El diario personal de una mujer, mexicana, migrante y mamá que vive en Alemania… sus experiencias, sus anécdotas y sus opiniones!

Patinaje sobre hielo

El domingo pasado fuimos a patinar sobre hielo. Para Tom y para mí, fue un reencuentro con la pista y para nuestras hijas fue su primera vez!

La escuela donde estudia Victoria visitará dicha pista en dos semanas y me apunté como voluntaria para acompañar al grupo de primer grado. Considerando que la última vez que patiné sobre hielo fue hace más de 20 años, pensé que sería buena idea ir a practicar un poco antes de hacer el ridículo frente a los amiguitos de mi hija.

Bien dicen que lo que bien se aprende, no se olvida… pero los primeros cinco minutos del reencuentro se sintieron como los primeros cinco minutos de la primera vez! Hay que agarrar confianza y acostumbrarse al peso de los patines. Además hay que tener cuidado con los jovencitos que prácticamente “vuelan” a lo largo y ancho de la pista y en este caso, también cuidar de nuestras criaturas!

Nací y crecí en una ciudad que no conoce la nieve y donde los llamados deportes de “invierno” no se practican. Pero es una ciudad grande y por lo tanto cuenta con una pista de hielo, o al menos contaba con ella cuando yo estaba chica. Recuerdo haber visitado con frecuencia la “Plaza San Pedro” donde se encontraba la única pista de hielo de Monterrey.

Al igual que la de allá, aquí todos patinan en una misma dirección y una persona indica por micrófono cuando es hora de cambiarla. El que no tiene patines propios los puede rentar y la pista está en operación de Octubre a Marzo solamente. Tienen diversas actividades en la semana como “Tarde de Disco”, “Juegos”, “Hockey” y se puede rentar para festejar un cumpleaños infantil. El domingo es familiar y colocan paredes para crear una “pista” interior, donde los niños que no saben patinar pueden practicar empujando sillas.

La idea me pareció perfecta y mis hijas pudieron aprender con calma y sin riesgo de ser “atropelladas” en la pista grande. Agarraron confianza y después de una hora de práctica se lanzaron al ruedo! Debo admitir que aprendieron rápido y nunca tuvieron miedo, ni de caerse ni de ser empujadas por los expertos!

Lo que no recuerdo es la temperatura de la pista en Monterrey, pero aquí estábamos exactamente a 0 grados y si nos dio un poco de frío a pesar de traer chaqueta, gorro y guantes. La próxima vez tendremos que ir mejor abrigados, aunque es un poco incómodo traer tanto peso encima y patinar! Admiro a los que compiten en leotardo y mallas, yo me moriría de frío!!!

Nos quedamos hasta que cerraron (6 pm) y Catalina no se quería ir a casa. Nos hizo prometer que volveríamos pronto. Quedó fascinada con el patinaje y volveremos el próximo fin de semana para seguir practicando.

Tom sufrió dos caídas y se lastimó un pie. Yo sobreviví sin caerme y realmente disfruté de volver a la pista después de tantos años. Es una experiencia diferente ir con tus propios hijos y ver cómo aprenden a tu lado. La siguiente hazaña será el reencuentro con los esquís! Aquí cerca hay una pista cerrada para esquiar y veremos que tal nos va. Sólo he esquiado una vez en Denver y mis hijas aún no conocen ese deporte.

Ya les contaré de nuestra próxima aventura cuando se vuelva realidad! Aquí les dejo un video con los pininos de mis hijas 🙂

http://www.youtube.com/watch?v=vsnR4pRsZX0&feature=share

Anuncios

Gracias por tus comentarios.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: