norte-Westfalia cuya capital es Düsseldorf. No quisimos quedarnos ahí y buscamos una ciudad que nos gustara para comprar una casa. El destino nos trajo a Stade donde cumpliremos 9 años en Octubre. Y no fue hasta hace unos días que tomamos un tour por el centro histórico de Stade que caí en cuenta que esa decisión de hace 9 años definiría la ciudad natal de mis hijas.

Qué es la ciudad natal? Es un dato que se pide en muchísimos trámites y tan importante como la fecha de nacimiento y el nombre. La dirección, el teléfono y cualquier otro dato cambiará a lo largo de nuestras vidas si cambiamos de casa, de estado civil, de trabajo, etc. Pero la ciudad natal es parte de nuestra identidad. Habrá gente que nació en una ciudad por azares del destino y nunca vivió allí, en ese caso el nombre de la ciudad le será ajeno. Pero si como yo o mi marido, crecemos, estudiamos y vivimos una o dos décadas en la ciudad que nos vió nacer, seremos “originarios” de dicha ciudad.

Así que mis hijas nacieron en Stade y cuando les pregunten más delante por su ciudad natal, siempre contestarán STADE, en el estado de Baja Sajonia, cuya capital es Hannover. Es decir, del norte! Así como la madre que también es del norte, pero de México! 🙂

En ese tour que realizamos el fin de semana pasado conocí más de esta hermosa ciudad. Stade tiene menos de 50,000 habitantes, queda a 50 kilómetros de Hamburgo y la atraviesa el Río Schwinge que desemboca en el Río Elba. Stade es una de las ciudades más viejas del Norte de Alemania: los primeros establecimientos humanos en el área de Stade se remontan a 30.000 años antes de Cristo pero la actual población fue fundada alrededor del año 800 y por aquí pasaron muchos vikingos, sí… vikingos de verdad! 
Llegó a ser un puerto muy importante (más que Hamburgo) y de aquí se distribuían mercancías al resto de la región. En tiempos lejanos fue necesario amurallarla, pues era común que llegaran personas a saquearla, invadirla o incendiarla. También hubo un castillo, del cual no queda nada… pero por las calles del centro es normal ver casas con placas que indican el año en el que fueron construídas y hay algunas de 1600. 
Durante nuestro tour que duró hora y media nos cruzamos por lo menos con otros 10 grupos que estaban recorriendo las calles del casco histórico de la ciudad. Ahora leo en Wikipedia que el centro de Stade es uno de los más bellos de Alemania y le doy la razón. El centro está rodeado de agua (parte del Río Schwinge) y no fue tan afectado durante los bombardeos de la 2da guerra mundial como en otras ciudades.
Stade

Hoy en día, Stade es una ciudad dinámica y en crecimiento. Cuenta con plantas de Dow y Airbus además de estar muy cerca de la zona llamada “Altes Land” donde se cosecha la mayor parte de manzana que se consume en Alemania. Hamburgo no queda tan lejos y están construyendo una autopista con la cual podremos llegar en 40 minutos, aunque no me quejo pues ahora Stade pertenece a la red de transporte de Hamburgo y sale un tren o el metro cada media hora. En tren o en coche, hacemos 1 hora al puerto más grande de Alemania y a una de las ciudades alemanas más bonitas que conozco y dónde por supuesto hay mucha más vida nocturna que Stade 🙂

Stade me encanta y espero mis hijas lleguen a amar esta ciudad como yo amo mi ciudad natal. Espero también se sientan orgullosas de haber nacido en una ciudad con tanta historia y con tanta belleza.

Nosotros seguimos esperando a los visitantes que quieran descubrir este rincón del mundo donde me tocó vivir, a quienes les ofrecemos un tour por el centro histórico, un paseo entre manzanos y una cerveza alemana bien fría! En las siguientes semanas vienen dos compatriotas, así que agarren fecha y no se arrepentirán! Stade es bello bello y en primavera-verano más!

"Comer sano"

Desde hace algunos años que está de moda eso de “comer sano” y los productos BIO se encuentran por todas partes. Me parece curioso que estemos volviendo a lo natural, después de tantos años de inventos y desarrollos de cosas artificiales, suplentes y sustitutos! Y no sólo en la comida, sino también en los textiles, en los juguetes y en otro tipo de materiales como el papel o la pintura.

Aquí es normal encontrar huevos de “gallinas felices”, que obviamente me imagino a las gallinas gordas y rebosantes de alegría brincando de aquí para allá como en las caricaturas. También en el mercado que se pone en el centro de la ciudad es popular un carnicero que vende carne de animales “sanos y contentos” antes de morir, haciendo hincapié en que los marranos no estan todos amontonados ni las vacas sufren al morir. Hace unos meses, el supermercado donde compro cada semana también sacó la marca genérica BIO, adicional a la marca genérica normal que tienen para productos como leche, pape higiénico o detergente.

Y también hace unos días fue una persona de la Secretaría de Salud al jardín de niños de mi hija para hablar sobre la higiene bucal y por supuesto no dejó de insistir en la importancia de comer frutas y verduras, que el pan blanco no es saludable y que comer dulces y chocolates es casi pecado mortal!

En México crecí en una familia donde la dieta balanceada y baja en grasas era indispensable porque mi papá sufre de alto colésterol desde su juventud. Aprendí a comer de todo y me gustan las frutas y las verduras. Desde que me casé, aprendí a cocinar “sano” y procuro mantener un balance entre los tipos de carnes sin abusar de la roja, incluir ensaladas y cocinar sin grasa. Mis suegros no son gordos y comen sanamente, además de que hacen mucho ejercicio. Desgraciadamente mi marido aprendió poco de esos hábitos o al menos no los puso en práctica al trabajar en el extranjero, donde la alimentación en hoteles y restaurantes no siempre es la mejor.

Cuando nacieron mis hijas, empecé a poner mayor atención en la cocina y también han aprendido a comer de todo desde chiquitas. No estoy obsesionada con lo BIO, ni leo las etiquetas de todos los productos… simplemente combino un poco de todo durante la semana y los vegetales y las frutas no pueden faltan en la mesa. Al parecer heredaron mis genes y son de complexión delgada, así que hasta ahora no controlo su alimentación ni les prohibo ningún alimento. Hacen deporte y tienen que comerse todo lo que se les sirve, sea ensalada, pescado, verduras o sopa. Obviamente evito los alimentos que a los niños no les fascina como el chile, la cebolla o el hígado, pero se puede decir que comen “sanamente” y de forma balanceada.

Lo que sí ha cambiado un poco los hábitos alimenticios del hogar ha sido mi “Thermomix“. Desde hace 6 meses me ayuda en la cocina y se puede decir que cocino platillos mas saludables. Ya no compro tanto producto enlatado ni congelado, preparo pan integral diferente cada semana, mermeladas y justo ayer probé la receta de Catsup casera. Además, he ampliado mis conocimientos sobre ingredientes como granos (para el pan) y especias y me divierto más probando recetas nuevas. No es de asombrarse que en mi perfil de Facebook vean cualquier cantidad de fotos de platillos, pasteles y cosas que hago en la cocina.

Me he convertido en una ama de casa que disfruta la cocina y sobretodo que busca la forma de preparar cosas creativas y saludables. Porque no es sólo cuestión de comer sano, sino de comer rico también, qué no?

Así que vivan las frutas y las verduras, vivan los pasteles, vivan los alimentos sanos y sobretodo vivan los platillos ricos en vitaminas y en sabor!
PD. Y viva mi Thermomix!!! (Que conste que no soy vendedora de dicha maravilla 🙂

Nuevos detalles en nuestro comedor!

Todavía no puedo publicar el álbum de nuestro proyecto de remodelación porque no están listos los cojines de los sillones que mandamos lavar. Los envíamos a una empresa especializada de lavado de piel y se han tardado más de lo esperado (para variar!). Gracias a Dios el resto ya está terminado y podemos utilizar la habitación sin problemas, pero de eso a sacar las fotos finales oficiales, pues a tener un poco más de paciencia.

 Lo que sí les puedo compartir son los nuevos detalles que incluimos durante la remodelación. En general los grandes cambios fueron:
– Cambio de alfombra gris de 20 años de edad a piso de vinil claro.
– Cambio de tapiz texturizado en tonos de beige a tapiz liso beige
– Se pintó el techo que era originalmente color café a blanco
– Cambio de posición de vitrinas y estantes
– Eliminación de cortinas que eran del dueño anterior de la casa y que nunca me gustaron!

Adicionalmente, eliminé todo lo que estaba colgado: reloj, un cuadro de Monet y unas mariposas de latón. En su lugar, las paredes quedaron con los siguientes detalles:

– ARBOL DE LA VIDA. Pinté un árbol en una de las paredes del comedor de color café metálico y le coloqué hojas de papel tapiz color vino y anaranjado. La idea original era comprar un tatuaje con el mismo motivo, pero debido a que no se vende tan grande como yo quería y que el costo se elevaba a más de 100 euros, decidí pintarlo. Me gusta pintar, pero no soy experta así que con la ayuda de un proyector, delineé la imagen proyectada (encontrada en Google) y posteriormente la pinté. Las hojas las encontré también en internet, recorté muchas de diferentes tamaños y las pegué con pegamento para tapiz. El efecto es genial! Pareciera una rama entrando por la ventana y los colores combinan a la perfección con el resto de la habitación.

– GALERÍA FOTOGRÁFICA DE LA FAMILIA. A mi marido se le ocurrió colgar un portaretrato electrónico que teníamos y para eso, preparó la pared de tal forma que el cable quedara por dentro de la misma. A su alrededor, coloqué 4 portaretratos:
 -A la derecha con 3 fotos: Una de mi marido y yo, otra de mis hijas y otra más que dice: VIVA LA FAMILIA!
– A la izquierda con 3 fotos: Siempre tendrán fotos de nuestras últimas vacaciones. En éste momento muestran fotos de Mallorca, España.
– Abajo Familia González: Foto familiar que incluye a mis hermanos, sobrinos, cuñadas y papás. Espero actualizarla continuamente, pero para eso tendremos que coincidir primero en algun punto del planeta 😉
– Arriba Familia Stöhs: Foto familiar que incluye a la familia de mi marido. Es difícil reunirlos a todos, así que de momento está la de Agosto pasado cuando festejamos la entrada a la escuela de Victoria.

– FRASES DE LA VIDA. Al buscar tanto en internet, descubrí que está de moda colocar frases en las paredes. Me gustó la idea y mi marido estuvo de acuerdo. La pregunta era: En qué idioma? Mi marido votaba por un tatuaje que decía LA VIDA LOCA… a mi no me convencía y yo votaba por LA VIDA ES BELLA, pero ponerlo sólo en español no me parecía correcto. Así que la decisión final fue incluir los 3 idiomas:
– En español (por mí): La Vida Loca
– En inglés (por el idioma en el que nos conocimos Tom y yo): Life is beautiful
 – En alemán (por Tom): Es lebe das Leben! (Vive la Vida!)
Y todos quedamos contentos. Además, colocamos algunas aves volando y un reloj discreto.

Me gusta! Me gusta mi nuevo comedor con detalles tan míos 🙂 Y hasta ahora todos los comentarios de los que han visto el resultado final han sido positivos. Les dejo un par de fotos del ANTES y DESPUES sólo del comedor (falta de la sala) para que me den sus comentarios.

Comedor- Después
Comedor- Antes

Comedor-Antes
Comedor-Después

Techo- Antes

Techo-Después

Comparar para valorar!

Recuerdo que cuando mi hermano traía notas regulares a casa siempre decía para justificarse „Pero Fulanito sacó menos que yo!“ y mi mamá le replicaba „No te compares con los burros, sino con los listos“. Una frase muy sabia y que ahora es una de mis favoritas!

Pero por otro lado cuando nos regalaban algun jueguete y decíamos „Pero Menganito tiene un modelo mejor o algo de marca mas cara“ la respuesta siempre era „Hay tantos niños que no tienen con qué jugar y tú no agradeces tal o cual cosa!!!“

Así que cuidado! Comparar es un arma de dos filos! Ya escribí en otra entrada sobre lo peligroso que puede ser el comparar porque se tiende a criticar la situación actual. En los ejemplos antes mencionados, es bueno compararse con los mas „listos“ para motivarnos a mejorar y al mismo tiempo es bueno compararse con los menos „afortunados“ para valorar más lo que se tiene.

Desde que llegué a Alemania he conocido a muchas personas en situaciones muy similares a la mía: mujeres extranjeras casadas con alemanes y que obviamente viven aquí por el marido (su trabajo, la estabilidad, etc). Hay historias felices y otras no tanto… tengo conocidas mexicanas pero también asiáticas y africanas. Independientemente del lugar de origen, para todas el proceso de adaptación es el mismo y algunas se integran más fácilmente que otras.

Mi vida en Alemania no es perfecta porque mi marido trabaja a hora y media de casa y por lo mismo no puede ir y venir a diario así que tiene un departamento cerca de su trabajo donde pasa 3 noches a la semana. Me he adaptado a la situación y aunque no es la ideal, trato de ser feliz con ella.

En momentos de agobio o desesperación en las que quisiera pedirle a mi marido que renuncie y consiga un trabajo cerca de casa, aplico el segundo caso de la comparación: realmente qué tan mala es mi situación?

Hace unos años conocí a una mujer brasileña mas o menos de mi edad a quien llamaré Rosa en este blog. Rosa tiene un hijo de 6 años y una hija de 4 y perdió a su marido hace 3 años. Su marido estaba por cumplir 40 años cuando un derrame cerebral le robó la vida en un segundo, justo al salir de bañarse un día cualquiera. Rosa no tiene familia en Alemania y su marido era hijo único. Sus suegros viven a dos horas de Stade y le echan la mano como pueden. Rosa ha evaluado volver a Brasil pero de momento ha decidido quedarse en Alemania por diferentes razones. Cualquiera que la conoce la describe como una mujer alegre, simpática y luchona. Hoy en día tiene un trabajo estable y ha conocido a otro alemán que la quiere mucho.

Por otro lado, conozco a una tailandesa que se vino a Alemania a buscar fortuna porque la situación en su país era muy difícil o complicada. Dejó a sus dos hijos a cargo de la abuela y estando acá conoció a un alemán con el que se casó. Ha decidido volver el próximo año a Tailanda después de 10 años en Alemania, tiempo que aprovechó para dar cursos de cocina y crear su propia empresa de Catering.

Y el año pasado conocí a una mexicana a la que llamaré María en este blog. María respondió a mi llamado a una Marcha por la Paz y rápidamente descubrimos que teníamos mucho en común. Al poco tiempo de la marcha sufrió un accidente grave en su trabajo y estuvo varias semanas en cuidados intensivos por quemaduras. La visité en el hospital y asistí a su boda unos meses después. Seguimos trabajando por la paz de México y nuestra amistad sigue creciendo.

Estas tres mujeres son un ejemplo para mí! Y conozco muchas más que también poseen historias difíciles de creer pero que han sabido salir adelante de una o de otra forma. A pesar de la viudez, la soledad y las cicatrices estas 3 mujeres siguen en un país lejano buscando la felicidad. Comparando mi caso con el suyo, el mío es una vanalidad. Así que en vez de quejarme, doy gracias a Dios por lo afotundada que soy y espero que pronto mi marido encuentre un trabajo cerca de casa que le permita estar toda la semana con nosotras.

La vida pone en nuestro camino siempre a las personas indicadas y tanto Rosa como María me inspiran a seguir adelante, a ver lo bello de la vida y a dar gracias a Dios por cada día. Y si tu vida parece triste, vacía o insípida observa a tu alrededor… seguro encontrarás personas que como a mí me han hecho valorar todo lo que SI tengo como un marido que me quiere, unas hijas a mi lado y salud! Qué más se puede pedir???

Un pequeño retraso…

Cada año llevamos a cabo un proyecto en nuestra casa y esta primavera le tocó el turno a la sala- comedor que pedía a gritos un cambio de piso.

Desde hace semanas comenzamos a planear este proyecto. Mi marido tomó tres semanas de vacaciones y al igual que las niñas, yo tengo las tradicionales vacaciones de Pascua. Compramos tapiz y después de mucho pensar elegimos un piso a nuestro gusto para sustituir la vieja alfombra.

Aquí en Alemania la mano de obra es cara y por lo mismo cada año pintamos, tapizamos e incluso mi marido se aventó la terraza hace algunos años. Pero de pisos no tenemos idea y contratamos a la empresa donde compramos el piso para que hiciera todo lo necesario.

Hace un mes se separó el lunes de la 2da semana para que prepararan el suelo y dos días después colocaran el piso nuevo. Con esas fechas en plan, se organizó todo lo demás: guardé todo en cajas, desarmamos muebles, quitamos el tapiz viejo, pintaron el techo, pusimos el tapiz nuevo y sacamos la alfombra vieja con todo lo que eso implica.

Todo iba viento en popa! El lunes prepararon el suelo con una especie de concreto el cual tardaría un día en secarse. El miércoles por la mañana esperábamos emocionados el piso nuevo y a los trabajadores que lo pondrían. En cambio recibimos una llamada para informarnos que el piso no estaba en bodega.

La sangre se me fue al suelo. Cómo? Después de llamadas y reclamos al jefe de la empresa, nos dijeron que el material apenas saldría de Inglaterra y vendrían a ponerlo el próximo miércoles!

Una semana de retraso!
Y lo peor es que no podemos avanzar en nada pues sin piso no se pueden meter muebles a la sala. La casa esta hecha un caos total: muebles repartidos por todas partes, todo lleno de polvo, estamos comiendo en la mesa de la terraza con sillas plegadizas y solo podemos ver TV en nuestra recámara.
Obviamente mi nivel de estrés esta al máximo y creo que estoy a punto de volverme loca. Pasaremos dos días con mis suegros para festejar la Pascua y espero distraerme y relajarme un poco.

La empresa hará una rebaja en el costo total. Todavía no sabemos de cuánto pero sinceramente lo que me preocupa es lo que falta por hacer. Si todo va bien y el próximo miércoles terminan con el piso, las niñas y y yo volveremos a la escuela y al trabajo al día siguiente. Un vecino nos iba a ayudar con los muebles pero él ya no tendrá vacaciones la próxima semana y mi marido vuelve al trabajo el lunes siguiente.

Así que dudo que quede todo listo en la fecha planeada y tardaremos semanas en tener nuevamente la sala- comedor en operación al 100%. Viene el cumpleaños de mi marido (19 abril) y ni pensar en festejarlo teniendo tremendo desastre en casa 😦

En fin, Tom trata de calmarme y sé que no gano nada haciendo corajes. Solo queda esperar a que en los siguientes días todo salga bien y no haya mas sorpresas.

Todo esta quedando lindo y espero pronto compartirles el resultado final de nuestro proyecto! Arriba corazones y a ver las cosas de forma positiva! No hay más!!!

A cuánto la hora?

Llevamos una semana en la remodelación de la sala-comedor y como siempre, es una buena oportunidad para sacar cosas viejas, practicar la paciencia y aprender lecciones 🙂

Una de las cosas que más me llamó la atención cuando llegué a Alemania fue lo bien que vivían los que tenían un “oficio” y no una carrera universitaria, como los carteros, las enfermeras, los técnicos y los choferes de autobús. En México, o en Latinoamérica en general estas personas no ganan suficiente para tener un coche propio y mucho menos vivir en una zona residencial.

No tengo que ir muy lejos para comprobar lo que escribo, pues mi marido no tiene un título universitario y en su antiguo empleo con las horas extras podía llegar a ganar en un mes más que su jefe. De soltero, viajó a Estados Unidos y al Caribe de vacaciones y no sólo unos días, sino casi un mes completo a cada uno de los destinos. Además, conducía un Porsche y ganaba suficiente para pagar la renta de un departamento de más de 100 metros cuadrados.

Recuerdo que cuando mencioné este tema con algunos compañeros de mi universidad, alguien decía que no le parecía justo que alguien que había estudiado muchos años y se había “quemado las pestañas” ganara lo mismo que una persona que no se había graduado de una universidad. Y aquí viene mi pregunta: Acaso la hora de trabajo de un albañil vale menos que una hora de un gerente en un supermercado? La hora de trabajo dura lo mismo y el trabajo del albañil es más “pesado” que el del gerente. Ahora bien, si se remunera en relación a las responsabilidades de la persona, estoy de acuerdo en pagarle más a aquella que tenga a su cargo las de mayor importancia. Pero qué tanto?

En Alemania los altos ejecutivos ganan más que sus secretarias, eso es obvio! Pero las pirámides jerárquicas no son tan altas, sino más bien son chaparras. De tal forma que la diferencia entre la persona que más gana en una empresa y la que menos gana no es abismal como pasa en la mayoría de las compañías en Latinoamérica.

Recuerdo que cuando trabajaba en Frankfurt como consultora de sistemas llegué a ver en varias ocasiones a la pareja de empleados que hacían el aseo en la oficina. Llegaban casi a la hora de nuestra salida en un coche mediano, sacaban sus tinas y trapos, su mochila con la ropa de trabajo y después de un par de horas, se iban a su casa. El coche era de su propiedad y no era un bocho del año de la canica destartalado, sino un coche de reciente modelo.

Una prima de mi marido es madre soltera y enfermera. Cuando nos casamos, fue a nuestra boda a México y desde que la conozco, viaja cada año con su madre y su hija a algún lugar turístico (Portugal, Cancún, Turquía) por un par de semanas. Cuántas enfermeras del IMSS podrían darse ese lujo?

En mi trabajo de consultora, recibía un sueldo mensual fijo a pesar de que la empresa cobraba a los clientes por cada hora de mi trabajo. También cobraban las horas de viaje y los viáticos. Desde que trabajo como profesora de español, cobro por hora ya sea de 60 minutos a mis clientes privados o de 45 minutos en las escuelas. Y cómo es costumbre por aquí, cobro también la hora de traslado cuando el cliente es privado y queda lejos de casa. Porque una hora es una hora! Y mi tiempo vale, o no?

Ahora volviendo al tema de nuestra remodelación… de último momento decidimos pintar el techo y con mucha suerte y algunos contactos, encontramos a una persona que tenía experiencia: un ruso que haría el trabajo sin factura. Con un alemán bastante pobre le preguntó a mi marido cuánto le pagaría y después de negociar un rato se decidió un precio justo. Al final del trabajo le pregunté a mi marido por las horas que había pagado y me parecieron muchas, a lo cual respondió: “ También le pagué la hora de traslado.” Cabe mencionar que tenía que conducir media hora de ida y otra de venida. Mi primer reacción (mexicana y regia tenía que ser) fue: Ni que fuera consultor!

Y fue ahí donde recordé esa conversación con mis amigos universitarios… acaso la hora de un pintor no vale nada? Porqué a un consultor se le pagan hasta las horas que vuela en primera clase? Una hora es una hora, independientemente de quién la trabaje o la gaste. Y esa fue la lección aprendida! Debe valorarse el tiempo de toda persona, independientemente de su profesión u oficio.

Entre mis vecinos tengo un cartero, un chofer de autobús, una maestra de primaria, una asistente de dentista, un cirujano y un panadero. Unos ganarán más que otros, pero todos tienen una vida digna! Pertenecemos a la clase media y viajamos en las vacaciones con los hijos, tenemos al menos un coche por familia y una casa propia.

Creo que el día en que en México y Latinoamérica se valore el trabajo de todos y esas diferencias de ingresos entre jefes y obreros se reduzcan, muchos de los problemas que aquejan a la sociedad desaparecerán. Es parte de la cultura pagar poco a las empleadas domésticas o a los albañiles, pero no es imposible de cambiar.

La falta de equidad es un círculo vicioso porque al no tener un ingreso justo, tampoco se tienen oportunidades de estudio, de crédito, de compra, de viajes, de nada! Ganan poco, no les alcanza para nada y viven sin esperanza de mejorar. En cambio los que ganan mucho, gastan mucho. El mejor ejemplo de esa falta de equidad es que en México existan 40 millones de pobres y se tenga al hombre más rico del mundo! Que ironía!

En fin, ningún país es perfecto y Alemania tiene muchos problemas y defectos. Pero al menos en este tema de equidad creo que aquí se ha logrado mucho y el trabajo de todos es remunerado de manera justa. Y vaya que yo también estaría feliz de pagar poco y poder tener una empleada doméstica o una niñera de vez en cuando al precio de allá, pero he aprendido que su tiempo es tan valioso como el mío! Y más feliz hubiera estado de ahorrarme el trabajo de quitar la alfombra y pagar 50 pesos a un “maistro” por el trabajito, pero ni hablar! Aqui estamos y ojalá algún día todos los mexicanos valoren el trabajo de aquellos que muchas veces les hacen la vida más fácil!

A %d blogueros les gusta esto: